Inicio > Espiritualidad > “¿Figuritas de porcelana? Mejor un geyperman”, por Carlos Osma

“¿Figuritas de porcelana? Mejor un geyperman”, por Carlos Osma

Lunes, 7 de enero de 2019

geypermanDe su blog Homoprotestantes:

Que la ignorancia es atrevida quizás justifique afirmaciones, artículos o manifestaciones varias contra la educación sexual inclusiva en los centros educativos. O, más bien, contra lo que los grupos de (re)presión conservadores (mal)llaman ideología de género. “Estamos preocupados por la educación de nuestros hijos”, “solo aceptamos lo que dice la ciencia, que se nace hombre o mujer, que no se nace neutro”, “no queremos que miembros del lobby LGTBIQ adoctrinen a nuestros hijos en las escuelas”, etc., etc.… Estos son algunos de los comentarios que se escuchan de padres y madres que, hasta ahora, pensaban que preocuparse de la educación de sus hijos e hijas era llevarlos al colegio, que la última vez que abrieron un libro de ciencia Plutón era considerado un planeta del Sistema Solar, y que serían incapaces de explicar que significan las siglas LGTBIQ, y mucho menos poner una cara conocida a cada una de estas siglas.

Cuando era pequeño en la habitación de mis padres había unas figuras de porcelana decorando la cómoda. La verdad es que no recuerdo exactamente si fue un regalo que les hicieron en su boda, pero para mi madre eran como un tesoro. Jamás llegué a comprender esos gustos tan delicados de mis padres al decorar su habitación. “Se mira, pero no se toca” me decían, aunque en principio no se me pasaba por la cabeza tocar aquellas, para mí, espantosas porcelanas. En la mesita de noche de mi habitación yo ponía mi geyperman[1] después de haber estado jugando con él todo el día. Era mi juguete preferido. Tenía unos músculos que me encantaba tocar, una barba estupenda y, a veces, le ponía las mallas de las muñecas de mi hermana para que le estilizaran sus fibradas piernas. Mi geyperman, a diferencia de la porcelana de mis padres, soportaba cualquier contratiempo, e incluso cuando lo montaba en su coche y lo lanzaba contra la pared imaginando un accidente terrible, o lo tiraba por las escaleras pensando que se despeñaba por un precipicio, jamás se hacía un rasguño. ¿Quién quería unas delicadas figuras de porcelana en su cómoda pudiendo tener un geyperman a prueba de bomba?

Traigo esta historia a colación porque siempre he tenido la sensación de que las personas LGTBIQ nos parecemos bastante a ese juguete que tenía de pequeño. Mostrando músculo o sin tener ninguno, con corbata o mallas de muñeca, con bigote o sin él, nuestra vida ha recibido tantos golpes como los que padeció mi geyperman. Golpes que nos podrían haber destrozado para siempre: insultos, agresiones, negación, caricaturización, rechazo familiar… Y no diré que estamos nuevas, pero sí que ha quedado muy claro que nuestra identidad no hay dios que la cambie. Será que estamos hechos de plástico duro, pero toda la presión que la heteronormatividad ha intentado poner sobre nosotras, nos ha podido hacer mucho más difícil el camino, ha podido encerrarnos en un armario, enfermarnos, o a algunas lamentablemente, les ha podido llevar a la muerte; sin embargo nuestra identidad LGTBIQ se ha mantenido inalterable.

Pero cuando veo la forma con la que algunos colectivos pretenden proteger y afirmar la superioridad de la heterosexualidad o de las personas cisgénero[2] (por poner dos ejemplos) en los centros educativos, me acuerdo de las aburridísimas figuras de la cómoda de mis padres. ¿Qué tendrá la heterosexualidad o el binarismo de género para necesitar tanto cuidado? ¿Será que están hechas de porcelana a diferencia del plástico duro con el que estamos construidas las personas LGTBIQ? Si no sirvió de nada toda la presión que recibimos desde pequeñas para que nuestra identidad disidente fuera reorientada a lo que la santísima heteronormatividad consideraba divino: ¿explicar diversidad sexual y de género acabará con las personas heterosexuales y cisgénero? ¿De verdad que, si le decimos a una niña heterosexual que también existen niñas lesbianas, está se lanzará en brazos de la peligrosísima mujer que ha venido a su colegio para enseñarles diversidad sexual? ¿Alguien realmente cree que su hijo querrá ser una mujer si le explicamos que sus genitales no determinan que sea un hombre? ¿Tan sensible e inestable es la heterosexualidad? ¿Tan maleable es la identidad género? A mí tanto miedo e inseguridad me parece extraño. Y tanta utilización de menores para imponer una mirada tan estrecha de la realidad me parece obsceno.

Una tarde que mis padres no estaban, mi hermano se subió a una bicicleta, se puso una capa y empezó a dar vueltas por toda la casa mientras mi hermana y yo le perseguíamos. El último lugar al que entró montado en la bici fue la habitación de mis padres, y con la capa que llevaba tiró una de las figuras de porcelana al suelo rompiéndola en pedazos. La figura era horrible, pero quedó todavía peor cuando la recompusimos intentando pegar los trozos con harina y agua a falta de pegamento. Después me fui a mi habitación a jugar con mi geyperman y a esperar que mis padres volvieran a casa y no descubrieran el destrozo. Mi esperanza se truncó rápido, y tras el castigo (in)merecido, vi como mi madre tiraba a la basura la figura que tanto nos había costado reconstruir. Y es que, la porcelana, a diferencia de mi geyperman el día que perdió una pierna y se la pegué con un trozo de celo, o está intacta o pierde todo su valor.

Parece ser que hay gente que entiende la heterosexualidad y la identidad de género como una figura de porcelana. Pero lo que necesitan niñas y niños es poder expresarse, jugar y vivir. Y todo esto no se lleva bien con figuritas tan frágiles. La mejor forma de protegerles y evitarles sufrimientos absurdos, es permitiéndoles que se muestren tal y como son en un ambiente de respeto. Las diversas identidades son de plástico duro, resistentes a toda coacción. Pero es responsabilidad de los adultos que esas identidades puedan vivirse de forma positiva, integradora y respetuosa. Quienes quieren imponer una ideología de la exclusión en las escuelas son un peligro, una amenaza. Qué se pregunten de donde vienen sus miedos e inseguridades, en vez de intentar trasmitírsela a nuestras hijas e hijos.

Carlos Osma

Notas:

[1] Muñeco articulado muy popular en los años 70 y principios de los 80.

[2] Sexo macho-identidad de género hombre o sexo hembra-identidad de género mujer.

Compartir

Espiritualidad , ,

  1. Sin comentarios aún.
  1. Sin trackbacks aún.
Debes estar registrado para dejar un comentario.

Recordatorio

Las imágenes y fotografías presentadas en este blog son propiedad de sus respectivos autores o titulares de derechos de autor y se reproducen solamente para efectos informativos, ilustrativos y sin fines de lucro. Yo, por supuesto, a petición de los autores, eliminaré el contenido en cuestión inmediatamente o añadiré un enlace. Este sitio es gratuito y no genera ingresos.

El propietario del blog no garantiza la solidez y la fiabilidad de su contenido. Este blog es un lugar de entretenimiento. La información puede contener errores e imprecisiones.

Este blog no tiene ningún control sobre el contenido de los sitios a los que se proporciona un vínculo. Su dueño no puede ser considerado responsable.