Archivo

Entradas Etiquetadas ‘Aaron McKinney’

Las cenizas de Matthew Shepard, acogidas en la cripta de la Catedral Nacional de Washington 20 años después de su brutal asesinato

Lunes, 29 de octubre de 2018

shepard-screen¡Qué diferencia con la actitud de la Iglesia Católica…

Como ya anunciábamos hace unos días, las cenizas de Matthew Sephard ya reposan en la cripta de la Catedral Nacional de Washington, junto a numerosas personalidades civiles y religiosas de ese país, entre ellas el 28º presidente de Estados Unidos, Woodrow Wilson. El acto de acogida de sus cenizas se acompañó este viernes de una ceremonia de homenaje al joven de Wyoming cuyo asesinato en 1998 marcó un antes y un después en la percepción social de los crímenes de odio contra los homosexuales en Estados Unidos.

La ceremonia fue presidida por Mariann Edgar Budde, obispa episcopaliana de Washington, y por Gene Robinson, el que fuera primer obispo abiertamente gay de la Iglesia episcopaliana, hoy retirado. Tanto durante sus años como obispo de New Hampshire como tras su retirada ha sido un defensor prominente de los derechos de las personas LGTB. Entre otras acciones, ha participado en el proyecto It Gets Better para prevenir el suicidio de los adolescentes no heterosexuales. También ha tenido numerosas intervenciones públicas para defender los derechos de las personas LGTB cristianas, como por ejemplo en el documental For the Bible tells me so, ganador de varios premios en el año 2007.

Matthew Shepard's family leaves with his remains after a public ceremony was held at the National Cathedral in Washington, D.C., on Friday.

La familia de Matthew Shepard entra en la Catedral tras el Rev. V. Gene Robinson que porta sus cenizas  y la obispa Mariann Edgar Budde.

*

Dennis and Judy Shepard and their son Logan Shepard, left, stand as the ashes of Matthew Shepard are brought forward by Rev. V. Gene Robinson during the procession during the "Thanksgiving and Remembrance of Matthew Shepard" service at Washington National Cathedral in Washington, Friday, Oct. 26, 2018. The ashes of Matthew Shepard, whose brutal murder in the 1990s became a rallying cry for the gay rights movement, will be laid to rest in Washington National Cathedral. (AP Photo/Carolyn Kaster)

*

Dennis y Judy Shepard con su hijo Shepard, izda, y el Rev. V. Gene Robinson que porta las cenizas de Matthew Sephard

*

Creo que es un lugar perfecto y apropiado“, explicaba el padre de Matthew, Dennis Shepard, al New York Times, “Como familia, estamos felices y aliviados al saber que Matthew tendrá un último hogar, un lugar que a él mismo le habría encantado.

Y es que Matthew vivió su sexualidad abiertamente, pero también era religioso e incluso fue monaguillo en una parroquia episcopal.

Y precisamente desde la Diócesis Episcopal de Washington se han mostrado felices de acoger los restos de Matthew. “Su muerte fue una herida en nuestra nación“, ha explicado la obispa de la diócesis, Mariann Edgar Budde. “Hacemos nuestra parte para sacar algo de luz de esa oscuridad y sanar a aquellos que han sido tan profundamente heridos, y a veces han sido heridos en nombre de la iglesia“.

Es un lugar en el que hay una oportunidad real de que otras personas se sienten y reflexionen sobre Matthew, sobre si mismos y sobre sus amigos“, ha explicado el Sr. Shepard, que se muestra feliz de tener por fin un lugar para que tanto la familia como los amigos como cualquier persona pueda visitar a Matthew. Precisamente el mejor amigo de Mattew, Jason Marsden, estuvo presente en la ceremonia de entierro de las cenizas en la catedral. Marsden, que actualmente es el director ejecutivo de la Matthew Shepard Foundation, ha explicado que se trata de “un lugar notable para descansar” y considera que “invita a la conversación sobre la importancia de esta persona y lo que esta persona representa para la historia americana“.

Marsden, además, ha añadido que aunque a Matthew le encantaba su iglesia en Wyoming, seguro que le parecería fantástico ser enterrado en una enorme catedral en la capital del país: “Teniendo en cuenta el sentido de la oportunidad y drama que tenía Matt, le habría parecido tremendamente satisfactorio y muy guay“.

Tras la ceremonia pública, cuya grabación insertamos a continuación, tuvo lugar un servicio privado en la cripta de la Catedral, ya limitado a la familia de Shepard.

Conocida como la «casa nacional de oración», la Catedral Nacional de Washington, un imponente templo neogótico vinculado a la iglesia episcopaliana, es un símbolo religioso de primer orden. En ella se han celebrado por ejemplo los funerales de estado de varios presidentes norteramericanos, como Dwight Eisenhower, Ronald Reagan o Gerald Ford. Ya en 2013 le dedicamos una entrada, cuando sus campanas tañeron durante casi una hora para celebrar la histórica sentencia del Tribunal Supremo que declaró inconstitucional la sección 3 de la DOMA (Defense of Marriage Act), la norma que prohibía a la administración federal estadounidense reconocer los matrimonios entre personas del mismo sexo, principal precedente que llevó dos años después al alto tribunal a permitir el matrimonio gualitario en todo el país.

catedral-nacional-washington

Hay que tener en cuenta que la Iglesia episcopaliana, rama estadounidense de la comunión anglicana, es una de las más inclusivas de entre las grandes confesiones religiosas. En 2003 hacía historia ordenando obispo precisamente a Gene Robinson. Y en 2009 rompía con la moratoria autoimpuesta varios años antes y decidía volver a ordenar obispos y obispas abiertamente homosexuales, así como bendecir a las parejas del mismo sexo. En 2012 aprobaba la ordenación de personas transexuales, y en 2015 el matrimonio religioso entre personas del mismo sexo., aunque fue “castigada” por ello por sus compañeros anglicanos, aunque respondió evangélica y adecuadamente

El asesinato de Matthew Sephard

El 12 de octubre de 1998 Matthew Shepard fue salvajemente asesinado por dos hombres con los que previamente había entablado relación en un bar, Aaron McKinney y Russell Henderson. Tras ganarse su confianza, aceptó marcharse con ellos, que luego lo golpearían brutalmente en un descampado. Después de ensañarse con él, lo dejaron atado a una cerca durante toda la noche. Lo encontraron al día siguiente, aún agonizante, con la cara completamente ensangrentada. Poco pudieron hacer por su vida. La investigación posterior mostró el profundo odio homófobo que alimentaba a sus asesinos, pero también se hizo patente el prejuicio de muchos. Esta homofobia social enseñó su rostro más siniestro en el funeral, cuando un grupo de la iglesia baptista de Westboro se presentó con carteles con la leyenda «Matt Shepard se pudre en el infierno» (las imágenes hablan por sí solas).

aaron_mckinney_russell_henderson

Aaron McKinney y Russell Henderson, asesinos de Matthew Shepard

Tampoco han faltado las lecturas negacionistas de su asesinato, a pesar de que el proceso judicial consideró probado el móvil homófobo, que además han alimentado el discurso LGTBfóbico. En un congreso conservador en Estados Unidos, coincidiendo con el 15º aniversario de la muerte de Shepard, la locutora Sandy Rios calificó por ejemplo el asesinato de «fraude total». Afirmó que no se trató de un crimen de odio sino de un «asunto de drogas que fue mal» aseguró que había sido utilizado por los «activistas gais» como parte de un «plan liberal» para la aceptación de la homosexualidad.

El asesinato de Matthew Shepard ha sido motivo de numerosos documentales y ha inspirado muchas creaciones artísticas. Entre ellas destaca El proyecto Laramie, obra creada el año 2000 por Moisés Kaufman y estrenada en España en 2011, que profundiza en el contexto social del momento a partir del retrato de diferentes personajes. La muerte de Shepard ha generado además todo un movimiento en torno a su memoria destinado a combatir los crímenes de odio, en el que destaca la fundación Matthew Shepard. Entre los logros más llamativos de este activismo se encuentra la ley contra los crímenes de odio aprobada por el Congreso de Estados Unidos en 2009, cuyo título es precisamente «ley Matthew Shepard y James Byrd de prevención de los crímenes de odio», en memoria de Shepard y del afroamericano James Byrd, asesinado por supremacistas blancos en Texas en 1998.

Fuente Dosmanzanas/Cristianos gays

General, Historia LGTBI, Iglesia Anglicana, Iglesia Inclusiva , , , , , , , , , , , , , , , , ,

El asesinato de Matthew Shepard, una trágica historia de homofobia plasmada en documental

Jueves, 13 de noviembre de 2014

matt_shepard_documentalEl que ha sido considerado uno de los más violentos crímenes por homofobia de la historia de los EEUU, tiene su reflejo ahora en un documental dirigido por una de las amigas de Matthew.

Matthew Shepard tenía 21 años cuando lo asesinaron en 1998. Fue el crimen anti-gay más famoso de la historia de Estados Unidos y ha inspirado películas, obras de teatro y una ley “anti-odio” del presidente Obama, que lleva su nombre. A más de 16 años de su muerte sus padres, Judy y Dennis, trabajan en una campaña para promover la película documental Matt Shepard is a friend of mine, realizado por Michele Josué, su compañero de secundaria, que actualmente circula con éxito en festivales alrededor del mundo.

Matt Shepard is a Friend of Mine nace como un documental que pretende contar una historia que ya es universal, subrayando la responsabilidad de la sociedad en la tarea de asegurar la integridad de las personas homosexuales jóvenes en todo el mundo, de garantizar que estas no caen en el riesgo de ser víctimas de los mismos abusos que sufrió Matthew Shepard, el estudiante americano de la Universidad de Wisconsin que fue secuestrado y torturado en uno de los más conocidos y atroces crímenes de la historia de los Estados Unidos.

Los hechos tuvieron lugar hace 16 años, la noche del 6 de octubre de 1998. Matthew se encontraba en un bar nocturno, cuando sus asesinos Aaron McKinney y Russell Henderson, tras ganarse la confianza del joven y habiéndoles dado a conocer que era homosexual, le condujeron a un descampado y allí lo apalearon brutalmente. Después de ensañarse con él, lo dejaron atado a una cerca durante toda la noche. Lo encontraron al día siguiente, aún agonizante, con la cara completamente ensangrentada. Sin perder en ningún momento la conciencia, el adolescente sobrevivió, pero murió seis días más tarde como consecuencia de los daños severos provocados en el ataque.

El asesinato de Matthew Shepard fue una tragedia devastadora que estuvo presente en incontables titulares en todo el mundo. Al mismo tiempo que muchas personas denunciaron el odio y la violencia sin sentido de la muerte de Matthew, comenzó un necesario diálogo sobre los crímenes de odio y la intolerancia contra la comunidad LGBT que continúa hasta nuestros días. Su trágica historia dejó aún más en evidencia la desigualdad, el desprecio irracional de lagunas personas contra las personas homosexuales y preparó el escenario para la “ley Matthew Shepard y James Bird de prevención de los crímenes de odio”, aprobada en 2009 por el presidente Obama como Ley de Prevención de Delitos.

 

Sin embargo, la desigualdad LGTB y los crímenes de odio siguen todavía teniendo lugar. Desgraciadamente, muchos episodios de la historia de Matt forman parte de la realidad de muchos adolescentes que deciden revelar su orientación sexual.

Michelle Josue, directora de documental y amiga de la víctima, ha contado para el lanzamiento del filme con la ayuda económica tanto de los amigos y conocidos de Matt como de su familia y de todos aquellos simpatizantes con la causa, gente de todas partes del mundo que decide aportar su grano de arena para que, a través del arte de la cinematografía, Michelle consiga revelar esta realidad injusta y discriminatoria contra las personas homosexuales, con la historia de Matt como protagonista.

Seguimos leyendo una crónica más extensa en Crónica.com.mx:

A través de la plataforma de internet, el proyecto surge como parte de una de las iniciativas de la fundación que surgió después del crimen: “Está siendo trabajado en una versión educativa para poder proyectarlo en las escuelas y en una versión digital para el próximo año con el objetivo de que los niños puedan entender que las personas gay sienten igual que ellos y además de que pueda ser un mensaje que esté al alcance de quien tenga un computador, el mensaje debe llegar a la mayor gente posible para crear consciencia y aceptación”, enfatizó Judy Shepard, en entrevista con Crónica, cuyo proyecto de fundación se consolidó dos meses después de la muerte de Matt.

A 16 años del trágico suceso, los padres de Matthew Shepard reflexionan sobre los logros que ha tenido la sociedad con respecto a la lucha por el respeto a la comunidad gay, “ahora hay mucha más aceptación que antes, tenemos el matrimonio gay en 32 estados (en Estados Unidos), pero te pueden despedir de tu trabajo en otros 30 estados sólo por ser gay. Tenemos muy pocas protecciones para la comunidad transgénero y la violencia sigue siendo un problema en las áreas rurales porque hay una oposición muy fuerte contra los matrimonios gay, sin embargo en otros lugares las empresas han proporcionado protección en sus políticas”, comentó.

En 2009, el presidente Obama firmó la Ley de Prevención de Crímenes de Odio, una ley federal contra los crímenes de odio gays, que lleva el nombre de Matthew Shepard, motivo por el cual los padres se reunirán este fin de semana en la Casa Blanca con él. De acuerdo con los padres de Matt esta ley “protege contra la violencia, basada en orientación social, identidad de género, porque los hayan atacado estrictamente porque son transexuales o gay, no protege en cuestiones raciales pero si a discapacitados y está en contra de crímenes de género”, comentó Dennis, el padre.

“Debemos recordar que no se trata de que haya derechos especiales a los gay, sino derechos iguales para todos, para eliminar la discriminación y permitirles vivienda justa y digna, empleos y seguros, porque ellos quieren vivir una vida feliz igual que uno y a veces tienen que empezar con las leyes, llevarlas a la práctica. No se trata de tolerar, porque eso significa soportarlos, sino aceptarlos”, enfatizó.

Cabe destacar que en México también hay un problema severo de discriminación y crímenes de odio por homofobia. De acuerdo con el informe más reciente de la Comisión Ciudadana Contra Crímenes de Odio por Homofobia, del Colectivo Letra S, entre 1995 y diciembre del 2013 ocurrieron 887 asesinatos en 16 entidades del país, de los cuales el Distrito Federal encabeza la lista con 168 casos.

El asesinato de Matt Sheppard. Los hechos transcurrieron en octubre de 1998 en los alrededores de la ciudad de Laramie, en Wyoming, Colorado. Pidiendo aventón, el joven Shepard, de 21 años, fue recogido por dos vecinos, Aaron McKinney y Russell Henderson. Lo llevaron a un campo, le robaron, lo golpearon con una pistola, lo ataron a una valla y lo dejaron sufrir.

“Ahí lo dejaron amarrado junto al cerco de púas y 18 horas después un ciclista que pasó por ahí, lo encontró, al principio pensó que era un espantapájaros, pero al acercarse se dio cuenta que respiraba y se movía, trató de desamarrarlo pero no pudo porque estaba muy apretado”, comentó Judy. “El ciclista se acercó a una casa, llamó a la policía, llegaron junto a una ambulancia y lo soltaron del cerco de púas para llevarlo al hospital sin embargo las lesiones de su cabeza eran tan severas que no lo podían tratar, lo tuvieron que llevar a otro hospital a 70 millas de distancia”, agregó.

Judy y Dennis explicaron que no solamente los asesinos de su hijo son responsables de los hechos sino que también el resto de la sociedad: “En aquel tiempo en Estados Unidos los medios masivos, las enseñanzas religiosas eran muy antigay y la sociedad le daba permiso de comportarse con ese odio sin ningún tipo de restricción, la población general pensaba que eran ciudadanos de segunda clase por lo tanto la sociedad misma era la que promovía más el odio que la aceptación”, concluyó.

Cine gay.

En la década de los años 20 hubo un momento en que el cine estadunidense llegó a una alta exposición de la sexualidad con películas como Broadway melody, por lo que varias organizaciones WASP (blancas, anglosajonas y protestantes) ejercieron presión a Hollywood para crear normas de autocensura, así llegó el Código Hays, en la que todos los filmes debían obtener un certificado para poder exhibirse.

Dentro de la presión de Hollywood en contra de la comunidad gay se involucraron en la vida privada de algunas de sus estrellas, obligándolas a ocultar sus preferencias, entre ellos el caso de Rock Hudson, a quien obligaron a casarse para ocultar que era homosexual, otros al ser descubiertos jamás volvieron a filmar como Sandy Dennis (protagonista de Who’s afraid of Virginia Woolf, en 1966 y That cold day in the park, en 1969).

En los 60 y 70 se manifestaron los movimientos sociales por derechos civiles. Hollywood descubrió que el mercado se había segmentado. El rompimiento inicial se dio en el ámbito del lesbianismo con The Killing of Sister George (Aldrich, 1968), con Beryl Reid y Suzannah York.

Décadas después, la apertura a los temas de sexualidad se dio con Filadelfia (Demme, 1993). Se presentan situaciones homofóbicas en los procesos legales e, incluso, el abogado actuado por Denzel Washington arranca con actitudes homofóbicas y contra personas que viven con VIH hasta cambiar de raíz al conocer a fondo al personaje entrañable de Tom Hanks. El hecho de que barriera con los Oscares, como Mejor Película y Mejor Actor, indicó que el clima social y el de la industria habían cambiado, según documenta el investigador Francisco Peña.

Después llegaron cintas como Los muchachos no lloran, de Kimberly Peirce, que toca con fuerza y honestidad el lesbianismo y el crimen de odio por lesbofobia, Milk (Gus van Sant, 2008) con Sean Penn, y otros como Mi vida en rosa (Francia, Alain Berliner, 1997). Otros filmes con temática gay que llegaron fueron El secreto en la montaña, de Ang Lee; habitación en Roma, de Julio Medem y Los chicos están bien, por mencionar algunos.

 

 

Cine/TV/Videos, General, Historia LGTBI, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

El gobernador de California elimina el argumento de defensa del “pánico gay”

Martes, 30 de septiembre de 2014

jbrown_f_0Últimamente el uso del llamado “pánico gay” también se ha utilizado para intentar justificar los crímenes contra las personas transexuales después de descubrir su identidad sexual.

El pasado sábado, el gobernador Jerry Brown, firmó la ley haciendo de California el primer estado en los EE UU en prohibir expresamente el “pánico gay”. Esta defensa era utilizada a menudo para obtener sentencias más leves para los delincuentes después de agresiones y asesinatos a personas homosexuales, basándose en la afirmación de que el delincuente sufrió un “pánico” ante la proximidad de una persona homosexual.

Activistas de derechos humanos han protestado durante mucho tiempo contra este recurso legal calificándolo de “profundamente homofóbico”. El mes pasado un proyecto de ley aprobado por la asamblea estatal proponía su eliminación.

La defensa del “pánico gay” ha sido utilizada en todo el mundo, y en 2009 un hombre fue absuelto de un doble asesinato en España, después de que él afirmara que quemó la casa de una pareja gay debido a “un miedo insoportable”.

El caso más conocido mundialmente de la defensa de “pánico gay” fue el asesinato del estudiante estadounidense Matthew Shepard, que fue asesinado en octubre de 1998 a las afueras de Laramie, en el estado de Wyoming, por dos hombres que había conocido en un bar. Aaron McKinney y Russell Henderson, ambos de 21 años en aquel momento, fueron acusados ​​de asesinato. Los reos afirmaron que sufrieron “un momento de locura” cuando Matthew supuestamente avanzó hacia ellos con “intenciones sexuales”. Sin embargo, ambos hombres se encuentran cumpliendo una doble pena de cadena perpetua consecutivas.

Fuente Cáscara Amarga

General, Historia LGTBI, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , ,

Recordatorio

Las imágenes y fotografías presentadas en este blog son propiedad de sus respectivos autores o titulares de derechos de autor y se reproducen solamente para efectos informativos, ilustrativos y sin fines de lucro. Yo, por supuesto, a petición de los autores, eliminaré el contenido en cuestión inmediatamente o añadiré un enlace. Este sitio es gratuito y no genera ingresos.

El propietario del blog no garantiza la solidez y la fiabilidad de su contenido. Este blog es un lugar de entretenimiento. La información puede contener errores e imprecisiones.

Este blog no tiene ningún control sobre el contenido de los sitios a los que se proporciona un vínculo. Su dueño no puede ser considerado responsable.