Inicio > Homofobia/ Transfobia. > Bielorrusia planea su propia ley anti propaganda gay al estilo Putin

Bielorrusia planea su propia ley anti propaganda gay al estilo Putin

Miércoles, 30 de julio de 2014

noticias_file_foto_831673_1406548903La antigua república soviética de Bielorrusia podría sumarse a la penosa lista de países que oficializan la LGTBfobia y condenan al ostracismo a los activistas, entidades y asociaciones que trabajan por la igualdad sexual y de género. Las organizaciones Equal Rights Trust y el Comité Bielorruso de Helsinki han denunciado el proyecto de ley destinado a proteger a los niños, supuestamente, contra la mal llamada “propaganda homosexual”, y han revelado que su futura redacción se ha incluido en un decreto presidencial de la agenda legislativa del parlamento.

Crece el odio y la homofobia en la última dictadura estalinista de Europa. Bielorrusia estudia instaurar una ley antipropaganda gay al estilo Vladimir Putin, como la que rige desde junio de 2013 en Rusia, y por la que quedan prohibidas cualquier tipo de manifestación pública de la diversidad sexual.

La preocupación por la posible instauración de esta ley del odio traspasa las fronteras del país. La plataforma LGBT inglesa Equal Rights Trust (ERT), y el Comité Bielorruso de Helsinki (BHC, en sus siglas en inglés) se reunieron la semana pasada para tratar este asunto. Aunque aún no se ha publicado ningún borrador del proyecto de ley, pero existe un decreto presidencial que lo incluye en la agenda legislativa del parlamento.

La reunión, que tuvo lugar en Minsk el 22 de julio, reunió a destacados grupos de la sociedad civil del país para “discutir la reforma de la ley de igualdad y tratar de llegar a un acuerdo sobre los principios rectores para una ley de igualdad de modelo que traería Bielorrusia en consonancia con las normas internacionales”, señala ERT en un comunicado. En el citado encuentro se dio cuenta del aumento alarmante del lenguaje de odio en Bielorrusia en los últimos 12 meses. Entre otros datos, se subrayó que más de 200 publicaciones incluyen declaraciones homófobas, que van desde la incitación a la violencia y la discriminación hasta los persistentes intentos de equiparar la homosexualidad con la pedofilia, zoofilia y el crimen.

En la actualidad, el marco jurídico bielorruso “no contiene una protección eficaz para hacer frente a esta forma de discriminación por motivos de orientación sexual”, aseguran desde Equal Rights Trust. En este sentido, los colectivos sociales y LGTB se muestran alarmados por la posible redacción y aprobación de una ley que prohíba cualquier tipo de ‘propaganda homosexual’, con la burda excusa de proteger a los menores, siguiendo la estela homófoba de la Rusia de Vladimir Putin.

“Mientras en Minsk apreciamos señales de que Bielorrusia podría estar distanciándose de Moscú por su anexión de Crimea, al mismo tiempo vemos que el país planea copiar la ley homófoba de Rusia, apoyándose en reclamos populistas como defender a los niños de la propaganda homosexual”, dice Dimitrina Petrova, directora ejecutiva de Equal Rights Trust. “Bielorrusia, a pesar de su estatus de paria, tiene un buen historial en la promoción de la igualdad de mujeres, los discapacitados y otros. Instamos al gobierno a que resista a la ola de homofobia precedente de Rusia, y defienda su trayectoria en temas de igualdad”, añade, razón por la que instan al gobierno a combatir “la ola de homofobia procedente de Rusia y mantener y reforzar su marco jurídico en relación con la igualdad”.

De particular interés para los participantes de la reunión fue el aumento alarmante de todo lenguaje de odio en los medios de comunicación bielorrusos. En los últimos 12 meses, más de 200 publicaciones han utilizado lenguaje o terminología homófobas, incitación a la violencia y discriminación, y hasta la equiparación de la homosexualidad con la pedofilia, zoofilia y el crimen. Algunos medios de comunicación llegaron a pedir “cuarentena” para la comunidad LGBT, y otros aseguraron que los homosexuales “amenazan la integridad territorial de Bielorrusia”.

Antecedentes homófobos

A pesar de este nuevo golpe de timón en contra de los derechos de las personas LGTB, la homofobia está enraizada en sociedad y en la política bielorrusa desde hace mucho tiempo, tal y como dosmanzanas viene dando cuenta. En 2010 recogíamos los datos de una encuesta según la cual el 63 % de los bielorrusos se muestra a favor de recuperar la antigua legislación soviética que criminalizaba la homosexualidad.

No obstante, aunque la homosexualidad fue despenalizada en Bielorrusia en 1994, las autoridades de Minsk, por ejemplo, se han empecinado en reiteradas convocatorias en obstaculizar la organización del Orgullo y buena parte de sus actividades. En 2013, sin ir más lejos, uno de los pocos actos del Orgullo que pudo celebrarse fue interrumpido por miembros policiales, que se presentaron en el ‘Teatro Libre’ durante una función. Alegaban haber sido avisados de que en la sala se organizaba un “evento gay”. Los presentes fueron identificados y uno de los organizadores detenido, aunque fue puesto en libertad poco tiempo después.

Las detenciones injustificadas de activistas LGTB, en todo caso, se han convertido en una constante en los últimos años. Uno de los casos más flagrantes se remonta a 2009, cuando el joven Svyatoslav Sementsov fue detenido por organizar actividades en el nombre de organizaciones “no registradas” y de difundir a “gobiernos y organizaciones extranjeras información falsa con la intención de desacreditar a Bielorrusia”. Los funcionarios de la KGB le ofrecieron poner punto final a su proceso si se convertía en delator. También han sido frecuentes las redadas en los lugares de ambiente homosexual, así como la negativa a legalizar la organización LGTB GayBelarus, cuyos activistas, además, han sido investigados en varias ocasiones.

Asimismo, la intransigencia del presidente Alexander Lukashenko hacia el colectivo LGTB también es notoria y manifiesta. Lukashenko ejerce la presidencia ininterrumpidamente desde 1994, con serias dudas de diversos líderes internacionales y organizaciones opositoras de su propio país sobre la transparencia democrática de su gobierno y de las sucesivas citas electorales. En 2012, Lukashenko espetó públicamente, en referencia al entonces ministro de Exteriores alemán Guido Westerwelle (abiertamente homosexual), que era “mejor ser un dictador que ser gay” al tiempo que manifestó no entender “cómo un hombre puede vivir con otro hombre”.

Fuente Dosmanzanas y Ragap

Foto: Vladimir Putin y Alexander Lukashenko, presidentes de Rusia y Bielorrusia respectivamente (2012).

Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , , , , , ,

  1. Sin comentarios aún.
  1. Sin trackbacks aún.
Debes estar registrado para dejar un comentario.

Recordatorio

Las imágenes y fotografías presentadas en este blog son propiedad de sus respectivos autores o titulares de derechos de autor y se reproducen solamente para efectos informativos, ilustrativos y sin fines de lucro. Yo, por supuesto, a petición de los autores, eliminaré el contenido en cuestión inmediatamente o añadiré un enlace. Este sitio es gratuito y no genera ingresos.

El propietario del blog no garantiza la solidez y la fiabilidad de su contenido. Este blog es un lugar de entretenimiento. La información puede contener errores e imprecisiones.

Este blog no tiene ningún control sobre el contenido de los sitios a los que se proporciona un vínculo. Su dueño no puede ser considerado responsable.