Inicio > Espiritualidad > Gerardo Villar: En la alegría y el dolor.

Gerardo Villar: En la alegría y el dolor.

Sábado, 11 de julio de 2020

Chaplain Bill Simpson talks with a patient in the emergency room at SSM Health St. Anthony Hospital in Shawnee, Okla, April 23, 2020, amid the coronavirus pandemic. Officials at the Archdiocese of St. Paul and Minneapolis are assembling a team of priests to be trained for a ministry for patients sick with the coronavirus. (CNS photo/Nick Oxford, Reuters) See COVID-MINISTRIES-PRIESTS May 7, 2020. Capellán Bill Simpson  (CNS photo/Nick Oxford, Reuters)

En los diversos grupos en los que hemos revisado la época pasada y las consecuencias del coronavirus hay un clamor general de gratitud y de ver lo positivo que ha sido el comportamiento de muchísimas personas.

Por supuesto, está la entrega generosísima de miles de profesionales a todas las escalas. Pero saliendo del torrente que hemos vivido en el campo estrictamente sanitario, han existido miles de gestos de ayuda, colaboración y servicio.

En cantidad de bloques de vecinos han existido unos carteles a la entrada, donde ha habido personas que se han ofrecido para hacer cualquier servicio: compras, visitas, llamadas de teléfono.

Los vecinos, que casi no nos conocíamos, hemos salido puntualmente a la ventana a las 8 de la tarde para aplaudir. Y se ha dado en muchas ocasiones que alguna persona ha tocado todos los días algún instrumento y ha ofrecido la música a los vecinos.

Me gustaría saber lo que han crecido las llamadas de teléfono a personas familiares pero también a quienes sospechamos que estaban solas.

No nos hemos dado besos, porque no nos lo permiten las normas sanitarias, pero nos hemos saludado con un cariño inmenso y nos hemos deseado lo mejor.

No me atrevo a poner lista de colectivos que han participado en esta entrega generosa, pero apunto: Cáritas, Cocina Económica, Bancos de alimentos, comida, ropas, donativos, mascarillas…

Sería una pena que se nos acabara la vis afectiva y solidaria al pasar esta situación. Puede ocurrir que hasta ahora era el cariño lo que mandaba y ahora corre el riesgo de salir a flote nuestros intereses particulares y cambiemos el trato afectuoso por la discusión, las ideas, los partidos políticos… Será bueno el que tengamos en común intereses generales, necesidades comunes.

Hay muchos motivos que nos unen para trabajar por unas mismas metas y aun discrepando, ser capaces de unirnos por lo que vivimos de común. Simplemente porque somos una misma humanidad, tenemos un mismo peligro de que vuelva el virus y nos necesitamos. Invito a todos los animadores natos y a todos los líderes a crear cada día más motivos de unión y actividades en las que todos nos sintamos afectados por la misma causa.

Y aunque parezca raro, será estupendo que compartamos las necesidades, que nos unamos en lo que nos ocurre de tristeza y dolor, pues aunque parezca mentira, en el fondo nos unimos más en las penas que en las alegrías. Una persona que se cae, atrae más personas que la que va andando sana.

Con cuidado sanitario, pero necesitamos celebrar fiestas y encuentros alegres que nos unan y nos lleven a sentirnos juntos con unas mismas causas. Y pienso si las actividades que hemos realizado (palmadas, música, recados y compras, visitas…) ¿No será bueno el aumentarlos día a día? Qué bonitos han sido esos días pasados aun en medio de la enfermedad pero con el apoyo entregado.

Hay muchos virus entre nosotros que requieren curación y hay muchísimos millones de personas contagiadas en todo el mundo. Es preciso hacer con ellos lo que hemos vivido entre nosotros. Que el virus sea sanación de egoísmos.

Gerardo Villar

Fuente Fe Adulta

Espiritualidad ,

  1. Sin comentarios aún.
  1. Sin trackbacks aún.
Debes estar registrado para dejar un comentario.

Recordatorio

Las imágenes y fotografías presentadas en este blog son propiedad de sus respectivos autores o titulares de derechos de autor y se reproducen solamente para efectos informativos, ilustrativos y sin fines de lucro. Yo, por supuesto, a petición de los autores, eliminaré el contenido en cuestión inmediatamente o añadiré un enlace. Este sitio es gratuito y no genera ingresos.

El propietario del blog no garantiza la solidez y la fiabilidad de su contenido. Este blog es un lugar de entretenimiento. La información puede contener errores e imprecisiones.

Este blog no tiene ningún control sobre el contenido de los sitios a los que se proporciona un vínculo. Su dueño no puede ser considerado responsable.