Archivo

Entradas Etiquetadas ‘Día Mundial de la Salud Sexual’

Experiencias de VIHda y resiliencias de migrantes y refugiados LGBTI

Lunes, 10 de septiembre de 2018

dmqzpjsxcaajgsrAl Racismo, y la  LGTBIfobia se le suma la serofobia o discriminación hacia las personas con VIH.

“Aquí las cosas no son tan bonitas como las cuentan, pero por lo menos no sientes ese miedo constante de que te están siguiendo por tu orientación sexual o por tener VIH”.

Con motivo del Día Mundial de la Salud Sexual, que se celebra el 4 de septiembre, desde Kifkif, la asociación de Migrantes y Refugiados Lesbianas, Gays,Transexuales y Bisexuales de Madrid, reivindicamos una mayor conciencia social en torno a la salud sexual de las personas migrantes y refugiadas LGBTI.

La salud sexual es, según la Organización Mundial de la Salud (OMS), un “estado de bienestar físico, mental y social en relación con la sexualidad”. Para que pueda garantizarse la salud sexual, deben respetarse los derechos sexuales de todas las personas. En efecto, para lograrla, la OMS asegura que se requiere un “enfoque positivo y respetuoso de la sexualidad y las relaciones sexuales, así como la posibilidad de tener relaciones sexuales placenteras y seguras, libres de coerción, discriminación y violencia”.

Bajo esta premisa y para conmemorar este día, impulsado en 2010 por la Asociación Mundial para la Salud Sexual,  prepararon un panel de experiencias que se expusieron en el CEPI Centro Madrid-Arganzuela, desde las 17 horas. A través de él tendremos la posibilidad de meternos en la piel de las personas migrantes y refugiadas LGBTI y conocer en primera persona cómo viven su salud sexual: sus necesidades, sus emociones y sentimientos, y las barreras con las que se topan en la sociedad debido a la discriminación y la estigmatización.

 Vulnerabilidad frente al VIH

El ‘mito del amor romántico’, asociado a la dependencia de la pareja, tiene un papel destacado en muchas infecciones de transmisión sexual (its) que se observa entre chicos migrantes LGBTI, especialmente entre latinoamericanos, a causa de la pérdida de la autonomía en la negociación del uso del preservativo.

La situación de desamparo, soledad, falta de redes sociales y amistad y desinformación con la que se encuentran los migrantes al llegar al país de destino implica, en muchas ocasiones, conceder una gran importancia a la pareja y a depositar una ‘excesiva’ confianza en el compañero sexual, incluso cuando la relación no es exclusiva. Existe también una cierta tensión entre la apertura a un gran número de contactos sexuales y la ‘necesidad’ de apoyo emocional y de confianza en una pareja.

La experiencia de Thiago, un joven brasileño de 25 años, evidencia la especial vulnerabilidad frente al vih por parte de las personas migrantes LGBTI que proceden de Latinoamérica, donde la educación sexual apenas se imparte en los centros educativos. En Brasil -cuenta este joven- ni siquiera se habla de sexo seguro ni de prácticas sexuales en las escuelas. “El vih está mal visto, tampoco se habla de ello”, sentencia.

Cuando Thiago vino a España vio toda la libertad que se vive aquí y sufrió un choque cultural. “Los latinos nos soltamos las trenzas, como decimos en Brasil, y empezamos a vivir a lo loco, tenemos sexo entre nosotros y también con la población autóctona. Quiere decir que la vulnerabilidad no está en el hecho de que seamos latinos, sino en el hecho de que tengamos una mayor necesidad de integrarnos”.

La discriminación múltiple

Las personas migrantes y refugiadas LGBTI que tienen vih sufren una múltiple discriminación, ven vulnerados sus derechos y están expuestos a una estigmatización cotidiana. Al racismo y la lgbtifobia, se le suma la serofobia o discriminación hacia las personas con VIH.

Esta serofobia la tienen, incluso, muy interiorizada muchas personas que han sido diagnosticadas con el virus. Así lo atestigua Charlie, un peruano de 33 años que descubrió que era seropositivo tras hacerse una prueba rápida. “Una vez confirmado el positivo, me sentí como un monstruo infectado y peligroso para la sociedad. En mi cabeza empezaron a rondar pensamientos como que nadie me querría, depresión, paranoia, miedo al rechazo y la soledad. La amargura se apoderaba de mí, se esfumaron mis emociones y mis alegrías”, recuerda con aflicción.

Desgarrador es también el relato de un compañero activista hondureño de 27 años que prefiere mantenerse en el anonimato. Su pertenencia a un colectivo LGBTI en su país le convirtió en blanco de las violentas maras, cuyas amenazas le obligaron a buscar refugio en Costa Rica. Allí fue víctima de una violación en la que contrajo el vih, el elevado coste de los antiretrovirales le hizo regresar a Tegucigalpa, donde volvió a ser extorsionado por las maras a cuenta de sus medicamentos. Finalmente cruzó el Atlántico y llegó a España. “Aquí las cosas no son tan bonitas como las cuenta, pero por lo menos no sientes ese miedo constante de que te están siguiendo. Algunas enfermeras se negaron a hacerme exámenes por ser extranjero, me hicieron sentir muy mal, como que a nadie le importa lo que había pasado”, denuncia.

África: ocultos por el VIH

En el caso del África subsahariana, si eres homosexual y tienes vih es probable que vivas oculto por el fuerte estigma social que existe hacia estas personas. La situación de estas personas es especialmente sangrante en este continente. “El VIHen mi país es muerte, un impacto, se queda todo a oscuras. Está asociado a personas muy demacradas”, declara Duma, un joven senegalés de 27 años.

También impera un enorme estigma social sobre la homosexualidad en la mayor parte de África. Un estigma que se mantiene en la sociedad de acogida, como es el caso de las diferentes comunidades de africanos que residen en Madrid. “Los homosexuales africanos no solemos romper fácilmente con nuestra sociedad de origen y el entorno de nuestros compatriotas en Madrid, por lo que la necesidad de ocultarse sigue existiendo en gran medida en los entornos africanos”, subraya Duma.

Resiliencia desde Venezuela

Desde Venezuela un joven gay de 26 años, cuyo nombre quiere que permanezca en el anonimato, se ha encontrado también con muchas barreras al llegar a España. Tras escapar de su país bajo amenazas de muerte, descubrió que tenía VIH. “No sabía que lo tenía y que tendría que iniciar un tratamiento. Gracias a Dios aquí es posible y sé que podré vivir sin miedo a morirme en poco tiempo”, confiesa.

Pese a “sentirse arropado” en el plano médico y conseguir la residencia gracias a una solicitud de asilo político, la ley le impide trabajar hasta transcurridos nueve meses. “Llegas a un país desarrollado a pasar más miserias que en el tuyo. Por suerte yo vine con mi pareja, que es español y gracias a él puedo seguir adelante, si no, no sé cómo lo haría”, señala. Sin embargo, ninguno de estos obstáculos ha frenado su amor por la vida y su lucha por conseguir sus sueños y ser feliz.

Una historia de resiliencia parecida es la que ha vivido otro compatriota suyo, un joven de 29 años que también prefiere mantenerse en el anonimato. Su mundo dio un giro de 180 grados tras llegar a España con su pareja y enterarse de que tenía vih. “En mi país mis esperanzas de vida hubiesen sido reducidas a cero, por la escasez de medicamentos y la mala calidad de servicio en el sector de salud”, subraya.

Escondido en un armario en Venezuela. Así se sentía otro de los miembros de la familia de Kifkif que ha querido expresar sus vivencias, un venezolano de 35 años, cuya esposa e hijos desconocían su bisexualidad, que tuvo que escapar a España tras ser chantajeado con revelar su orientación sexual y recibir su familia amenazas por ello. “Allí es como si la sociedad nos obligara a escondernos, aquí por lo menos encuentras más variedad”, asegura este joven que tampoco quiere dar su nombre por miedo a que sus hijos, que se quedaron con su madre, sufran represalias o burlas en su entorno.

De la opresión en sus países de origen a la libertad

Algunas sociedades están tan cerradas aún a la diversidad que asfixian y oprimen a aquellas personas con una orientación sexual y/o identidad de género que no se adecúa a la heteronormatividad que se pretende imponer. Huir o esconderse suele ser en la mayoría de los casos las únicas opciones para estas personas en países donde la lgbtfobia campa a sus anchas y domina todos los estamentos desde la esfera pública a la privada. Así se sentía Juan Carlos, un colombiano gay de 29 años que emigró a nuestro país en busca de una mayor libertad sexual. “Las celebraciones entre amigos y familiares en Colombia invisibilizan la homosexualidad, mientras que en la televisión se la ridiculiza a través de la feminidad o la parodia de personajes travestidos” recuerda.

Una sensación que le es familiar a un venezolano de 24 años llamado Sergio que se vio forzado a salir de su país para escapar de contextos homófobos. “En Latinoamérica el gay es representado como enfermo, transformado, cambiante de sexo, anormal, sin posibilidades de derecho y autonomía”, lamenta. “Es como si hubiéramos estado muchos años encarcelados… y, de repente, eres libre”. De esta manera ilustra Kevin, un ecuatoriano de 26 años, cómo se siente en España al poder expresar más libremente su orientación sexual. “Los chicos latinos hemos vivido la sexualidad en nuestros países de origen de una manera muy encorsetada…, por la homofobia, por el machismo, y entonces cuando salimos del país y venimos aquí… lo tenemos todo”, añade.

Fuente República, vía Cáscara Amarga

General , , , , , , , , , ,

CESIDA rompe los mitos sobre el VIH en el Día Mundial de la Salud Sexual

Sábado, 3 de septiembre de 2016

S_mbolo_CESIDA_400x400Se conmemora este domingo 4 de septiembre, bajo el lema ‘Salud Sexual: ‘Rompamos los mitos!”

La Coordinadora estatal de VIH y sida, junto a organizaciones de 35 países, se une a Asociación Mundial para la Salud Sexual para conmemorar el próximo domingo el Día Mundial de la Salud Sexual, que este año tiene como lema “Salud Sexual, ¡Rompamos los mitos!”, con el objetivo de ayudar a la población a tomar conciencia de la importancia de cuidar su salud sexual.

Juan Ramón Barrios, presidente de la Coordinadora estatal de VIH y sida CESIDA, recuerda que “La salud sexual requiere de un enfoque positivo y respetuoso de la sexualidad y las relaciones sexuales. Basados en la comunicación y confianza debemos hablar con la pareja sexual sobre el VIH y otras ITS, ya que confiar a ciegas o dejarse llevar por prejuicios puede llevar a que te infectes”.

Para paliar esos prejuicios, CESIDA trata de romper en este Día Mundial de la Salud Sexual los mitos que giran en torno al VIH y su transmisión, por ello aclara que:

El VIH no se contagia, sino que se transmite por vía sexual, sanguínea o perinatal (madre a hijo). “El contagio fomenta el estigma, ya que se daría por hecho una transmisión fortuita dependiendo sólo del aire o el contacto físico y esto no es posible”, apunta Barrios.

– El VIH no se detecta por síntomas, sólo es posible dar un diagnóstico a través de un test. Actualmente los nuevos casos de infección proceden de personas con VIH que no se han hecho la prueba. “Una persona infectada que toma el tratamiento antirretroviral tendría una carga viral indetectable, insuficiente para transmitir el VIH, por lo tanto el VIH no lo transmiten las personas con VIH que están tratadas.

– Tener VIH no es sinónimo de tener sida. Sida y VIH no son sinónimos, el primero es un estado debilitado del sistema inmunitario producido por el segundo, el virus, en caso de no tomar tratamiento antirretroviral. El sida es una etapa tardía de la infección por VIH. En España, se ha conseguido bajar la cifra de personas con sida pero no las infecciones de VIH, que se mantienen alrededor de las 3.500 cada año.

– No hay ninguna profesión para que las personas que vivan con VIH no estén capacitadas para desempeñar, a pesar de la discriminación que sufren rechazando su acceso a puestos de los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado.

– El VIH no afecta sólo a gais, bisexuales, hombres que tienen sexo con hombres o personas usuarias de drogas. Cualquier persona que tenga una práctica sexual sin protección puede infectarse, independientemente de su orientación sexual, edad, sexo…

Así, Barrios recalca que romper los falsos mitos asociados al VIH y al sida es fundamental para evitar nuevas infecciones y acabar con el estigma asociado.

“La discriminación, el rechazo e incluso la indiferencia hacia las personas con VIH le daña su salud y viola sus derechos humanos por lo que se hace necesario y urgente un Pacto de Estado contra el VIH, el sida, la discriminación y el estigma, que apueste por la asignatura de Educación para salud como fundamental, incluyendo la educación sexual en su currículo”, según el presidente de CESIDA.

Fuente CESIDA

General , , , , , ,

La FELGTB denuncia el efecto de la LGTBfobia sobre la salud sexual. Reivindicaciones LGTB en el Día Mundial de la Salud Sexual

Jueves, 4 de septiembre de 2014

noticias_file_foto_851060_1409745078Con el lema “El Bienestar de la Sexualidad” el 4 de septiembre se conmemora el Día Mundial de La Salud Sexual, un territorio a conquistar para muchas Lesbianas, Gais, Transexuales y Bisexuales que todavía no han conseguido el respeto, la protección y cumplimiento pleno de sus derechos sexuales.

Hoy jueves 4 de septiembre se conmemora el Día Mundial de la Salud Sexual, y este año se enfocará en lo que significa para todos nosotros, por eso, el lema esEl bienestar de la sexualidad”. El incremento de los delitos de odio por orientación sexual e identidad de género, y la política de recortes económicos e ideológicos aumentan las desigualdades y dificultan la aceptación y el desarrollo saludable de la sexualidad. Así se convierten en un territorio a conquistar para muchas Lesbianas, Gays, Transexuales y Bisexuales que todavía no han conseguido el respeto, la protección y cumplimiento pleno de sus derechos sexuales.

Solemos creer que tener una buena salud sexual es no sufrir ninguna infección de transmisión sexual. Sin embargo, de acuerdo con la World Association of Sexual Health (WAS) y la Organización Mundial de la Salud (OMS), es “un estado de completo bienestar físico, emocional, mental y social en relación con la sexualidad; no es solamente la ausencia de enfermedad, disfunción o malestar. La salud sexual requiere un enfoque positivo y respetuoso hacia la sexualidad y las relaciones sexuales, así como la posibilidad de tener experiencias sexuales placenteras y seguras, libres de coerción, discriminación y violencia. Para que la salud sexual se logre y se mantenga, los derechos sexuales de todas las personas deben ser respetados, protegidos y cumplidos”.

Todos estos elementos chocan de frente con la homofobia y transfobia que todavía se ejerce en nuestra sociedad, como vienen mostrando los sucesivos informes o estudios que se realizan en diversos ámbitos, como el educativo o el de los delitos de odio realizados por FELGTB.

Esta vulneración de derechos también llega desde el ámbito institucional. La previsible exclusión de las mujeres lesbianas y bisexuales de los procesos de reproducción asistida, la atención desigual que reciben respecto a diversos protocolos ginecológicos, o la reciente supresión sin previo aviso de un medicamento utilizado por los hombres transexuales por motivos puramente económicos, son elementos que dificultan la posibilidad de tener una sexualidad plena y positiva.

El desmantelamiento de programas, campañas y servicios relacionados con la prevención del VIH y otras ITS es otro aspecto que amenaza seriamente la sexualidad de las personas LGTB. Las ONG han venido tradicionalmente ofreciendo estos programas, pero el apoyo recibido por parte de las instituciones sanitarias viene siendo cada vez menor en los últimos años. La FELGTB lanza en las próximas semanas su programa Positivos 2.0, dirigido a jóvenes gais y bisexuales diagnosticados de VIH. El programa ofrece apoyo online para el afrontamiento del diagnóstico de manera que los jóvenes con VIH puedan también disfrutar de una sexualidad sana y placentera.

Santiago Redondo, responsable de Salud de FELGTB considera que “es necesario que se establezcan medidas que favorezcan el acceso igualitario a la sanidad para Lesbianas, Gais, Transexuales y Bisexuales. La información, el asesoramiento, la prevención y el tratamiento de todo lo relacionado con la sexualidad es un derecho que conllevaría incrementar una vivencia positiva de la sexualidad, no sólo a nivel personal sino también social”.

Boti García Rodrigo, presidenta de la FELGTB considera que “el bienestar sexual implica poder afirmar la propia orientación sexual, identidad y expresión de género y para ello es necesario respetar las orientaciones sexuales, identidad de género y expresión de los demás. La violencia homófoba, ya venga de individuos o instituciones, es inadmisible y expresa que la igualdad real está todavía lejos de ser alcanzada”.

Solemos tener una gran ignorancia en torno a los derechos sexuales de las personas ya que existen diez derechos sexuales que se deberían aplicar a todos los seres humanos a nivel universal. Os resumimos cuáles son:

Derecho a la libertad sexual. Abarca la posibilidad de la plena expresión del potencial sexual de los individuos. Cada uno puede disfrutar del erotismo, de su orientación sexual, de su percepción de la sexualidad como lo prefiera, excluyendo, sin embargo, toda forma de coerción, explotación y abuso sexuales en cualquier tiempo y situación de la vida. Recuerden las tres reglas de oro: todo lo que sea sano, seguro y consensuado, se puede y debe vivir con alegría, sin remordimientos.

Derecho a la autonomía, integridad y seguridad sexuales del cuerpo. Incluye la capacidad de tomar decisiones autónomas sobre la propia vida sexual dentro del contexto de la ética personal y social. También están incluidas la capacidad de control y disfrute de nuestros cuerpos, libres de tortura, mutilación y violencia de cualquier tipo. “Mi cuerpo es mío”, dice un dicho maravilloso de la sexología. Y todos deberíamos decidir sobre él, ser responsables de la manera en que lo vivimos, amarlo, cuidarlo, compartirlo, pero sabiendo que no se debe perder su integridad ni seguridad.

Derecho a la privacidad sexual. Las decisiones y conductas individuales realizadas en el ámbito de la intimidad pertenecen a cada persona, siempre y cuando no interfieran en los derechos sexuales de otros. Lo que pasa en la alcoba, se queda en la alcoba. Hoy en día, con todo el espionaje telefónico y por internet, con la exhibición de conversaciones privadas, de mensajes, se está violando este derecho sin que nadie haga referencia a ello.

Derecho a la equidad sexual. Se refiere a la oposición a todas las formas de discriminación, independientemente del sexo, género, orientación sexual, edad, raza, clase social, religión o limitación física o emocional. Al saber que tenemos esta prerrogativa, podríamos levantar la voz siempre que vivimos una situación semejante, ya sea a nivel social, de pareja o familiar.

Derecho al placer sexual. Tanto compartido con otra(s) persona(s) como con uno mismo, es fuente de bienestar físico, psicológico, intelectual y espiritual. Ya saben que desde hace años soy defensora de esta facultad; un amplio número de hombres y mujeres van a la cama, tienen encuentros eróticos (“hacen el amor”), sin saber bien a bien qué es el placer y que tienen el derecho de vivirlo de manera libre, gozosa, curiosa, sin miedos ni culpas.

Derecho a la expresión sexual emocional. La expresión sexual va más allá del placer erótico o los actos sexuales. Todo individuo tiene derecho a expresar su sexualidad a través de la comunicación, el contacto, las emociones y el amor. Si del placer se habla poco, menos aún de esta expresión. Pero es una vivencia cotidiana ligada a nuestra manera de percibir los vínculos afectivos, nuestro ser, la manera en que experimentamos y expresamos sentimientos cuando nos enamoramos, cuando deseamos a alguien. Por ende, está ligado con la posibilidad de contraer o no matrimonio, de divorciarse y de establecer otros tipos de asociaciones sexuales responsables.

Derecho a la toma de decisiones reproductivas, libres y responsables. Abarca el derecho a decidir tener o no hijos, el número y el espacio entre cada uno, y el derecho al acceso pleno a los métodos de regulación de la fecundidad. Siempre que se abre alguna discusión en torno a la interrupción legal del embarazo, tendríamos que recordar esta premisa, que aplica tanto en ellas como en ellos, porque la decisión de ser padres, por lo regular, es de dos personas. Para que los y las más jóvenes puedan ejercer este derecho de la manera en que se indica, tendrían que recibir una mejor educación sexual y la posibilidad de tener anticonceptivos a su alcance.

Derecho a información basada en el conocimiento científico. Implica que la información sexual debe ser generada a través de la investigación científica libre y ética, así como el derecho a la difusión apropiada en todos los niveles sociales. Los vehículos para ofrecerla pueden ser libros, medios de comunicación, folletos, cursos, talleres, módulos de información, pero es muy importante que quienes la ofrecen estén capacitados, porque de lo contrario, los prejuicios, las fuentes poco confiables de conocimientos, las ideas religiosas pueden afectar el objetivo que se busca con este privilegio.

Derecho a la educación sexual integral.
Es necesario recordar que la sexualidad humana es un proceso que inicia desde el vientre materno y termina hasta el día de nuestra muerte, por ello, la educación que se nos dé debe ser integral, es decir, debe involucrar a la familia, las instituciones educativas, el gobierno, medios de comunicación, organizaciones civiles.

Derecho a la atención de la salud sexual. Debe estar disponible para la prevención y el tratamiento de todos los problemas, preocupaciones y trastornos sexuales para gente de todas las edades. No solo las personas de mayor edad necesitan atención médica ni únicamente los adolescentes buscan una orientación. Todos deben recibirla sin sentirse avergonzados, discriminados o maltratados.

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , ,

Recordatorio

Las imágenes y fotografías presentadas en este blog son propiedad de sus respectivos autores o titulares de derechos de autor y se reproducen solamente para efectos informativos, ilustrativos y sin fines de lucro. Yo, por supuesto, a petición de los autores, eliminaré el contenido en cuestión inmediatamente o añadiré un enlace. Este sitio es gratuito y no genera ingresos.

El propietario del blog no garantiza la solidez y la fiabilidad de su contenido. Este blog es un lugar de entretenimiento. La información puede contener errores e imprecisiones.

Este blog no tiene ningún control sobre el contenido de los sitios a los que se proporciona un vínculo. Su dueño no puede ser considerado responsable.