Inicio > General, Iglesia Católica > Piden la dimisión colectiva de los obispos franceses tras el horror de los casos de pederastia

Piden la dimisión colectiva de los obispos franceses tras el horror de los casos de pederastia

Martes, 12 de octubre de 2021

eveques-de-france

“Aunque todos los obispos no sean culpables, todos son responsables” 

“Es la única manera de responder con dignidad a un comportamiento inaceptable que se ha repetido a lo largo de los años, el de una jerarquía que ha cubierto crímenes abominables”

Junto a Devaux, firman el manifiesto la directora de la redacción de la revista Testimonios Cristianos, Christine Pedotti, y la teóloga Anne Soupa

Para ellos, “la dimisión colectiva de los obispos” sería “una señal de esperanza y renovación” de una institución que no ha sabido proteger a sus fieles

Sería un nuevo inicio que permitiría recuperar la confianza de los fieles

Jacques Gaillot: “¿Tendrá la Iglesia francesa la valentía de poner en práctica las recomendaciones de la comisión sobre abusos?” El obispo de Partenia expresa su conmoción tras el ‘informe Sauvé. 

Todos los obispos de Francia deben presentar su dimisión como reacción al informe publicado en el país la semana pasada que revelaba la existencia de al menos 330.000 víctimas de pederastia en el seno de la iglesia, según una petición lanzada este lunes por víctimas, entre otros.

LSTVBSDUVPWQHJOBCXOSGSU7I4François Devaux,

“Es la única manera de responder con dignidad a un comportamiento inaceptable que se ha repetido a lo largo de los años, el de una jerarquía que ha cubierto crímenes abominables”, explicó a Efe el presidente de la asociación de víctimas de la pederastia La Parole libérée (La Palabra Liberada), François Devaux, uno de los firmantes de este llamamiento.

François Devaux, pidió a los obispos de Francia que “paguen por todos estos crímenes”, el martes, día de la publicación de un informe sobre los abusos sexuales en la Iglesia.

Junto a Devaux, convertido en una figura visible de la denuncia contra la pederastia en la iglesia católica, firman el manifiesto titulado “Ante la quiebra, la dimisión de los obispos es el único resultado honorable”, la directora de la redacción de la revista Temoinage Chretien (Testimonio Cristiano), Christine Pedotti, y la teóloga Anne Soupa quien, cuando el cardenal Philippe Barbarin renunció en marzo del año pasado (tras su absolución, en segunda instancia, por encubrimiento de abusos), presentó formalmente su ‘candidatura’ para suceder al cardenal Barbarin como arzobispo de Lyon. Anne Soupa, es cofundadora de la asociación “Le comité de la jupe” (El comité de la falda), que promueve la igualdad entre mujeres y hombres en la Iglesia, y de la Conferencia Católica de Francófonos Bautizados (CCBF). Finalmente, el Papa rechazó la dimisión del condenado Cardenal Barbarin, que se retiró “un tiempo” de la diócesis, por lo que las víctimas calificaron al Papa de “Judas” por no aceptar la renuncia de Barbarin.

 

14 avril 2019 : Anne SOUPA, cofondatrice de l'association "Le comité de la jupe" - qui promeut l’égalité entre femmes et hommes dans l’Eglise - et de la Conférence Catholique des Baptisé-e-s Francophones (CCBF). Paris (75), France. Anne Soupa

Para ellos, “la dimisión colectiva de los obispos” sería “una señal de esperanza y renovación” de una institución que no ha sabido proteger a sus fieles.

“Aunque todos los obispos no sean culpables, todos son responsables”, señalan los firmantes, que consideran que la renuncia colectiva es “el único gesto a la altura de la catástrofe y la pérdida de confianza” que afecta a la iglesia.

Al tiempo, apuntan, sería un nuevo inicio que permitiría recuperar la confianza de los fieles, la única manera a su juicio de que la institución eclesiástica pudiera afrontar el pago de las indemnizaciones a las víctimas.

Los firmantes piden al Papa que nombre un “legado” para la Iglesia de Francia y sugieren el nombre de Sor Véronique Margron, la primera mujer en presidir la Conferencia de Religiosos y Religiosas de Francia, quien en 2018 afirmaba en Le Point: “Qué palabra tan tajante como la espada desgarrará un oscurantismo moral, un idealismo ciego y asesino, una fraternidad desviada… Que palabra aguda, en nuestras propias comunidades, para reconocer nuestra participación en los efectos del mal y cesar en nuestras reacciones, a menudo a la defensiva”.

El 11 de junio de 2018 pronunció estas palabras ante 120 religiosos y religiosas reunidos para un día de sensibilización sobre el tema: “Abuso sexual y pedofilia”. Quiso proponer esta jornada y optó por comenzarla, presentando el testimonio de tres víctimas de sacerdotes pedófilos. “Cuando se comienza a escuchar”, decía Sor Véronique, “se penetra en una realidad criminal y caen por sí solas, un cierto número de afirmaciones falsas, que nos hacen decir con demasiada frecuencia: “estas historias son tan antiguas”, ” esos que las sacan, quieren hacerle daño a la Iglesia”. Todos estas posiciones comunes se derrumban de cara a la extrema gravedad del discurso. Imposible hablar de conspiración, de Iglesia asediada, estamos ante una tragedia. El oyente se da cuenta del desastre que ha fracturado una vida”. “La Iglesia debe escuchar la ira y la angustia de estas personas. La negación de los fieles puede ser más fuerte que la del clero”, señalaba Sor Véronique.

A continuación, la entrevista que le hacía  Le Point, donde explica la situación de las víctimas:

La iglesia ya ha asegurado que no cuenta con medios suficientes para indemnizar a todas las víctimas, lo que hará necesario un llamamiento a donaciones para afrontarlas.

“Los fieles han perdido la confianza en esta iglesia, hace falta una renovación”, explicó Devaux.

El ex presidente de la asociación La Parole libérée, ahora disuelta, no se anda con rodeos en la introducción a la conferencia de la Comisión Independiente sobre el Abuso en la Iglesia (CIASE)..

Frente a los miembros del clero reunidos,  Devaux declaró que “no tenía ninguna duda” sobre lo que el informe Sauvé iba a “revelar”: “Sé que ustedes regresan del infierno”, dijo, evocando “lo que parece encontrarse con una fosa común de las almas desgarradas de la Iglesia”.

Ante esta valoración, “lo mejor que tendrías que hacer es: cállate y empieza a desenvolverte con ardor y rapidez”, declaró, asegurando a los dirigentes eclesiásticos que ahora es necesario “reconstruir el sistema en una dimensión considerable. La tarea es abismal”, advirtió, llamando a un concilio “Vaticano III“, que sería sólo un “paso de etapa”. “¿Podemos pensar razonablemente que la Iglesia solo es capaz de esto?”, Se preguntó ante una audiencia silenciosa.

maxresdefaultRefiriéndose al informe de la comisión Sauvé, declaró: “Ustedes finalmente traen a las víctimas un reconocimiento institucional de toda la responsabilidad de la Iglesia, que los obispos y el Papa no han capaces hasta hoy”.

François Devaux fue el cofundador de una asociación, La Parole libérée, creada en 2015 en Lyon por las víctimas de un capellán scout de la diócesis de Lyon, Bernard Preynat, quien fue capaz de reconocer que “Durante veinte años abusé de cuatro o cinco niños a la semana”

La Asociación se disolvió el pasado mes de marzo.

Su lucha fue contada en 2019 por la película de François Ozon, Grâce à Dieu” (Gracias a Dios).

François Devaux, que fue la primera víctima entrevistada por Ciase, recordó su deseo de que también se establezca un proceso de indemnización para todas las víctimas en un plazo razonable.

La Comisión, compuesta por 22 miembros voluntarios, fue creada en 2018, a solicitud del episcopado y de los institutos y congregaciones religiosas.

***

Llamamiento por una iglesia renovada y confiable

¡Pedofilia en la Iglesia: La dimisión de los obispos es la única salida!

Si bien ahora se conocen los hallazgos de CIASE, la Comisión Independiente sobre Abuso Sexual en la Iglesia Católica, una palabra es suficiente para resumir la situación: quiebra.

El número es espantoso: varios cientos de miles de niños heridos en la carne y el alma, impedidos de creer y amar durante muchos años, cientos de miles de vidas destrozadas y dañadas.

De hecho, la cantidad de abusos, como los mecanismos que han ayudado a ignorar u ocultar los abusos de los perpetradores, a silenciar a las víctimas y descuidar su sufrimiento, demuestran con terrible precisión la responsabilidad de aquellos cuya responsabilidad era precisamente vigilar y proteger.

Es cierto que en muchos casos las comunidades, parroquias, capellanías, etc.… y los propios padres no han sabido reconocer la gravedad de los hechos y tampoco implementar medios de protección. Pero este mismo hecho muestra que el peso de la autoridad jerárquica y el uso abusivo de la noción de obediencia han contribuido en gran medida al desastre que ahora se revela.

¡Que este hallazgo sea terrible no lo deja sin atractivo! E incluso, revive y estimula nuestra conciencia: el remedio debe ser igual al mal.

Debemos tomar decisiones adaptadas al desastre que descubramos. Las reglas actuales para el ejercicio de la autoridad, poder y responsabilidad que permitieron este desastre no lo remediarán.

Sin duda, no todos los obispos franceses han encubierto crímenes, pero la estructura misma de la jerarquía católica presupone continuidad y solidaridad entre cada obispo y su predecesor. Como tal, si todos no son culpables, todos son responsables.

Pedimos como signo de esperanza y renovación, la renuncia colectiva de todos los obispos en ejercicio.

Este es el único gesto acorde con el desastre y la pérdida de confianza en la que nos encontramos. Este es un primer acto de arrepentimiento concreto y costoso para las víctimas. Ésta es la única actitud que puede restaurar la casa de la Iglesia.

Dejemos, pues, las vacilaciones y los escrúpulos al guardarropa; dejemos también allí los títulos, las cruces, las cabeceras y los cuellos romanos. Y juntos, hermanos y hermanas, en la humildad que corresponde al drama de las víctimas, pongamos nuestra única prenda de trabajo, la blanca de nuestro bautismo y abramos una “Convención de los bautizados y bautizados”.

Juntos, hagamos de la Iglesia un hogar confiable; una casa donde los niños y las mujeres estén a salvo, donde se respeten las conciencias, donde se proteja la libertad.

Firmo esta llamamiento

Estoy listo para participar en una “Convención de bautizados y bautizados” que llevará este trabajo a una conclusión exitosa.

Contribuyo con una donación para que esta operación se realice de manera libre e independiente.

(Si las sumas recaudadas superan las necesidades, serán donadas a asociaciones de víctimas).

Christine Pedotti, Anne Soupa y François Devaux.

Movilización creada por la convención de católicos de Francia lanzada por Christine Pedotti, Anne Soupa y François Devaux
10/4/2021

***

Fuente Religión Digital/L’Express

General, Iglesia Católica , , , , , , , , , , , ,

  1. Sin comentarios aún.
  1. Sin trackbacks aún.
Debes estar registrado para dejar un comentario.

Recordatorio

Las imágenes y fotografías presentadas en este blog son propiedad de sus respectivos autores o titulares de derechos de autor y se reproducen solamente para efectos informativos, ilustrativos y sin fines de lucro. Yo, por supuesto, a petición de los autores, eliminaré el contenido en cuestión inmediatamente o añadiré un enlace. Este sitio es gratuito y no genera ingresos.

El propietario del blog no garantiza la solidez y la fiabilidad de su contenido. Este blog es un lugar de entretenimiento. La información puede contener errores e imprecisiones.

Este blog no tiene ningún control sobre el contenido de los sitios a los que se proporciona un vínculo. Su dueño no puede ser considerado responsable.