Archivo

Entradas Etiquetadas ‘Chase Strangio’

Dos jueces del Supremo de EE.UU. lanzan un ataque a la sentencia que legalizó el matrimonio igualitario

Miércoles, 14 de octubre de 2020

GettyImages-107729764-1024x529Jueces Samuel Alito y Clarence Thomas (Getty Images)

 

Los magistrados de la Corte Suprema, Clarence Thomas y Samuel Alito, lanzaron un ataque extraordinario al fallo que llevó al matrimonio igualitario, alegando que las personas que discriminan a las parejas homosexuales son “víctimas” de la ley.

El lunes (5 de octubre), los dos jueces redactaron una declaración cuando el tribunal se negó a considerar un caso presentado por Kim Davis, la secretaria de Kentucky que se negó a llevar a cabo su trabajo de procesamiento de licencias de matrimonio cuando a las parejas homosexuales se les permitió casarse en 2015.

Davis, que ha estado casada cuatro veces con tres maridos, se convirtió en una causa célebre entre los evangélicos anti-LGBT + cuando afirmó que no podía casar  parejas del mismo sexo debido a sus valores cristianos.

Aunque Thomas y Alito afirmaron la decisión del tribunal de no escuchar el caso Davis por motivos de procedimiento, en el comunicado lanzaron una andanada extraordinaria sobre el fallo de Obergefell de 2015 que legalizó el matrimonio entre personas del mismo sexo en los 50 estados.

Los jueces de la Corte Suprema Clarence Thomas y Samuel Alito dicen que Kim Davis fue “una víctima” del matrimonio igualitario

Los jueces calificaron a Davis como “una cristiana devota” con “creencias religiosas sinceras”, y se lamentaron de que “como resultado de la alteración de la constitución por parte de este tribunal, Davis se ha encontrado a si misma frente a una elección entre sus creencias religiosas y su trabajo.

Thomas y Alito, quienes estaban entre los disidentes contra el matrimonio igualitario cuando la corte se dividió en cinco a cuatro sobre el tema en 2015, continuaron: “Davis puede haber sido una de las primeras víctimas del trato arrogante de este tribunal a la religión en su decisión sobre Obergefell, pero no será la última. Debido a Obergefell, aquellos con sinceras creencias religiosas respecto al matrimonio encontrarán cada vez más difícil participar en la sociedad sin entrar en conflicto con Obergefell y sus efectos en otras leyes anti-discriminación.

Siendo seguramente conscientes de lo que están intentando justificar, los dos jueces explican que esos sentimientos religiosos ofendidos no lo habrían resultado tanto si, en vez de por una sentencia del Supremo, el matrimonio igualitario se hubiera aprobado con un debate y siendo votado en el Congreso. Porque todos sabemos que a los evangélicos les encanta debatir y, sobre todo, porque todos sabemos que no pasa nada si es una mayoría la que ha de decidir sobre los derechos de una minoría: “Una cosa sería si el reconocimiento del matrimonio homosexual se hubiera debatido y adoptado a través del proceso democrático, con la gente decidiendo no proveer protecciones estatutarias para la libertad religiosa bajo las leyes estatales. Pero es algo muy diferente si un juzgado fuerza esa elección sobre la sociedad a través de la creación de derechos constitucionales atextuales y su poco generosa interpretación de la cláusula de libre ejercicio, dejando a aquellos con objeciones religiosas en la estacada.

La pareja de jueces continuó: “Esta petición proporciona un claro recordatorio de las consecuencias de Obergefell. Al optar por privilegiar un nuevo derecho constitucional sobre los intereses de libertad religiosa protegidos explícitamente en la Primera Enmienda, y al hacerlo de manera antidemocrática, la corte ha creado un problema que solo ella puede solucionar. Hasta entonces, Obergefell seguirá teniendo consecuencias desastrosas para la libertad religiosa”.

Activistas de derechos civiles temen que los tribunales conservadores busquen socavar las sentencias pro-LGBT +. Si bien el ataque es en gran parte simbólico, la intervención solo avivará los temores de que los conservadores en la corte, que se envalentonarían con una mayoría de seis a tres si el Senado confirma a la última nominada de Donald Trump, Amy Coney Barrett, podría socavar drásticamente la igualdad LGBT + en un futuro. caso futuro.

El 4 de noviembre, solo un día después de las elecciones estadounidenses, la corte está preparada para escuchar los argumentos en torno a Catholic Social Services (CSS), una agencia de adopción y cuidado de crianza con sede en Filadelfia que insiste en que se debe permitir rechazar a las parejas del mismo sexo y todavía reciben financiación de los contribuyentes.

El caso ha causado nerviosismo entre los defensores de los derechos LGBT +, ya que incluso las victorias recientes en las protecciones contra la discriminación LGBT + vinieron con advertencias explícitas de que las leyes de derechos civiles podrían ser anuladas por preocupaciones de libertad religiosa.

Varios otros casos de “libertad para discriminar” están trabajando en los tribunales inferiores, muchos traídos con el apoyo de grupos de odio anti-LGBT + que durante mucho tiempo han puesto sus miras en intentar forjar una protección específica para la discriminación contra las personas LGBT + bajo las protecciones de la Primera Enmienda por la libertad religiosa.

Chase Strangio de la American Civil Liberties Union (ACLU), explicó en un hilo de Twitter que la declaración sugiere que los jueces “Ya están ansiosos por derogar Obergefell, y eso que solo tiene cinco años. El descaro de la parte conservadora del tribunal es una amenaza incluso para las expectativas más básicas de protección legal. Lo que podemos esperar es una erosión continuada de las protecciones legales que hemos conseguido en el pasado siglo.

La Alianza por la Justicia estuvo de acuerdo en que la intervención es “extremadamente preocupante”. El grupo agregó: “La igualdad en el matrimonio, o cualquier fuerza que pueda tener, está 100% amenazada por la nominación de Amy Coney Barrett. Los conservadores de la corte claramente están mordisqueando un poco para socavarlo “.

La firma de derechos civiles LGBT + Lambda Legal dijo: “Los republicanos y la Corte Suprema vienen con alegría por la igualdad en el matrimonio, y creen que la nominada a SCOTUS de Trump, Amy Coney Barrett, les da la oportunidad de hacerlo”.

Fuente Pink News

General, Homofobia/ Transfobia., Iglesias Evangélicas , , , , , , , , , ,

Chelsea Manning, en libertad: punto final a años de ensañamiento por lo que al no reconocimiento de su identidad de género se refiere

Sábado, 20 de mayo de 2017

chelseamanningTras cumplir siete años de los treinta y cinco a los que había sido condenada, en la que se considera la mayor pena por filtrar documentos en los Estados Unidos, Chelase Manning sale de la cárcel recuperando su libertad, reivindicando su identidad sexual y anunciando su intención de convertirse en activista LGBT y luchar por los derechos de las personas transexuales. “Por primera vez, puedo ver un futuro como Chelsea para mí. Puedo imaginarme viviendo como la persona que soy y por fin puedo estar en el mundo exterior. La libertad solía ser algo con lo que soñaba pero nunca me permití imaginármela del todo. Ahora, la libertad es algo que volveré a experimentar con amigos y seres queridos, después de casi siete años de barrotes y cemento…”, declaraba Chelsea Manning, de 29 años de edad, quien alrededor de las 2 de la madrugada y coincidiendo con el Día Internacional contra la Homofobia, miércoles, 17 de mayo, sale de la cárcel gracias al indulto concedido por Barack Obama tres días antes de entregar el testigo como presidente a Donald Trump.

Chelsea Manning ya está en libertad. Así lo han comunicado tanto su equipo de abogados como ella misma en redes sociales, a pesar de que por el momento no ha hecho declaraciones públicas. La soldado Manning vio conmutada su pena de prisión por Barack Obama, en la que fue una de sus últimas decisiones como presidente de Estados Unidos. De haber tenido que cumplir su sentencia al completo, su salida no habría tenido lugar hasta 2045. Las condiciones en prisión de una mujer obligada a cumplir sentencia en un establecimiento penal masculino condujeron a la soldado a dos intentos de sucidio, así como a una huelga de hambre para que sus necesidades como persona transexual fueran atendidas.

El pasado 17 de enero, como es tradición cuando un presidente de los Estados Unidos abandona el cargo, Barack Obama concedió 69 indultos y 209 conmutaciones de pena. Una de las favorecidas por la conmutación fue la soldado Chelsea Manning, que en agosto de 2013 había sido sentenciada a 35 años de cárcel por filtrar a la web WikiLeaks un gran número de documentos que comprometían a la diplomacia estadounidense y se encontraba recluida en un Barracón disciplinario de Fort Leavenworth, Kansas, la más antigua de las instalaciones penitenciarias de los Estados Unidos, donde ingresan a los soldados condenados más peligrosos, tal y como se la consideraba a Manning por la filtración a WikiLeaks de más de 700.000 documentos, entre los que se encontraba el vídeo conocido como Collateral murder, considerada como consecuencia como una traidora, por algunos, mientras que otros la consideran una heroína al sacar a la luz los abusos cometidos por su propio país en Irak, en Afganistán o en Guantánamo, y convirtiendo Internet en una fuente de información.

Desde 2010 se encontraba en prisión, sometida a condiciones de máxima vigilancia y aislamiento extremo que en su momento fueron muy criticadas por organizaciones humanitarias. Desde el día siguiente a su condena, Chelsea Manning (hasta entonces conocida como Bradley Manning) se declaró públicamente como una mujer transexual, expresando su intención de iniciar su proceso de reasignación.

“Este es mi problema. He tenido signos de ello durante mucho tiempo. Me ha causado problemas con mi familia. Pensé que una carrera militar me ayudaría a deshacerme de él. No pretendo llamar la atención, he intentado superarlo poniéndome en situaciones donde sería imposible. Pero no se va, me está obsesionando más y más según me hago mayor. Ahora, las consecuencias de ello son extremas, me está causando un gran dolor…”, de esta manera Manning hacía pública la lucha que había tenido con su condición como transexual, solicitando iniciar su transición al día siguiente de entrar en prisión. Lo que algunos vieron como una estrategia para que le suavizaran la pena, otros lo interpretan como una manera de liberarse de su propia prisión, la que le había acompañado desde el momento en que tuvo conciencia de su verdadera identidad de género. “El soldado Manning parece generarse presión interior debido a conflictos desconocidos que no parece en disposición de discutir, y es incapaz de manejarlos por sí mismo”, comunicaba de esta insensible manera el sargento Paul Adkins a sus superiores la revelación de la exsoldado de primera clase y analista de inteligencia militar que hablaba de que “la única ‘ayuda’ que parece válida es el castigo severo y/o deshacerme de mí mismo (…). Soy Chelsea Manning. Soy una mujer. Así es como me siento y me he sentido desde la infancia, quiero comenzar una terapia de hormonas lo antes posible. Espero que me apoyen en esta transición”.

Sin embargo, se vio obligada a demandar al Gobierno estadounidense por la negativa de las autoridades penitenciarias a ofrecerle la asistencia precisa. No fue hasta abril de 2015 que consiguió la autorización del Gobierno para iniciar el tratamiento hormonal. Las autoridades militares se negaron incluso a reconocer su nombre de mujer hasta que en abril de 2014, tras la correspondiente demanda, un juez de Kansas lo oficializó.

Sin embargo, a pesar de todas las sentencias y dictámenes, Chelsea Manning ha continuado recluida en un centro penitenciario para varones y se le han negado derechos como el de poder dejarse el pelo largo, como sí se permite en los centros para mujeres. Los continuos castigos a un durísimo aislamiento por las faltas más leves y la lucha continuada por ejercer sus más elementales derechos la condujeron a dos intentos de suicidio, uno en julio pasado y otro en octubre. También llevó a cabo una huelga de hambre ante la negativa de las autoridades de la prisión a que se pudiera someter a cirugía de reasignación, algo que el propio equipo médico había recomendado. Solo cuando la situación fue denunciada por ACLU (Amerinca Civil Liberties Union, la mayor asociación estadounidense de defensa de los derechos civiles, cuyo equipo legal llevó el caso de Manning en los tribunales) los mandos penitenciarios se comprometieron a facilitar el proceso.

Finalmente, Manning consigue convertirse en la primera soldado en recibir un tratamiento hormonal en una prisión militar, contribuyendo a derribar la ley que prohibía las personas transexuales servir en el ejército estadounidense, consiguiendo incluso que le aprobaran la operación de cambio de sexo después de nueve días en huelga de hambre. Logros que no consiguen que se reconcilie consigo misma al seguir confinada en una prisión masculina, lo que lleva a intentar terminar con su vida hasta en dos ocasiones. “Chelsea Manning ha cumplido una condena dura. No creo que ningún ciudadano tenga la impresión de que revelar información clasificada queda impune. Pidió perdón por su crimen, y reconoció que puso en peligro a EEUU. Dado que la pena fue desproporcionada en comparación con la que recibieron otros filtradores, me siento cómodo con esta decisión”, declaraba Barack Obama cuando daba a conocer que había conmutado su pena, gracias en parte a la presión de Courage Foundation, quienes actualmente se vuelcan en pedir el cese de la persecución en torno a Julian Assange, fundador de WikiLeaks, quien había prometido que se entregaría a las autoridades estadounidenses si liberaban a Manning.

Dada la precaria situación en prisión de Chelsea Manning, la medida de gracia había sido solicitada repetidamente, incluso por otros responsables de WikiLeaks acogidos fuera de los Estados Unidos, como Edward Snowden o Julian Assange. Finalmente Barack Obama accedió a la petición, que por fin se ha materializado este 17 de mayo. Los abogados de la soldado hacían públicas sus primeras palabras en un comunicado: “Después de otros cuatro meses de ansiosa espera, por fin ha llegado el día. ¡Me apetecen tantas cosas! Sea lo que sea lo que me espera en el futuro, es mucho más importante que el pasado. Ahora mismo estoy resolviendo algunas cosas, lo que es a la vez emocionante, raro, divertido y todo nuevo para mí” 

La propia Manning, en sus redes sociales, ha difundido la que es su primera fotografía en libertad… de sus pies. “Primeros pasos de libertad”, era la frase que la acompañaba, tanto en Twitter como en Instagram. “He visto cambiar al mundo dentro de los muros de la prisión y a través de las cartas que he recibido de veteranos, jóvenes transexuales, padres, políticos y artistas (…). Espero tomar las lecciones que he aprendido, el amor que he recibido, y la esperanza que tengo en trabajar en mejorar las vidas de otros”, declara Manning en un comunicado, confirmando su abogado, Chase Strangio, su intención de convertirse en activista LGBt y defensora de los derechos de las personas transexuales. Tras ser confirmada su liberación por las autoridades penitenciarias, ella misma lo hacía público en su recién inaugurada cuenta de Instagram a través de una imagen que reflejaba sus primeros pasos en libertad, a los que han seguido una pizza y un brindis con champagne:

El ensañamiento por parte de las autoridades militares y carcelarias hacia Chelsea Manning, sobre todo en lo que se refiere al no reconocimiento de su identidad de género, ha finalizado. Le deseamos ahora todo lo mejor.

Fuente Dosmanzanas/Universogay

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , , , , , ,

El presidente Barack Obama conmuta casi totalmente la pena de prisión de la soldado Chelsea Manning

Viernes, 20 de enero de 2017

chelseamanningLa soldado Chelsea Manning ha visto conmutada su pena de prisión por el presidente saliente de los Estados Unidos, Barack Obama. Como la conmutación es parcial, Chelsea Manning no abandonará la prisión militar donde está confinada hasta el próximo 17 de mayo. De haber tenido que cumplir la sentencia al completo, su salida habría tenido lugar en el año 2045. Las condiciones en prisión de una mujer obligada a cumplir sentencia en un establecimiento penal masculino habían conducido a la soldado a varios intentos de suicidio, y a huelgas de hambre, para que sus necesidades como persona transexual fueran atendidas.

Este 17 de enero, como es tradición cuando un presidente de los Estados Unidos abandona el cargo, Barack Obama ha decidido 69 indultos y 209 conmutaciones de pena. Una de las favorecidas por la conmutación ha sido la soldado Chelsea Manning, que en agosto de 2013 fue sentenciada a 35 años de cárcel por filtrar a la web WikiLeaks un gran número de documentos que comprometían a la diplomacia estadounidense. Con la reducción casi total de la pena, a la soldado Manning tan solo le restan por cumplir cinco meses más de encarcelamiento, por lo que saldrá de prisión el próximo 17 de mayo.

Dada la precaria situación en prisión de Chelsea Manning, la medida de gracia había sido solicitada repetidamente, incluso por otros responsables de WikiLeaks en el exilio, como Edward Snowden o Julian Assange. Snowden basó su petición en que así se iba a salvar la vida de la soldado, dados sus repetidos intentos de suicidio. Este era su mensaje en las redes sociales: “Señor presidente, si concede un único acto de clemencia en su salida de la Casa Blanca, por favor: libere a Chelsea Manning. Solo usted puede salvarle la vida”.

Assange, que está acogido por la embajada de Ecuador en Londres desde hace años, planteó incluso la posibilidad de entregarse a las autoridades estadounidenses a cambio de la excarcelación de Channing. Así lo comunicaban desde la cuenta de Twitter de WikiLeaks: “Si Obama concede clemencia a Manning, Assange acepatará la extradición a los Estados Unidos, a pesar de la clara inconstitucionalidad del caso”.

Días atrás, el portavoz de la Casa Blanca, Joshua Earnest, había dado alientos a quienes perseguían la medida de gracia para la soldado. Estableció una comparación entre el caso de Snowden y Channing, a pesar de que los cargos contra ambos eran similares. “Chelsea Manning es alguien que ha pasado por un proceso de justicia criminal militar, se ha expuesto al debido proceso, ha sido declarada culpable, ha sido sentenciada por sus crímenes y ha reconocido haber cometido un delito”, dijo el portavoz. “El señor Snowden”, continuó, “huyó a los brazos de un adversario y ha buscado refugio en un país que recientemente hizo un esfuerzo concertado para socavar la confianza en nuestra democracia”. También destacó que, aunque los documentos que Manning proporcionó a WikiLeaks eran “perjudiciales para la seguridad nacional”, los que Snowden reveló eran “mucho más graves y mucho más peligrosos”.

Efectivamente, una vez que se han dado a conocer las conmutaciones e indultos, Chelsea Manning ha aparecido como beneficiaria de la medida de gracia. A pesar de quye aún permanecerá cinco meses más en prisión, habrá acabado finalmente lo que no puede más que considerarse como ensañamiento por parte de las autoridades militares y carcelarias, sobre todo respecto al no reconocimiento de su identidad de género.

Ensañamiento penitenciario

Desde el día siguiente a su condena, la soldado Manning se declaró públicamente como una mujer transexual, expresando su intención de iniciar el tratamiento hormonal necesario. Sin embargo, tuvo que demandar al Gobierno estadounidense por la negativa de las autoridades penitenciarias a ofrecerle la asistencia precisa para su reasignación. Finalmente, en abril de 2015 consiguió la autorización del Gobierno e inició el tratamiento hormonal. Las autoridades militares se negaron incluso a reconocer su nombre de mujer, hasta que en abril de 2014 un juez de Kansas lo decretara, tras la correspondiente demanda.

Como denunciaba el activista de ACLU Chase Strangio, a pesar de todas las sentencias y dictámenes, Chelsea Manning ha continuado recluida en un centro penitenciario para varones, y se le han negado derechos como el de poder dejarse el pelo largo, como se permite a las mujeres reclusas, aunque el equipo médico lo haya recomendado. Los continuos castigos a un durísimo aislamiento por las faltas más leves y la lucha continuada por ejercer sus más elementales derechos, condujeron a Chelsea Manning a un intento de suicidio el pasado mes de julio, por el que después quisieron juzgarla. El pasado mes de septiembre se vio obligada a iniciar una huelga de hambre, pues las autoridades de la prisión se negaban a que pudiera ser sometida a cirugía de reasignación, algo que el propio equipo médico había recomendado. Solo cuando la situación fue denunciada por colectivos de defensa de los derechos civiles como ACLU, los mandos penitenciarios accedieron a comprometerse a facilitar el proceso.

Con su excarcelamiento, la soldado Chelsea Manning se librará del terrible acoso a que ha sido sometida, pero las autoridades militares también evitarán sentar más precedentes respecto al reconocimiento de la identidad de género de las personas transexuales encarceladas.

Fuente Dosmanzanas

General, Historia LGTBI , , , , , , , , , , ,

Chelsea Manning interrumpe su huelga de hambre tras el compromiso de que podrá acceder al tratamiento de reasignación de sexo

Martes, 20 de septiembre de 2016

chelseamanningTras confirmarse que podrá acceder a los procedimientos de reasignación de sexo que necesita, la soldado Chelsea Manning ha abandonado su huelga de hambre. Un paso más en la lucha denodada que mantiene contra la intransigencia de la administración militar penal, que no solo se niega reiteradamente a facilitar tratamientos, sino que incluso se resiste a reconocer su identidad de género. Solo a través de demandas, o de métodos tan drásticos como una huelga de hambre, Chelsea Manning consigue finalmente que las autoridades militares respeten sus derechos humanos. Unas autoridades que pretenden someterla a una junta disciplinaria por intentar suicidarse el pasado mes de julio.

Chelsea Manning inició el pasado 9 de septiembre una huelga de hambre, en protesta por la negativa de las autoridades militares a que se sometiera a cirugía de reasignación de sexo. Aunque el procedimiento fue recomendado el pasado mes de abril por el propio equipo médico militar, los mandos se mostraban inflexibles. Mientras ella pedía públicamente ayuda, desde ACLU (la mayor asociación estadounidense de defensa de los derechos civiles, cuyo equipo legal llevó el caso de Manning en los tribunales), hizo público el siguiente comunicado:

Desde que fue ingresada en prisión bajo custodia en 2010, Manning, una mujer transexual, se ha visto obligada a cumplir su sentencia en una prisión estrictamente masculina, ha sido sometida a largos períodos de confinamiento en solitario durante su consejo de guerra, y se le ha negado el tratamiento médico relacionado con su identidad de género. El 9 de septiembre, ha comenzado una huelga de hambre para exigir, entre otras cosas, que se le administren los tratamientos y cuidados médicos recomendados para su proceso de reasignación de sexo.

Tras darse a conocer públicamente la huelga de hambre, los mandos militares rectificaron, y se han comprometido a que se lleven a cabo todos los procesos médicos necesarios. La soldado expresaba su satisfacción mediante este mensaje público:

Estoy infinitamente aliviada de que el ejército finalmente esté haciendo lo correcto. Los aplaudo por ello. Esto es todo lo que quería, que me dejen ser yo misma. Pero es difícil dejar de preguntarse por qué han tardado tanto tiempo. Y también, por qué eran necesarias medidas tan drásticas. La cirugía se recomendó en abril de 2016. Las recomendaciones para poder dejarme el pelo largo se dieron en 2014. En cualquier caso, espero que esto siente un precedente para los miles de personas trans que están esperando que se les dé el tratamiento que necesitan.

Chase Strangio, abogado de la ACLU, también se congratulaba de la nueva decisión, pero a su vez criticaba con indignación que las autoridades militares continúen acosando a la soldado, y que incluso pretendan someterla a una junta disciplinaria por un intento de suicidio:

Este es un día fantástico para Chelsea, que al fin puede disfrutar de un poco de paz sabiendo que la atención médica que necesita críticamente está al llegar. Esta atención médica es absolutamente vital para Chelsea, igual que lo es para muchas personas transexuales —dentro y fuera de la prisión— a quienes se les niega sistemáticamente el tratamiento, únicamente por ser transexuales. Afortunadamente, el Gobierno ha reconocido su obligación constitucional de proporcionar a Chelsea la atención médica que necesita, y esperamos que actúen sin demora para asegurar que su sufrimiento no prosigue innecesariamente.

Sin embargo, es preocupante que el Gobierno siga insistiendo en que seguirá haciéndole cumplir las normas sobre longitud de corte de pelo masculino, y que la someterán a una junta disciplinaria por cargos administrativos relacionados con su intento de suicidio de julio, que fue ocasionado por la negativa del gobierno a tratar de manera adecuada su identidad de género. Dado el reconocimiento de las necesidades de atención sanitaria de Chelsea, esperamos que se le permita inmediatamente dejarse crecer el pelo en consonancia con las normas de las presas militares femeninas, y que se abandonen todos los cargos relacionados con su intento de suicidio y la investigación subsiguiente.

En agosto de 2013, Chelsea Manning fue sentenciada a 35 años de cárcel por filtrar a la web WikiLeaks un gran número de documentos que comprometían a la diplomacia estadounidense. Desde el día siguiente a su condena, la soldado se declaró públicamente como una mujer transexual, expresando su intención de iniciar el tratamiento hormonal necesario. Sin embargo, tuvo que demandar al Gobierno estadounidense por la negativa de las autoridades penitenciarias a ofrecerle la asistencia precisa para su reasignación. Finalmente, en abril de 2015 consiguió la autorización del Gobierno e inició el tratamiento hormonal. Las autoridades militares se negaron incluso a reconocer su nombre de mujer, hasta que en abril de 2014 un juez de Kansas lo decretara, tras la correspondiente demanda.

Y es que, como denunciaba Chase Strangio, a pesar de todas las sentencias y dictámenes, Chelsea Manning sigue recluida en un centro penitenciario para varones, y se le niegan derechos como el de poder dejarse el pelo largo, como se permite a las mujeres reclusas, aunque el equipo médico lo haya recomendado. Los continuos castigos a un durísimo aislamiento por las faltas más leves y la lucha continuada por ejercer sus más elementales derechos, condujeron a Chelsea Manning a un intento de suicidio el pasado mes de julio, por el que ahora quieren juzgarla.

Fuente Dosmanzanas

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , ,

Recordatorio

Las imágenes y fotografías presentadas en este blog son propiedad de sus respectivos autores o titulares de derechos de autor y se reproducen solamente para efectos informativos, ilustrativos y sin fines de lucro. Yo, por supuesto, a petición de los autores, eliminaré el contenido en cuestión inmediatamente o añadiré un enlace. Este sitio es gratuito y no genera ingresos.

El propietario del blog no garantiza la solidez y la fiabilidad de su contenido. Este blog es un lugar de entretenimiento. La información puede contener errores e imprecisiones.

Este blog no tiene ningún control sobre el contenido de los sitios a los que se proporciona un vínculo. Su dueño no puede ser considerado responsable.