Inicio > General, Homofobia/ Transfobia. > Paciente sufre humillación y brutal homofobia en el Hospital San Pablo de Coquimbo

Paciente sufre humillación y brutal homofobia en el Hospital San Pablo de Coquimbo

Miércoles, 14 de julio de 2021

agresor-homofobia-Edward-Encina-ZamoraA horas de someterse a una cirugía, el paciente tuvo sangrados. “Te llegó el período”, “dile a tu pareja que te tengo metido el dedo en el hoyo” o “¿quieres abrazar a un hombre?” fueron parte de las frases lanzadas por el paramédico Edward Encina Zamora, en medio de una ineficiente y deplorable atención médica.

Graves y humillantes episodios de discriminación vivió un paciente de 36 años al interior del Hospital San Pablo de Coquimbo luego de ser sometido a una cirugía de alta complejidad, informó hoy el Movimiento de Integración y Liberación Homosexual (Movilh).

El encargado de DDHH del Movilh, Ramón Gómez, precisó que “un paramédico  humilló al paciente, se burló de su orientación sexual, le negó atención cuando sangraba incluso en un lobby del hospital. Es uno de los atropellos más crudos de los que tenemos registro al interior de un centro médico. Esperamos que el Hospital adopte medidas inmediatas para sancionar al responsable y prevenir nuevos abusos”.

Los atropellos comenzaron cuando el pasado 4 de julio un médico decidió dar alta al paciente a menos de 24 horas de una cirugía de alta complejidad  y sin  revisar previamente el estado de sus heridas.

“Me vestí y salí de mi habitación, pero un paramédico de la unidad de emergencia, identificado como Edward Encina Zamora,  con voz enojada me dijo “¿y tú qué haces aquí? Anda a tu sala porque aquí hay pacientes con Covid”. Yo le respondí  “ es que me acaban de dar el alta. Quiero saber si puedo caminar”, a lo que me dijo “no,  vete a tu cama”. Me fui a mi cama”, relató el paciente.

Añadió que “siendo exactamente las 14:15 horas empiezo a vestirme para ir a mi hogar. Me dirigí al lobby de cirugía para hablar con mi pareja que venía llegando. Ahí me percaté de que estaba goteando sangre. De inmediato me dirigí al mesón de enfermería donde se encontraba Encina Zamora. Le pedí que me revisara, pero solo dijo que  me fuera a mi habitación y esperara porque la enfermera estaba en colación”.

“Regresé a la habitación, acostándome nuevamente. Como pasaron 10 minutos y yo sangraba y no llegaba nadie, salí al lobby nuevamente. Esperé que mi pareja subiera. Él se sorprendió al verme ensangrentado.  Nos dirigimos al mesón nuevamente y le pregunté al paramédico si podía verme porque estaba sangrando mucho. La respuesta fue la misma: que debía esperar a la enfermera.  Me dirigí una vez más a mi habitación y me acosté en la cama ensangrentado y sin ayuda alguna. No aguanté más y toqué el botón de pánico. Apareció el paramédico. Le dije que estaba sangrando mucho. Al mostrar dónde sangraba me dice a viva voz, en medio de risas  y delante de otros pacientes “te llegó el período””, recordó.

Tras eso llegó al lugar una enfermera. Al enterarse de lo ocurrido, solicitó ayuda a urgencias. “Se comunicó por celular con el doctor que me dio de alta, señalando que “tengo a un familiar del paciente aquí, ¿qué le digo?”. El paramédico escuchó eso y, en medio de risas y mientras presionaba mis heridas sostuvo  “dile que le tengo metido el dedo en el hoyo””, denunció el paciente.

“Me puse a llorar de impotencia al ver cómo este sádico apretaba mi herida brutalmente y riéndose. La enfermera le dijo al paramédico que necesitaban gasas estériles, a lo cual el  funcionario respondió “¿Para qué gasa estéril? No  necesita”. Yo empecé a tiritar me dieron escalofríos en el cuerpo. El paramédico me dijo entonces “¿te dio frío? Toma, ahí tienes la almohada para que la abraces ¿o quieres abrazar a un hombre?””, relató.

Minutos después, el paciente fue cambiado de habitación y abandonado en una cama, donde también instalaron sus bolsos.

“Me dejaron totalmente tirado,  como a un perro. Al pasar varios minutos,  me levanté para pedir ayuda porque me dolía muchísimo mi herida. En eso llegó una doctora cirujana a examinar, dejándome indicaciones de remedios para el dolor. Sin embargo, después de casi una hora nadie me daba los remedios” dijo el paciente.

“Pasaron 50 minutos. Me levanté y le dije nuevamente a la enfermera que estaba a cargo si podía darme algo para el dolor. Me dijo que tenía que preparar algo para el dolor, que me acostará nomás. Pasó otra hora, y no me dieron nada para el dolor”, finalizó.

El Movilh precisó que “el paciente solo recibió medicamentos para aliviar su dolor a las 10:00 P.M, tras el cambio de turno de enfermería, y fue dado de alta el 5 de julio.  A los efectos físicos, se suman los psicológicos. El paciente está muy afectado”.

La abogada del Movilh, Mónica Arias, envió una misiva al director del Hospital San Pablo de Coquimbo, Germán López Álvarez,  donde solicitó investigar la denuncia, sancionar al responsable, resarcir el daño causado, revisar y actualizar protocolos y capacitar a todos/as sus funcionarios/as en la no discriminación y los derechos humanos de las personas LGBTIQ+

En paralelo, el Movilh está analizando qué otras acciones cursar.

Fuente MOVILH

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , ,

  1. Sin comentarios aún.
  1. Sin trackbacks aún.
Debes estar registrado para dejar un comentario.

Recordatorio

Las imágenes y fotografías presentadas en este blog son propiedad de sus respectivos autores o titulares de derechos de autor y se reproducen solamente para efectos informativos, ilustrativos y sin fines de lucro. Yo, por supuesto, a petición de los autores, eliminaré el contenido en cuestión inmediatamente o añadiré un enlace. Este sitio es gratuito y no genera ingresos.

El propietario del blog no garantiza la solidez y la fiabilidad de su contenido. Este blog es un lugar de entretenimiento. La información puede contener errores e imprecisiones.

Este blog no tiene ningún control sobre el contenido de los sitios a los que se proporciona un vínculo. Su dueño no puede ser considerado responsable.