Archivo

Entradas Etiquetadas ‘Towleroad’

¿Marca España? La agresión homófoba de Madrid recogida en numerosos medios LGTB internacionales

Viernes, 19 de diciembre de 2014

Temple_Debod_Madrid_Gay_AttackAlgunos de los últimos episodios de discriminación y agresiones homófobas en España -y muy singularmente en Madrid- están teniendo gran repercusión en medios LGTB internacionales. Lo cierto es que asistimos en los últimos tiempos a un aparente rebrote de la violencia contra las personas LGTB, que aunque solo fuera la expresión de que las agresiones se denuncian más (como los más optimistas teorizan) pone en cualquier caso en evidencia la inacción de nuestros legisladores, que amenaza con acabar con el prestigio internacional alcanzado en anteriores legislaturas por España en el ámbito LGTB.

Buen ejemplo de ello es la repercusión que la agresión sufrida por una pareja gay a manos de un grupo de jóvenes de estética neonazi en los alrededores del Templo de Debod, en pleno centro de Madrid, ha alcanzado en medios LGTB de otras lenguas como Attitude, Gay Star News o Pink News (Reino Unido), Towleroad (Estados Unidos), queer.de (Alemania) o Yagg (Francia). Cierto es que las agresiones no solo ocurren en Madrid (hace pocas horas conocíamos la noticia de otro ataque, en esta ocasión en Málaga), pero produce especial desazón que en el caso de la capital española, una ciudad que poco a poco y gracias sobre todo a su multitudinario Orgullo comenzaba a hacerse un hueco en el circuito LGTB internacional (en el que Madrid sigue a gran distancia, por ejemplo, de Barcelona, Sitges o Gran Canaria), vea como su aún escaso prestigio se derrumba debido, entre otros factores, a la absoluta inacción de las autoridades locales y regionales, incapaces de promover avances legislativos contra la discriminación y la LGTBfobia similares al recientemente aprobado por el Parlamento catalán.

Este mismo martes, la diputada socialista en la Asamblea de Madrid y activista transexual Carla Antonelli reclamaba en la Comisión de Asuntos Sociales de la Asamblea medidas urgentes en este sentido. “Todo esto se está produciendo ante el inmovilismo del Partido Popular madrileño que rechaza cualquier iniciativa que se ha llevado al pleno de esta Asamblea para combatir la LGTBfobia, porque afirman que no existe o que exageramos mucho”, se ha lamentado Antonelli, que ha denunciado que el aumento de la violencia al colectivo LGTB en la región “es un hecho incuestionable” a la luz de la propia memoria de la Fiscalía de Madrid, presentada en septiembre. La diputada también ha hecho un repaso de las últimas agresiones conocidas públicamente (incluyendo la ocurrida junto al Templo de Debod), “pero esto solo es la punta del iceberg”, ha proseguido, recordado que solo el 17 % de las personas agredidas denuncian, tal y como recoge un reciente informe de la Agencia Europea de Derechos Fundamentales.

Concentración y besada de protesta el viernes

En cualquier caso, la respuesta activista contra este tipo de agresiones también es cada vez más fuerte y decidida. Al igual que sucedió hace un par de semanas tras el incidente discriminatorio en un Burger King de Madrid, ya ha sido convocada a través de las redes sociales una concentración-besada el próximo viernes, a las 18:00 horas, junto al Templo de Debod.

Confiemos en que la protesta alcance la misma repercusión que alcanzó la besada anterior, o incluso mayor, y sirva de elemento de presión para que las agresiones LGTBfobas sean más eficazmente perseguidas.

Fuente Dosmanzanas

Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , , , , , ,

Joven jesuita abandona la orden y escribe al papa en protesta por los despidos en centros católicos

Jueves, 9 de octubre de 2014

brenkertphoto21Benjamin Brenkert, un joven jesuita estadounidense aspirante a la ordenación como sacerdote, ha decidido abandonar la Iglesia católica por su actitud hacia las personas LGTB. Los despidos de trabajadores de centros católicos cuando se sabía que habían contraído matrimonio con alguien de su mismo sexo acabaron por darle a Brenkert el empujón definitivo. La noticia cobra una especial significación como interpelación pública al papa ante el Sínodo extraordinario sobre la Familia.

El 5 de octubre comenzó el Sínodo extraordinario sobre la Familia -sobre el que informaremos con algo más detalle en próximos días- con ocasión del cual se han multiplicado las declaraciones y gestos de uno u otro signo. Entre ellos ha cobrado especial significación el gesto del joven jesuita, que ha tenido repercusión en medios y redes sociales del ámbito anglosajón y que ha sido reflejado también por relevantes medios LGTB, como Towleroad o The Advocate.

Benjamin Brenkert se preparaba para recibir la ordenación como sacerdote y ser admitido definitivamente en la Compañía de Jesús. Sin embargo, la persistencia de actos homófobos por parte de la jerarquía católica le han hecho abandonar la Iglesia católica. Actualmente, se plantea seguir su vocación como sacerdote de la Iglesia episcopaliana (rama estadounidense de la comunión anglicana), mucho más abierta a la realidad LGTB. No obstante, antes ha querido dirigirse públicamente al papa Francisco mediante una carta abierta publicada en el blog New Ways Ministry (iniciativa católica dedicada a la defensa de las personas LGTB). En ella, Brenkert reconoce su el giro hacia una mayor preocupación en temas sociales. Sin embargo, añade también que el trato que siguen recibiendo las personas LGTB va en contra de ese mismo “efecto Francisco” que tantas esperanzas parece transmitir.

Lo más significativo para él han sido las noticias de despidos de trabajadores LGTB de centros católicos (en buena parte, profesores de colegios religiosos), alguna de las cuales hemos recogido en dosmanzanas. Despidos que resultan si cabe más graves por el hecho de que muchas veces la orientación sexual era conocida por los empleadores desde hacía tiempo. Incluso sabían que vivían en pareja. Era sin embargo cuando tomaban la decisión de casarse cuando eran despedidos, incluso aunque mantuvieran discreción y evitaran hacerlo público.

Sínodo sobre la Familia, ¿ocasión para iniciativas LGTB cristianas?

El texto de Brenkert se inscribe en el contexto de las nuevas expectativas despertadas por el pontificado de Francisco, también en materia LGTB. Por el momento, lo único que ha habido es un cambio en el tono de algunas declaraciones a raíz del ya célebre quién soy yo para juzgar, que coexisten además con declaraciones virulentamente homófobas, como las de algunos jerarcas españoles.

En este sentido, como hemos recogido en entradas anteriores, el Sínodo extraordinario sobre la Familia -cuyo tema estrella es el de la admisión a la comunión de los divorciados que luego han contraído segundas nupcias por lo civil- aparece como una oportunidad de discutir la realidad de las familias LGTB. El documento preparatorio introdujo desde luego pocas novedades, aunque luego algunos obispos, como el de Amberes, han querido poner de nuevo el tema sobre la mesa.

En todo este contexto, proliferan las acciones de personas LGTB cristianas que toman la palabra, como es el caso de Brenkert o el de iniciativas más institucionales, como el congreso Los caminos del Amor celebrado en Roma al mismo tiempo que se abre el Sínodo o el Primer Encuentro Mundial de Asociaciones Homosexuales Católicas, organizado por Rumos Novos en Portimão (Portugal).

Transcribimos a continuación parte de la carta de Brenkert en traducción propia, destacando las partes que nos parecen más significativas:

Querido papa Francisco:

En el tiempo que lleva siendo Papa, su compromiso con la pobreza ha hecho despertar al mundo ante los males de la globalización, del capitalismo y del materialismo. Muchos ahora entienden que la pobreza es un pecado estructural y un mal social (…).

Sin embargo, mientras usted se ha centrado en la pobreza material y física, los miembros de mi comunidad han quedado al margen (hombres y mujeres lesbianas, gays, bisexuales, transgénero, queer y que cuestionan el género). Permanecen en las fronteras, en los márgenes, viviendo unas vidas espiritualmente pobres. Algunos necesitan las voces de cardenales como Walter Kasper que les diga que Dios les ama. Otros saben que Dios les ama pero los líderes de la Iglesia los rechazan como desordenados y desorientados. Su profética pregunta “¿quién soy yo para juzgar?” anima a mucha gente en todas partes a tener una actitud carente de juicios hacia los miembros de la comunidad LGBTQ. Pero abstenerse de juicios no es suficiente; especialmente cuando Jesús nos ordena ser como el buen samaritano, “vete, haz tú lo mismo”.

¿Pero quién soy yo para escribirle?

Durante diez años he seguido el camino para ser sacerdote en la Compañía de Jesús (los jesuitas). Estoy lleno de agradecimiento por este tiempo. He gozado siendo un jesuita, un hijo de San Ignacio de Loyola. En julio pasado, dejé los jesuitas en buenos términos.

Hoy no puedo ya seguir aspirando a la ordenación con justicia o libertad. No puedo hacerlo como hombre gay en una Iglesia donde los hombres gays y las mujeres lesbianas son despedidos de sus trabajos. Para mí, la gota que colmó el vaso fue cuando se despidió a una mujer lesbiana y casada que trabajaba en el servicio de justicia social en una parroquia jesuita de Kansas city.

Esta marginación es contraria a lo que muchos han llamado el “efecto Francisco”. Estos despidos niegan su énfasis en erradicar la pobreza porque los despidos dejan a los hombres  y mujeres más cerca de la pobreza física y material. Es injusto, especialmente desde que muchas instituciones católicas tienen cláusulas de no discriminación (…).

En la carta a mi provincial donde le transmitía mi decisión, hacía notar que soy consciente del modo en que la injusticia hacia las personas LGBTQ contradice el Evangelio. Es más, indiqué cómo la legislación antigay en países como Uganda y Rusia, y la subsiguiente falta de acción por parte de la Iglesia, me hicieron cuestionar mi pertenencia a la Iglesia (…).

Como hombre abiertamente gay, aspiré a la ordenación porque Dios me llamaba al sacerdocio. Desde los 15 años rezaba para entender esta cuestión. Rezaba no para huir sino para ser encontrado. Una y otra vez, los directores vocacionales, los directores espirituales y los superiores ponían a prueba mis deseos más hondos, mi anhelo más sagrado. Estos hombres me vieron orientado, no desordenado, disponible para el sacerdocio por razones buenas y santas.

Cuando ingresé en el noviciado de los jesuitas, Dios me ayudó a verme como un hombre gay plenamente integrado y que se amaba a sí mismo. Con el tiempo, vi que tenía dones que ofrecer como ministro sensible, empático, alegre, afectuoso, orante, con un discurso articulado, multidimensional y bien formado. Me entiendo como sacerdotal, a pesar de mi humanidad y fragilidad.

Papa Francisco, con mi vocación en evolución, sigo siendo sacerdotal. Le escribo para que salve mi vocación, sea cual sea en el futuro. Le pido que dé instrucciones a la Conferencia de Obispos Católicos de Estados Unidos para que ordenen a las instituciones católicas que no despidan a más católicos LGBTQ. Le pido que alce la voz contra las leyes que criminalizan y oprimen a las personas LGBTQ en todo el mundo. Esas acciones le darían verdadera vida a su afirmación, “¿quién soy yo para juzgar?”.

(…)

Con amor y afecto,

Ben Brenkert

Fuente Dosmanzanas

General, Homofobia/ Transfobia., Iglesia Católica , , , , , , , , , , , , , ,

Fuerte impacto mediático y numerosas reacciones a las declaraciones homófobas del nuevo cardenal español, Fernando Sebastián. ACTUALIZACIÓN (23/01): presentan denuncia ante la Fiscalía

Domingo, 26 de enero de 2014

011314_2220_lafamiliayl1El obispo de Málaga justifica a Sebastián

A propósito de las deficiencias

Besada en la Catedral de Málaga en repudio al cardenal Fernando Sebastián

Las recientes declaraciones homófobas del que será uno de los primeros cardenales nombrados por el papa Francisco, Fernando Sebastián, han provocado una fuerte conmoción, tanto en España como fuera de ella. Las reacciones de condena se han sucedido y desde algunos colectivos se reclama la intervención de la fiscalía.

Sebastián calificaba la homosexualidad, en una entrevista al diario Sur publicada el domingo, de “deficiencia tratable”, algo que según él no era un insulto (llegó a hacer una analogía con la hipertensión arterial que él mismo padece). El hecho de que las declaraciones no procedan de un simple obispo, sino nada menos que de uno de los primeros cardenales nombrados por Francisco, ha generado especial impacto. Todos los medios españoles las recogieron, pero además la noticia dio la vuelta al mundo y fue reproducida por numerosos medios internacionales, tanto de habla hispana como de otros ámbitos habitualmente poco interesados en lo que puedan decir los obispos españoles (medios, por mencionar algunos ejemplos, de Reino Unido, Alemania, Francia, Italia, Bélgica, Estados Unidos…). Por no hablar de numerosos medios LGTB de prestigio, como Yagg (Francia), queer.de (Alemania), Gay Star News (Reino Unido), Gay.it (Italia), Towleroad (Estados Unidos), etc.

Por lo que se refiere a las reacciones, algunas de las más duras han sido como era de esperar, las de las asociaciones y colectivos LGTB. La confederación COLEGAS lanzó de inmediato un comunicado condenando “duramente” las palabras del cardenal e instándole a rectificar, al tiempo que expresaba que “el Papa Francisco no debería nombrar cardenales que defiendan públicamente estos planteamientos si quiere una Iglesia más inclusiva y abierta tal como dejaba entrever en diversas manifestaciones sobre el tema de la homosexualidad en los últimos meses”. Por su parte, la FELGTB se expresaba por boca de su presidenta en la Cadena Ser el lunes por la mañana y poco después emitía otro comunicado en el que instaba a la Iglesia católica a “frenar su batalla homófoba contra la ciencia”. Para la FELGTB, “el enfrentamiento de la Iglesia con la ciencia ha sido continuo y le ha llevado a pedir perdón en numerosas ocasiones. Mantener que la homosexualidad es una patología es una aseveración anticientífica, una forma de ponerse en ridículo y de perpetuar el estigma contra el colectivo de la diversidad sexual y de género”. En palabras de su presidenta, Boti García Rodrigo, “no queremos que la Iglesia católica pida perdón a nuestro colectivo dentro de 200 años por el dolor que nos está infringiendo hoy su jerarquía. Queremos que sean conscientes de que sus palabras incitan al odio, a un sufrimiento que puede llevar al suicidio a nuestros jóvenes. Son palabras inmorales que no se pueden permitir en ninguna organización integrante de una sociedad democrática”.

Otros colectivos LGTB también han mostrado su rechazo. Es el caso de la Federación Andaluza Arco Iris, que por boca de su presidente Gonzalo Serrano ha acusado al nuevo cardenal de incitar a la homofobia, “ya que aprovecha su proyección pública como representante de la Iglesia católica para fomentar el rechazo social hacia las personas homosexuales”.  Su comunicado refiere además que la asociación de padres y madres con hijos homosexuales Familias por la Diversidad “ha hecho llegar una carta al nuevo cardenal en la que le piden una rectificación y le explican que la homosexualidad no es una enfermedad ni se puede curar o tratar”. Y el colectivo LGTB cristiano Ichthys, de Sevilla, ha hecho pública una nota en la que dicen estar “cansados de que se nos haga daño en nombre de Dios”. “No necesitamos lástima de nadie. Monseñor Sebastián, como otros prelados y hombres de nuestra Iglesia, Usted tiene todo nuestro respeto, pero nosotros tenemos el deber de decir que ninguna de sus palabras son Palabra de Dios. Y, desde esa premisa, no nos ofenden sus declaraciones sino el daño que hacen a personas que no sabrán mirar más allá del bonete cardenalicio. Ichthys lucha para que cristianas y cristianos alejados de la Iglesia y de Dios a causa de declaraciones similares a las suyas, Sr. Sebastián, descubran que Jesucristo las ama tal y como son, sin menospreciar un solo pelo de su cabeza”, expresa este colectivo.

Desde los partidos políticos también ha habido algunas reacciones. Para el grupo sectorial LGTB del PSOE las declaraciones de Sebastián contribuyen a “fomentar la discriminación y la homofobia”. Señalan igualmente que “una organización tan importante como la Iglesia católica debería respetar estos principios y ha alertado de que manifestaciones como las del cardenal Sebastián contribuyen a perpetuar la discriminación y la violencia que encontramos en muchos países contra las personas LGTB”. Una valoración que ha hecho suya la secretaria de Igualdad del PSOE, Purificación Causapié.

Críticas desde el entorno católico

También ha habido reacciones críticas desde el propio entorno católico. Desde el portal Religión Digital su director, José Manuel Vidal, plantea a Fernando Sebastián la alternativa entre “enrocarse” o “pedir perdón”. “A mi juicio, sus declaraciones están produciendo un daño enorme a la Iglesia y al Papa que lo eligió para crearlo cardenal. Por eso y aunque no soy nadie para darle consejos, me atrevo a pedir, con todo el respeto y el aprecio que le tengo, que rectifique públicamente. Convoque, cuando antes, una rueda de prensa con un único punto: pedir perdón. Primero a los homosexuales. Después, al Papa y a la Iglesia”, escribe Vidal.

Incluso una página de los jesuitas dedicada a pastoral ha publicado un texto titulado ¿Deficiencias?”. en el que su autor, José María Rodríguez Olaizola, opina que “lo que plantea el cardenal es parte de esas percepciones que están atascadas en otras sensibilidades y otras épocas. Creo que estamos suficientemente preparados para un discurso mucho más respetuoso, plural y complejo sobre el amor, la diversidad y las diferencias… Siento el dolor causado a personas homosexuales, también de iglesia, que se sienten, una vez más, incomprendidas y atacadas, por más que se quiera envolver el discurso en una palabra amable”. Las palabras de Sebastián sí han encontrado defensa, como era de esperar, en las páginas web católicas más conservadoras.

¿Prosperaría una denuncia penal?

Otra cuestión que se ha planteado es la de si estas declaraciones pueden ser denunciables o no. Eugeni Rodríguez, portavoz del Front d’Alliberament Gai de Catalunya (FAGC) y presidente del Observatorio contra la Homofobia ha declarado queesta expresión atenta contra el marco jurídico español que protege como derecho fundamental la dignidad y la no discriminación en el artículo 18 y 14 de la Constitución” y ha solicitado al fiscal general del estado que abra diligencias contra el cardenal.

Expertos legales consultados por infoLibre ven sin embargo muy difícil que las declaraciones de Sebastián puedan tener reproche penal. Según el catedrático en Derecho Penal Joan Josep Queralt, “las palabras del cardenal son una estupidez, pero convertirlas en delito es darles mucha importancia“. Según él, “no es un caso claro” de incitación al odio, y demostrar que las palabras son “penalmente reprochables requeriría mucho trabajo“. Según el catedrático en Derecho Constitucional Juan José Solozabal “las declaraciones no se sostienen y son lamentables, pero de ahí a que sea delito… La libertad de expresión tiene márgenes muy amplios“. El también catedrático en Derecho Constitucional Miguel Revenga sugiere como alternativa la vía civil por lesión al derecho al honor. “Dudo que tenga reproche penal, creo que no, pero hay una base: aunque no es un caso de incitación al odio es dañino, y humilla a un colectivo amplio”, sostiene.

Más allá de este debate, lo que sí se ha puesto en marcha es una iniciativa en la plataforma change.org para solicitar al papa Francisco que suspenda la designación como cardenal por su “incurable homofobia” firmada por David Andina, miembro del consejo de dirección de UPyD (y secundada por cierto por varios diputados de ese partido, como Toni Cantó o Irene Lozano). El enlace para la petición lo encontráis aquí.

Actualización (23/01/2014)

Por lo pronto la confederación COLEGAS ha denunciado las declaraciones de Fernando Sebastián ante la Fiscalía de Málaga, actual provincia de residencia del nuevo cardenal.

Según argumenta la denuncia, Sebastián habría podido incurrir en alguno de los supuestos tipificados en el artículo 510 del vigente Código Penal, que castiga con prisión de uno a tres años y multa de seis a doce meses a quienes “provocaren a la discriminación, al odio o a la violencia contra grupos o asociaciones, por motivos racistas, antisemitas u otros referentes a la ideología, religión o creencias, situación familiar, la pertenencia de sus miembros a una etnia o raza, su origen nacional, su sexo, orientación sexual, enfermedad o minusvalía” y a los que “con conocimiento de su falsedad o temerario desprecio hacia la verdad, difundieren informaciones injuriosas sobre grupos o asociaciones en relación a su ideología, religión o creencias, la pertenencia de sus miembros a una etnia o raza, su origen nacional, su sexo, orientación sexual, enfermedad o minusvalía”.

El presidente de COLEGAS, Francisco Ramírez, ha admitido sin embargo en declaraciones al diario El Mundo que las declaraciones de Sebastián pudieron haberse sacado de contexto o hacerse “desde el desconocimiento”, por lo cual ha le ha invitado a mantener una reunión y “conocer nuestra realidad antes de hablar”. “A lo mejor monseñor Sebastián no ha pretendido ofender; pero sí ha ofendido (…) Mucho de lo que dice se debe a que él no ha tenido cercanía con nadie que viva la homosexualidad de forma normalizada”, ha añadido Ramírez.

Fuente Dosmanzanas:

Homofobia/ Transfobia., Iglesia Católica , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Recordatorio

Las imágenes, fotografías y artículos presentadas en este blog son propiedad de sus respectivos autores o titulares de derechos de autor y se reproducen solamente para efectos informativos, ilustrativos y sin fines de lucro. Yo, por supuesto, a petición de los autores, eliminaré el contenido en cuestión inmediatamente o añadiré un enlace. Este sitio es gratuito y no genera ingresos.

El propietario del blog no garantiza la solidez y la fiabilidad de su contenido. Este blog es un lugar de entretenimiento. La información puede contener errores e imprecisiones.

Este blog no tiene ningún control sobre el contenido de los sitios a los que se proporciona un vínculo. Su dueño no puede ser considerado responsable.