Archivo

Entradas Etiquetadas ‘Nínive’

Ayuda a la Iglesia Necesitada prepara el camino para que los cristianos regresen a Nínive

Sábado, 30 de diciembre de 2017

familias-cristianas-ya-regresan-a-la-llanura-de-ninive-gracias-a-ainCelebran la“Ceremonia del olivo” tras la retirada del DAESH

En Telleskuf, el 67,37% de las familias ya han vuelto a sus hogares

(María ZarcoAyuda a la Iglesia Necesitada).- Tras el diluvio universal, la paloma trajo consigo una pequeña rama de olivo, símbolo de paz y de renovación. Como Noé y su familia, los cristianos de la llanura de Nínive están dispuestos a empezar de nuevo.

El pasado 11 de mayo, comenzaron las primeras obras del proyecto de reconstrucción de la llanura de Nínive. Para conmemorar este nuevo “resurgir del cristianismo” en Irak, las ciudades de Bartella, Karamless y Qaraqosh (Baghdeda) celebraron la ceremonia del olivo, en la cual varias familias cristianas recibieron un pequeño olivo de manos de los principales representantes de las iglesias cristianas de Irak.

“El árbol es un símbolo de algo permanente. Para tener un buen fruto lo primero que tienes que tener es buenas raíces. Los cristianos tienen que estar aquí, tienen que establecerse. Merecen vivir en paz”, afirma el Padre Halemba, uno de los grandes promotores del proceso de reconstrucción.

La unión de las distintas confesiones (siro-católica, caldea y siro-ortodoxa) en el proceso de reconstrucción da una lección de solidaridad y esperanza para todos los que desean volver.

Monseñor Timothaeus Moussa Al-Shamany, arzobispo de la Iglesia siro-ortodoxa de Antioquía, durante la ceremonia en Bartella no ocultó las dificultades del proyecto: “Hace unos meses esperábamos la liberación de nuestras ciudades. Hoy esperamos la reconstrucción. El regreso a nuestras ciudades es aún más difícil que la huida de ellas.

ceremoniaolivosllanuraninive_560x280

Tras la llegada del autodenominado Estado Islámico en agosto de 2014, los cristianos en el norte de Iraq se han visto obligados a huir de sus casas, solo con lo puesto, dejando todo atrás.

Así lo contaba Habib Yuossif Mansuor, de 76 años: miramos al dolor a la cara. Huimos después de la media noche y dejamos atrás nuestras casas y todo lo que poseemos. Yo tenía una casa de dos pisos aquí, en Karamles, que fue bombardeada y quedó completamente destruida”.

Desde el 2014, Ayuda a la Iglesia Necesitada ha estado con los cristianos de Iraq. En la huida, en su situación como desplazados y ahora, cuando están dispuestos a regresar y reconstruir sus hogares.

Así lo cuenta Habib: “Todos hablamos el mismo idioma y por eso queremos volver a nuestras ciudades de la llanura de Nínive, como si tuviéramos un solo corazón. Queremos vivir unidos y trabajar como si solo tuviéramos un cuerpo. Damos las gracias al Señor y a Ayuda a la Iglesia Necesitada”.

La última de las ceremonias del olivo tuvo lugar en Telleskuf, la ciudad cristiana con mayor avance en el proceso de reconstrucción (67,37%). 973 familias ya han regresado a sus hogares, lo que supone una gran esperanza para el resto de ciudades y para el proyecto de reconstrucción en general.

Los cristianos de Irak han vivido en condición de desplazados en las zonas seguras del Kurdistán, con la esperanza de, algún día, poder regresar a sus hogares. Gracias a la Iglesia, las familias que llegaron de distintas ciudades de la planicie de Nínive han podido vivir su precaria situación con dignidad.

Como la rama de olivo, los cristianos de Irak quieren echar raíces de nuevo. El padre Halemba defiende de forma constante los derechos de aquellos que perdieron todo excepto la fe, afirmando que “ahora es el tiempo para ayudarles a regresar. El árbol es un símbolo, una invitación: por favor, regresen a sus raíces. Aquí pertenecen ellos, merecen ser felices una vez más en sus calles y en sus casas”.

Tras la ocupación del Daesh 13.000 casas quedaron parcialmente dañadas o totalmente destruidas. Para el resurgimiento del cristianismo en la llanura de Nínive Ayuda a la Iglesia Necesitada ha puesto en marcha la campaña “Ayúdales a volver”, que tiene como objetivo la reconstrucción de 9 ciudades cristianas del norte de Irak.

Fuente Religión Digital

Cristianismo (Iglesias), General , , , , , , , , ,

“Los cristianos pueden desaparecer de Irak y Siria”

Domingo, 31 de enero de 2016

cristianos-perseguidos_560x280Denuncia del patriarca sirio-católico

Joseph III Younan, frente a la “indiferencia” de Occidente

La pesadilla de los cristianos árabes de Irak y de Siria es que sus países evolucionan “como Turquía, donde prácticamente ya no se puede hablar de una presencia cristiana”, afirmó este jueves en Roma el patriarca sirio-católico, Ignace Joseph III Younan, que denunció la “indiferencia” de Occidente.

Durante una rueda de prensa organizada por la organización Ayuda a la Iglesia Necesitada, monseñor Younan citó casos como el de la ciudad iraquí de Qaraqosh, en Nínive, una localidad dominada hoy por los yihadistas de Daesh y que hasta 2014 estaba habitada mayoritariamente por sirio-católicos. “Pero es en Siria donde el número de cristianos ha descendido de modo dramático; en los años 50 eran alrededor del 19% de la población y hoy son apenas el 5%, subrayó el patriarca.

aumenta-la-persecucion-contra-los-cristianosAl comparar la evolución de los cristianos árabes de Siria e Irak con el caso turco, Younan recordó que en la región occidental de Turquía existió en su día una de las comunidades cristianas más antiguas y florecientes, y hoy son muy pocos los que siguen el Evangelio, además de que son tratados como ciudadanos de segunda clase.

Una de las grandes persecuciones tuvo lugar durante la I Guerra Mundial, bajo el imperio otomano que se tamboleaba, cuando los armenios fueron víctimas de la deportación y del genocidio.

(Religión Digital/Agencias)

Cristianismo (Iglesias), General, Islam , , , , , , ,

El Daesh ejecuta a un adolescente de 15 años por mantener relaciones sexuales con uno de sus líderes al que le perdonan la vida

Martes, 5 de enero de 2016

noticias_file_foto_1026664_1451905886Las noticias que habitualmente nos llegan desde el territorio controlado por el Estado Islámico son espantosas, pero esta desde luego produce un especial asco. Terrible noticia la que hemos conocido recién iniciado este 2016. Un adolescente de 15 años ha sido arrojado al vacío desde lo alto de un edificio, acusado de homosexualidad, después de haber sufrido abusos sexuales (no podemos calificarlo de otra manera, dada la edad del muchacho y su posición de subordinación) a manos de Abu Zaid al-Jazrawi, prominente oficial del Estado Islámico. Al-Jazrawi habría sido degradado de su posición y enviado al frente

El Estado Islámico en Irak y Siria y su brazo armado, ISIS, continúa con su política de terror y exterminio de la población gay. Esta vez, nos hemos quedado estupefactos después de saber que han perdonado la vida a uno de los suyos al que supuestamente pillaron ‘in fraganti’ manteniendo relaciones sexuales con un menor. Sucedió en la ciudad oriental de Siria de Deir ez-Zor, en la que militantes de la organización terrorista ejecutaron al adolescente por su macabro método habitual: Arrojándole desde un tejado por ser gay, según informó la agencia de noticias independiente siria, ARA News, citando fuentes locales.  Pero, lo realmente dramático de este último caso es que la víctima, de 15 años de edad, fue arrestado y juzgado por los cargos de homosexualidad después de haber sido capturado ‘en la casa de un líder ISIS’ en la mañana del pasado jueves. Juzgado inmediatamente por un tribunal islámico fue condenado a muerte. ‘El niño fue acusado de estar involucrado en una relación homosexual con el oficial de ISIS, Abu Zaid al-Jazrawi’, según informó el activista Sarai al-Din a ARA News. . Partidarios de ISIS asesinaban a pedradas a dos hombres acusados de ser gays en Siria , sucedía a finales de octubre de 2015.

CX3VG6dWYAAchlTAbu Zaid Al-Jazrawi, oficial de ISIS

Según estas mismas fuentes, Al-Jazrawi también habría sido acusado de actividades homosexuales, pero en su caso habría esquivado la condena a muerte, a cambio de ver degradada su posición y ser enviado a luchar al frente, le han mandado al noroeste de Irak para unirse a los frentes de lucha ante la insistencia de los principales comandantes de la organización terrorista. Citando fuentes pro-ISIS, un Tribunal de la Sharia en Deir ez-Zor había exigido inicialmente la ejecución del líder ISIS por tener relaciones sexuales con una persona del mismo sexo.  Según diversos medios internacionales recogen, Abu Zaid al-Jazrawi es el dirigente que aparece en uno de los muchos “vídeos promocionales” del Estado Islámico, en este caso entrenando a niños, y que el periodista Zaid Benjamin recoge en su Twitter.

El activista de derechos civiles, Raed Ahmed, explicó a ARA News en una entrevista que, ‘Daesh [ISIS] acusa a la gente de ser gay sólo en base a una información superficial, sin ninguna investigación y sin contrastar los datos. Aunque la ley islámica prohíbe la homosexualidad, el castigo brutal infligido por Daesh del que nunca hasta ahora ha sido testigo la historia’.

El grupo terrorista que controla partes de Siria y de Irak ha ejecutado a decenas de hombres supuestamente homosexuales lanzándolos desde las azoteas de altos edificios y después publicaron las macabras fotos en los medios sociales. ISIS también ejecutó a nueve hombres y un niño acusados de ser gays en Siria en septiembre de 2015 y han reivindicado la autoría de los asesinatos de al menos otros 30 hombres homosexuales en el último año.

Como otras veces que hacemos referencia a las barbaridades cometidas contra las personas LGTB por el autodenominado Estado Islámico, resulta difícil asegurar su total veracidad, pero la noticia parece desde luego verosímil teniendo en cuenta los antecedentes. Ya ha quedado en el olvido el 24 de agosto, cuando el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas abordaba de forma expresa la situación. En una reunión informal convocada a petición de Chile y Estados Unidos, representantes de trece de los quince estados que en ese momento formaban parte del Consejo escucharon, entre otras voces, los testimonios de dos jóvenes, uno iraquí y otro sirio, víctimas de persecución por ser homosexuales, y que por fortuna han conseguido escapar del horror. Otra de las voces que pudieron escucharse fue la de Jessica Stern, directora ejecutiva de la International Gay and Lesbian Human Rights Commission (IGLHRC), que tras hacer un repaso de la situación de las personas LGTB en la región (aquí su intervención, en inglés) hizo cinco recomendaciones prácticas que deberían implementarse de forma inmediata: que todas las agencias de Naciones Unidas en Irak y Siria elaboren programas adaptados a la realidad LGTB; que Naciones Unidas y los gobiernos actúen con urgencia a la hora de acoger a las personas que lo soliciten; que el gobierno de Irak elimine las barreras en el acceso de las personas LGTB a los servicios y a la justicia; que este mismo gobierno de Irak respete la libertad de expresión y que se fomenten las donaciones a iniciativas en favor de las personas LGTB en Siria e Irak.

Han pasado más de cuatro meses desde aquella reunión, pero la realidad en Siria e Irak sigue siendo igual de espantosa. Ya casi hemos perdido la cuenta de los asesinatos que trascienden a la opinión pública. Los últimos a los que hicimos referencia ocurrieron en octubre y noviembre. Entonces dos hombres, acusados de ser una pareja gay, morían arrojados desde lo alto de un edificio en Mosul (Irak). El mismo día, en la cercana Nínive, otros dos hombres también acusados de ser homosexuales eran asesinados por el mismo método. Dos semanas antes otros diez hombres eran ejecutados en Siria, acusados de haber cometido sodomía. Pero no son ni mucho menos los únicos. En aquella misma entrada hacíamos recuento de varios de los asesinatos cometidos con anterioridad, pero además ha habido otros en este intervalo, casi todos ellos cometidos arrojando a las víctimas desde lo alto de un edificio y lapidándolas si todavía quedaban con vida tras la caída.

Un infierno para la comunidad LGTB

Siria e Irak, hace años estados de tradición laica (vinculada al baazismo) en los que las personas LGTB podían encontrar pequeños espacios de libertad, han acabado por convertirse para ellas en un infierno. En Irak, la homosexualidad fue legal hasta 2001, cuando Sadam Hussein, para contentar a los sectores religiosos, decidió castigarla con cárcel y, en caso de reincidencia, con pena de muerte. Tras la invasión, la situación se sumió en un estado de confusión. La entonces autoridad administrativa estadounidense ordenó en 2003 retrotraer los códigos penal y civil a la situación vigente en los 70, pero la diversidad de autoridades existentes según la zona del país, así como el papel preponderante que los líderes religiosos alcanzaron, facilitó que la persecución de las personas LGTB fuera en aumento. En los años sucesivos la situación no hizo más que empeorar, y las denuncias sobre el secuestro, la tortura y el asesinato de homosexuales, involucrando además a las fuerzas de seguridad, no hacían sino aumentar en todas las zonas del país.

En el área suní de Irak, la situación de descontento con el régimen surgido de la invasión, unida a la difusión de las ideas religiosas más radicales, terminó por cristalizar en el surgimiento del Estado Islámico, que también controla ya una parte importante de Siria. En este último país, la revuelta contra el régimen de Bashar al-Asad, alentada en sus inicios desde los países occidentales (y de la que ya en 2013 conocíamos sus consecuencias para los homosexuales sirios) ha confluido en el mismo fenómeno. En este caso, además, el propio régimen de Asad utilizó la persecución de los homosexuales como un instrumento de propaganda contra los rebeldes.

El Estado Islámico o Daesh, finalmente, ha hecho de la persecución de las personas LGTB, y muy singularmente de los varones que mantienen relaciones con otros hombres o que son percibidos como homosexuales, uno de sus principales elementos de propaganda. Cada cierto tiempo son difundidas imágenes de ejecuciones. A finales de julio, por ejemplo, era difundido un vídeo en el que se podía ver como dos jóvenes, supuestamente acusados de mantener relaciones homosexuales, eran arrojados desde lo alto de un edificio en Palmira (Siria) y posteriormente lapidados. A finales de junio, otros cuatro hombres eran arrojados también desde lo alto de un edificio en Deir ez-Zor, también en Siria, muertes que activistas islamistas aprovecharon para “celebrar” a su modo en redes sociales la sentencia del Tribunal Supremo de los Estados Unidos a favor del matrimonio igualitario.

Antes ya habíamos recogido la ejecución de dos hombres a los que además se les dijo, pocos segundos antes de ser lapidados hasta la muerte, que habían sido “perdonados”. Tras ser conducidos a una explanada con los ojos vendados y abrazarse a uno de sus verdugos, fueron lapidados hasta la muerte por una horda enfervorecida que continuó lanzándoles piedras incluso cuando era ya evidente que habían fallecido. Ocurrió en un lugar indeterminado de Siria. O el degollamiento de cuatro jóvenes en Mosul, ciudad iraquí en manos de los islamistas en la que semanas antes otros dos hombres eran arrojados desde lo alto de un edificio. O la muerte de otro joven arrojado al vacío en Raqqa (Siria); la muerte por lapidación de dos hombres, también en la provincia siria de Deir ez-Zor; el asesinato de otro hombre en un lugar indeterminado, arrojado también desde lo alto de un edificio, o el asesinato de otro hombre de unos cincuenta años arrojado al vacío en Tal Abyad (Siria), luego lapidado al sobrevivir a la caída.

Son solo algunas de las muertes que han trascendido. Por razones obvias, resulta imposible disponer de información contrastada sobre estos asesinatos y torturas. Como otras veces hemos destacado, resulta imposible disponer de información contrastada sobre estos asesinatos. En realidad es difícil saber si se trata de personas LGTB o simplemente de opositores al Estado Islámico a los que se acusa de serlo como pretexto para asesinarlos y utilizar sus muertes como propaganda. Organizaciones en favor de los derechos LGTB hacían en enero un llamamiento a la prudencia, con objeto de no exacerbar el miedo de las personas LGTB que viven en la zona y causar daños mayores. Sin embargo, cada vez resulta más difícil pensar que no asistimos simplemente a un proceso de exterminio, máxime cuando hay testimonios que aseguran que los islamistas se hacen pasar por homosexuales como “gancho” para así atrapar a sus víctimas.

Fuente Ragap y Dosmanzanas

General, Homofobia/ Transfobia., Islam , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

El ISIS arroja al vacío a nueve homosexuales

Viernes, 28 de agosto de 2015

ISIS_Stoning_2¿Alguien ha oído a algún obispo condenar esta barbarie? ¿Alguien le ha oído a Francisco decir algo?

Diariamente no paran de llegarnos imágenes horribles de las acciones del Ejército Islámico, más conocido como ISIS, en los territorios que domina en Oriente Medio. Esta semana nos han llegado nuevas imágenes de la barbarie de esta organización que el domingo pasado ejecutó a nueve homosexuales arrojándoles desde la azotea de un edificio en la ciudad iraquí de Mosul.

La noticia de esta nueva ejecución ha sido denunciada de forma anónima por miedo a las represalias por una fuente local de la provincia de Nínive a Iraqi News, un medio de comunicación de este país que parece no encontrar la paz. Y como suele ser habitual, decenas de personas se reunieron en torno a la torre desde la que se tiró a estas nueve personas para contemplar la ejecución de la sentencia emitida por un juez de la Sharia.

Una nueva ejecución que nos pone los pelos como escarpias y que nos muestra una vez más la barbarie a la que están sometidos los habitantes que viven en los territorios controlados por el ISIS y en los que se producen de forma rutinaria ejecuciones y castigos no solo a homosexuales, sino también a funcionarios, soldados iraquíes o a cualquier ciudadano que no respete sus estrictas y retrógradas leyes.

Vía | Iraqi News, vía AmbienteG

General, Homofobia/ Transfobia., Islam , , , , , ,

“La última Navidad de los cristianos de Nínive”, un reportaje de Plàcid Garcia-Planas

Martes, 6 de enero de 2015

Una-joven-iraqui-caldeo-catoli_54422783211_51351706917_600_226Una joven iraquí caldeo-católica, después de cantar en una función navideña con el coro de la iglesia de San Elías de Irbil. Guillermo Cervera

Impresionante relato que hemos podido leer en La Vanguardia. Mientras el mundo calla,nuestros hermanos y hermanas cristianas de Irak sufren la persecución y la muerte… ¿Podemos permanecer impasibles?

Por primera vez en dos mil años no queda ni un cristiano en la llanura de Nínive

Plàcid Garcia-planas | Irbil (Iraq)

Enviado especial

El Estado Islámico se ha colado en el portal de Belén.

Por primera vez en dos mil años, nadie en la llanura de Nínive celebrará la Navidad. Por primera vez en dos mil años, no queda ni un cristiano.

Once poblaciones. Más de treinta mil familias. Era la mayor concentración de cristianos que quedaba en Iraq y desapareció el pasado verano. Las fuerzas kurdas que controlaban la llanura se largaron un día hacia el este, hacia Irbil, y los cristianos, aterrados, metieron lo que pudieron en sus coches y corrieron detrás. Llegaba el Estado Islámico.

maxresdefault“Lo último que nos han dinamitado, hace tres semanas, es el convento de las Hermanas del Sagrado Corazón de Mosul”, explica el padre Behnam Benoka.

Los cristianos de Nínive dan por terminados sus veinte siglos de existencia. Asirios todos, herederos de Mesopotamia: caldeo-católicos, sirio-católicos y sus variantes ortodoxas. Saben que no regresarán.

“Ya no tenemos a nadie con quien convivir. ¿Con quién podemos hacerlo? La historia del cristianismo en Nínive se ha cerrado”, dice el sacerdote.

Primero fueron los shabak, la minoría chií de la llanura. Con el apoyo del Gobierno chií de Bagdad presionaron a los cristianos para que empezaran a marcharse. Políticamente. Luego llegó el Estado Islámico. Crucificando.

“Suníes y chiíes tienen cada uno su parte de Iraq. Tienen dónde ir. Los cristianos y los yazidíes no tenemos nada”.

¿Y ahora qué? ¿Emigrar o resistir en el territorio kurdo que les acoge? En los años noventa, Iraq tenía casi un millón y medio de cristianos. Hoy quedan poco más de cien mil.

“La iglesia no quiere que nos vayamos”, dice Marln, un joven refugiado sirio católico de ojos azules. Los quiere en el Kurdistán, cerca de Nínive. Pero hay ganas de irse lejos, donde les dejen santiguarse en paz. Primero intentan marchar a Turquía, Jordania o Líbano, y desde ahí dar el salto a Europa, América o Australia. Vaciando de cristianos el Antiguo Testamento. Al menos dos mil familias han abandonado Iraq desde que el Ejército Islámico conquistó Nínive.

Marln malvive con varios cientos de refugiados en el Shlama Mall, un centro comercial a medio construir. Un esqueleto de cemento. La decoración navideña, plastificada y china, deprime todavía más la escena. Sólo el pesebre desprende calor, montado como lo hacían en Nínive: con frutas en el establo para que los enfermos las tomen y se curen.

Frente al esqueleto de cemento se levanta la catedral caldeo-católica de San José, con su torre y sus murallas, como una fortaleza acadia. Su arquitectura es inquietante. Como esperando el ataque final de un ejército de orcos y a punto de sucumbir.

Un poco más allá, una gran estatua de la Virgen marca la entrada de Ankawa, el barrio cristiano de Irbil: la Inmaculada Concepción a media hora en coche del Estado Islámico.

¿Los cristianos deben quedarse o irse de Iraq?

-Todos tenemos derecho a vivir -responde el padre Benoka después de un silencio-. Los asirios estamos en esta tierra desde antes de Cristo. Nuestra experiencia con los árabes musulmanes ha sido dolorosa. Siempre hemos sufrido persecuciones, cada vez más fuertes, y el Estado Islámico nos ha dado un golpe terminal. Nuestros jóvenes tienen derecho a buscar un futuro.

En el patio de otra iglesia caldeo-católica, un niño contempla el pesebre enfundado en un anorak del Barça. Como en el resto del mundo islámico, al escudo le falta la cruz de Sant Jordi. La paradoja llega hasta este punto: la escena -anorak, niño y pesebre- tiene lugar en la iglesia del santo al que le han borrado la cruz. La iglesia de Sant Jordi.

El gran jardín de San Elías, otra iglesia caldeo-católica, está a reventar de tiendas de refugiados. En un rincón del jardín, la estatua a tamaño natural de la Inmaculada Concepción sobre un estanque, entre dos cisnes: el estanque está seco y los cisnes, decapitados por el tiempo. Más escudos del Barça estampados sin la cruz de Sant Jordi. Veo un gorro con sólo el palo horizontal y una camiseta con sólo el vertical. Los dos palos nunca se cruzarán.

Dentro de San Elías, en un pesebre viviente, los refugiados se miran en el espejo de su fe: a la derecha del altar escenifican el nacimiento de Jesús en un establo; a la izquierda, el nacimiento de un niño en una tienda de oenegé. Las monjas dirigen el coro de niños y la obra se representa en lengua siriaca y en árabe: a Dios lo llaman Alá y las mujeres tienen los cabellos sueltos, largos.

Douglas¿Regresarán algún día a Nínive? -pregunto al padre Douglas Bazi, párroco de San Elías.

Sólo la gente mayor piensa en regresar. Los jóvenes, ni uno. Y sólo la gente mayor de los pueblos cristianos. No los de Mosul, porque a los cristianos de Mosul no los echó el Estado Islámico. Los echaron sus vecinos musulmanes.

-Pierden un paisaje de miles de años.

-No importa el paisaje. Importa la idea. La gente -responde-.

La idea. La gente. En Bagdad, al padre Bazi le lanzaron cinco morteros mientras celebraba misa. Más tarde le dinamitaron la iglesia. Otro día le pegaron un tiro en la pierna. Lo intentaron matar dos veces con bombas. Y finalmente lo secuestraron. Le rompieron los dientes con un martillo. También la nariz. Sus secuestradores eran chiíes radicales.

¿Habló con ellos de Dios?

-De día les hacía de consejero espiritual y de noche me pegaban palizas.

-¿Consejero espiritual?

-Me pedían consejo sobre sus problemas personales.

-¿Los mismos que luego lo apaleaban?

-A veces los mismos. A veces, otros.

Cientos de cristianos más se refugian en el encofrado del Ankawa Mall, otro gran centro comercial inacabado de cuatro plantas. La organización SOS Chrétiens d’Orient ha montado en la entrada un bar con café, té, galletas y juegos de mesa. Hay lonas de la Agencia de la ONU para los Refugiados. Carteles que recuerdan el hermanamiento de la diócesis de Lyon con la de Mosul, que ya no existe… Merci Marie. Propaganda de la Emirates Red Crescent y adolescentes en el bar jugando al dominó y golpeando la mesa de plástico al jugar con las piezas: es lo único que esta gente golpea.

Un niño juega a meterse en una gran caja como si fuera un ataúd y la cara de difunto que pone el crío, con la boca entreabierta, es sencillamente perfecta. Su padre le dice que deje de hacer el idiota y el niño se queda dando saltos por el ataúd.

En la entrada, un pesebre sin niño en la cuna: lo colocarán la noche de Navidad. El niño Jesús muriendo de consumismo en los centros comerciales de Occidente y naciendo en un mall en ruinas de Oriente.

En la iglesia sirio-católica de Santa Shmuni ensayan la misa del Gallo con un coro, un violín y un laúd. Cantan en siriaco, el dialecto arameo de estos cristianos de antes Cristo. Con una cadencia fuera del tiempo, como si la luz fuera más luz cuando se está apagando.

No se qué plan tienen para nosotros -dice el padre Benham Lallo, expresando un sentimiento muy arraigado entre los cristianos de Iraq: que alguien hace ya tiempo decidió qué hacer con ellos.

¿Quién?

-Los que cambian los mapas. Pero quizá Dios tiene un plan diferente al suyo.

Inshalah.

Los cristianos se van alejando de Nínive y siguen celebrando que Dios ha nacido como han hecho siempre: encendiendo hogueras. Lo hacen en Irbil y lo harán un día en Beirut y otro en Chicago o donde sea. Su diáspora es esto: aviones low cost disolviendo Mesopotamia. Irse bajo el cartel luminoso que en Irbil anuncia la película Éxodo.

Martin, estudiante del seminario caldeo católico, organiza una fiesta navideña para los niños en el esqueleto del Shlama Mall. Encajados en el cemento sin pulir, los críos refugiados bailan una conga masiva con el Jingle Bells a todo volumen y a ritmo disco.

Los padres y hermanos del seminarista dejaron hace tres años la llanura de Nínive y emigraron a California. Él tiene visado, puede irse al Golden State cuando quiera. Pero no quiere.

Nació en Karamlish, una ciudad que ya existía en tiempo de los sumerios. Tres mil años antes de Cristo. Es uno de los primeros asentamientos urbanos de la humanidad y el pasado agosto quedó vacío: prácticamente toda la población era cristiana.

No es fácil dejar una ciudad de cinco mil años de historia. ¿Qué les dice a los cristianos que quieren irse de Iraq para siempre?

-No les digo que se queden ni que se vayan. Es una decisión de cada uno. Una decisión interior.

Martin será ordenado sacerdote dentro de dos años y quiere que la ceremonia se celebre en Nínive, en el lugar donde nació. Está convencido de que para entonces el Estado Islámico ya no estará allí.

Me ordenaré en Karamlish. En la colina de Santa Bárbara. A sus pies hay una ermita -dice-.

La ermita fue construida sobre las ruinas de un zigurat levantado por los asirios. El zigurat era la morada de los dioses. En los inicios de nuestra era, Bárbara, hija del gobernador pagano, se convirtió al cristianismo y su padre la mandó matar en ese templo.

¿Y si el Estado Islámico ha dinamitado la ermita?

-He oído que desde Santa Bárbara recitan ahora el Corán. Pero eso no cambia nada. Porque quiero ser ordenado sacerdote en lo alto de la colina. A cielo abierto.

General, Iglesia Católica , , , , , , , , ,

Recordatorio

Las imágenes y fotografías presentadas en este blog son propiedad de sus respectivos autores o titulares de derechos de autor y se reproducen solamente para efectos informativos, ilustrativos y sin fines de lucro. Yo, por supuesto, a petición de los autores, eliminaré el contenido en cuestión inmediatamente o añadiré un enlace. Este sitio es gratuito y no genera ingresos.

El propietario del blog no garantiza la solidez y la fiabilidad de su contenido. Este blog es un lugar de entretenimiento. La información puede contener errores e imprecisiones.

Este blog no tiene ningún control sobre el contenido de los sitios a los que se proporciona un vínculo. Su dueño no puede ser considerado responsable.