Inicio > Cristianismo (Iglesias), General, Homofobia/ Transfobia. > Un superviviente de la terapia de conversión cuenta su experiencia: Le sometieron a horribles “exorcismos” para expulsar a los “demonios” homosexuales

Un superviviente de la terapia de conversión cuenta su experiencia: Le sometieron a horribles “exorcismos” para expulsar a los “demonios” homosexuales

Lunes, 21 de diciembre de 2020

DdHPN0t0_400x400Justin Beck (Twitter)

Un hombre escocés ha dicho que “odiaba todo” sobre sí mismo después de soportar seis años de terapia de conversión y “exorcismos” para enderezarlo.

Justin Beck, de 36 años, le dijo a STV  que creció en una familia religiosa pero que se mudó de iglesia a los 17 porque quería enderezarse. Justin Beck, se dio cuenta de que era gay cuando era adolescente. Asistía al estudio de la Biblia varias veces a la semana, así como a los servicios dominicales regulares. A los 17 años decidió trasladarse de iglesia; quería dejar de ser gay.

En su nueva iglesia, fue sometido a una terapia de conversión traumatizante que duró seis años, antes de que finalmente se diera cuenta de que no estaba funcionando cuando tenía 23 años.

“Me presentaba a mí mismo para ser sanado todos los domingos, luego eso aumentaba a cosas como exorcismos para que me expulsaran demonios y me ungieran con aceite, así que de 17 a 23 fueron como seis años de pasar constantemente por eso, —Dijo Beck.

Cuando se le preguntó si en algún momento la gente de la iglesia buscaba hablar con él sobre las opciones disponibles para él y cómo podría vivir su vida, dijo: “Todos sabían lo que era y la línea que me dieron todo el tiempo es que ‘solo tienes que tener fe’ ”Dijo que los líderes de la iglesia le decían constantemente que tenía que “tener fe” para que la práctica pseudocientífica funcionara. “La línea que me dieron todo el tiempo fue que solo tienes que tener fe, solo tienes que tener fe. Entonces, de 17 a 23 y luego a los 23 darme cuenta de que esto no está funcionando, y luego que te digan que no tienes suficiente fe, fue una bofetada masiva en la cara “, dijo.

La vida de Beck fue destrozada por la terapia de conversión, y se quedó odiando todo sobre sí mismo, su autoestima hecha jirones. “Para cuando tenía 23 años no tenía autoestima, me odiaba a mí mismo, odiaba todo sobre mí mismo, caminaba con la cabeza gacha, no miraba a los espejos ni a las ventanas, odiaba todo sobre mí. Fue mucho para luego intentar recuperarme y reconstruir mi vida”.

9723ad900afb276598e50d8831352f83-767x576Justin y su pareja Paul Hardie.

Beck compartió su experiencia cuando cientos de las principales figuras religiosas del mundo pidieron que se prohibiera la terapia de conversión. Más de 370 líderes religiosos de 35 países, incluido Desmond Tutu, firmaron un compromiso como parte de la Comisión Interreligiosa Global sobre vidas LGBT + pidiendo la ilegalización de esta peligrosa práctica.

La poderosa declaración declaró que las personas LGBT + son “una parte preciosa de la creación y son parte del orden natural” y dijo que las personas queer deben ser “tratadas con igualdad ante la ley”.

Los líderes religiosos de todo el mundo están pidiendo el fin de la criminalización de la comunidad LGBT + y la prohibición de las prácticas de conversión. Una petición reciente al Parlamento escocés que pide a los ministros que pongan fin a la práctica en Escocia ha reunido más de 5000 firmas y debe ser escuchada por el Comité de Igualdad y Derechos Humanos.

La terapia de conversión está ampliamente considerada como una forma peligrosa y dañina de pseudociencia que se propaga en gran medida por los extremistas religiosos. La práctica ha sido condenada por varios organismos de salud y psiquiatría en todo el mundo, incluida la Asociación Estadounidense de Psiquiatría, el Colegio Estadounidense de Médicos y la Academia Estadounidense de Psiquiatría Infantil y Adolescente.

La organización benéfica Stonewall define “terapia de conversión” o “tratamientos de cura para homosexuales” como “cualquier forma de tratamiento que tenga como objetivo cambiar la orientación sexual de una persona o suprimir la identidad de género de una persona”, lo que significa que puede suceder en cualquier lugar y por cualquier persona.

Una encuesta realizada por la Fundación Ozanne en 2019 encontró que uno de cada cinco sobrevivientes de la terapia de conversión en el Reino Unido intentó suicidarse más tarde, mientras que dos de cada cinco dijeron que tenían pensamientos suicidas después de someterse a la práctica dañina. Mientras tanto, menos de un tercio de los encuestados dijeron que pasaron a “llevar una vida feliz y plena“.

A pesar de esto, la terapia de conversión sigue siendo popular entre los grupos cristianos conservadores de todo el mundo, y muchos promueven la falsa narrativa sobre los jóvenes LGBT + de que sus identidades están equivocadas y pueden cambiarse.

La terapia de conversión ha sido prohibida en algunas partes del mundo, pero sigue siendo legal en el Reino Unido, a pesar de las reiteradas promesas del partido Conservador de prohibir la práctica.

En 2018, el gobierno del Reino Unido se comprometió a prohibir la práctica, pero dos años después ha habido poco movimiento. Wendy Morton MP, Ministra para la Vecindad Europea y las Américas, dijo: “La declaración de la Comisión Interreligiosa Global sobre las vidas LGBT + es un paso importante hacia la igualdad y apoyamos plenamente su llamado a poner fin a la violencia, la discriminación y la criminalización en curso de la conducta entre personas del mismo sexo en 69 países. El gobierno británico está firmemente comprometido con la protección de los derechos de todas las personas y ha dejado claro que la terapia de conversión, donde sea que ocurra, es una práctica aborrecible y debe detenerse”.

Blair-Anderson-Headshot-741x1024Blair Anderson

Los activistas dicen que se presenta de muchas formas y puede causar un daño duradero a la salud mental de las personas. Los organismos de psicología y psiquiatría dicen que no hay ciencia que respalde su efectividad, pero los tratamientos controvertidos todavía están disponibles a través de grupos religiosos y culturales. “[Los planes actuales del gobierno del Reino Unido] buscan un enfoque que cubra a los proveedores de salud pública y psicólogos y una represión de las regulaciones sobre cómo realizan la práctica”, dijo Tristian Gray, uno de los principales peticionarios al Parlamento escocés.

“Esto dejaría fuera la mayoría de los casos de terapia de conversión“.

Blair Anderson, de 22 años, es un estudiante de derecho en Glasgow y ahora está separado de su familia porque no pudieron aceptar su sexualidad debido a su fe. “Cuando alguien en una posición de autoridad con un deber de cuidado está tratando activamente de suprimir la sexualidad o la identidad de género de alguien para sus propios fines, eso es lo mismo que los terapeutas de conversión están tratando de lograr”.

600x200

***

Las últimas noticias acerca de este esperpento de las falsas “terapias” fue que la diputada ultraderechista de Vox, Macarena Olona, al negarse a apoyar en el Congreso de los Diputados de España la Ley presentada para prohibir las terapias de conversión para gays, lesbianas y bisexuales, y que se sancione drásticamente a cualquier persona u organismo que ofrezca «curarnos» de nuestra orientación sexual afirmó:Cualquier persona, sea o no homosexual, tiene que acudir a un especialista a que le ayude a encontrar su identidad”. Antes, la Subsecretaria de DDHH de Chile Lorena Recabarren quería que la Ley Zamudio permitiese en ciertos casos las terapias para “curar” la homosexualidad o la transexualidad, lo que provocó las protestas del MOVILH. Antes, que la asociación española Abogados Cristianos se querella contra Ignacio Aguado por hacer pública la multa a la coach de terapias para personas LGTBI, y que, ante la protesta ciudadana, el Ministro de Educación de Israel se retractaba de su apoyo a las terapias de “curación” para gays. Y Canadá prohibirá las «terapias de conversión» a nivel nacional.

Una tendencia creciente a la prohibición

En Europa la pionera fue Malta, que aprobó una ley en 2016. Irlanda y el Reino Unido también están dando pasos en esta dirección. En España, mientras tanto, la prohibición de este tipo de intervenciones ha sido ya contemplada en varias normas autonómicas y es una de las disposiciones que prevé la prometida ley en favor de la igualdad y no discriminación de las personas LGTBI, que se discutió en el Congreso de los Diputados (aunque el PP intentó «colar»una proposición alternativa, en forma de enmienda a la totalidad, que no contemplaba este aspecto). Un proyecto que naufragó con la convocatoria de elecciones anticipadas.

En cualquier caso, conviene recordar que el Consejo General de la Psicología, órgano coordinador y representativo de los Colegios Oficiales de Psicólogos de toda España, emitió ya en 2017 un comunicado en el que recordaba que las intervenciones que prometen «curar» la homosexualidad carecen de fundamento. No es ninguna novedad, pero en estos momentos en los que la promoción de este tipo de intervenciones parece reverdecer en nuestro país (casos recientes como el de la “terapeuta” Elena Lorenzo o las charlas de Jokin de Irala o de Richard Cohen así parecen indicarlo) toda aclaración es bienvenida. Mientras, el año pasado sufrimos un seminario sobre ayudar a cambiar sentimientos homosexuales. En todos casos, nuestros amigos de HazteOir estuvieron ahí apoyando a los homófobos…

Mientras tanto, el Parlamento Europeo ha exigido la prohibición de estas terapias.

En EE.UU., gran aliado de Israel, California fue el primero en hacerlo en 2012, no sin controversia. Le siguieron el también estado de Nueva Jersey (varios meses después), Washington D.C. (cuyo Consejo legislativo aprobó la norma por unanimidad en 2014) y más tarde se sumaron los estados de  OregonIllinoisVermont,  Nuevo MéxicoRhode Island, Nevada, Connecticut, Washington,  Hawái, MarylandDelaware y New HampshireNueva York, Colorado y Massachusetts, cuyo texto entró en vigor el pasado 8 de abril tras la firma del gobernador republicano Charlie Baker.

En abril se les unía Puerto Rico, estado asociado a los Estados Unidos, aunque en este caso lo hacía mediante una orden ejecutiva firmada por su gobernador, Ricardo Roselló, después de que la Cámara de Representantes puertorriqueña rechazara tramitar un proyecto de ley aprobado por el Senado. Y el pasado 8 de mayo, la Cámara de Representantes de Maine aprobó el proyecto de ley 1025 por 91 votos a favor (de demócratas, independientes y cinco republicanos) frente a 46 en contra (todos ellos republicanos). Su tramitación continuó en el Senado, donde salió adelante el día 21 de mayo por 25 votos afirmativos (de los demócratas y cinco republicanos), frente a 9 contrarios (todos republicanos).

Hay además numerosos condados y ciudades que haciendo uso de sus competencias locales han promulgado normas similares. Denver, precisamente la capital de Colorado, lo aprobó por ejemplo el pasado enero por decisión unánime de sus concejales.

En abril se les unía Puerto Rico, estado asociado a los Estados Unidos, aunque en este caso lo hacía mediante una orden ejecutiva firmada por su gobernador, Ricardo Roselló, después de que la Cámara de Representantes puertorriqueña rechazara tramitar un proyecto de ley aprobado por el Senado. Hay además numerosos condados y ciudades que haciendo uso de sus competencias locales han promulgado normas similares. Denver, precisamente la capital de Colorado, lo aprobó por ejemplo el pasado enero por decisión unánime de sus concejales, así como el estado de Utah.

Y en julio, era Ciudad de México quien prohibía las «terapias» de conversión de la orientación sexual y la identidad de género. Y en octubre de 2020, en el Estado de México.

No” rotundo de los especialistas a las “terapias” reparadoras.

“Terapias” reparadoras: no solo inútiles, también peligrosas

La comunidad médica mundial en su inmensa mayoría condena estas prácticas y lucha para que los gobiernos las prohíban. Precisamente en marzo de 2016 tenía lugar un histórico pronunciamiento de la Asociación Mundial de Psiquiatría en contra de las “terapias” reparadoras, intervenciones que no solo se han mostrado ineficaces para cambiar la orientación sexual de una persona, sino que resultan muy peligrosas. Prácticas contra las que ya antes se habían pronunciado numerosas organizaciones profesionales. La Asociación Americana de Psicología, por ejemplo, hizo ya en 2009 un llamamiento a los psicólogos para que las abandonasen definitivamente tras revisar la evidencia científica disponible y concluir que ya no resulta posible sostener que un paciente puede cambiar su orientación sexual a través de terapia, mientras que los daños potenciales de tales intervenciones pueden ser graves, incluyendo depresión y tendencias suicidas. Otras organizaciones que han alertado contra los riesgos de estas intervenciones son la Asociación Médica Británica, las más importantes organizaciones de psicoterapeutas del Reino Unido o, en España, el Colegio de Psicólogos de Madrid. Los testimonios de algunas de las personas atrapadas por las redes que promueven este tipo de prácticas (“ex-gais”) y que años después han conseguido liberarse son un buen ejemplo del daño que pueden llegar a sufrir.

En definitiva, la aplicación o recomendación de este tipo de prácticas van, hoy en día, en contra del conocimiento médico actual y de la lex artis que obliga a todo profesional sanitario.

Respecto al reto que suponen aquellas personas adultas que movidas por su fe religiosa conservadora acuden por voluntad propia a las consultas para cambiar su orientación sexual, ya desde hace años la Asociación Americana de Psicología recomienda ser “honestos” con ellos respecto a su eficacia, considerando que el objetivo en estos casos debe ser favorecer, sin imposiciones, la aceptación de la propia realidad. Posibles estrategias que sugería Judith Glasshold, la presidenta del comité que en 2009 revisó la evidencia disponible hasta esa fecha, eran insistir en determinados aspectos de la fe religiosa, como la esperanza y el perdón, frente a la condena de la homosexualidad, sugerir el acercamiento a confesiones religiosas que sí aceptan la realidad LGTB o, los casos más recalcitrantes, valorar la adopción del celibato como estilo de vida sin pretender cambiar la orientación.

«Nada que Curar», la guía que ayuda a combatir con información científica las denominadas terapias de conversión

***

Fuente STV/Cristianos Gays

Cristianismo (Iglesias), General, Homofobia/ Transfobia. , , , , ,

  1. Sin comentarios aún.
  1. Sin trackbacks aún.
Debes estar registrado para dejar un comentario.

Recordatorio

Las imágenes y fotografías presentadas en este blog son propiedad de sus respectivos autores o titulares de derechos de autor y se reproducen solamente para efectos informativos, ilustrativos y sin fines de lucro. Yo, por supuesto, a petición de los autores, eliminaré el contenido en cuestión inmediatamente o añadiré un enlace. Este sitio es gratuito y no genera ingresos.

El propietario del blog no garantiza la solidez y la fiabilidad de su contenido. Este blog es un lugar de entretenimiento. La información puede contener errores e imprecisiones.

Este blog no tiene ningún control sobre el contenido de los sitios a los que se proporciona un vínculo. Su dueño no puede ser considerado responsable.