Archivo

Entradas Etiquetadas ‘Antonio María Rouco Varela’

“Al igual que la pederastia, El Yunque ya le ha estallado a la Iglesia Católica”

Domingo, 22 de junio de 2014

roucomaniRouco Varela en una manifestación contra la legalización de los matrimonios homosexuales

Los obispos españoles, preocupados ante la proliferación de testimonios sobre la sociedad secreta y paramilitar que busca el reinado de Dios en la tierra

JOSÉ MARÍA GARRIDO | 13/06/2014

“Lo de El Yunque le estallará a la Iglesia igual que la pederastia”. Esta frase, que fue pronunciada en febrero de 2012, ha caído como una losa a los dirigentes de la Conferencia Episcopal tras conocer este jueves que el todopoderoso Rouco Varela tendrá que explicar en sede judicial sus conocimientos sobre la sociedad secreta y paramilitar que lleva actuando en España desde hace más de diez años.

“La bomba de relojería”

Fue el exportavoz de Hazte Oír, Alejandro Campoy, quien advirtió que, de no tomar medidas, a la jerarquía católica le acabaría “estallando” esta “bomba de relojería”. Por aquel entonces, Campoy –que saltó a la fama tras colocar unas rosas blancas manchadas con mercromina y la foto de Miguel Ángel Blanco en el escaño de José Luis Rodríguez Zapatero-, ya había abandonado la asociación ultraconservadora que lideró las manifestaciones contra el aborto o la ley de matrimonio homosexual.

Rouco optó por la prudencia

Pese a que en los medios de comunicación aparecían los primeras informaciones sobre la presunta relación entre El Yunque con colectivos como Hazte Oír o Derecho a Vivir, Rouco Varela optó por la prudencia. Según confirman desde su entorno, el por aquel entonces presidente de la Conferencia Episcopal estaba esperanzado en que el asunto quedase diluido con el tiempo. Eso sí, aconsejó a sus fieles más afines que fueran distanciándose paulatinamente de determinadas asociaciones para las que el fin podría llegar a justificar los medios.

Los obispos conocían de la existencia de El Yunque

Una estrategia, la de Rouco Varela, con la que no coincidían muchos de los obispos españoles. Todos ellos conocían de la existencia de El Yunque en España al menos desde mediados de 2010 gracias a unos informes que el obispo auxiliar de Getafe y director del Secretariado para la Doctrina de la Fe, José Rico Pavés, encargó al filosofo y activista católico Fernando López Luengos. Esos informes, en los que se hablaba de una secta capaz de utilizar “métodos de control, infiltración y ocultación”, fueron discutidos en la Comisión Especial para la Doctrina de la Fe en dos reuniones celebradas el 21 de junio de 2010 y el 27 de septiembre de 2010”.

organizacion-nacional-de-el-yunque“La ley del silencio”

Frente a los prelados que pedían llegar al fondo del asunto, Rouco Varela impuso lo que en círculos eclesiales califican como “la ley del silencio”. Y todo ello a pesar  que en dichos informes –a los que la propia Fiscalía acabaría otorgando “credibilidad”– incluso se acusaba a los integrantes de El Yunque de haber espiado a los obispos y parroquias españolas.

Enfrentamientos judiciales

Lo que Rouco no podía esperar es que serían los enfrentamientos judiciales entre destacados activistas y colectivos ultracatólicos –y no los medios de comunicación-, los que acabarían por destapar la caja de los truenos. Y es que ha sido Victoria Uroz -la exmujer de Luis Losada Pescador, expresentador del telediario de Intereconomía- quien ha dicho en sede judicial que Hazte Oír, como parte de El Yunque, adoctrinaba a “menores de edad”.

Católicos contra Hazte Oír

Ha sido Inmaculada García -hija del director del Foro de la Familia-, quien ha  relatado a la Justicia el “infierno” de su paso por Hazte Oír y El Yunque. Y han sido, en definitiva, personalidades de reconocido prestigio en el mundo católico como Fernando López Luengos, Pedro Leblic, Ignacio García-Julía, o Santiago Mata, los que han alzado la voz denunciar el supuesto proceder que tendrían asociaciones como Hazte Oír.

Suma y sigue

De momento, una sentencia ya ha dado por acreditada la relación de miembros de Hazte Oír con la sociedad secreta y paramilitar El Yunque. Pero aún quedan varios litigios judiciales por resolver. En uno de ellos, fijado para el próximo 21 de mayo, Rouco Varela deberá declarar como testigo. Hasta entonces, es de prever que sigan produciéndose declaraciones como las efectuadas por Teresa de Jesús Fernández, ex miembro del comité de expertos de Derecho a Vivir, quien ya ha anunciado que “por fidelidad a La Iglesia Católica abandona sin más dilación Hazte Oír.

El Yunque ya ha estallado

A la par, cada vez cobran más fuerza páginas web como Conozca El Yunque,  elaborada por el activista católico José Luis N. Quijada. Y todo esto a un año vista de que Rouco se enfrente a la Justicia. “No cabe duda de que nuestros peores presagios se han producido. Al igual que la pederastia, El Yunque ya ha estallado a la Iglesia Católica. Nos ha pillado desprevenidos y sólo es cuestión de días que  las noticias salten a las primeras páginas de los periódicos”, lamenta a ELPLURAL.COM una personalidad de reconocido prestigio dentro de la Conferencia Episcopal.

Pese a las advertencias del Papa Francisco

Y todo ello a pesar de que fuentes dignas de toda credibilidad aseguran a este periódico que el propio Papa Francisco se interesó sobre El Yunque y pidió estar alerta a los 83 obispos españoles con los que se reunió en Roma el pasado mes de marzo.

Fuente El Plural

General, Iglesia Católica , , , , , , , , , , , , , , , , ,

El cardenal Rouco y monseñor Rico Pavés, llamados a testificar sobre El Yunque

Domingo, 15 de junio de 2014

rouco-rico-720_560x280La Justicia llama a declarar a Rouco Varela sobre El Yunque, la asociación paramilitar dispuesta a derramar sangre por Dios

José Mª Garrido: “Al igual que la pederastia, El Yunque ya le ha estallado a la Iglesia Católica”

El arzobispo conocía las actividades de la secta secreta

El obispo auxiliar de Getafe encargó un informe al profesor López Luengos

El informe denuncia la infiltración de El Yunque ein diversas asociaciones a instituciones desde el Papa a la Iglesia, pasando por Intereconomia o la plataforma Hazte Oír

El cardenal de Madrid, Antonio María Rouco Varela, y el obispo auxiliar de Getafe, José Rico Pavés han sido citados a testificar en una causa judicial que dirime los vínculos entre la secta secreta de extrema derecha El Yunque y la plataforma Hazte Oír, dirigida por Ignacio Arsuaga.

La vista oral tendrá lugar el mes de mayo de 2015 en el juzgado de primera instancia número 48, tras celebrarse el pasado jueves, en dicho juzgado, la audiencia previa.

En ella, la jueza María de los Ángeles Martín admitió las pruebas documentales y testificales, presentadas por el abogado Pedro Leblic ante la demanda que le interpuso la asociación Hazte Oír por presunta vulneración del derecho al honor.

organizacion-nacional-de-el-yunqueEntre las pruebas aceptadas por la jueza figuran las declaraciones como testigos e Rouco Varela y Rico Pavés. Este último encargó un informa confidencial sobre “la intromisión” de El Yunque, una secta de corte paramilitar, en “el asociacionismo cristiano español”.

El encargado de redactar el informe fue el profesor Fernando López Luengos y, en él, denunciaba la infiltración de El Yunque en diversas asociaciones a instituciones desde el Papa a la Iglesia, pasando por Intereconomia o la plataforma Hazte Oír.

El informe de López Luengos fue entregado por Rico Pavés, entonces director del secretariado de la comisión de Doctrina de la Fe a la Conferencia episcopal, dirigida entonces por el cardenal Rouco Varela.

En una sentencia del pasado 19 de mayo, el Juzgado de 1ª Instancia número 48 de Madrid consideró probada y “esencialmente veraz” la relación entre la secta secreta y miembros de Hazte Oír, y desestimó la demanda presentada por Arsuaga contra López Luengos.

Fuente Religión Digital

General, Iglesia Católica , , , , , , , , , , , , ,

¿Merece la medalla?

Martes, 6 de mayo de 2014

Ignacio-Gonzalez-Antonio-Varela-Comunidad_EDIIMA20140502_0336_13Ignacio González ha concedido la medalla de oro de Madrid al cardenal Rouco Varela. Entre los elogios, ha valorado el presidente madrileño el acierto con el que ha dirigido la diócesis, cosa que tendría que premiar el Vaticano si corresponde. También ha destacado que Rouco ha sido referencia intelectual, espiritual y moral para millones de madrileños. No lo ponemos en duda.

Pero esa presunta virtud se neutraliza con los ataques que otros millones de madrileños han recibido de su eminencia por defender una mirada laica de la vida, por sus posiciones abiertas respecto a asuntos como el aborto, la educación o el matrimonio homosexual que para Rouco y otros pastores de su diócesis han sido siempre las fronteras del infierno. Porque Rouco, como escuché a Iñaki Gabilondo el día que dejó la Conferencia Episcopal, es un gran intelectual que sin embargo nunca aprendió a sumar, sólo a dividir.

Fuente Isaías Lafuente, cadena Ser

General, Homofobia/ Transfobia., Iglesia Católica , , , , ,

Obispos afines a Blázquez no se reconocen en la homilía de Rouco

Miércoles, 9 de abril de 2014

_asdfffddd_cfbf3bd1Leído en el blog Rumores de Ángeles:

“Declaraciones desafortunadas”. Ésta es la expresión que más se repetía ayer y se sigue diciendo hoy en ámbitos eclesiales jerárquicos, para calificar las palabras del cardenal Rouco Varela en el funeral de Estado en memoria de Adolfo Suárez, en las que hizo referencia a los “hechos y actitudes” que causaron la Guerra Civil “y que la pueden causar”.

Descontento eclesiástico al que nadie se atreve a poner cara. Ni en la Casa de la Iglesia ni en las diversa curias diocesanas quieren hacer declaraciones públicas. Y, cuando se avienen a comentar lo dicho por Rouco, piden reserva absoluta. La sombra del cardenal, a pesar de estar de salida, sigue siendo alargada.

Está claro que nadie se atreve a matizar y, mucho menos, a desautorizar las declaraciones de Rouco. Quizás, en los próximos días, algún prelado de la cuerda del cardenal aproveche incluso la oportunidad, para apoyar y reforzar la idea del cardenal de Madrid. Sigue habiendo una media docena de prelados convencidos, como él, de que España está en peligro y que el único parapeto contra su deriva laicista es el catolicismo.

Los demás, la inmensa mayoría del episcopado guardará silencio. Pero, “a veces el silencio de los obispos es más significativo que las palabras y, en este caso, no es un silencio que calla y otorga, sino todo lo contrario, un silencio de desaprobación”, explica un fontanero de Añastro, sede de la Conferencia episcopal.

Muchos prelados no comparten ni el fondo ni la forma de lo dicho por el cardenal madrileño. El fondo se lo adjudican a la forma de ser y de pensar de Rouco Varela, a su visión catastrofista de la sociedad actual y a su especial obsesión con el guerracivilismo. Rouco, nacido el 20 de agosto de 1936 no vivió conscientemente la guerra fratricida, pero sí sus consecuencias durante la larga postguerra y en un pueblo, como la Villalba, lucense batida por los desmanes de ambas partes.

Su tesis, explicitada en muchas y variadas ocasiones a lo largo de su pontificado es que “la causa de la guerra civil radicó en que el hombre había pecado mucho y sobre todo, contra Dios, y, cuando se vive una etapa de negación de Dios, es muy fácil que luego los hombres luchen entre ellos”. Lo decía, en 2008, precisamente en una misa en el Valle de los Caídos.

Y añadía : “La negación de Dios asume cada día con más fuerza en algunos países la forma de un laicismo, más o menos oficial, radical e ideológico”. A su juicio, es el caso de España y, por lo tanto, de ahí a la guerra civil hay sólo un pequeño pasó que se franqueó no sólo en nuestra contienda nacional sino también en la Guerra mundial.

Quizás por conocer esta vieja tesis de Rouco, en Cataluña, donde la jerarquía catalana se siente especialmente aludida entre líneas por sus palabras, asegura que “es una expresión más de lo que ha sido, es y será Rouco, y lo raro es que no hubiese aprovechado la ocasión para decir algo así”.

En otras diócesis de diversas partes del país, los comentarios inciden en la misma idea: Genio y figura”, dicen unos. “Son sus últimos coletazos fuera de contexto, pero no lo puede evitar”, añaden otros.

Eso sí, todos los eclesiásticos consultados coinciden en que “no era apropiado ni el momento oportuno”, pero consideran, asimismo, que lo hace con buena voluntad y en conciencia. “Siempre pensó así. En ese sentido, se mantiene firme y coherente con sus ideas y las defiende hasta el final. No cambia de chaqueta ni con la llegada de Francisco”.

Aun reconociéndole que actuó en conciencia, le reprochan el que no haya pensado ni tenido en cuenta a su sucesor al frente de la CEE. “Con esas declaraciones, no facilita a monseñor Blázquez y a la nueva cúpula episcopal el que llegue a la opinión pública el nuevo rostro y la nueva línea de la Iglesia española en sintonía con la primavera del Papa Francisco”, explica un obispo muy cercano al actual presidente de la CEE.

Y es que, fiel a sí mismo, Rouco se sigue erigiendo en el líder del episcopado español, aunque lo haya dejado de ser el pasado mes de marzo. Así ha actuado en los últimos quince años. La inercia le puede, asi como su vieja querencia de identificar su pensamiento y su visión con el de la Iglesia española.

José Manuel Vidal

General, Iglesia Católica , , , ,

“Rouco se tiene que marchar a su casa ya”, por Jesús Bastante.

Miércoles, 2 de abril de 2014

1352461232696Rouco Varela detallednLeído en su blog El Barón rampante:

Lluvia de críticas a las palabras de Rouco sobre la Guerra Civil en el funeral de Suárez

Escribo este texto tres horas después de escuchar la homilía del cardenal Rouco Varela en el “funeral de Estado” (no vamos a entrar en estas disquisiciones ahora) por la memoria de Adolfo Suárez. Lo explico porque antes de volver a encender el ordenador he preferido respirar, salir a correr, leer y volver a escuchar sus palabras. No dejarme llevar por el primer sentimiento. Pero debo decir que, después de todo esto, me reafirmo en el título de este post: Rouco se tiene que marchar a su casa ya.

Las palabras del todavía cardenal de Madrid, tratando de resucitar un fantasma, el de la Guerra Civil, afortunadamente bien enterrado y muerto -por mucho que se empeñen los ultracatólicos y la derecha extrema de este país, que aun siendo irrelevantes continúan haciendo demasiado ruido-, se descalifican por sí mismas.

“Buscó y practicó tenaz y generosamente la reconciliación en los ámbitos más delicados de la vida política y social de aquella España que, con sus jóvenes, quería superar para siempre la guerra civil: los hechos y las actitudes que la causaron y que la pueden causar”

En la misa en memoria del hombre que tanto contribuyó a pacificar el país después de 40 años de dictadura -por desgracia, bendecida durante demasiado tiempo por buena parte de la jerarquía eclesiástica de entonces-, el afortunadamente ya ex presidente del Episcopado -¿no le hubiera correspondido la presidencia de la celebración a Ricardo Blázquez, tratándose de un funeral de Estado?- ha intentado prender una mecha que, gracias a Dios, no lleva a ninguna parte. No hay ambiente guerracivilista más que en las mentes enfermas de personajes como el todavía cardenal de Madrid.

¿Era necesario? ¿De verdad? ¿En qué contribuye a honrar la memoria del político que pilotó la Transición, que legalizó al PCE, que probablemente haya sido el único gran hombre de Estado que hemos tenido en los últimos 40 años? ¿Quién repasa los discursos del cardenal?

Lamentablemente, en una celebración en la que sólo sobraba el dictador Obiang, Rouco Varela quiso ser, una vez más (por favor, que sea la última), protagonista. La imagen de todos los dirigentes políticos, de ayer y de hoy, juntos, que no se produce ni siquiera el Día de la Constitución, unidos en torno a los ideales que nos llevaron a construir una transición democrática que ha sido ejemplo en todo el mundo, echada por tierra por culpa -sí, por culpa- de un señor que, simplemente, ya no tendría que estar ahí.

Los católicos, que tanto hicieron por la reconciliación de un país que, hace medio siglo, estaba dividido en dos, no nos merecemos que la voz de la Iglesia sea representada un minuto más por alguien así. Profetas de desventuras, corazones corrompidos por el odio. O, parafraseando al cardenal de Madrid, “actitudes que pueden causar” conflictos.

Rouco se tiene que marchar a su casa ya. No queda mucho más que añadir.

General, Iglesia Católica , , , , ,

“La Iglesia católica española, ¿al ritmo de Francisco?”, por Juan José Tamayo, teólogo.

Miércoles, 26 de marzo de 2014

jesus pasion joven apasionado fuerzaLeído en la página web de Redes Cristianas:

El cardenal Rouco Varela y monseñor Blázquez han liderado la Iglesia católica española durante los últimos diez años, unas veces por vía sucesoria, como lo fue en 2005 y 2008 y lo ha vuelto a ser ahora, y otras gobernando al alimón, ejerciendo el primero la presidencia y el segundo la vicepresidencia. Y lo han hecho en alianza, complicidad y sin fisuras, sin alejarse un ápice del programa restaurador de Juan Pablo II y del pensamiento dogmático de Benedicto XVI. Durante esos años la Iglesia católica española ha carecido de autonomía local, se ha convertido en sucursal del Vaticano y ha actuado como un clon del cristianismo oficial, al tiempo que ha funcionado como una perfecta “patriarquía”.

Bajo el liderazgo de ambos la jerarquía católica ha configurado un cristianismo en alianza con los sectores más conservadores de la Iglesia católica, que son el brazo largo de la jerarquía y a quienes esta les ha reconocido de hecho un especial protagonismo, y con las ideologías políticas igualmente conservadoras, hasta tener programas intercambiables en la mayoría de los temas de la agenda política y religiosa: educación, moral, modelo de sociedad; Relaciones iglesia y Estado, etc. Ha seguido promoviendo las masivas beatificaciones “políticas” de los mártires de la Cruzada que venían produciéndose en décadas anteriores, la última en Tarragona con el apoyo del papa Francisco.

Ha creado una Iglesia beligerante contra la secularización y el laicismo, que estuvo en permanente confrontación con el gobierno de Rodríguez Zapatero. No debe olvidarse que fue con monseñor Blázquez al frente de la Conferencia Episcopal Española (CEE), de 2005 a 2008, cuando esta arreció sus críticas contra dicho gobierno. Críticó con especial severidad la ley de la memoria histórica, acusada de selectiva, y se opuso a asignatura de educación para la ciudadanía y a cuantas leyes se distanciaban del credo y la moral católicas. Fue entonces cuando el gobierno socialista aumentó la asignación tributaria a la Iglesia católica, única religión que la percibe, por la vía del IRPF, del 0,52 al 0,70%, que supone un significativo incremento económico cada año en las arcas episcopales.

Con monseñor Blázquez como presidente de la todopoderosa CEE, la jerarquía católica debe responder a los nuevos desafíos de la sociedad española, caracterizada por la secularización, la indiferencia religiosa, el pluralismo cultural, religioso y étnico, las dramáticas consecuencias de la crisis económica en los sectores más vulnerables de la sociedad, entre ellas el incremento de la desigualdad. Es una sociedad la española políticamente muy activa; desarrolla nuevas y creativas formas de participación política (Indignados, mareas, escraches, movilizaciones contra los desahucios, protestas estudiantiles) frente a una democracia representativa que no representa a las ciudadanos. Una sociedad que considera como EL principal y más grave problema la corrupción -instalada en las cúpulas del poder- contra la que lucha.

El nuevo presidente ha dicho que no tiene programa. Con la idea de ayudarle a conformarlo, le sugiero tres tareas que me pareen prioritarias.

1. Ubicarse en el mundo de la marginación y de la exclusión, lugar social del cristianismo, para luchar contra las causas que las provocan. Los obispos deben salir de la burbuja eclesiástica en que están encerrados, pisar la calle y ser sensibles a los problemas reales de sociedad española, que poco o nada tienen que ver con las preocupaciones y obsesiones eclesiásticas por la ortodoxia doctrinal y la moral sexual. Para ello tienen que renunciara los privilegios de que gozan y que le impiden ejercer la solidaridad con los sectores más vulnerables de la sociedad.

2. Fomentar la cultura del diálogo dentro y fuera de la Iglesia católica. En esta nueva etapa me parece fundamental que los obispos tiendan puentes de diálogo y de comunicación no solo con las organizaciones religiosas, culturales, políticas y sociales que no piensan como ellos, sino también con las organizaciones, asociaciones y movimientos críticos comprometidos en la transformación del modelo económico y político neoliberal (“Otro mundo es posible”) y en el cambio del actual paradigma (“Otra Iglesia es posible”), que hasta ahora han sido tachados del organigrama eclesiástico, cuando no condenados. Me refiero a las comunidades de base, movimientos apostólicos, asociaciones de teólogos y teólogas, movimientos de mujeres, movimientos de solidaridad, revistas de pensamiento teológico en diálogo con los nuevos climas culturales, etc.

3. Esta cultura del diálogo de traducirse en la creación de una Iglesia inclusiva de todos los sectores que ahora son excluidos: mujeres, inmigrantes, jóvenes, homosexuales y transexuales, parejas de hecho, personas divorciadas que han vuelto a casarse, colectivos cristianos críticos, religiosas y religiosos en zonas populares, etc. Es la condición necesaria para que pueda hablarse de una Iglesia universal. De lo contrario la Iglesia católica española correría el peligro de convertirse en una organización sectaria, algo que no espero ni deseo.

¿Es posible el cambio de estación en la Iglesia católica española? ¿Volverá la primavera tras el largo y helador invierno vivido durante el último tercio de siglo? Más que posible, es necesario. Me gustaría que los nuevos dirigentes de la CEE apoyaran, al menos, la reforma de la Iglesia que quiere Francisco, caminaran a su ritmo y la aplicaran a la realidad española, no miméticamente, sino de forma creativa, respondiendo a los desafíos que tienen delante, si bien con más celeridad y radicalidad, no frenando los procesos, sino respondiendo a los desafíos que plantea la sociedad española.

General, Iglesia Católica , , , , , , , ,

“A rey muerto, ¿rey puesto?”, por Mª Ángeles López Romero.

Jueves, 20 de marzo de 2014

rouco-obispos_560x280Leemos en El Diario:

Doce años de “perlas” de Rouco Varela como presidente de la Conferencia Episcopal

J.D.: Rouco, aferrado a la ‘conspiranoia’: “Siguen sin saberse muchas cosas del 11-M”. 

 El Papa da por amortizado a Rouco Varela en su discurso sobre la renovación de la iglesia española

 El Vaticano prepara el fin del dogmatismo de la era Rouco

Muchos creyentes se han sentido avergonzados porque sus obispos, liderados por Rouco, no han estado a la altura de la gravedad de la crisis económica y política que vivimos

El cardenal Antonio María Rouco Varela se sentaba este martes por última vez a presidir la Asamblea Plenaria de obispos españoles, que ha gobernado, con una intermitencia de tres años, desde 1999. Y no fueron pocos los creyentes que han celebrado el momento. ¿Tan malo es el balance de su paso por la Conferencia Episcopal?

Los humanos tendemos a dividir a nuestros congéneres, con sumo maniqueismo, entre buenos y malos. Más aún a quienes representan instituciones de tanto calado como la jerarquía de la Iglesia. Y huyendo del mismo, alguien procedente de la versión más profética de esa misma Iglesia lo disculpaba estos días diciendo que también tenía cosas buenas: “Es extremadamente inteligente, un gran teólogo, con más capacidad para el diálogo de la que le gusta aparentar”.

Y ahí está el principal de los defectos de su gestión al frente de la Conferencia Episcopal: la apariencia. La imagen de frialdad, dogmatismo, ausencia de capacidad para el diálogo que tanto ha dañado por extensión a toda la Iglesia. Muchos creyentes se han sentido avergonzados porque sus obispos, liderados por Rouco, no han estado a la altura de la gravedad de la crisis económica y política que vivimos. Porque no han hablado del drama de los desahucios, de la tragedia de los inmigrantes que mueren en las vallas o en las pateras, de las mujeres asesinadas por la violencia machista, del paro. O sí lo han hecho, ¡pero con la boca tan pequeña! Sin buscar responsabilidades, sin exigir cambios. Cambios que sí han exigido cuando se ha tratado de la asignación tributaria, la clase de Religión, el matrimonio gay o el manoseado aborto. Y lo han hecho, estas veces sí, con hiriente contundencia. Al frente de grandes concentraciones y manifestaciones. Con un discurso aleccionador y en posesión absoluta de la verdad, su verdad. Pretendiendo imponer a toda una ciudadanía la moral particular, como si la implantación de la democracia y el fin del nacional-catolicismo no se hubieran producido hace años ya.

cardenal-Rouco-Varela-manifestacion-matrimonio_EDIIMA20130311_0230_4

Y Rouco ha estado al frente, sí. Como ha sido el protagonista de las instantáneas en que la Iglesia se daba la mano con el poder económico y la banca para financiar la Jornada Mundial de la Juventud de 2011, mientras los despidos y los embargos se cebaban con los más desfavorecidos en esta España de ricos cada vez más ricos y pobres cada vez más empobrecidos. Con los empobrecidos, por cierto, estaba la otra Iglesia. La que reivindica los derechos, lucha contra los recortes, denuncia las injusticias, acoge, consuela. Y puede que Rouco algún día se pasara por allí (no me consta), pero no lo hizo con luz y taquígrafos, ante los mismos medios que no se cansan de retratarlo hierático, distante, clerical, censor, autoritario, hermético.

Rouco ha estado al frente, sí, de la versión menos cálida de la Iglesia. Pero no ha estado solo. Se lo han permitido. Y alabado y defendido desde el más puro corporativismo. Los obispos españoles tienen estos días la oportunidad de enmendar el error. Pero, aun si lo hacen, ya será tarde. Porque habrían podido optar mucho antes por dar el relevo a un rostro eclesial más misericorde y cercano, más públicamente dialogante, más respetuoso con una ciudadanía cada vez menos católica y más distanciada de la Iglesia oficial. Por eso ahora no vale con cargar las culpas sobre Rouco Varela como si fuera el resumen de todo lo malo que le ha ocurrido a esta Iglesia en estos tiempos; y pensar que porque se marche todo estará resuelto. No. Ni siquiera vale con acusar a los obispos, ojo. Porque los creyentes de a pie, esos a los que Rouco no gustaba, a los que ninguneaba o amedrentaba con sus vetos y censuras, no han levantado suficientemente la voz en estos tiempos. Y sólo han tomado la iniciativa en pequeñas dosis y pequeñas comunidades, pero no como una voz firme y multitudinaria, que lo es.

No son pocos los teólogos y las teólogas, los laicos, los párrocos y religiosos que esperaban con interés que llegara este día. Que acabara el tono homilético, apologético y apocalíptico de sus discursos al frente de una Iglesia que es mucho más plural, abierta y acogedora que todo eso. Que se empezara a respirar aquí también el aire fresco que está trayendo al Vaticano el papa Francisco. Pero me temo que la sucesión no ofrecerá demasiadas novedades. Porque, ¿de dónde vendrán? ¿De un episcopado diseñado desde hace años por el propio Rouco? Dicen que la esperanza es lo último que se debe perder, y ojalá así sea. Pero mientras nos desperezamos del letargo y nos liberamos de la censura y el miedo, no olvidemos que la solución no está en cambiar de rey, sino en cambiar las reglas del juego.

General, Iglesia Católica , , ,

Ricardo Blázquez, nada nuevo en la Conferencia Episcopal.

Jueves, 13 de marzo de 2014

ricardo-blazquez-conferencia-episcopal--644x362Blázquez sustituye a Rouco al frente de la Conferencia Episcopal

PERFIL: El discípulo que sucedió a su maestro

“No tengo programa”

Ricardo Blázquez: “La Iglesia tiene que ser una casa de puertas abiertas”

El PSOE espera que Blázquez “marque diferencias” con el cardenal Rouco

El Partido Popular subraya la “capacidad de diálogo” del arzobispo de Valladolid

No entendemos el alborozo por la noticia que se da, sobre todo en los medios eclesiales moderados… Si acaso podemos alegrarnos por no ver al ronco Rouco ni a su anterior portacoz (perdón, portavoz) Martínez Camino a cambio de escuchar la suave voz de don Ricardo… El que fuera presidente de la Conferencia Episcopal en España entre 2005 y 2008, vuelve a ocupar el cargo de Presidente. En torno a las 11 de la mañana de hoy se ha dado a conocer que Ricardo Blázquez ha sido elegido con 60 de los 79 votos.

Pero ya lo conocemos… En julio de 2005, pocos días después de que el Parlamento legalizara el matrimonio igualitario en España, soltó algunas perlas que no podemos olvidar… Sobre la nueva legislación, dijo que “afecta a la estabilidad de la familia y a Dios”, y aseguró que no se trataba de un avance de los derechos de los homosexuales, sino que introducía “confusión en el orden humano y moral y en la educación”. “¿Cómo se va a dar clase de religión, cómo van a educar los padres a sus hijos”, se preguntó.

Con los mismos argumentos con los que se manifestó en reiteradas ocasiones el Partido Popular, Blázquez explicó que la Conferencia Episcopal hubiera deseado “otro tipo de proyecto”, ya que el aprobado era “incalificable”. “Nuestra respuesta es negativa, ya que falta a esta unión de amor la complementariedad y la diferencia sexual”, decía ese mismo año el jefe de los obispos españoles. “La estructura fundamental del matrimonio es la unión de un varón y una mujer, una estructura que está inscrita en la misma naturaleza humana y cuyo cambio, por tanto, excede la capacidad de todos nosotros”, decía.

Además, Blázquez es uno de los precursores de la objeción de conciencia para que las autoridades civiles pudieran negarse a celebrar enlaces entre personas del mismo sexo.

Han pasado casi 9 años desde que es legal el matrimonio igualitario en España, años en los que la sociedad española ha aceptado con naturalidad las diferentes realidades matrimoniales… pero la Iglesia sigue igual, más madrastra que madre…. Continuismo, pues, de la pastoral  hacia la homosexualidad. El hasta ahora Presidente Rouco Varela, se ha preocupado más en los últimos años por los matrimonios entre personas del mismo sexo que por las personas que en tiempos de crisis pasan por dificultades económicas o las que pierden sus viviendas. Todo apunta a que no habrá ningún cambio en relación a la aceptación y respeto hacia la las personas LGBT.

Definitivamente, Don Ricardo, mucho tendrá que cambiar, mucho tendrá que arrepentirse si pretende que un homosexual se alegre por su vuelta…

Más información: El País, Público, El Mundo, Religión Digital,

General, Homofobia/ Transfobia., Iglesia Católica , , , ,

Hasta siempre míster Rouco

Jueves, 13 de marzo de 2014

1352461232696Rouco Varela detallednUn demoledor perfil que leemos en Público:

‘Rouco’, por IÑAKI GABILONDO

José Manuel Vidal: Rouco se va con 8 segundos de aplausos

Rouco se despide con desprecio al nivel de los políticos

Rouco lamenta en su despedida que Dios quede “excluido de lo público”. Juan G. Bedoya

Rouco Varela: “Hubo personas dispuestas a matar inocentes a fin de conseguir oscuros objetivos de poder”

Jesús Bastante: El hombre que no supo reinar

El presidente de la Conferencia Episcopal Española, Antonio María Rouco Varela, deja hoy su cargo, pero también deja atrás un extenso rosario de polémicas. El blanco de sus críticas han sido principalmente el aborto, los gays, el matrimonio homosexual, la clase de Religión o el 15-M.

El aborto

Rouco ponía de relieve el pasado noviembre, en una de sus últimas menciones, la preocupación aún viva de los obispos por “el presente y futuro del matrimonio y de la familia” a cuyo empeoramiento contribuyen las “leyes injustas” como las del aborto y el matrimonio homosexual.

Hablaba también de la “estremecedora tragedia del aborto practicado masivamente desde los años setenta del pasado siglo en la práctica totalidad de los países europeos, incluida España, al amparo de una legislación primero despenalizadora del mismo y, luego, legitimador“.

La contrarreforma del aborto de Gallardón ha sido muy aplaudida por un Rouco que clamaba durante el Gobierno de Zapatero porque el aborto era una manifestación de una crisis “mucho más honda” en sus causas que la económica o la política. “Siempre que se cuestiona o se niega la verdad del matrimonio y de la familia en la teoría y en la práctica, las consecuencias negativas no se hacen esperar” y, así, por ejemplo, “se ciegan las fuentes de la vida con la práctica permisiva del aborto”, decía.

El hasta hoy presidente de la Conferencia Episcopal también auguraba la desaparición de las sociedades por el aborto, al haber entrado en el “sendero fatal de un radical no a la vida”. “No se puede jugar con el derecho a la vida, y menos pensar que el Estado es el dueño del derecho a la vida. La vida sólo es de Dios”, llegó a afirmar.

Los gays

cardenal-Rouco-Varela-manifestacion-matrimonio_EDIIMA20130311_0230_4La familia y atizar a los homosexuales siempre ha sido uno de los hobbies del cardenal.  “Sin la verdad del matrimonio, el organismo vivo que es la sociedad, se desintegraría. El hombre mismo se desintegraría. Despreciar la verdad del matrimonio como fundamento de toda sociedad que quiere y trata de edificarse de modo justo, solidario, profundamente humano y fecundo es como poner en juego su misma viabilidad histórica”, proclamó en una misa en Colón.

Días después de que el Constitucional diera su visto bueno al matrimonio homosexual, Rouco abogaba por dar a todos los niños, “con efectividad jurídica y social”, la seguridad de poder contar y vivir “con su padre y con su madre, en la medida de lo realmente posible”. Asimismo, instaba a la unidad entre el padre y la madre y entre los padres y los hijos; la posibilidad de tenerlos y criarlos física, psicológica y espiritualmente, “en su dignidad de hijos de Dios”. También hacía referencia a la salvaguarda de la “estabilidad fiel del amor conyugal entre la esposa y el esposo, y su activa disponibilidad para abrirse generosa y abnegadamente al don de los hijos y a su madura y responsable educación“.

Y tras la victoria de Rajoy en las generales hablaba de la “nueva evangelización” ante una cultura matrimonial y familiar “gravemente herida, en España y en el mundo, por el individualismo hedonista y el positivismo jurídico, a los que ha conducido el alejamiento de Dios y de la verdadera humanidad“.

Religión y educación

Antes de la ley Wert, el cardenal acusó al Gobierno de Zapatero de “discriminar” la asignatura de Religión, hasta el punto de calificar de “héroes” a los alumnos que eligen esta materia en los colegios públicos. “El derecho a recibir formación religiosa en la escuela es primario e intocable, es anterior al Estado y no se puede privar ni recortar, ni en la escuela pública ni en la concertada”, llegó a decir.

Dentro de la Educación, tampoco se libro de sus ataques la asignatura de Educación para la Ciudadanía que, en su opinión, tenía que “ser programada como materia de formación estrictamente cívico-jurídica y no, como es ahora el caso, como una materia de formación moral y de visión del hombre, de la vida y del mundo, fórmula típica de una enseñanza ideológica y adoctrinadora”.

El 15-M y los jóvenes

En plena efervescencia del movimiento de los indignados, aseguraba que “el olvido de la tradición cristiana […] impacta sobre todo en los jóvenes, como estamos viendo estos días con el fenómeno del 15-M de la Puerta del Sol”. Rouco los definió como “jóvenes que no conocen a dios, no conocen a Cristo”, por lo que “se encuentran con sus vidas rotas, y si las soluciones temporales y materialistas no funcionan, como no están funcionando, el fracaso está servido, y la rebelión también, y el desconcierto todavía más“. También declaraba que los problemas de estos jóvenes no sólo tienen que ver con la situación política y económica sino “con lo más profundo, en su alma, su corazón”.

Asimismo, llegó a cargar contra el botellón para señalar que los jóvenes españoles que lo practican deben volver su mirada al interior y a Dios porque “en el fondo de su alma” tienen una vida de amor y oración.

Internet y las redes sociales tampoco se libraron de sus críticas. Según él, la Red es un instrumento “poderosísimo” para informar y comunicar globalmente ante acontecimentos como las revueltas en el mundo árabe, pero también propaga fórmulas de vida “menos acordes a la dignidad humana” que exponen a los jóvenes de 2011 al “todo vale”, a la vida “virtual” que ofrecen las redes sociales y a la “incertidumbre”.

Crisis y recortes

La causa de la crisis no es económica, no es la burbuja, ni los bancos, sino “el olvido de Dios” , según proclamaba el cardenal“Las causas no son de carácter exclusivamente económico ya que en su origen también hay causas de naturaleza ética, moral y espiritual“.

Una vez determinadas las causas, tocaba conocer la forma para salir de esta crisis. Para Rouco, el rey era clave en este sentido, como fuente de “inspiración”. “En un momento lleno de no pocas y serias dificultades de diverso orden, España puede encontrar en los años de vuestro reinado motivos de inspiración para mirar adelante con fortaleza”, le dijo al monarca en una carta. Con los recortes y ajustes puestos ya en marcha, pidió “espíritu de sacrificio” para afrontarlos.

Desahucios

En junio de 2012, Rouco llamó a la Policía para que desalojara a un grupo de personas que se habían encerrado en la Catedral de la Almudena de forma simbólica para llamar la atención sobre “la gran estafa hipotecaria” y el drama social de los desahucios. Meses más tarde, pedía una solución “justa, equitativa y solidaria al “angustioso” problema de los desalojos.

Corrupción y política

El presidente de la Conferencia Episcopal calificaba la corrupción como un “problema social de primer orden” y subrayaba que la Iglesia pide cada domingo “para que los gobernantes acierten” y su conciencia sea lo mas “moral, justa y solidaria posible”. “Pero de ahí no podemos pasar”, avisaba.

A su vez, a finales de 2013, y ante el referéndum independentista en Catalunya, se mostraba preocupado porque la “unidad de la nación española pudiera llegar a romperse”. Al mismo tiempo, reclamaba a los políticos que respetaran las normas básicas de convivencia, “como es la Constitución”.

Por otro lado, tras el fallecimiento de Manuel Fraga, destacó su “noble servicio a España” en circunstancias “no siempre fáciles”. “Admirado y respetado por un número incontable de conciudadanos, que no olvidarán nunca la forma extraordinariamente generosa, desinteresada e incansable de su entrega al bien común de los españoles“, añadió.

General, Homofobia/ Transfobia., Iglesia Católica , , , , , ,

España: La Iglesia invierte en Viagra y anticonceptivos.

Domingo, 9 de marzo de 2014

20130225193922-1360854049-798092-1360854153-noticia-normalLeído en Argenpress

MDZOL

Los arzobispados españoles de Madrid y de Burgos invirtieron fondos en el laboratorio farmacéutico Pfizer.

Por todos es conocida el rechazo frontal que mantiene la Iglesia ante los anticonceptivos. Sin embargo, a la hora de buscar rentabilidad para su dinero, parece que sí es capaz de flexibilizar su postura.

Prueba de ello es que el arzobispado de Madrid, presidido por Rouco Varela, y el de Burgos, con Francisco Gil a la cabeza, han invertido en los últimos años en acciones de empresas como el laboratorio farmacéutico Pfizer, ha informado Cuatro en sus informativos, publicó el diario ibérico20minutos.es.

Pfizer es una multinacional que tiene entre sus medicamentos estrella la famosa Viagra, una pastilla contra la impotencia sexual, y un anticonceptivo inyectable que se comercializa con mucho éxito en Estados Unidos

Se trata de Depo-Provera, un anticonceptivo que se administra en el brazo cada tres meses y que, según se calcula, es usado en el mundo por unos 30 millones de mujeres para evitar el embarazo. Además, Pfizer fabrica otro tipo de anticonceptivos que se venden en países americanos. Compañías licoreras y fondos opacos La inversión en estos laboratorios, unos 80.000 euros al año, forma parte de un amplio paquete bursátil de la Iglesia en capital de riesgo.

Según Noticias Cuatro, los obispos han perdido desde el mes de agosto un 20% de lo que invirtieron debido a la crisis de las hipotecas basura. También metió dinero en compañías licoreras y en fondos opacos.

General, Iglesia Católica , , , , , , , ,

“El silencio de Rouco”, por Gabriela Cañas.

Lunes, 24 de febrero de 2014

1352461232696Rouco Varela detallednLeemos en El País:

La ONU ha denunciado la inacción de la Iglesia sobre el caso de los niños robados en España

La Iglesia católica se define tanto por lo que defiende como por lo que calla. El reciente informe del Comité de los Derechos del Niño de la ONU, que ha acusado al Vaticano de seguir transigiendo y avalando con su silencio cómplice la pederastia no solo se centra en los abusos sexuales; también en otros asuntos igualmente graves; alguno de ellos con claro carácter español. “La Comisión”, dice el informe, “deplora que miles de niños hayan sido arrebatados a sus madres por la fuerza por congregaciones católicas en varios países para después ser enviados a orfanatos o entregados en adopción a otros padres, como fue el caso importante en España y en las lavanderías irlandesas de Magdalena” (…) “La Santa Sede no ha abierto una investigación interna sobre estos casos y no tomó ninguna acción contra sus responsables”.

La plataforma de afectados por los robos de niños en España siempre ha echado en falta un pronunciamiento de los obispos españoles por este escándalo, habida cuenta de que hubo instituciones y religiosos implicados y que el juez imputó a la ya fallecida sor María Gómez Valbuena. El presidente de la Conferencia Episcopal, Antonio María Rouco Varela, y sus portavoces eluden siquiera pronunciarse sobre un asunto tan grave que solo ahora se ha destapado públicamente. Ellos que tanto se preocupan por el relativismo moral de la sociedad, no tienen nada que decir sobre unos delitos que han dejado un reguero de víctimas que buscan la verdad y la reparación.

lamonjaEl informe de la ONU es a nivel global una denuncia de grueso calibre, porque acusa a la Iglesia católica de incumplir derechos humanos suscritos por la propia Santa Sede en convenios internacionales. La lista es larga: no solo se encubre a los abusadores sexuales, sino que el derecho canónico no protege a los niños de la violencia y sigue haciendo una clara distinción con los hijos nacidos fuera del matrimonio; con su actitud general la Iglesia estigmatiza la homosexualidad, mantiene los estereotipos sexistas en sus libros de texto, arrebata la identidad a los hijos de los sacerdotes, sigue tolerando los castigos físicos en algunas instituciones, no investiga el tormento que sufrieron cientos de niñas irlandesas en las lavanderías Magdalena —donde eran explotadas laboralmente y sometidas a abusos (entre otros suplicios)— y, en general, no invierte en formar a los suyos en valores que pongan fin a tanto infierno infantil.

El papa Francisco ha creado un grupo de trabajo para tomar medidas conducentes a “estar siempre del lado de los niños”. Frente al informe de la ONU, el exsecretario de Estado vaticano Tarcisio Bertone ha pedido paciencia. Indudablemente, la tarea de Francisco llevará tiempo porque es titánica. El mal corroe la institución y está bien enquistado. Pero la paciencia tiene un límite y en España la jerarquía católica es especialmente refractaria al revisionismo. Mantener a Rouco, ciertamente a punto de jubilarse, avalar a una Conferencia Episcopal obsesionada con participar en política con el aborto o nombrar cardenal a Fernando Sebastián, que cree que hay que curar la homosexualidad, no es la mejor señal para la paciencia sobre una institución todavía tan influyente.

gcanas@elpais.es

General, Iglesia Católica , , , , , , , , ,

“Fernando Sebastián, el regalo envenenado” de Francisco, por Jesús Bastante.

Domingo, 23 de febrero de 2014

fernando-sebastian-y-el-papa-franciscoEl Papa nombró ayer cardenal al obispo español que tildó de ‘deficiencia’ la homosexualidad

El Papa Francisco pide a los nuevos cardenales que sean “artesanos de la paz”

De su blog El Barón Rampante:

Se ha hecho tristemente famoso en los últimos días debido a sus polémicas, insostenibles y –a decir de quienes bien le conocen– incomprensibles declaraciones sobre gais enfermos y mujeres que abortan para disfrutar de la vida. Y sin embargo, Fernando Sebastián Aguilar (Calatayud, 14 de diciembre de 1929) podría haber pasado a la historia como el gran teólogo del pos-Concilio, el hombre que puso paz entre los nostálgicos del régimen y los aperturistas, el único obispo que paró los pies a Rouco Varela, o el ideólogo de la unidad de España como “bien moral“.

A sus 84 años, y cuando nadie –ni siquiera él mismo– lo esperaba, monseñor Sebastián se convertirá el próximo 21 de febrero en cardenal de la Iglesia católica. Un príncipe en tiempos de una “Iglesia pobre y para los pobres”, como predica Francisco, en la que los títulos cada vez suenan menos a poder y más a servicio. De eso sabe mucho el arzobispo emérito, el único en la historia de la Iglesia española que, cuando en 1982 fue nombrado secretario general de la Conferencia Episcopal, pidió al Papa Juan Pablo II dejar de ser obispo (lo era de León) para poder dedicarse por entero a una tarea muy difícil: la de intentar unir a las tres sensibilidades dominantes entre los obispos españoles de la época.

Y es que la Iglesia que sobrevivió al franquismo, que apenas un año antes dudó entre apoyar o no el golpe de Estado de Tejero, contaba con tres bandos netamente diferenciados. Los nostálgicos del régimen –capitaneados por el cardenal don Marcelo–, los aperturistas –con un cardenal Tarancón en retirada, a quien en poco tiempo Juan Pablo II condenó al ostracismo– y la nueva hornada de obispos, entre los que ya despuntaba un todavía joven Antonio María Rouco Varela.

Fernando Sebastián fue el pegamento que impidió que el Episcopado español saltara por los aires durante los Gobiernos socialistas: fue él quien negoció con Alfonso Guerra el sistema de financiación a través de la renta, la clase de Religión, y quien evitó las excomuniones a los políticos católicos tras la despenalización del aborto. Quien tuvo que poner paz cada vez que monseñor Setién y el hoy cardenal Estepa se enzarzaban a cuenta de las condenas a los atentados de ETA. Quien trató de mantener vivas algunas de las instituciones protagonistas del Concilio –fundamentalmente, la Universidad Pontificia de Salamanca o la Fundación Pablo VI–, mientras Karol Wojtyla imponía una Iglesia volcada en una férrea moral sexual y en la condena de toda disidencia, que todavía –como bien sabemos– perdura en nuestro país. Pese a los vientos, afortunadamente distintos, que soplan en la Roma de Francisco.

Religioso claretiano, abandonó la congregación para convertirse en obispo, dejó el episcopado para ser secretario de la Conferencia Episcopal, y sólo en 1991 regresó a una diócesis –Málaga y posteriormente, y hasta su jubilación, Pamplona y Tudela–. Pero su verdadera pasión siempre fue la Teología. Especialista en Teología fundamental, Pastoral de los Sacramentos y Filosofía Contemporánea, Fernando Sebastián fundaba en 1966, justo al fin del Concilio Vaticano II, la revista Iglesia Viva, que dirigió hasta 1971, y en la que se dieron cita los principales teólogos renovadores. También fue decano de la Universidad de Salamanca, donde llegó a ser rector.

En la Conferencia Episcopal, se le considera el autor intelectual de la práctica totalidad de los documentos episcopales en los años ochenta y buena parte de los noventa, cuando se hizo patente su alejamiento de un cardenal Rouco Varela que ya había tomado el mando y dirigía, con puño de hierro, el rumbo de la Iglesia española. Con todo, Sebastián logró la vicepresidencia del Episcopado durante nueve años (de 1993 a 1999, con el aperturista Yanes en la presidencia, y de 2002 a 2005, elegido por los obispos para frenar el poder del ya todopoderoso Rouco Varela).

La Falange y Euskadi

Políticamente conservador, llegó a recomendar el voto para La Falange, pero siempre defendió la presencia de los cristianos en la vida pública, fuera en el partido que fuese. Defendió como nadie la unidad de España frente a los “separatismos” vasco y catalán, pero no dejó de firmar pastorales conjuntas con los obispos de Euskadi. Y siempre pasó por ser hombre moderado, abierto en lo eclesial y querido por la mayoría.

Quiso pasar sin hacer demasiado ruido, pero en los últimos años, ya siendo obispo emérito –Benedicto XVI le aceptó la renuncia en 2007–, tuvo que afrontar, como delegado del Papa, la reforma del polémico instituto Lumen Dei. Tras la experiencia, se retiró a Málaga, donde vive en una residencia de sacerdotes jubilados junto a otro obispo emérito, Antonio Dorado. A sus 84 años, con achaques y “cada vez más cascarrabias” –dicen sus cercanos–, el Papa Francisco quiso premiar sus años de servicio a la Iglesia. Lo hizo con el capelo cardenalicio, aunque al tener más de 80 años no podrá votar en un futuro Cónclave.

Nadie, y mucho menos Francisco, esperaba que el maestro de teólogos, el hombre que supo lidiar, y negociar, con opiniones radicalmente distintas a la suya, tanto en lo político como en lo religioso, celebrase su púrpura asegurando que la homosexualidad es una deficiencia como su hipertensión, que las uniones gais no son legítimas o que, y esto último es textual, “todas las mujeres que quieren abortar lo que buscan es quitarse del medio a sus hijos para disfrutar de la vida”. Un premio envenenado, que puede volverse en contra del propio Bergoglio.

jesusbastante@hotmail.com

General, Iglesia Católica , , , , , , ,

Juan Rubio, Director de Vida Nueva: “Es un drama que el rebaño de la Iglesia sea la bolsa de votantes del PP”

Domingo, 16 de febrero de 2014

1392415444193juanrubiodnEl periodista y sacerdote Juan Rubio.- RTVE

Leemos en Público:

ALEJANDRO TORRÚS

“Es un drama que la Iglesia sea identificada con un gobierno de derechas y conservador”

“La Iglesia negocia mejor con un gobierno de izquierdas que con una derecha sin dios”

El sacerdote y periodista Juan Rubio publica ‘El fin de la era Rouco’, un análisis de la labor desempañada por Rouco Varela como cardenal de Madrid durante los últimos veinte años y presidente de la Conferencia Episcopal Española durante los últimos quince.

Juan Rubio es una de esas personas que habla menos de lo que sabe e inicia frases que después prefiere callar. Quizá lo haga por precaución ante la prensa, mundo que él domina a la perfección como director de Vida Nueva, o quizá por respeto hacia su confidente. Sacerdote de la diócesis de Jaén, Rubio ha sido y es un magnífico espectador de todo lo que sucede en el mundo eclesiástico gracias a su papel periodístico y a través de las amistades que ha ido trabando a lo largo de una vida. Entre ellas, la de un argentino, que hace poco tiempo fue elegido papa y que se dio a conocer con el nombre de Francisco.

Rubio salta de un tema de conversación a otro. Lo mismo habla de Rouco Varela que salta a los crímenes de la Guerra Civil, que pasa a criticar lo lamentable que es el drama que viven miles de jóvenes que tienen que salir del país por falta de trabajo. “Eso también es un atentado a la vida“, denuncia. Entre respuesta y respuesta se cuelan chistes, gazapos y anécdotas de tipo personal. Entre ellas, nos permite contar una con su amigo Bergoglio cuando este sólo aspiraba al retiro. La anécdota arranca con Juan Rubio preguntando a su amigo cómo veía la Iglesia en la actualidad:

“Yo ya me voy a jubilar. La Iglesia la veo ahora mismo como el pibe que le dice a su padre y a su madre que se va de marcha. Y el padre y la madre le dictan la ley: A las 12 en casa. El pibe no llega a la una. El padre y la madre discuten. A las 2 tampoco llega y los padres siguen peleándose hasta que se van a dormir a dormitorios distintos y comienzan a recriminarse hasta problemas anteriores. La ley era que a las 12 el hijo tenía que estar en casa y la ley no se había cumplido. A las cuatro llega el pibe echando sangre. ¿Qué deben hacer los padres? ¿Regañarlo o llevarlo al hospital? Ahora misma la Iglesia los está regañando“.

Señala en la obra que la Iglesia está en un momento de cambio con la llegada del Papa Francisco. ¿Qué cambios está habiendo?

Yo creo que ya ha cambiado. El papa llegó a decir que él no entra a juzgar ciertas cosas. El papa tiene un estilo distinto de comunicación pero no es sólo marketing como alguien ha dicho. Él ya ha ido rompiendo por los niveles bajos. Como por ejemplo ha terminado con la injerencia del Vaticano en las cuestiones políticas italianas. El papa ya ha cortado todo. Está devolviendo a la Iglesia cierta lozanía que había perdido. Eso sí, a España todavía no ha llegado. En España hay que esperar a los nombramientos en Madrid y Barcelona y a que salga elegido el presidente de la Conferencia Episcopal.

Estos cambios supondrán el final de la etapa Rouco Varela. ¿Qué balance se puede hacer de los 20 años que estuvo como cardenal y los quince al frente de la Conferencia Episcopal?

Rouco Varela ha marcado una época en España. Pero hay que entender que hay personajes que marcan una época pero no por su personalidad si no porque hacen lo que se les ha pedido. En concreto, este cardenal ha marcado el ritmo que se le pedía de Roma. Juan Pablo II y Benedicto XVI son un mismo pontificado con dos caras. Este pontificado necesitaba en cada país obispos preparados intelectualmente y muy preocupados por el laicismo. En el ’94 pensaron que el arzobispo de Santiago, Rouco Varela, podía tener ese perfil. Era un hombre con la cabeza bien amueblada, era joven y España estaba en unas circunstancias que preocupaban mucho a Roma porque como puente con América Latina podía ser un laboratorio de laicismo. Eligieron a Rouco Varela no porque fuera agresivo, pero sí que es tozudo. Tiene las ideas muy claras y ha hecho lo indecible para cumplir con lo que le pidieron. Su mayor mérito ha sido cumplir lo que se le pidió.

¿Y sus grandes fracasos?

Rouco tiene tres grandes proyectos personales en su carrera y en los tres ha fracaso. El primero de ellos es impulsar un partido político o al menos impulsar una rama católica dentro del PP. Este objetivo se materializa, sobre todo, en el Congreso de Valencia con Eugenio Nasarre al frente. Lo ha intentado otra veces, pero siempre ha fracaso. Ahora bien, sí es cierto que puede tener alguna influencia en algunos diputados católicos. Pero poca cosa.

El segundo objetivo era tener un medio de comunicación potente. Creo que también ha fracasado. La COPE ha sido un desastre. No le salió lo que él quería. A Jiménez Losantos lo tuvo que echar y echarlo fue un fracaso. Ahora mismo 13 TV y la Cope se tienen que ir moderando porque los obispos ya no están dispuestos a tolerar ciertas cosas. Fue Roma quien pidió que se solucionara la situación Jimenez Losantos. No el papadirectamente pero sí fue desde Roma. Le dicen que hay que arreglarlo porque la Iglesia no puede estar en conflicto permanente con ningún Gobierno sea del color que sea. Leer más…

General, Iglesia Católica , , , , ,

“Amor sit modo”, “Sólo es amor”: Tarjetas de San Valentín gays para la Jerarquía Católica.

Viernes, 14 de febrero de 2014

repositorio_obj_2759_1392312723repositorio_obj_2760_1392312775Valentín era un sacerdote que en el S. III celebraba matrimonios secretos entre los jóvenes enamorados, burlando un decreto del emperador Claudio II que prohibía estos enlaces por considerar que los hombres solteros sin familia eran mejores soldados. El 14 de febrero del año 270 fue ejecutado y la Iglesia Católica Romana hizo Santo a este mártir. Por eso, el Día de San Valentín no tiene solo un carácter comercial como se suele pensar y la Jerarquía Católica no debería olvidar que la celebración del amor es el principal pilar de su religión: “ama al prójimo como a ti mismo.”

Desde la confederación LGBT COLEGAS han lanzado una original campaña para recordárselo y de paso fomentar la nueva política de respeto hacia los homosexuales, que parece promover tímidamente el Papa Francisco. La campaña se llama “Amor sit modo”, “Sólo es amor”, y consiste en el envío de tarjetas de felicitación a la Jerarquía Católica. El objetivo es que reconsideren su postura intransigente de rechazo al matrimonio homosexual, más cuando uno de cada cuatro católicos españoles está a favor de que la iglesia case a parejas gays
 
 También se empieza a saber que esta postura es compartida mayoritariamente por católicos de varios países, según datos del cuestionario lanzado por Francisco I para saber lo que piensan los católicos del mundo sobre determinados temas.
noticias_file_foto3_726358_1392313573
Los primeros destinatarios de estas tarjetas de felicitación de San Valentín serán el Papa, el cardenal Fernando Sebastián y Jose María Rouco Varela. Todos ellos recibirán unas tarjetas con los iconos de las parejas conformadas por San Sergio y San Baco, y Santa Felicidad y Santa Perpetua. Además, COLEGAS les propone una reunión para aclarar las posibles “tergiversaciones, manipulaciones, malinterpretaciones o contextualizaciones” a las que siempre aducen cuando hay declaraciones contra la homosexualidad o los homosexuales.
Fuente Ragap

General, Homofobia/ Transfobia., Iglesia Católica , , , , , , , , , , ,

Recordatorio

Las imágenes y fotografías presentadas en este blog son propiedad de sus respectivos autores o titulares de derechos de autor y se reproducen solamente para efectos informativos, ilustrativos y sin fines de lucro. Yo, por supuesto, a petición de los autores, eliminaré el contenido en cuestión inmediatamente o añadiré un enlace. Este sitio es gratuito y no genera ingresos.

El propietario del blog no garantiza la solidez y la fiabilidad de su contenido. Este blog es un lugar de entretenimiento. La información puede contener errores e imprecisiones.

Este blog no tiene ningún control sobre el contenido de los sitios a los que se proporciona un vínculo. Su dueño no puede ser considerado responsable.