Archivo

Entradas Etiquetadas ‘Luis Antonio de Villena’

‘Erómenos’, 18 poemas sobre la belleza del amor juvenil

Sábado, 7 de mayo de 2016

eromenosLa editorial Amistades Particulares presenta su nuevo proyecto, un conjunto de poemas que, en su mayor parte, celebran de algún modo la belleza y el amor juvenil y la tragedia inevitable de su pérdida.  Se trata de ‘Erómenos’ una colección poética firmada por Luis Antonio de Villena en la que se canta al amor juvenil y a la fugacidad de la belleza como elementos de máximo gozo y disfrute.

Luis Antonio de Villena es uno de los escritores en castellano más importantes de la segunda mitad del siglo XX. A los 19 años publicó su primer libro y desde entonces, tanto en prosa como en verso, ha dado muestras constantes de tener una voz propia dentro de la literatura.

Se trata de  un conjunto de 18 poemas de este autor que, en su mayor parte, celebran de algún modo la belleza y el amor juvenil y la tragedia inevitable de su pérdida. Son poemas que hablan pues de belleza y de caducidad, pero también (y por ello mismo) de gozo y esplendor. Cosas transitorias, como todo en un mundo caedizo, sometido al tiempo.

Desde la editorial afirman que “este libro nace con vocación de minorías, por ello se ha realizado una tirada inicial de solo 65 ejemplares. En caso de agotarse podrían hacerse reimpresiones de pequeñas cantidades adicionales, hasta alcanzar un máximo de 150 ejemplares, momento en que cesarán definitivamente las mismas”. Pero aclaran que no habrá una segunda edición de esta obra ni se comercializará por internet.

Tiene diecinueve años. Moreno, alto, muy grandes
los ojos. Después de la ducha, apenas envuelto
en una toalla azul, se dejó caer en el sillón del estudio.
Estiró los brazos a lo alto, como si se mirara
las velludas axilas, y las piernas hacia el suelo,
haciendo deslizarse, como un paño, la gran toalla.
El cuerpo brillaba largo, con el cabello revuelto
y tanto invisible fuego tan joven… Pensó:
¿cómo describiría él esta postura, que no he buscado?
Era verdad que no había intentado pose ninguna,
pero la respuesta sería: Una melancolía fuertemente
sensual. Seguro. Pues lo cierto era que pese al fulgor
del cuerpo húmedo, de los lánguidos ojos y del pubis
exacto y entrevisto, lo que sentía en ese momento
en su interior era solamente el pasar del tiempo…

De Cármides

***

Biblioteca, General, Poesía , , , ,

El invitado amargo

Sábado, 30 de abril de 2016

el invitado amargo…en un libro escrito al 50% por ti y por mí: una novela de amor intenso y complicado, lleno de generosidad y egoísmo, de incertidumbres y de entregas, que sus autores contemplarían y reconstruirían por separado, sin omitir nada, desde el hoy.

Nada mejor que esta frase de una de las cartas recopiladas en la novela para describir El invitado amargo (Anagrama, 2014), de Vicente Molina Foix y Luis Cremades. La recuperación desde el presente de una historia de amor/desamor que ya no existe más pero desde el punto de vista de los dos implicados, como si de un juicio cara a cara se tratase. Una novela, un libro de memorias, fundamental para entender la trayectoria vital de dos de nuestros mejores escritores.

El invitado amargo empieza con el anuncio de la muerte del padre en una escena de cama de su hijo, y termina, al cabo de más de tres décadas, el mismo día del año y en la misma casa, donde la entrada de unos ladrones hace salir de una caja negra el pasado de dos amantes.

En el transcurso, no siempre lineal, de ese tiempo iniciado por el encuentro de un escritor de treinta y cinco años y un joven estudiante que escribe versos, el libro se despliega como una novela de la memoria, un recuento verídico tratado con los dispositivos de la ficción. Pero también como un ensayo narrativo sobre las ilusiones y los resentimientos del amor, y como un doble autorretrato con paisaje -el de la España cambiante de los años 1980- y con figuras, una rica galería de personas reales, algunas sobradamente conocidas, tratadas como personajes o testigos de una tragicomedia de la felicidad, la infidelidad, las búsquedas personales y el anhelo de lo que pudo ser.

Con la figura de Vicente Aleixandre como Dios omnipresente, El invitado amargo refleja el espíritu de una época y nos acerca a la figura de otros poetas y novelistas de finales del XX (Benet, Alas, Gimferrer, Umbral, Pombo, de Villena, Savater) con un tono que a veces puede caer en el chascarrillo (hiriente, seguro, para algunos) y cuya veracidad (como todas las veracidades) hay que cuestionar, como debería uno cuestionar cualquier recuerdo, siendo el recuerdo eso que uno se construye a sí mismo para sobrevivir.

Luis Cremades y Vicente Molina Foix han escrito de un modo singular pero separadamente este libro sin precedentes. En la libertad mutua de rememorar por separado, en la importancia dada a lo que pusieron por escrito mientras se amaban y se traicionaban, los autores reencuentran el territorio común de la palabra para mirarse desde el presente tratando de recuperar con desnuda autenticidad, sin nostalgia, lo que esos espejos contuvieron en su día y han dejado como poso.

Y lo han hecho, como ellos mismos señalan irónicamente, siguiendo el patrón del «folletín» en el sentido original del término: cada capítulo, firmado en alternancia por ambos, se escribía sin previo acuerdo y le llegaba al otro manteniendo la intriga, como en las novelas del siglo XIX. Con la diferencia de que en ese feuilleton en 64 capítulos los dos protagonistas-lectores sabían el final, pero no las sorpresas y revelaciones que su propia historia les podía deparar.

En este libro, que no dejará indiferente a ningún lector, asistimos a la demostración de la probada maestría de Molina Foix y a la revelación narrativa de un poeta, largo tiempo en silencio.

Muy interesante es la crítica de Luis Antonio de Villena:

A Vicente Molina Foix se le ocurrió la idea. Es novedosa y no siempre posible. Contar una historia de amor y desamor  a cuatro manos. O sea uno de los protagonistas escribe suversión en un capitulo y el otro en el siguiente, alternándose. Vemos los puntos de vista de los dos hombres que vivieron esa historia (1981-1983) hoy suficientemente lejana. Vicente Molina es bien conocido, el otro es el poeta alicantino también, Luis Cremades, que no ha tenido –parece- demasiada suerte en la vida. Yo soy un extraño lector para este libro sin duda interesante, porque fui la persona que presentó a los dos amantes y viví (u oí) casi todo muy de cerca. El libro es un logro en su idea básica (análisis del amor y de los celos) y también un logro –sobre todo en Molina, más experto- en las excursiones memorialísticas que ambos hacen a historias, personajes o situaciones  que, varias veces, tienen menos que ver con el meollo. Como el libro me ha gustado mucho, puedo decir mejor mis dudas. Lo mejor: el análisis y recuento del amor, de las infidelidades de ese shakespiriano “Invitado amargo” (Anagrama) que son los celos y hasta el fuerte desamor y casi rencor del mayor (Molina). Es decir, uno echa en falta aún más análisis y pese a que estén bien escritas y adornen, cree  que hubiera sido mejor adelgazar las excursiones foráneas, por ilustres o trágicas que a veces sean, de Benet a Savater, por ejemplo…

El lector comprende pronto –pero a toro pasado, lo que excusa a los protagonistas- que están en una relación imposible, claramente llamada al fracaso. Molina (maduro) busca un amor, el verdadero amor, aunque a veces sea egoísta, ¿qué enamorado no lo es? Pero Cremades  (joven) busca un maestro, alguien que le guíe y enseñe –suele aparecer como inseguro- pero con la libertad, muy de la época, de probar la fruta del cercado ajeno. Hay momentos de plenitud y muchas suspicacias que terminan rompiendo, lo que nunca se ató bien, porque era imposible. Es grato el retrato de Aleixandre –para quienes lo conocimos bien- como tenaz defensor de las parejas “epénticas”, en voz de origen lorquiano, homosexuales.  Al fin, uno diría que el tiempo ha borrado las heridas que     –en Molina especialmente- fueron amargas. Insisto, ese es el lado mejor de este libro dual: el desnudamiento de la pasión amorosa y su caída hasta la inquina. En tal camino el libro deja casi con hambre. El conjunto resulta óptimo, incluso en el menos avezado Cremades que cuenta sobriamente su enfermedad, sin autocompasión. A mí me pinta mal en una escena inicial falsa, sin duda porque lo desdeñé y se lo pasé a otro. Miente. Él se me rindió con armas y bagajes, pero las armas eran chicas y los bagajes estaban por venir. Lógico que me riña, feo que mienta, ojalá no haya otras mentiras en su parte. Pero es minucia en un libro grande, atractivo y original. Deconstruir un amor real e imposible. Gloria y daño. Belleza de la búsqueda interior, incluso airada y paseo sólo por los adornos circunstantes. En cualquier caso, una obra singular y distinta. Con garra.

Ficha técnica

Título: El invitado amargo | Autores: Vicente Molina Foix y Javier Cremades | Editorial: Anagrama | Colección: Narrativas hispánicas | Género: Novela | ISBN:  978-84-339-9770-8 | Páginas: 416 | Precio: 19,90 euros

Biblioteca, General , , , , , , ,

Radiografía histórica de Chueca

Jueves, 18 de diciembre de 2014

chueca-antigua-219x300J. Nicolás Ferrando y Rocío Córdoba Pérez publican un volumen sobre la evolución del barrio

Además de lo que ya imaginamos, este barrio cuenta con una rica historia que ahora se recorren a través de sus calles, iglesias y edificios más destacados, los personajes ilustres que dieron vida a esta zona en otros tiempos, los mercados y locales comerciales que hacen de Chueca un enclave singular.

“Chueca” es el resultado de un trabajo conjunto de  J. Nicolás Ferrando y Rocío Córdoba Pérez, un proyecto en común -con la colaboración de otras personas relevantes de la cultura- que ha concluido en este libro, editado por Temporae. Un libro que recoge la idiosincrasia de este barrio, perteneciente al de Justicia y Universidad, enclavado en plena Gran Vía y sus calles aledañas. Un barrio en el que conviven los negocios más cosmopolitas con esos otros establecimientos de toda la vida del Madrid más castizo, aunando esencia y modernidad.

Los dos autores han contado para este “homenaje literario” al barrio LGTBI por excelencia de Madrid con ilustres firmas que han aportado de forma desinteresada su visión de la historia de un conjunto de calles conocidas en todo el mundo gracias a la fiesta anual del Orgullo, una de la más reconocidas en todo el planeta y que convoca a mayor número de personas cada año.

Así, nombres como el de Pedro Zerolo, que firma el prólogo del libro; Carla Antonelli, histórica activista y primera mujer transexual en ocupar un escaño en un parlamento español; Federico Armenteros, presidente de la Fundación 26 de Diciembre; Juan Carlos Alonso, secretario general de Aegal; Jesús Encinar, socio fundador de idelista.com, y Perico Echevarría, redactor jefe de Diario Progresista. A ellos se suman los de Fernando Olmeda, periodista y escritor, el novelista Eduardo Mendicutti y el poeta Luis Antonio de Villena, que cierra la publicación con un hermoso poema sobre Chueca.

Fuente Ociogay

Biblioteca, General, Historia LGTB , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Los novios de Federico

Martes, 16 de diciembre de 2014

14088982844585Última imagen que se conserva de Federico y Rafael (en el centro, con la mano de Lorca sobre su frente), tomada el 28 de junio de 1936 en la verbena de San Pedro y San Pablo, en Madrid.
Archivo de la familia Rodríguez Rapún

Lorca no tuvo problemas con su propia homosexualidad, muy vivida, sino con el amor único, el verdadero amor, que se resistía entre cordiales amigos bisexuales

Luis Antonio de Villena

Tuve la suerte de tener mucha y buena amistad con dos personas que fueron amigos íntimos de García Lorca: Vicente Aleixandre y Rafael Martínez Nadal. Puedo decir que tanto yo como otros muy contados amigos, sabemos hasta intimidades de la sexualidad lorquiana, de la sexualidad gay de Federico, porque ellos nunca le llamaron de otro modo.

Ambos (que no se llevaban bien entre sí) coincidían en esto: el gran amor imposible de Federico fue Emilio Aladrén. Un chico guapo, de vagos rasgos orientales, que fue escultor de alguna notoriedad antes de morir en los años 40.

Aladrén era bisexual y tuvo relaciones físicas con Federico, pero el “amor” (ese amor que a Lorca se le resistió tanto) no llegó o no llegaba. Para huir de ese duro desamor, Lorca se fue a Nueva York -lo de aprender inglés era secundario- y allí tuvo muchos amoríos, con negros entre otros. Aleixandre desaprobaba amistosamente esa veta de Federico, pero la hubo: los amores venales, no escasos. El “amor de los marineros” en La Habana o en Buenos Aires (una vez lo acompañó al puerto Manuel Mujica Láinez) o con maletillas y similares en España. Federico fue más bien promiscuo en esa venalidad, pero él -siempre con temor a la familia- buscaba otra cosa…

El gran escritor gallego Eduardo Blanco-Amor me contó que hubo un muchacho gallego en La Barraca, para el que Federico (ayudado por Blanco-Amor) escribió los curiosos ‘Seis poemas galegos’.

Parece que también hubo allí mucha pasión y una idea de futuro que se truncó. Según Martínez Nadal, el drama básico de Federico en lo amoroso, es que le gustaban chicos bisexuales, que accedían a la cama (ocasionalmente, a veces) pero no iban más lejos.

1338923005473Emilio Aladrén y Lorca en 1928.

De ahí el drama erótico que se percibe en tantas obras de Lorca, empezando por la ‘Oda a Walt Whitman‘ que se publicó en una ‘plaquette’ en 1935, antes que el libro al que pertenecía. Rafael Rodríguez Rapún (“las tres Erres“) fue, según todos, el último amor de Federico y para quien empezó a escribir -según Aleixandre era una obra sin terminar- los ‘Sonetos del amor oscuro‘.

Oscuro no por homosexual, sino por doliente, por difícil. A él le leyó esos sonetos y Vicente no echó de menos ninguno, cuando al fin salieron. Pero es que tampoco en esta relación (que rompió la guerra) dejó de haber problemas.

La piedra oscura‘ -aparte de la obra de Conejero- es un drama que Federico pensó escribir para su amigo. Según Aleixandre de nuevo, era costumbre de Federico hablar como de conclusos de libros que estaba apenas iniciando. Rasgo de optimismo. Puede haberse perdido o pudo -más fácil- no haber llegado a existir nunca.

Hubo mucho silencio sobre la privacidad de Lorca. Lo fomentaron sus hermanos primero y luego esos amigos íntimos que hablaron en intimidad, pero jamás en público.

Yo he tenido en la mano una carta de Federico a Martínez Nadal, desde Nueva York, donde hablaba de una orgía con negros, la noche antes. Al final decía: “Cuando la leas, rómpela“. Pero -en 1981- Rafael no la había roto.

¿Y ahora, ya muerto él? Su mujer Jacinta Castillejos y sus hijos, ¿qué habrán hecho? Lo ignoro.

Queda mucho por hacer fuera de la ficción, bienvenida cuando no falsea lo esencial. Federico (coincidían sus amigos) no tuvo problemas con su propia homosexualidad, muy vivida, sino con el amor único, el verdadero amor, diríamos, que se resistía entre cordiales amigos bisexuales.

Eso es lo que me contaron (con muchos detalles) y yo lo repito. Porque no hay de qué ocultarse. ¿Es tarde ya? Se habrá perdido mucho, pero conviene comentarlo.

Fuente El Mundo

Biblioteca, General, Historia LGTB , , , , , , , , , , , , ,

Once relatos que dan la vuelta a los tópicos de la España cañí en ‘Lo que no se dice’

Sábado, 25 de octubre de 2014

lo_que_no_se_diceLuis Antonio de Villena, Eduardo Mendicutti, Luisgé Martín, Lluís Maria Todó, Fernando J. López, Óscar Esquivias, Luis Cremades, Lawrence Schimel, José Luis Serrano, Óscar Hernández y el debutante Álvaro Domínguez dan muestra de su talento en once relatos inéditos cargados de ingenio y originalidad.

En ocasiones, el tamaño sí importa. Mientras la novela ofrece al escritor la oportunidad de disponer de los elementos de la narración siguiendo un esquema determinado por la amplitud del formato, la naturaleza del relato presenta un desafío ante el cual no cabe la opción de hacer –demasiadas– trampas. El autor se la juega a una sola carta poniendo sus recursos expresivos al servicio de una historia que, en unas pocas páginas, debe crear un universo propio que atrape la atención del lector.

Algunos de los autores más reconocidos de las letras españolas se reúnen por primera vez con el propósito de dar una vuelta de tuerca a los tópicos de la España cañí.

Conscientes de este reto, la editorial Dos Bigotes ha decidido plantear a una serie de autores la posibilidad de escribir un cuento que abordara desde una óptica homosexual algunos de los tópicos más identificables de la cultura española. El fútbol, los toros, la Iglesia, la familia tradicional o el ámbito rural fueron algunos de los temas que lanzamos a estos once escritores.

Como editores que no hace mucho que se han estrenado en el oficio, constituye un privilegio haber contado con el apoyo y la complicidad de Luis Antonio de Villena, Eduardo Mendicutti, Luisgé Martín, Lluís Maria Todó, Fernando J. López, Óscar Esquivias, Luis Cremades, Lawrence Schimel, José Luis Serrano y Óscar Hernández. Descubrir nuevas voces es otro de los objetivos de Dos Bigotes, y por ello nos hace muy felices la presencia del joven –aunque sobradamente preparado– Álvaro Domínguez.

No es de extrañar que, en aquellos trabajos en los que la creatividad tiene espacio para desarrollarse con libertad, el resultado vaya más allá de las directrices que han motivado el encargo. Porque, aunque el punto de partida fue dar una vuelta de tuerca a los iconos de la España cañí, Lo que no se dice trasciende esta anécdota argumental para enriquecerse con cada uno de los mundos —tan identificables— creados por los escritores reunidos en esta antología.

La exploración de la mecánica del amor, la construcción de la identidad, el acoso escolar o el disfrute del cuerpo como instrumento de placer son algunos de los asuntos abordados en estos cuentos. Solo nos queda esperar que los lectores disfruten de ellos tanto como lo hemos hecho nosotros.

Lo que no se dice

Sinopsis

Un futbolista que convierte el terreno de juego en el lugar donde librar sus batallas amorosas, las experiencias libertinas de un recluta en el Servicio Militar durante las postrimerías del franquismo, el desasosiego de un adolescente acosado en el instituto por su condición sexual o la relación encubierta entre un director de coro de iglesia y un joven melómano son algunas de las historias reunidas en Lo que no se dice.

Por las páginas de esta antología desfilan toreros, catequistas, bailaores y hasta un escayolista erigido en leyenda lúbrica del Madrid de los ochenta. Un ejercicio de imaginación al amparo de la libertad creativa que aúna calidad literaria, divertimento y compromiso.

Fuente Cáscara Amarga

Biblioteca, General , , , , , , , , , , , , ,

“Si hay muchas editoriales generalistas, ¿por qué no puede haber LGTB?”

Lunes, 23 de junio de 2014

dos-bigotes-entrevista-2Gonzalo Izquierdo y Alberto Rodríguez

Ángel Ramos. 06 Junio 2014

Dos Bigotes es una nueva editorial especializada en literatura LGTB cuyas primeras publicaciones han sido espectacularmente bien acogidas por la crítica y por los medios.

Nos gusta el nombre y el logo, ¿originalidad desde el principio?

No sabemos si originalidad, pero tanto en la elección del nombre como en el diseño del logo, realizado por Álvaro Oñate, sí hay una voluntad de llamar la atención de los lectores con una propuesta con gancho, divertida y con capacidad de sugestión. Le estuvimos dando muchas vueltas al nombre y al final surgió de manera casi lógica: Dos Bigotes lo integramos dos chicos reticentes al afeitado facial, así que nos pareció bastante coherente

Este proyecto, ¿se trata de un emprendimiento arriesgado?

Desde que iniciamos esta aventura nos han dicho en numerosas ocasiones que cómo se nos había pasado por la cabeza montar una editorial con la que está cayendo…. y la verdad es que no sabemos si es un buen o mal momento, o si para este tipo de iniciativas existirá alguna vez un momento oportuno. Somos conscientes de que se trata de un proyecto arriesgado, que exige una inversión considerable que no estás seguro de cuándo vas a recuperar. Pero, y aunque suene un poco tópico, creemos que en esta vida hay que arriesgar por hacer realidad tus sueños. Y en esas estamos.

Con dos editoriales importantes ya asentadas como Egales u Odisea, ¿queda nicho aún por explotar?

Creemos que si hay muchas editoriales generalistas, ¿por qué no puede haber otras tantas especializadas? Egales lleva dos décadas de incesante actividad y ha traído a España muchos de los clásicos de la literatura LGTBI. De Odisea nos quedamos con su estupenda colección Uranistas, en la que recuperaron obras maestras de André Gide o Jean Genet. Hay una ingente producción de obras de esta temática a lo largo y ancho del mundo y no todas llegan a nuestro país, por lo que nos gustaría encargarnos de descubrir muchas de ellas y de dar la oportunidad a nuevos autores. Además, vamos a publicar también a escritores españoles a los que les ha gustado nuestra iniciativa y ya tenemos unos cuantos manuscritos pendientes de leer.

¿Qué tipo de obras y de qué géneros iremos encontrando en Dos Bigotes?

Los títulos que vamos a publicar en 2014 definen bastante bien cuáles son las líneas de nuestra editorial. Por un lado, El armario de acero y Los deseos afines, recopilación de relatos gais y lésbicos de escritores africanos contemporáneos, responden a la necesidad de dar a conocer qué tipo de literatura se está haciendo en aquellos países donde el colectivo LGTBI está siendo objeto de persecución y discriminación. Imre de Edward Prime-Stevenson es una novela de 1906 inédita en español que representaría nuestra voluntad de recuperar clásicos literarios que, por distintas razones, han quedado en el olvido.

En septiembre publicaremos a Brane Mozetic y Suzana Tratnik, dos autores eslovenos excepcionales que encarnan ciertos ámbitos literarios no muy explorados en España. Poco después llegará otro de los platos fuertes de este año, una antología de autores españoles en la que hemos logrado reunir a nombres de la talla de Luisgé Martín, Eduardo Mendicutti, Luis Antonio de Villena, Lluis María Todó, Luis Cremades, Fernando J. López, Óscar Esquivias o Lawrence Schimel, entre otros. A todos ellos les hemos propuesto que escriban un relato en el que aborden, desde una óptica gay, un espacio tradicionalmente machista de la sociedad española. Cerraremos el año con 49 goles espectaculares de Davide Martini, una atípica novela de iniciación que ha tenido una gran acogida de crítica y público en en Italia.

el_armario_de_acero_y_los_deseos_afines¿Qué debe tener una obra para ser publicada en vuestra editorial?

Además de la calidad literaria, buscamos historias que nos emocionen y no nos dejen indiferentes, historias con las que nos podamos sentir identificados y que, en la medida de lo posible, se aparten de los caminos más trillados de la literatura LGTBI. En este sentido, pretendemos publicar aquellos títulos que nos gustaría disfrutar como meros lectores. Y estamos muy orgullosos de poder descubrir realidades como la que nos ofrecen los autores rusos o africanos, ya que consideramos que la literatura es una excelente vía para derribar prejuicios y despertar conciencias.

¿En qué consiste el ‘Club de bigotudos’?

Uno de los principales objetivos de nuestra aventura editorial es crear una comunidad de lectores fieles con los que compartir todo lo que vaya sucediendo alrededor de Dos Bigotes. Para ello, una de las herramientas que estamos utilizando son las redes sociales, donde tratamos de contar el día a día de la editorial desde un punto de vista lo más cercano posible. Queremos que los lectores interactúen con nosotros, recibir sus opiniones a través de cualquier medio disponible. También pretendemos que nuestros libros salgan de las estanterías y se mezclen con el arte, el cine o la música, por lo que vamos a organizar diferentes encuentros tratando de mezclar distintas disciplinas artísticas. Y a todos ellos los lectores están más que invitados.

Nos ha sorprendido El armario de acero por su calidad y originalidad, dejáis el listón muy alto…

Muchas gracias. Pretendemos que la calidad literaria sea uno de nuestros estandartes, al igual que la originalidad de las propuestas. Una de las cosas que podemos asegurar a los lectores es que no vamos a bajar la guardia y nos vamos a mantener fieles a un nivel de exigencia que, esperemos, nos permita seguir publicando los libros que nos gustan durante muchos años.

Fuente Cáscara Amarga

Biblioteca, General , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

“Raro San Sebastián para abrir el año de El Greco”, por Luis Antonio de Villena.

Martes, 29 de abril de 2014

El-Greco-St.-Sebastian-3-

Según recuerdo El Greco (1541-1614) es un pintor que me gustó de siempre y los motivos son  muchos. Ciertamente cuando a uno le gusta un gran pintor, y cree saber algo de pintura, puede y debe decir entre sus favoritas algunas de sus más reconocidas obras maestras: “El Expolio” de la catedral de Toledo, con su escarlata clamante, “El entierro del Conde de Orgaz”, majestuoso, complejo, “Laooconte”, mitológicos desnudos a las puertas de Toledo o “La Resurrección” con el espléndido escorzo de la figura, el soldado, que cae hacia atrás a mayor gloria del manierismo…

Sin embargo (y teniendo lo anterior por verdad) me dispongo a citar entre mis favoritos un “San Sebastián” del Greco –hoy en una colección particular- que no es ni el de El Prado ni el de la catedral de Palencia. Este San Sebastián es ovalado, porque se supone que (como el de El Prado) fue cortado en algún momento por debajo de los paños de pureza. Antes estuvo en Budapest. Este “San Sebastián” ovalado de hacia 1600, es sin duda el más bonito. Con el clásico fondo de los cielos tormentosos del cretense, la imagen es la de un joven bello, de melena larga hacia atrás, que muestra las flechas y el pecho desnudo, con belleza y sin dolor. Quizá este cuadro me gusta porque un Greco aún muy renaciente hizo como Bronzino y otros y no pintó al santo que protegía de la peste (y cuya edad nos es desconocida) sino que se dio a pintar, con el pretexto del santo, un muchacho hermoso. Es decir se trata –en el lienzo- de una exaltación neoplatonizante de la belleza del cuerpo juvenil. Sin más. Y el logro (dentro del estilo de El Greco) es absoluto. Ahora bien, la contemplación podría llevar a considerar, sin buscar respuestas de ninguna especie, que El Greco es uno de nuestros pintores auriseculares –con todas sus particularidades es nuestro-  al que más plugo pintar jóvenes desnudos, y no me voy al San Sebastián palentino ni al hermoso lienzo “San Martín y el mendigo”, sino  al “Martirio de San Mauricio” –hacia 1582- un lienzo lleno de hombres, alguno desnudo no en primer plano. Insisto, en que apunto a título de observación sólo.

En el bello “San Sebastián “ ovalado, entra el mundo humanista de Italia. Sin duda El Greco antes que por la expresividad, se decanta por la pura belleza que lo tiene todo, y se adelanta a la moderna lectura del martirio de San Sebastián como icono gay u homoerótico, según la expresión “San Sebastián, Adonis y mártir”. Es decir, belleza mitológica del joven que no es un mártir sólo cristiano, sino del imaginario homosexual con todas sus prohibiciones, tantas que (más allá de la peste, y de las llagas simbolizadas en las flechas) lo que se mira hoy en los lienzos de esta línea es la necesidad de tapar con el martirio cristiano el placer de pintar un cuerpo masculino joven y seductor, volviendo al mártir cristiano, mártir icónico del “amor que no se atreve a decir su nombre”. Eso no lo sabía El Greco. Pero sí supo de la belleza que Platón protegía. Hermoso y mutilado cuadro, como sea.

Biblioteca, General , , , , ,

Recordatorio

Las imágenes y fotografías presentadas en este blog son propiedad de sus respectivos autores o titulares de derechos de autor y se reproducen solamente para efectos informativos, ilustrativos y sin fines de lucro. Yo, por supuesto, a petición de los autores, eliminaré el contenido en cuestión inmediatamente o añadiré un enlace. Este sitio es gratuito y no genera ingresos.

El propietario del blog no garantiza la solidez y la fiabilidad de su contenido. Este blog es un lugar de entretenimiento. La información puede contener errores e imprecisiones.

Este blog no tiene ningún control sobre el contenido de los sitios a los que se proporciona un vínculo. Su dueño no puede ser considerado responsable.