Inicio > General, Homofobia/ Transfobia., Islam > Un policía agrede a un activista LGTB+ en Túnez

Un policía agrede a un activista LGTB+ en Túnez

Viernes, 12 de noviembre de 2021

1D6C6646-336F-4352-9B05-12CD0EE61B96Badr Baabou,  (Damj Association for Justice and Equality- Asociación Damj por la Justicia y la Igualdad)

El policía colocó una bota en el cuello de un activista tunecino LGBT + para que “dejara de gritar” en un ataque “cruel

Dos agentes de policía golpearon brutalmente a uno de los principales activistas de los derechos LGBT+ de Túnez en un ataque que, según advierten los activistas, refleja el descenso del país a la “represión“.

Badr Baabou, defensor de los derechos humanos y director de la Asociación Damj para la Justicia y la Igualdad, contó a Human Rights Watch cómo fue emboscado en Túnez, la capital del país, la semana pasada.

Según él, los agentes se burlaron, le robaron y le golpearon y le dejaron  sin sentido. La paliza dejó al activista conmocionado y con graves lesiones en el cuello, la caja torácica, el ojo y la cara, según el informe médico visto por Human Rights Watch. Baabou sufrió coágulos de sangre, traumatismos en la cabeza y la frente, así como traumatismos en la caja torácica.

La “atroz” agresión a un activista en Túnez alimenta el temor de que las personas LGBT+ sean “silenciadas

El 21 de octubre, en torno a las 21:00 horas, Baabou dijo que iba caminando hacia su casa cuando dos agentes de policía utilizaron sus credenciales oficiales para obligarle a entregar sus documentos de identidad, su cartera, su teléfono móvil y su ordenador portátil de trabajo.

Los policías, uno de los cuales llevaba al parecer un chaleco de las Fuerzas de Seguridad Interna, le propinaron entonces “varios golpes fuertes en la cabeza y la cara”, escribieron 35 grupos de derechos humanos en una carta de condena de la agresión.

“Estos atroces actos de crueldad y brutalidad fueron acompañados de declaraciones de odio, reivindicación y discriminación“, dice la carta.

Los agentes, según la carta, gritaron entonces a Baabou: “¡Esto es lo que les pasa a los que insultan a la policía! Esto es lo que pasa cuando presentas una denuncia a la policía”. Mientras tanto, Baabou yacía en el suelo luchando por respirar. “Un [oficial] me puso la bota en el cuello para que dejara de gritar”, dijo a Human Rights Watch.

Baabou dijo que él y otros miembros de Damj han presentado una serie de denuncias contra la policía en nombre de los tunecinos LGBT+ que han sido agredidos por las fuerzas del orden desde 2005.

Mientras Baabou se retorcía de dolor en el suelo, los transeúntes intentaron ayudarle, pero la policía les detuvo.

Es un ataque que, para muchos de los grupos de derechos LGBT+ de Túnez, capta los peligros a los que se enfrenta la comunidad queer en un país que considera su existencia como un crimen bajo la ley Sharia.

Las fuerzas de seguridad de Túnez tienen un horrible historial de “pruebas anales” a los “acusados” de homosexualidad. Incluso después de que los ministros se comprometieran a poner fin a esta práctica en 2017, los tribunales siguen ordenando pruebas anales para determinar si los sospechosos son homosexuales, afirman los activistas.

Alrededor de seis de cada diez tunecinos creen que “los homosexuales deben ser castigados”, según los encuestadores en 2016.

Mientras tanto, Mawjoudin, un grupo de apoyo a los homosexuales, informó de un aumento de las llamadas a su línea de asesoramiento el año pasado, ya que la violencia sigue aumentando.

“La agresión a Badr Baabou fue un peligroso intento de silenciarlo a él y a otros activistas de los derechos LGBT“, dijo Rasha Younes, investigadora de derechos LGBT+ en Human Rights Watch, en un comunicado.

“Las autoridades tunecinas deben responder urgentemente a la denuncia de Baabou, investigar el incidente y exigir responsabilidades a los agresores. No son los primeros casos de esta naturaleza”, añade la carta, “ni son un incidente aislado o una simple metedura de pata de un personal policial demasiado celoso. Los defensores de los derechos humanos y las libertades individuales están siendo reprimidos sistemática y deliberadamente. Periodistas, feministas y activistas por la igualdad de género y sexual están pagando el alto precio”.

040416-tunez-homosexualidad

La hostilidad contra los ciudadanos LGTB tunecinos

La persecución social y de Estado hacia los hombres homosexuales y bisexuales tunecinos es incesante. Las detenciones por mantener relaciones sexuales con personas del mismo sexo, son constantes y las condenas a prisión habituales, lo que ha sido calificado por la asociación Shams como una auténtica «cacería».

Además, los defensores de los derechos LGTB —que luchan por la derogación del citado artículo 230 del Código Penal, que castiga las relaciones homosexuales con penas de hasta 3 años de prisión— sufren constantes agresiones, hasta el punto de que algunos de ellos han tenido que exiliarse ante las repetidas amenazas de muerte. Un reportaje de la red de noticias Konbibi reflejaba esta situación hace unos meses.

En febrero de 2019, un joven tunecino que denunció haber sido violado por dos agresores era condenado a ocho meses de prisión por mantener relaciones homosexuales.

En marzo del pasado 2018 de las pocas noticias positivas que nos llegaba del país. Rached Ghannouchi, líder del partido Ennahdha que forma parte de la coalición de Gobierno actual, declaraba en una entrevista que «la homosexualidad es un fenómeno natural y no hay que interferir en los deseos y comportamientos de la gente». Esperemos que poco a poco se vaya imponiendo su visión.

Munir Baatur, abogado y activista LGBTI en Túnez, 48 años, se presentó como candidato en las elecciones presidenciales de un país que mantiene en vigor una ley que castiga con hasta tres años de cárcel las prácticas homosexuales. Sin embargo, las organizaciones que defienden los derechos de la comunidad LGBTI son legales desde la revolución de 2011, y Baatur es el presidente de la organización Shams.

En junio de ese mismo año, la Comisión de Libertades Individuales e Igualdad hacía público un informe en el que recomiendan al Estado que acabe con la persecución legal de las relaciones entre personas del mismo sexo. Las conclusiones de su trabajo apuntan a la despenalización de la homosexualidad y el fin de los infames «exámenes anales». El Parlamento tunecino, sin embargo, rechazó debatir las propuestas de la comisión.

En junio de 202 dos hombres fueron condenados a un año de cárcel por mantener relaciones homosexuales. En primera instancia, la pena establecida fue del doble de tiempo, pero se redujo en la apelación. Los tribunales consideraron como prueba de cargo la negativa de ambos a someterse a un examen anal, práctica considerada como una forma de tortura y que el Gobierno tunecino se comprometió a abandonar.

Fuente Pink News/Cristianos Gays

General, Homofobia/ Transfobia., Islam , , , , , , , , ,

  1. Sin comentarios aún.
  1. Sin trackbacks aún.
Debes estar registrado para dejar un comentario.

Recordatorio

Las imágenes y fotografías presentadas en este blog son propiedad de sus respectivos autores o titulares de derechos de autor y se reproducen solamente para efectos informativos, ilustrativos y sin fines de lucro. Yo, por supuesto, a petición de los autores, eliminaré el contenido en cuestión inmediatamente o añadiré un enlace. Este sitio es gratuito y no genera ingresos.

El propietario del blog no garantiza la solidez y la fiabilidad de su contenido. Este blog es un lugar de entretenimiento. La información puede contener errores e imprecisiones.

Este blog no tiene ningún control sobre el contenido de los sitios a los que se proporciona un vínculo. Su dueño no puede ser considerado responsable.