Archivo

Entradas Etiquetadas ‘NCAVP’

Un coche embiste contra varios manifestantes que protestaban por la muerte de una mujer transexual a manos de la policía en San Luis (Misuri)

Lunes, 28 de agosto de 2017

atropello-san-luis-misuri-290x150Las imágenes son escalofriantes, aunque por fortuna no hubo heridos graves. Ocurrió en San Luis (Misuri), en la noche del miércoles, cuando un grupo de manifestantes marchaba por las calles tras una vigilia en recuerdo de Kiwi Herring, una mujer transexual negra de 30 años que murió por disparos de la policía. En un momento determinado, los manifestantes habían cortado el tráfico. Un coche, sin embargo, se les acerca, y en un momento determinado acelera, se lleva por delante a varios de ellos y huye del lugar de los hechos. El conductor del vehículo ha sido ya detenido.

Existen algunos vídeos que recogen a diferentes distancias lo sucedido. Uno de ellos, que permite ver desde lejos toda la secuencia, el que insertamos a continuación:

El fotógrafo David Carson, del St. Louis Post-Dispatch, el principal periódico local, ha difundido también varias fotografías de lo sucedido:


No parece que se tratase de un ataque planificado de antemano, sino más bien consecuencia de la ira del conductor, que adelanta a otros tres vehículos que sí están detenidos, y al toparse con los manifestantes que le cierran el paso en lugar de detenerse sigue avanzando. Primero más lentamente, hasta que segundos más tarde da un acelerón, atropella a varios manifestantes y huye del lugar. De lo que no hay duda, en cualquier caso, es de que se trató de una acción violenta, y no de un atropello accidental. Es más, el conductor habría llegado a hacer la “peineta” (un gesto claramente insultante) a un agente de policía que intentó detenerlo en su huida.

Los manifestantes protestaban, y lo hacían de forma pacífica, después de haber asistido a una vigilia convocada por grupos LGTB en memoria de Kiwi Herring, una mujer transexual negra a la que la policía de San Luis disparó después de que, según la versión policial, hiriera con un cuchillo a un agente en un incidente rodeado de gran confusión. Herring había herido antes con el cuchillo a otra persona, en el contexto de lo que parece una disputa vecinal. Se da la circunstancia de que Herring estaba casada con un hombre transexual, también detenido en relación al incidente (hay medios que siguen identificando a Kiwi Herring con su nombre legal masculino, Kenny, y a su marido con su nombre legal femenino, Kristy Thompson). Familiares de Kerry Herring y activistas en favor de los derechos de los afroamericanos, sin embargo, no acaban de creerse la versión policial y sospechan que pudo tratarse de otro caso de uso abusivo de la violencia contra una persona de raza negra.

Precisamente hace unos días nos referíamos al repunte de violencia contra las personas LGTB que se está produciendo en Estados Unidos y destacábamos como, al centrarnos en el capítulo de homicidios, el colectivo de mujeres trans negras destaca como el más vulnerable. Según los datos de 2016, y excluyendo a las 49 víctimas del atentado de Orlando (para permitir un análisis más fino de la tendencia subyacente), fueron 28 las personas asesinadas, un 17% más que el año anterior. El 79% eran personas de color, según el criterio de la National Coalition of Anti-Violence Programs (NCAVP, la entidad que ha hecho el recuento): 18 personas negras y 4 latinas. Y desde el punto de vista de la identidad de género, 19 (el 68%) eran personas trans y de género no conforme. La inmensa mayoría (17) fueron precisamente mujeres trans de color.

El informe de la NCAVP también recoge datos sobre el comportamiento de las fuerzas policiales, que el 66% de las víctimas que interactuaron de alguna forma con ellas calificó como indiferente u hostil. 52 personas, en concreto, aseguraron haber sufrido algún tipo de maltrato policial tras el incidente de odio (uso excesivo de la fuerza, detención injustificada, etc.). Un dato a tener en cuenta en que las víctimas negras experimentaron “excesiva fuerza policial” en un porcentaje tres veces superior al del resto.

El autor del atropello, que por fortuna no produjo heridas de consideración a los atropellados, fue finalmente detenido por la policía a pesar de su intento de escapar. Se trata de Mark Colao, de 59 años, que ha sido acusado de los delitos de conducción temeraria, abandono del lugar de un accidente y resistencia a la autoridad. No parece que por el momento el odio racial o la LGTBfobia vayan a ser tenidos en cuenta en la acusación, pese a que resulta difícil no relacionarlos con lo sucedido, más aún cuando la sociedad estadounidense aún sigue conmocionada por lo ocurrido hace un par de semanas en Charlottesville (Virginia), cuando un supremacista blanco al volante de otro coche se abalanzó contra manifestantes antirracistas y mató a una de ellas.

Fuente Dosmanzanas:

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , , , , , , , , ,

Destacado repunte de la violencia por LGTBfobia en Estados Unidos, récord de asesinatos incluido

Miércoles, 16 de agosto de 2017

homofobiainforme-ncavp-2016-300x138La National Coalition of Anti-Violence Programs (NCAVP), organización que hace un minucioso seguimiento de los delitos de odio contra la comunidad LGTBQ en los Estados Unidos, ha hecho público su informe correspondiente al año 2016. Y los datos no son precisamente tranquilizadores. Aun dejando fuera el atentado homófobo de Orlando, 2016 fue el año con mayor número de asesinatos de personas LGTBQ en los Estados Unidos desde que se registra este dato. El colectivo de mujeres trans negras se revela, una vez más, como el más vulnerable. Por si esto fuera poco, en lo que llevamos de 2017 ya se han cometido más homicidios de personas LGTBQ que en todo 2016.

Asesinatos

La NCAVP registró un total de 77 asesinatos relacionados con el odio contra las personas LGBTQ y/o que viven con VIH (que también son incluidas en esta estadística). Estos 77 asesinatos incluyen los 49 fallecidos en el atentado contra la discoteca Pulse. Si se descuenta este atentado (un ejercicio que esta entidad ha hecho para permitir un análisis más fino de la tendencia subyacente), fueron 28 las personas asesinadas. Es decir, que incluso sin tener en cuenta lo que sucedió en Orlando, en 2016 hubo un incremento del 17% en el número de víctimas mortales (en 2015 fueron 24), lo que convierte a 2016 en el año más sangriento desde que se registra este dato de forma sistemática.

Descontando las víctimas de Orlando, la mayoría de las cuales eran latinas, los porcentajes se reparten como sigue:

  • Desde el punto de vista racial, el 79% eran personas de color (al categorizarlas así nos limitamos a seguir el criterio de la NCAVP): 18 personas negras y 4 latinas.
  • Desde el punto de vista de la identidad de género, 19 (el 68%) eran personas trans y de género no conforme. La inmensa mayoría (17) fueron mujeres trans de color.

Otros incidentes/delitos de odio

Por lo que se refiere no ya a las personas asesinadas sino al total de incidentes/delitos de odio, la NCAVP registró un total de 1036 (es importante destacar, en este sentido, que la NCAVP se nutre de la información que le remiten una serie de organizaciones que trabajan sobre el terreno, por lo que puede haber numersos incidentes que queden fuera de sus registros).

Desde el punto de vista de la orientación sexual, el 47% se identificaron como gais, el 17% como lesbianas, el 14% como heterosexuales, 8% como queer y otro 8% como bisexuales:

informe-ncavp-2016-porcentaje-victimas-por-orientacion

Desde el punto de vista de la identidad de género, el 44% fueron hombres cisgénero (comparando porcentajes, parece evidente que la mayoría de ellos era hombres gais), el 21% mujeres cisgénero, el 21% mujeres transgénero, el 6% fueron personas de género no conforme, genderqueer o de género fluido y el 5% fueron hombres transgénero:

informe-ncavp-2016-porcentaje-victimas

Un aspecto que en Estados Unidos no debe pasarse por alto es el racial. A este respecto, el 60% de las víctimas se identificaban a sí mismas como personas de color. Por otra parte, el 15% de las víctimas que accedieron a compartir su documentación carecían de ella (un porcentaje superior al que otros estudios identifican como el de indocumentados en la población estadounidense, lo que revela que este subgrupo es también especialmente vulnerable a los delitos de odio por LGTBfobia).

Por lo que se refiere al comportamiento de las fuerzas policiales, el 66% de las víctimas que interactuaron de alguna forma con ellas lo califica de indiferente u hostil. 52 personas, en concreto, aseguran haber sufrido algún tipo de maltrato policial tras el incidente de odio (uso excesivo de la fuerza, detención injustificada, etc.). Un dato a tener en cuenta en que las víctimas negras experimentaron “excesiva fuerza policial” en un porcentaje tres veces superior al del resto. No cabe duda, en este sentido, de que el factor racial sigue siendo clave.

La violencia del día a día: un aspecto que no debe olvidarse

Un dato especialmente interesante del informe es que aproximadamente la mitad de los incidentes de odio tuvieron lugar en el entorno cercano a la víctima (lugar de trabajo, escuelas, hogar), y de hecho algo más mitad de los agresores era personas conocidas de la víctima:

informe-ncavp-2016-relacion-con-agresor

En este sentido, destaca muy especialmente el subgrupo de víctimas latinas, cuya posibilidad de sufrir discriminación laboral fue 2,6 veces superior al resto. “La percepción más común de la violencia por odio es que ocurre al azar, perpetrada por extraños en lugares públicos, pero esa no es toda la verdad. Nuestros informes muestrab que la violencia por odio contra las personas LGTBQ es una realidad del día a dúa, perpetrada por personas a las que conocemos y en lugares en los que pasamos buena parte de nuestro tiempo”, ha expresado al respecto Aaron Eckhardt, director de BRAVO, una organización que combate el odio por LGTBfobia en el estado de Ohio.

Aquí puedes descargar el informe completo en PDF correspondiente a 2016 (consta de 89 páginas). Y en la web de la NCAVP puedes descargar los informes de años previos (desde 1998).

Las perspectivas para 2017, aún peores

Lo terrible es que si 2016 batió el récord por lo que al número de asesinatos de personas LGTBQ se refiere, 2017 no le va a la zaga. De hecho, si descontamos las 49 víctimas del atentado de Orlando, el récord ya hubiese sido batido de nuevo: desde enero de 2017 se han contabilizado 33 víctimas, 5 más que todas las víctimas de 2016 (sin Orlando) y 9 más que todas las víctimas de 2015.

Uno de los objetos de discusión en estos momentos es el papel catalizador del odio que la nueva situación política estadounidense juega en este repunte de violencia. La tensa y polarizada campaña electoral de 2016 y la elección como presidente de Donald Trump, cuya administración se está revelando como marcadamente anti-LGTB, han supuesto un giro de 180 grados respecto al escenario previo. Los colectivos LGTB y de defensa de sus derechos civiles se preparan para años de resistencia, mientras que los grupos homófobos y tránsfobos protagonizan numerosas ofensivas en los niveles local, estatal y federal.

Hasta qué punto este clima político se traslada a las calles y se refleja en actos concretos de discriminación y violencia es díficil de establecer, pero la tendencia parece clara. Buen ejemplo es lo sucedido este pasado fin de semana en Charlottesville (Virginia), donde supremacistas blancos, nazis y miembros de la alt-right o “derecha alternativa”, que tanto apoyo ha dado a Donald Trump, se manifestaron haciendo gala de su odio racista, antisemita y homófobo. “Que os jodan, maricones”, fue uno de sus cánticos, algo de lo que hay más que suficiente testimonio audiovisual:

Fuente Dosmanzanas

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Una cámara de seguridad capta el asesinato a sangre fría de una mujer trans en California

Viernes, 31 de julio de 2015

Fresno1Horrible asesinato el ocurrido en Fresno (California), donde una mujer transexual de 66 años fue acuchillada en el cuello sin media provocación alguna en lo que parece un homicidio planificado, que activistas LGTB consideran tiene todas las papeletas para ser un crimen de odio. Las cámaras de seguridad de un negocio cercano captaron el momento de la agresión, pese a lo cual los asesinos no han podido ser aún detenidos. Se trata de la 12ª mujer transexual asesinada en Estados Unidos en lo que va de año, lo que muestra una vez más la extrema la vulnerabilidad de este colectivo.

Las escenas de la muerte de K.C. Haggard impresionan por la frialdad que demuestran sus asesinos. La mujer caminaba por las calles de Fresno en la madrugada del pasado jueves. De repente, los ocupantes de un coche se fijan en ella, cambian la dirección de la marcha y la llaman. Ella se acerca y entabla una breve conversación con el ocupante del asiento delantero derecho, que de repente, sin mediar provocación alguna, la acuchilla en la garganta. El coche se da a la fuga. La mujer camina unos metros y hace gestos a otro coche para que se detenga, posiblemente para pedir ayuda, pero este sigue su marcha. Se tambalea y acaba cayendo al suelo. Varias personas pasan incluso a su lado pero no la ayudan. No fue hasta varios minutos después cuando un transeúnte llama a la asistencia sanitaria. La mujer fue trasladada a un hospital, parece que tras perder mucha sangre, donde ya no pudieron hacer nada por salvar su vida.

El siguiente reportaje de la KFSN-TV de Fresno muestra lo sucedido, aunque eliminando el momento concreto en que el asesino asesta la cuchillada mortal a la víctima (por ello hemos decidido insertarlo, pese a nuestras dudas). Incluye además declaraciones de Augie Rubio, el dueño del local de tatuaje al que pertenece la cámara de seguridad, y de la activista trans Karen Adell Scot, que se muestra convencida de que el ataque fue un crimen de odio:

Se da la circunstancia de que solo dos días antes de la muerte de Haggard otra mujer transexual, India Clarke, de 25 años, fue brutalmente golpeada hasta la muerte en Tampa (Florida).

400x300_6_TransgenderMemoryAntes de ellas han sido asesinadas en lo que va de año Lamia Beard, Ty Underwood, Yazmin Payne, Taja Gabrielle de Jesus (a sus asesinatos hicimos referencia en febrero), Penny Proud, Bri Golec, Kristina Gomez Reinwald, London Chanel, Mercedes Williamson y Lamar “Papi” Edwards (en este último caso hay informaciones contradictorias sobre si se identificaba como un hombre gay o una mujer trans). Doce víctimas, en total. En solo siete meses, el mismo número de mujeres trans asesinadas en Estados Unidos que en todo 2014. Un dato verdaderamente preocupante.

Estados Unidos no se libra de la violencia tránsfoba

Con cierta frecuencia -no tanta como la que se merece el tema- nos hacemos eco de la sangría que supone la violencia tránsfoba en América Latina, la región del mundo que contabiliza más asesinatos de personas trans. Pero también en Estados Unidos la comunidad trans es la más vulnerable a la violencia y a la discriminación. Según datos de Transgender Europe, del total de 1612 asesinatos de personas transexuales contabilizados entre 2008 y 2013, 100 de ellos han ocurrido en ese país.

Resulta además llamativo el factor racial, a su vez imposible de deslindar del socioeconómico. De los 18 asesinatos registrados específicamente como crímenes de odio en 2013 en Estados Unidos por la National Coalition of Anti-Violence Programs (NCAVP), 13 de ellos (el 72,2%) lo fueron de mujeres transexuales. Pues bien, 12 de ellas eran afroamericanas o latinas. Una mayoría que se repite en 2014 y en lo que llevamos de 2015. Parece claro cual es el grupo más vulnerable.

Fuente Dosmanzanas

Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Cuatro mujeres transexuales asesinadas en lo que va de año en Estados Unidos

Jueves, 12 de febrero de 2015

Protesta-Marcha-Dia-Transfobia-realizada_LRZIMA20130608_0002_11Cuatro mujeres transexuales han sido asesinadas desde el comienzo del año 2015 en Estados Unidos. El perfil de las víctimas (tres mujeres de raza negra y una mujer latina) apunta además a que el factor racial agrava aún más la situación de un grupo que ya de por sí es el más vulnerable dentro del colectivo LGTB (en eso Estados Unidos no es diferente a América Latina o a la propia Europa). Al menos en tres de los casos se baraja un posible crimen de odio (el otro es un caso de violencia de género). Los activistas LGTB ven además con preocupación como la policía y los medios de comunicación parecen minusvalorar estos asesinatos, confundiendo el género de las víctimas y en algún caso hasta culpabilizándolas de lo sucedido.

Lamia Beard, de 30 años, fue tiroteada hasta la muerte el 17 de enero en Norfolk, Virginia. La propia policía, en el comunicado de prensa emitido al respecto, se refirió a Beard en masculino, pese a que según su hermana era evidente ya desde que encontraron su cuerpo sin vida que se trataba de una mujer transexual. Como denunciaba BuzzFeed, no faltaron además los medios que simplemente aprovecharon la noticia del asesinato para referirse a la prostitución de mujeres transexuales. “Si cancaneas a esas horas de la noche, ya sabes lo que hay”, eran de hecho las únicas declaraciones (de un comerciante del área en la que Beard fue asesinada) que recogía Virginian Pilot en su noticia.

Días más tarde, el 26 de enero, era también tiroteada Ty Underwood, de 24 años, en  Tyler (Texas). También de raza negra, y también presentada por algunos medios en masculino (como la emisora de televisión KLTV). Ninguno de los dos asesinatos, ni el de Beard ni en de Underwood, han sido aún aclarados, no pudiéndose descartar hasta la fecha que el odio tránsfobo fuera uno (o el principal) de los desencadenantes.

En el caso de Yazmin Payne, de 33 años, su cuerpo fue encontrado por los bomberos que acudieron a apagar un incendio en un apartamento de Van Nuys (en el área metropolitana de Los Ángeles, California). Había sido apuñalada, y todo apunta a que el incendio fue provocado tras el asesinato. En este caso -el único de los cuatro por el momento- sí hay un hombre detenido. Se trata de Ezekiel Jamal Dear, que se entregó voluntariamente, y que mantenía una relación con la mujer asesinada.

El cuarto y más reciente de los asesinatos es el de Taja Gabrielle De Jesus, de 36 años, apuñalada hasta la muerte el 1 de febrero en las escaleras de un edificio de San Francisco. De Jesús era colaboradora de TRANS: THRIVE, una organización trans local. Se desconocen los motivos del asesinato. Testigos afirman haber visto escapar del lugar a un sospechoso de raza negra.

Con cierta frecuencia nos hacemos eco de la sangría que supone la violencia tránsfoba en América Latina, la región del mundo que contabiliza más asesinatos de personas trans. Pero lo cierto es que también al norte del Río Bravo la comunidad trans, y muy especialmente la comunidad de mujeres trans, es la más vulnerable a la violencia y a la discriminación. Según informaba hace unas semanas Transgender Europe, del total de 1612 asesinatos de personas transexuales contabilizados entre 2008 y 2013, 100 de ellos han ocurrido en Estados Unidos.

Especialmente llamativo es además el factor racial, del que las cifras no dejan lugar a dudas. De los 18 asesinatos registrados específicamente como crímenes de odio en 2013 en Estados Unidos por la National Coalition of Anti-Violence Programs (NCAVP), 13 de ellas (el 72,2%) lo fueron de mujeres transexuales. Pues bien, 12 de ellas eran mujeres de color (afroamericanas o latinas). Parece claro cual es el grupo más vulnerable y sobre el que deberían focalizarse los máximos esfuerzos, también en los países -aparentemente- más desarrollados.

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Recordatorio

Las imágenes y fotografías presentadas en este blog son propiedad de sus respectivos autores o titulares de derechos de autor y se reproducen solamente para efectos informativos, ilustrativos y sin fines de lucro. Yo, por supuesto, a petición de los autores, eliminaré el contenido en cuestión inmediatamente o añadiré un enlace. Este sitio es gratuito y no genera ingresos.

El propietario del blog no garantiza la solidez y la fiabilidad de su contenido. Este blog es un lugar de entretenimiento. La información puede contener errores e imprecisiones.

Este blog no tiene ningún control sobre el contenido de los sitios a los que se proporciona un vínculo. Su dueño no puede ser considerado responsable.