Archivo

Entradas Etiquetadas ‘Hu Mingliang’

La pareja Sun y Hu o la lucha por el matrimonio homosexual en Asia

Sábado, 11 de junio de 2016

Sun_Wenlin-400x250China dejó de catalogar la homosexualidad como enfermedad en 2001 pero aún existe el temor al rechazo

Se producen miles “matrimonios falsos” en los que un gay y una lesbiana se casan para llevar vidas paralelas

Tras entablar conversación en un chat, los chinos Sun Wenlin y Hu Mingliang no tardaron mucho en conocerse en persona. A esa primera cita le siguieron muchas otras, con paseos por el parque, veladas de cine y palomitas o noches de copas en los bares. Cuando ya llevaban un año juntos, estos dos hombres decidieron dar un paso más y casarse.

El 23 de junio de 2015, su primer aniversario, acudieron a la oficina del registro civil local de Furong, en la provincia china de Hunan, para inscribir oficialmente su unión. Sin embargo, su alegría se vio empañada cuando un empleado se negó a hacerlo arguyendo que la ley del país no permite el matrimonio entre personas del mismo sexo.

Lejos de desistir, Sun demandó a esta oficina y, para sorpresa de muchos, un tribunal de Changsha admitió a trámite la demanda. Aunque el proceso debía comenzar a finales de enero, se suspendió a última hora hasta el 13 de abril. Ese día, poco duraron las esperanzas de estos dos jóvenes y sus cientos de partidarios reunidos a la puerta del tribunal. A las pocas horas, el juez se pronunció en su contra y desestimó la demanda. La pareja recurrió.

“Tanto si me quiero casar como si no, debería ser yo quien lo decida. Es un derecho humano básico y quiero poder disfrutarlo”, declaró Sun, de 27 años, a los medios congregados en enero para cubrir la vista. “Había tenido otras relaciones, y ya me había planteado el casarme antes. El Estado no me lo permite, mi familia no me lo permite. Hay demasiados obstáculos”, dijo por su parte Hu, guardia de seguridad de 37.

Aunque China dejó de catalogar la homosexualidad como enfermedad en 2001 y se han producido pequeños avances en los últimos años, mucha gente todavía oculta su orientación sexual a familiares y miembros de su entorno por temor a ser rechazados. La presión social por casarse es tal que, según informes de medios locales, en el país hay miles de “matrimonios falsos” en los que un gay y una lesbiana se casan para mantener las apariencias mientras llevan una vida paralela.

No obstante, cada vez son más los miembros de la comunidad LGTB china que han decidido pelear por hacer valer sus derechos, y aunque se enfrentan a enormes dificultades, estos colectivos han ido ganando con los años presencia pública, sobre todo en las grandes ciudades.

“Antes, las generaciones más mayores pensaban que este era un asunto occidental que no concernía a los países de Asia, pero poco a poco esa concepción está cambiando. Hay que trabajar más para que se acepte que la cuestión de los derechos LGTB es un hecho global, y que todos los países deben respetarlos“, cuenta a este diario Xiao Tie, directora ejecutiva del Centro LGTB de Pekín.

Según ella, la iniciativa de Sun y Hu es la última de una serie de acciones que desde 2009 han llevado a cabo diferentes colectivos para reivindicar su derecho a casarse, y espera que su caso “sirva de ejemplo y ayude a que más gente pelee contra la discriminación y en apoyo de las uniones entre personas del mismo sexo”.

En julio de 2015, la activista Li Tingting y su pareja Teresa Xu organizaron una ceremonia nupcial informal en Pekín para demandar este derecho. “El caso de estos dos chicos va más allá del resultado”, declaró Li en las redes sociales. “Es un paso adelante para intentar abrir el diálogo con las autoridades por medios legales”.

De entre los 22 países que a día de hoy han legalizado el matrimonio entre personas del mismo sexo, no hay ningún asiático en la lista. Pese a que la región más oriental del continente ha sido testigo en las últimas décadas de cómo sus comunidades LGTB han logrado una mayor aceptación social y pequeños avances legales, nadie esconde que su situación es todavía altamente discriminatoria y está lejos de alcanzar la normalidad de la que disfrutan en otras naciones.

De acuerdo con un informe del Comité de Derechos Humanos para Corea del Sur, muchos jóvenes LGTB sufren acoso en el colegio, mientras que los mayores corren el riesgo de perder su trabajo por su orientación sexual o identidad de género. Según otro estudio, el intento de suicidio entre esos jóvenes asciende a un sorprendente 45,7% de los encuestados.

Nara Lee, del grupo Solidaridad para LGTB de Corea del Sur, explica cómo la mayor oposición viene desde la conservadora derecha radical cristiana, que incluso ha llegado a protagonizar ataques violentos contra actos en los que se reclamaban mayores libertades para el colectivo. “Los jóvenes están más dispuestos a aceptarnos”, dice por email Lee, “pero se necesita más tiempo. Leyes como la del matrimonio entre personas del mismo sexo no serán posibles hasta pasados unos años”, añade.

Situación similar es la que se vive en Hong Kong, región autónoma que pertenece a China pero que cuenta con leyes propias. En esta moderna ciudad, diferentes agrupaciones llevan más de 20 años luchando por la aprobación de una ley contra la discriminación por orientación sexual, pero todavía no se ha conseguido. Para la mayoría, el matrimonio homosexual es un objetivo que queda muy lejos.

Ahora, las esperanzas de muchos están puestas en Taiwán, lugar en el que el colectivo LGTB disfruta de mayor aceptación y derechos. “Más de la mitad de la población apoya el matrimonio gay”, declaró a este diario Victoria Hsu, renombrada activista de la isla. Para ella, el momento actual es el apropiado, con una recién elegida presidenta Tsai Ing-wen que ya ha declarado públicamente su apoyo a la aprobación de una ley que permita el enlace entre personas del mismo sexo. “Pero deben darse prisa. Cuatro años pasan muy rápido y, si no lo hacen, miles de personas se van a sentir muy defraudadas”.

Muchos esperan que la aprobación de esta ley, la primera del continente, suponga un revulsivo que anime a otros países del entorno a adoptar legislaciones similares. Como dice Sun, “mi sueño es que cuando alguien vea a una pareja gay o lesbiana paseando de la mano por la calle, no los miren como bichos raros o los observen curiosos. Somos como cualquier otra persona, por lo que seguiremos luchando por nuestros derechos”.

Fuente El Mundo

Cristianismo (Iglesias), General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , , , ,

La justicia china rechaza la primera demanda de una pareja gay reclamando su derecho a contraer matrimonio

Lunes, 18 de abril de 2016

Sun_Wenlin-400x250No ha podido ser. Un tribunal de Changsha (en la provincia de Hunan, en China) ha rechazado la demanda de una pareja de hombres a la que se les denegó el permiso para contraer matrimonio. El fallo judicial, que estipula que a día de hoy la ley china determina que el matrimonio se celebra entre un hombre y una mujer, no supone en realidad una sorpresa. Su mera admisión a trámite, sin embargo, ha servido para dar visibilidad a una realidad a la que el gigante asiático se abre poco a poco y para movilizar a la comunidad LGTB china. La pareja recurrirá la sentencia.

Recogíamos la historia en enero. “El matrimonio tiene que ser entre un hombre y una mujer”, fue la contestación que un funcionario dio a Sun Wenlin y Hu Mingliang cuando acudieron a una oficina del registro civil para casarse. La pareja decidió recurrir ante la justicia, que en contra de todo pronóstico admitió la demanda a trámite. “En China, los tribunales a menudo rechazan los casos políticamente sensibles, por lo que el hecho de que la demanda se acepte da señales de alguna disposición oficial para hacer frente a la discriminación contra las personas LGBT, lo que es alentador”, señalaba en su momento Maya Wang, de Human Rights Watch.

Menos sorprendente ha sido el fallo del tribunal, para el cual el que la literalidad de la ley china determine que el matrimonio se celebra entre un hombre y una mujer resulta suficiente para denegar la demanda. Los demandantes argumentaban que la ley no prohíbe expresamente que ese mismo matrimonio pueda ser celebrado entre dos personas del mismo sexo, argumento que el juez no ha estimado, y de hecho les carga con las costas del juicio (el equivalente a unos 7,7 dólares USA). El juez parecía tenerlo claro desde el principio: la sentencia se ha dado a conocer pocas horas después de celebrarse la vista.

Aunque contrariada por el fallo, la pareja tiene intención de recurrirlo y agotar todas las posibilidades legales a su alcance, esperanzada por el eco conseguido y por todo el apoyo que han recibido. Por lo pronto, la versión en inglés del Diario del Pueblo, medio oficial del Partido Comunista chino, ha recogido la noticia en tono neutro, tanto en su web como en redes sociales, ilustrándola con una fotografía de Sun Wenlin y Hu Mingliang paseando y cogidos de la mano y mencionando incluso que la población LGTB china asciende a más del 4% de la población.

No se trata, en cualquier caso, de la primera iniciativa en pro de la igualdad que el activismo LGTB promueve en China. En 2013, un grupo de más de cien padres de hijos homosexuales dirigía una carta a la Asamblea Nacional Popular para solicitar que las parejas del mismo sexo pudiesen contraer matrimonio en igualdad con las heterosexuales. En el escrito detallaban la discriminación que supone para sus hijos la imposibilidad de acceder a las ventajas de la institución matrimonial. En marzo de 2015 hacía lo mismo un padre. Tampoco se trata de la primera noticia que nos llega desde el ámbito judicial chino en materia LGTB. Hace más de un año nos hacíamos eco de la condena a una clínica a pagar una compensación económica a Yang Teng, un ciudadano chino de 30 años, víctima de las “terapias reparadoras” de la homosexualidad. El tribunal estableció además que la homosexualidad no es una enfermedad, luego no ha lugar a “curarla”, y ordenó a Baidu (el más importante buscador de internet chino) retirar la publicidad de la clínica en la que Yang Teng fue tratado con electroshock.

Fuente Dosmanzanas

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , ,

La edición del “International New York Times” distribuida en Pakistán censura un beso entre dos hombres

Sábado, 6 de febrero de 2016

portada-NYT-Pakistán-censuraLa censura y la homofobia llega al New York Times.

El pasado viernes la portada de la edición internacional del New York Times llegaba a algunos kioscos como puedes ver arriba: con un enorme espacio en blanco en el que debería haber salido la principal foto de esta primera página del periódico, ilustrando la noticia de la columna derecha. Esta noticia hablaba sobre derechos del colectivo LGBT en China, con el caso de Sun Wenlin y Hu Mingliang, una pareja gay que lucha por sus derechos en su país. ¿Por qué esta censura homófoba en la portada de New York Times? Pues por Pakistán, que es el país cuyo gobierno no permite que la edición internacional del periódico llegara con una portada en la que se ve a dos hombres besándose. En el pie de foto del cuadro en blanco el New York Times deja claro que la censura fue cosa del gobierno pakistaní, que ni siquiera se molesta en disimular la censura. Podrían haber escogido perfectamente otra foto menos “ofensiva” para ellos, ¿pero total para qué? ¿Era para tanto la foto? Aquí la tienes, sin censura, como salió en el resto de ediciones.

Viernes, 29 de enero. Portada de la edición internacional de The New York Times tal y como se distribuye en Pakistán. La principal imagen ha desaparecido. En su lugar, un inmenso espacio en blanco: la imagen ha sido censurada… por presentar un beso entre dos hombres.

La edición internacional de The New York Times se distribuye en Pakistán de la mano de The Express Tribune, un periódico local. Pero según el acuerdo entre los dos medios, los editores de The Express Tribune pueden censurar determinados contenidos que consideren sensibles. Así ha sucedido con la imagen que abría la edición del viernes, y que mostraba un inocente beso entre Sun Wenlin y Hu Mingliang, la pareja de hombres que por primera vez han conseguido que un tribunal chino admita a trámite una demanda por no permitirles contraer matrimonio (una noticia de la que nos hicimos eco a principios de enero). El texto del reportaje (a cuya edición digital puedes acceder aquí) sí que fue publicado en su integridad.

La censura no ha pasado desde luego desapercibida, debido a lo llamativo de la imagen: buena parte de la portada, en blanco. Pero sobre todo llama la atención de que sea precisamente The New York Times, un diario estadounidense de tradición liberal, el que admita este tipo de imposiciones contra la libertad de expresión.

No se trata, de hecho, de la primera polémica derivada de este acuerdo de distribución: ya en la edición del pasado 2 de enero desaparecía tanto de la de la portada como de la página 2 un extenso artículo dedicado a la valiente lucha de los blogueros laicos de Bangladesh en su defensa de las libertades civiles frente a la creciente influencia islamista en ese país (independiente de Pakistán desde 1971). Aquella censura, de hecho, provocó numerosas protestas contra The New York Times. Aún así, el redactor jefe de su edición internacional, Richard W. Stevenson, defendió el acuerdo con The Express Tribune argumentando que no es sencillo encontrar una alternativa para conseguir una buena distribución local y que era preferible eliminar directamente un artículo, dejando su hueco para que los lectores fueran conscientes de la censura (y pudieran acceder luego al artículo en su versión digital), que “dulcificarlo” para hacerlo así más fácilmente admisible.

Kamal Siddiqi, redactor jefe de The Express Tribune, ha argumentando por su parte que el acuerdo con The New York Times les faculta para censurar contenidos que pueden resultar problemáticos en su país. “Nunca verá una fotografía de dos hombres besándose en Pakistán. De hecho, nunca verá una fotografía de nadie besándose”, ha declarado. Siddiqi también ha recordado el riesgo que corren los periodistas de medios como el suyo, acusados por los islamistas de favorecer “la agenda occidental”. Tres trabajadores de The Express Tribune, de hecho, fueron asesinados por este motivo en 2014.

En un país como Pakistán la ley castiga la homosexualidad con especial dureza, pero por otro lado encontramos que está en el top 5 de países que más buscan en Google las palabras “porno gay”. Doble moral, amigos.

Fuente Cromosomax/Dosmanzanas

General, Homofobia/ Transfobia., Islam , , , , , , , , , , , , , , ,

Recordatorio

Las imágenes y fotografías presentadas en este blog son propiedad de sus respectivos autores o titulares de derechos de autor y se reproducen solamente para efectos informativos, ilustrativos y sin fines de lucro. Yo, por supuesto, a petición de los autores, eliminaré el contenido en cuestión inmediatamente o añadiré un enlace. Este sitio es gratuito y no genera ingresos.

El propietario del blog no garantiza la solidez y la fiabilidad de su contenido. Este blog es un lugar de entretenimiento. La información puede contener errores e imprecisiones.

Este blog no tiene ningún control sobre el contenido de los sitios a los que se proporciona un vínculo. Su dueño no puede ser considerado responsable.