Archivo

Entradas Etiquetadas ‘Mario Iceta’

El obispo de Bilbao, Mario Iceta denuncia que la propuesta de ley LGBTI de Podemos, “coarta libertades fundamentales”

Jueves, 7 de diciembre de 2017

1282765199_850215_0000000000_sumario_normal“Es una proposición que impone una visión antropológica única y excluyente”

“No es una cuestión propiamente de fe. Afecta a todo lo humano, a los más íntimo de su ser”

(José M. Vidal).- Los obispos españoles están muy preocupados por la deriva de la ideología de género, que refleja la proposición de ley de Podemos, admitida por el Parlamento. Mario Iceta, obispo de Bilbao y responsable de la subcomisión de Familia y Vida de la CEE, asegura que la propuesta del partido morado “coarta libertades fundamentales” e “impone una visión antropológica única y excluyente”.

En la última Plenaria, presentó usted, como presidente de la Subcomisión de Familia y Vida de la CEE, un informe a los obispos sobre ideología de género. ¿Cómo fue acogido por sus pares?

La acogida generó interés y preocupación por las implicaciones que esta ideología genera en todos los ámbitos de la vida personal, familiar y social. Es la misma preocupación que constantemente muestra el Papa Francisco al hacer referencia a lo que denomina como colonización ideológica.

¿Es un tema de máxima preocupación para el episcopado? ¿Por qué?

Como le decía anteriormente, es una ideología que va impregnando todos ámbitos y que impone una visión que contrasta profundamente con la realidad, de modo particular con la comprensión de la realidad humana y las consecuencias que de esta comprensión se derivan en todas las esferas personales y sociales.

 

¿Qué piensa de la propuesta de ley de Podemos, admitida a trámite por el Parlamento?

Es una proposición que impone una visión antropológica única y excluyente que coarta libertades fundamentales como son la libertad de pensamiento, de conciencia, de expresión, de comunicación, de cátedra, de ejercicio libre de la profesión. Se trata de una inmersión integral de todos los ámbitos de la vida personal, familiar y social en esta ideología, considerada como comprensión única de la realidad, que no admite otra comprensión.

¿Qué supone para la Iglesia y para su cosmovisión?

Es una cuestión que va más allá de la Iglesia y su cosmovisión. No es una cuestión propiamente de fe. Afecta a todo lo humano, a lo más íntimo de su ser, a la raíz profunda de la comprensión del ser humano y sus implicaciones sociales y en todos los ámbitos en los que se desenvuelve la experiencia humana. Y por eso mismo, es una cuestión que afecta a los pilares profundos sobre los que se asienta nuestra civilización.

¿En qué consiste la ideología de género, para que lo entendamos todos?

Hablando en clave coloquial, podemos definirla con tres elementos que la constituyen: primero, la irrelevancia de la dimensión personal de la corporalidad. El cuerpo no tendría una significación personal, sino meramente instrumental. Segundo, en este sentido, tampoco se comprende el significado de la diferencia sexual, de su reciprocidad y complementariedad. Esta diferencia sería irrelevante, o al menos, muy secundaria. Tercero, lo decisivo es el “género sentido”, lo que yo siento en cada momento. Se trataría de una realidad cambiante, que se encuentra radicalmente separada de la realidad sexual y corporal. El sentimiento es lo que identifica, lo que constituye y da consistencia a mi propio ser, a mi propia realidad. Yo soy mi sentimiento: esa es la constitución íntima y fundamental de mi ser.

¿Quién la promueve y con qué interes?

El Papa Francisco ya advirtió en Amoris Laetitia 53 la pretensión de una deconstrucción jurídica de la familia que tiende a adoptar formas basadas casi exclusivamente en el paradigma de la autonomía de la voluntad. Es una realidad que aparece en las agendas de organismos internacionales y que desde ahí se promueve en las agendas de instituciones, organismos y asociaciones a nivel nacional y local. Así mismo, es fomentada en los organismos e instituciones gubernativas, sanitarias, educativas, sociales y en los medios de comunicación y redes sociales. En el fondo, se trata de generar una nueva concepción antropológica que redefina al ser humano y, por tanto, que redefina el modo en que se articula la vida civil e institucional. Insisto en que va más allá de la cuestión religiosa. Atañe fundamentalmente a lo humano. Evidentemente esto nos lleva a una concepción distinta de los elementos que definen los fundamentos de la vida social y política y, en último término, de nuestra civilización.

¿Qué pediría a los partidos políticos que van a debatir la propuesta de Podemos en el Parlamento?

Que protejan y promuevan los elementos fundamentales que configuran un orden jurídico justo, que se basa en una antropología adecuada, que hay que comprender y proponer, y que defiendan derechos fundamentales como son la libertad de conciencia, de ideas, de expresión, de cátedra y enseñanza, de educación, y del libre ejercicio de la profesión según la propia conciencia.

Si sale aprobada la propuesta de Podemos, ¿qué va a hacer la Iglesia?

La Iglesia, experta en humanidad, tiene como misión proclamar la verdad acerca del ser humano con independencia de cualquier característica o condicionamiento, defender los derechos de los más empobrecidos y también de las víctimas que generan ideologías de distinto signo que dañan la dignidad humana. Así mismo, la Iglesia defiende los principios fundamentales que configuran una sociedad libre, solidaria y fraterna. Y así lo hace y lo seguirá haciendo.

Fuente Religión Digital

General, Homofobia/ Transfobia., Iglesia Católica , , ,

Ningún obispo impuesto… Tampoco en 2016

Domingo, 13 de marzo de 2016

iceta-perez-asurmendi-y-munilla“Imponen los obispos que quiere el grupo de presión que controla los oportunos resortes”

“¿Se va a cerrar el círculo diseñado hace algún tiempo por el cardenal Rouco para ‘normalizar’ la Iglesia vasca?”

(Jesús Martinez Gordo).- Nuevamente, malestar y perplejidad en la Iglesia católica vasca. Y también, incertidumbre. Malestar, en primer lugar, y mucho, en la diócesis de S. Sebastián por la gestión de Mons. J. I. Munilla a lo largo de los seis años que lleva al frente de la misma. Es lo que se concluye del último balance dado a conocer por “Eutsi Berrituz”, un importante, y numeroso, colectivo de sacerdotes, religiosos, religiosas, laicas y laicos guipuzcoanos, y del que se ha tenido conocimiento a través de diferentes medios de comunicación social.

Perplejidad, en segundo lugar, por el silencio público de Mons. M. Iceta, obispo de Bilbao, ante las reiteradas denuncias por no haber recibido ni escuchado a la familia de un ex-alumno del colegio Gaztelueta, presuntamente víctima de abusos por parte de su profesor-tutor. Y perplejidad también por el procedimiento empleado en la nominación, del nuevo obispo de Vitoria, el sacerdote navarro J. C. Elizalde, continuando, por desgracia, la línea imperante estos dos últimos siglos.

E, igualmente, incertidumbre por el rumbo que pueda marcar el nuevo equipo de prelados a partir del próximo 12 de marzo (fecha de ordenación y entrada del obispo de Vitoria).

¿Se va a “cerrar el círculo”, al parecer, diseñado hace algún tiempo por el cardenal, ahora arzobispo emérito de Madrid, A. M. Rouco, con el propósito de “normalizar” y “desnacionalizar” estas iglesias? En consecuencia con ello ¿se seguirá aparcando toda participación corresponsable (democrática) en la elección, por ejemplo, de los vicarios generales de Bilbao? Los mismos vicarios generales, prolongados en su tarea, sin consulta de ninguna clase al pueblo de Dios, ¿van a seguir jugando al posibilismo en nombre de una supuesta paz y tranquilidad diocesanas que acaba dañando la corresponsabilidad eclesial y su credibilidad personal?

Más aún. Una vez jubilado Mons. M. Asurmendi, ¿se concentrarán todos los seminaristas en Pamplona o regresarán, más bien, los de S. Sebastián a Vitoria, sumándose a ellos los de Bilbao? ¿Se erigirá, por fin, un seminario interdiocesano?

El nuevo equipo de obispos ¿apostará por sumar (y optimizar) los escasos recursos humanos y económicos existentes en cada una de las tres diócesis y pondrá en marcha una facultad de teología interdiocesana que sea referencial para la Iglesia y para el País Vasco?

Y, sin ánimo de agotar los muchos asuntos en juego, Don J. C. Elizalde ¿será capaz de quebrar semejantes diagnóstico y estrategia y traer a nuestras diócesis -a pesar de las limitaciones que presenta su nombramiento- un poco del aire fresco y primaveral que está insuflando el papa Francisco a la Iglesia?

¡Ojalá fuera así!

En todo caso, son demasiadas preguntas y casi ninguna respuesta.

Bueno, sí. Sí que ha habido algún que otro esclarecedor movimiento (o estancamiento) en estos últimos años: el “traslado” (“manu militari“) a Pamplona de los seminaristas de S. Sebastián y el “mutis por el foro” del obispo de Bilbao ante la posibilidad de erigir una facultad interdiocesana de teología.

Queda por ver si, a partir de ahora, vamos a asistir a la culminación de esta estrategia supuestamente “normalizadora” y “desnacionalizadora” o si, más bien, se va a producir un cambio de ciclo, esta vez sí, sin trampa ni cartón.

A la espera de lo que nos depare el nuevo equipo de obispos, quizá no esté de más recordar que muchos de tales malestares, perplejidades e incertidumbres son consecuencia de la manera de nombrarlos que, lamentablemente, perdura en la actualidad y que se caracteriza por no tener en cuenta la voluntad de los directamente concernidos (imponiendo los obispos que quiere el grupo de presión que controla los oportunos resortes) y, lo que es más triste y escandaloso, por favorecer que algunos de los nombramientos realizados puedan ser interpretados como nepóticos ¿Qué otra exegesis es posible -se preguntan algunos- para que se haya nominado a Mons. A. Carrasco Rouco, sobrino carnal del cardenal A. M. Rouco, para presidir la diócesis de Lugo?

¡Qué cosas!

Urge recuperar, cuanto antes, la praxis que ha sido tradicional durante los dieciocho primeros siglos de la Iglesia: la elección de los obispos resultaba de un acuerdo entre la voluntad de los directamente concernidos y la responsabilidad de velar y garantizar la unidad de fe y la comunión eclesial que era (y sigue siendo) propia del sucesor de Pedro. Así se imposibilitaba, con palabras del papa S. Celestino I (422-432), que el obispo fuera impuesto.

Este principio ha estado operativo hasta que una insoportable injerencia de los poderes civiles (el llamado galicanismo) llevó a que el sucesor de Pedro se reservara el derecho de nominación, movido por la necesidad de defender la libertad de los prelados y, con la de ellos, la de la Iglesia.

El concilio Vaticano II reivindicó la libertad de la comunidad cristiana para elegir sus obispos. Y, a su luz, ha reaparecido la exigencia de que el pueblo de Dios recobre su protagonismo.

Sin embargo, es una demanda que solo ha quedado recogida de manera colateral en el actual Código de Derecho Canónico. Según el artículo 377 & 1, el papa “nombra libremente a los obispos”. Es el procedimiento habitual. Pero, seguidamente, señala (recogiendo la praxis de unas treinta diócesis alemanas, austriacas y suizas) que “confirma a los que han sido legítimamente elegidos”. Estas iglesias locales intervienen en la elección de sus respectivos obispos, bien sea presentando una terna a la Santa Sede o eligiendo a uno de los tres propuestos por el Vaticano.

Es un procedimiento que no ha gustado a la curia vaticana; sobre todo, en el pontificado de Juan Pablo II. Por eso, siempre que ha sido posible, ha emitido el mensaje de que se trataba de un “privilegio” que había que erradicar cuanto antes. En el fondo, una falacia que ha buscado (y busca) acallar a las diócesis que quieren acogerse al mismo. Y es posible que también se trate de una estrategia para ocultar (o, al menos, despistar) algunos de los problemas que presenta su defensa, más formal que real, de la libertad del papa: nepotismo, floración de “lobbys” eclesiásticos y desmedido poder de la misma curia. Como muestra, basta un botón.

En su día fue muy comentado el diálogo sostenido entre el obispo Felipe Fernández y el papa Juan Pablo II en la audiencia concedida a un grupo de prelados españoles con ocasión de una de las visitas que, preceptivamente, han de realizar todos los obispos del mundo a la Sede Primada cada cinco años (llamadas “ad limina”).

En el origen de este diálogo que, ahora reconstruyo, se encuentra el interés del papa Wojtyla por visitar Ávila y Alba de Tormes en el primero de sus viajes a España; un interés fundado en sus trabajos -siendo un joven estudiante- sobre S. Juan de la Cruz y Santa Teresa de Ávila. El papa visitó las citadas ciudades el 1 de noviembre de 1982. Tuvo en ellas sendos encuentros con los monjes y monjas de clausura y quedó impresionado de aquella jornada. Tanto, que retuvo el nombre del entonces obispo abulense: Mons. Felipe Fernández.

Años después, el episcopado español realizó una de las referidas visitas “ad limina”. Una vez pulsada la situación de las diferentes diócesis en los dicasterios vaticanos, los prelados se reunieron con Juan Pablo II.

Como es de suponer, son muy pocos los obispos a quienes el papa conoce por su nombre. Sin embargo, había uno en el grupo del que se acordaba perfectamente: de Mons. Felipe Fernández, obispo de Ávila. Y así lo identificó y saludó Juan Pablo II. La reacción de D. Felipe fue inmediata: “Santidad -respondió- soy, efectivamente, Felipe Fernández, pero no soy el obispo de Ávila. La sorpresa del papa fue casi mayor que la del obispo tan inusualmente identificado: “¿Cómo? ¿Que no eres el obispo de Ávila?” “Efectivamente, Santidad, soy el obispo de Tenerife. Y lo soy desde el año 1991”. La posterior pregunta de Juan Pablo II fue directa y asombrosa para los no iniciados en los procedimientos curiales: “Pero ¿y quién te ha mandado allí?”. “Vd. Santidad“, respondió D. Felipe. Y la reacción final del papa (a medio camino entre el desconcierto y la incredulidad) fue bien elocuente del peso de la curia vaticana: “¿Yooooo?”.

La conclusión es difícilmente cuestionable: es preciso cambiar en el artículo 377 & 1 del Código de Derecho Canónico la frase principal por la subordinada: “el papa confirma a los obispos que han sido legítimamente elegidos y, en circunstancias excepcionales, los nombra libremente“. Una propuesta para que, lo que ha sido extraño en la inmensa mayoría de las diócesis durante estos dos últimos siglos (la intervención del pueblo de Dios), pase a ser lo habitual. Y para que lo que, hasta el presente, ha sido rutinario (el nepotismo, los “lobbys”, la curia y, finalmente, la imposición), acabe desterrado.

Y si semejante cambio se antoja una petición imposible, siempre queda poner en marcha una campaña para que, a las diócesis que así lo deseen, se les aplique el mismo (o parecido) procedimiento que el empleado para las alemanas, austriacas y suizas. No es previsible que sean legión los obispos que avalen semejante petición ante la Santa Sede, pero tampoco un disparate o una alucinación. Algunos milagros todavía son razonablemente posibles…

He aquí, cómo evitar muchos de los malestares, perplejidades e incertidumbres que hoy se enseñorean no solo de la diócesis de Vitoria, sino también de las de S. Sebastian y Bilbao. Y tengo el pálpito de que no solo de ellas.

Fuente Religión Digital

Cristianismo (Iglesias), Iglesia Católica , , , , , , , , , ,

Papa y obispos debatirán desde este domingo en el Sínodo sobre el matrimonio igualitario y el cardenal Burke la lía

Sábado, 3 de octubre de 2015

Familia homoparentalEn octubre del año pasado, la curia de Roma tuvo una gran oportunidad para dar un paso adelante en su camino para abandonar sus actitudes homófobas. Las familias homoparentales era uno de los temas a abordar en el Sínodo Extraordinario del Vaticano, por desgracia, se produjo un enquistamiento con el rechazo al matrimonio entre personas del mismo sexo, la criminalización del aborto y la prohibición del uso de anticonceptivos. Pocas sorpresas y poco consenso. Este próximo domingo arranca la XIV Asamblea General Ordinaria del Sínodo de los Obispos y en la agenda, de nuevo, está el espinoso tema de la homosexualidad.

Los 183 padres sinodales que votaron el texto final de la primera asamblea no lograron acuerdo sobre tres de los 58 párrafos, relativos a divorciados, comunión espiritual a divorciados y homosexuales, que no alcanzaron los dos tercios de los votos.

En el instrumentum laboris, documento preparatorio de este segundo Sínodo, el Papa indica sobre la acogida a las personas homosexuales que “toda persona, independientemente de la propia orientación sexual, debe ser respetada en su dignidad y acogida con sensibilidad y delicadeza”. Por otro lado, sobre los divorciados que se han vuelto a casar, el texto precisa que las acciones deben orientarse “hacia una integración cada vez mayor” teniendo en cuenta “las situaciones de partida“.

El texto retoma las discusiones sobre los temas ligados a la familia moderna como las convivencias prematrimoniales, los divorciados que se han vuelto a casar, la situación de los homosexuales, el aborto, los métodos anticonceptivos, la educación sexual o la necesidad de involucrar a las mujeres y a las familias en la formación de los sacerdotes en el seminario. El portavoz del Vaticano, Federico Lombardi, subraya que estos temas quedaron pendientes en la primera asamblea, no porque fueran “rechazados” sino porque “no lograron el consenso” necesario.

Durante las sesiones de trabajo, que se desarrollarán a puerta cerrada, también se tratarán temas como la importancia de la preparación de los jóvenes al matrimonio, la poligamia en Asia, el machismo en Latinoamérica, la dificultad de los padres de dialogar con los hijos.

La Iglesia española será una de las que cuente con mayor número de representantes en el próximo Sínodo de Obispos de la Familia, cuyo listado oficial de participantes ha sido anunciado por la Santa Sede. Así, además de los tres obispos designados por la Conferencia Episcopal (Ricardo Blázquez, Carlos Osoro y Mario Iceta), Francisco ha elegido personalmente al cardenal Sistach. En total, son 17 los españoles que estarán en el Aula.

Asimismo, intervendrán diez superiores de órdenes religiosas, 22 representantes de Iglesias orientales, 14 delegados de iglesias ortodoxas, luteranas y otras confesiones cristianas, 17 matrimonios que ejercerán de auditores y otras 51 personas. Entre todos ellos, habrá 30 mujeres expertas.

Algunos expertos apuntan a que el documento final que salga de estas reuniones servirá de base para una futura Exhortación Apostólica del Papa sobre la familia.

noticias_file_foto_1025247_1443609745

La XIV Asamblea General Ordinaria del Sínodo de los Obispos arrancará este domingo 4 de octubre y reunirá hasta el próximo 25 de octubre a más de 330 personas en el Vaticano que debatirán sobre la vocación y la misión de la familia en la Iglesia y en el mundo contemporáneo e intentarán llegar a un consenso sobre temas sobre los que no llegaron a acuerdo en la primera reunión como los divorciados vueltos a casar o las personas homosexuales.

Por lo tanto, quedan menos de 48 horas para que el Papa y los obispos comiencen el Sínodo, en el que entre sobre asuntos se debatirá sobre el matrimonio homoparental y el cardenal Raymond Burke, proclamado líder de la facción más dura y conservadora de la Iglesia Católica, vuelve a la carga. El mismo que alertó de una “agenda gay” en el Vaticano y el que dijo que las parejas gays no deben ser invitadas a reuniones familiares en presencia de niños. Pero Burke no viene sólo sino respaldado por los jinetes del Apocalipsis. Varios cardenales, obispos, sacerdotes y numerosos laicos han advertido a los 183 padres sinodales que si la Iglesia iguala las relaciones heterosexuales a las homosexuales se subvierte la ley natural.

“Es impensable que la Iglesia haga hipótesis de una equivalencia de hecho, no sólo en el ámbito legal, entre una relación y una pareja heterosexual y una relación de carácter homosexual, porque esto sería la subversión de la Ley Natural y del designio de amor de Dios creador”, reza el manifiesto que han hecho público durante la firma de un convenio internacional que ha tenido lugar en la Pontifica Universidad de San Tomás de Aquino.

El documento ha sido firmado por el cardenal estadounidense Raymond Burke, el cardenal arzobispo de Bolonia, Carlo Cafarra, el cardenal Walter Brandmüller, el cardenal Prefecto de la Congregación para el Culto Divino, Robert Sarah y el arzobispo emérito de Colonia, el cardenal Joachim Meisner.

Entre los laicos que han firmado el documento figuran los filósofos Robert Spaemann, Giacomo Samek Ludovici, Thibaud Collin y Armin Schwibach, así como los intelectuales estadounidenses Robert Royal, el escritor francés Guillaume d’Alançon, y el expresidente del IOR, Ettore Gotti Tedeschi.

El texto destaca que el ataque a la familia no es solo cultural, sino también “social, jurídico, doctrinal y hasta sacramental” y que por lo tanto su defensa requiere un magisterio específico “fuerte y bien claro”.

“Un magisterio que reafirme los dictados de la ley natural –que el Evangelio no suprime, sino que los perfecciona–, las orientaciones a los fieles católicos sobre la necesidad de defender a la familia así como la responsabilidad hacia el bien común de la sociedad y para todos”, especifica.

Además, los cardenales esperan que durante el Sínodo “se dé el espacio adecuado a la experiencia de las familias que viven y son testigos de la belleza de un amor indisoluble, capaz de atraer e iluminar las muchas familias que viven en la oscuridad”.

Por otro lado, el texto reivindica una “reproposición integral de la tradición católica sobre los problemas de la vida, de la familia, de la educación, que consienta al pueblo cristiano de hoy profundizar en su identidad para realizar adecuadamente su misión“. Al mismo tiempo se reconoce que esta toma de conciencia también “implica un juicio cultural en la mentalidad dominante, que permita ser más y más caritativo”.

En esta línea, se pide que se supere “la abstracta contraposición entre verdad y caridad, entre doctrina y pastoral” porque según se indica en el comunicado esto “no tiene ninguna base en términos de la experiencia de la Iglesia, porque la verdad se expresa en el mundo como un juicio sobre las posiciones y, como una obra de caridad sobre las personas”.

 Así que, a punto de comenzar un Sínodo que parece que no va a aportar nada nuevo sobre una Iglesia Católica demasiado liderada por el ala más conservadora y con un Papa Francisco acostumbrado a nadar y guardar la ropa.

Fuente Ragap

General, Homofobia/ Transfobia., Iglesia Católica , , , , , , , , , , ,

Mario Iceta, obispo de Bilbao afirma que los gays ‘tienen un lugar’ en la Iglesia y cuyo “acompañamiento es un reto pastoral de primera magnitud”

Viernes, 14 de agosto de 2015

1282765199_850215_0000000000_sumario_normalEn el mes de junio, el Papa Francisco dijo que los niños necesitan padres heterosexuales en todo un alarde de homofobia y desprecio hacia las familias homoparentales. Y ahora es el obispo de Bilbao, Mario Iceta, el que vuelve a hablar sobre el colectivo gay: El acompañamiento a cada persona, también a los homosexuales, es un reto pastoral de primera magnitud. Iceta se refería a los resultados del documento elaborado fruto de las consultas y las labores preparatorias del Sínodo de la Familia, celebrado en octubre de 2014.

Roma acogerá en octubre el Sínodo sobre la familia. En este gran encuentro, la jerarquía eclesiástica afrontará los desafíos pastorales que suponen las nuevas relaciones personales y sociales que se dan en el hogar (matrimonios homosexuales, divorciados, núcleos monoparentales…). Es decir, acordarán la postura católica acerca de todas estas, hasta ahora peliagudas, realidades sociales.

El obispo de Bilbao, Mario Iceta, estará allí presente como presidente de la Subcomisión Episcopal española de Familia y Vida. Antes viajará a Filadelfia, al Encuentro Mundial de la Familia. Por eso, su opinión sobre estos temas adquiere especial relevancia. Y según se puede interpretar de sus propias palabras, no cierra las puertas a reconocer y aceptar en el seno de la Iglesia a todas estas personas. “Hay que hacerse cargo de los sufrimientos de los separados y divorciados. Estas personas siguen siendo miembros de la Iglesia y en ella tienen su lugar, su camino y su misión”, aseguró ayer Iceta en declaraciones a Europa Press.

Esta línea argumental es la misma que ha utilizado el papa Francisco para exponer su parecer sobre este tema. La pasada semana advirtió de que «la Iglesia no tiene las puertas cerradas a nadie» y aseguró que los divorciados que han vuelto a tener pareja “no están excomulgados, como algunos piensan, sino que forman parte siempre de la Iglesia”.

Herida y sufrimiento

De las consultas realizadas y las labores preparatorias del Sínodo ha cristalizado un documento que sirve como base de trabajo y en el que, según Iceta, “hay un énfasis claro en la necesidad de mejorar el acompañamiento a los matrimonios, tanto en su preparación como a lo largo de su recorrido”. “Este escrito reconoce que la separación y el divorcio siempre son una herida que provoca profundos sufrimientos para los cónyuges y sus hijos, pero también admite la urgencia de caminos pastorales nuevos, que partan de la realidad efectiva de las fragilidades familiares”, apunta el obispo de Bilbao.

Otro de los puntos conflictivos sobre los que se hablará en el Sínodo será el encaje de los homosexuales en la Iglesia. Iceta estima que deben “acompañar a cada persona”, también a los homosexuales, “es una de las necesidades más importantes y un reto pastoral de primera magnitud”. “Debemos adquirir la pedagogía y las destrezas adecuadas para saber acompañar competentemente a todos aquellos que se nos acercan y nos plantean las cuestiones fundamentales de sus vidas”, precisó ayer el obispo de Bilbao.

Fuente El Correo

General, Homofobia/ Transfobia., Iglesia Católica , , , , ,

Mario Iceta ve “inhumano y bochornoso” que la UE “negocie cicateramente las cuotas de inmigrantes”

Domingo, 9 de agosto de 2015

inmigrantes-en-calaisEl obispo de Bilbao incide en que Europa “no puede ser un bunker defensivo”

“Son personas que huyen de lugares de horror, hambre y guerra”, denuncia

El obispo de Bilbao, Mario Iceta, ha denunciado “el modo tremendo, inhumano y bochornoso en el que los estados de la Unión Europea “negocian cicateramente las cuotas de inmigrantes”. Además, ha emplazado a que la respuesta al tema de la inmigración sea “de mayor calidad humana” y a adoptar una “política común decidida, generosa y magnánima”.

El prelado ha destacado que “uno de los retos más importantes a los que se enfrenta Europa es la asimetría real entre los países que la integran“. “Europa alberga países muy fuertes junto con otros que corren el riesgo de convertirse en fallidos. Valoro enormemente el ‘experimento europeo’, sobre todo por lo que encierra de más noble, pero soy consciente de los graves problemas y retos a los que se enfrenta“, ha señalado.

En este sentido, ha apuntado que “la crisis ha puesto de manifiesto la profunda asimetría política y económica de una Europa que se esfuerza por contener a duras penas que reviente por sus costuras”.

“Por ejemplo, estos días estamos asistiendo al modo tremendo, diría inhumano y bochornoso, en que el que los estados negocian cicateramente las cuotas de inmigrantes y refugiados que huyen de lugares de horror, hambre y guerra, ha manifestado. A su juicio, estos hechos “hablan por sí mismos de algo que es elemental” y es que “no hay islas, el mundo es un todo y los problemas de inequidad y de miseria se deben resolver “entre todos, haciéndonos verdaderamente cargo de los sufrimientos de los demás”.

En este sentido, ha emplazado a que la respuesta sea “de mayor calidad humana”. “No se ve una decisión unánime de ayudar y acoger, de establecer una política común decidida, generosa, magnánima. Europa debe ser portadora eficaz de los valores básicos, como la justicia, la solidaridad y la igualdad universales, lo que requiere construir la globalidad de manera participativa, justa y solidaria”, ha añadido.

De esta forma, considera que “las instituciones europeas tienen aún mucho que avanzar en políticas comunes de aspectos fundamentales sociales y humanos y no sólo económicos, que siendo importantes, no son los decisivos”.

“Todos tenemos que aportar con responsabilidad. Es necesaria una Europa de las personas y los pueblos, con sólidos principios basados en la inalienable dignidad humana, con especial atención a los más vulnerables y necesitados”, ha aseverado.

El obispo de Bilbao cree que “esa Europa no puede agotarse en sí misma, no puede ser un bunker defensivo, sino un actor convencido de ‘un mundo global fraterno'”. “Y eso vale, no sólo para la Europa institucional, sino para cada una de las personas que la componemos”, ha concluido.

Fuente Religión Digital/EP

General , , , , , ,

El obispo de Cádiz se retracta y permitirá al joven transexual ser padrino de sus dos sobrinos

Viernes, 7 de agosto de 2015

noticias_file_foto_1020895_1438083238Una muy buena noticia que infunde esperanza, pero no nos engañemos, ha sido la reacción social y militante la que ha hecho recapacitar al Obispo. Eso sí, rectificar es de sabios y lo reconocemos… Pero quedan obispos como los de Jaen o Alcalá de Henares que tendrían que pedir perdón y retractarse por sus descalificaciones al afirmar que ‘La transexualidad incapacita para los derechos del amor‘, considerar a los transexuales como personas que padecen una ‘psicopatología’ y  aseguran que son ‘sexualmente impotentes’…  así lo refleja el contenido del Boletín Oficial Eclesiástico de la Diócesis de Jaén para el periodo de mayo a junio de 2008, y que continúa también colgado en la página web del Obispado de Alcalá de Henares. En este texto hablan de “la psicopatología propia de la transexualidad”. Con una psicopatología. Locos. Por el único motivo de haber nacido con un cuerpo que no se corresponde con su identidad sexual.

Rafael Zornoza constata que la decisión “había sido un error”

El prelado consultó con compañeros médicos, como Mario Iceta, claves en la decisión

Carla Antonelli: “Se puede ser transexual y ser creyente, como se puede ser transexual y buena persona o mala persona “

El Obispo de Cádiz y Ceuta, Rafael Zornoza, permitirá a Álex Salinas, un joven transexual de San Fernando (Cádiz), ser el padrino del bautizo de sus sobrinos, según le ha anunciado el titular de la parroquia donde iba a tener lugar la ceremonia.

Salinas ha explicado que el párroco le ha comunicado que había hablado con el Obispado y que le había trasladado que la decisión de impedirle ser padrino había sido un error porque ser transexual no es obstáculo para ser padrino de un bautizo eclesiástico.

“Estoy muy contento por lo que supone para mí pero, sobre todo, porque lo que vale para mí, vale para otros transexuales que somos católicos y queremos formar parte de la Iglesia”, ha explicado.

Salinas ha recibido el mensaje del párroco después de una intensa campaña en redes sociales e internet y, una vez que su hermana anunciase la cancelación del bautizo hasta que el joven pudiese ser el padrino.

Según ha contado el futuro padrino, el párroco ha instado ya a su familia a poner fecha a esta celebración, que, en principio, se esperaba para el mes de septiembre.

Según cuenta, “al obispo le han explicado compañeros que han estudiado medicina lo que significa ser transexual y se ha interesado por el tema, por lo que quiere reunirse conmigo en septiembre”. El obispo de Bilbao y presidente de la Subcomisión de Familia y Vida, Mario Iceta, parece haber sido clave.

No sólo eso, sino que el obispo ha querido ir más allá con su caso.A mi párroco le ha asegurado el obispo que no hay ninguna ley en el derecho canónico que impida a los transexuales ser padrinos, explica Álex, que añade: “Esto sienta precedente para el resto de España, no se va a aplicar sólo a mi caso”.

Por su parte la diputada socialista Carla Antonelli, ha expresado su satisfacción por la decisión del Obispado y ha declarado que “es de sabios rectificar y la Iglesia ya ha tenido tiempo en 2.000 años para aprender a hacerlo”. “La Iglesia tampoco puede rechazar a nadie de esa manera porque no le sobran fieles y porque esa decisión no era digna de la palabra de Dios porque Jesucristo nunca concibió ese odio”, ha añadido.

Antonelli, ha confiado en que el caso de Álex Salinas sirva también para otros transexuales creyentes, ya que “se puede ser transexual y ser creyente, como se puede ser transexual y buena persona o mala persona“. Se ha mostrado segura de que esta decisión “histórica” de la Iglesia ayuda a consolidar su mensaje.

El bautizo estaba previsto en la parroquia de San José Artesano de San Fernando (Cádiz), pero Salinas fue rechazado como padrino por su condición de transexual, en una decisión que el Obispado de Cádiz y Ceuta justificaron en que para ejercer esta función hay que llevar un estilo de vida congruente con las disposiciones de la Iglesia.

La difusión de esta negativa propició una petición en la plataforma change.org para que el papa Francisco recibiese a Salinas y tratase con igualdad al colectivo de transexuales, una iniciativa que ha reunido hasta ahora más de 34.000 firmas.

Religión Digital/Agencias

General, Historia LGTB, Iglesia Católica , , , , , , ,

Recordatorio

Las imágenes y fotografías presentadas en este blog son propiedad de sus respectivos autores o titulares de derechos de autor y se reproducen solamente para efectos informativos, ilustrativos y sin fines de lucro. Yo, por supuesto, a petición de los autores, eliminaré el contenido en cuestión inmediatamente o añadiré un enlace. Este sitio es gratuito y no genera ingresos.

El propietario del blog no garantiza la solidez y la fiabilidad de su contenido. Este blog es un lugar de entretenimiento. La información puede contener errores e imprecisiones.

Este blog no tiene ningún control sobre el contenido de los sitios a los que se proporciona un vínculo. Su dueño no puede ser considerado responsable.