Inicio > General, Iglesia Católica > Por qué el Vaticano no puede declarar santa a Evita

Por qué el Vaticano no puede declarar santa a Evita

Lunes, 20 de mayo de 2019

la-cgt-pide-la-beaticacion___CEo0AouVt_720x0__3No reúne los requisitos para ser canonizada, a pesar de su entrega a los pobres. 

“A 100 años de su nacimiento, la CGT aclama a Evita Santa del Pueblo”. Así se titula un documento que distribuyó en la tarde de este martes la central obrera, en la que se convocó a un acto en el salón Felipe Vallese del histórico edificio de la calle Azopardo y que fue el punto de largada para el inicio de la campaña de la CGT para lograr la beatificación de Eva Perón.

Argentina cuenta por ahora con solo tres santos: Nazaria Ignacia March, José Gabriel del Rosario Brochero y Héctor Valdivielso Sáez. Hay además 13 beatos, entre los que se encuentra Ceferino Namuncurá.

“Con la presencia de todo el Consejo Directivo de los trabajadores, de representantes de los curas villeros y de la comunidad en general, se llevará a cabo este acto que representa un freno a la contracultura que parece decirnos todo lo puedo, por eso los humillo, hasta en su fe”, dice el texto con la que la CGT invitó al inicio de la campaña por la beatificación de Eva Perón.

Sigue: “Eva Perón entregó su vida en un mandato providencial que fue la misión de rescate de la dignidad de la persona humana en su sentido más trascendente. Síntesis de una profunda fe en su pueblo y en Dios, que a cien años de su nacimiento continúa estando en el corazón popular y en los altares del pueblo humilde junto a la Virgen María.Eva Perón sintió y así lo predicó la misión de venir al mundo para hacer obras de bien que entregó como don al pueblo argentino e iberoamericano y a todos los pueblos con sed de justicia. Su amor no fue complaciente sino el difícil y doloroso camino de la Cruz, de hacer justicia y verdad”.Y completa: Es en este marco profundamente cristiano, católico y humanista que está Confederación General del Trabajo entiende el mensaje y la obra incomensurable de Eva Perón y no en el pequeño escenario de la tribuna llena de palabras y vacía de realizaciones”.

activistas-gremiales-en-la-tarde___-ctwSbT71_1256x620__1

El pasado 7 de mayo se cumplió el centenario del nacimiento de Eva Perón, quien murió en julio de 1952. Toda la dirigencia cegetista está detrás de la movida por la beatificación de Evita, aunque uno de sus impulsores es el judicial Julio Piumato.

Para no pocos peronistas, sobre todo para muchos de quienes fueron sus contemporáneos, Eva Duarte de Perón fue una santa por su abnegada entrega a los pobres. Más aún: el hecho de haber seguido ayudando a tantos necesitados y haber reivindicado sus derechos cuando su salud estaba gravemente amenazada por un cáncer de útero -que derivó en su prematura muerte- llegó a ser considerado como un verdadero martirio. De hecho, a los pocos días de su deceso, el sindicato de los canillitas envió una carta al Vaticano pidiendo la apertura del proceso de canonización para que sea proclamada santa, solicitud que la Santa Sede, diplomáticamente, desestimó. Aunque su “canonización” popular constituiría un hecho innegable.

Casi 70 años después, aprovechando la singular circunstancia de un Papa argentino –al que, además, le atribuyen ser peronista- y la perspectiva que permite el paso del tiempo –un factor este último que la Iglesia valora mucho-, la CGT anunció que impulsará una campaña para que, ahora sí, la “Jefa espiritual de la Nación”, como la declaró el Congreso tras su muerte, llegue a los altares. Historia no le falta en este aspecto a la central obrera. Tras el renunciamiento de Eva Perón a la candidatura a la vicepresidencia, su entonces secretario general, José Espejo, dijo en un acto por el Día de la Lealtad que “la decisión tiene la grandeza de los mártires y de los santos”. Al día siguiente fue “Santa Evita”.

¿Pero es posible que semejante solicitud pueda prosperar esta vez? ¿Reúne quien fuera la segunda esposa de Perón los requisitos para la apertura de un proceso canónico inicialmente de beatificación, para determinar si puede ser reconocida como beata, y que, eventualmente, se completa con el de canonización, para establecer si puede ser considerada santa? En la Iglesia dicen que no, porque Evita puede haber sido una mujer ejemplar, pero hace falta además una práctica religiosa que ella no tenía.

julio-piumato-y-el-padre___lttROXme9_720x0__1

Por lo pronto, el pedido de apertura de la causa de un católico debe hacerse en la diócesis donde murió, en este caso, el arzobispado de Buenos Aires, a cuyo frente está hoy el cardenal Mario Poli. Para que la acepte hace falta una sólida argumentación. De ser así, inicia un minucioso estudio del candidato, que incluye el estudio de sus escritos y discursos y la toma de testimonios.

En el caso de que el estudio resulte satisfactorio, ya considerado el postulado como Siervo de Dios, el arzobispado gira la causa a la congregación para la Causa de los Santos del Vaticano, donde se efectúa un segundo análisis de su vida y obra. Si se concluye que vivió su fe “en grado heroico”, o sea, de una manera excepcional, es declarado “venerable”. Luego hace falta que se compruebe que Dios obró un milagro por su intercesión –en general, una curación inexplicable a los ojos de la ciencia, por lo cual interviene una junta médica- para que sea declarado beato. Si se le comprueba un segundo milagro, es proclamado santo.

En caso de que la muerte de la persona propuesta fue un asesinato y se compruebe que fue por “odio a la fe” –o sea, que es un mártir- no hace falta el milagro. Así ocurrió con el obispo Enrique Angelelli, dos de sus sacerdotes y un catequista, ultimados durante la última dictadura, que recientemente fueron declarados beatos. El Papa –que es el que pone la firma en estos casos- puede eximir del milagro, como Francisco hizo en el caso de Juan XXIII. Pero se trata de una situación absolutamente excepcional. Todo este proceso puede llevar años y hasta décadas, sobre todo si las pruebas de santidad no son suficientemente contundentes.

documento-de-la-cgt-pidiendo___Gg09iJe8A_720x0__1

Documento de la CGT pidiendo la beatificación de Eva Perón.

Ahora bien: el hecho de que Eva Perón es considerada por muchas personas como una mujer muy bondadosa y entregada a los pobres no es motivo suficiente para la Iglesia como para ser declarada beata, dijo una calificada fuente eclesiástica a Clarín. Hace falta –agregó- una práctica religiosa y una ortodoxia doctrinal. No alcanza –concluyó- con decir que se cree en Dios o que se actúa inspirado en los principios cristianos.

Fuente Clarín

General, Iglesia Católica , , , , , , , ,

  1. Sin comentarios aún.
  1. Sin trackbacks aún.
Debes estar registrado para dejar un comentario.

Recordatorio

Las imágenes y fotografías presentadas en este blog son propiedad de sus respectivos autores o titulares de derechos de autor y se reproducen solamente para efectos informativos, ilustrativos y sin fines de lucro. Yo, por supuesto, a petición de los autores, eliminaré el contenido en cuestión inmediatamente o añadiré un enlace. Este sitio es gratuito y no genera ingresos.

El propietario del blog no garantiza la solidez y la fiabilidad de su contenido. Este blog es un lugar de entretenimiento. La información puede contener errores e imprecisiones.

Este blog no tiene ningún control sobre el contenido de los sitios a los que se proporciona un vínculo. Su dueño no puede ser considerado responsable.