Inicio > General, Iglesia Católica > “Necesitamos hablar”

“Necesitamos hablar”

Viernes, 30 de julio de 2021

unnamedTravis LaCouter

 La publicación de hoy es del colaborador invitado Travis LaCouter, profesor asistente visitante en el Departamento de Estudios Religiosos del Colegio de la Santa Cruz. Tiene títulos de Holy Cross y la Universidad de Oxford, y sus escritos se pueden encontrar en Commonweal, US Catholic Magazine y Los Angeles Review of Books.

“No existe tal cosa como la conversación”, declara un amante amargado al comienzo de un cuento de Rebecca West, solo “monólogos que se cruzan”. Si bien los católicos estamos obligados a creer que la nuestra es una Iglesia capaz de una verdadera “conversación”, también sabemos la frecuencia con la que el diálogo puede convertirse en charla ociosa, o algo peor. En ese momento, los interlocutores tienen que tomar algunas decisiones sobre la mejor forma de proceder.

Cuando se trata del tema de los católicos LGBTQ, ha dominado el “monólogo” jerárquico. Desde la instrucción de la CDF de 1986 Sobre la atención pastoral de las personas homosexuales“, emitida en el momento más álgido de la crisis del sida, se caracterizó la homosexualidad como una “tendencia más o menos fuerte hacia un mal moral intrínseco” (es decir, el sexo gay) y cualquier signo positivo posterior. de los líderes de la iglesia a menudo se han encontrado con un grado comprensible de sospecha. El (in) famoso pronunciamiento del Catecismo de que tales tendencias son “objetivamente desordenadas” (CCC 2358) solo ha solidificado esta torpeza. Digo “incomodidad” porque es embarazoso cuando una de las partes insiste en llevar a cabo una conversación utilizando un lenguaje negativo sobre su interlocutor.

Y cuando, más recientemente, el Vaticano emitió un responsum ampliamente rechazado negando el permiso a los sacerdotes que administraban bendiciones a parejas católicas del mismo sexo, realmente parecía como si la Congregación para la Doctrina de la Fe estuviera hablando consigo misma. Los críticos se centraron en el lenguaje severo del responsum (“[Dios] no bendice el pecado ni puede bendecirlo”), pero lo que se pasó por alto con mayor frecuencia fue que el documento se produjo en respuesta a hechos sobre el terreno y que el desafío abierto a la orden continuó después de su publicación. En todo caso, la disputa solo sirvió para mostrar cuán desconectada se ha vuelto Roma en este tema.

Pero también existe otro monólogo. Es el tenso monólogo de aquellos católicos que critican la enseñanza de la Iglesia sobre la homosexualidad, pero que se han convencido a sí mismos de que un cambio radical está a la vuelta de la esquina. Inspirado por varias sugerencias y conjeturas que se han dejado caer como migas de pan desde los primeros días del pontificado de Francisco, este monólogo inocente también parece continuar principalmente por sí mismo.

Francis “¿Quién soy yo para juzgar?” comentario en 2013 puso en marcha las cosas y marcó la pauta: un comentario brusco, relacionado principalmente con otro punto, y amplificado más a través de los esfuerzos sin aliento de los medios seculares que el propio Vaticano, sin embargo, fue aclamado como revolucionario y tomado como evidencia de un “cambio”, una aperturaenorme”, incluso una oportunidad para “revitalizar [las] perspectivas [de] la Iglesia” misma.

Por supuesto, las reformas doctrinales concretas no se han producido ni se van a producir.

Los episodios subsiguientes repitieron el patrón: los comentarios de aprobación sobre las uniones civiles aparecieron en un documental independiente, solo para ser rápidamente devuelto por el Vaticano; Francisco se reunió en privado con una pareja gay durante su viaje a los Estados Unidos, y luego, al día siguiente, según los informes, le dijo a Kim Davis, el secretario del condado de Kentucky que se negó a otorgar licencias de matrimonio a los homosexuales, que se “mantuviera fuerte”; El mandamiento de Francisco a la “hospitalidad” en su encíclica Fratelli Tutti de 2020 fue leído por algunos como una rama de olivo para los católicos LGBTQ, a pesar de su clara insistencia no cuatro años antes (en Amoris Laetitia) de que “no hay absolutamente ninguna base para considerar las uniones homosexuales ser de alguna manera similar o incluso remotamente análogo al plan de Dios para el matrimonio y la familia ”(251, cursiva mía). Una y otra vez, el posible “diálogo” se reduce a guiños tímidos y asentimientos de Roma, pero una verdadera conversación sigue siendo incoherente.

Entonces, ¿cómo sería una conversación de adultos entre la Iglesia institucional y los católicos LGBTQ? Miranda Fricker, una filósofa que estudia los problemas de la culpa y el perdón, ha escrito sobre la “injusticia hermenéutica”, que es una frase para describir lo que sucede cuando una de las partes en un diálogo tiene un aspecto importante de quiénes son o cómo existen en el mundo “oscurecido” de la comprensión debido a la presencia de ciertas “fallas perjudiciales” en el lenguaje compartido que utilizan ambas partes. En este caso, el lenguaje en cuestión podría referirse a la teología del sexo y el género del magisterio, que, hay que decirlo, no se ha desarrollado hasta ahora teniendo en cuenta el bienestar o la experiencia de vida de los católicos LGBTQ.

Los aspirantes a reformadores como el P. James Martin insiste en que cualquier diálogo sobre este tema debe comenzar con el reconocimiento mutuo del “respeto” y la dignidad, pero esto es precisamente lo que muchos (me atrevería a decir la mayoría) católicos homosexuales sienten que su propia Iglesia les niega. Por ejemplo, el P. Martin ha apoyado últimamente ajustar el lenguaje del Catecismo de “objetivamente desordenado” a “ordenado de manera diferente”, pero no está claro cómo este cambio superaría el prejuicio existente o pondría a los socios del “diálogo” en pie de igualdad.

La reparación de tales injusticias hermenéuticas requiere que la parte agraviada participe en actos de lo que Fricker llama “autoafirmación correctiva”, no que trabajen para justificarse a sí mismos de acuerdo con el estándar prejuicioso en cuestión. Esto, a su vez, requiere reconocer que las categorías retóricas preexistentes pueden ser inapropiadas tanto para llevar a cabo el tipo de diálogo que uno quiere tener como para imaginar cualquier alternativa convincente.

Para los católicos LGBTQ, tal autoafirmación correctiva podría tomar la forma de un recuerdo insistente, incluso peligroso. Por ejemplo, recordamos los millones que han muerto de SIDA desde la década de 1980 y las muchas más historias de sacrificio, misericordia y, de hecho, amor que definieron la experiencia gay durante ese tiempo. El próximo libro de Michael O’Loughlin, Hidden Mercy: AIDS, Catholics, and the Untold Stories of Compassion in the Face of Fear lleva esta peligrosa memoria maravillosamente, y por esa razón hace más para desafiar el lenguaje de “objetivamente desordenado” que el más sutil teológico. el discurso alguna vez podría esperar hacer.

La autoafirmación correctiva también puede presentarse en forma de discurso audaz y en primera persona por parte de aquellos en una posición de poder o influencia: sacerdotes, monjas, obispos (!) Homosexuales y laicos que se niegan a vivir más en un espacio negativo incorpóreo que la Iglesia se ha labrado para ellos. Las auto-salidas de los clérigos siguen siendo extremadamente raras, pero cuando ocurren, como en el caso del padre de Milwaukee. Greg Greiten hace unos años, el resultado es una Iglesia más honesta y madura.

El diálogo sin acción es charlatanería; mientras que el diálogo sin reflexión es un activismo vacío. Para que esta conversación en particular resulte verdaderamente transformadora, se deben poner en práctica nuevas formas de hablar y nuevas formas de escuchar. De lo contrario, nuestros “monólogos entrecruzados” sólo servirán para convertirnos en amantes cada vez más amargos, y el tan cacareada “diálogo” equivaldrá a un ruido vacío.

—Travis LaCouter, 23 de julio de 2021

Fuente New Ways Ministry

General, Iglesia Católica , , ,

  1. Sin comentarios aún.
  1. Sin trackbacks aún.
Debes estar registrado para dejar un comentario.

Recordatorio

Las imágenes y fotografías presentadas en este blog son propiedad de sus respectivos autores o titulares de derechos de autor y se reproducen solamente para efectos informativos, ilustrativos y sin fines de lucro. Yo, por supuesto, a petición de los autores, eliminaré el contenido en cuestión inmediatamente o añadiré un enlace. Este sitio es gratuito y no genera ingresos.

El propietario del blog no garantiza la solidez y la fiabilidad de su contenido. Este blog es un lugar de entretenimiento. La información puede contener errores e imprecisiones.

Este blog no tiene ningún control sobre el contenido de los sitios a los que se proporciona un vínculo. Su dueño no puede ser considerado responsable.