Archivo

Archivo para Viernes, 24 de mayo de 2024

Espera que las nubes pasen

Viernes, 24 de mayo de 2024

Del blog Amigos de Thomas Merton:

IMG_4454

‘El caminante sobre el mar de nubes’, de Caspar David Friedrich

 “Hay días en que amanezco y hay una nube alrededor de mi corazón. Lo nubla todo excepto el peso que llevo dentro de mí. Pero el hecho de que no pueda ver la luz del sol no significa que ésta haya desaparecido. La verdad es que el corazón, así como la tierra, soporta todo el tiempo que las cambiantes atmósferas que lo cubren, vengan y vayan, interponiéndose entre quienes somos y la forma en que vivimos cada día.

 Es por ello que, aparentemente, podemos definir la fe como ese esfuerzo que hacemos para creer en la luz cuando nos cubren las nubes. Y es que aunque parezca que el sol no saldrá nunca más, la verdad es que no ha dejado de brillar. De hecho, en este preciso momento, detrás de cualquier nube que nos cubra, el calor del sol continua ardiendo.

 Ninguna nube es imperecedera. La tierra y todo lo que en ella crece lo saben. Y a pesar de nuestro comprensible dolor, sucede lo mismo con el corazón y todo lo que en él crece”.

*

Mark Nepo,
Un libro para renacer cada día

***

"Migajas" de espiritualidad, Espiritualidad , , ,

La fe radiante de Dietrich Bonhoeffer (III), por José Arregi.

Viernes, 24 de mayo de 2024
Dietrich Bonhoeffer

Dietrich Bonhoeffer

Dietrich Bonhoeffer

De su blog Umbrales de Luz:

Rose-Marie Barandiaran: ¿No es gracias a la retirada de Dios” que el hombre se deja alcanzar por él? ¿Por qué entonces le invocamos en nuestros dramas?

¿Por qué separamos lo profano de lo sagrado? Jesús no era un sacerdote. Era simplemente humano. Si nos tomamos en serio los sufrimientos de Dios, si velamos con Jesús en Getsemaní, ¿nos ayudará eso a ser y seguir siendo cristianos?

José Arregi: La metáfora del “retiro” o del “retraimiento” es muy evocadora. Pero no podemos entenderla ni en el sentido teísta (“Dios”, una vez creado el universo, se retira de él, y solo interviene ocasionalmente: milagros, revelación, encarnación…), ni en el sentido deísta (“Dios”, una vez creado, se retira del todo y se vuelve un “Dios ocioso”, pasivo, idea que se encuentra ya en Aristóteles y culmina en el deísmo ilustrado de Voltaire, Rousseau y Montesquieu). La metáfora del “retirarse” de Dios habría que interpretarla más bien en el sentido del tzintzum de la Cábala judía: la creación significa que el Infinito se retira o se “estrecha” como la madre que dentro de sí “hace sitio” a la criatura que crece dentro de ella. Esta idea la han desarrollado en nuestros días autores como, por ejemplo, el rabino Marc-Alain Ouaknin, el filósofo Hans Jonas (cuya madre desapareció en Auschwitz) y el teólogo Jürgen Moltmann. Es revelador que el término hebreo bará, utilizado por el relato del Génesis para decir “crear”, significa “separar”. Crear significa “separar”, en el sentido de hacer sitio… dar lugar. “Dios crea el mundo como el mar la playa: retirándose”, escribió el poeta Hölderlin.

Pero esta imagen del retraimiento divino fácilmente evoca todavía una imagen dualista, pues la madre y el niño, como el mar y la playa, son dos. Dios y mundo no son dos (ni uno formado de dos partes, ni “uno y lo mismo” en contraposición a dos). Dios es –no podemos utilizar sino unas pobres metáforas– el Corazón de todo lo que es, el Fondo, el Fuego, el Aliento que inspira, la creatividad que todo lo mueve y relaciona… No tiene, pues, sentido, “rezar” para que “Dios” acuda a socorrernos. Cuando nos volvemos al fondo de nosotros mismos y nos inclinamos compasivamente haciéndonos prójimos de la persona herida, entonces realizamos lo divino que somos, Dios se manifiesta y crece como lo mundano y humano más profundo, como la posibilidad mejor del mundo. Dios no es alguien que pueda acudir a socorrernos, sino nuestro fondo mejor, lo profundo y más real de nuestro ser, que podemos ir despertando. Así es como oraba, por los mismos años y en circunstancias similares a las del teólogo Bonhoeffer, una agnóstica mística, Etty Hillesum, 8 años más joven que él: “Tú no puedes  ayudarme, pero yo te ayudaré, Dios mío. Y será la forma de que tú me ayudes”.

RMB: Intento comprender: el Dios infinito (¡y plural!) se contrae para hacer sitio a la creación, hace el vacío, lo que me hace pensar en: “la tierra era tohu y bohu, una oscuridad sobre el abismo, pero el soplo de Elohim se cernía sobre la faz de las aguas”. Gen 1:2

Podríamos añadir: el movimiento de las olas se preparaba para acoger “la alteridad del mundo”. Cuando Dios se retiró, dejó tras de sí algunas emanaciones de su luz, que podrían ser elementos de misericordia a los que podríamos agarrarnos para construir un mundo mejor. El hombre no es intrínsecamente bueno, pero puede llegar a serlo, es una elección. Esta versión me parece más interesante que la del pecado original y da un nuevo sentido a la crucifixión de Jesús…

J.A.: La realidad, toda ella, es divina, en todo aquello que la realiza para el bien común. Jesús fue divino en su humanidad compasiva, solidaria, comprometida. Cuanto más humanos somos, más divinos (libres y buenos, buenos y felices, sanos y salvos) nos volvemos.

Por eso, el “sufrimiento de Dios” del que habla Bonhoeffer no podemos entenderlo como sufrimiento de un “Dios” distinto y extrínseco al mundo; sería volver incurriendo así en un burdo teísmo dualista. El “sufrimiento” de Dios es el sufrimiento del mundo en su centro o su corazón –hecho de poder y de paciencia, de esperanza activa, de acción movida por el aliento–, el sufrimiento del mundo en busca de su plena realización común.

Así es como entiendo la vida de Jesús, imagen y anticipo (no único ni perfecto) del Cristo cósmico en devenir en todos los seres. Esto nos lleva más allá del teísmo y del deísmo, pero también más allá del ateísmo positivista.

R.M.B.: Hubo un tiempo en que la Iglesia era todopoderosa en casi todos los ámbitos. Hoy, ¿qué haría falta para que el discurso de la Iglesia sonara a verdad?

Según Dietrich, “el poder va en contra de la conversión y la purificación”.

¿No hay otras formas de vivir con sabiduría y bondad?

J.A.: Bonhoeffer se preguntó siempre, y sobre todo en sus dos años de prisión, sus últimos años, acerca del lugar de la Iglesia en un mundo arreligioso, y acerca de la forma que debiera adoptar en este mundo. Es decir, sobre la forma de la Iglesia llegada a su “edad adulta”. Cuando llegue, afirma, “el rostro de la Iglesia habrá cambiado por completo”. Pero tampoco tuvo tiempo para concretar y sistematizar los rasgos de ese rostro adulto de la Iglesia. A pesar de ello, los criterios fundamentales para caminar hacia esa realización adulta son claros. Por ejemplo:

1) Que deje de considerarse “privilegiada en el plano religioso”, que “pertenezca plenamente al mundo”; 2) Que no se presente como mediación necesaria entre Dios y la sociedad, la humanidad; 3) Que cese de predicar la necesidad humana de Dios para así reafirmar la necesidad de sus servicios religiosos; 4) Que no busque su lugar allí donde fracasa la humanidad, sino “en medio de la aldea”, como Jesús, allí donde se juegan los gozos y los dramas, las fiestas y las luchas de la gente; 5) Que no ofrezca doctrinas, creencias y normas, y cuánto menos con pretensión de poseer el monopolio de la verdad y del bien; que, por el contrario, ofrezca una humilde palabra y testimonio sobre la Palabra de la reconciliación, de la misericordia, de la liberación, e infunda así inspiración y alma para vivir; 6) Que hable de Dios de otra forma, “mundanamente”; 7) Que no se ocupe de su propia autoconservación como institución, sino de su profunda transformación, y sobre todo de la profunda transformación del mundo; 8) Y la primera condición: que abandone el registro del poder, del dominio, de la superioridad; que, para ello, haga desaparecer en su organización interna todo vestigio clerical y jerárquico (que no faltan en las iglesias protestantes y anglicanas, aunque sean mucho más leves que en las Iglesias católica romana y ortodoxa).

Tales criterios de fondo plantean preguntas que el joven teólogo encarcelado y ejecutado no pudo abordar teórica ni prácticamente, por ejemplo: en un mundo sin religión y en un “cristianismo arreligioso”, para unos cristianos “arreligiosos” y “mundanos“, ¿qué podría significar, qué objetivo podría proponerse todavía, qué forma concreta podrían adoptar la comunidad eclesial, la parroquia, el templo, la predicación, la liturgia…? ¿Debería acaso desaparecer todo espacio comunitario para la oración y la reflexión, o todo espacio personal para la interioridad y la meditación inspiradas por la tradición cristiana de impronta “religiosa” y “teísta”? Son cuestiones vivas que se nos plantean todavía hoy, pues el cristiano es una persona social y toda comunidad viva, como todo viviente, necesita una forma. No son las cuestiones más importantes, pero no son desdeñables para muchas cristianas y cristianos en transición hacia una tierra desconocida para las religiones tradicionales.

R.M.B.: ¿De qué debe vivir la Iglesia para ser testigo auténtico del mensaje del que es depositaria? Dietrich llega incluso a decir que “la Iglesia es realmente Iglesia cuando ayuda a los no religiosos”. “Cristo puede ser el señor de los no religiosos!”

J.A.: Se me presentan preguntas y perplejidades similares a las que acabo de formular: ¿de qué y para qué debe vivir la Iglesia en un mundo mayor de edad, “arreligioso”?  Ni ella misma puede ya seguir creyendo en un “Dios tutor”, ni profesando creencias hoy absurdas, o practicando extraños ritos medievales o milenarios, ni secundando normas morales obsoletas (por ejemplo en el campo del género y de la orientación sexual, de la sexualidad en general, del origen y fin de la vida…). Nada de eso puede ofrecer si quiere ser sal, levadura, aliento para la inmensa mayoría de las mujeres y hombres de hoy alejados de esas creencias y prácticas religiosas. Dietrich Bonhoeffer escribió con razón que la religión (creencias, ritos, códigos) no es más que es un ropaje histórico, cultural, prescindible.

Las cristianas y los cristianos de hoy, a título individual y comunitario, deberán dejar toda letra que mata y vivir del espíritu, que es respiro, amplitud, vida. Vivir la gracia y la liberación del Evangelio de Jesús releído en nuestros lenguajes y paradigmas de hoy. Y de lo que viven ellas/ellos mismos deberán ofrecer a todos los demás – cristianos o no cristianos, religiosos o no religiosos, indistintamente –, y ello por pura responsabilidad y sin sentimiento alguno de superioridad sobre nadie. Recibiendo de los demás y ofreciendo a los demás espíritu, vida, aliento, inspiración para una transformación personal y política profunda. Está en juego la vida común de la humanidad y del planeta.

Para ello, la Iglesia puede y debe prescindir de todo lenguaje y de toda forma religiosa que hoy carezca de sentido, allí donde carezca de sentido. Pero, en principio, no hay por qué desdeñar ninguna fuente de inspiración, religiosa o laica –tampoco, por lo tanto, la fuente cristiana–, pues la inspiración profunda y el agua son las mismas. El Espíritu alienta en todos los seres. A uno puede inspirarle el gregoriano o Bach, a otro el jazz o Dalida.

¿Deberá la Iglesia despojarse de los evangelios, de sus “mitos” fundacionales (el Cristo sanador, la Cena pascual, la Cruz solidaria, la resurrección del Crucificado, el Pentecostés universal…), de todas sus escrituras, símbolos y ritos? No necesariamente. Bonhoeffer mismo, a pesar de toda su crítica de la religión y de su insistencia en el carácter “arreligioso” del mundo y del propio cristianismo, ni antes ni después de su arresto renunció a todas las formas y expresiones religiosas de su fe en el “Dios centro de la realidad” y en el “Cristo de los no religiosos”. De hecho, en el patíbulo, ante la horca, se arrodilló y rezó…

Dígase lo que se diga, Jesús fue religioso y teísta. Eso sí, enseñó a no poner por encima de la vida ningún ninguna “tradición humana” (Mc 7,8) (y todas las creencias, ritos y normas lo son). Lo único absoluto de Jesús fue la confianza profunda, la comensalía abierta, la compasión sanadora, la solidaridad liberadora, ser “para los demás”. Y así es también “señor de los no religiosos”: no significa de ningún modo que los no religiosos estén sometidos a su poder, sino que también por él pueden ser inspirados para una vida más bondadosa y bienaventurada.

(Continuará)

Rose-Marie Barandiaran – José Arregi

(Publicado en GOLIAS Magazine 211, julio-agosto 2023, pp. 26-28)

Espiritualidad , , , ,

Las cláusulas de moralidad en los contratos de enseñanza deben repensarse, escribe líder de escuelas católicas

Viernes, 24 de mayo de 2024

IMG_4806IMG_4807Kent Hickey

Para los docentes, acercarse al final del año escolar trae consigo una serie de tradiciones e hitos, pero, para quienes trabajan en escuelas católicas, también suele significar el momento de renovar los “pactos ministeriales” en los contratos laborales. El abogado y experimentado director de escuela Kent Hickey escribe en el National Catholic Reporter que estos contratos necesitan un reexamen y un aporte comunitario más amplio tanto en su creación como en su ejecución, particularmente en torno a cuestiones de sexualidad, matrimonio y relaciones.

Hickey, quien actualmente es director de formación de liderazgo en el Instituto para el Liderazgo y el Emprendimiento en la Educación, explica que estos pactos se pusieron en gran medida de moda luego de la decisión unánime de la Corte Suprema de los Estados Unidos de 2012 en el caso Hosanna-Tabor Lutheran Church and School v. dice que “otorgó a las escuelas religiosas protecciones constitucionales contra demandas por discriminación por parte de empleados que desempeñan una función religiosa en la escuela”. En la práctica, son “una especie de tarjeta para salir libres de demandas para las escuelas católicas”, escribe Hickey, ya que entre aquellas que cumplen una función religiosa se incluyen la mayoría de los profesores y el personal.

Estos contratos se han utilizado para despedir a empleados LGBTQ+ bajo el amplio marco legal que permite el despido basado en conductas o estilos de vida que se consideran contrarios a las enseñanzas de la iglesia. Pero, como señala Hickey, la seguridad legal y financiera que esta cobertura brinda a las escuelas y diócesis católicas no alcanza el objetivo de la misión católica misma.

En primer lugar, el derecho a despedir a un docente basándose en “conducta o estilo de vida” es intencionalmente abierto y sin detalles sobre qué se consideraría exactamente problemático, aunque parece ser ampliamente entendido que el comportamiento bajo escrutinio se relaciona con la sexualidad en particular. Hickey se pregunta:

“¿Podrían despedir a un maestro después de haber sido observado comprando condones en Walgreens? ¿Qué tal un miembro del personal a quien se escucha en la sala de descanso hablar sobre sus píldoras anticonceptivas? ¿Llamar enfermo después de una vasectomía?

En segundo lugar, observa Hickey, estas reglas no se aplican consistentemente de una diócesis a otra o en cada escuela dentro de una diócesis, incluso en torno a cuestiones de orientación o relaciones sexuales. El escribe:

En una diócesis, por ejemplo, un maestro que contrae matrimonio civil entre personas del mismo sexo puede ser despedido por violar el pacto ministerial, pero un maestro heterosexual soltero que cohabita no. Una maestra soltera embarazada es despedida en una diócesis, pero habría sido retenida si hubiera trabajado en otra a sólo unas pocas millas de distancia”.

Para mejorar la falta de especificidad así como las inconsistencias, Hickey hace una recomendación: si un obispo va a amenazar con el despido de maestros por aspectos particulares de la enseñanza de la iglesia, entonces esos comportamientos deben describirse claramente en el contrato en detalle, no simplemente quedar a su discreción bajo un amplio abanico de posibilidades. “En nuestras escuelas católicas se requiere transparencia y claridad”, escribe, como “signos de respeto mutuo y colaboración en la misión”.

Un tercer problema con estos pactos es que se basan en gran medida en precedentes legales en lugar de estar arraigados en el “discernimiento” y la identidad católica, aunque los obispos y funcionarios de la iglesia que implementan tales pactos a menudo afirman que la base de estas cláusulas está en esta última. Pero una perspectiva de discernimiento exige escuchar a la comunidad para adquirir un “sentido de fiel”, como en el ejemplo del arzobispo Paul Etienne de Seattle durante una controversia sobre el matrimonio entre personas del mismo sexo de un maestro hace varios años.

Etienne encargó un grupo de trabajo y una amplia encuesta de casi 5.000 participantes sobre las expectativas de la comunidad sobre los maestros de escuelas católicas. Mientras que el 60% de los encuestados, incluido el 58% de los sacerdotes que respondieron, estuvieron de acuerdo en que un maestro debería ser despedido por acciones como comprar alcohol para los estudiantes, intimidación y racismo, menos del 15% estuvo de acuerdo con el despido por acciones relacionadas con el estilo de vida, como casarse con una pareja del mismo sexo, divorciarse y volverse a casar, o convivir con una pareja. Hickey concluye que “los fieles, por lo tanto, estaban más preocupados por qué tan bien los maestros vivían su fe en el trabajo que por su sexualidad privada y sus relaciones en el hogar”.

Por supuesto, el verdadero progreso sería instituir cláusulas de no discriminación y plena afirmación y bienvenida a las relaciones LGBTQ+ en la iglesia y la escuela. Pero al menos Hickey llama a los obispos y administradores a la transparencia y la honestidad en sus políticas. Y si no escuchan a los fieles sobre este tema, entonces una mirada a los Evangelios arrojará la misma sabiduría:

“Jesús rara vez hablaba de sexualidad, pero sí hablaba a menudo en contra de estilos de vida que expresaban odio y conductas que dañaban a otros, especialmente a los niños. Esas enseñanzas fundamentarían muy bien las expectativas de cualquier pacto ministerial”.

—Angela Howard McParland (ella), New Ways Ministry, 16 de mayo de 2024

Fuente New Ways Ministry

General, Iglesia Católica , , , ,

HOAC, ante las elecciones europeas: “Poner en el centro la dignidad de las personas”

Viernes, 24 de mayo de 2024

IMG_4855


Declaración de la Hermandad Obrera de Acción Católica (HOAC) con motivo de las elecciones al Parlamento Europeo, el 9 de junio

“Elegir un buen Parlamento Europeo va a permitir contar con leyes que nos afectan directamente ante el predominio Europa del economicismo, la amenaza de políticas neoliberales, la desafección política, la legitimación de la guerra y del aumento del gasto militar”

“Aunque la política de la UE la aplica el Consejo Europeo, contar con normas justas para el mundo obrero es un pilar para una Europa justa. Otras instituciones, como la Comisión Europea, dependen del acuerdo entre los gobiernos nacionales, pero con sus normas, el Parlamento Europeo sienta las bases de esa política”

“La Unión Europea necesita cambios profundos para estar al servicio de las personas … Como organización de trabajadores y trabajadoras cristianos, consideramos que para combatir las desigualdades, luchar contra el empobrecimiento y cuidar la vida es esencial cuidar el trabajo”

“En la HOAC estamos convencidos de que es esencial «que el respeto de la dignidad de la persona humana, más allá de toda circunstancia, se sitúe en el centro del compromiso por el bien común y de todo el ordenamiento jurídico y corresponde a los Estados ‘no solo protegerla, sino también garantizar las condiciones necesarias para que florezca'”

(HOAC).- Reconociendo los aspectos positivos de la Unión Europea y el valor del proyecto europeo, hoy la Unión Europea debe avanzar en cuidar una vida digna para las personas y se enfrenta a graves amenazas como:

El predominio del economicismo que pone en la práctica la rentabilidad económica por encima de los derechos laborales y sociales de personas y familias.

La amenaza de políticas neoliberales de la mal llamada «austeridad» que ya supuso un desastre para la vida de los países del sur y para las personas del mundo obrero.

La desafección política que permiten esas políticas neoliberales, el auge de la extrema derecha, que pone en cuestión la democracia, los derechos laborales y sociales, unas políticas migratorias justas, el debilitamiento aún más del cuidado del planeta y los repliegues nacionalistas que suponen una quiebra de la solidaridad y del mismo proyecto europeo.

La legitimación de la guerray del aumento del gasto militar que supone dedicar menos recursos a las necesidades de las personas, y hacernos creer que así hay más seguridad.

Hace casi diez años, en un discurso ante el Parlamento Europeo1, el papa Francisco planteó la necesidad de construir juntos una Europa que no gire en torno a la economía sino a la dignidad de la persona y la consecuente defensa y promoción de los derechos humanos. En ese sentido, señaló la importancia de promover la educación en los valores unidos a la dignidad de la persona, de reconocer la dignidad del trabajo y promover el trabajo digno, de abordar la cuestión migratoria desde el pleno respeto a la dignidad de las personas migrantes, y de cuidar ante todo la fragilidad, a quienes son más vulnerables.

La Hermandad Obrera de Acción Católica (HOAC) entendemos que lo que planteó entonces el papa Francisco es central para las elecciones al Parlamento Europeo del próximo mes de junio. Una composición u otra del Parlamento Europeo puede ayudar a avanzar en esa dirección o a entorpecerlo. Como ha planteado la COMECE (Comisión de las Conferencias Episcopales de la Unión Europea)2, son unas elecciones importantes en las que es necesario promover la participación para apoyar el proyecto europeo desde esas claves de la dignidad de las personas. Un proyecto que se fundamente en la justicia social y la solidaridad como expresión de la defensa de la dignidad humana.

Elegir un buen Parlamento Europeo va a permitir contar con leyes que nos afectan directamente, como las aprobadas últimamente sobre regulación del trabajo en plataformas digitales, la de igualdad de género en el empleo, sobre el de tiempo de trabajo, trabajadores temporales, o desplazamiento de trabajadores.

“Contar con normas justas para el mundo obrero es un pilar para una Europa justa”

Aunque la política de la UE la aplica el Consejo Europeo, contar con normas justas para el mundo obrero es un pilar para una Europa justa. Otras instituciones, como la Comisión Europea, dependen del acuerdo entre los gobiernos nacionales, pero con sus normas, el Parlamento Europeo sienta las bases de esa política.

La Unión Europea necesita cambios profundos para estar al servicio de las personas. Por eso, creemos que es necesario valorar particularmente si plantean o no propuestas para avanzar en aspectos como:

La promoción de los derechos laborales y sociales de las personas.

-Políticas fiscales más justas y progresivas que permitan disponer de los recursos necesarios para atender debidamente las necesidades sociales.

-Combatir las desigualdades para garantizar a todas las personas y familias condiciones dignas de vida, la igualdad entre hombres y mujeres, combatir las violencias contra las mujeres.

Políticas mucho más decididas para cuidar el planeta y promover una justa transición ecológica.

Políticas migratorias mucho más humanas, que respeten plenamente los derechos humanos.

Políticas mucho más consistentes de solidaridad con los países empobrecidos.

Detener el militarismo y promover la solución pacífica de los conflictos.

Profundizar en la democracia, haciendo frente al auge de la extrema derecha, y democratizar las instituciones europeas.

Fomentar la educación en los valores humanistas.

Junto a lo anterior, como organización de trabajadores y trabajadoras cristianos, consideramos que para combatir las desigualdades, luchar contra el empobrecimiento y cuidar la vida es esencial cuidar el trabajo. En ese sentido, coincidimos con la Confederación Europea de Sindicatos (CES)3 en la enorme importancia de valorar en las diversas propuestas políticas para estas elecciones al Parlamento Europeo si plantean o no iniciativas en la línea de:

Mejorar el empleo y promover la justicia salarial.

-Combatir el empleo precario dando prioridad a la mejora de las condiciones laborales de los sectores más vulnerables y precarizados del mundo del trabajo.

Dar centralidad al cuidado de la seguridad y la salud (física y mental) en el trabajo.

Promover la labor sindical, la negociación colectiva y el diálogo social.

Promover servicios públicos sólidos y de calidad que hagan efectivos los derechos sociales, esenciales para avanzar hacia el trabajo digno.

En la HOAC estamos convencidos de que es esencial «que el respeto de la dignidad de la persona humana, más allá de toda circunstancia, se sitúe en el centro del compromiso por el bien común y de todo el ordenamiento jurídico (…) Es sobre la base del reconocimiento de la dignidad humana como se sostienen los derechos humanos fundamentales, que preceden y sustentan toda convivencia civilizada». Por eso, todos tenemos «la tarea de la realización concreta y efectiva de la dignidad humana» y corresponde a los Estados «no solo protegerla, sino también garantizar las condiciones necesarias para que florezca en la promoción integral de la persona humana»4. Este es el reto más importante de la Unión Europea.

Comisión Permanente de la HOAC, mayo de 2024.


1 Francisco, Discurso al Parlamento Europeo. Estrasburgo, 25 de noviembre de 2014.
2 Declaración de la COMECE, Por un voto responsable que promueva los valores cristianos y el proyecto europeo, de cara a las próximas elecciones al Parlamento Europeo, 8 de marzo de 2024.
3 Confederación Europea de Sindicatos, Por un trato justo para las trabajadoras y los trabajadores. Manifiesto para las elecciones al Parlamento Europeo de 2024.
4 Declaración del Dicasterio para la Doctrina de la Fe, Dignitas infinitasobre la dignidad humana, 8 de abril de 2024, nn. 64 y 65.

Fuente HOAC

General , , , ,

Crueldad innecesaria: La diócesis de Querétaro no deberá modificar el acta de bautismo de una persona trans

Viernes, 24 de mayo de 2024

IMG_4790(Imagen de Twitter/X de @nakedpastor)

Una justicia de parte, al servicio de una Iglesia homófoba que, no sólo niega la identidad de una persona, sino al mismo Dios que creó a esa persona tal y como es. Un Dios que dice en la Escritura:

“Y el que estaba sentado en el trono dijo: He aquí, yo hago nuevas todas
las cosas. Y me dijo: Escribe; porque estas palabras son fieles y verdaderas
(Apoc. 21:5).

La Justicia mexicana falló a favor de la diócesis de Querétaro, en la región centro-norte del país, tras una demanda presentada por una persona que se identifica como transgénero, y que exigía el cambio del sexo en su acta y registro de bautismo, recibiendo el apoyo del Instituto Nacional de Protección de Datos.

La diócesis de Querétaro se negó en el 2021 a modificar un registro de bautismo para reflejar el cambio de género de una persona trans. Tomás Henríquez, director del Área para América Latina y el Caribe de ADF International –organización legal que asistió a la diócesis en el caso–, explicó que la solicitud fue rechazada por la Iglesia basándose, según ellos, en su doctrina sobre la inmutabilidad de la identidad sexual como algo establecido por Dios.

Tras la negativa de la Iglesia, el caso fue llevado al Instituto Nacional de Protección de Datos de México (INAI), quien inicialmente dictaminó a favor del cambio del registro. Sin embargo, la Diócesis de Querétaro, respaldada por ADF International, apeló esta decisión y fue anulada por un Tribunal Federal de Distrito. El conflicto escaló al Tribunal Colegiado Federal de Apelación del vigésimo segundo circuito de México, que resolvió a favor de la Diócesis, apoyándose en el argumento de la autonomía de las instituciones religiosas para dirigir sus asuntos internos.

El caso llegó a ser considerado por la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), que decidió no intervenir en el asunto. La SCJN señaló que su jurisprudencia previa ya ofrecía suficientes directrices para resolver el caso, evitando así una decisión directa sobre el tema. El Tribunal Colegiado finalmente falló a favor de la Iglesia, citando los artículos 24 y 130 de la Constitución Política de México y los pactos internacionales, que garantizan la libertad de las iglesias de manejar sus asuntos internos sin interferencias arbitrarias del Estado.

Henríquez destacó la importancia del fallo, indicando que “los registros bautismales no son más que un método para la Iglesia de llevar registros históricos precisos de la administración de los sacramentos, y cualquier intento del Estado de modificar estos registros constituiría una interferencia en el gobierno interno de la Iglesia, lo cual es completamente inadmisible”. Añadió que este caso es crucial porque demuestra que “aún reconociendo la existencia de un derecho a la identidad de género, este no concede a la persona el derecho de imponer a la Iglesia la obligación de ser reconocido en un género que contradice sus registros originales y sus doctrinas”.

Fuente Agencias

General, Homofobia/ Transfobia., Iglesia Católica , , , , , , , , , , ,

Repudian dichos de Kast y lamentan silencio de la clase política frente al uso transfóbico del concepto «travesti»

Viernes, 24 de mayo de 2024

IMG_4879Kast utilizó el concepto “travesti” para denostar el desempeño del Presidente Boric y si bien transversalmente la clase política ha rechazado sus dichos “la casi totalidad de las autoridades guarda silencio frente al componente transfóbico de sus declaraciones. Hay tejado de vidrio”, reaccionó el Movilh.

El Movimiento de Integración y Liberación Homosexual (Movilh) repudió hoy que el ex candidato presidencial, José Antonio Kast “utilice vocablos que identifican a una parte de las personas LGBTIQ+ con el único objetivo de desacreditar a sus adversarios políticos”, además de expresar su preocupación “por el silencio de la clase política frente a la arista transfóbica de los dichos del líder de ultraderecha”.

En una cumbre de Vox, partido español de ultraderecha, Kast señaló que en Chile “hoy nos gobierna un travesti político. Hace un par de años estaba en la calle encarando a militares y policías, y hoy como Presidente, se arrodilla frente a las viudas de los policías asesinados en su gobierno. Eso es hipocresía, travestismo”

En el denominado encuentro “Europa Viva 24”, celebrado en Madrid, Kast insistió en que Gabriel Boric “es un travesti político que prometió que su gobierno sería la tumba del neoliberalismo, y ahora como presidente nos pretende dar cátedra de crecimiento económico y de inversiones”, añadió.

La vocera del Movilh, Javiera Zúñiga, precisó que “todas las frases tienen contexto. Kast, un abierto opositor a los derechos LGBTIQ+,  ahora usa una de las categorías que identifican a algunos sectores vulnerables con el único fin de denostar a su adversario político. Y lo hace en un encuentro organizado por un partido, Vox, que ha boicoteado los derechos trans en España. Considerando además que a raíz de estos dichos han proliferado en redes sociales los discursos de odio contra la población trans, en voz de los propios seguidores de Kast, resulta evidente que sus declaraciones están cruzadas por transfobia”.

Por último, Zúñiga calificó de “lamentable que de todo el arco político que ha criticado a Kast solo dos autoridades, Tomás De Rementería (IND-PS) y Emilia Schneider (C.S), han hablado de discriminación contra personas trans. Sabemos que hay tejado de vidrio. Que el concepto “travestismo” ha sido utilizado como algo negativo desde izquierda a derecha. Por tanto nuestro llamado a toda la clase política es que deje de usar a las  identidades de género como mecanismo de descrédito y que repudie tal utilización siempre, provenga de donde provenga, en vez de guardar un silencio que “legitima”, la discriminación”.

Mientras De Rementería señaló ayer a La Tercera que los dichos de Kast  “suenan a un tufillo de discriminación contra algunas comunidades”, Schneider se preguntó por X “¿Y qué tenemos que ver las trans y travestís con la desesperación de Kast por llamar la atención? Basta del show de la ultra derecha, el país necesita diálogo para avanzar y los Republicanos se dedican a boicotear y polarizar”.

Fuente MOVILH

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , , ,

Recordatorio

Las imágenes, fotografías y artículos presentadas en este blog son propiedad de sus respectivos autores o titulares de derechos de autor y se reproducen solamente para efectos informativos, ilustrativos y sin fines de lucro. Yo, por supuesto, a petición de los autores, eliminaré el contenido en cuestión inmediatamente o añadiré un enlace. Este sitio es gratuito y no genera ingresos.

El propietario del blog no garantiza la solidez y la fiabilidad de su contenido. Este blog es un lugar de entretenimiento. La información puede contener errores e imprecisiones.

Este blog no tiene ningún control sobre el contenido de los sitios a los que se proporciona un vínculo. Su dueño no puede ser considerado responsable.