Inicio > Homofobia/ Transfobia. > La mentira Ex-gay

La mentira Ex-gay

Martes, 4 de noviembre de 2014

repositorio_obj_3534_1396625412Si tenéis ganas de indignaros, en Religión en Libertad nos muestran el caso de un supuesto “exgay”.  En Cristianos Gays ya hemos hablado bastante acerca de esta falacia, pero ahora podéis leer  en vivo y en directo la obsesión homófoba de algunos “profesionales“… Por supuesto, no ponemos el enlace que va a la página de una “profesional” para no darle publicidad gratuita ni colaborar con este espanto… Indigna que la frustración de algunos les lleve a frustrar a los demás…

La homosexualidad no se “cura”: Nueve ‘ex gays’ famosos reconocen que las terapias para ‘curar’ la homosexualidad son un fraude

Desmontando el fenómeno del ‘Movimiento Ex Gay

Exgays: el peligroso testimonio de quienes dejan el ‘estilo de vida gay’

Homofobia Ex-Gay

El Ministerio de Salud de Israel advierte sobre los peligros de las terapias para ‘curar la homosexualidad’

Marcos, Dios te ama

Un psiquiatra en el armario

La vida ex-gay es una mentira

Víctimas de la homofobia

Aquí el  texto:

Alejandro ha vivido inmerso muchos años en el mundo gay.

Estoy segura de que estas páginas de su cuaderno nos dejarán entrever vivencias y experiencias de gran valor.

Unos se verán calcados o al menos identificados, otros podrán comprender mejor lo que una persona con AMS (con sentimientos homosexuales) no deseados vive interiormente.
Nos irá contando el antes, durante y el después de la terapia.
Agradezco a Alejandro el esfuerzo y generosidad que supone poner en unas páginas su propia experiencia “en vivo y en directo”.

Este cuaderno de terapia también dará respuesta a “delicados” comentarios que recibo por la web.

Alejandro vino a la terapia por su propio pie y haciendo honor a lo más grande del ser humano, SU LIBERTAD.

El reto de Alejandro

Hola a todos, lo primero presentarme.

Me llamo Alejandro. Soy un chico de 40 años que vive en Madrid. Sí, he dicho chico, porque me siento muy joven, lleno de alegría y con ganas de hacer todavía muchos planes, proyectos y cumplir algún que otro reto.

Y uno de los retos es precisamente dejar atrás mi atracción por personas de mi mismo sexo. Llevo casi seis meses charlando con Elena Lorenzo. A veces nos hemos reído mucho, algo que ayuda porque al principio fue algo difícil, luego fue fluyendo más fácilmente.

He querido empezar ahora, y no antes, a poner por escrito mi experiencia en este reto personal, para poder tener cierta perspectiva y no precipitarme al describir mis sentimientos iníciales.

Como os decía, yo soy una persona muy vital, llena de energía, entusiasta y con actividad poco habitual. Pero siempre había algo en mí que hacía algo de sombra a toda esa alegría con la que vivía y transmitía todo. Esa sombra era saberme distinto al resto de las personas que tenía en mi entorno, tanto familiares como amigos, compañeros de universidad o de trabajo. Veía que a todos les gustaba lo opuesto a ellos: a mis amigos las chicas y a mis amigas, ellos. Igual que a mí.

Al principio no fue así. En el colegio no sentía tanto la atracción con personas de mi mismo sexo, sino que vivía más pendiente de que mis compañeros no se metieran conmigo por mi forma de ser, no me refiero a mis amigos. Tenía una forma de ser menos varonil que ellos, pero sin ser afeminado o débil y más sensible de lo que uno es en la adolescencia.

Es cierto que veía algo raro en mí con respecto a mis compañeros cuando mis sentimientos se aceleraban en las duchas de los vestuarios en los entrenamientos de baloncesto, o cuando veía alguna película en la que el protagonista, (y no la protagonista) era muy atractivo.

El caso, ya en la universidad tuve mis primeros escarceos sexuales espontáneos con chicos en los baños. Al principio me sentí muy mal, avergonzado y dándome asco de mi mismo por hace algo tan contra natura. Era obvio que no era muy correcto y así lo viví durante casi un año y medio, negándome a volver a hacerlo pero acudiendo de nuevo a esas actividades, siempre de forma anónima y furtiva.

Con el tiempo esto se convirtió más en un acto de ligar, de gustar y de tener éxito que sexual. Aunque no niego que también disfrutara del sexo.

Al final del cuarto año de Derecho me comenzó a gustar un compañera de clase, con la suerte de que el interés fue mutuo. Así que decidí salir con ella, más como una nueva experiencia y un reto para superar esa atracción que sentía por los chicos que como algo natural. No me fue mal, pero aunque mi experiencia afectiva fue normal con ella, no hubo sexo. Al acabar la carrera cada uno se fue por su lado. Ella a Suiza y yo a aprender inglés a Portsmouth (Inglaterra). Allí, al estar sólo y en una nueva etapa de mi vida, comencé a ir a bares gays que localizaba en los periódicos locales. Poco a poco me fui adentrando en ese mundo. Me sentía a gusto y con más seguridad ya que era el “rey del mambo” pues tenía mucho éxito. Dejé los momentos en los baños y pasé al de los dormitorios.

A mi vuelta de Inglaterra me introduje en el mundo del Chueca, con todo lo que ello conlleva: bares, discotecas, sauna, algún que otro cuarto oscuro… Así pasaron unos doce años.

He de deciros que, con todo esto, mi conciencia no paraba de decirme que no estaba bien. Esto no me traía felicidad ni estaba a gusto conmigo mismo. El mundo gay es muy frívolo, muy exigente con el físico, con tener que ser como el resto de los gays: pensar y disfrutar con lo mismo que ellos. Si no, eres algo raro o friky. Tienes que estar siempre en la cresta de la ola. En la cresta de ser el que más salga, más sexo tengas, mas ligues o más fashion seas. Al final acaba siendo como una familia que te va imponiendo sus modos de proceder o ser.

Tuve tres parejas de unos dos o tres años y la verdad es que no me llenaron nada. Lo pasé bien, lo reconozco, pero no es lo mismo que sentirse pleno, tranquilo, sereno. Además por lo que experimenté con mis parejas y con lo que vi en decenas de parejas de mis amigos gays, todos son puros parches afectivos en donde se busca más uno mismo que la felicidad y realización del otro. No se valora y se desarrolla la complementariedad si no el hacer del otro el yo que no he sido o no puedo ser. Se busca sobretodo no sentirse solo (fines de semana, puentes, o vacaciones).

Si a esto le añadimos las infidelidades constantes de cualquier pareja gay (todas las parejas a partir del primer o segundo año se ponen los cuernos o se hacen “parejas abiertas” al ser incapaces de vivir en exclusividad emocional y física), pues la verdad es que acabé tan asqueado y desilusionado de ese mundo de fuegos artificiales que tomé la decisión de acabar con todo este guateque que me había montado en mi vida y buscar un salida.
Pero esto ya os lo contaré en las siguientes páginas del cuaderno. Con lo contado arriba solo he buscado presentarme a vosotros. Estoy seguro que muchos os habéis sentido descritos.

Si quieres conocer más sobre la AMS no deseada y la terapia de cambio visítame en…

Homofobia/ Transfobia. , , , ,

  1. Sin comentarios aún.
  1. Sin trackbacks aún.
Debes estar registrado para dejar un comentario.

Recordatorio

Las imágenes y fotografías presentadas en este blog son propiedad de sus respectivos autores o titulares de derechos de autor y se reproducen solamente para efectos informativos, ilustrativos y sin fines de lucro. Yo, por supuesto, a petición de los autores, eliminaré el contenido en cuestión inmediatamente o añadiré un enlace. Este sitio es gratuito y no genera ingresos.

El propietario del blog no garantiza la solidez y la fiabilidad de su contenido. Este blog es un lugar de entretenimiento. La información puede contener errores e imprecisiones.

Este blog no tiene ningún control sobre el contenido de los sitios a los que se proporciona un vínculo. Su dueño no puede ser considerado responsable.