Inicio > General, Homofobia/ Transfobia. > Javier Maroto miente: el recurso de inconstitucionalidad del PP no fue solo una cuestión nominalista

Javier Maroto miente: el recurso de inconstitucionalidad del PP no fue solo una cuestión nominalista

Martes, 15 de septiembre de 2015

3916069_640pxImpecable, certero y aclaratorio atículo que publica Dosmanzanas:

“Mi partido tomó una decisión hace unos años de recurrir el matrimonio gay, pero no porque estuviera en contra de los derechos y obligaciones que se contraen, sino porque no compartía ese nombre. Yo y otras muchas personas entendimos que eso no era adecuado porque a las cosas se les llama por su nombre”. Así ha justificado Javier Maroto la presentación del recurso de inconstitucionalidad contra el matrimonio igualitario por parte de su partido. Maroto, una figura que pese a sus aristas políticas desde dosmanzanas hemos tratado siempre con respeto, miente ahora como un bellaco. Y no podemos dejar de denunciarlo. Porque no podemos consentir que un político mentiroso intente cambiar el pasado y hacer olvidar lo mucho que ha costado conquistar los derechos que ahora disfrutamos.

El recurso del PP contra el matrimonio igualitario no es, como en el pasado han sostenido sistemáticamente numerosos políticos del PP y ahora defiende sorprendentemente el propio Maroto, un recurso “solo” contra el nombre. Un ejemplo que lo demuestra, sin necesidad de grandes explicaciones jurídicas: el recurso también buscaba despojar a las parejas del mismo sexo de la posibilidad de adoptar hijos conjuntamente, tal y como expresa el “cuarto motivo de inconstitucionalidad” defendido por el PP en el recurso, según el cual esta posibilidad resultaba contraria al mandato constitucional de protección integral de los hijos por anteponer “la legitimación u homologación de las relaciones homosexuales al interés del menor”.

El PP también defendía en su recurso que “no existe una garantía mínima de certeza, en el ámbito de la comunidad científica, sobre la conveniencia del adoptado de vivir en el seno de una pareja homosexual”. El recurso llegaba a hacer una alambicada argumentación para asegurar que la adopción homoparental era inconstitucional porque “el art. 39.2 CE también contempla la protección de las madres, protección que beneficia a la familia. En el caso de la adopción conjunta por una pareja homosexual dicha protección deviene imposible puesto que o bien nos encontramos con dos madres, o bien con ninguna. Ello, además de repercutir necesariamente sobre los hijos adoptados, supondría una discriminación de las familias por razón de sexo prohibida por la Constitución”.

Solamente este hecho, incontestable, nos faculta para llamar mentiroso a Maroto. En cualquier caso, su ahora sorprendente defensa del PP en este tema no es más que un insulto a nuestra inteligencia. La Ley 13/2005 por la que se modificó el Código Civil en materia de derecho a contraer matrimonio no es una ley de “matrimonio homosexual” que otorgue a las uniones del mismo sexo derechos similares a los del matrimonio y el mismo nombre, sino que es una ley que simplemente abre el matrimonio (un derecho constitucional en sí mismo) a las parejas del mismo sexo. La modificación legal fundamental consistió solo en añadir 18 palabras al artículo 44 del Código Civil, que quedó así: “El hombre y la mujer tienen derecho a contraer matrimonio conforme a las disposiciones de este Código. El matrimonio tendrá los mismos requisitos y efectos cuando ambos contrayentes sean del mismo o de diferente sexo”. Resultaba por tanto imposible hacer la misma ley sin llamar a las parejas del mismo sexo matrimonio, dado que el cambio legal consistió precisamente en reconocer el derecho constitucional al matrimonio a las parejas del mismo sexo.

Mariano Rajoy, el político más tóxico para los derechos LGTB

Lo decíamos esta misma semana. Incluso cuando Maroto mantenía en la esfera estrictamente privada su condición de gay, se mostró públicamente en desacuerdo con la posición de su partido respecto al matrimonio igualitario. Una posición de integridad personal en esta materia que siempre alabamos, más allá de otras consideraciones sobre su figura política, crecida en los últimos tiempos al calor de un inquietante discurso xenófobo. Lo que no nos parecía de recibo es que ya fuera Maroto, ya fuesen los estrategas de su partido, intentaran promover ahora una maniobra de lavado de cara a Mariano Rajoy con motivo de su supuesta invitación a la boda del político vasco. Lo que no podíamos esperar es que Maroto se prestase incluso a mentir sobre el pasado para contribuir a la maniobra.

Mariano Rajoy, y con él su partido, sobre el que ha ejercido desde que es presidente el máximo control, son quienes más daño han hecho a los derechos LGTB en nuestra reciente historia. En 2005 Rajoy asumía como propia la decisión de presentar ante el Tribunal Constitucional el recurso contra la ley que permite el matrimonio entre personas del mismo sexo. Recurso que tardó siete años en resolverse, y que mantuvo mientras tanto en una situación de inseguridad jurídica a miles de familias. Rajoy también encabezó, como líder de la oposición, la negativa de su partido a aprobar una ley de identidad de género, a consensuar una asignatura de Educación para la Ciudadanía que contribuyera a fomentar el respeto a la diversidad familiar, a aprobar una ley de igualdad de trato… Siendo presidente del Gobierno promovió la eliminación de la que ya era una descafeinada Ciudadanía, volvió a bloquear una posible ley de igualdad de trato, impulsó el infame Real Decreto 16/2012 que puso fin a la sanidad universal y que los especialistas en VIH/sida no han dejado de criticar… Por no hablar de todo lo que simplemente no ha hecho o ha dejado de hacer durante estos años en materia LGTB y de lucha contra el VIH.

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , ,

Debes estar registrado para dejar un comentario.

Recordatorio

Las imágenes y fotografías presentadas en este blog son propiedad de sus respectivos autores o titulares de derechos de autor y se reproducen solamente para efectos informativos, ilustrativos y sin fines de lucro. Yo, por supuesto, a petición de los autores, eliminaré el contenido en cuestión inmediatamente o añadiré un enlace. Este sitio es gratuito y no genera ingresos.

El propietario del blog no garantiza la solidez y la fiabilidad de su contenido. Este blog es un lugar de entretenimiento. La información puede contener errores e imprecisiones.

Este blog no tiene ningún control sobre el contenido de los sitios a los que se proporciona un vínculo. Su dueño no puede ser considerado responsable.