Archivo

Archivo para Miércoles, 21 de diciembre de 2022

No estoy yo solo.

Miércoles, 21 de diciembre de 2022
Comentarios desactivados en No estoy yo solo.

raudur.tumblrcom

Tras el temblor opaco de las lágrimas,
no estoy yo solo.
Tras el profundo velo de mi sangre,
no estoy yo solo.

Tras la primera música del día,
no estoy yo solo.
Tras la postrera luz de las montañas,
no estoy yo solo.

Tras el estéril gozo de las horas,
no estoy yo solo.
Tras el augurio helado del espejo,
no estoy yo solo.

No estoy yo solo; me acompaña, en vela,
la pura eternidad de cuanto amo.
Vivimos junto a Dios eternamente.

*

Vísperas, Jueves de la II semana del Tiempo Ordinario

***

"Migajas" de espiritualidad, Espiritualidad ,

“8.000 millones de habitantes”, por José Arregi

Miércoles, 21 de diciembre de 2022
Comentarios desactivados en “8.000 millones de habitantes”, por José Arregi

demografiaLeído en su blog Umbrales de Luz:

Por primera vez en la historia de la Tierra, escrita en fuego, agua y vida, los Homo Sapiens, una especie muy reciente, hemos sobrepasado la barrera de los 8.000 millones de habitantes. No me parece ningún hito glorioso, sino una inquietante señal de alarma. No tenemos nada que celebrar, y sí mucho que recapacitar en todos los órdenes. El dato nos coloca ante graves y complejos desafíos éticos, ecológicos, filosóficos, también religiosos. Apunto 4 de los más decisivos.

1. El ritmo de crecimiento es insostenible. Se calcula que al final del Paleolítico, hace unos 12.000 años, antes de la revolución neolítica que se produjo con la agricultura y la ganadería, la población humana del planeta –ya para entonces solo quedaban los Sapiens– sumaban en torno a 1 millón; hace 2000 años, en tiempo de Jesús, eran unos 200 millones; en el año 1800 ascendían en torno a los 1.000 millones; en el año 1900 llegaban casi a los 2.000 millones; y en el año 2000 éramos 6.000 millones; veinte años después, somos 8.000 millones.

Las cifran hablan a gritos: este ritmo de crecimiento de la población humana –a pesar de su progresiva ralentización– sigue siendo insostenible. Es insostenible para el planeta y sus recursos limitados, para las demás especies vivientes que lo habitan, y para todos los pueblos que se quedan atrás. Tal vez la Tierra, gracias a la ciencia y a las tecnologías –y a la justa distribución de los recursos, si ésta se diera–, pudiera alimentar a 15 o 20 mil millones de humanos, pero no estamos solos y no podemos regirnos solo por el bien de la humanidad. Tengámoslo muy claro: lo que no es sostenible para todos los vivientes acabará por ser insostenible también para los humanos.

2. La desigualdad es la causa de que la natalidad baje en los países ricos y se mantenga alta en los pobres. Que baje la natalidad en aquellos y no en éstos parece paradójico, pero responde en el fondo a la misma razón: la inequidad, la desigualdad injusta. Si baja la natalidad en los países ricos, se debe sobre todo a la creciente precariedad económica, a la falta de conciliación familiar y al miedo al futuro. Y si se mantiene alta en los países más pobres, se debe principalmente a la sumisión de la mujer, a su falta de autonomía económica, a la carencia de anticonceptivos, a la alta mortalidad, a la necesidad de brazos que traigan pan a casa y cuiden a los padres cuando sean ancianos sin sistema público de atención. Son formas diversas de la misma desigualdad que lleva a unos a no desear hijos ni tenerlos, y empuja a otros a desear tenerlos o a tenerlos sin desearlos. Son síntomas contradictorios de un sistema económico global irracional e inhumano que a unos les impide engendrar y a otros les fuerza a hacerlo. Paradojas de esta nuestra especie humana tan dotada y tan indigente.

La solución verdadera no vendrá de políticas familiares –de fomento de la natalidad en unos lugares y de reducción en otros–, por necesarias que sean. Y menos aun de políticas de inmigración que abren o cierran fronteras según dicten los intereses económicos de los más ricos. No habrá solución para los unos mientras no haya solución para todos. Nunca seremos sabios si no acertamos a ser hermanos, ni seremos libres mientras no nos reconozcamos iguales.

3. Es inhumano que la especie humana se adueñe de todo el planeta. A pesar de todas las enfermedades, hambrunas, epidemias y guerras, la población humana en la Tierra no ha cesado de crecer, y sigue y seguirá creciendo al menos un tiempo. El hecho revela la fuerza y la pasión de la vida, pero el precio pagado y los desastres provocados por este crecimiento son tan espantosos, que me debato entre la admiración y la pesadumbre por esta especie humana que gente más optimista llamó Sapiens, Sabia. Es capaz de lo más sublime y de lo más horrible. Es ángel de la guarda y ángel exterminador: envenenamos el aire y las aguas, arrasamos las selvas y los mares, inyectamos enfermedades a otros animales para curar las nuestras, multiplicamos inmundas macrogranjas y crueles mataderos, seguimos cazando por placer y matando toros por diversión, y un millón de especies se hallan hoy mismo en peligro de extinción a causa nuestra. ¿No somos todos hijos de la misma Tierra y de la misma vida?

Somos la especie más contradictoria. La que más depende del cuidado, y la más invasora y depredadora de la naturaleza de la que formamos parte. La más poderosa y la más sufriente. Somos los más inteligentes y los más insensatos de todos los animales, pues no sabemos vivir con lo que tenemos ni morir cuando nos toca. Y no se debe a ningún “pecado original” ni a ningún castigo divino, sino al desarrollo cerebral evolutivo que nos ha establecido en este estado de desequilibrio constitutivo o de difícil equilibrio, casi imposible. Casi. Algo o mucho está en nuestras manos, hoy más que nunca, gracias entre otras cosas a la ciencia. Pero la ciencia no bastará. Si queremos realmente avanzar hacia el equilibrio profundo de nuestro ser, deberemos liberarnos de la codicia de ganar, poseer, crecer a toda costa. Y empezar por reconocer que no somos los dueños y señores de la Tierra, que somos Tierra, que somos de la Tierra y que la Tierra es más fuerte. No creceremos en humanidad mientras no aprendamos a decrecer para compartir.

4. La enseñanza de la Iglesia Católica romana sobre la natalidad es irresponsable. La especie Sapiens creó a un “Dios” a su propia imagen humana –cumbre de la sabiduría o de la necedad– y los grandes monoteísmos establecieron que el ser humano –preferentemente varón– es imagen, la única o la suprema imagen, del “Dios” omnipotente. El cristianismo extremó su divinización afirmando que “Dios” se encarnó plenamente solo en un hombre judío varón, aunque Jesús de Nazaret, profeta de la liberación, no tuvo nada que ver en ese dogma de la encarnación excluyente.

Sería una grave irresponsabilidad que las Iglesias cristianas siguieran aferradas a la letra de ese dogma y a la cosmovisión antropocéntrico-androcéntrica que lo sustenta, y sigan enseñando que la especie humana es la más noble y digna de todas las criaturas, el centro, la cima y el sentido de toda la creación. Como si la Tierra fuera el centro del cosmos y solo en ella hubiera surgido la vida y el ser humano significara el fin de la evolución. Todo ello se ha vuelto insostenible.

Es una grave irresponsabilidad ignorante, o una grave ignorancia irresponsable, que la Iglesia Católica siga leyendo a la letra el mandato divino del Génesis: “Creced y multiplicaos, llenad la tierra y sometedla” (Gn 1,28), y siga apoyándose en la letra y el mundo del pasado para legitimar su defensa de la natalidad, su anacrónica doctrina de la procreación que llama “natural” y su absurda condena de los métodos anticonceptivos, su arraigado patriarcalismo, su pertinaz e hiriente homofobia, su perniciosa obsesión por la sexualidad cuyas dolorosas consecuencias saltan a la vista.

Es hora de redefinir nuestro lugar y responsabilidad en la Tierra, en la comunidad de los vivientes. Es hora de pensar y decidir si queremos salvarnos juntos o perdernos todos.

Aizarna, 20 de noviembre de 2022

 

Espiritualidad , , , , , ,

Trabajador pastoral gay celebra 25 años de hacer de la parroquia de Montreal un espacio acogedor

Miércoles, 21 de diciembre de 2022
Comentarios desactivados en Trabajador pastoral gay celebra 25 años de hacer de la parroquia de Montreal un espacio acogedor

índiceYves Côté ha trabajado con la iglesia de Saint-Pierre-Apôtre desde que conoció allí al padre Claude Saint-Laurent en 1995. (Pat Cahill)

 Ubicada en el Village, un vecindario histórico LGBTQ+ en Montreal (Quebec, Canada) la Iglesia Católica Saint-Pierre-Apôtre continúa extendiendo su amor incondicional por la comunidad católica LGBTQ+ de la ciudad.

Cuando la parroquia decidió que quería convertirse en una parroquia inclusiva, se encontraron con percepciones mixtas. Algunos feligreses incluso llegaron a decir que no asistirían a “misa con f*gs”. A pesar de las críticas homofóbicas, el p. Claude Saint-Laurent dejó claro que la parroquia era un espacio que acogía a todos los católicos, independientemente de su orientación sexual. El feligrés Yves Côté dijo que el domingo siguiente, “veinte fieles se fueron después del sermón de Claude, pero llegaron 40 más. Todos hablamos sobre cómo había una iglesia donde los homosexuales podían sentirse bienvenidos”.

Los esfuerzos de Saint-Laurent para crear una parroquia que incluya a LGBTQ han ayudado a las personas a reavivar sus relaciones con su fe y han sanado heridas en la comunidad LGBTQ+. En las décadas de 1980 y 1990, muchas personas de la comunidad LGBTQ+ de Montreal se vieron afectadas por el SIDA. San Pedro Apóstol sirvió como un espacio para que los afectados por pérdidas personales lloraran la muerte de los miembros de su comunidad. La parroquia continuó construyendo lazos con la comunidad después de la era del SIDA mediante almuerzos después de la Misa y ofreciendo talleres sobre temas religiosos LGBTQ+.

Côté recuerda cómo en 1995 asistió a Misa por primera vez en décadas. Estaba hablando con algunos amigos en una cena local, y cuando mencionó sus intenciones de asistir a misa, uno de los individuos le dijo que la iglesia percibe a las personas como él como alguien destinado a ir al infierno. Côté ignoró el comentario, pagó la cuenta y se fue. Siguió los sonidos de las campanas que venían de San Pedro Apóstol. No sabía que su asistencia improvisada resultaría en un vínculo de 25 años con la parroquia. Al ilustrar la historia de Côté, La Croix International informó que:

“El padre Claude Saint-Laurent estaba celebrando misa y Côté todavía recuerda lo que dijo el sacerdote: que todos eran bienvenidos: vueltos a casar, divorciados… u homosexuales. “Lloré por el resto del servicio”, dijo. Después el sacerdote pasó la tarde hablando con él. ‘Tenía cuarenta años de mi vida para contarle’”.

Mientras relataba el viaje de su vida a través de las intersecciones de la fe y la sexualidad, Côté articuló su lucha para llenar el vacío de perder la fe con la cocaína y el trabajo sexual. Al final de su historia, Saint-Laurent le ofreció a Côté un puesto como animador pastoral. Sorprendido, Côté le preguntó a Saint-Laurent si estaba loco y recuerda la respuesta del sacerdote:

“Me dijo que no voy a poder juzgar a las personas que vienen a hablar conmigo, porque yo he pasado por todo lo que ellos han pasado”.

Después de aceptar el cargo, Côté permaneció como animador pastoral de la parroquia durante los siguientes 25 años, hasta 2020.

montrealchurch_df-678x380

Interior de la Iglesia Saint-Pierre-Apôtre

Muchos han sentido el impacto de San Pedro Apóstol. Durante su tiempo como animador pastoral, Côté lo ha visto todo. La Croix informó:

“Estaban los jóvenes homosexuales infelices que venían a misa solo por obligación ‘porque sus padres les dijeron que si no lo hacían, se quemarían en el infierno’. Había una joven que lloró cuando escuchó al cura decir lesbiana, a pesar de que tenía prohibido decir la palabra en su familia”.

Cuando llegó el momento de que Saint-Laurent asumiera otra tarea pastoral, Côté preguntó si podía realizar las entrevistas para asegurarse de que la iglesia siguiera teniendo un efecto similar en la rehabilitación de la comunidad católica LGBTQ+. Reflexionando sobre el proceso de entrevista, Côté declaró:

“‘Les preguntaría: ‘¿Se sienten cómodos con el hecho de que hay una mayoría de homosexuales en esta iglesia? Decían: “Mientras lo mantengamos en silencio…” No entendían lo que estábamos haciendo aquí. Hasta que encontré el correcto’”.

Padre Yoland Ouellet, director nacional de las Obras Misionales Pontificias en el Canadá francófono, se convirtió en el nuevo sacerdote de la parroquia. Côté afirmó que Ouellet ha podido mantener intacto el legado de Saint-Luarent. Mientras reflexionaba sobre la trayectoria del impacto de la iglesia en sí mismo, Côté recordó cómo se sintió la primera vez que escuchó hablar a Saint-Laurent:

“‘Me di cuenta de que todos esos años no había abandonado la Iglesia de Cristo… sino la [iglesia] de las personas que me menospreciaban’”.

—Anushah Sajwani (ella/ella), New Ways Ministry, 15 de diciembre de 2022

Fuente New Ways Ministry

General, Historia LGTBI, Iglesia Católica , , , , , , , ,

Elizabeth Duval: «Para las personas trans ha habido una gran carencia de referentes»

Miércoles, 21 de diciembre de 2022
Comentarios desactivados en Elizabeth Duval: «Para las personas trans ha habido una gran carencia de referentes»

20616989-5DC5-427F-9475-3E65CE528589


Además de escritora, es una referente LGBTQ+ desde sus 14 años y una voz crítica y lúcida de los movimientos identitarios. Es la invitada internacional del Festival de Arte Queer de Buenos Aires.

A sus 22 años, Elizabeth Duval ha publicado un ensayo (Después de lo trans, 2021), un poemario (Excepción, 2020) y dos novelas (Reina, 2020 y Madrid será la tumba, 2021). La escritora española es la invitada internacional del Festival de Arte Queer. Además, es columnista y colaboradora en la TV de su país. Es una referente LGBTQ+ desde sus 14 años.

Desde que es famosa, Elizabeth Duval es Elizabeth Duval. A sus 13 años decidió salir del clóset como trans y fue a partir de los 14 que, distintos textos y apariciones mediáticas mediante, se convirtió en la referente LGBTQ+ que es hoy en España y en el mundo. Y aún así, el morbo es más fuerte. Duval le contará a Presentes que cuando busca su nombre en Google, salen varias sugerencias y una de ellas es “Elizabeth Duval antes”. No existe registro mediático de su vida pre-transición, y basta conversar un rato con ella para darse cuenta del poco sentido que tendría eso. Y es que Elizabeth Duval habla con la claridad y la certeza de quien siempre ha sabido quien es. Sabe que es una referente trans, pero también sabe que es mucho más que eso. Al fin y al cabo, a sus 13 años también empezó a escribir, y ese hallazgo también acabaría por atravesar su identidad. Sabe que la respuesta a la pregunta de quién es contiene multitudes, y hablará desde las decenas de filósofos y autores que la han acompañado en su joven pero prolífica trayectoria. Nos dirá: sí, soy trans, pero también soy todas estas cosas.

¿Cómo empezaste a escribir?

– Creo que la primera vez que escribí algo de escritura creativa debió ser en el colegio cuando tenía 12 o 13 años y nos pidieron que hiciéramos un poema tipo oda a la primavera. Luego por una cuestión generacional mi primera experiencia prosística o narrativa fue con fanfics de Harry Potter.

¿Cuándo te diste cuenta de que era eso lo que querías hacer?

– Cuanto más lo hacía, más me daba cuenta de que quería dedicarme profesionalmente a eso. Creo que no tuve tanto contacto con la figura del escritor o la escritora hasta mucho más tarde. No comprendía que eso podía ser una profesión o un trabajo. Para mí en ese momento los libros surgían un poco de la nada, por generación espontánea. Creo que se hizo más consciente con 14 o 15 años.

Empezaste a escribir muy de joven y te convertiste en una referente.

– Sí, y hay una especie de responsabilidad que te toca en la posición de referente, en torno a lo que haces, lo que dices, la imagen que transmites, que es complicada. No es una responsabilidad fácil. Le das vueltas y lo piensas todo. Intento que no me coarte, que no sea una especie de obstáculo o de bloqueo. Tampoco hago nada específico para ser reconocida. Si bien en redes sociales hay una sobredimensión del odio y comentarios negativos luego la gente en la vida real es absolutamente encantadora y muestra muchísimo amor y admiración; a veces es hasta extraño y quiero decir “por favor no me des tanto masaje a mi ego que me siento hasta incómoda.”

Hablás de tu responsabilidad como referente trans pero también de tu deseo de poder hablar desde otros lugares. ¿Cómo manejás el equilibrio entre esas dos cosas?

– Me siento mucho más cómoda con la calificación de activista. El activista, más allá de la figura marketizable de marca personal, tiene que tener un compromiso político, organizativo, cotidiano con aquello que se presupone que es su causa. Tiene que estar haciendo algo más allá de la aparición mediática. Tampoco puedo hacer nada con la figura de referente pues es algo que se te impone o se te da desde afuera, no que tú escojas. No se está escogiendo y escriba lo que escriba voy a seguir ocupando esa posición para mucha gente. Es complicadísimo pero me gusta más como apelación.

¿Vos sentís que vos tuviste referentes o modelos?

– Siempre he sido muy poco de venerar ídolos o referentes. Para las personas trans ha habido una gran carencia de referentes a lo largo del tiempo. Creo que dentro de la escritura o del campo literario, muchas veces mis referentes han sido más referentes lésbicos que referentes trans. He sentido muchísima más admiración e identificación con lo que podría hacer una Susan Sontag que con una figura dentro de lo trans, de los medios en general. Pero específicamente trans me cuesta encontrarlos de alguna manera. Por ejemplo, en España toda la atención que se le ha mostrado a la Veneno pero hay una distancia tan grande con su historia que no podría del todo.

Esa es otra de las cosas que decías en el ensayo, que es medio absurdo poner en una misma bolsa a un montón de gente con experiencias tan distintas.

– ¡Claro! En relación con Valeria Vegas, se la coloca con la Veneno como si fuera comparables sus experiencias cuando existen todos estos recovecos truculentos en la historia de la Veneno, con muchísima más violencia, muchísimo más dolor que experimenta.

¿Te parece que ahora hay más figuras que puedan hacer de referencia?

– Creo que sí y una relativa diversidad en relación con dónde están o de qué se están ocupando esas figuras. Sí que se ha abierto un poco el espectro de los modelos. También es importante que podamos dedicarnos a otra cosa que no sea lo trans. Que se puede escribir creativa y teóricamente sobre temas que no son lo trans. En mi caso también poder analizar políticas en la televisión española que no tengan nada que ver con lo trans.

5B56650E-F20E-4411-B9B3-923972ABFCFFEn relación a la política en España, ¿cómo ves ahora la Ley Trans?– La Ley está bien pero se ha generado un debate en torno a ella demasiado grande e intenso para lo que realmente hace la ley. Me parece que la regulación en la facilidad del cambio en los documentos administrativos del nombre y la mención de sexo es importante y ayuda a muchísima gente y sin embargo hay una distancia y una brecha muy grande entre lo que esa ley hace o quiere hacer (todavía no está aprobada) y lo que se dice de ella. En España todas las cuestiones que tienen que ver con hormonación, cirugía y tratamiento médico están reguladas por las autonomías porque las competencias de sanidad y educación están transferidas a las comunidades autónomas. La Ley estatal no puede modificar eso y sin embargo lo parece porque estamos hablando de un debate que tiene que ver con cirugías y hormonación. La Ley no hace tanto más allá de cambiar los documentos y es una cosa que más allá de los trámites administrativos tiene una importancia relativa. No es como para que una ex presidenta como Carmen Calvo diga que eso va a poner en cuestión la identidad de los 47 millones de españoles. Es un papel, no hay que establecer un culto de que las leyes pueden modificar casi como si fuera una metafísica los cimientos de la realidad en sí misma.

¿Es muy grande la distancia entre lo que está pretendiendo este nuevo marco legal y lo que sucede a nivel social en España?– En 2018 era menor esa distancia. Ahora, el debate tiene que ver con una lucha política intestina entre partidos de izquierda porque el partido socialsta no acepta que otro partido, Podemos, tenga el Ministerio de Igualdad. Se ha aprovechado para provocar un conflicto que se ha inflado tanto y se ha reverberado tanto en los medios que ahora el clima mediático, político o social es mucho más hostil de lo que era hace un tiempo. Lo realmente triste es que hace seis años en España el Partido Popular, la derecha, podía firmar una Ley Trans. Ahora no, pero porque se han ido recategorizando esas posturas conforme el debate ha ocupado una especie de centro mediático. Hay que hacer una autocrítica por parte de la izquierda de cómo se ha defendido la ley. Se ha defendido la ley con argumentos muy básicos y sencillos. Se ha dicho, por ejemplo, que hay que defender la ley porque los derechos trans son derechos humanos. Me parece que esa apelación es super abstracta, en un contexto de derechos humanos que encima ni siquiera es que son particularmente respetados en muchas circunstancias y que además sirve para apelar a quienes ya están convencidos de que los derechos trans son derechos humanos, pero no genera ningún tipo de empatía que creo que sí es posible generar en un rango más amplio de la población. Creo que un error ha sido que comunicativamente se ha hablado más en términos de una lucha.

Quizás de forma más combativa que empática.– Claro, quizás en un momento en el que había que intentar ser más empática que combativa porque sino acababas retrocediendo en tu posición poco a poco. Creo que ese repliegue genera cada vez un nicho más pequeñito y exige unos grados de pureza y de aceptación cada vez más grandes. Se vuelve muy peligroso. A largo plazo un repliegue muy grande condena a la irrelevancia porque al final nunca nadie es lo suficientemente puro.– ¿Cómo te resultó el proceso de escribir tu novela, “Madrid será la tumba”?– Fue bastante divertido. Me interesaba tratar ciertos temas, en este caso extrema derecha, pero de tal forma que no hubiera una especie de aseveración, de moralina externa al texto que yo pudiera imponer sino que en todo caso la moral estuviera presente en los mecanismos narrativos propios de la novela. Que fuera del lector y no mío, de cómo se lee e interpreta. No se trata de una novela equidistante o que diga que los dos extremos son iguales pero no lo ves porque el narrador lo declare sino porque los sucesos que acontecen y los mecanismos de la narración hacen imposible esa lectura. La novela conduce de una manera muy concreta. Me encerré un mes para escribirla y me dejé ser mentalmente colonizada por el facismo y eso estuvo divertido. Pienso en la frase de Foucault que habla del facista que todos llevamos dentro; es cuestión de darle rienda suelta para que no aparezca en otros sitios. La escritura permite una suerte de expurgarse de las malas pasiones.
9 de diciembre de 2022
Verónica Stewart
Edición: Ana Fornaro

Fuente Agencia Presentes

General , ,

Pataleta episcopal: Los obispos USA denuncian que “El matrimonio homosexual desacraliza al matrimonio tradicional”

Miércoles, 21 de diciembre de 2022
Comentarios desactivados en Pataleta episcopal: Los obispos USA denuncian que “El matrimonio homosexual desacraliza al matrimonio tradicional”

usccb-2021Bishop_Barron_-_WikipediaRobert E. Barron, obispo de Winona-Rochester y presidente del Comité de Laicos, Matrimonio, Familia y Juventud

Biden: “Los estadounidenses deben tener el derecho de casarse con la persona que aman”

Biden aprueba ley de protección al matrimonio igualitario, Ley de Respeto al Matrimonio, y la Iglesia estadounidense advirte que esa norma no protege la objeción de conciencia

Los obispos de los Estados Unidos manifestaron su desacuerdo a través de un comunicado firmado por el obispo de Winona-Rochester y presidente del Comité de Laicos, Matrimonio, Familia y Juventud, monseñor Robert E. Barron

Joe Biden fue el encargado de firmar esa norma el pasado martes, 13 de diciembre, afirmando que con esta ley “estamos reafirmando una verdad fundamental: amor es amor”

Horas después de que el presidente Biden firmara la Ley de Respeto al Matrimonio aprobada por el Senado, la Iglesia estadounidense advirtió que esa norma no protege la objeción de conciencia.

Por medio de un comunicado firmado por el obispo de Winona-Rochester y presidente del Comité de Laicos, Matrimonio, Familia y Juventud, monseñor Robert E. Barron, los obispos de los Estados Unidos manifestaron su desacuerdo con la Ley de Respeto al Matrimonio, aprobada por el Senado y firmada por el presidente norteamericano, que tiene como objetivo proteger las uniones homosexuales. Los prelados estadounidenses advierten que este proyecto de ley no protege la objeción de conciencia y “desacraliza la integridad del matrimonio”.

Joe Biden fue el encargado de firmar esa norma el pasado martes, 13 de diciembre, afirmando que con esta ley “estamos reafirmando una verdad fundamental: amor es amor, y los estadounidenses deben tener el derecho de casarse con la persona que aman”.

Horas más tarde, la Iglesia lamentó esta protección al “matrimonio” homosexual mediante el comunicado firmado por monseñor Barron, en el que se aseguró que este proyecto de ley no incluye protecciones claras, integrales y afirmativas para la objeción de conciencia de las organizaciones religiosas y las personas que defienden la santidad del matrimonio tradicional.

“Afirmamos nuestro respeto por la dignidad de todos los involucrados en este debate y reconocemos las diferentes perspectivas en nuestra sociedad civil, pero el impacto de este proyecto de ley solo contribuirá a la disminución de la sacralidad y la integridad del matrimonio en nuestra sociedad”, manifestó el obispo.

Monseñor Robert E. Barron hizo alusión a las palabras del papa Francisco en ocasiones anteriores, cuando puntualizaba que la unión matrimonial solo puede ser llamada así cuando el enlace es entre un hombre y una mujer, y lamentó que con el paso de los años hayan ido perdiendo el sentido la sexualidad, la maternidad y el matrimonio “en la conciencia pública”.

El matrimonio, que es una unión permanente y exclusiva, un don completo y recíproco del marido y la mujer para su bien y para la procreación y educación de los hijos, es esencial al bien común”, agregó el prelado en el comunicado.

El obispo recordó también que, el pasado mes de julio, el arzobispo de San Francisco y ex presidente del Comité de Laicos, Matrimonio, Familia y Juventud, se había opuesto a la ley enviando cartas al Senado y a la Cámara de Representantes.

Fuente Religión Digital

General, Homofobia/ Transfobia., Iglesia Católica , , ,

Según un estudio de la Fundación Vodafone, la mayoría de delitos contra personas LGTB+ no se denuncian a la policía

Miércoles, 21 de diciembre de 2022
Comentarios desactivados en Según un estudio de la Fundación Vodafone, la mayoría de delitos contra personas LGTB+ no se denuncian a la policía

homofobiastopSegún un nuevo estudio, la mayoría de las víctimas de delitos motivados por el odio hacia las personas LGBTQ+ no denuncian los hechos a la policía porque consideran que son “demasiado leves” y no confían en el servicio.

En un intento de poner de relieve el alarmante aumento de los delitos de odio y los incidentes contra la comunidad homosexual, un estudio para una aplicación que lucha contra los delitos de odio LGBTQ+ ha revelado algunas verdades desgarradoras.

 Según el informe encargado por la Fundación Vodafone, el 68% de las personas de la comunidad queer afirman haber sido objeto de un delito de odio por su orientación sexual o identidad de género en el último año.

Otro 27% afirmó haber sufrido lesiones físicas como consecuencia de un ataque motivado por el odio, mientras que el 65% declaró haber sufrido insultos o haber sido ridiculizado.

Pero un asombroso 75% de estas víctimas afirmaron no haber denunciado nunca un delito de odio a la policía.

Algo más de la mitad (53%) de las personas encuestadas dijeron que consideraban que el incidente era demasiado leve para denunciarlo, mientras que el 42% afirmaron que no confiaban en que la policía se tomara en serio su denuncia o hiciera algo al respecto.

La encuesta en línea sondeó los resultados de 1.0008 adultos mayores de 18 años de la comunidad LGBTQ+.

Coincide con el lanzamiento de Zoteria, una aplicación creada por la Fundación Vodafone, que ofrece ayuda y asesoramiento a los afectados por delitos motivados por el odio. También permite denunciar incidentes relacionados con delitos de odio.

El lanzamiento de la aplicación se produce tras un concurso mundial en el que se pedía a los empleados que crearan una solución tecnológica para un problema social que les preocupara.

Marta Lima dirigió el equipo ganador y eligió abordar los delitos motivados por el odio hacia las personas LGBTQ+.

Lima, ingeniero informático, declaró: “Como miembro de la comunidad LGBTQ+, soy muy consciente de lo frecuentes que son los incidentes de delitos de odio.

“Me ha pasado a mí, y todas las personas que conozco de la comunidad tienen una historia. A menudo la gente no conoce sus derechos, no cree que la vayan a tomar en serio, ni que denunciar un incidente tenga importancia.

“Pero los datos son fundamentales para impulsar el cambio. Queríamos crear una aplicación que animara a la comunidad y a sus aliados a dar un paso al frente, unirse y empoderarse, facilitando la señalización de incidentes tanto en calidad de víctima como de espectador.”

Leni Morris, directora ejecutiva de Galop, organización benéfica contra el abuso de personas LGBTQ+, afirmó que la aplicación “pondrá en contacto directo a las personas LGBTQ+ que necesiten ayuda con nuestros servicios, dirigidos por personas LGBTQ+”.

En su opinión, junto con otros recursos disponibles, contribuye a un futuro en el que “todas las personas LGBTQ+ del Reino Unido tengan acceso a apoyo especializado tras sufrir abusos y violencia”.

Nancy Kelly, directora ejecutiva de Stonewall, que colaboró con Vodafone y Galop en la aplicación, afirmó que es necesario que “todos pongamos de nuestra parte para denunciar el odio y asegurarnos de que las víctimas reciben el apoyo que necesitan”.

Y añadió: “Hacemos un llamamiento a las personas LGBTQ+ y a sus aliados para que descarguen la aplicación, apoyen a nuestras comunidades y nos ayuden a defender el cambio.”

Se produce después de un fuerte aumento de los delitos de odio LGTBI+ en todo el país, con cifras recientes del Ministerio del Interior que detallan al menos 155.841 delitos de odio registrados entre marzo de 2021 y marzo de 2022.

Según el informe, los delitos de odio aumentaron aproximadamente un 26% respecto al año anterior. Este es el aumento más significativo de delitos de odio denunciados desde 2016/17, cuando las estadísticas mostraron un aumento del 29% en comparación con 2015/16.

Fuente Pink News

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , ,

Recordatorio

Las imágenes, fotografías y artículos presentadas en este blog son propiedad de sus respectivos autores o titulares de derechos de autor y se reproducen solamente para efectos informativos, ilustrativos y sin fines de lucro. Yo, por supuesto, a petición de los autores, eliminaré el contenido en cuestión inmediatamente o añadiré un enlace. Este sitio es gratuito y no genera ingresos.

El propietario del blog no garantiza la solidez y la fiabilidad de su contenido. Este blog es un lugar de entretenimiento. La información puede contener errores e imprecisiones.

Este blog no tiene ningún control sobre el contenido de los sitios a los que se proporciona un vínculo. Su dueño no puede ser considerado responsable.