Archivo

Entradas Etiquetadas ‘The New Yorker’

El escritor jamaicano Marlon James habla del exorcismo al que se sometió para intentar dejar de ser homosexual

Sábado, 23 de marzo de 2019

marlonjamesEl escritor jamaicano Marlon James ha hablado públicamente sobre el exorcismo al que se sometió en su juventud para intentar dejar de ser homosexual, en una entrevista concedida a BBC Radio. El autor ha revelado como, en su deseo de integrarse en la sociedad jamaicana, trató por todos los medios de alterar su orientación sexual con la ayuda del pastor de una iglesia evangélica a la que acudió durante un tiempo.

Marlon James, de 48 años, ha publicado hasta ahora cuatro novelas. En 2015, se convirtió en el primer jamaicano en obtener el premio Man Booker por su tercera novela Breve historia de 7 asesinatos, inspirada en el intento de asesinato de Bob Marley a mediados de los setenta, y en la que incluyó personajes homosexuales, según sus propias palabras, para reflejar «la hipocresía en Jamaica». Su último libro, Black Leopard, Red Wolf, acaba de ser publicado en Estados Unidos.

Hijo de detectives y abiertamente homosexual, James decidió abandonar su país —uno de los más homófobos del planeta— en 2007 para instalarse en Mineápolis (Estados Unidos), en busca de un lugar menos hostil. «En mi adolescencia, antes de ir a la universidad, pasaba casi todo el tiempo en mi habitación. Pasé tanto tiempo allí que mis vecinos pensaron que hice la escuela secundaria en Estados Unidos. Iba a clase y luego desaparecía. Básicamente, venía a casa para cenar, dormir y dibujar cómics. Tenía pocos amigos», contaba en una entrevista con The Guardian.

Sus años en Jamaica supusieron toda una evolución personal. Se graduó en Lengua y Literatura. A principios de los noventa, encontró trabajo en una agencia de publicidad y, poco después, comenzó a asistir a una iglesia evangélica de Kingston, en busca de respuestas a ciertas preguntas existenciales que se hacía. James, que ya estaba en la treintena, había visto a otros feligreses recibir exorcismos, y pensó que él también necesitaba uno.

«Los libertadores recitaron versículos de la Biblia y rechazaron las mentiras de James en el nombre de Jesús. James, traumatizado, comenzó a vomitar  […] Finalmente, gritó: ‘Veo a dos hombres follando cada vez que cierro los ojos para rezar’. Los libertadores le sacaron el espíritu de la homosexualidad, el de la blasfemia y el del espíritu de incredulidad. Le dijeron que habían oído ocho demonios dentro de él […] Después de un rato, dejó de llorar y ordenó a sus demonios que se fueran. La mujer sostuvo su rostro en sus manos y le dijo que estaba libre». Así describe la periodista Jia Tolentino en un reciente artículo para The New Yorker las sensaciones de James en aquel momento.

Durante unos pocos meses, James se sintió libre de luchas internas. Poco a poco, sin embargo, comenzó de nuevo a consumir pornografía. Afortunadamente, su vida dio un vuelco el día que se sintió liberado de culpa y comprendió que sería más fácil cambiar sus creencias sobre la homosexualidad que reprimir su sexualidad. «Un día, súbitamente, lo pensé: ‘¿y si me deshago de la iglesia?’. Y funcionó de forma radical. Soy demasiado raro para ser un ateo, pero no creo que tenga fe ya», señaló en su entrevista radiofónica. Su asunción como hombre gay, sin embargo, le condenaba en la que posiblemente es una sociedad tan homófoba como la jamaicana. «Ya fuera en avión o en ataúd, sabía que tenía que salir de Jamaica», escribía él mismo en 2015 en The New York Times.

Jamaica, un infierno para las personas LGTB

Que Jamaica es posiblemente la sociedad más homófoba de América no es un secreto, y no solo porque las relaciones homosexuales masculinas sigan siendo delito. En el pasado hemos recogido noticias verdaderamente espantosas sobre la situación social en la que viven las personas LGTB en la isla. En diciembre de 2010 era asesinado un activista gay que, según informó entonces la organización J-FLAG, había sido previamente amenazado, y en junio de 2012 eran asesinados otros dos hombres gais. A finales de ese mismo año, dos jóvenes descubiertos manteniendo relaciones sexuales en los baños de la Universidad Tecnológica de Jamaica caían en manos de una muchedumbre enfurecida y uno de ellos era golpeado brutalmente por los guardas de seguridad.

En septiembre de 2013, conocimos otro caso de un joven que escapó milagrosamente de un linchamiento homófobo. Poco después cuatro hombres homosexuales que compartían vivienda vieron cómo un grupo de agresores le prendían fuego. Esa misma casa había sido también el último lugar en el que vivió Dwayne Jones, una joven adolescente transgénero asesinada pocas semanas antes por una turba de personas que descubrieron su condición.

En marzo de 2015 dábamos cuenta del brutal linchamiento a un joven gay, a manos de una turba furiosa, que lo mató a pedradas. En 2016 se producían dos nuevos asesinatos de posible motivación homófoba. Y en septiembre de 2017, el activista Dexter Pottinger era apuñalado hasta la muerte en su domicilio.

Son solo algunos de los casos que trascienden las fronteras de Jamaica. Muchos otros ni siquiera llegamos a conocerlos, entre otras cosas por la falta de confianza y la pasividad de los cuerpos y fuerzas de seguridad ante estos casos. La violencia y el miedo, de hecho, no son episodios aislados sino que forman parte de la vida cotidiana de las personas LGTB jamaicanas, bien reflejados en el completo informe de 86 páginas que en 2014 publicó sobre Jamaica la organización Human Rights Watch.

Ello no impide que incluso en un ambiente tan hostil surjan valientes activistas, que de hecho en 2015 celebraron por primera vez varios actos con motivo del Orgullo LGTB, sin convocar, eso sí, una manifestación como tal. Algo que por supuesto sí pueden hacer los homófobos. Una de estas llamativas muestras públicas de homofobia fue la que recogimos en 2014, cuando cientos de personas, convocados por una coalición de líderes religiosos, salieron a las calles de Kingston coincidiendo con el Orgullo para protestar contra lo que denominaron la «creciente amenaza de la homosexualidad».

Fuente Dosmanzanas

General, Iglesias Evangélicas , , , , , , , , , , , , , , ,

El periodista Ronan Farrow, hijo de Mia Farrow y Woody Allen, sale públicamente del armario como «parte de la comunidad LGTB»

Sábado, 14 de abril de 2018

vf_main_long_ronan_farrow_8890-jpeg_north_1323x718_transparentEl periodista Ronan Farrow, hijo de la actriz Mia Farrow y del director Woody Allen, ha confirmado públicamente su condición de persona LGTB. Farrow, al que la revista Vice hizo un outing en 2013, nunca hasta ahora había querido hablar en público acerca de su orientación sexual. Casi 5 años después, lo ha hecho durante un acto de entrega de premios por parte de una fundación que ayuda a estudiantes LGTB.

“Ronan Farrow es gay, según amigos que se han acostado con él, pero no lo sabrás si lees sobre él en Vanity Fair o en The New York Times”, comenzaba Vice en octubre de 2013 un artículo en el que se criticaba abiertamente el empeño de algunas personas conocidas (y más aún cuando eran de sensibilidad progresista) en mantener oculta su orientación sexual. Un outing en toda regla, que Ronan Farrow simplemente ignoró.

Ahora, casi cinco años después, el periodista ha decidido dar el paso y visibilizarse públicamente como persona LGTB. Lo ha hecho durante una ceremonia de entrega de premios de The Point Foundation, una entidad que precisamente se dedica a ayudar mediante becas y programas de mentoría a estudiantes LGTB con dificultades económicas o de otra índole, y en la que Farrow fue uno de los premiados.

“Ser parte de la comunidad LGTB, que me apoyó y se hizo eco de las primeras investigaciones y que ha sido una fuente leal de apoyo tras el reportaje sobre agresiones sexuales a supervivientes que se sentían invisibles, me ha dado una fuerza increíble”, dijo Farrow en su discurso. El hijo de Mia Farrow, conviene precisar en este punto, jugó como periodista un papel fundamental a la hora de destapar el escándalo Weinstein, una serie de acusaciones de agresión sexual contra el productor de cine Harvey Weinstein, y que Farrow documentó en buena parte en un artículo publicado en The New Yorker en octubre de 2017. Un escándalo que dió origen al movimiento Me Too de denuncia del acoso sexual. “Las personas LGTB se encuentran entre los más valientes y poderosos agentes de cambio y líderes que he conocido, y son los defensores más enérgicos de las personas vulnerables y de las que no tienen voz, porque saben lo que es estar en esa situación”, añadía el periodista.

En definitiva, una “salida tranquila” del armario. Eso sí, Ronan Farrow no llegó a aclarar si es gay o bisexual, y prefería simplemente identificar como “parte de la comunidad LGTB”.

Una historia personal marcada por las acusaciones de abuso contra Allen

Ronan Farrow es el único hijo biológico de Mia Farrow y Woody Allen, aunque durante años se ha especulado con la posibilidad de que en realidad su padre fuese Frank Sinatra, primer marido de Farrow (la propia actriz ha declarado que no descarta esa posibilidad).

En cualquier caso, Ronan Farrow no mantiene contacto con el director y siempre se ha posicionado junto a su madre, que acusó a Woody Allen de haber abusado sexualmente de la hija adoptiva de ambos, Dylan Farrow, cuando esta tenía siete años. Los abusos habrían ocurrido durante una visita de Allen a la casa de Farrow tras su separación (Allen había iniciado una relación con Soon-Yi Previn, que a su vez era hija adoptiva de Mia Farrow y André Previn, su segundo marido). Los cargos contra Allen nunca prosperaron, aunque Dylan Farrow ha seguido manteniendo, ya adulta, que Allen abusó de ella aquel día. Otro hermano adoptivo de la pareja, Moses Farrow, se ha posicionado en cambio a favor de su padre, y de hecho ha llegado a acusar a su madre de haber abusado emocionalmente de él y de sus hermanos y de haber manipulado a Dylan por venganza.

Fuente Dosmanzanas

General, Historia LGTB , , , , , , , , , , , , , , ,

“Quiere colgar a los gais”, La ‘broma’ de Trump sobre su vicepresidente

Lunes, 23 de octubre de 2017

trump-broma-pence-gais-colgar-696x522Un perfil del vicepresidente estadounidense Mike Pence publicado por la revista The New Yorker asegura que Trump bromeó con que su colega quería “colgar” a los homosexuales.

La Casa Blanca y la oficina de Pence niegan la información, pero The New Yorker asegura que tienen más de 60 fuentes que confirman esa conversación.

La revista The New Yorker publicó hace unos días un artículo escrito por la periodista Jane Mayer en el que se realizaba un perfil de la figura de Mike Pence, el vicepresidente de Donald Trump.

Nosotros, que conocemos a Pence desde que era gobernador de Indiana cuando aprobó la Ley de Libertad Religiosa, no tenemos ninguna duda de que se trata de uno de los políticos más LGTBfóbicos dentro del partido republicano. Pero a muchos parece haberles pillado desprevenidos ese hecho viendo las reacciones al artículo titulado “El Peligro de un Presidente Pence“. Desde que Trump asumió el liderazgo de los Estados Unidos no se ha dejado de hablar de su posible “impeachment”, lo que le sacaría de la Casa Blanca para poner en su lugar a su VP, Mike Pence. Y eso sería terrorífico para el colectivo LGTB y para el mundo en general.

En el artículo de Mayer se cita a varias fuentes de la Casa Blanca que explican que hay una gran amistad entre el presidente y el vicepresidente, a pesar de que Trump alguna vez ha hecho bromas sobre el fervor religioso de Pence, preguntándole a los que se reunían con él si les había hecho rezar. Pero hay una broma que ha llamado la atención de los medios:

Durante una reunión con un académico en derecho, Trump menospreció la determinación de Pence de dar la vuelta a la sentencia de Roe vs. Wade. El académico dijo que si el Tribunal Supremo hiciera eso muchos estados legalizarían el aborto por su cuenta. “¿Lo ves?” le preguntó Trump a Pence. “Has perdido todo este tiempo y energía en ello y no vas a acabar con el aborto igualmente.” Cuando la conversación derivó a los derechos gais, Trump se movió hacia Pence y broméo: “No le preguntes a él, ¡quiere colgarlos a todos!”

Como te decía antes que Trump haga esa broma no nos pilla por sorpresa porque sabemos perfectamente que sí, que Pence quiere colgarnos a todos. Recordemos que Pence fue, por ejemplo, el político que retiró fondos de la lucha contra el VIH para derivarlos a fomentar las “terapias de conversión”. Pero, por lo visto, nosotros conocemos mejor al vicepresidente norteamericano que la propia norteamerica.

A raíz de todo esto muchos norteamericanos han comenzado a investigar a su vicepresidente en internet y ha salido a la luz un artículo escrito por Mike Pence en los años 90 en el que animaba a los empresarios a no contratar a personas gais, a las que consideraba víctimas de una “condición patológica:

Los homosexuales no son un grupo físicamente capaz. Son conocidos por sufrir un alto número de enfermedades provocadas por la naturaleza de sus prácticas sexuales y la promiscuidad, que es uno de los sellos distintivos de su estilo de vida.

Desde la Casa Blanca han emitido un comunicado, publicado en la revista Politico, en la que niegan esa información (la del New Yorker, no el artículo homófobo) y aseguran que Trump nunca hizo esa broma: “De principio a fin ese artículo se basa en la ficción más que en los hechos. El Presidente siente el mayor de los respetos por el vicepresidente y sus profundas convicciones religiosas. La sola idea de que hiciera esos comentarios tan indignantes es ofensiva y falsa.” La oficina de Pence también han tirado por tierra el perfil escrito por Jane Mayer asegurando que “artículos como éste son el motivo por el que el pueblo americano ha perdido la fe en la prensa“. Por desgracia para ellos la credibilidad de la Casa Blanca y el gobierno en general está bajo mínimos.

Pero desde la revista New Yorker se mantienen firmes en su publicación y han emitido un comunicado explicando que antes de publicar la historia hablaron con más de sesenta personas (personal de la Casa Blanca, personal de la oficina del VP, miembros del partido e incluso personas que estaban en la sala cuando Trump hizo el comentario) que confirmaron la ‘broma’: “Mantenemos nuestra historia.

Fuente EstoyBailando

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , ,

Recordatorio

Las imágenes y fotografías presentadas en este blog son propiedad de sus respectivos autores o titulares de derechos de autor y se reproducen solamente para efectos informativos, ilustrativos y sin fines de lucro. Yo, por supuesto, a petición de los autores, eliminaré el contenido en cuestión inmediatamente o añadiré un enlace. Este sitio es gratuito y no genera ingresos.

El propietario del blog no garantiza la solidez y la fiabilidad de su contenido. Este blog es un lugar de entretenimiento. La información puede contener errores e imprecisiones.

Este blog no tiene ningún control sobre el contenido de los sitios a los que se proporciona un vínculo. Su dueño no puede ser considerado responsable.