Archivo

Entradas Etiquetadas ‘Harvey Weinstein’

El periodista Ronan Farrow, hijo de Mia Farrow y Woody Allen, sale públicamente del armario como «parte de la comunidad LGTB»

Sábado, 14 de abril de 2018

vf_main_long_ronan_farrow_8890-jpeg_north_1323x718_transparentEl periodista Ronan Farrow, hijo de la actriz Mia Farrow y del director Woody Allen, ha confirmado públicamente su condición de persona LGTB. Farrow, al que la revista Vice hizo un outing en 2013, nunca hasta ahora había querido hablar en público acerca de su orientación sexual. Casi 5 años después, lo ha hecho durante un acto de entrega de premios por parte de una fundación que ayuda a estudiantes LGTB.

“Ronan Farrow es gay, según amigos que se han acostado con él, pero no lo sabrás si lees sobre él en Vanity Fair o en The New York Times”, comenzaba Vice en octubre de 2013 un artículo en el que se criticaba abiertamente el empeño de algunas personas conocidas (y más aún cuando eran de sensibilidad progresista) en mantener oculta su orientación sexual. Un outing en toda regla, que Ronan Farrow simplemente ignoró.

Ahora, casi cinco años después, el periodista ha decidido dar el paso y visibilizarse públicamente como persona LGTB. Lo ha hecho durante una ceremonia de entrega de premios de The Point Foundation, una entidad que precisamente se dedica a ayudar mediante becas y programas de mentoría a estudiantes LGTB con dificultades económicas o de otra índole, y en la que Farrow fue uno de los premiados.

“Ser parte de la comunidad LGTB, que me apoyó y se hizo eco de las primeras investigaciones y que ha sido una fuente leal de apoyo tras el reportaje sobre agresiones sexuales a supervivientes que se sentían invisibles, me ha dado una fuerza increíble”, dijo Farrow en su discurso. El hijo de Mia Farrow, conviene precisar en este punto, jugó como periodista un papel fundamental a la hora de destapar el escándalo Weinstein, una serie de acusaciones de agresión sexual contra el productor de cine Harvey Weinstein, y que Farrow documentó en buena parte en un artículo publicado en The New Yorker en octubre de 2017. Un escándalo que dió origen al movimiento Me Too de denuncia del acoso sexual. “Las personas LGTB se encuentran entre los más valientes y poderosos agentes de cambio y líderes que he conocido, y son los defensores más enérgicos de las personas vulnerables y de las que no tienen voz, porque saben lo que es estar en esa situación”, añadía el periodista.

En definitiva, una “salida tranquila” del armario. Eso sí, Ronan Farrow no llegó a aclarar si es gay o bisexual, y prefería simplemente identificar como “parte de la comunidad LGTB”.

Una historia personal marcada por las acusaciones de abuso contra Allen

Ronan Farrow es el único hijo biológico de Mia Farrow y Woody Allen, aunque durante años se ha especulado con la posibilidad de que en realidad su padre fuese Frank Sinatra, primer marido de Farrow (la propia actriz ha declarado que no descarta esa posibilidad).

En cualquier caso, Ronan Farrow no mantiene contacto con el director y siempre se ha posicionado junto a su madre, que acusó a Woody Allen de haber abusado sexualmente de la hija adoptiva de ambos, Dylan Farrow, cuando esta tenía siete años. Los abusos habrían ocurrido durante una visita de Allen a la casa de Farrow tras su separación (Allen había iniciado una relación con Soon-Yi Previn, que a su vez era hija adoptiva de Mia Farrow y André Previn, su segundo marido). Los cargos contra Allen nunca prosperaron, aunque Dylan Farrow ha seguido manteniendo, ya adulta, que Allen abusó de ella aquel día. Otro hermano adoptivo de la pareja, Moses Farrow, se ha posicionado en cambio a favor de su padre, y de hecho ha llegado a acusar a su madre de haber abusado emocionalmente de él y de sus hermanos y de haber manipulado a Dylan por venganza.

Fuente Dosmanzanas

General, Historia LGTB , , , , , , , , , , , , , , ,

Mujer escapa de la secta ‘Hijos de Dios’ donde era violada en el Nombre de Dios

Martes, 16 de enero de 2018

screen-shot-2018-01-12-at-2-06-24-pm-691x430Dawn Watson vivió desde su nacimiento con su madre y hermano en el seno de una secta donde el llamado ‘sexo libre’ era la base principal. Cuando tenía 13 años, pudo reunir el valor suficiente y escapar de la comunidad ‘Hijos de Dios’ (Children of God), conocida como ‘La Familia Internacional’. Watson ahora comparte sus dolorosas experiencias para alentar a las víctimas a acabar con ese infierno.

Desde temprana edad, Dawn empezó a tener relaciones sexuales. En ese momento la niña no veía nada malo en los hombres con los que practicaba sexo, los denominados ‘tíos’. “Cuando eres niño, aprendes a cepillarte los dientes; sin embargo, yo aprendí a tener relaciones sexuales“, narra la mujer. También confiesa que tuvo que presenciar, entre otras cosas, fotos de mujeres desnudas clavadas en una cruz. “Fui abusada sexual, emocional y espiritualmente”.

La secta, de la que fueron miembros al menos dos personalidades de Hollywood –Harvey Weinstein y Rose McGowan – recientemente involucrados en un escándalo de acoso sexual; tenía una peculiar manera de atraer nuevos adeptos y obtener financiación. Las niñas eran las encargadas de llevar a cabo la misión ‘flirty fishing’ (pesca coqueta), en la que se les pedía que se acostasen con hombres para conseguir su cometido.

Watson continúa: “Nos decían que como mujeres podíamos expresar nuestro amor sirviendo a los hombres, representantes de Dios. No había agresión, ya que todo sucedía en nombre de Dios, por eso resultaba muy difícil saber que lo que me hacían estaba mal”.

La secta ‘Hijos de Dios’ fue fundada en 1968 por el estadounidense David Brandt Berg, hijo de un pastor que fue expulsado de la iglesia por ser sospechoso de pedofilia con sus propios hijos. Cuatro años después ya había 130 sucursales diferentes, hasta en Brasil, donde residió Watson.

“Berg tenía mucha oscuridad interior. Incluso, antes de convertirse en un líder del culto ya había abusado de sus propios hijos. También quería tener muchas mujeres, por lo que no era bienvenido en la iglesia”, dice Watson.

Según cuenta la mujer, el fundador, conocido como el ‘padre David’, alentaba a las mujeres y los niños a pasar tiempo con sus ‘tíos’. “Nos lavaron el cerebro de tal manera que todos creíamos que el sexo libre era parte de la expresión de amor hacia Dios. Incluso cuando se trataba de niños muy pequeños, que ni siquiera entendían lo que estaban haciendo”.

Watson confiesa que nunca conoció una figura paterna entre los hombres de la comunidad con los que mantenía sexo: “Siempre miré a los hombres y ‘tíos’ de la comunidad como un peligro y quería estar lo más lejos posible de ellos”.

La mujer recuerda una dramática escena en la que recibió tantos azotes como parte de un castigo, que su pierna quedó completamente magullada. “Fui a ver a mi madre y pregunté: ¿esto es amor?“.

Watson se sentía tan oprimida que a la edad de 13 años decidió irse, saltando por una ventana, de la casa en la que habitaban los miembros de la secta. “Si el mundo exterior era un lugar tan terrible como decían y si Dios quería matarme, iría al infierno. Ya no me importaba”.

Watson dejó a su madre y su hermano. Luego deambularía durante tres años, viviendo en casas de otros que también habían huido de la secta. Cuando tenía 15 años, sin embargo, fue violada, algo que recuerda como uno de los momentos más dolorosos de su vida. “Después de eso llamé a mi madre, y ella finalmente tuvo el coraje de abandonar la secta también”.

Años después, Watson fundó su propia organización sin fines de lucro, con la intención de ayudar a las víctimas a salir adelante. “Aquellos que hayan sufrido fuertes dolores emocionales pueden venir a mí”. La secta cristiana pervive hoy en día bajo el nombre de ‘La Familia Internacional’. En este momento está dirigida por Karin Zerby, la segunda mujer con quien se casó el ‘padre David’.

Fuente Chueca.com

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , ,

Ellen Page acusa a Brett Ratner de acoso homofóbico durante el rodaje de «X-Men: la decisión final»

Lunes, 13 de noviembre de 2017

ellen-page-630x433Ellen Page acusa de acoso homofóbico al cineasta Brett Ratner durante el rodaje de «X-men: la decisión final», al hacer un comentario en público sobre su supuesta homosexualidad cuando todavía no había salido del armario, animando a cualquiera que haya sido víctima de algún tipo de abuso o agresión a que de un paso adelante para desenmascarar a los poderosos que actúan habitualemtne de esa manera.

Un par de años antes de rodar Juno (Jason Reitman, 2007, EE.UU.), por la que conseguiría una nominación al Oscar, Ellen Page interpretaba Kitty Pryde AKA Shadowcat en X-men: la decisión final (X-Men: the last stand, 2006, Reino Unido, Canadá & EE.UU.), en la que estaba siendo dirigida por Brett Ratner, actualmente investigado por las autoridades tras ser denunciado de acoso sexual por Olivia Munn y otras cinco actrices. En aquel entonces Page tenía 18 años de edad y no sólo no había salido del armario, sino que ni siquiera había tomado conciencia de su orientación sexual, de ahí que tache de acosador y homofóbico a Ratner por un comentario que le hizo delante de sus compañeros de rodaje.

«Deberías follartela para que se dé cuenta de que es gay», es lo que Page asegura que Ratner le dice a una mujer que se encontraba junto a ella en el set de rodaje de la que era la segunda secuela cinematográfica de los X-men. En aquel momento ella tiene 18 años y aunque ya es consciente que es lesbiana, todavía no sabe cómo manejar su orientación sexual, de ahí que asegure que se sintiera «violada cuando sucedió esto. Bajé la mirada hacia mis pies, no dije una palabra y vi que nadie más lo hacía. Este hombre, que me había contratado para la película, comenzó nuestros meses de rodaje con este horrible y desafiante alegato. Me sacó del armario sin pensar mi bienestar, un acto que todos reconocemos como homofóbico. Posteriormente le vería decir cosas degradantes a las mujeres durante el rodaje. Recuerdo una mujer caminando por el monitor mientras hacía un comentario sobre su culo».

El colmo para Page llega cuando los productores de la película le llaman la atención por haber rechazado ponerse una camiseta en la que se leía «Equipo Ratner», contestándole «no estoy en tu equipo» al propio Ratner. «Los productores de la película vinieron a mi caravana para decirme que ‘no podía hablarle así’. Me estaban reprendiendo, sin embargo, no lo castigaban ni lo despedían por el comportamiento abiertamente homofóbico y abusivo que todos presenciamos», declara la actriz que en aquellos momentos todavía no era conocida y no tenía ni las herramientas ni la capacidad para manejar una situación de este tipo.

A través de Twitter, Anna Paquin afirma que estaba presente cuando Rattner hizo aquel comentario, mostrando su apoyo a Page, quien ha aprovechado para aludir a los escándalos de acoso y violación de Harvey Weinstein y Kevin Spacey. «Este es un esperado ajuste de cuentas. Debe serlo. Es triste que tengan que imponerse ‘códigos de conducta’ para asegurar que tenemos el respeto y los derechos fundamentales. Sabemos que el status quo perpetúa la injusticia, victimizando este comportamiento para protegerse y perpetuarse a sí mismos. No permitas que este comportamiento se normalice. No compares errores con actos criminales por sus grados de severidad. No seas insensible a las voces de las víctimas que dan un paso adelante. No dejes de exigir nuestros derechos civiles. Agradezco a cualquiera y cada uno de los que hablen contra el abuso y el trauma que hayan sufrido. Estás rompiendo el silencio. Eres la revolución», concluye en la extensa declaración que ha publicado en su página de Facebook este viernes, 10 de noviembre.

Ellen Page saldría del armario como lesbiana en 2014, un año después de que Brett Ratner fuera premiado como aliado del colectivo LGBT por GLAAD.

Fuente Universogay

Cine/TV/Videos, General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , ,

Tras años de desafiante resistencia, Kevin Spacey sale del armario justo tras ser acusado por el actor Anthony Rapp de acosarlo cuando era adolescente

Jueves, 2 de noviembre de 2017

kevin-spacey-anthony-rapp-getty_1509338324254_11508550_ver1-0El terremoto provocado por el caso Harvey Weinstein no remite. La salida a la luz de numerosas acusaciones de acoso sexual hacia el afamado y hasta hace pocas semanas influyente productor de cine está provocando una auténtica catarsis, y muchas personas que han sido objeto de acoso en sus lugares de trabajo se sienten de repente empoderadas para poner fin a años de silencio y denunciar los abusos sufridos. Hablamos fundamentalmente de mujeres acosadas por hombres, pero también de hombres víctimas de acoso por otros hombres. Es el caso del actor Anthony Rapp, abiertamente gay, que ha denunciado haber sido acosado nada más y nada menos que por Kevin Spacey. La reacción de este ha sido la de admitir implícitamente los hechos y, tras años de ocultamiento, hacer pública su condición de homosexual. 

En una entrevista con BuzzFeed hecha pública hace pocas horas, Anthony Rapp ha desvelado que en 1986, cuando tenía 14 años, Kevin Spacey (que entonces contaba con 26 años y era un actor teatral poco conocido) lo invitó a una fiesta a su apartamento. Ambos habían coincidido en una obra de Broadway (Rapp es actor desde los nueve años), por lo que el adolescente acudió con normalidad (“era una época diferente. Ibas a trabajar solo, te movías solo por el metro, ibas al teatro solo”, explica). El resto de los asistentes eran adultos, por lo que Rapp, aburrido, acabó en un dormitorio viendo televisión. Pasada ya la medianoche, se dio cuenta de que el resto de los invitados se habían marchado ya, así que decidió marcharse él también. En ese momento Kevin Spacey, con signos de embriaguez, se interpuso en la puerta, lo agarró y lo condujo a la cama. Allí, según recuerda Rapp, se tumbó sobre él y lo mantuvo sujeto durante un rato. “Estaba intentando seducirme. No sé si entonces lo verbalizaría así, pero intentaba enrollarse conmigo sexualmente”, explica.

Anthony Rapp, que se quedó “congelado”, según sus propias palabras, pudo zafarse de Spacey y encerrarse en el baño. Allí se recompuso, salió y se dirigio directamente a la puerta del apartamento. Spacey le siguió, preguntándole si de verdad quería marcharse. “Sí, buenas noches”, le contestó, y se marchó sin que Spacey se lo impidiese.

Durante los días siguientes, Anthony Rapp se planteó hablar con Spacey sobre lo sucedido, pero no lo llegó a hacer. Tampoco quiso revelarlo a su madre, al pensar que ello le hubiese llevado a iniciar una conversación con ella sobre su propia orientación sexual, algo para lo que aún no se sentía preparado. Los años pasaron, la fama de Spacey creció exponencialmente y Rapp, aunque consultó con un abogado (según el cual no existía “caso legal”), decidió finalmente mantener en secreto lo sucedido. Hasta estos días, cuando lo sucedido con Harvey Weinstein ha removido conciencias. “No se trata solo de contar lo que me pasó, sino de tratar de arrojar luz sobre décadas de un comportamiento que se ha permitido porque muchas personas, incluido yo mismo, hemos callado”, explica, con la esperanza de que testimonios como el suyo ayuden a cambiar las cosas.

La respuesta de Kevin Spacey no se ha hecho esperar: casi inmediatamente, el famoso actor publicaba en Twitter un breve comunicado en el que pese a asegurar que no recuerda lo sucedido admite implícitamente que lo que cuenta Rapp es verdad (escudándose, eso sí, en que estaba “borracho”). Spacey pide disculpas y aprovecha además para salir públicamente del armario como gay:

“Siento un gran respeto y admiración por Anthony Rapp como actor. Me siento más que horrorizado al escuchar su historia. Honestamente, no recuerdo el encuentro. Deben haber pasado más de 30 años. Pero si me comporté como él describe, le pido mis más sinceras disculpas por lo que fue un comportamiento absolutamente inapropiado mientras estaba borracho, le pido disculpas por los sentimientos que describe y con los que ha tenido que cargar todos estos años”, asegura.

“Esta historia me ha dado el valor para afrontar otros aspectos de mi vida. Sé que circulan historias sobre mí, muchas de ellas alimentadas por el hecho de haber sido tan celoso de mi privacidad. Como las personas más cercanas a mí saben, a lo largo de mi vida he tenido relaciones tanto con hombres como con mujeres. He amado y he tenido relaciones románticas con hombres, y a partir de este momento elijo vivir como un hombre gay. Quiero enfrentarme a esto de forma honesta y abierta, y ello empieza por examinar mi propio comportamiento”, añade.

Spacey llegó a acusar de “acoso” a los que especulaban sobre su homosexualidad

Corría el año 2010 cuando Kevin Spacey llegó a comparar el interés por su entonces supuesta orientación homosexual con el acoso que en muchos casos llegan a sufrir los adolescentes LGTB. Fue en una entrevista para Daily Beast y en respuesta a las preguntas del escritor y periodista abiertamente gay Kevin Sessums. “Nosotros los gais siempre hemos estado orgullosos de considerarle miembro de nuestra tribu, pero usted no no ha correspondido. ¿Por qué?”, le preguntó. “Mire, puedo haber vivido en Inglaterra los últimos años, pero todavía soy un ciudadano americano, y no he renunciado a mi derecho a la privacidad”, le cortó en seco Spacey.

Al objetarle Sessums que los heterosexuales no consideran su orientación una cuestión privada, Spacey respondió: “creo que hemos visto a adolescentes gais suicidarse, porque el acoso es angustioso. Creo que la gente joven, si creen estar confusos, lo que necesitan saber es que hay personas con las que pueden hablar, que hay lugares a los que dirigirse y no sentirse solos. Pero siento que ellos tienen tanto derecho como yo a no ser acosados. Y no entiendo porque la gente dice ‘es terrible lo que le pasa a este joven cuya vida está siendo expuesta’ y luego se da la vuelta y señala a otra persona”. “La gente tiene diferentes razones para vivir sus vidas como las viven, no puedes poner las razones de todo el mundo en el mismo cesto. Hay una línea que yo ne he cruzado y que nunca cruzaré”, añadía.

Sessums le respondió que no creía que preguntar por la orientación sexual fuese equiparable al bullying homofóbico. “Usted es un hombre adulto acomplejado, no un adolescente temeroso”, le espetó, para acto seguido preguntarle si estaría dispuesto a pareticipar en una campaña contra el acoso homofóbico como “It Gets Better“Por supuesto que lo haría. Pero ¿por qué en este país los chicos piensan que está bien acosar y burlarse de alguien? Le diré por qué, porque es lo que ven en los medios todo el tiempo”, justifica. “Si dejamos de usar la sexualidad como arma contra las personas, quizá todo el mundo acabe por perder el interés por ello”, respondió.

¿Salida del armario sincera o miserable cortina de humo?

En condiciones normales, hubiéramos saludado la salida del armario de Kevin Spacey como una valiosa muestra de visibilidad por parte del que sin duda es un gran actor. Sin embargo, su historial de negación explícita, incluso desafiante, y el hecho de que haga pública su condición tras ser acusado de acoso sexual por parte de un menor nos hace preguntarnos si en realidad no nos encontramos ante una “ingeniosa” solución para arrojar balones fuera, cuando no de una miserable cortina de humo. En este sentido no podemos sentirnos cómodos con la noticia.

Lo que sí tenemos claro es quién es en este caso la verdadera víctima: Anthony Rapp, que siendo adolescente tuvo que sufrir una situación tan desgarradora y que, él sí, cuenta desde el primer momento con todas nuestra simpatías.

Fuente Dosmanzanas

General , , , , , , , , , , , ,

Recordatorio

Las imágenes y fotografías presentadas en este blog son propiedad de sus respectivos autores o titulares de derechos de autor y se reproducen solamente para efectos informativos, ilustrativos y sin fines de lucro. Yo, por supuesto, a petición de los autores, eliminaré el contenido en cuestión inmediatamente o añadiré un enlace. Este sitio es gratuito y no genera ingresos.

El propietario del blog no garantiza la solidez y la fiabilidad de su contenido. Este blog es un lugar de entretenimiento. La información puede contener errores e imprecisiones.

Este blog no tiene ningún control sobre el contenido de los sitios a los que se proporciona un vínculo. Su dueño no puede ser considerado responsable.