Archivo

Entradas Etiquetadas ‘Diversidad sin Fronteras’

Rechazados por todos: El drama de los menores LGBT en la frontera de EEUU

Lunes, 6 de agosto de 2018

640x0-noticias-caravana-migratoria-organizada-por-diversidad-sin-fronteras-facebook

Caravana migratoria organizada por Diversidad Sin Fronteras / Facebook | Foto: Uso Permitido

Los niños y adolescentes inmigrantes gays y transexuales que huyen hacia los Estados Unidos se encuentran ante la ruda realidad de una política de migración represiva al otro lado de la frontera. Sin embargo, tampoco desean regresar a sus países de origen donde son discriminados y vejados por sus padres y familiares.

El gobierno de Donald J. Trump ha sido fuertemente criticado por la forma cómo, recientemente, separó a unos 3.000 menores de edad inmigrantes de sus padres tras ser detenidos cruzando la frontera ilegalmente. Ahora, permanecen custodiados en centros de internamiento.

Las imágenes de llantos y los pequeños enjaulados recorrieron el mundo. Dentro de este grupo de chiquillos hay niños y adolescentes gays y transexuales quienes se encuentran en el limbo de no poder regresar a sus hogares porque, sencillamente, allí no los quieres.

“El problema con los menores LGBT, principalmente con los transexuales, es que sus padres no quieren saber nada de ellos, y una vez que entran en uno de estos centros, las organizaciones sociales no podemos hablar con ellos, porque sólo permiten el contacto a los parientes. Entonces se quedan aislados. Por suerte les podemos facilitar un abogado, pero no sabemos nada más”, declaró Nakay Flotte, cofundadora de Diversidad Sin Fronteras, en un extenso reportaje sobre este tema publicado por el periódico El Español.

Son dramáticas las historias de vida de estos niños y jóvenes procedentes de Centroamérica que llegan a EEUU huyendo de la violencia y las amenazas de muerte, a veces producidas por sus propios familiares, al intentar imponer un modelo herterocisnormado.

Sin embargo, en los centros de detención continúan sufriendo abusos, violaciones y falta de atención médica, hechos que muchas veces les cuesta la vida.

En marzo de este año el colectivo Diversidad Sin Frontera ayudó a organizar la caravana de cientos de inmigrantes centroamericanos que atravesó México hasta llegar a la ciudad californiana de San Diego con el objetivo de pedir refugio en los EEUU. Dentro de este grupo viajaban unas 35 personas LGBT, de los que cuatro eran menores, dos chicas transexuales de 16 años, una de Guatemala y otra de Honduras, y cuatro chicos gais de entre 12 y 16 años, de Honduras y El Salvador.

“Entraron en EEUU en junio. Sabemos que las chicas transexuales están en centros de detención del norte del país, y los cuatro chicos homosexuales, en estados del sur. Pero no sabemos nada más, ni siquiera cómo los tratan, lamenta esta activista. “Nuestro miedo no es la deportación, porque ellos cuentan con asistencia legal y están entrenados para no firmar ningún papel que pueda suponer un retorno voluntario. Lo que nos inquieta es cómo se portan con ellos, especialmente con las chicas transexuales”, añade.

El trato al colectivo LGBT no es el adecuado. La atención médica no es accesible, intentan convencerles para que accedan a la deportación voluntaria y se les tortura verbalmente diciéndoles que son un peligro para la sociedad y cosas peores, advierte la activista, que teme que si ésta la situación de menores sea similar o peor, ya que “ni siquiera pueden recurrir a nosotros durante los meses que deben quedarse encerrados”, aseguró la vocera de Diversidad Sin Fronteras al recordar el caso de Roxana Hernández, transexual hondureña quien falleció en uno de estos centros en junio de este año por no recibir atención médica a tiempo.

Sharita Gruberg, directora asociada del Proyecto de Investigación y Comunicaciones LGBT en el Center for American Progress (Centro para el Progreso), contó que “las personas LGBT llegadas de Centroamérica arrastran problemas de abusos y prostitución. Vienen buscando protección, pero se encuentran con unos centros de detención que, si ya son terribles para cualquiera, lo son especialmente para este colectivo”, informó a El Español.

Según datos publicados por esta organización, el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas de los Estados Unidos (ICE por sus siglas en inglés: U.S. Immigration and Customs Enforcement) recibió 227 denuncias de abuso y agresión sexual durante 2017, de las que 28 eran relativas a personas LGBT. Esto supone 12% del total de ataques, a pesar de que este colectivo representa solo el 0,14 por ciento de los indocumentados retenidos. En total, homosexuales y transexuales bajo custodia federal tienen 97 veces más probabilidades de ser víctimas sexuales que heterosexuales.

En el caso de los menores preocupa es la falta de información sobre sus condiciones de reclusión. “Con esta administración no podemos saber cómo se encuentran. No hay transparencia. Existen unas reglas para tratar a los menores LGBT, pero actualmente desconocemos si se cumplen”, critica Gruberg.

Rechazo

Aaron Morris, abogado de la organización Immigration Equality, con sede en Nueva York, contó a Efe que de 1,650 casos de inmigrantes LGBT que han procesado a nivel nacional la tercera parte son latinos“. “Sabemos que transexuales centroamericanos son atacados con impunidad”, dijo Morris, quien señaló que a fin de ponerse a salvo por la situación hostil que viven en sus países muchos emigran a Estados Unidos, pero nada más pedir asilo en la garita fronteriza un número no determinado son rechazados.

Fuente Universogay

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , , , , , ,

Inmigrantes LGBTIQ son los que más abusos sufren mientras están en el servicio de migración de EEUU

Lunes, 4 de junio de 2018

13263793_534099556790375_6078135161861231356_nLa muerte Roxana Hernández, una mujer trans y seropositiva de Honduras, prendió las alarmas sobre la situación que vive la población LGBTIQ en manos de las autoridades de inmigración estadounidense.

Aunque el colectivo de Lesbianas, Gays, Trans, Bisexuales, Intersexuales y Queers (LGBTIQ) representa el 0,14 por ciento de los detenidos en el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas de los Estados Unidos (ICE por sus siglas en inglés: U.S. Immigration and Customs Enforcement), actualmente es la población más vulnerable y la que sufre mayores violaciones a sus derechos humanos.

La representante del partido Demócrata, Kathleen Rice, informó que más del 12 por ciento de los inmigrantes LGBTIQ fueron víctimas de abusos y agresión sexual en el año 2017, según un informe presentado por el mismo Servicio de Inmigración y Control de Aduanas. Esto representa la tasa más alta de violencia de todo el conjunto de personas que se encuentra en manos de las autoridades de inmigración.

La agencia recibió 227 denuncias de abuso y agresión sexual, 28 de ellas con víctimas LGBTQ, según la cifras que maneja el ICE y que entregó directamente a la Representante en respuesta a sus solicitudes.

Ante esta situación, Rice, junto a 36 de miembros de la Cámara, enviaron una carta al secretario de Seguridad Interior de los EEUU, Kirstjen Nielsen, a fin de abordar esta problemática que pone en riesgo la vida de estas personas.

“Escribimos para expresar nuestras preocupaciones sobre la detención de inmigrantes lesbianas, gays, bisexuales y transexuales (LGBT) en la custodia del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE)”, dijo Rice.

“Estas personas, en particular las mujeres transgénero, son extremadamente vulnerables al abuso, incluida la agresión sexual, mientras están bajo custodia”, aseguró la representante demócrata, quien constató que las mujeres trans son encerradas en celdas para hombres y dejadas retenidas en promedio más del doble que un inmigrante general.

“ICE no debería utilizar sus recursos limitados para detener a cientos de personas que son vulnerables al abuso y no representan una amenaza para la seguridad pública”, tuiteó Rice.

Estas estadísticas se hicieron más evidentes tras el fallecimiento el pasado 25 de mayo de la ciudadana hondureña Roxana Hernández, de 33 años de edad, quien era una mujer trans y seropositva, y se encontraba en custodia de los funcionarios del ICE desde finales de abril. Ella hacía parte de una caravana de refugiados que buscaba pedir asilo en los EEUU a fin de comenzar una nueva vida lejos de las experiencias de odio, estigma, violencia y discriminación que había experimentado en su país de origen.

Organizaciones como Pueblo sin Fronteras y Diversidad sin Fronteras denunciaron que su muerte no es otra cosa que un asesinato institucional” debido a una negligencia médica.

Según denunciaron los activistas sus días en prisión fueron crueles, con las luces encendidas las 24 horas del día, con frío, sin alimentación ni atención médica adecuada en un centro que comparan con una caja de hielo.

Fuente Universogay

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , ,

Reclaman la muerte de Roxana Hernández como un «asesinato institucional» en los Estados Unidos

Sábado, 2 de junio de 2018

640x0-noticias-roxana-hernandezNatural de Honduras, transgénero y seropositiva, Roxana Hernández fallece de un paro cardiaco estando en custodia de funcionarios de inmigración estadounidenses, un grupo de organizaciones que luchan por los derechos de las personas LGBT sostiene que se trata de un «asesinato institucional» debido a una «negligencia médica».

El pasado viernes, 25 de mayo, Roxana Hernández, de 33 años de edad, fallece en un hospital de Albuquerque (Nuevo México) a causa de un paro cardiaco, según los funcionarios del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas de los Estados Unidos (ICE por sus siglas en inglés: U.S. Immigration and Customs Enforcement). Natural de Honduras, se había unido a la caravana de refugiados organizada por Pueblo Sin Fronteras, que sale de Tapachula el pasado 25 de marzo, llegando a finales de abril al puesto fronterizo de Tijuana y San Diego para pedir asilo en los Estados Unidos con le objetivo de dejar a atrás numerosas experiencias de odio, estigma, violencia y discriminación que había experimentado en su país de origen al ser una mujer transgénero y seropositiva. Tras revisar su caso, los funcionarios de San Ysidro determinan su «expulsión sin demora», quedando desde entonces en custodia, un período en el que su salud se deteriora debido a las condiciones de salud del penal en el que es confinada, según organizaciones como Pueblo sin Fronteras y Diversidad sin Fronteras, desde donde denuncian que su muerte no es otra cosa que un «asesinato institucional» debido a una «negligencia médica».

«Durante su primera semana en los Estados Unidos, el cuerpo y el espíritu de Roxy se deterioraron rápidamente. ¿Por qué encarcelarla y torturarla así?», sostienen de manera conjunta organizaciones como Pueblo Sin Fronteras, Diversidad Sin Fronteras y Al Otro Lado. El 13 de mayo Hernández es entregada a los funcionarios del ICE para ser trasladada dos días después a El Paso (Texas), y durante su primera semana bajo custodia «su cuerpo y espíritu se deterioraron rápidamente», aseguran los activistas. El 16 de mayo llega al correccional del condado de Cibola County Detention Center, en Milan (Nuevo México), donde es asignada en la unidad para personas transgénero. Según los activistas, en una celda con las luces encendidas las 24 horas del día, con frío, sin alimentación ni atención médica adecuados en un centro al que aluden como una «caja de hielo». Solo un día después es ingresada en el Hospital General de Cibola con síntomas de «neumonía, deshidratación y complicaciones asociadas con el VIH»; posteriormente es trasladada en ambulancia al Lovelace Medical Center, en Albuquerque, donde permanece en la unidad de cuidados intensivos hasta su muerte.

«Una vez que fue transferida a la prisión de inmigrantes en Cibola, Nuevo México, las autoridades de inmigración de Estados Unidos finalmente reconocieron que, a pesar de haber estado bajo custodia gubernamental por más de una semana, necesitaba atención médica», aseguran los activistas, quienes consideran que las autoridades de inmigración fracasan en su obligación de proteger a los migrantes transgénero de los abusos así como a la hora de proporcionarles atención médica mientras están bajo custodia.

«Es alarmante que las comunidades transgénero continúen enfrentando la violencia transfóbica dentro y fuera de los muros de detención (…). Esta es la razón por la cual Transgender Law Center, a través del programa Trans Immigrant Defense Effort, se ha organizado para exigir la liberación de las mujeres transgénero detenidas y el final de todas las detenciones y deportaciones. El ICE ha demostrado una y otra vez que es incapaz de proteger a las mujeres transgénero detenidas. Las personas transgénero no deberían ser detenidas por ICE en absoluto», asegura Flor Bermúdez, directora legal del Transgender Law Center, agregando, Isa Noyola, subdirectora de la misma organización, que «junto con el abuso que sabemos sufren regularmente las personas transgénero detenidas por el ICE, la muerte de la Sra. Hernández envía el mensaje de que las personas transgénero son desechables y no merecen dignidad, seguridad o incluso vivir».

«Todos los detenidos del ICE son sometidos a examen sanitario, dental y mental en las primeras 12 horas tras su llegada a cada centro de detención, una evaluación de salud completa dentro de los 14 días tras pasar a custodia del ICE o llegar a una nueva instalación, y disponen de acceso a servicios de atención médica todos los días y 24 horas de asistencia de emergencias», señalan en un comunicado del ICE en el que se refieren a la fallecida con el nombre de Jeffry Hernandez. Está previsto que se realice una autopsia para determinar las causas de su muerte, siendo la sexta persona que fallece bajo custodia de los funcionarios del ICE desde octubre.

Roxy, como se la conocía entre sus amigos, «vio en los Estados Unidos la oportunidad de comenzar una nueva vida libre de abuso, riesgo y amenazas, buscando asilo», declaran los activistas, explicando que se trataba de la cuarta vez que cruzaba la frontera con la esperanza de conseguir una nueva vida. Sus primeros intentos se producen en 2005 y 2009, regresando de forma voluntaria tras a México tras afirmar que era mexicana. Lo vuelve a intentar en 2014, siendo deportada poco después. «Roxy murió por negligencia médica por parte de las autoridades de inmigración de los Estados Unidos. En otras palabras, fue asesinada, al igual que Claudia Gómez González fue asesinada por la bala de un agente de la Patrulla Fronteriza hace menos de una semana (…). Roxy murió en el país en el que había buscado comenzar una nueva vida, murió por ser una mujer transgénero, una inmigrante que no fue tratada ni con respeto ni con dignidad», aseguran en el comunicado de Diversidad sin Fronteras.

Fuente Universogay

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , , , , , , , , ,

Recordatorio

Las imágenes y fotografías presentadas en este blog son propiedad de sus respectivos autores o titulares de derechos de autor y se reproducen solamente para efectos informativos, ilustrativos y sin fines de lucro. Yo, por supuesto, a petición de los autores, eliminaré el contenido en cuestión inmediatamente o añadiré un enlace. Este sitio es gratuito y no genera ingresos.

El propietario del blog no garantiza la solidez y la fiabilidad de su contenido. Este blog es un lugar de entretenimiento. La información puede contener errores e imprecisiones.

Este blog no tiene ningún control sobre el contenido de los sitios a los que se proporciona un vínculo. Su dueño no puede ser considerado responsable.