Archivo

Entradas Etiquetadas ‘Existir’

Caminar sin rumbo

Lunes, 6 de junio de 2016

Del blog Pays de Zabulon:

tumblr_nz3yrbBKZb1r792bvo4_1280

¿ Es posible marchar sin rumbo?
A decir verdad, hoy,
todo objetivo me parece muy efímero,
ilusión o huida adelante,
para no mirar su sufrimiento,
no sentir la falta de amor.

 En mi caso,
para evitar también el demasiado amor que surge
y que no encuentra eco.

Entonces ocupaciones,
tal objetivo de éxito, de prestigio o de carrera,
tal objetivo de construir una familia, de reproducir un modelo,
tal objetivo de salvar, socorrer, dar a otros,
tantos objetivos posibles
con los cuales se puede identificarse.

Sé y siento
– ¿es la misma cosa? –
en el fondo de mí,
que el fin no tiene o más importancia.

Sí, puedo marchar sin objetivo.
Es absolutamente terrorífico,
porque esto quiere decir dejar de huir,
dejar de fingir,
dejar de ocuparme
la cabeza, el corazón, las manos,
para atreverme en fin
a marchar en presencia.

Es absolutamente terrorífico,
va a hacer falta que me enfrente con mi miedo al vacío,
mi miedo a no ser amado,
mi miedo a ser rechazado,
mi miedo de no ser nada ni nadie.

Es absolutamente terrorífico,
pero no quiero huir más,
ni nada, ni nadie.

Quiero caminar
en conciencia
en presencia.

Quiero ser lo que soy.

Mi esperanza es que seas tú, Señor,
quien me llame
desde el fondo de mi ser para encontrarte.

No puedes amarme
– no puedo dejar a tu amor curarme –
si no me acepto,
tal como me has hecho,
si no dejo, un día,
de huir detrás de objetivos ilusorios,
por miedo de no existir,
por miedo de estar solo,
solo e inútil
inmensamente solo e inútil
para todo y para todos.

¿Si dejo de correr, y dispersarme,
cual Marta que se agita para hacer mil cosas,
si paro y me pongo a tus pies,
como María, frágil, disponible, vulnerable,
sometida a la crítica de los demás,
estarás allí, mi amor,
corazón de mi corazón,
ser de mi ser?

Presencia de mi presencia.

Creo que puedo caminar sin rumbo
si camino en su presencia.

Tengo que pasar el miedo
de este vacío que me asusta
porque temo volver a sentir de nuevo
Esta herida de no existir
no amado, no no acogido, no reconocido.

Y sin embargo estoy allí,
existo.
Me has dado la vida,
y, en el fondo de mí,
siento a mi ser agitarse,
quiere aparecer,
quiere alabarte, quiere darte gloria
por el solo hecho de ser.

El viviente, he aquí tu gloria.

Entonces, tan grande como sea mi miedo,
soltaré uno por uno mis oropeles
y me acercaré tanto como pueda,
y marcharé en tu Presencia,
mi Señor y mi Dios.
Mi vida.
Vida de mi vida.

*

“El Señor tu Dios está contigo y con su poder te salvará. Aunque no necesita de palabras para demostrarte que te ama, con cantos de alegría te expresará la felicidad que le haces sentir

(Sofonías 3, 17)

“Caminaré en presencia del Señor
en el país de la vida.”

(Salmo 114,9)

***

"Migajas" de espiritualidad, Espiritualidad , , , ,

Declaración de existencia

Miércoles, 25 de noviembre de 2015

Del blog Pays de Zabulon:

amitié-tu-existes-pour-moi

Tú me has escrito ” eres mi amigo.
Y estoy orgulloso de ser tu amigo.

Son sólo cuatro palabras
pero tan preciosas.

¿Qué es ser un amigo?
Es probable que para ti
no es como yo

Pero es una palabra
que es mágica.

Un amigo,
 es tan maravilloso
se trata de una autorización para vivir a dos
o varios, poca  importancia tiene.

Decir ” soy tu amigo
o “ eres mi amigo
es una declaración de existencia.

Existo
ya que la palabra amigo
ha sido pronunciada en alguna parte
por alguien quelo decía por mí.

Puede parecerte curioso que
que yo sea sensible en este punto.

Lo sé.

Incluso puede asustarte,
impresionarte de todos modos.

Puedes decirte:
¿ Pero qué me hace?
¿ Qué he provocado?

Amigo mío,
justo me has dicho
” existes para mí “

 Eres mi amigo
esto quiere decir todo esto
y un montón e cosas
que no sé traducir en palabras.

Así que… ¡gracias!

*

Zabulon – 25 juillet 2014

***

"Migajas" de espiritualidad, Espiritualidad , , , ,

La elección de la belleza.

Viernes, 23 de mayo de 2014

Del blog À Corps… À Coeur:

le-choix-de-la-beautc3a9

“La alegría de existir, es el bien supremo, el sabor de la vida de cada día. La alegría de existir se acompaña de una especie de ligereza. Para mí, es el bien supremo porque es accesible sin la mediación de ninguna materia. Ninguna necesidad de ansiolítico para alcanzarlo. La alegría de existir, es como la inteligencia que no tiene nada que ver nada con la aptitud del cerebro. “

*

Pierre Rabhi

***

” Esta alegría de existir, no la alcancé personalmente, sino que la encontré en el océano Índico entre los indios Embera de Panamá. Seres completamente excepcionales que viven en un medio difícil y que decidieron preservarlo porque saben que no tienen un  mundo alternativo. “

*

Jean-Marie Le Clézio

***

” Cuando decidimos en 1961 vivir esta aventura precaria en esta granja de la región de Ardèche aislada en un medio apenas praticable, elegimos la belleza  en lugar de la  rentabilidad. Lo que nos determinó, es el hermoso paisaje, el silencio, la belleza de la naturaleza. Esto, esto jamás figura en un balance. “

*

Pierre Rabhi

***

(Fuente)

lgl_leclezio_rahbi_0

Captura de pantalla de Jean-Marie Le Clézio y Pierre Rabhi en el plató de « La Grande Librairie » (France 5)

***

"Migajas" de espiritualidad, Espiritualidad , , , , , , , ,

El gusto de vivir o la elección de existir.

Jueves, 15 de mayo de 2014

Del blog À Corps… À Coeur:

image

“¿Tenemos el gusto de vivir? A menudo nos parece que debemos justificar nuestra existencia por nuestro trabajo. ¡Sobre todo no quedarse sin hacer nada!

¿Quién se siente con el derecho y el gusto de existir simplemente, sin trabajo, saboreando el vivir, maravillándose de vivir y de todo lo que vive a nuestro alrededor  y que no observamos más? ¡Cuántos seres ausentes de ellos mismos, totalmente exteriorizados, totalmente despilfarrados en sus tareas, viviendo por poderes la vida de otros para excusarse por no vivir la suya!

Consideramos nuestra vida como una bolsa en la cual amontonamos ocupaciones, distracciones, desplazamientos, obligaciones para cumplirlas. Pero el tiempo no se llena por lo que se pone en él. Se llena por la conciencia que tomamos de nuestra vida, por nuestra atención en la vida, por nuestro gusto y nuestro respeto por la vida.

Si tantos de nuestros contemporáneos afirman que la vida, su vida, no tiene sentido, es absurda, es que es imposible encontrar este sentido antes de haber probado la vida, amado la vida, vivido su vida. La vida no tiene sentido fuera de ella si ella misma no tiene primero un sentido, un gusto por ella misma.

Inventar tu existencia, vivificar sus relaciones, renovar su amor, guardar su alma viva, es crear una obra de arte cada día.

La vida es dura, urgente, rápida. Es tan fácil dejarse llevar por ella protegiéndonos de sus golpes por la inconsciencia y la mediocridad. Debemos retirarnos, tomar un retroceso frente a ella para ser capaces de crearla y de probarla de nuevo. Proust dice que Noé nunca contempló tan bien a la gente más que cuando la percibió por el tragaluz del arco. Entonces, una cumbre de montaña, un vuelo de paloma, una rama verde, los veía como por primera vez.

Desorientarse para encontrar tu verdadera patria, parar de actuar para tomarse un tiempo y  afinar tu instrumento. Mirarse vivo a la luz de tus sueños de juventud, escuchar el sonido que devolvemos bajo la percusión de la Palabra de Dios, esfuerzo doloroso y sin embargo momento bendito de nuestra existencia dónde se deja volver a tu alma, donde todas las provincias de nuestra época respiran, donde se comienza de nuevo a existir como lo hacemos sólo después de haber rozado  la muerte. “

*

Louis Evely, en “Cada día es un alba“, Echanges 12/97

Fuente
***

"Migajas" de espiritualidad, Espiritualidad , , , , , , , , , , , ,

“¿Existe ‘Dios’? ¿Qué ‘Dios’?”, por José Arregi.

Martes, 11 de marzo de 2014

dios-existe_thumbLeído en su blog:

¿Tiene sentido hablar de Dios a la vista de tanto dolor, de tanto drama en la Tierra, del Congo a Mali, de Sudán a Ceuta y Melilla, de Siria a Afganistán y Pakistán, de Venezuela a Méjico, de la especulación al hambre, de la corrupción al paro, de la angustia al suicidio? Todo depende de lo que entendamos por “Dios”.

Me asombra que, hoy todavía, sesudos teólogos, filósofos y científicos sigan discutiendo acaloradamente sobre si existe o no existe “Dios” –unos lo defienden, otros lo refutan– sin antes decirnos qué entienden por “Dios”. Pero, a decir verdad, comprendo mejor a los ateos que niegan al “dios” que imaginan que a muchos teólogos que parecen sostener al “dios” que niegan los ateos.

Los ateos niegan la existencia de un dios separado del universo y necesario para explicarlo, un dios que existiría “desde antes” del universo y “fuera” de él, un dios que poseyera o que fuera la explicación –misteriosa, incognoscible– de que el mundo sea como es, con sus enigmas y dolores, un dios causa y motor primero de la realidad existente, fundamento y garante exterior del orden físico y del orden ético, un dios sin el que la bondad y la justicia carecerían de sentido, un dios omnipotente que pudiendo intervenir no interviene o que no interviene porque no puede, que actúa en el mundo cuando quiere o que no actúa para “respetar la autonomía del mundo”, un dios que habla cuando lo desea o que calla por alguna razón que ignoramos, un dios que no pudo crear sino este mundo tal como es con su inmenso dolor o bien porque no pudo crear sino un mundo finito y por lo tanto sufriente o bien porque quiso respetar la libertad humana, capaz de hacer tanto bien pero también tanto daño… Un dios ente, el Ente Supremo, Algo o Alguien anterior y exterior al mundo.

Tal es el dios que niegan los ateos. Y hacen bien en negarlo, pues no existe. Tiene razón R. Dawkins al negar a un dios diseñador y creador que habría determinado de antemano toda la evolución del cosmos y de la vida, con el ser humano como centro y cima; efectivamente, un dios así es un constructo humano, un “espejismo”. Tiene razón D. Dennet al negar a un dios causa necesaria del espíritu o de la conciencia o de la “libertad” humana, un dios causa distinta y separable de la realidad que llamamos materia; Dios y la realidad infinitamente abierta e infinitamente fecunda que es la materia-energía no son dos realidades que se puedan contraponer o añadir la una a la otra; la “materia” es siempre (¿“eternamente”?) más que lo que entendemos por “solo materia”, y Dios no puede ser concebido como algo o alguien separable de ella.

Tiene C. Hitchens al negar a un dios fundamento externo del mundo, necesario para explicar su existencia, o al negar a un dios que interviniera en el mundo desde fuera de él. Tiene razón S. Harris al negar a un dios garantía o justificación de la ética o del humanismo, como si para ser buenos necesitáramos una razón, un por qué; no hay atrocidad que no se haya cometido en nombre de dios; es decir, la fe en dios nunca ha sido garantía de bondad; todo depende, pues, de lo que se entienda por fe y de lo que se entienda por “dios”.

Sin embargo, ¿no es demasiado burda la crítica de Dios de los autores mencionados? Ciertamente lo es. Pero debemos preguntarnos por qué gente tan inteligente sigue teniendo una imagen tan burda de Dios. Ciertamente, los ateos no dicen todo lo que se puede decir acerca del misterio indecible que llamamos Dios, pero los creyentes y los teólogos no deben empeñarse en afirmar al dios que niegan los ateos, sino al Dios del que no hablan. La afirmación de Dios ha de empezar allí donde termina la negación de los ateos.

Así lo han hecho los místicos de todas las religiones. También ellos, en virtud de su propia fe, se han visto conducidos a negar, desde dentro de la fe, al dios que niegan los ateos. Harían bien los teólogos en hacer como los místicos. Harían bien en partir del punto al que llegan los ateos y tratar de ir más allá, buscando y arriesgando nuevas palabras, imágines y horizontes. Más allá del ateísmo que niega al dios que no existe, pero más allá también del teísmo que afirma a un dios Ente Supremo, un ser consciente y libre otro o distinto del mundo.

Aventuremos palabras. “Dios” ni existe ni no-existe: es la Existencia. No está cerca ni lejos, ni presente ni ausente, ni está ni no-esta: es la Presencia. No es ni uno ni muchos. No es ni lo mismo ni distinto del mundo. No es menos que algo (nada), ni menos que persona (impersonal), pero no es Alguien, no es “otro” de nada y de nadie. Es el no otro de todos los seres. Es el Corazón latiente del mundo, de cada ser, de cada átomo, partícula y partículas de partícula si las hay.

Dios es el fondo de la realidad (Tillich), el poder de lo real (Zubiri), el silencio revelado como tal (Panikkar). Es Nada de cuanto es y decimos, es el Todo en todas las cosas, es el Vacío Pleno en todo lo que se manifiesta, más allá de inmanencia y trascendencia. Es la Presencia eterna en el instante.

Hoy se echan de menos teólogos a la altura de Nietzsche, antiteísta místico, profeta de los nuevos tiempos religiosos. Teólogos que aúnen la mirada mística con la visión científica de un universo o de un multiverso interrelacionado y dinámico, inacabado y evolutivo. Creyentes y teólogos que, más allá de creencia e increencia, pronuncien a Dios con su palabra y su vida como el misterio más hondo y real, como el Espíritu divino, como el aliento vital en el corazón de cuanto es. Que, al pronunciar a Dios lo hagan ser y recreen el mundo: “Hágase”. Dios es el Aliento que nos habita y nos hace ser y que hacemos ser cuando somos.

En este mundo con tantos enigmas, con tantos dolores, no es inútil tratar de decir palabras creadoras sobre la Compasión que nos habita y nos une, sobre la Gracia que nos mueve en lo más profundo a cambiar las lágrimas en consuelo, a poner paz donde hay odio, a llenar de pan las mesas vacías, a seguir a creando este mundo inacabado.

José Arregi

Para orar

El indescriptible Corazón es el espejo en el que el universo entero aparece.
Solo la Consciencia Única, el Espacio del mero Ser,
es lo Primordial y Supremo, el Silente pleno.
El Corazón, la Fuente, es el comienzo, el medio y el fin de todo.
El Corazón, el Supremo vacío, no es nunca una forma.
Él es la Luz de la Verdad.
La muerte de la mente sumergida en el Océano de la Auto-conciencia
es el eterno Silencio.
El “Yo” real es el Supremo Espacio del Corazón
que es el gran Océano de Felicidad.
Tu mente no puede conocer al Ser,
que es la perfecta experiencia indivisa y el Uno sin segundo.
Solo el Corazón, libre del pensamiento y que es el Ser mismo.
El que conoce ese Corazón nunca será arruinado;
Habiendo perdido el sentido de la esclavitud, Él devine lo Supremo.
Es libre de los pensamientos de dualidad
Y solo Él goza, sin engaño, de la Felicidad.

(Ramana Maharshi).

Espiritualidad , , , , , , , , , , , , , , ,

Recordatorio

Las imágenes y fotografías presentadas en este blog son propiedad de sus respectivos autores o titulares de derechos de autor y se reproducen solamente para efectos informativos, ilustrativos y sin fines de lucro. Yo, por supuesto, a petición de los autores, eliminaré el contenido en cuestión inmediatamente o añadiré un enlace. Este sitio es gratuito y no genera ingresos.

El propietario del blog no garantiza la solidez y la fiabilidad de su contenido. Este blog es un lugar de entretenimiento. La información puede contener errores e imprecisiones.

Este blog no tiene ningún control sobre el contenido de los sitios a los que se proporciona un vínculo. Su dueño no puede ser considerado responsable.