Archivo

Archivo para Lunes, 7 de enero de 2019

Buscando intimidad

Lunes, 7 de enero de 2019

Del blog de Henri Nouwen:

tumblr_p08wggLR6u1tj74tio2_r1_1280

“Es obvio que uno de los terrenos en que sentimos nuestra ruptura de una manera más dolorosa es en el campo de nuestra sexualidad. Mi propia lucha y la de mis amigos hace patente hasta qué punto es central nuestra sexualidad en relación con la forma de pensar sobre nosotros mismos. Nuestra sexualidad nos revela nuestro deseo inmenso de comunión. Los deseos de nuestro cuerpo —ser tocados por alguien, abrazados y sostenidos por otra persona—, pertenecen a los deseos más profundos del corazón. Y son signos muy concretos de la búsqueda de nuestra identidad como seres único.

/////////////////////////////////////////////////

Cuando todo a nuestro alrededor sobreestimula y extiende hasta el infinito nuestra capacidad sensorial, y cuando lo que se nos ofrece para llenar nuestras necesidades más íntimas generalmente tiene poco de seductor para ellas, no es de extrañar que nos sintamos llenos de fantasías locas, sueños incontrolados y sentimientos y pensamientos perturbadores. En este punto es donde estamos más necesitados y somos más vulnerables, donde experimentamos más ruptura. La fragmentación y comercialización de nuestro medio hace casi imposible encontrar un sitio en el que nuestro ser total —cuerpo, alma y corazón—, pueda sentirse a salvo y protegido.

//////////////////////////////////////////////////

La epidemia del sida es probablemente uno de los síntomas más indicativos de la ruptura que se da dentro de nuestra sociedad contemporánea. En el sida están íntimamente unidas la muerte y la vida en un abrazo violento. Los jóvenes, desesperados por encontrar algún tipo de intimidad, ponen en peligro sus vidas al buscarla.

//////////////////////////////////////////////////////

¿Cómo podemos responder a esta ruptura? Me gustaría sugerir dos medios: primero, haciendo más amistoso nuestro mundo, y luego, poniéndolo bajo el signo de la bendición. Espero que seas capaz de ponerlos en práctica en tu propia vida. Yo lo he intentado constantemente, algunas veces con más éxito que otras. Pero estoy convencido de que estos dos medios apuntan en la buena dirección, en la de poder arreglar el problema de la ruptura”.

*

Henri Nouwen,
Tú eres mi amado (Fragmentos).

la_humanidad_unida

***

"Migajas" de espiritualidad, Espiritualidad ,

Víctor Codina: “Jesús no fue fascista”

Lunes, 7 de enero de 2019

CE9E0397-9360-4D3B-9AAF-A5AA17D18E99“Que la extrema derecha no invoque raíces cristianas, ni confunda al pueblo para formar una ultraderecha eclesial”

“Su evangelio es lo más opuesto a los dirigentes actuales que se autoproclaman únicos Salvadores y Mesías insustituibles”

Víctor Codina. Ya sabemos que es un anacronismo juzgar el pasado con criterios del presente. Históricamente el fascismo nace como un movimiento político-social italiano, después de la primera guerra mundial.

Etimológicamente el fascismo tiene relación con los fasces romanos, insignia del cónsul romano que se componía de un conjunto de 30 varas de madera fina, atadas con una cinta de cuero rojo que formaban como un cilindro que sujetaba una segur o hacha.

Sin duda, Jesús vivió en Palestina bajo el poder de los fasces del Imperio romano.

En realidad, como ya decía Eco en 1995, el fascismo es un término muy amplio, una especie de collage, que sirve para nombrar a diversas ideologías totalitarias que defienden el culto a la tradición y el rechazo de lo moderno, la negación de la diversidad, el miedo a la diferencia, la apelación a los que se sienten frustrados económicamente, el machismo, un populismo selectivo contra el parlamentarismo, la acción por la acción y el grito de “¡viva la muerte!”.

A estas características de Eco, otros autores, como Andrés Ortega (El País 23 de diciembre de 2018) añaden hoy al fascismo el nacionalismo sin compromiso (we first), el racismo antiinmigratorio (sobre todo antimusulmán), el supremacismo blanco, la homofobia y el machismo, la negación del cambio climático, el liderazgo fuerte, el autoritarismo, el rechazo del poder judicial independiente, la crítica a los medios críticos y a la libertad de información, la afirmación religiosa cristiana de cuño fundamentalista, (católica, evangélica y ortodoxa) y la política del miedo.

Algunos autores hablan de que el fantasma del fascismo amenaza al mundo de hoy e incluso ven cierta semejanza con lo que en los años 30 sucedió en Europa.

Todas estas nominaciones y aproximaciones son cuestionables, pero lo que sí es cierto es que la extrema derecha se va implantando en Europa y América de modo alarmante. Y que en algunos casos dice apoyarse en raíces cristianas y quiere formar a jóvenes bajo la bandera de una extrema derecha política cristiana y eclesial.

El mensaje y el estilo de Jesús es lo más opuesto al fascismo: habla de amor y fraternidad, justicia, preferencia por los últimos, humildad, servicio, comunidad, perdón, respeto a los diferentes, confianza y alegría sin miedo ni violencia, defensa de mujeres y descartados sociales, defensa de la libertad y crítica de los poderosos que oprimen al pueblo y luego se hacen llamar bienhechores. El evangelio de Jesús es lo más opuesto al Duce, al Führer, al Caudillo “por la gracia de Dios”, a los dirigentes actuales que se autoproclaman únicos Salvadores y Mesías insustituibles y necesarios.

Y aunque Jesús murió por instigación de la teocracia de las autoridades religiosas judías, fue el procurador romano Poncio Pilato que actuaba en nombre y defensa del César quien lo condenó a muerte por sedicioso y defensor de un reino que, aunque no era de este mundo, cuestionaba la Pax Romana.

Por esto es muy significativo que, en el credo, símbolo de la fe cristiana, se diga que Jesús murió bajo el poder de Poncio Pilato. Algunos se escandalizan de que en el credo se nombre a Poncio Pilato junto al Dios Padre creador de cielo y tierra, junto a Jesucristo que nació de María virgen y junto al Espíritu Santo presente en la Iglesia y la vida eterna. Pero esta afirmación de Poncio Pilato en el credo, más allá de afirmar la historicidad de la figura de Jesús, indica que Jesús fue víctima de los fasces del Imperio romano.

Y aunque a lo largo de la historia, la Iglesia lamentablemente ha sucumbido muchas veces al autoritarismo, al fundamentalismo, a la autorreferencialidad y al clericalismo, no podemos olvidar que los mártires de los primeros siglos murieron por negarse a quemar incienso ante la imagen del César, ya que para ellos Jesús era el único Salvador y Señor, el único Kyrios.

Actualmente el papa Francisco condena el clericalismo como “la lepra de la Iglesia”, defiende una Iglesia pobre y de puertas abiertas, poliédrica y pirámide invertida con el pueblo arriba y la jerarquía abajo, una Iglesia que profesa la misericordia, el cuidado de la casa común, la libertad, la opción por los pobres y descartados y la alegría del evangelio. Estamos ante las antípodas de una extrema derecha fascista.

Que la extrema derecha no invoque raíces cristianas, ni confunda al pueblo para formar una ultra derecha cristiana y eclesial. Jesús no se adhirió jamás a lo que luego se llamaría fascismo, sino que fue víctima del poder de los fasces del Imperio romano, bajo el poder de Poncio Pilato.

Imagen extraída de: ClipArt ETC

Fuente Cristianisme i Justícia

Espiritualidad , ,

“¿Figuritas de porcelana? Mejor un geyperman”, por Carlos Osma

Lunes, 7 de enero de 2019

geypermanDe su blog Homoprotestantes:

Que la ignorancia es atrevida quizás justifique afirmaciones, artículos o manifestaciones varias contra la educación sexual inclusiva en los centros educativos. O, más bien, contra lo que los grupos de (re)presión conservadores (mal)llaman ideología de género. “Estamos preocupados por la educación de nuestros hijos”, “solo aceptamos lo que dice la ciencia, que se nace hombre o mujer, que no se nace neutro”, “no queremos que miembros del lobby LGTBIQ adoctrinen a nuestros hijos en las escuelas”, etc., etc.… Estos son algunos de los comentarios que se escuchan de padres y madres que, hasta ahora, pensaban que preocuparse de la educación de sus hijos e hijas era llevarlos al colegio, que la última vez que abrieron un libro de ciencia Plutón era considerado un planeta del Sistema Solar, y que serían incapaces de explicar que significan las siglas LGTBIQ, y mucho menos poner una cara conocida a cada una de estas siglas.

Cuando era pequeño en la habitación de mis padres había unas figuras de porcelana decorando la cómoda. La verdad es que no recuerdo exactamente si fue un regalo que les hicieron en su boda, pero para mi madre eran como un tesoro. Jamás llegué a comprender esos gustos tan delicados de mis padres al decorar su habitación. “Se mira, pero no se toca” me decían, aunque en principio no se me pasaba por la cabeza tocar aquellas, para mí, espantosas porcelanas. En la mesita de noche de mi habitación yo ponía mi geyperman[1] después de haber estado jugando con él todo el día. Era mi juguete preferido. Tenía unos músculos que me encantaba tocar, una barba estupenda y, a veces, le ponía las mallas de las muñecas de mi hermana para que le estilizaran sus fibradas piernas. Mi geyperman, a diferencia de la porcelana de mis padres, soportaba cualquier contratiempo, e incluso cuando lo montaba en su coche y lo lanzaba contra la pared imaginando un accidente terrible, o lo tiraba por las escaleras pensando que se despeñaba por un precipicio, jamás se hacía un rasguño. ¿Quién quería unas delicadas figuras de porcelana en su cómoda pudiendo tener un geyperman a prueba de bomba?

Traigo esta historia a colación porque siempre he tenido la sensación de que las personas LGTBIQ nos parecemos bastante a ese juguete que tenía de pequeño. Mostrando músculo o sin tener ninguno, con corbata o mallas de muñeca, con bigote o sin él, nuestra vida ha recibido tantos golpes como los que padeció mi geyperman. Golpes que nos podrían haber destrozado para siempre: insultos, agresiones, negación, caricaturización, rechazo familiar… Y no diré que estamos nuevas, pero sí que ha quedado muy claro que nuestra identidad no hay dios que la cambie. Será que estamos hechos de plástico duro, pero toda la presión que la heteronormatividad ha intentado poner sobre nosotras, nos ha podido hacer mucho más difícil el camino, ha podido encerrarnos en un armario, enfermarnos, o a algunas lamentablemente, les ha podido llevar a la muerte; sin embargo nuestra identidad LGTBIQ se ha mantenido inalterable.

Pero cuando veo la forma con la que algunos colectivos pretenden proteger y afirmar la superioridad de la heterosexualidad o de las personas cisgénero[2] (por poner dos ejemplos) en los centros educativos, me acuerdo de las aburridísimas figuras de la cómoda de mis padres. ¿Qué tendrá la heterosexualidad o el binarismo de género para necesitar tanto cuidado? ¿Será que están hechas de porcelana a diferencia del plástico duro con el que estamos construidas las personas LGTBIQ? Si no sirvió de nada toda la presión que recibimos desde pequeñas para que nuestra identidad disidente fuera reorientada a lo que la santísima heteronormatividad consideraba divino: ¿explicar diversidad sexual y de género acabará con las personas heterosexuales y cisgénero? ¿De verdad que, si le decimos a una niña heterosexual que también existen niñas lesbianas, está se lanzará en brazos de la peligrosísima mujer que ha venido a su colegio para enseñarles diversidad sexual? ¿Alguien realmente cree que su hijo querrá ser una mujer si le explicamos que sus genitales no determinan que sea un hombre? ¿Tan sensible e inestable es la heterosexualidad? ¿Tan maleable es la identidad género? A mí tanto miedo e inseguridad me parece extraño. Y tanta utilización de menores para imponer una mirada tan estrecha de la realidad me parece obsceno.

Una tarde que mis padres no estaban, mi hermano se subió a una bicicleta, se puso una capa y empezó a dar vueltas por toda la casa mientras mi hermana y yo le perseguíamos. El último lugar al que entró montado en la bici fue la habitación de mis padres, y con la capa que llevaba tiró una de las figuras de porcelana al suelo rompiéndola en pedazos. La figura era horrible, pero quedó todavía peor cuando la recompusimos intentando pegar los trozos con harina y agua a falta de pegamento. Después me fui a mi habitación a jugar con mi geyperman y a esperar que mis padres volvieran a casa y no descubrieran el destrozo. Mi esperanza se truncó rápido, y tras el castigo (in)merecido, vi como mi madre tiraba a la basura la figura que tanto nos había costado reconstruir. Y es que, la porcelana, a diferencia de mi geyperman el día que perdió una pierna y se la pegué con un trozo de celo, o está intacta o pierde todo su valor.

Parece ser que hay gente que entiende la heterosexualidad y la identidad de género como una figura de porcelana. Pero lo que necesitan niñas y niños es poder expresarse, jugar y vivir. Y todo esto no se lleva bien con figuritas tan frágiles. La mejor forma de protegerles y evitarles sufrimientos absurdos, es permitiéndoles que se muestren tal y como son en un ambiente de respeto. Las diversas identidades son de plástico duro, resistentes a toda coacción. Pero es responsabilidad de los adultos que esas identidades puedan vivirse de forma positiva, integradora y respetuosa. Quienes quieren imponer una ideología de la exclusión en las escuelas son un peligro, una amenaza. Qué se pregunten de donde vienen sus miedos e inseguridades, en vez de intentar trasmitírsela a nuestras hijas e hijos.

Carlos Osma

Notas:

[1] Muñeco articulado muy popular en los años 70 y principios de los 80.

[2] Sexo macho-identidad de género hombre o sexo hembra-identidad de género mujer.

Compartir

Espiritualidad , ,

Perú: Padre mató a balazos a su hijo de 17 años porque era gay

Lunes, 7 de enero de 2019

8E379475-A825-438A-8221-4AAFE3BD83DBCarlos Bruce sobre padre que asesinó a hijo homosexual: “Esto logra ‘Con mis hijos no te metas'”

Humberto Herrera Altamirano disparó contra el menor de edad e hirió a su pareja, quien intentó defender a su hijo del ataque.

Una víctima más del odio y la discriminación. Un adolescente de solo 17 años fue asesinado a balazos por su propio padre porque no aceptaba su homosexualidad.

 El lamentable suceso ocurrió en el Barrio San Juan del Caserío Alto Pachiza, en el distrito de Saposoa, departamento de San Martín, donde el menor vivía junto a sus progenitores.

En un video publicado por Televisión Tarapoto, se escucha cómo Humberto Herrera Altamirano dispara contra M.H.M.F. y luego, se pone a pedir perdón a Dios por lo que hizo.

“Perdóname señor, padre santo, por todo lo que he cometido en esta tierra y en esta vida, te pido que lo cuides a mi hijito, cuídalo padre no lo desampares, ayúdame señor, dale consuelo”, se le escucha gritar al sujeto.

Humberto Herrera Altamirano también disparó contra la madre del menor, Margarita Muñoz Fernández (52), quien intentó defender a su hijo hasta el final. El cadáver del asesino fue hallado con signos de haberse suicidado.

De acuerdo con Mano Alzada, se trataría del primer crimen de odio del año 2019 contra una persona de la comunidad LGTBIQ.

La vocera de la Red Peruana TLGB sostuvo que, extraoficialmente, el año pasado se registró entre ocho y doce asesinatos por homofobia.

El odio y el rechazo a la comunidad gay no tiene cuando acabar en nuestro país. Recientemente un adolescente de 17 años fue asesinado a balazos por su padre porque no aceptaba su homosexualidad. Este hecho que sucedió en el departamento de San Martín causó gran conmoción a nivel nacional y la  Red Peruana TLGB (transexuales, lesbianas, gays y bisexuales)  se pronunció al respecto.

“Por las evidencias que vamos recogiendo como sociedad civil, podemos notar que los homosexuales y transgéneros que son adolescentes, usualmente, sufren una violencia en sus casas por sus familias. Esto sucede porque son personas que dependen de sus padres y son rechazados por ellos”, declaró Maribel Reyes Pérez, vocera de la Red Peruana TLGB a Perú21.

 “En el caso de crímenes de odio a las personas mayores que son gays, los patrones de violencia son distintos. En este caso del adolescente es lamentable porque el nivel de violencia ha sido el máximo”, agregó.

La vocera de la Red Peruana TLGB también indicó que extraoficialmente el año pasado se registró entre 8 y 12 asesinatos por homofobia y transfobia a nivel nacional.

“Hace un par de año un pastor dio entender que siete muertes era poca cosa, pero en el Perú no debería haber ninguna muerte por Homofobia o transfobia “, mencionó.

Maribel Reyes Pérez  también manifestó que el Estado debería tener políticas para acabar con la homofobia.

“El Estado es el primer llamado para proteger a las poblaciones TLGB o LGBTI. Debe implementar políticas educativas para erradicar todo tipo de violencia racista, homofóbica o de cualquier índole. Se tiene que castigar con más severidad los crímenes de odio”, precisó.

El congresista de Peruanos por el Kambio Carlos Bruce fue crítico al referirse sobre la noticia de un padre que asesinó a su hijo al enterarse que era homosexual en la región San Martín.

El legislador escribió en su cuenta de Twitter y cuestionó al colectivo ‘Con mis hijos no te metas’ e indicó que si el padre hubiera tenido una correcta educación sobre la orientación sexual no hubiera ocurrido un asesinato.

“Esto es lo que logra ‘Con mis hijos no te metas’. Si a este padre le hubieran enseñado en la escuela que la orientación sexual de una persona no la hace ni mejor ni peor y qué hay que ser tolerantes y no discriminar, hoy no tendríamos dos personas muertas y una familia destruida”, reza el tuit.

Fuente Perú 21/Diario Correo

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , ,

Aradillas, sobre la homofobia de Reig Pla: “Las homilías pronunciadas por los obispos ‘oficiales’ carecen de evangelio”

Lunes, 7 de enero de 2019

reig-pla“Dejemos de lado los conservadurismos beligerantes e irreligiosos”

“Las patochadas que se pronuncian con dinero público en los medios demandan moderación y mesura”

(Antonio Aradillas).- Raro -rarísimo- es el día en el que algún, o algunos, miembros de le jerarquía eclesiástica no salten a los lugares-espacios de privilegio de los medios de comunicación social, en su rica variedad de versiones técnicas, para dejar contundente y “oficial” constancia de cuanto piensan, o se les ocurre, con sus correspondientes letanías de admoniciones, advertencias o “mónitums” condenatorios, nada menos que “en el nombre de Dios”. La reflexión sobre el tema adquiere notoria importancia eclesial en los últimos tiempos.

¡Faltaba más! La libertad es conquista-reconquista constitucional para todos, por tanto, también para los obispos, por lo que, absurda y ofensiva ensoñación y pecado sería la sola duda de su utilidad y uso en las relaciones humanas, lo mismo dentro que fuera de la Iglesia.

Esto no obstante, es justo reconocer que precisamente ni fue, ni sigue siendo la Iglesia, academia de libertad, con inclusión de la prensa en general. Si alguna institución y sus representantes se han distinguido por limitar, y aún cercenar, con los procedimientos humanos y divinos más efectivos, la difusión del pensamiento, son quienes se apellidan de alguna manera “católicos, apostólicos y romanos”, con irreverente mención para su jerarquía. Hasta en el martirologio -“Año Cristiano”- hay constancia de realidad tan dramática.

Para quienes lo de patochada pueda sonarles ásperamente, basta y sobra con releer la definición académica de tal substantivo femenino, que refiere que se trata lisa y llanamente de “un hecho o dicho tonto, disparatado o inoportuno”. Por supuesto que nadie, por sabio y santo que sea, y así de presente ante fieles e infieles, puede permitirse el lujo de que está, y estará, exento “por los siglos de los siglos” de que les sea aplicada a su acción alguno de los referidos adjetivos.

Llama la atención sobre todo, que sistemáticamente sean los mismos obispos a quienes se les inste y permita participar en los medios de comunicación social oficiales -estatales o autonómicos-, para usar-abusar- del sacramento de la predicación-evangelización en una determinada dirección, dejando siempre a salvo cualquier interpretación de tipo político no coincidente con la encarnada en las ideología y comportamientos de sus responsables de turno.

Como en los santos evangelios no ha lugar a patochadas de ninguna clase, de su invitación oficial para su proclamación quedan apartados sistemáticamente quienes no se hayan distinguido sino por su cerril conservadurismo por vocación, avalados además por los votos y procedimientos que se dicen democráticos. Por muy inoportuno y asilvestrado que sea tal conservadurismo, mejor que mejor. Los cargos, por cargos, son siempre conservadores a ultranza, al igual que sus estipendios. Es triste e irreformable ley de vida, de “dignidad” y de mando.

No sé si les pasó por el pensamiento a los “dicentes” de las patochadas, si la invitación efectuada responde en el fondo a la programación satánica que tienen la mayoría de los partidos políticos, de que la Iglesia quede siempre en mal lugar ante quienes escuchan tantas y tales doctrinas decrépitas, absolutamente nada evangélicas, con interpretaciones siempre condenatorias, tristes y temerosas, que espantan a los televidentes, los desculturaliza y les insta y ayuda “a vivir en el mejor de los mundos”, con sus peregrinaciones, rezos, estaciones de penitencia y leyendas áureas relacionadas con sus santos y santas patronos.

Normalmente las homilías pronunciadas por los obispos oficiantes “oficiales” de siempre, carecen de evangelio. No son eclesiales. Ni son de este, y para este mundo. Les sobran adjetivos y adverbios, además de mitras, báculos, incensarios, títulos, capas magnas, colorines, liturgias y alguna que otra frase en latín. Las homilías de las misas “oficiales” son todas ellas otros tantos panegíricos. No enseñan. Distraen, divierten y, en ocasiones, hasta sobornan.

El resto de los hermanos en el episcopado deberían cursar denuncias o quejas al Presidente de la Conferencia Episcopal, al Nuncio de SS. o a quien sea, haciéndoles ver que así, y con estas patochadas, no se predica en la Iglesia y que el evangelio merece otra traducción, interpretación, destino, trato y aplicación distinta a que la que les interesa a los políticos de turno y a los “católicos de toda la vida”, dejando definitivamente de lado conservadurismos indigentes, beligerantes, irreligiosos y ateos.

La tarea del Presidente de la Conferencia Episcopal, no como censor, sino en calidad de colega y amigo, podría y debería extender su gestión a la esfera pastoral de aquellos obispos que siguen interpretando la palabra de Dios ocupados en los titulares que sus palabras generarán en los medios de comunicación.

Las patochadas -sí, patochadas-, al menos las que se pronuncian y pontifican con dinero público en los medios “oficiales”, por los “elegidos” de casi siempre, demandan moderación y mesura. Evangelio y cordura. Preparación, presentimiento y valoración de los efectos que han de producir en la opinión pública y si esta es de risa, de farándula o de escándalo. A cualquier editorial se le ocurrirá pronto recopilar al amparo del título “Patochadas episcopales”, una colección de homilías, discursos y declaraciones pontificales, con el presentimiento comercial de que la iniciativa bibliográfica le proporcionará pingües beneficios.

Fuente Religión Digital

General, Homofobia/ Transfobia., Iglesia Católica , , ,

Recordatorio

Las imágenes y fotografías presentadas en este blog son propiedad de sus respectivos autores o titulares de derechos de autor y se reproducen solamente para efectos informativos, ilustrativos y sin fines de lucro. Yo, por supuesto, a petición de los autores, eliminaré el contenido en cuestión inmediatamente o añadiré un enlace. Este sitio es gratuito y no genera ingresos.

El propietario del blog no garantiza la solidez y la fiabilidad de su contenido. Este blog es un lugar de entretenimiento. La información puede contener errores e imprecisiones.

Este blog no tiene ningún control sobre el contenido de los sitios a los que se proporciona un vínculo. Su dueño no puede ser considerado responsable.