Archivo

Archivo para Jueves, 24 de noviembre de 2022

Mentira

Jueves, 24 de noviembre de 2022

Del blog Nova Bella:

BB4A4A73-2008-47FB-AC2B-41FBE43886E1

A veces el silencio es la peor mentira

*

Miguel de Unamuno

***

"Migajas" de espiritualidad, Espiritualidad , ,

“ Crisis sanitaria y crisis religiosa: así no podemos seguir”, por José María Castillo, Teólogo

Jueves, 24 de noviembre de 2022

E575273C-D98A-4C6E-86CE-924CBC1887CACiertamente, como el autor dice, “Sin duda alguna, no pocas afirmaciones, de las que estoy diciendo, necesitan matizaciones importantes”. No en toda España ocurre lo mismo: Madrid, con su presidenta títere y Cataluña, con su bucle ombliguista, están a la cola en inversión sanitaria y a la cabeza de las onerosas privatizaciones…

Leído en su blog Teología sin censura:

“¿Por qué los representantes oficiales de la Iglesia no suelen decir ni palabra sobre un problema tan serio?”

“Los responsables de la crisis sanitaria, que estamos padeciendo, no está ni en los médicos ni en los enfermos. Los responsables de esta crisis son los políticos, por motivos económicos. Por toda Europa hay sanitarios españoles. Porque todos ellos saben que, fuera de España, están mejor pagados que en nuestro país”

“Cualquiera que se ponga a leer los cuatro evangelios auténticos, pronto se dará cuenta de un hecho fundamental:  en la “Buena Noticia” que nos transmite el Evangelio, la “curación de enfermos” es el dato repetido con más insistencia. Sin duda alguna, el problema sanitario era, para Jesús, el problema más urgente y apremiante”

Como es bien sabido, uno de los problemas que más nos preocupan a los españoles, desde hace ya bastantes años, es el tema de la sanidad, tal como se gestiona desde el poder político, sea quien sea el que lo ejerza. Este problema, como es bien sabido, se ha agudizado con motivo de la pandemia y, desde la crisis económica mundial, se ha complicado más y concretamente en España, en los últimos años. De ahí, que ha llegado el momento en el que enfermos y médicos están protestando más y más. Hasta vernos, metidos de lleno, en la preocupante situación de quienes dicen: “¡Basta ya! Así no podemos seguir”.

E0C003AF-F2A1-423F-B19A-9A11E9A1FA1AEl problema no está en que los médicos sean malos profesionales o malas personas. Nada de eso. Los médicos que hacen sus estudios en las Universidades españolas son de lo mejor que se conoce y reconoce en España y generalmente en Europa. Los responsables de la crisis sanitaria, que estamos padeciendo, no está ni en los médicos ni en los enfermos. Los responsables de esta crisis son los políticos, por motivos económicos. Por toda Europa hay sanitarios españoles. Porque todos ellos saben que, fuera de España, están mejor pagados que en nuestro país.

Sin duda alguna, no pocas afirmaciones, de las que estoy diciendo, necesitan matizaciones importantes. No soy especialista en asuntos sanitarios. Pero hay un dato, en el que casi nadie piensa, pero que, para quienes tenemos creencias cristianas, representa un problema de notable importancia. ¿De qué se trata?

Para los cristianos, lo más importante que hay en la Biblia es el Evangelio. Pues bien, cualquiera que se ponga a leer los cuatro evangelios auténticos, pronto se dará cuenta de un hecho fundamental:  en la “Buena Noticia” que nos transmite el Evangelio, la “curación de enfermos” es el dato repetido con más insistencia. Sin duda alguna, el problema sanitario era, para Jesús, el problema más urgente y apremiante.

Es más, Jesús le daba tanta importancia a la sanidad, que la anteponía al cumplimiento de la Religión. Un ejemplo elocuente, a este respecto, es la curación del hombre que tenía un brazo atrofiado (Mc 3, 1-7; Mt 12, 9-14; Lc 6, 6-11). Jesús realizó esta curación en sábado, cuando estaba prohibido. Es más, aquella curación fue considerada de tal gravedad, que allí mismo (en la sinagoga) los fariseos y los herodianos tomaron la decisión de matar a Jesús. Sin duda alguna, para Jesús la “sanidad”de los humanos es más importante que la Religión de los estrictos observantes.

Teniendo en cuenta que las curaciones o hechos prodigiosos, que Jesús realizaba con los enfermos, no se relatan en el Evangelio, como argumentos para demostrar que aquel modesto ciudadano de Nazaret era el Mesías. Todo lo contrario. Cuando Jesús sanaba a un enfermo, prohibía divulgar el prodigio (Mc 1, 43; 5, 43… par.), que se podría interpretar como un argumento para demostrar la divinidad de Jesús. Lo que a Jesús le preocupaba no era el poder de la divinidad, sino el sufrimiento de la humanidad.

1226CDDC-70C0-4B98-A241-43DB878F6703En definitiva, lo que todo esto nos viene a decir es que resulta difícil entender cómo se explica algo que, con frecuencia ocurre en España, un país que constitucionalmente es aconfesional, acepta la Religión, la protege y la costea, este mismo país está entre los países europeos que menos dinero gastan en atender debidamente a los enfermos que tienen que aguantarse con la falta de médicos, la falta de hospitales, la falta de medicamentos, etc.

Así las cosas en nuestro país, yo me pregunto por qué los representantes oficiales de la Iglesia no suelen decir ni palabra sobre un problema tan serio como el que acabo de plantear. Y conste que, a mis ya muchos años, ésta es la primera vez que escribo estas letras sobre un problema tan grave.

Cristianismo (Iglesias), Espiritualidad , ,

Jesús Abad Colorado, El Testigo: El fotógrafo que nos conecta con lo invisible en medio de la guerra.

Jueves, 24 de noviembre de 2022

Cristo-mutilado-Bojaya_2501459836_16267424_667x375Cristo mutilado de Bojayá Jesús Abad Colorado

Dicen que una mujer se acercó a Jesús cargado con la cruz y movida por la compasión, franqueando las barreras que ponían los violentos que lo victimizaban, secó su rostro sucio de sudor y sangre y que en ese trapo quedó plasmada la imagen de Cristo.

Nosotros, los que creemos en Jesús, adoramos a Dios en esa imagen que se reveló en el trapo de Verónica, y después de ella, en las que a lo largo de la historia retratan a los que sufren.

Creo que este es el valor para nosotros, gente de fe, de la obra de Jesús Abad Colorado; en sus muchas fotografías de los que han sufrido la guerra podemos encontrar al Cristo que nos salva, al Dios que se nos revela de modo privilegiado en la humanidad del crucificado Jesús y de todos los crucificados.

La obra de Jesús Abad Colorado es un viacrucis y como todo viacrucis lleva a la pascua, a la vida que siempre gana, a la resurrección.

Creo que Jesús Abad Colorado es el testigo que nos ayuda con sus fotos en blanco y negro a tocar con el alma la humanidad de las víctimas y esa humanidad es oportunidad única para acercarnos al mismo Dios.  La obra de Jesús Abad Colorado es una versión de la buena noticia, en sus retratos tenemos el “Evangelio según los que han sufrido”.

Este fotógrafo, Jesús Abad Colorado, es un testigo, uno que, como Verónica y todos los que después de ella se han fijado en las víctimas y las rescatan del olvido, nos pone de frente al misterio.

Gracias a El Testigo, a Jesús Abad Colorado, es un poco más fácil mantener la fe aquí en este país.

Dicen que una mujer se acercó a Jesús cargado con la cruz y movida por la compasión, franqueando las barreras que ponían los violentos que lo victimizaban, secó su rostro sucio de sudor y sangre y que en ese trapo quedó plasmada la imagen de Cristo; fue la primera instantánea de la divinidad. Los creyentes, Moisés y los profetas, siempre habían suplicado poder ver el rostro de Dios y en ese momento, por fin, Dios se mostraba y la sorpresa fue que tenía los rasgos de una víctima, de un condenado a muerte, de uno que sacaban de la ciudad sagrada y llevaban al lugar de los malditos.   Nosotros, los que creemos en Jesús, adoramos a Dios en esa imagen que se reveló en el trapo de Verónica, y después de ella, en las que a lo largo de la historia retratan a los que sufren.

Camila-nina-comuna-trece_2501459835_16267386_667x375
Camila la niña de la comuna trece Jesús Abad Colorado

Creo que este es el valor para nosotros, gente de fe, de la obra de Jesús Abad Colorado; en sus muchas fotografías de los que han sufrido la guerra podemos encontrar al Cristo que nos salva, al Dios que se nos revela de modo privilegiado en la humanidad del crucificado Jesús y de todos los crucificados.  Su obra, en sus diversas manifestaciones, en el documental que podemos ver en Netflix, en la exposición que cuelga en el claustro de San Agustín en Bogotá, y ahora en cuatro tomos impresos, se llama El Testigo y este nombre es bien acertado porque todas esas imágenes y las historias que las acompañan nos llevan al misterio de las víctimas que en su dolor están diciendo lo más santo; la obra de Jesús Abad Colorado es un viacrucis y como todo viacrucis lleva a la pascua, a la vida que siempre gana, a la resurrección.

Jesús Abad Colorado dice que “hay que trabajar más desde el sentimiento, hay que ser más amoroso” y que a él, desde chiquito, ya en su casa, “le enseñaron a ver con el corazón”;  y el corazón, ya lo decía Antoine de Saint-Exupery, ve lo esencial, ve la belleza, ve a Dios mismo; bien describe la curadora de la obra María Belén Saéz a nuestro fotógrafo cuando dice que es “un gran periodista con una gran capacidad de conectarnos con algo más que lo físico, algo que tiene que ver con lo inmaterial, con lo invisible”. Creo que Jesús Abad Colorado es el testigo que nos ayuda con sus fotos en blanco y negro a tocar con el alma la humanidad de las víctimas y esa humanidad es oportunidad única para acercarnos al mismo Dios.  La obra de Jesús Abad Colorado es una versión de la buena noticia, en sus retratos tenemos el “Evangelio según los que han sufrido”.

Eugenio-hija_2501459833_16267310_667x375Eugenio y su hija Jesús Abad Colorado

Algo que me conmueve de esas fotografías de Jesús Abad Colorado es que aunque duras y nos arrancan lágrimas y nos indignan, al mismo tiempo nos inundan de belleza, infunden esperanza y nos aseguran que todavía podemos amar, creer y esperar: “La novia de Granada”, la foto de Beatriz, la que se casa con Oscar un día después de que las bombas arrasan a su pueblo dejando muerte y desolación, esa mujer joven, toda linda y vestida con esplendor, nos dice en medio de la destrucción que todavía vale amar y soñar y dar vida, que la última palabra no es la del odio y la muerte; “El Hijo de Colombia”, que retrata a Juan Carlos, un muchachito de apenas diez años que ayuda a limpiar y vestir el cadáver de un hombre asesinado en una de las masacres de San Carlos, nos dice que la cordura inocente nos sigue arropando a pesar de todo; la imagen de un papá, Eugenio, que vuelve a Bojayá después de la matanza de sus seres queridos, y que abraza y estrecha en su pecho a su hijita, Sandra Patricia, de apenas treinta y tres días de nacida, a la que Felipa, la esposa, había dado a luz mientras huían, nos grita que se puede volver al territorio, que hay que resistir a pesar de los pesares, que nadie puede matar el amor y que la vida se abre paso; la foto de Clirio, un joven negro que alza una bandera blanca mientras navega en un bote sobre el río Atrato, acompañando a Aniceto que lleva a enterrar a su esposa asesinada, nos da fe en la resiliencia de  de los inermes y no violentos; la niña de la Comuna Trece de Medellín, Camila, que observa por los agujeros que dejaron las balas de la Operación Orión en la ventana de su casa, nos asegura que esa mirada limpia, sin prejuicios y que no deforma la dignidad de nadie, es la que nos puede salvar de la locura de la violencia; y, por último, una foto emblemática, la del Cristo mutilado de Bojayá, imagen en la que Jesús Abad Colorado, significa, como místico que es, a todas las víctimas de esta guerra, al ver esa imagen tirada en el suelo de la pequeña iglesia bombardeada por los cilindros y en la que  murieron casi un centenar de personas, comprendo que aquí en Colombia no hay forma de adorar a Cristo si no es poniéndonos de rodillas delante de los que han sufrido.

Sí, en la humanidad de todas esas personas retratadas, de las que Jesús Abad Colorado sabe los nombres y las fechas, conoce sus historias y con las que ha establecido compañía y amistad, porque no es un fotógrafo que hace su trabajo y se va y sí alguien que sigue volviendo y que no se queda en las imágenes y se compromete con la gente que aparece en sus obras, en esa humanidad nosotros los creyentes podemos ver el rostro de Dios, el rostro de Cristo;  es por esto por lo que este fotógrafo es un testigo, uno que, como Verónica y todos los que después de ella se han fijado en las víctimas y las rescatan del olvido, nos pone de frente al misterio.

Gracias a El Testigo, a Jesús Abad Colorado, es un poco más fácil mantener la fe aquí en este país

Fuente Religión Digital

Espiritualidad , ,

La iglesia mormona expresa su apoyo al proyecto de ley del Senado para proteger el matrimonio homosexual

Jueves, 24 de noviembre de 2022

noticias_file_foto_1026125_1447348939El Templo Mormón en Salt Lake City, Utah. 

La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días apoya el proyecto de ley, pero dice que la doctrina sigue siendo que el matrimonio es entre un hombre y una mujer

La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días ha expresado su apoyo a un proyecto de ley del Senado que protegería el matrimonio entre personas del mismo sexo, afirmando que las personas LGBTQ+ tienen derecho a los derechos, aunque afirma su creencia de que las relaciones entre personas del mismo sexo son un pecado, según informa NBC News.

La Ley de Respeto al Matrimonio fue aprobada por el Senado gracias a que 50 demócratas y 12 republicanos votaron a favor del proyecto de ley el miércoles (16 de noviembre).

También a favor de la ley está la fe con sede en Utah, que tiene 17 millones de seguidores, y declaró que apoyaría los derechos de las parejas del mismo sexo siempre que no impidan el derecho de los grupos religiosos a creer como ellos elijan.

“La doctrina de la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días relacionada entre un hombre y una mujer es bien conocida y permanecerá sin cambios“, dijo la iglesia en un comunicado el martes.

Estamos agradecidos por los continuos esfuerzos de quienes trabajan para garantizar que la Ley de Respeto al Matrimonio incluya protecciones apropiadas a la libertad religiosa, respetando la ley y preservando los derechos de nuestros hermanos y hermanas LGBTQ+.”

El Senado tenía previsto votar el miércoles la Ley de Respeto al Matrimonio, que derogará una ley de la época de Clinton que define el matrimonio como una relación entre un hombre y una mujer. El proyecto de ley también prohíbe a los estados denegar licencias y beneficios matrimoniales fuera del estado por motivos de sexo, raza, etnia u origen nacional.

Aunque la Iglesia tiene un largo historial de oposición a las relaciones entre personas del mismo sexo –gastó 20 millones de dólares en intentar aprobar la proposición 8 en California, una medida de 2008 que prohibía el matrimonio entre personas del mismo sexo en el estado-, en los últimos años ha adoptado una visión más relajada del matrimonio entre personas del mismo sexo.

En 2016, dijo que la atracción por personas del mismo sexo no es un pecado, pero afirmó que actuar en consecuencia sí lo era. La iglesia dijo que acogía a los miembros que se identificaban como LGBTQ+, aunque reiteró su postura de que el matrimonio es entre un hombre y una mujer.

El profesor de estudios religiosos de la Universidad Estatal de Utah, Patrick Mason, dijo: “Esto es parte de la teología general de la iglesia que sostiene esencialmente la ley del país, reconociendo que lo que dictan y hacen cumplir para sus miembros en términos de su comportamiento es diferente de lo que significa ser parte de una sociedad pluralista”.

En 2019, la iglesia revocó una norma de 2015 que prohibía bautizar a los hijos de padres homosexuales y decía que el matrimonio gay es un pecado que merece la expulsión de la iglesia. En ese momento, la iglesia dijo que las relaciones entre personas del mismo sexo seguían siendo una “transgresión grave”.

“Mientras trabajemos juntos para preservar los principios y prácticas de la libertad religiosa junto con los derechos de las personas LGBTQ+, se puede lograr mucho para sanar las relaciones y fomentar un mayor entendimiento”, dijo la iglesia el martes.

En una declaración, Troy Williams, director ejecutivo de Equality Utah, dijo: “Nos alienta ver que la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días apoya la Ley bipartidista de Respeto al Matrimonio. A pesar de las diferencias que podamos tener, siempre podemos descubrir un terreno común en las leyes que apoyan el fortalecimiento de todas las familias.”

La Ley de Respeto al Matrimonio se introdujo después de que el Tribunal Supremo de EE.UU. anulara el caso Roe contra Wade, la sentencia de 1973 que había protegido el derecho al aborto.

En una opinión concurrente, el juez Clarence Thomas dijo que el tribunal debería reconsiderar sus posturas en casos fallados sobre una base similar, relativa a los derechos basados en la privacidad. Uno de los casos que Thomas mencionó fue Obergefell v Hodges, la sentencia de 2015 que estableció el derecho al matrimonio entre personas del mismo sexo.

Poco después de la sentencia sobre el aborto, la Cámara de Representantes aprobó la Ley de Respeto al Matrimonio, con 47 votos de los republicanos y los 220 de los demócratas.

Para que se apruebe en el Senado, los demócratas necesitan que 10 republicanos rompan el filibusterismo. Tres senadores del GOP han expresado su apoyo y están ayudando a impulsar su aprobación, pero otros han permanecido indecisos.

He hablado un poco con gente de ambos lados de la cuestión”, dijo a Politico Joni Ernst, senadora republicana por Iowa. “Le he dicho a todo el mundo que sólo mantengo la mente abierta”.

Mitt Romney, de Utah y miembro de la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, dijo a Politico que apoyaría el proyecto de ley “si incluye importantes protecciones para las religiones y las instituciones religiosas”.

Debido a una enmienda de última hora para proteger la libertad religiosa, agregada para ganar el apoyo de los republicanos, la Ley de Respeto por el Matrimonio ahora volverá a la Cámara para la votación final, que podría llegar tan pronto como esta semana.

Si se aprueba, la Ley protegería el matrimonio entre personas del mismo sexo e interracial.

Fuente The Guardian/ Pink News

General, Historia LGTBI, Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días (Mormones) , , , , , , , ,

La nueva política de la escuela secundaria católica prohíbe el orgullo y las banderas de Black Lives Matter en el aula

Jueves, 24 de noviembre de 2022

7C54E802-E7EE-439F-BC8A-DFCC833F6C071B490FD8-6DA3-49CE-9545-1626393CB0DCLos miembros del comité de diversidad e inclusión de una escuela católica de Chicago renunciaron después de que los líderes de la escuela anunciaran una política de neutralidad sobre las banderas de Pride y Black Lives Matter.

Durante el verano, Vince Krydynski, presidente de Marian Catholic High School, envió un correo electrónico a los maestros para establecer una política neutral en el aula, lo que significa que los maestros no pueden colocar carteles o banderas “que se alineen con la identidad de ninguna manera”. Esta prohibición incluiría banderas de LGBTQ+ Pride, Black Lives Matter o Blue Lives Matter, según The Chicago Tribune.

Krydynski decidió implementar la política después de que algunos estudiantes afirmaran que “no se sentían cómodos en un salón de clases que mostraba la bandera del orgullo”. Krydynski tuvo como objetivo crear un ambiente neutral este año escolar para que los estudiantes desarrollen sus propias opiniones sociales, sin la influencia de los maestros. Él explicó:

“‘Tenemos que darles el punto y el contrapunto. Si realmente estamos ayudando a nuestros hijos a desarrollarse, debe tener conversaciones delicadas y difíciles, ya sea que se trate de relaciones raciales, ya sea que se trate de identidad sexual, debe tener esas conversaciones y debe ser desarrollado por una persona afectuosa y adulto amoroso’”.

Si bien Krydynski afirma que la política de neutralidad no es anti-LGBTQ+, muchos miembros de la comunidad escolar creen lo contrario. Algunos ex alumnos de Marian Catholic, Kirstin Bowns y Nicole Williams, ahora abogan por la derogación de la política, ya que creen que la política margina aún más a los estudiantes. Bowns y Williams se encontraban entre los miembros del Consejo de Diversidad, Equidad e Inclusión que renunciaron después de enterarse de la eliminación de la bandera del Orgullo en el salón de clases. Bowns, que es miembro de la comunidad LGBTQ+, expresó sus preocupaciones al consejo, pero no fue tomada en serio. Bowns declaró:

“Sentí que no nos escuchaban en absoluto. Aquellos de nosotros que expresamos preocupaciones estábamos siendo cerrados y despedidos. Me quedó claro que mi voz no iba a ser escuchada’”.

Junto a Bowns y William, renunciaron otros tres miembros del consejo de diversidad. La política terminó siendo implementada sin la aprobación del consejo de diversidad o la junta directiva de la escuela.

Aunque Krydynski ha reconocido su oposición al enfoque de neutralidad, todavía cree que es la mejor iniciativa para la escuela. Argumentó que colgar banderas o carteles de identidad puede distraer a los estudiantes de sus estudios:

“‘Una vez que comencemos a enumerar las identidades, si no incluimos las identidades de todos los estudiantes, entonces, de repente, ahora estamos impactando, potencialmente, el aprendizaje de ese niño. O, si se trata de una identidad, digamos que pones vidas azules, puede hacer que alguien deje de prestar atención a lo que hace el maestro porque ve algo en una pared con lo que personalmente no está de acuerdo’”.

Pero para Bowns, colgar una bandera del Orgullo habría sido “monumental” para su experiencia en la escuela secundaria. Después de salir del armario durante su tercer año, Bowns se convirtió en parte del grupo Safe Place de la escuela, que es para estudiantes LGBTQ+. Sin embargo, Bowns sintió que la administración de la escuela no apoyaba al grupo, ya que no se les permitía anunciar abiertamente su club. Al prohibir ahora la bandera del Orgullo, la escuela continúa condenando al ostracismo a los estudiantes LGBTQ+.

Especialmente con tasas tan altas de tendencias suicidas y problemas de salud mental en los jóvenes LGBTQ+, las escuelas católicas deberían implementar políticas que apoyen, en lugar de suprimir, las identidades queer y trans. Una política de neutralidad es anti-LGBTQ+ porque sugiere que no vale la pena reconocer las identidades LGBTQ+. En el futuro, es necesario que la escuela comprenda las implicaciones de sus acciones, para que las políticas puedan alinearse con los valores católicos de amor y aceptación.

—Sarah Cassidy (ella/ella), New Ways Ministry, 17 de noviembre de 2022

Fuente New Ways Ministry

General, Homofobia/ Transfobia., Iglesia Católica , , , , , , , , ,

Qatar 2022 y la criminalización de las disidencias sexuales

Jueves, 24 de noviembre de 2022

A7CEA487-2C87-4993-AA72-412EA905665DImagen: Sebastián Freire

Salvo excepciones, el mundo del fútbol sigue haciendo la vista gorda en cuanto a la criminalización de las personas lgbti en Qatar. El último ejemplo fue dado por uno de los embajadores del Mundial, el exfutbolista Khalid Salman, quien calificó a la homosexualidad como “daño mental“. En Argentina, no hay barreras legales que se interpongan entre las personas lgbti+ y la pelota, pero sí hay una cultura que tiende a borrar identidades del imaginario futbolero y a camuflar el homoerotismo en la cancha como camaradería. En esta nota, algunas claves para vivir el goce futbolero y la euforia popular más allá del filtro heterosexual.

Por Nico Colfer

Cada vez que entramos en época de mundial, me acuerdo de una de mis crónicas favoritas de Pedro Lemebel:Cómo no te voy a querer (o la micropolítica de las barras)” de La esquina es mi corazón. En esa crónica, una loca se escabulle entre los fanáticos de un equipo de fútbol y, mientras ocurre el partido, observa cómo los chongos se toquetean, se desnudan y se frotan al compás de la euforia popular.

En Lemebel, la loca aprovecha el sucundún para meter mano y ser apoyada por los fanáticos erectos; ellos dirían que la erección es por el partido, pura pasión futbolera, y no por estar en medio de algo a lo que, por discreción, jamás llamarían “orgía. Todo marcha bien hasta que se termina el camuflaje de la loca. Los machitos se dan cuenta de que entre ellos hay “un maraco” y, entonces, “enmudece el estadio completo, la pelota se detiene en el aire justo antes de cruzar el travesaño y el alarido de gol queda colgando en la o sin alcanzar el triunfo de la ele. Los jugadores perplejos apuntan a la galería, al centro de la barra brava donde la loca aterrada se ha quedado sin habla. Como un sagrado corazón a la espera del martirio”.

B7BB105C-EFF5-462D-9737-AE6DF5AC2EBFMás allá de la lucidez lemebeliana, está el hecho obvio: no importa que el fútbol sea esencialmente homoerótico, lo importante es que ese homoerotismo no se mencione y mucho menos encarne en nuestra presencia ahí, en las tribunas, en los vestuarios, en la cancha. Tal vez sea esa la razón por la que la FIFA, al programar los campeonatos de una década, decidió que el mundial tuviera lugar dos veces consecutivas en países LGBT-odiantes. Primero Rusia, ahora Qatar.

 La relativa tolerancia que el fútbol internacional nos profesó durante un tiempo se empezó a diluir en expresiones cada vez menos cordiales hasta llegar a la afirmación categórica de Khalid Salman, exfutbolista y actual embajador del mundial de Qatar: “La homosexualidad es una enfermedad mental”.

La cárcel o el armario

Khalid Salman no solo volvió a una definición clausurada en 1990, año en que la Organización Mundial de la Salud (OMS) retiró a la homosexualidad de su lista de enfermedades mentales, sino que recordó la gravedad de mencionarse homosexual en un país donde nuestras identidades LGBT+ están prohibidas por la ley y por la religión.

Unas de las reacciones más notables en contra de estas amenazas ¿veladas? se dejaron oír en Alemania, donde la Asociación de Lesbianas y Homosexuales (LSVD) se proclamó en favor del boicot y les reclamó a las autoridades de su país que desaconsejaran explícitamente viajar a Qatar. Por su parte, el ex jugador alemán Thomas Hitzlsperger, quien en 2013 se mencionó públicamente como homosexual, expresó al semanario Die Zeit un deseo compartido por muches de nosotres desde que se anunció la sede de este mundial: que “algún colega tenga su propio ‘coming out’ (o sea, que salga del armario) en Qatar”. No obstante, consciente de lo que eso podría implicar, Hitzlsperger remarcó: “Pero no invito a nadie a hacerlo”.

Cualquier expresión como la imaginada por Hitzlsperger, en Qatar sería considerada una provocación e incluso un crimen. Allá se nos impone la discreción, la misión de hacer mínima nuestra existencia al punto de que “no se note”. En otras palabras, para evitar la cárcel, allá se nos impone volver al armario.

Distinto sería que un jugador flagrantemente hétero, Messi por ejemplo, se anime a tener cualquier muestra de solidaridad hacia nuestro colectivo. Pero eso también está en el terreno de las fantasías. Públicamente, ningún representante cabal del fútbol argentino dio el más mínimo indicio de reprobar las políticas LGBT-odiantes de Qatar y la FIFA. A ningún vocero parece alarmarle la humillación a la que son sometidos los deportistas sexodisidentes. Quizás asumen que todos ahí son heterosexuales. Quizás no pueden ni imaginar la posibilidad de que entre ellos haya “un maraco”.

En Argentina, no hay cuestiones legales vigentes que se interpongan entre nosotres y la pelota, pero sí hay una cultura que nos borra del imaginario futbolero. ¿Podemos seguir un espectáculo que nos niega incluso como espectadorxs? ¿Es realmente imposible boicotear un evento inscripto en nuestro ADN popular? ¿O es que, como a la loca de Lemebel, la indignación nos puede menos que el entusiasmo por los shortcitos y el franeleo de las tribunas?

La opinión de un fanático

Ariel Heredia es jugador de fútbol en el equipo de los Yacarés. Con 35 años, formó parte de los Dogos, el primer equipo de fútbol gay en Argentina, donde se desempeñó como jugador y también como presidente. Como aficionado del fútbol, y del campeonato mundial en especial, Ariel está dispuesto a bajarle el volumen al ruido que provocan las controversias. Si bien reconoce que, al optar por Rusia y Qatar, “la FIFA no solo refuerza la discriminación, también vuelve a demostrar que predomina el machismo en un mundo que está cambiando en materia de derechos humanos”, su postura no es la del boicot.

Para Ariel, no solo “hay que seguir el mundial” sino que “el deporte es un derecho al que todas las personas que habitan este planeta deberían acceder. No me refiero solo a hacer deporte, también a presenciarlo, a disfrutarlo y a vivirlo”. “Desde hace 14 años, soy militante por los derechos LGBT+ en el deporte. Mi militancia está en construir y habitar espacios seguros y de cuidado entre pares para la existencia de un deporte diverso. Es decir, vivo en carne propia los resultados de una buena construcción en ese sentido”, afirma.

“Necesitamos un mayor compromiso de todas las autoridades del fútbol a nivel internacional”, sostiene Ariel. “En particular, las autoridades de nuestro país deberían enfocarse en la generación de espacios seguros para el deporte diverso y en la enseñanza de ESI para todes les jugadorxs, a ver si así pueden romperse los paradigmas espantosos que nos impusieron y que también, tristemente, nos separan. Porque, si bien el deporte es una hermosa herramienta de unión, en la medida que exista tanta discriminación hacia una parte de la población del planeta, no va a poder lograr su objetivo”.

Homoerotismo confirmado

6458CA4C-C829-4C96-B7D4-EAD4E76A6974Ante la idea de que el fútbol es un deporte esencialmente homoerótico, Ariel no tarda en confirmar: “¡Sin duda! Los jugadores son parte de todo eso y también los fanáticos que los terminan endiosando, todos chongos aparentemente heteroscis midiéndose en base a los estándares y prejuicios que nos impusieron por haber nacido varones”.

Cuando piensa en esos estereotipos, Ariel observa que “son parte de los paradigmas espantosos que mencioné antes. Si jugás al fútbol, todo indica que tenés que ser un machito dominante que persigue la competencia y el exitismo, dos características muy visibles en el estereotipo del jugador de fútbol. Lo peor es que tenemos que romper con eso pero todavía nos seduce muchísimo”.

La cuestión parece ser, como siempre, que nos atrae lo que nos repele. A nosotres y a ellos también. Por eso la confirmación de nuestra presencia en el fútbol les provoca tanto vértigo a los chongos. Para ellos, el homoerotismo es una práctica segura en tanto no haya homosexuales confesos en el sucundún. Nuestra presencia le pone nombre a ese vericueto inconfesable del fanatismo, en el que todos se vuelven un poco trolos. Nuestro deseo expone el suyo, y no nos lo pueden permitir.

Una propuesta para acabar: ya que no podemos escapar del mundial, ya que durante semanas nadie va a hablar de otra cosa, juntémonos a mirarlo pero no lo miremos. Hagamos fiestitas a la hora de los partidos, si total nadie trabaja, si total el mundo se detiene para que gire la pelota. Reunámonos y dejemos los partidos de fondo para gritar nuestros “goles” cuando ellos griten los suyos. Para tener nuestro sucundún mientras los paquis, enajenados, se hacen su paja futbolera. Que ese sea nuestro boicot. Pura pasión futbolera. 

Modelos: Ariel Heredia y Pol Lacube. 
Vestuario: Doble A Lencería masculina
Sastrería Buenos Aires

Fuente Página 12

General, Homofobia/ Transfobia., Islam , , , , , , , , , ,

Recordatorio

Las imágenes, fotografías y artículos presentadas en este blog son propiedad de sus respectivos autores o titulares de derechos de autor y se reproducen solamente para efectos informativos, ilustrativos y sin fines de lucro. Yo, por supuesto, a petición de los autores, eliminaré el contenido en cuestión inmediatamente o añadiré un enlace. Este sitio es gratuito y no genera ingresos.

El propietario del blog no garantiza la solidez y la fiabilidad de su contenido. Este blog es un lugar de entretenimiento. La información puede contener errores e imprecisiones.

Este blog no tiene ningún control sobre el contenido de los sitios a los que se proporciona un vínculo. Su dueño no puede ser considerado responsable.