Archivo

Entradas Etiquetadas ‘Partido Democrático Unido (Gambia)’

El “presidente” de Gambia, que decía curar el SIDA los lunes y los martes laborales, pierde por sorpresas las elecciones y se ve obligado a huir del país.

Miércoles, 25 de enero de 2017

Par934006El presidente de Gambia, Yahya Jammeh, conocido por su mano de hierro en el gobierno del país y sus feroces diatribas LGTBfobas, perdió las elecciones presidenciales después de 22 años de mandato. El vencedor fue Adama Barrow, un político que nunca ha ocupado un cargo público, que se presentaba por el Partido Democrático Unido y ha sido apoyado por una coalición de siete grupos opositores. Sin saber el talante específico de Barrow respecto a los asuntos LGTB, en principio no cabe más que felicitarse por el derrocamiento de Jammeh, quien ha hecho de la LGTBfobia uno de los rasgos distintivos de su figura y es responsable último del endurecimiento de la ya rigurosa legislación anti-LGTB existente en Gambia, hasta conseguir castigar las relaciones homosexuales con penas que pueden alcanzar la cadena perpetua.

A Yayah Jammeh le conocemos porque aunque no es un señor gracioso (bueno, me refiero a su figura de dictador africano claro, a lo mejor en persona el hombre es un no parar de chistes) nos hizo mucha gracia cuando hace un tiempo dijo que él podía curar el SIDA, pero sólo los lunes y los martes laborables. Otras cosas que Jammeh decía y que no tenían tanta gracia era que la homosexualidad es “más mortal que todos los desastres naturales puestos juntos”, que somos “alimañas” y que vamos a acabar con el mundo.

Jammeh ha dejado de ser “presidente” de Gambia y se ha largado del país. Pero claro, es un dictador, cuando un dictador “pierde” unas elecciones lo primero que hace es quejarse de que están manipuladas. Aunque sea él el que manda. Y eso que lo intentó, que justo antes de las elecciones bloqueó el acceso a internet en el país, prohibió que hubiera observadores internacionales y dijo que no habría recuento. Cosa de la que probablemente se arrepintiera al perder pero claro, es un dictador. El caso es que Yayah Jammeh perdió frente a su adversario, Adama Barrow.

Tras 22 años en el poder, Jammeh ha tenido que coger a su familia, meterla en un avión y largarse. Según parece se va a esconder en Guinea, pero no hay nada oficial por el momento y lo único que Barrow ha dicho es que “a partir de ahora vivirá en un país extranjero“.

No tenemos ni idea de cuáles son las ideas de Barrows sobre la homosexualidad pero hay que tener en cuenta que Gambia es un país eminentemente homófobo…

Un presidente ferozmente LGTBfobo

El ya presidente saliente de Gambia ha hecho de la LGTBfobia uno de los rasgos más distintivos de su figura. Sin duda, es el responsable último de la aprobación en 2014 de una ley que agravaba la consideración penal de las relaciones entre personas del mismo sexo —ya antes castigadas con 14 años de prisión— hasta alcanzar la cadena perpetua. La legislación, a diferencia de lo que ocurre en otros países, afecta indistintamente a hombres y mujeres, pues ya en 2005 se “actualizó” el Código Penal para incluir también a las lesbianas. Como es habitual cuando se aprueban leyes represoras contra las personas LGTB, de inmediato comenzaron las detenciones, que han continuado sucediéndose durante el mandato de Jammeh.

Pero Yahya Jammeh también ha destacado por sus frecuentes diatribas personales contra la población LGTB. En febrero de 2014 contábamos cómo comparaba a las personas homosexuales con alimañas. “Combatiremos a esas alimañas llamadas homosexuales o gais de la misma forma que combatimos a los mosquitos que causan malaria, si no de una manera más agresiva”, expresaba entonces Jammeh en un discurso conmemorativo de la independencia gambiana. “No aceptaremos ninguna amistad, ayuda u otro gesto que lleve como condición aceptar a los homosexuales o a los LGTB”, añadía. Unas siglas que según él “solo pueden significar Lepra, Gonorrea, Tuberculosis y Bacterias, que son todas nocivas para la existencia humana”.

No era sin embargo la primera vez que Jammeh hacía uso de la homofobia para ganar popularidad. En su discurso de Navidad de 2013, dirigido a la minoría cristiana, tachó a los homosexuales de “cáncer social. Pero quizás más grave fue que aprovechara su intervención ante la 68ª Asamblea General de Naciones Unidas ese mismo año para pronunciar un virulento discurso de incitación al odio en el que calificó a la homosexualidad de “una de las mayores amenazas para la existencia humana” y a las relaciones entre personas del mismo sexo como “más mortales que todos los desastres naturales juntos”.

Años antes, en 2008, amenazó con decapitar a todos los homosexuales que no abandonaran el país, y en 2009 hacía un llamamiento al Ejército para detectar conductas homosexuales en su seno, que entonces también calificó de “diabólicas”. En febrero de 2012, Jammeh insistía en que los derechos de las personas homosexuales no pueden considerarse derechos humanos; y en abril del 2013, amenazó a los homosexuales que visiten su país con “arrepentirse de haber nacido”.

En 2015, en otro de sus discursos durante una gira por los territorios agrícolas gambianos, advirtió de que “si haces eso [mantener relaciones homosexuales] en Gambia, te cortaremos la garganta”. Más tarde añadió:Si eres un hombre y quieres casarte con otro hombre en este país y te atrapamos, nadie volverá a verte, y ningún blanco podrá hacer nada al respecto”, refiriéndose probablemente a los dirigentes de la Unión Europea, que en diciembre de 2013 habían cancelado las ayudas de 13 millones de euros destinadas al país africano por su quebrantamiento de los derechos humanos y a las sanciones de EE.UU..

Fuente: Pink News, vía EstoyBailando/Dosmanzanas/Cristianos Gays

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , , ,

Yahya Jammeh, el ferozmente LGTBfobo presidente de Gambia, pierde las elecciones después de 22 años de mandato

Miércoles, 7 de diciembre de 2016

Par934006El presidente de Gambia, Yahya Jammeh, conocido por su mano de hierro en el gobierno del país y sus feroces diatribas LGTBfobas, ha perdido las elecciones presidenciales después de 22 años de mandato. El vencedor ha sido Adama Barrow, un político que nunca ha ocupado un cargo público, que se presentaba por el Partido Democrático Unido y ha sido apoyado por una coalición de siete grupos opositores. Sin saber el talante específico de Barrow respecto a los asuntos LGTB, en principio no cabe más que felicitarse por el derrocamiento de Jammeh, quien ha hecho de la LGTBfobia uno de los rasgos distintivos de su figura y es responsable último del endurecimiento de la ya rigurosa legislación anti-LGTB existente en Gambia, hasta conseguir castigar las relaciones homosexuales con penas que pueden alcanzar la cadena perpetua.

El pasado jueves 1 de diciembre se celebraron elecciones presidenciales en Gambia. Desde hace 22 años, el cargo de presidente lo ostentaba Yahya Jammeh, desde que derrocó a Dawda Jawara tras perpetrar un golpe de Estado militar contra él. En esta ocasión, los resultados han favorecido al candidato del Partido Democrático Unido, Adama Barrow, que ha obtenido el 45,5 % de los votos, frente al 36,7 % de Jammeh. El restante 17,8 % lo ha conseguido Mammah Kandeh, líder de Congreso Democrático Gambiano.

adama-barrowEl vencedor de las elecciones, Adama Barrow, ha sido apoyado por una coalición de siete grupos opositores. Barrow, un empresario del sector inmobiliario de 51 años, no ha ocupado nunca un cargo público, y durante la campaña electoral ha fijado como su principal compromiso el saneamiento de la empobrecida economía del país, que ha empujado a miles de gambianos a emigrar hacia los países de la Unión Europea.

Según un informe del embajador en Gambia de African Human Rights Coalition, Barrow es el candidato más propenso a respetar los derechos humanos, y el que con mayor probabilidad deje de perseguir y convertir en un objetivo a la población LGTB, tal y como hacían Yahya Jammeh y sus fuerzas policiales.

Jammeh ha gobernado el país con mano de hierro, siendo denunciado por su continuo quebrantamiento de los derechos humanos, hasta el punto de que Amnistía Internacional ha pedido tras su derrota que sea procesado inmediatamente “por las violaciones de los derechos humanos, incluyendo asesinatos, desapariciones y torturas de opositores a su régimen”.

Según ha denunciado repetidamente Human Rights Watch, entre quienes han sufrido detenciones arbitrarias y horribles torturas bajo el régimen de Jammed se encuentran defensores de los derechos humanos, periodistas, líderes estudiantiles, opositores políticos y también activistas LGTB. Precisamente la población de gais, lesbianas, bisexuales y transexuales ha estado en múltiples ocasiones en el punto de mira de Yahya Jammeh.

Un presidente ferozmente LGTBfobo

El ya presidente saliente de Gambia ha hecho de la LGTBfobia uno de los rasgos más distintivos de su figura. Sin duda, es el responsable último de la aprobación en 2014 de una ley que agravaba la consideración penal de las relaciones entre personas del mismo sexo —ya antes castigadas con 14 años de prisión— hasta alcanzar la cadena perpetua. La legislación, a diferencia de lo que ocurre en otros países, afecta indistintamente a hombres y mujeres, pues ya en 2005 se “actualizó” el Código Penal para incluir también a las lesbianas. Como es habitual cuando se aprueban leyes represoras contra las personas LGTB, de inmediato comenzaron las detenciones, que han continuado sucediéndose durante el mandato de Jammeh.

Pero Yahya Jammeh también ha destacado por sus frecuentes diatribas personales contra la población LGTB. En febrero de 2014 contábamos cómo comparaba a las personas homosexuales con alimañas. “Combatiremos a esas alimañas llamadas homosexuales o gais de la misma forma que combatimos a los mosquitos que causan malaria, si no de una manera más agresiva”, expresaba entonces Jammeh en un discurso conmemorativo de la independencia gambiana. “No aceptaremos ninguna amistad, ayuda u otro gesto que lleve como condición aceptar a los homosexuales o a los LGTB”, añadía. Unas siglas que según él “solo pueden significar Lepra, Gonorrea, Tuberculosis y Bacterias, que son todas nocivas para la existencia humana”.

No era sin embargo la primera vez que Jammeh hacía uso de la homofobia para ganar popularidad. En su discurso de Navidad de 2013, dirigido a la minoría cristiana, tachó a los homosexuales de “cáncer social. Pero quizás más grave fue que aprovechara su intervención ante la 68ª Asamblea General de Naciones Unidas ese mismo año para pronunciar un virulento discurso de incitación al odio en el que calificó a la homosexualidad de “una de las mayores amenazas para la existencia humana” y a las relaciones entre personas del mismo sexo como “más mortales que todos los desastres naturales juntos”.

Años antes, en 2008, amenazó con decapitar a todos los homosexuales que no abandonaran el país, y en 2009 hacía un llamamiento al Ejército para detectar conductas homosexuales en su seno, que entonces también calificó de “diabólicas”. En febrero de 2012, Jammeh insistía en que los derechos de las personas homosexuales no pueden considerarse derechos humanos; y en abril del 2013, amenazó a los homosexuales que visiten su país con “arrepentirse de haber nacido”.

En 2015, en otro de sus discursos durante una gira por los territorios agrícolas gambianos, advirtió de que “si haces eso [mantener relaciones homosexuales] en Gambia, te cortaremos la garganta”. Más tarde añadió:Si eres un hombre y quieres casarte con otro hombre en este país y te atrapamos, nadie volverá a verte, y ningún blanco podrá hacer nada al respecto”, refiriéndose probablemente a los dirigentes de la Unión Europea, que en diciembre de 2013 habían cancelado las ayudas de 13 millones de euros destinadas al país africano por su quebrantamiento de los derechos humanos y a las sanciones de EE.UU..

Fuente Dosmanzanas

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , , , ,

Recordatorio

Las imágenes y fotografías presentadas en este blog son propiedad de sus respectivos autores o titulares de derechos de autor y se reproducen solamente para efectos informativos, ilustrativos y sin fines de lucro. Yo, por supuesto, a petición de los autores, eliminaré el contenido en cuestión inmediatamente o añadiré un enlace. Este sitio es gratuito y no genera ingresos.

El propietario del blog no garantiza la solidez y la fiabilidad de su contenido. Este blog es un lugar de entretenimiento. La información puede contener errores e imprecisiones.

Este blog no tiene ningún control sobre el contenido de los sitios a los que se proporciona un vínculo. Su dueño no puede ser considerado responsable.