Inicio > Biblia, Espiritualidad > “Tiene que ser elevado el Hijo del hombre”. Domingo 14 de septiembre de 2014 Exaltación de la Santa Cruz 24ª semana de tiempo ordinario

“Tiene que ser elevado el Hijo del hombre”. Domingo 14 de septiembre de 2014 Exaltación de la Santa Cruz 24ª semana de tiempo ordinario

Domingo, 14 de septiembre de 2014

pascuaLeído en Koinonia:

Números 21,4b-9: Miraban a la serpiente de bronce y quedaban curados.
Salmo responsorial: 77: No olvidéis las acciones del Señor.
Filipenses 2,6-11: Se rebajó, por eso Dios lo levantó sobre todo.
Juan 3,13-17: Tiene que ser elevado el Hijo del hombre.

En el diálogo entre Jesús y Nicodemo, en el fragmento del evangelio de Juan que hoy leemos, encontramos una alusión al relato de la serpiente de bronce elevada por Moisés en el desierto (Núm 21,8s) y que el evangelista retoma para compararlo con la manera como el Hijo del Hombre fue levantado en la cruz. La palabra “levantar” es usada en dos sentidos: la elevación en la cruz y la elevación a la diestra del Padre. La tradición cristiana la ha traducido por “exaltación”. Juan, en su teología, ve en la crucifixión el momento culminante de la vida de Jesús, la “hora” de su glorificación. La “exaltación” sería el tránsito de Jesús del mundo al Padre, la Pascua salvadora en la que Jesús es glorificado. Éste sería el sentido en el que celebramos hoy la exaltación de Jesús, más que de la cruz. La cruz no la exaltamos. La cruz un signo del gran amor de Jesús para con la humanidad. Sólo en ese sentido podría exaltarse la cruz. Por eso, el evangelio insiste en que Jesús no vino a juzgar, condenar o acabar el mundo, por el contrario, vino a dar testimonio de que el amor es el camino seguro que conduce a la resurrección.

Jesús no amó la cruz, sino que quiso evitarla. Lo cual no fue una «debilidad humana», sino su deber lógico. Porque tampoco podemos ya decir que «el Padre lo envió a la muerte y una muerte de cruz… En Jesús no hay nada de una visión ni masoquista (que ame o valore la cruz por sí misma), ni que la incorpore «al plan de Dios» por voluntad divina, ni una visión expiadora: Jesús sufriendo, muriendo en la cruz para ofrecer a Dios Padre ese sufrimiento violento en nombre de la humanidad, para así «aplacar» al «airado» Eterno Padre, que habría cancelado sus relaciones con la humanidad por causa de un supuesto pecado original cometido por una supuesta «primera pareja» de primates humanos…

Lamentablemente –tenemos que reconocerlo– la cruz es también, no sólo ese signo del amor consecuente y de la coherencia de Jesús con su misión, sino sobre todo el signo central de todo este relato mitológico de pecado original, masa humana condenada, envío desde el cielo de un Mesías redentor, expiación en la cruz, recuperación de la humanidad. Se puede decir, sin temor a exagerar, que durante demasiado tiempo ha fungido como el relato esencial cristiano. Ha sido el mensaje concentrado en que las Iglesias cristianas han hecho coincidir su doctrina, su visión, y su misión. Y es la visión más ampliamente difundida… en nombre de Jesús, que nunca supo de ello ni nunca quiso morir para expiar un pecado original.

Afortunadamente, ello ha sido algo tan extendido masivamente en las Iglesias y tan ingenuamente (mitológicamente) aceptado, que ni siquiera ha sido declarado oficialmente dogma… se dio por supuesto simplemente. De forma que, sencillamente, no es dogma; es –aunque pueda sorprendernos este su status– una tradición, tan antigua y venerable como superable y prescindible. Esto alivia a muchos cristianos que ya no pueden vivir en el mundo mitólógico (ni siquiera siendo conscientes de que se las han con símbolos…: muchas personas de la sociedad de hoy ya no toleran símbolos de determinado tipos mitológicos, ni siquiera sabiendo conscientemente que son mitos; su cultura actual no tolera ya mitologías a la hora de manejar/expresar el sentido de su vida humana: se ha convertido incluso en una cuestión de dignidad, de honor).

Son demasiadas cosas las que están implicadas en esta mitología de la cruz, que no sólo ya no puede ser «exaltada», sino que debe ser «deconstruida». Ya los hemos insinuado, pero merecerían un abordaje detenido, detallado y a fondo: pecado original como pecado mitológico primordial que causa la desgracia de la humanidad (mito común en muchas religiones); la massa damnata o humanidad condenada por el pecado original, de la que san Agustín hablaba y que marcó a la teología por más de un milenio; la interpretación de todos los males como castigo de Dios por «nuestro» pecado original (pérdida de los supuestos dones preternaturales, de la ciencia infusa, de la inmortalidad, del equilibrio psíquico-espiritual, condena a ganar el pan con el sudor de nuestra frente, condena de la mujer a dar a luz con dolor y a estar sometida al varón…); la interpretación de la muerte de Jesús como expiación para aplacar al Padre Eterno; la interpretación esencial del bautismo como instrumento para el perdón del pecado original; el valor expiatorio del dolor asumido (incluso provocado, la mortificación) voluntariamente; el amor a la cruz…

El cristianismo tiene ahí una responsabilidad colectiva por tanto sufrimiento psíquico infligido a tantas generaciones humanas, durante tanto tiempo, aunque haya sido involuntariamente, por un espejismo cultural, no por mala voluntad. No basta dejar de hablar de aquello que ya da vergüenza hablar. Es una obligación de responsabilidad colectiva «agarrar el toro por los cuernos», de frente, reconocidamente, sin callar nada vergonzantemente, y negar explícitamente lo hoy reconocemos que fue un error, y tratar de liberar a tantas personas que aún arrastran en su conciencia, y con frecuencia en las capas subconscientes de su psiqué, la desconfianza ante el mundo, ante la materia, ante la sexualidad, ante el placer y la felicidad. O una visión espiritual masoquista (como aquella de la Imitación de Cristo, de Kempis: «Tanto más santo te harás, cuanta más violencia te hicieres»).

No podemos desarrollar aquí la «construcción» (la alternativa a la «de construccción») que sería necesaria. Remitimos a un texto muy interesante, que ofrece reflexiones «constructivas» muy interesantes: el artículo de Leonardo Boff, «Cómo anunciar hoy la Cruz de nuestro Señor Jesucristo», en la RELaT (http://servicioskoinonia.org/relat), su artículo número 217.

Para la revisión de vida

¿Qué significa para mí «la cruz»? Fui formado espiritualmente en el desprecio del mundo, el temor a la carne, el miedo al placer, el amor a la mortificación? ¿Tal vez conocí en la vida religiosa el cilicio, o la práctica de «la disciplina» sobre mi espalda? ¿Conocí la práctica del ayuno cuaresmal, de la abstinencia de comer carne lo viernes…? ¿Qué huellas, a qué nivel, dejaron en mí aquellas experiencias (personales o «vicarias»)?

¿He afrontado este tema, o simplemente me he ido curando a base de olvidar y no afrontar? Tal vez mi caso no necesite ningún abordaje psicológico, estoy sano y aquellos temas ya no me afectan ni me hacen sufrir. Pero he abordado la recomposición teológica necesaria para no sólo olvidar, sino paa superar y construir una nueva visión?

Para la reunión de grupo

– Tomar el texto 217 de la RELaT (http://servicioskoinonia.org/relat/217.htm) y estudiarlo en grupo.

– Tomar el artículo 389 de la RELT (http://servicioskoinonia.org/relat/380.htm) y estudiarlo en grupo. Este autor, Spong, defiende con buenos argumentos que el tema de la Redención debemos ser superado: debatir en grupo la corrección, adecuación y/o oportunidad pastoral de esta propuesta, o sus fallos.

– Tal vez nuestro grupo no tiene que ver especialmente con esta espiritualidad concreta, pero pensemos (ejercicio de teología ficción) que alguna de las muchas congregaciones religiosas católicas que tienen en el centro de su espiritualidad la redención, la reparación, la expiación de los pecados… (pensemos en redentoristas, pasionistas, hermanos/as de la Cruz, hermanas reparadoras, auxiliadoras/es del purgatorio…) nos pidieran ayuda para reinterpretar hoy su carisma y su espiritualidad, ¿qué les diríamos, cómo trataríamos de ayudarles?

– Si nos despojáramos de la rutina -que todo lo puede llegar a ocultar-, ¿a qué suena la expresión “Señor, ten piedad”? En rigor, ¿sería una expresión adecuada para dirigirnos hoy a Dios? ¿Hay hoy día alguna situación humana en la que sea imaginable que alguien dice a otra persona: «¡ten piedad de mí!»? Dice Tony de Melo que de/a Dios decimos a veces cosas que no nos atreveríamos a decir de/a ninguna persona medianamente humana»…

– La serie «Otro Dios es posible» de los hermanos LÓPEZ VIGIL, contiene numerosos capítulos que pueden ser utilizados.

Para la oración de los fieles

– Por la Iglesia, para que sea signo permanente de reconciliación con los positivos valores del mundo y lo haga evidente empezando por ella misma. Oremos.

– Por los gobiernos de los pueblos, para que promuevan un orden social justo y respeten el derecho a la vida y a la libertad de todos los ciudadanos. Oremos.

– Por las diferentes legislaciones del mundo, para que en todas ellas se elimine la pena de muerte, se aplique una justicia igual para todos y se favorezca el perdón y la reinserción social. Oremos.

– Por todos los que sufren las «cruces de la vida», para que puedan captar su sentido y aceptar también su sinsentido. Oremos.

– Por las Iglesias cristianas, que durante tanto tiempo predicaron la huida del mundo y el desprecio a sus valores, para que, consecuentemente, con su responsabilidad histórica, asuman una nueva labor educativa que libere a tantas personas que todavía arrastran efectos de aquellos antiguos equívocos. Oremos.

– Por todas las personas, para que colaboremos en crear un mundo mejor en el que seamos capaces de entendernos desde la igualdad y la justicia. Oremos.

– Por todos nosotros, para que vivamos en actitud permanente de perdón y la ejerzamos con generosidad. Oremos.

Oración comunitaria

Oh Dios, creador del ser humano, fundamento de la Existencia, del Amor y de la Gracia; acrecienta en nosotros y nosotras la conciencia de tener nuestros fundamentos en tu Amor, para que habiendo optado radicalmente por el Bien y por el Amor, vivamos libres de toda culpabilidad malsana y transidos de en-tus-iasmo divino. Por Ti, que eres el Amor, la Reconciliación y la Gracia.

Biblia, Espiritualidad , , , , , ,

  1. Sin comentarios aún.
  1. Sin trackbacks aún.
Debes estar registrado para dejar un comentario.

Recordatorio

Las imágenes y fotografías presentadas en este blog son propiedad de sus respectivos autores o titulares de derechos de autor y se reproducen solamente para efectos informativos, ilustrativos y sin fines de lucro. Yo, por supuesto, a petición de los autores, eliminaré el contenido en cuestión inmediatamente o añadiré un enlace. Este sitio es gratuito y no genera ingresos.

El propietario del blog no garantiza la solidez y la fiabilidad de su contenido. Este blog es un lugar de entretenimiento. La información puede contener errores e imprecisiones.

Este blog no tiene ningún control sobre el contenido de los sitios a los que se proporciona un vínculo. Su dueño no puede ser considerado responsable.