Archivo

Entradas Etiquetadas ‘Mujeres desesperadas’

Emocionante salida del armario del actor Charlie Carver (‘Teen Wolf’) : “al omitir esta parte de mí mismo, soy cómplice de perpetuar el sufrimiento, el miedo y la vergüenza”

Jueves, 14 de enero de 2016

2015+Sundance+Film+Festival+Portraits+Day+oN21fOhHnx9lHonesta y emotiva salida del armario de Charlie Carver, joven actor televisivo. Y es que Carver ha hecho pública su condición de gay de una forma poco común: con una serie de textos colgados en su perfil de Instagram en los que desgrana con madurez su proceso de autoaceptación.

El joven actor californiano Charlie Carver, una de las principales estrellas de la serie juvenil ‘Teen Wolf’, ha publicado un emotivo mensaje a través de las redes sociales en las que confirma que hace pública su sexualidad para contribuir a la lucha por los derechos del colectivo LGTB.

Junto a su hermano gemelo Max, Charlie Carver ha formado parte del elenco de Teen Wolf y The Leftovers, dos series de televisión estadounidenses. Muchos telespectadores españoles lo conocerán más bien (sin saberlo) por su papel como Porter Scavo en la ya clásica Mujeres desesperadas: siendo aún niños, los gemelos Carver interpretaron a los endiablados hijos de Lynette Scavo, el personaje interpretado por Felicity Huffman.

Hoy día, Charlie Carver es un joven (y atractivo) actor de 27 años, que ha decidido hacer pública su condición gay a través de una serie de cinco entradas (1, 2, 3, 4 y 5) que ha colgado en su perfil de Instagram adornadas con una imagen que reza “Be who you needed when you were younger”, que bien podríamos traducir por “Sé la persona que necesitabas cuando eras más joven”. Una imagen que según el actor explica descubrió en Instagram hace un año y que no pudo quitarse de la cabeza. De hecho acabó reproduciéndola allí donde era posible y encontrando en ella una fuente de inspiración para el proceso que ahora ha culminado.

“Siendo un niño, ya sabía que quería ser actor. Sabía que quería ser un montón de cosas: pintor, futbolista, un estegosaurio… Pero fue actuar lo que permaneció. Fue, más o menos, a la misma edad en la que también supe, aunque fuera de forma abstracta, que yo era distinto a los otros chicos de mi curso. Con el paso del tiempo, este ‘conocimiento’ abstracto fue creciendo y articulándose, a través de una dolorosa gestación marcada por sentimientos de desesperanza y alienación, hasta terminar en un clímax y pronunciar en voz alta tres palabras: ‘yo soy gay’. Al principio me las dije a mí mismo, para ver cómo sonaban. Sonaban verdaderas, y me odié por ello. Tenía doce años. Me costó aún unos pocos años poder repetírselas a otra persona. Mientras tanto, repetía la frase una y otra vez en mi boca, hasta que por fin me sentí lo bastante cómodo y seguro para que las palabras surgieran de nuevo, esta vez ante mi familia…”, comienza el precioso texto de Carver.

Y lo cierto es que las causas que ha esgrimido el actor resultan más que interesantes puesto muestran el proceso de concienciación que ha vivido el actor. Como explica en su cuenta de Instagram, Charlie Carver ha cambiado la ingenuidad de la adolescencia por una necesaria identificación con los problemas de la comunidad LGTB:

Cuando se trataba de diferenciar entre público y privado, creía que mi sexualidad podía quedarse fuera de la mesa. Quería creer en un mundo donde la sexualidad de cada uno es irrelevante. Después de tener el privilegio de interpretar a un amplio abanico de personajes (gais y heteros) me he dado cuenta de que este no es el caso.’

Este proceso, que no podríamos calificar como de estricta militancia pero sí de ser consecuente con el mundo en el que vives, ha sido paulatino. Se ha producido gracias al impagable ejemplo que han ofrecido actores y actrices más veteranos que decidieron desafiar las convenciones sociales y empujar la diversidad en momentos mucho más difíciles:

Siento que cada vez más personas se esfuerzan por crear un mundo seguro para los demás. El negocio del entretenimiento ha cambiado y los actores no están obligados a permanecer en el armario nunca más. Este cambio de mentalidad se lo debemos a todos los hombres y mujeres valientes que han salido del armario en el pasado. Así que estoy eternamente agradecido a todxs ellxs”.

La revelación de Carver le permitió por fin sentirse auténtico ante su familia, que acogió la noticia con comprensión, algo por lo que siempre estará agradecido.

“Reconozco que nací con un grandísimo privilegio, el crecer en una familia en la que mi orientación fue celebrada y segura. Si quieres salir del armario, primero y sobre todo asegúrate de que tienes una red de apoyo y de que será seguro hacerlo. Jamás animaría a nadie a salir del armario solo por encontrarse a sí mismo de forma perjudicial: hay un desproporcionado número de jóvenes miembros de la comunidad LGTBQ sin hogar, tanto en América como globalmente, por haber siendo expulsados de sus familias y de sus hogares por el odio y el prejuicio”, advierte Carver.

El joven actor pasa después a describir cómo, pese al alivio de aceptarse a sí mismo y ante su familia, las cosas se volvieron complicadas conforme su carrera de actor progresaba y se hacía adulto, viéndose obligado a desdoblarse en “dos mitades, una persona pública y otra privada, la primera de ellas supervisada, vigilada, censurada y esterilizada frente a todo aquello que pudiese revelar cómo la segunda se identificaba a sí misma”. “Yo era entonces de la opinión de que mi sexualidad podía mantenerse fuera de los focos. Al tiempo que mi salida del armario fue muy importante para mí mismo, quería creer en un mundo en el que la sexualidad de uno fuese irrelevante para la mayoría. Algo que “no importara’, o que en todo caso no fuese necesario anunciar a una persona extraña, a un nuevo compañero, a un entrevistador. Hasta la expresión ‘salir del armario’ [coming out, en inglés] me molestaba”, explica. “No quería ser definido por mi sexualidad. Cierto, soy un orgulloso hombre gay, pero no me identifico como ‘hombre gay’ o ‘solo gay’. Me identifico como un montón de cosas, varias identificaciones e identidades cada una de las cuales ocupan un mismo espacio y configuran un sentido de la propia identidad que fluye”, añade.

Su condición de actor incidía aún más en ese sentimiento, en tanto Carver sentía una cierta responsabilidad de permanecer “neutral” para enfrentarse a cada cambio de personaje. Sin embargo, Carver acabó concluyendo, “tras haber tenido el privilegio de interpretar un amplio rango de papeles, heteros, gais y otros”, que “este no es el caso”. “Las cosas en esta industria han cambiado y seguirán haciéndolo. Gracias a Dios. Lo sé gracias a todos esos valientes hombres y mujeres que han salido del armario”, agradece.

“Y entonces ví esa pequeña imagen en Instagram. En realidad, ella me había encontrado a mí mucho antes de que mi mente estuviera lista para escribir algo como esto. Hice muchos borradores y planes, ninguno de los cuales llegó a buen puerto. Así que me tomé mi tiempo, justificando el silencio con el hecho de que que en realidad yo no había estado realmente ‘dentro’ del armario (…) Me sentía cómodo fuera del armario en mi vida privada, y por un tiempo, eso fue suficiente”, cuenta.

“Las cosas cambian”, empieza su explicación final. “Siento que cada vez más personas, especialmente las más jóvenes, luchan por crear un mundo seguro. Estamos aprendiendo un nuevo vocabulario para ayudar a otros a sentirse escuchados cuando lo intentan y articular su percibida ‘alteridad’. Palabras como cis y trans, no binario, fluido… Exploramos las fronteras de los medios sociales, experimentando nuevas formas de conectar, galvanizar y despertar. Me siento jodidamente conmovido cada vez que escucho que un instituto vota a un compañero transgénero como rey o reina de la promoción, o cuando veo que Twitter arde con rabia contra el maltrato, la brutalidad y la injusticia”, cuenta, para poco después preguntarse “¿Qué puedo hacer yo? ¿Cómo puedo participar? Honestamente creo que [este] es un gran paso en la dirección correcta. Ahora creo que al omitir esta parte de mí mismo de lo que muestro, soy cómplice de perpetuar el sufrimiento, el miedo y la vergüenza infligidos a tantas personas en el mundo. Con mi silencio, he contribuido a decidir por ti que ser gay es ser, como hombre joven (o mujer joven, o cualquier persona joven) inapropiado para labrarte una carrera profesional en las artes (¿QUÉÉÉ?). Así que ahora dejemos que lo que se muestra de mí incluya esto: que me identifico como gay. ¿Realmente importa ya? Como joven, necesitaba un joven en Hollywood que lo dijese, sin tocarle las narices a nadie, me lo debo a mí mismo, más que nada para ser la persona que yo necesitaba cuando cuando era más joven”.

“Feliz 2016, y mis mejores deseos a todos vosotros y a los vuestros en el año que entra”, acaba Carver, no sin antes hacer un guiño a su hermano gemelo, “tan cool por ser hetero”. 

Un hermano (Max Carver) que por cierto le dejaba un mensaje de admiración en Twitter que no necesitamos traducir:

Ejemplo de diversidad y orgullo que ha asumido como suyo y con el que también espera ayudar a los jóvenes LGTB que tengan miedo a salir del armario.

Fuente Redacción Chueca/Dosmanzanas

Cine/TV/Videos, General, Historia LGTB , , , , , , , , , , , ,

Interesante debate entre dos actores gais sobre los estereotipos en la serie “Modern Family”

Sábado, 27 de diciembre de 2014

jesse_tyler_ferguson_2834150Los actores estadounidenses Tuc Watkins y Jesse Tyler Ferguson, ambos abiertamente gais, han mantenido un interesante debate acerca de la representación de los personajes homosexuales en medios como la televisión. La civilizada polémica fue iniciada por Watkins, que reprochaba a los guionistas de Modern Family, serie en la que actúa Ferguson, la visión que daban de los dos personajes gais, que llegaba a comparar con la representación estereotipada y prejuiciosa que se hacía tiempos atrás de los personajes de raza negra, cuando los interpretaban actores blancos con la cara pintada.

Tuc Watkins y Jesse Tyler Ferguson no solo tienen en común ser dos actores abiertamente gais, ambos también han interpretado (en el caso de Ferguson aún lo hace) a uno de los componentes de una pareja del mismo sexo en un serie de televisión. Watkins lo hizo durante varias temporadas en Mujeres desesperadas. Ferguson aún sigue interpretando a Mitchell, actual marido de Cam, en Modern Family.

El pasado jueves, Watkins escribía lo siguiente en su cuenta de Facebook:

Hmm. Creo que Modern Family es inteligente, divertidísima, incluso en ocasiones terriblemente sutil. Pero, casi siempre, me cuesta reírme con los chicos gais. De hecho, siento algo de vergüenza. Es un poco como si fueran el equivalente gay de la “cara pintada de negro”. No me parecen ‘modernos’ en absoluto. Evidentemente, hay gente de todas clases y condiciones. Así que, ¿por qué seguimos alimentando esos estereotipos de los 80 cada semana?”.

Watkins hacía referencia a la representación estereotipada y racista que se hacía de los personajes de raza negra en las películas y obras de teatro de principios y mediados del siglo pasado, en las que eran interpretados por actores de raza blanca con la cara pintada.

Greg Hernández difundió la crítica de Tuc Watkins en su conocido blog de crónica social Greg In Hollywood, donde fue leída por Jesse Tyler Ferguson, que dejó el siguiente comentario:

Lamento que te sientas así, Tuc. Conozco a muchos chicos que son como Cam y a un montón de chicos que son como Mitch. No podemos esperar representar a cada persona gay. Solo podemos representar a estas dos personas. Además, Mitch es básicamente una versión de mí mismo… así que nunca sé cómo tomármelo cuando la gente dice que es estereotipada. Y en defensa de Cam, sigo sin poder imaginarme cómo un payaso y entrenador de fútbol americano, que además resulta que es gay, puede ser un estereotipo.

Al fin y al cabo, se trata de una comedia de situación de tipo familiar. Creo que nuestros guionistas hacen un trabajo fantástico manteniendo a once personajes cada semana en tan solo 22 minutos. Estoy increíblemente orgulloso de interpretar a Mitch y terriblemente orgulloso de nuestra serie. Como niño de los años 80 en el armario, me hubiera encantado tener una serie como Modern Family para poder verla con mis padres. Habría significado mucho para mí ver que secretamente me reflejaban en televisión.

La televisión ha recorrido un largo camino y aún lo continúa para forjar un nuevo terreno. Estoy muy contento con el trabajo que hiciste en Mujeres desesperadas. Abrió la puerta para series como la nuestra y espero que podamos mantener esa puerta abierta para muchos más programas que nos sigan. Al final del día, no podemos agradar a todos… ni debemos intentarlo. Más o menos como en la propia vida, ¿no?

Cuídate.

Jesse Tyler Ferguson.

El comentario de Jesse Tyler Ferguson fue recogido por Greg Hernández en una nueva entrada de su blog. En ella, Tuc Watkins respondía: “Seguro que hago un escrutinio mayor de estos personajes que de los demás. Tal vez los árboles no me dejan ver el bosque. Pero probablemente habrá un chico de secundaria al que hayan metido en una taquilla por responder a ese estereotipo y tampoco creo que sea divertido. Los guionistas de esa serie son algunos de los escritores más divertidos de la televisión actual. ¿Por qué malgastan su tiempo promulgando estereotipos que nos polarizan?”.

Sin embargo, tras meditarlo, Watkins prefirió escribir una carta abierta a Jesse Tyler Ferguson, en la que explicaba sus argumentos con muchos más matices, y en la recalcaba el hecho de que todos estamos en la misma lucha:

 Estimado Jesse,

Me alegra comprobar que un comentario en Facebook puede avivar un fuego que parece arder en la comunidad LGBT, y entre los partidarios de nuestra comunidad.

Muchas puertas se han abierto en la lucha de los gais por la igualdad. Los derechos civiles, el derecho al matrimonio y la manera en que se nos representa, individual y colectivamente, en televisión. Ha habido grandes avances, desde la tolerancia hasta la aceptación, en el camino hacia la verdadera igualdad.

Todavía existen estereotipos. Probablemente siempre los habrá. Y aunque la verdad suele estar en el punto medio, los estereotipos nos polarizan. Ahí no hay nada nuevo. Pero aunque la explicación de un estereotipo puede hacer bien, darle un sentido lógico, todavía deja intacto el estereotipo.

Me alegro de haber interpretado a personajes homosexuales, pero al mismo tiempo me he sentido frustrado por los estereotipos de los que he formado parte al interpretar esos papeles. He rogado a los diseñadores de vestuario que no me hicieran usar camisas con estampado de cachemir, a los directores para que reconsideraran los “gemiditos” al final de una escena, y a los guionistas para que eliminasen el  “¡hola, nena!” del diálogo.

Lo hice porque cuando era pequeño y trataba de averiguar dónde encajaba, no era capaz de encontrar un modelo a seguir. Los estereotipos que veía me hacían pensar: “Bueno, no me identifico con eso, así que no debo ser gay”.

Puedo apreciar que lo que es un obstáculo para alguien puede ser un modelo a seguir para otro. Siento que aquello arruinó mi crecimiento, pero entiendo que puede haber alentado a otra persona. Creo que, como comunidad, queremos hacer el camino más fácil para los que vienen detrás de nosotros. Yo quiero eso. Estoy seguro de que tú también.

Algunos miembros de la audiencia pueden reírse con un personaje, pero otros también pueden distanciarse. Todos nosotros llegamos a esta lucha con nuestro propio bagaje… nuestro propio armamento. “Los tiempos revolucionarios exigen medios revolucionarios”. Mi comentario fue excesivo, y mi uso de la expresión “cara pintada de negro” inexcusable. Me arrepiento de haber creado discordia en nuestras filas, sobre todo porque todos estamos juntos en esta lucha.

He apreciado tu punto de vista. Espero que consideres el mío.

Atentamente,

Tuc.

General, Historia LGTB , , , , , , , ,

Recordatorio

Las imágenes y fotografías presentadas en este blog son propiedad de sus respectivos autores o titulares de derechos de autor y se reproducen solamente para efectos informativos, ilustrativos y sin fines de lucro. Yo, por supuesto, a petición de los autores, eliminaré el contenido en cuestión inmediatamente o añadiré un enlace. Este sitio es gratuito y no genera ingresos.

El propietario del blog no garantiza la solidez y la fiabilidad de su contenido. Este blog es un lugar de entretenimiento. La información puede contener errores e imprecisiones.

Este blog no tiene ningún control sobre el contenido de los sitios a los que se proporciona un vínculo. Su dueño no puede ser considerado responsable.