Archivo

Entradas Etiquetadas ‘Harper Jean Tobin’

Trump planea eliminar protecciones de salud de personas Trans y la Guardia Nacional del Estado desafía a Trump y su ley tránsfoba

Martes, 30 de abril de 2019

Hola ejercito-trans-contra-trump-696x522El presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, reducirá las prestaciones sanitarias para las personas transgénero a finales de esta semana, apenas quince días después de que entrara en vigor su prohibición del servicio militar trans.

La Casa Blanca está lista para revocar las protecciones de la era Obama que impiden que los médicos y las aseguradoras nieguen el tratamiento sobre la base del sexo y la identidad de género.

Las regulaciones existentes, que cubren a cualquier proveedor que reciba fondos federales, también requieren que los médicos y hospitales proporcionen tratamiento “médicamente necesario” a las personas transgénero.

El Departamento de Salud y Servicios Humanos de la Casa Blanca (HHS, por sus siglas en inglés) podría anunciar una nueva legislación que revoque estas protecciones en los próximos días, informó The Hill el martes (23 de abril).

Es probable que las nuevas reglas “envíen una señal aún más fuerte de que la administración respalda la discriminación en la atención de la salud contra las personas transgénero”, dijo Harper Jean Tobin, director de políticas del Centro Nacional para la Igualdad Transgénero.

Añadió: “Esto no significa que las personas transgénero de la noche a la mañana no puedan recibir atención médica, pero será un goteo constante de permitir más discriminación”.

ACLU luchará contra la ley de salud trans de Trump. La Unión Americana de Libertades Civiles ha dicho que impugnará cualquier cambio en la ley en los tribunales. “Si la regla final se parece a la propuesta que estamos anticipando, nosotros y nuestros socios presentaremos una demanda tan pronto como sea posible”, dijo el abogado de ACLU Chase Strangio a The Hill. “Hacer que el gobierno se pronuncie a favor de la discriminación es muy perturbador.”

La Casa Blanca ya ha anunciado su intención de permitir que los proveedores de atención médica nieguen el servicio sobre la base de la “libertad religiosa“.

El 18 de enero, el HHS anunció que estaba estableciendo una división de conciencia y libertad religiosa que “hará cumplir las leyes y reglamentos que protegen la conciencia y prohíben la coerción en temas como el aborto y el suicidio asistido (entre otros) en programas y servicios financiados o realizados por el HHS”.

Los grupos de derechos civiles temen que los poderes de la oficina se usen para discriminar a las personas que buscan una transición médica. “Puede que no sepamos exactamente cómo será esta nueva división en la práctica, pero sí sabemos que esto significa que dan prioridad a la libertad religiosa sobre la salud y los derechos civiles de las mujeres, las personas transgénero y otros”, dijo Louise Melling, subdirectora legal de la ACLU, en una declaración.

Los transexuales estadounidenses también han sido blanco de la prohibición militar de Trump, que entró en vigor el 12 de abril. Se espera que más de 13.000 personas en servicio activo pierdan sus empleos como resultado de esta política, que impide que las tropas trans sirvan abiertamente.

Pero la Guardia Nacional en por lo menos cinco estados continuará dando la bienvenida a las tropas trans, a pesar de la entrada en vigor de la prohibición militar para transexuales de la administración Trump. Varios estados han señalado que no extenderán políticas discriminatorias a su Guardia Nacional, que es una de las pocas partes de las fuerzas armadas que no están bajo control federal directo.

Una portavoz de la gobernadora de Nuevo México, Michelle Lujan Grisham, dijo a Kob4: “No vamos a despedir a ningún transexual de la Guardia Nacional de nuestro estado, ni este estado discriminará a nadie por su identidad de género…. La capacidad de hacer el trabajo efectivamente es la primera y única consideración que Nuevo México hará para determinar quién sirve en la Guardia Nacional.”

La gobernadora de Oregon, Kate Brown, quien es bisexual, confirmó a The Daily Beast: “[Estoy] horrorizada de que la Corte Suprema esté asestando un golpe intencional a los derechos civiles al apoyar un empuje de la Administración Trump para prohibir que las personas transgénero sirvan en el ejército. Usaré todas las opciones disponibles para asegurar que todos los Oregonianos elegibles, sin importar su identidad de género, puedan servir a su estado y país.” 

El General de División Matthew Beevers de la Guardia Nacional de California le dijo a The Hill: “Todo soldado o aviador[transgénero] que esté sirviendo actualmente en la Guardia Nacional de California permanecerá en nuestras filas. No trataremos a ningún soldado o aviador de forma diferente a como lo hicimos ayer”. El general agregó que el guardia “explorará todas las vías para asegurar que las personas [transgénero] que quieran servir en la Guardia Nacional de California tengan todas las oportunidades de hacerlo”.

Un portavoz del gobernador de Nevada, Steve Sisolak, dijo a The Daily Beast: “El estado de Nevada no discrimina a nadie, incluyendo y especialmente a los miembros de Servicio, en base a su identidad o expresión de género. El gobernador Sisolak cree que el único criterio para servir en la Guardia Nacional de Nevada es la preparación para servir”.

Un portavoz del gobernador del estado de Washington, Jay Inslee, también dijo a The Daily Beast: “[La oficina del gobernador] se solidariza con los estadounidenses transexuales de todo el país que se oponen a esta política y no dejarán de luchar hasta que sea derrotada. Hasta entonces, continuaremos dando la bienvenida a los miembros del servicio transgénero en la mayor medida posible bajo las reglas.”

Según el Palm Center, se estima que 13.700 personas perderán sus empleos como resultado de la prohibición de Trump, que el líder anunció abruptamente en Twitter en julio de 2017.

Después de consultar con mis generales y expertos militares, por favor tenga en cuenta que el gobierno de los Estados Unidos no aceptará ni permitirá que personas transgénero sirvan en ninguna capacidad en el ejército de los Estados Unidos“, escribió. “Nuestras fuerzas armadas deben concentrarse en una victoria decisiva y abrumadora y no pueden ser cargadas con los tremendos costos médicos y la perturbación que implicaría la presencia de personas transgénero en las fuerzas armadas”.

Cualquier persona que salga o sea declarada trans en las Fuerzas Armadas de los Estados Unidos a partir del 12 de abril será liberada, a menos que esté dispuesta a suprimir su identidad. Los militares no pagarán por ninguna cirugía de confirmación de género, aparte de aquellas que “protegerán la salud” de las personas que han comenzado la transición médica.

Después del 12 de abril, las personas que solicitan ingresar a los servicios con un registro de disforia de género tendrán que adherirse al género que se les asignó al nacer para poder servir. Un médico tendrá que certificar que han estado estables en ese género durante al menos 36 meses, y que no han hecho una transición médica.

Fuente Cromosomax

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Un juez de Oregón falla a favor de alumnos transgénero en demanda sobre uso del cuarto de baño

Lunes, 30 de julio de 2018

640x0-youtube-xc1fvfq8uae-un-juez-de-oregon-a-favor-de-los-alumnos-transgenero-en-una-demanda-sobre-el-uso-del-cuarto-de-banoElliot Yoder

Un juez de Oregón falla contra de la petición de derogar la normativa de un centro escolar que permite a los alumnos transgénero que utilicen el cuarto de baño del género con el que se identifican.

Hace ahora tres años desde que un adolescente de 14 años de edad, Elliot Yoder, asumiera su identidad de género como persona transgénero y lo hiciera público, pasando desde ese momento a utilizar los cuartos de baño y vestuarios masculinos, previa implementación de la normativa del centro de educación secundaria en el que estudia en la localidad de Dallas, sede del condado de Polk, en el estado de Oregón, que informa por carta a todas las familias de sus alumnos. Sin embargo, después de que tratar de derogar sin éxito esa normativa en una junta escolar y de que el gobierno de Donald Trump derogara la directiva de Obama que protege a los menores transgénero sobre el uso de cuartos de baño y tras afirmar que su gobierno no atenderá más quejas por transfobia en baños de Institutos, el año pasado, un grupo de padres y madres, junto a diferentes miembros de la comunidad, demanda al centro escolar. El pasado martes, 24 de julio, un juez de Oregón falla en contra de su petición, afirmando que obligar a las personas transgénero a utilizar el cuarto de baño del género asignado en su nacimiento violaría la ley de derechos civiles de los Estados Unidos.

«Forzar a los estudiantes transgénero a usar instalaciones incompatibles con su identidad de género indudablemente dañaría a esos estudiantes y les impediría igualmente el acceso a oportunidades y recursos educativos», sostiene el juez del tribunal Federal de Distrito de Portland, Marco A. Hernández, en una sentencia de 56 páginas mediante la que desestima las afirmaciones de alumnos que sostienen haber experimentado «vergüenza, humillación, ansiedad, intimidación, miedo, aprensión y estrés producidos al utilizar el cuarto de baño con alumnos del sexo opuesto».

«Colectivamente, lo que estas líneas de casos han hecho es enviar un fuerte mensaje a las escuelas de que los estudiantes transgénero forman parte de cada comunidad escolar», declara Harper Jean Tobin, directora de políticas del Centro Nacional para la Igualdad Trasngénero, en referencia a sentencias similares por parte de tribunales de Illinois y Pensilvania, que también fallaron a favor de las demandas de estudiantes transgénero. «Es parte de una estrategia definitivamente», afirma Gabriel Arkles, abogado de la Unión Estadounidense de Libertades Civiles (ACLU por sus siglas en inglés: American Civil Liberties Union), argumentando que el caso de Oregón forma parte de un esfuerzo nacional coordinado para desafiar las políticas que prohíben que las personas transgénero utilicen el cuarto de baño del género con los que se identifican.

Carolina del Norte aprueba en 2016 la ley HB2, mediante la que obliga a las personas trasngénero a utilizar el cuarto de baño de su género de nacimiento. Los defensores de los derechos de las personas transgénero presentan una demanda ante el Tribunal Supremo con el objetivo de conseguir una sentencia a su favor que habría supuesto una protección a nivel nacional, similar a la sentencia de 2015 sobre el matrimonio igualitario, pero es desestimada, por lo que se han visto obligados a defender los derechos de las personas transgénero caso por caso ante tribunales inferiores.

Fuente Universogay

General, Historia LGTBI , , , , , , , , , ,

Trump quiere proteger al personal sanitario que se niegue a tratar a personas trans

Sábado, 20 de enero de 2018

imagesRoger Severino, el ultraconservador al cargo de la Oficina de Derechos Civiles del HHS (gracias a Trump)

La administración Trump quiere proteger al personal sanitario que se niegue a llevar a cabo tratamientos que vayan contra su “moral” o “libertad religiosa”.

La medida permitiría a un sanitario negarse a tratar a una persona trans, ofrecer medidas de control de la natalidad, tratar a pacientes de VIH/SIDA o incluso informar sobre el aborto.

Como no ha tenido suficiente con instaurar el Día de la Libertad Religiosa y posicionarse en un juicio del Supremo del lado del derecho a discriminar a las personas LGTB+ en base a las convicciones religiosas de cada uno, ahora la administración de Donald Trump quiere que el personal sanitario pueda negarse a atender a determinados pacientes si eso entra en conflicto con fe o su moralidad.

El Departamento de Salud y Servicios Sociales tiene una política de derechos civiles que prohíbe a un trabajador del mismo negarse a, por ejemplo, atender a una persona trans durante su proceso de transición en base a esas convicciones personales. Hasta ahora en ese departamento (el HHS) imperaban los derechos civiles y la ley federal por encima de la conciencia.

Pero la Casa Blanca está revisando una propuesta de cambio en esa norma, que ha surgido desde el propio HHS, para proteger a esos trabajadores y asegurar que puedan expresar sus objeciones morales o religiosas frente a esas situaciones. Desde que Trump designó a Roger Severino como director de la oficina de de derechos civiles del HHS el organismo ha mostrado públicamente en varias ocasiones su disconformidad con la política instaurada por Obama que anteponía la salud y el servicio al paciente. En 2011 se reescribieron varias protecciones estipuladas durante el mandato de George Bush que protegían a los trabajadores que quisieran negarse a tratar a personas trans, ofrecer técnicas de control de la natalidad, cuidados paliativos, abortos o incluso tratamientos contra el VIH/SIDA. Este giro, que se espera se anuncie de forma oficial hoy mismo, se ha interpretado como un claro ataque a la comunidad LGTB+.

No es más que el uso de la religión para herir a las personas porque alguien no aprueba quiénes somos“, ha explicado Harper Jean Tobin, del Centro Nacional por la Igualdad Transgénero, “Cualquier Norma que garantice el derecho a discriminar será una desgracia y una burla al derecho a la libertad religiosa que todos apreciamos.” Y es que el colectivo LGTB+ nunca se ha mostrado contrario a esa libertad, pero sí que pretenden luchar contra los que quieren utilizar esa libertad para justificar la discriminación LGTBfóbica.

Desde la otra cara de la moneda Melanie Israel, de la Heritage Foundation (una organización ultraconservadora con un largo historial de confrontación con los derechos LGTB+ a la que, como puedes ver ahí arriba, pertenecía el propio Severino) ha asegurado que las violaciones de la conciencia de los trabajadores son demasiado habituales y es primordial que el gobierno les proteja: “Asegurar que los fondos del HHS no apoyan prácticas discriminatorias o moralmente coercitivas, o políticas que violan la ley federal no debería ser en absoluto controvertido.

Con esta nueva reforma se establecería, dentro de la oficina de derechos civiles del HHS, un nuevo organismo, la División de Conciencia y Libertad Religiosa, que revisará las quejas de los trabajadores que consideren que su fe o su moral se ve comprometida por las prácticas sanitarias que tengan que llevar a cabo. Y, por supuesto, protegerán su “derecho” a la objeción de conciencia.

Varias organizaciones de pacientes y grupos legales han avisado ya de que plantarán cara si algún trabajador del HHS se niega a ofrecer un servicio sanitario en base a la orientación sexual, el género o la expresión de género de un paciente. “Si la administración decide seguir adelante en la implantación de esta política discriminatoria, nos veremos en los juzgados” ha explicado en un comunicado Louise Melling, de la ACLU.

Fuente | Politico, vía EstoyBailando

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , , ,

Recordatorio

Las imágenes y fotografías presentadas en este blog son propiedad de sus respectivos autores o titulares de derechos de autor y se reproducen solamente para efectos informativos, ilustrativos y sin fines de lucro. Yo, por supuesto, a petición de los autores, eliminaré el contenido en cuestión inmediatamente o añadiré un enlace. Este sitio es gratuito y no genera ingresos.

El propietario del blog no garantiza la solidez y la fiabilidad de su contenido. Este blog es un lugar de entretenimiento. La información puede contener errores e imprecisiones.

Este blog no tiene ningún control sobre el contenido de los sitios a los que se proporciona un vínculo. Su dueño no puede ser considerado responsable.