Inicio > General, Homofobia/ Transfobia. > Repunte de homofobia a pocas semanas de la inauguración de los JJ.OO. de Río de Janeiro

Repunte de homofobia a pocas semanas de la inauguración de los JJ.OO. de Río de Janeiro

Sábado, 9 de julio de 2016

Rio-2016

El activismo brasileño lanza un grito contra la creciente LGTBfobia a menos de un mes del comienzo de las Olimpiadas de Río

Tres crímenes de odio al colectivo LGTB hacen sonar las alarmas de la homofobia en Brasil a pocas semanas de la inauguración de los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro.

El próximo 5 de agosto tendrá lugar la apertura oficial de los Juegos de Río 2016. El estado de las infraestructuras, el descontento social, la corrupción política, el virus del Zika, la contaminación de las aguas… son solo algunos de los temas que viene recogiendo la prensa generalista a colación de las Olimpiadas durante las últimas semanas, sin olvidar las noticias puramente deportivas. Sin embargo, desde dosmanzanas queremos hacernos eco de la llamada de atención del activismo LGTB brasileño, hostigado por la intolerancia, la violencia e incluso la muerte. Prácticamente cada día en Brasil es asesinada una persona trans o un hombre homosexual. Entretanto, políticos y líderes religiosos (sobre todo evangélicos) alientan el odio y la discriminación, obviando la responsabilidad de sus mensajes y acciones…

A pocas semanas del comienzo de los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro además del temor al virus del Zika, la carencia de infraestructuras y el aumento de la delincuencia en Brasil, tenemos que sumar una oleada de violencia contra homosexuales y transexuales. Se ha informado de tres asesinatos recientes, cuyas víctimas eran gays o transexuales, quienes no fueron víctima de ningún robo, indicando que fueron víctimas de crímenes de odio, para los que la policía tampoco parece haberse molestado en detener a ningún sospechoso.

La realidad de la comunidad LGTB en Brasil es muy preocupante, especialmente entre las facciones más vulnerables y con menos recursos. El país carioca es un ejemplo claro de que la conquista de ciertos derechos reconocidos (como la aprobación del matrimonio igualitario en 2013) no son un sinónimo instantáneo de la igualdad real. Incluso algunos líderes políticos, que mostraron en un principio su abierto apoyo a los derechos LGTB, han ido modulando su discurso para evitar la pérdida de apoyos; recordemos el caso de la candidata socialista Marina Silva.

Lo cierto es que la nación brasileña acumula más de 1600 asesinatos a personas LGTB en los últimos cuatro años y medio. Y esta es solo la punta del iceberg, ya que muchas agresiones o no se denuncian o no se contabilizan como crímenes de odio LGTBfóbico. Varios asesinatos homófobos ocurridos durante las últimas semanas ponen de manifiesto la necesitad de políticas específicas contra el odio y la violencia, como reclaman las asociaciones igualitarias y las organizaciones de derechos humanos.

índiceEdivaldo Silva de Oliveira y Jeovan Bandeira

La misma semana en la que se produjo la masacre homófoba de Orlando, los profesores gais Edivaldo Silva de Oliveira y Jeovan Bandeira eran brutalmente asesinados en Bahía. Los maestros, personas respetadas y queridas por su entorno, fueron encontrados en el maletero del coche de Silva en la carretera BA-120. El vehículo y los cuerpos estaban carbonizados. Gabriel Figuera Lima, de 21 años de edad, apareció en una calle de Amazonia con un cuchillo en el cuello. Unos días antes, en el estado costero de Bahía, los cuerpos de profesores, Edivaldo Silva de Oliveira y Jeovan Bandeira, fueron encontrados carbonizados en el maleteros de un coche en llamas. A finales del mes de junio, Wellington Júlio Mendonça de Castro, de 24 años de edad, era apaleado y apedreado en una carretera al noroeste de Río. El Grupo Gay de Bahía (GGB), la organización brasileña más antigua en la defensa de los derechos LGTB, denuncia que estos crímenes son sólo la punta del iceberg porque, según ellos, cerca de 1600 personas han muerto por ataques motivados por homofobia en los últimos cuatro años en Brasil.

Solo en lo que va de año se han registrado ya 160 casos de muertes violentas de personas LGBT en Brasil, según denuncia el Grupo Gay de Bahía.

PandoraPero detrás de cada víctima hay una historia. Una de las más recientes que se conoce es la de Pandora”, la mujer trans asesinada en el centro de São Sebastião el pasado fin de semana. La víctima salía de un bar cuando recibió varias puñaladas por parte de un hombre desconocido. Por cierto, no ayuda mucho el tratamiento que algunos medios de comunicación generalistas de Brasil dan a la orientación sexual y a la identidad de género. Al documentar el caso de “Pandora” encontramos que varios medios se refieren a ella desde “hombre homosexual” hasta “travesti”, aunque la Red Trans de Brasil sí la reconoce como una víctima transexual.

En Brasil las víctimas de este tipo de crímenes sufren dos tipos de discriminación, la de sus agresores y la de la policía, además de que las cifras ni siquiera son fiables porque muchos crímenes ni siquiera son reportados. A esto añadimos el aumento de la popularidad de los políticos conservadores y evangélicos, que se resisten a una legislación progresiva que fomente la tolerancia y el respeto desde la escuela.

Este repunte de homofobia no deja de ser contradictorio si tenemos en cuenta que Río de Janeiro tiene una larga tradición de ser un destino habitual para la comunidad LGTB en Sudamérica y refugio para personas transexuales que acuden a realizar sus operaciones quirúrgicas. A mediados de los años 90, Brasil fue uno de los primeros países en ofrecer medicación antirretroviral gratuita para personas infectadas con el VIH, y en 2003 se convierte en el primer país latinoamericano en reconocer el matrimonio igualitario. Pero esta ola de violencia homofóbica pone en tela de juicio esta actitud progresista, además de que el país se encuentra en plena recuperación de una recesión, enfrentándose al desempleo y un proceso de destitución contra su presidenta, Dilma Rousseff.

La «violencia homofóbica ha alcanzado niveles de crisis, y es cada vez peor», declara Jandira Queiroz, coordinador de movilización de Amnistía Internacional Brasil, donde la delincuencia callejera se ha incrementado este año hasta un 24 % y los homicidios un 15 %, dejándose sentir con mayor peso en la comunidad LGTB. Al igual que muchos atletas y personalidades se pronunciaron en contra de las políticas homofóbicas de Rusia, durante los Juegos de Invierno de Sochi, en 2014, se espera que se realcen protestas a medida que llegue la inauguración de los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro, el 5 de agosto.

Precaución a los turistas LGTB que acudan a las Olimpiadas

Ante este panorama, algunos medios LGTB internacionales recomiendan “prudencia” y “precaución” a los turistas y aficionados LGTB que viajen a Río de Janeiro para disfrutar de las Olimpiadas. Aunque se garantice la seguridad en las inmediaciones de los recintos deportivos y se incremente la presencia policial en Ipanema, Copacabana y en las zonas más turísticas, conviene evitar los barrios conflictivos y las áreas más desprotegidas, sobre todo yendo solos.

En todo caso, los Juegos de Río son una oportunidad para poner el foco en los problemas de las personas LGTB de Brasil (como se está haciendo con la violencia en general, con la utilización de los recursos públicos por parte de los gobernantes o con la crisis sanitaria y medioambiental). Al fin y al cabo, cuando pasen los Juegos Olímpicos, por desgracia, los brasileños LGTB tendrán que seguir haciendo frente al estigma, a los discursos de odio y a la violencia LGTBfóbica.

Evangélicos contra la igualdad en Brasil

Los representantes públicos evangélicos se han convertido en uno de los voceros más críticos con la igualdad de las personas LGTB en los últimos años en Brasil. Jean Wyllys, el primer diputado abiertamente gay del Parlamento brasileño, publicaba en su cuenta de Facebook (a raíz de la execrable matanza de Orlando) un post en el que denunciaba los “delirios homofóbicos” de políticos y líderes religiosos, a los que califica de “mentirosos” por trasladar “la idea de que gais, lesbianas y transexuales deseamos imponer una ‘ideología de género’ o la ‘cristianofobia’” y advertía que esos discursos “pueden conducir a la barbarie”.

Wyllys, que ha llegado a estar amenazado de muerte por su defensa de la igualdad y por su propia orientación homosexual (como publicaba dosmanzanas en 2011), acusa directamente a los diputados Marco Feliciano, Eurico Pastor, además del pastor Silas Malafaia, Marisa Lobo y a la pastora y cantante Ana Paula Valadão. También mencionaba a Jair Bolsonaro, que es católico pero defiende la agenda conservadora del Frente Parlamentario Evangélico en el Congreso. “El fundamentalismo religioso (islámico en este caso, pero también existente en otras religiones, tal como lo conocemos en Brasil) es fuente de odio contra las personas LGBT”, argumenta el diputado Wyllys.

El recalcitrante homófobo Marco Feliciano, también a través de su cuenta de Facebook, respondía a la acusación alegando que “es lamentable el grado de psicopatía de los seres humanos en este siglo. El Estado Islámico también es responsable de la muerte de más de 150 mil cristianos”. Feliciano, miembro del PSC (Partido Social Cristiano de Brasil), fue nombrado presidente de la comisión de Derechos Humanos en 2013 pese a contar entre sus antecedentes con declaraciones abiertamente racistas y homófobas.

Asimismo, Feliciano también es recordado por ser uno de los promotores de una iniciativa para reintroducir en Brasil las “terapias” reparadoras de la homosexualidad, que fue retirada cuando quedó claro que sería objeto de una contundente derrota en el pleno de la Cámara de Diputados si llegaba a votarse bajo la presión de las movilizaciones sociales que tenían lugar en ese momento, en las que participó de forma muy activa el colectivo LGTB.

Incluso otros destacados pastores evangélicos, como el profesor universitario Roberlei Panasiewic o el teólogo de la Asamblea de Dios José Gonçalves, se han distanciado de las posturas extremistas de Feliciano y lo han calificado de “fundamentalista”.

La influencia que los grupos evangélicos, en cualquier caso, es cada vez mayor en Brasil (solo hay que recordar que agrupan ya a un quinto de la población). En mayo de 2013, por ejemplo, los evangélicos convocaban a más de 100.000 personas en Río de Janeiro para protestar contra el matrimonio igualitario, reconocido en todo el país por decisión del Consejo Nacional de Justicia. Bien es cierto que pocos días después cientos de miles de personas celebraban con gran éxito la 17ª edición del Orgullo LGTB de São Paulo.

 Fuente Universogay/Dosmanzanas

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

  1. Sin comentarios aún.
  1. Sin trackbacks aún.
Debes estar registrado para dejar un comentario.

Recordatorio

Las imágenes y fotografías presentadas en este blog son propiedad de sus respectivos autores o titulares de derechos de autor y se reproducen solamente para efectos informativos, ilustrativos y sin fines de lucro. Yo, por supuesto, a petición de los autores, eliminaré el contenido en cuestión inmediatamente o añadiré un enlace. Este sitio es gratuito y no genera ingresos.

El propietario del blog no garantiza la solidez y la fiabilidad de su contenido. Este blog es un lugar de entretenimiento. La información puede contener errores e imprecisiones.

Este blog no tiene ningún control sobre el contenido de los sitios a los que se proporciona un vínculo. Su dueño no puede ser considerado responsable.