Archivo

Entradas Etiquetadas ‘Erasmo de Rotterdam’

Silencio amistoso

Jueves, 26 de diciembre de 2019

Del blog Nova Bella:

590354ee1c00002600e823bf

La verdadera amistad llega

cuando el silencio entre dos

parece ameno.

*

Erasmo de Rotterdam

***

"Migajas" de espiritualidad, Espiritualidad , ,

“Los olvidados de la reforma protestante”, por Alfonso Pérez Ranchal

Lunes, 4 de noviembre de 2019

1509436414_540249_1509436618_noticia_normal“Cuando yo era joven, se exaltaban las luchas de Lutero. De pasada se nombraba a Calvino y a otros reformadores”

“Para que todo encaje en el relato, se hace invisibles a otros hombres y mujeres de la reforma”

“Erasmo de Rotterdam tuvo un agrio enfrentamiento con Lutero”

Como todos los 31 de octubre, las redes sociales se llenarán de felicitaciones por el día de la Reforma Protestante. Tampoco faltarán durante todo este mes artículos en diferentes revistas digitales en donde el rostro que predomine será el de Lutero.

Todavía recuerdo cómo en mi ciudad natal cada vez que se acercaba esta fecha se anunciaba una conferencia en donde se invitaba a asistir a los creyentes y, de paso, a otras personas que estuvieran interesadas en el tema.

Siendo un adolescente, y más tarde un joven, tal y como se presentaba al reformador año tras año, hizo que en mí se despertara una gran admiración por él. Se hablaba sobre todo de su etapa como agustino, de sus luchas, de su descubrimiento de la salvación por gracia. Recuerdo que se le mostraba como a un hombre al que únicamente le movía la pasión que sentía por Dios y su Palabra. También se hablaba de su matrimonio con Catharina von Bora para resaltar, con todo lo que estaba cayendo a su alrededor, el magnífico ejemplo de esposo y padre que era. De pasada se nombraba a Calvino y a otros reformadores como Zwinglio.

Al presente debo decir que si de esto trata la celebración anual de la Reforma, por mi parte poco tengo que celebrar. Por supuesto que se dieron grandes logros gracias a estos reformadores, pero en la misma medida en la que a otros se los ha olvidado es mi falta de entusiasmo por este tipo de efemérides.

La realidad de lo que allí ocurrió es mucho más compleja y no es honesto presentar únicamente “las grandes hazañas” obviando o aparcando “los grandes errores”. Pero todavía es más preocupante, si cabe, que para que todo encaje en la exaltación de estos reformadores se tenga que hacer invisibles a otros hombres y mujeres, que en no pocos aspectos los superaron. Pienso que no se habla de ellos ya que dejarían en muy mal lugar a las columnas del protestantismo con los que en algunos casos estos “otros” tuvieron serios enfrentamientos con ellos y además llevaban la razón. Castellio denunció públicamente la condena a muerte por herejía

000349950Tal fue el caso de Erasmo de Rotterdam, un intelectual y cristiano de una talla excepcional que preparó el terreno para lo que después sucedería. Sus escritos se “colaron” por muchos rincones de aquella Europa antes de que Lutero apareciera en escena. Era un hombre tranquilo, un auténtico humanista enamorado de la cultura y con unas ideas muy claras sobre la necesidad de una reforma dentro de la Iglesia Católica. Supo sortear la condena de sus escritos y llegar con ellos a muchas personas que clamaban y anhelaban esta reforma eclesial. Cuando Lutero irrumpió y las primeras grandes tensiones se dieron, Erasmo supo ver con gran preocupación la radicalización de ciertas posturas y las consecuencias que podrían traer. Supo leer las situaciones que se estaban dando y señalar los grandes males que vendrían casi de inmediato: intransigencia, odio y divisiones incurables dentro de la cristiandad.

Lutero intentó “ganárselo” para su causa, pero él no cedió. Lo mismo procuraron hacer por el lado católico e incluso lo intentó el mismo Emperador. Pero él, espíritu libre, no quiso apuntarse a ningún bando. Tenía muy claro la necesidad de una reforma, pero también de que la misma fuera dándose paso a paso lejos de posiciones extremas y que el respeto por el ser humano fuera esencial. Su proyecto se fue al traste y tuvo un agrio enfrentamiento con Lutero.

Erasmo rehuía cualquier discusión, pero fue finalmente la negación de toda libertad humana frente a Dios y su salvación, defendida por Lutero, lo que le hizo comenzar un intercambio epistolar. Lutero, alguien explosivo al defender sus opiniones, descargó sobre Erasmo toda clase de improperios y descalificaciones. El humanista, desde entonces y hasta el fin de sus días, llevó sobre sí una gran tristeza al comprobar cómo lo que él había predicho se cumplía a rajatabla. Una cristiandad rota, odios enconados, muerte y desprecio entre naciones que se decían cristianas. La historia se ha encargado de colocar a cada cual en su lugar, pero claro, debe ser una historia que se relate al completo para que así pueda ser conocida.

220px-SebastianCastellioOtro tanto pasó con el enorme Sebastián Castellio que se dice que dejó prematuramente esta vida al fallecer de muerte natural pero, personalmente, no tengo ninguna duda que mucho contribuyó a este final el gran sufrimiento que tuvo que soportar por parte de Calvino. Tenía 48 años y su físico estaba muy debilitado. Fueron muchos años de calumnias, de jornadas laborales interminables para así poder mantener a su familia en medio de todo tipo de presiones.

No podía entender cómo en la Ginebra que Calvino regía con mano de hierro, se podía condenar a morir como hereje a alguien tal y como pasó con Miguel Servet. Denunció públicamente este enorme despropósito y señaló a Calvino como el mayor de los responsables a pesar de que éste intentó disimular su responsabilidad. El reformador ginebrino no soportaba la crítica y además pensaba estar investido de una especie de infalibilidad, por lo que siempre creía tener la interpretación correcta del texto bíblico.

Desde entonces, Calvino intentó por todos los medios silenciar a Castellio, quien abogaba por la libertad de conciencia para así poder defender diferentes posiciones en medio del respeto mutuo. Gritó ante la monstruosidad de esa especie de “Santa Inquisición” ginebrina, lo que le acarreó toda clase de sufrimientos. Como ya he apuntado, falleció de muerte natural, pero podría haber acabado de igual forma que Servet. De nuevo el silencio escandaloso se cierne sobre Castellio al que ni siquiera conocen muchos de los que dicen celebrar la Reforma. Y es que, otra vez, si hablamos de Castellio resulta que el lado más oscuro de Calvino aparece…

En este sentido tiempo me faltaría hablar de lo que se ha llamado la Reforma Radical, cuyo exponente más conocido son los anabaptistas después conocidos como menonitas. Fueron masacrados tanto por protestantes como por católicos por defender algunas doctrinas que hoy en día muchos practican. En medio de otros tantos errores, acertaron en señalar que aquella reforma únicamente llegaba a algunos aspectos mientras que otros tantos esenciales quedaban sin tocar. Abogaban por una vuelta radical al evangelio y a una condena de todo tipo de violencia. Pero ya la Reforma había entrado de lleno en el campo de lo político, las guerras y la represión eran un hecho y esto último se llevaba a cabo tanto en el terreno protestante como en el católico. Ellos fueron atrapados en medio de las furias enfrentadas.

big_9f753d099a73db36d6e570d1ede1a95ePor último, me gustaría acordarme de las mujeres, una vez más ellas son las grandes ausentes. Tuvieron, en ocasiones, un protagonismo muy relevante, pero pronto se las relegó al papel de madres y esposas ejemplares. Nombres tales como la propia esposa de Lutero, Catharina von Bora, u otras como Argula von Grumbach, Ursula de Munstenberg (1491-1534), Isabel de Brandeburgo (1485-1545) o Isabel de Brunswick (1510-1558).

Si hemos de celebrar la Reforma, hagámoslo pero, como decía al principio de este artículo, siendo honestos con lo que allí ocurrió. Sin duda hubo aciertos de gran calado, pero también se dieron graves errores. Si vamos a traer a colación a los principales protagonistas de aquellos tiempos convulsos no deberíamos dejarnos atrás a los que no encajan con nuestra visión para de esta forma realizar una exaltación desmedida y alejada de la realidad.

Es cierto que se trata de una fecha para recordar, pero si hablamos de Lutero también deberíamos hacerlo de Erasmo de Rotterdam; si escribimos sobre Calvino no deberíamos olvidar a Castellio; y otro tanto de aquellos que llamaron a una reforma radical y, por supuesto, también estaban las mujeres…

Ahora sí que me apunto a rememorar aquel siglo XVI, con sus luces y con sus zonas oscuras. Un siglo de una enorme importancia que marcó la historia para siempre y que tratando a todos sus protagonistas por igual, pone de manifiesto una enorme riqueza que de lo contrario permanecería oculta. El protestantismo fue muy variado en sus mismos inicios y defendió toda una serie de valores, algunos de los cuales fueron sepultados por las figuras más destacadas, pero que no deberíamos olvidar por lo impresionante de su relevancia. De esta forma no solo se muestra la historia al completo, sino que se coloca en primera línea a hombres y mujeres de una enorme talla y que, sin duda, también eran “protestantes”.

Fuente Religión Digital

Cristianismo (Iglesias), Cuáqueros, Iglesia Anglicana, Iglesia Bautista, Iglesia Católica, Iglesia de la Comunidad Metropolitana, Iglesia Luterana, Iglesia Menonita, Iglesia Metodista, Iglesia Presbiteriana, Iglesias Evangélicas, Iglesias Pentecostales, Iglesias Reformadas (Calvinistas) , , , , , , , , , , , , ,

“Jesús excomulgado”, por Vicente Martínez

Martes, 21 de junio de 2016
medio-rostro-de-jesusEscrito por  Vicente Martínez

Y yo digo que ya está bien de palabras. Si no obedeces al punto, lanzaré contra ti el rayo de la excomunión con el que alguna vez aterroricé a los más altos reyes e inclyo reinos  
(Erasmo de Rotterdam)

19 de junio, domingoXII del TO

Lc 9, 18-24

El Hijo del hombre tiene que padecer mucho, tiene que ser rechazado por los senadores, sumos sacerdotes y letrados, sufrir la muerte y, al tercer día, resucitar 

En su obra Volver a Galilea I  Carlos Haya, nos recuerda una escena descrita por Dostoievski, en la que el gran Inquisidor expulsa de la catedral de Sevilla a Jesús,que ha vuelto y atiende las peticiones de los enfermos y desamparados. Jesús había dejado el poder a la jerarquía y a los inquisidores, por lo tanto los Inquisidores le dicen que no tiene derecho a volver a entrometerse, maleducando al pueblo en contra de la estricta disciplina de la Iglesia.

Un episodio novelado, que trae a la memoria otros relatos evangélicos similares del NT. Sus familiares van a busclarle para llevarle a casa porque pensaban que había perdido el juicio (Mc 3, 21). Sus convecinos de Nazaret le expulsan de la sinagoga e intentan arrojarle por un precipicio (Lc 4, 29). Y el evangelista Juan hace un pronóstico de todos estos hechos cuando dice que vino a los suyos, y los suyos no le recibieron (Jn 1, 11). Sus discípulos Pablo y Bernabé no corrieron mejor suerte y tuvieron que escaparse de Icono a las ciudades de Licaonia, Listra y Derbe porque paganos y judíos se movilizaron, con el apoyo de sus jefes, para maltratarlos y apedrearlos (Hch, capítulo 14).

El Diccionario de la RAE -Real Academia Española- define la Excomunión como la expulsión de alguien de la comunidad religiosa y de la posibilidad de recibir los sacramentos por parte de la autoridad eclesiástica. De modo que Jesús es tratado por todas las instancias como un excomulgado. Se le retira del  pensamiento familiar por salirse del mismo. Se le aparta de la Comunidad Sinagogal por incumplimiento de la Ley y, finalmente, se le considera un marginado de todas las criaturas: el mono, el roble, la amatista. ¡Un universal e impenitente hereje!

Pero quizás lo más importante y trascendente es que el término Excomunión sigue manteniéndose en el Diccionario de RAV –Real Academia Vaticana- sigue ¿y seguirá hasta cuando? ¿Puede caber felonía mayor en el Cristianismo que un Jesús expulsado por las fuerzas oficiales de la Iglesia? Cabe aquí lo que decía en una película cuyo título no recuerdo, uno de los personajes dueño de un negocio a la protagonista: “No te falta inteligencia, tienes un rostro perfecto, buena figura, buen gusto, distinción, todas las cualidades para ser una mujer maravillosa, pero te falta lo esencial: un corazón para sentir. Si no lo tuvieres es como si fueras hecha de bronce”.

Jesús andaba sobrado de todas ellas. ¡De corazón para sentir…, ni digamos! Testigos fehacientes son de ello la muerte de su amigo Lázaro (Jn 11, 35); cuando al acercarse y divisar  la ciudad de Jerusalén (Lc 19, 41), lloró por ella, y cuando con voz temblorosa dijo a sus discípulos: “Amaos como yo os he amado”(Jn 13, 34).

Erasmo de Rotterdam, un buen cristiano también apartado de la Iglesia, pone en boca de un protagonista de sus escritos esta frase: Y yo digo que ya está bien de palabras. Si no obedeces al punto, lanzaré contra ti el rayo de la excomunión con el que alguna vez aterroricé a los más altos reyes e incluso reinos.

La barca de Pedro, construida en Astilleros Vaticanos, está en peligro inminente de naufragio. Las carlingas y cuadernas -sus costillas de madera, que la arropan de babor a estribo, de popa a proa- están a punto de quebrarse y echar la nave a pique. ¿Qué podríamos hacer para evitar el acrobático vaivén  en que la bambolea el viento? ¿A qué astillero y cuándo la podríamos llevar y repararla?

VENDAVAL EN MANHATTAN

Cientos de limpiaparabrisas
del cielo
en acrobático vaivén
sacuden la Manzana.

-”¡Vendaval en Manhattan!”

Los rascacielos
son juncos que el viento bambolea
a babor y estribor.

Toda Nueva York
sufre mareo.

(No me gusta New York).

-”¡¡Doctoooor!!”

Vicente Martínez

Fuente Fe Adulta

Biblia, Espiritualidad , , , , ,

Cierto… cierto…

Lunes, 22 de septiembre de 2014

Muy bueno… fina ironía la del Hermano Cortés.

15044094842_4aa2d659c5_z*

Tampoco… tampoco… que se pondrían histéricos

13431219055_84aac90be5_z*

 Son más de leer cosas como esto… Y es que se empieza así… y llega lo que llega

12652772685_63ba8a9911_z*

 Por eso, se pasaron la Verdad por

12653019243_cdf3d0d469_z

*

Pero no se pueden poner puertas al campo

14525635122_0a8b1b9998_z

*

 Y es que ya lo decía Erasmo

14765202272_4c857fbd0c_z***

General , , , , ,

“Trascendencia en clave menor: El humor (II)”, por Gema Juan OCD

Martes, 12 de agosto de 2014

14464939468_ac796bfc5f_mLeído en su blog Juntos Andemos:

Teresa de Jesús era una mujer de gran receptividad. Su vida, sus escritos y sus amistades lo muestran claramente. Tenía gran sensibilidad para comprender y hacerse cargo de los demás, también para percibir su entorno, las posibilidades y las carencias.

Esa es una de las razones por las que el humor era uno de sus grandes aliados. Porque, como decía Carlyle, «la esencia del humor es la sensibilidad; la cálida y tierna simpatía por todos los tipos de existencia». Teresa invita a vivir con sensibilidad y simpatía. Y, de hecho, ella siempre ha procurado «dar contento adondequiera que estuviese» y «sentir con pena las penas» de los demás.

Esa empatía le permite bromear con su hermana y amiga María de San José, diciéndole: «¡Oh, qué vana estará ella ahora con ser medio provinciala!», en una ocasión en que María debe asumir ciertas responsabilidades, o con su hermano Lorenzo: «Riéndome estoy cómo él me envía confites, regalos y dineros, y yo cilicios». Sintoniza con lo que viven ambos y, al mismo tiempo, les deja caer un pequeño mensaje.

Por otra parte, el humor es liberador, permite invertir el orden de las cosas y dar la vuelta a situaciones adversas. Teresa lo utiliza para transformar cosas muy serias y convierte lo que puede ser una amenaza, en un aliado. Así lo hace ante la Inquisición, con la que sabía que podía tener serias dificultades por su condición de mujer espiritual, sus experiencias y sus actividades.

Contaba que le decían, con mucho miedo, que eran tiempos difíciles, «recios», y que podían acusarla a la Inquisición. Ella dirá: «A mí me cayó esto en gracia y me hizo reír, porque en este caso jamás yo temí, que sabía bien de mí que en cosa de la fe contra la menor ceremonia de la Iglesia que alguien viese yo iba, por ella o por cualquier verdad de la Sagrada Escritura me pondría yo a morir mil muertes. Y dije que de eso no temiesen».

Erasmo de Rotterdam explicaba en su Elogio de la locura que, en ocasiones, una necedad que no se puede desmontar con muchos y buenos argumentos, viene a deshacerse, se «desbarata en un instante», sencillamente, con la risa. Teresa lo sabía y a la hora de enseñar y corregir se apoyó en ella. Una risa cargada de lucidez y bondad, «risa redentora» la llamó Peter Berger.

A su querida María Bautista le dirá: «Yo le digo que me hace reír, como dice que otro día dirá lo que le parece de algunas cosas. ¡A usadas que tiene consejos que dar!». Y valora mucho que las hermanas del convento de la Encarnación escriben versos graciosos para sobrellevar las muchas dificultades que tenían. Se los envía a Gracián, y le escribe: «Para que vuestra paternidad se ría un poco, le envío esas coplas que enviaron de La Encarnación, que más es para llorar cómo está aquella casa; pasan las pobres entreteniéndose».

Se ríe de la simpleza de Ambrosio Mariano, para prevenirle: «En gracia me ha caído el decir vuestra reverencia que en viéndola la conocerá. ¡No somos tan fáciles de conocer las mujeres!». Y con tanto humor como amor reprende a su querido Gracián, en un momento en que él está muy desanimado: «No ande profetizando tanto con sus pensamientos».

Para reír es cuando escribe a María de San José: «Al padre fray Antonio de Jesús y al padre Mariano dé mis encomiendas, y que ya quiero procurar la perfección que ellos tienen de no escribirme». O cuando le habla de su salud: «Para mí ha sido mucho consuelo saber que tienen salud. Yo estoy como suelo, el brazo harto ruin y la cabeza también; no sé qué se rezan».

Esa risa o humor benigno se vuelve ironía en muchas ocasiones. Con ella, señala a los amigos cosas que han de revisar, es como un dedo que apunta pero sin herir. Le sirve, también, para crear complicidad, porque alude a situaciones y dificultades compartidas, como veremos más adelante.

Dirá al P. Mariano que nada de llamarla «reverenda y señora… parece que vuestra reverencia o yo nos hemos tornado calzados». Y le llama «doctor fray Mariano… vuestra merced reverencia», para que reaccione. Más fuerte –porque mayor amistad tiene– escribe a Gracián, cuando andaba tan cabizbajo: «Si con tan buena vida tiene ese cerro (acritud y pesimismo), ¿qué hubiera hecho con la que ha tenido fray Juan?» [que salía entonces de la cárcel].

La usa igualmente con sus hermanas. Por ejemplo, cuando toca el tema de no atarse en exceso al cuidado del cuerpo, dirá: «Algunas monjas no parece que venimos a otra cosa al monasterio sino a procurar no morirnos; cada una lo procura como puede».

Y, con todo, en el humor, como en tantas cosas buenas, es necesario tener mesura y discernimiento. «Aun en lo bueno hemos menester tasa y medida», escribía Teresa. Y por eso, mientras celebraba el buen humor de sus hermanas sevillanas, les avisaba que tuvieran cuidado al escribir a cierto clérigo: «Harto me huelgo que sea de ese humor. Con todo anden recatadas, que es tan perfecto que quizá lo que pensamos le hace devoción le escandalizará».

Con ingenio, pondrá motes divertidos a sus allegados. «Maestra de las ceremonias» llama a la criada de su hermano Lorenzo, o «Padre eterno» al muy querido jesuita Pablo Hernández. Humor e ironía se mezclan ahí, como en tantas ocasiones, creando el clima de amistad y confianza que tan querido era para Teresa.

Espiritualidad , , , , , , , , , , , , ,

Recordatorio

Las imágenes y fotografías presentadas en este blog son propiedad de sus respectivos autores o titulares de derechos de autor y se reproducen solamente para efectos informativos, ilustrativos y sin fines de lucro. Yo, por supuesto, a petición de los autores, eliminaré el contenido en cuestión inmediatamente o añadiré un enlace. Este sitio es gratuito y no genera ingresos.

El propietario del blog no garantiza la solidez y la fiabilidad de su contenido. Este blog es un lugar de entretenimiento. La información puede contener errores e imprecisiones.

Este blog no tiene ningún control sobre el contenido de los sitios a los que se proporciona un vínculo. Su dueño no puede ser considerado responsable.