Archivo

Entradas Etiquetadas ‘vaginoplastia’

Una mujer trans se somete a la revolucionaria cirugía vaginal que ayudó a inventar

Miércoles, 20 de septiembre de 2017

vagionplastia-revolucion-lubricar-jess-ting-696x522Una mujer trans de Nueva York se convierte en la primer paciente en someterse a una nuevo tipo de vaginoplastia que ella misma ayudó a inventar.

El procedimiento utiliza tejido del peritoneo para crear una vagina capaz de lubricarse por si misma cuando hay excitación sexual. 

Hayley Anthony es una consultora de marketing de 30 años que se ha convertido en la primer mujer trans que se ha sometido a un nuevo tipo de cirugía vaginal que puede suponer una auténtica revolución para todas las mujeres trans que quieran reasignar sus órganos genitales. Y lo más increíble es que la propia Hayley ayudo a la creación de este nuevo procedimiento.

En otoño de 2015 Hayley estaba preparada para realizarse la vaginoplastia habitual en mujeres trans, la vaginoplastia por inversión peneana. ¿En qué consiste ese procedimiento? Pues como explica la web del doctor Iván Mañero, se trata de un procedimiento con el que “realizar una neovagina cutánea mediante la piel invertida del pene y del escroto. El objetivo es crear un complejo genital tan femenino como sea posible tanto desde un punto de vista anatómico como estético y funcional.

El doctor Jess Ting

Eso es lo que a Hayley le iba a practicar el doctor Jess Ting, director del departamento de cirugía del Centro de Medicina y Cirugía Transgénero del hospital Mount Sinai de Nueva York. El problema de ese tipo de vaginoplastia es que al darle la vuelta al pene (de dentro a afuera) para crear la vagina, el órgano resultante no lubrica con la excitación sexual y puede seguir creciendo vello incluso aunque se practique una depilación por electrólisis.

 Hayley estaba convencida de que se iba a practicar esa vaginoplastia. Como ha explicado a la revista Wired: “Me familiaricé con el proceso, con los ojos bien abiertos, entendiendo todo lo que comprometía y con voluntad de aceptarlo“. Pero Hayley no pudo evitar lo que todos hacemos cuando nos enfrentamos a algo de salid: buscar en Google.

Al hacerlo, Hayley descubrió una noticia sobre un grupo de doctores en la India que utilizaban tejido del peritoneo (la membrana que cubre la superficie interior del abdomen y forma varios pliegues que envuelven las vísceras) para operar a mujeres cisgénero cuyas vaginas se habían desarrollado demasiado o nada en absoluto. Así que Hayley acudió al Dr. Ting con el artículo impreso, y el Dr. Ting, que reconoce que llevaba años buscando la forma de mejorar las operaciones en mujeres trans, se mostró muy interesado en ese procedimiento: “No paraba de pensar que debía haber algo mejor. Pero ¿dónde íbamos a encontrar una gran cantidad de tejido interno, rosado, sin vello que secretara fluido?”.

Hayley recuerda que cuando le enseñó el artículo al Dr. Ting éste la miró con cara de no entender qué ocurría: “Al principio él estaba en plan: ‘¿Qué hace esta chica?’ No tengo conocimientos médicos. No soy científica. Pero cuando lo vio me dijo: ‘Oh, puede que aquí haya algo’“.

Durante los siguientes dos años el doctor Ting estuvo estudiando y perfeccionando el método que primero aplicó en Hayley y que, por ahora, y ha practicado en otras 22 mujeres trans. Las vaginas resultantes tienen un aspecto y tacto muy similiar al de las vaginas naturales, pero además lubrican cuando la mujer se excita. La operación de Hayley se llevó a cabo en abril y aún está en proceso de recuperación, pero está encantada con el resultado y explica que ha podido tener sexo (y llegar al orgasmo) sin necesidad de utilizar lubricante: “Sé que no siempre la he tenido. Pero la forma en que se siente… No puedo imaginar mi cuerpo siendo diferente.

Por el momento ya hay unas 100 mujeres en la lista de espera del doctor Ting para someterse a esta operación. Los resultados parecen ser tan prometedores que el hospital Mount Sinai ha decidido lanzar la primera beca médica de los Estados Unidos especializada en cirugía trans.

Fuente | Wired, vía EstoyBailando

General, Historia LGTB , , , , , ,

La sanidad pública valenciana hará este mes la primera vaginoplastia a transexual

Miércoles, 4 de enero de 2017

hospital_elpesetHospital Universitario Doctor Peset de Valencia

Hasta ahora se derivaban a Málaga, con una lista de espera de seis o siete años.

La Unidad de Transexualidad del Peset, Valencia, ha atendido a 24 menores en 2016.

La Unidad de Atención a la Transexualidad del Hospital Peset, en Valencia, practicará a finales de enero la primera vaginoplastia en una mujer transexual, algo que los médicos valencianos consideran “un hito por el que llevaban mucho luchando”.

Hasta ahora, este tipo de operaciones de cirugía genital se derivaban a Málaga, con una lista de espera de seis o siete años, o tenían que recurrir a la privada, donde las operaciones tienen un coste de unos 22.000 euros.

Esta unidad, centro de referencia en Valencia y Castellón, atendió en 2016 a 68 casos, de los que 24 eran menores de hasta 17 años, el 35,2 por ciento. Además, a finales de enero practicará la primera vaginoplastia a cargo del sistema sanitario público en una mujer trans, que se realizará en el hospital La Fe.

Así lo han anunciado los responsables de esta unidad, el sexólogo y psicólogo Felipe Hurtado y el endocrino Marcelino Gómez, que han participado en el protocolo de acompañamiento para garantizar el derecho a la identidad de género de la Conselleria de Educación, que entró en vigor el pasado martes, y en la nueva Ley Integral de Reconocimiento del Derecho a la Identidad y Expresión de Género, pendiente de aprobación por las Corts.

Al respecto, Hurtado ha destacado que los casos atendidos se han duplicado en los dos últimos años debido a la “mayor visibilidad” de las personas transexuales ante los trabajos preparatorios de la nueva ley y gracias al trabajo de asociaciones de padres y de este colectivo.

Esta unidad se creó en 2008 como referencia para la Comunidad Valenciana y desde 2012 se centra en Valencia y Castellón ya que Alicante cuenta con una propia. Así, en 2012 atendió 18 casos nuevos, de los que siete eran menores de hasta 17 años, el 38,8 % de los atendidos; en 2013 asistió a 28 casos nuevos, de los que cinco eran menores, el 17,8 %, y en 2014 a 25 casos, cinco de ellos menores, el 20%.

En cambio, a partir de 2015 los nuevos casos se duplicaron y el número de menores supone ya más de un tercio de la población atendida. En concreto ese año se prestó asistencia a 56 nuevos casos de los que 27 eran menores, el 48,2 % y en 2016 a 68 casos, 24 de ellos tenía menos 17 años, el 35,2 %.

Al respecto, ha explicado que en su consulta ha atendido a niños de hasta tres y cuatro años y este año a un chico de seis si bien es con el inicio de la pubertad, a partir de los 12 años, cuando más se manifiesta la disforia, el malestar con el desarrollo de su cuerpo.

De hecho, de los 27 menores tratados en 2015 ocho eran menores de 12 años y los 19 restantes tenían entre 12 y 19 mientras que en 2016 de los 24 menores que asistió cuatro tenían menos de 12 años y los 20 restantes entre 12 a 17 años.

El problema, explica, es que muchos padres y algunos de los menores “notan cuando comienzan a desarrollarse que son diferentes pero piensan en la homosexualidad y no en la transexualidad”. Por eso ha destacado la importancia del protocolo de Educación para “eliminar al máximo” las “burlas y rechazo social”.

Hurtado ha explicado que la estigmatización de los niños transexuales es mucho menor en la infancia que en la adolescencia, cuando los jóvenes son “más crueles”. “De pequeños entienden que igual que hay niños pelirrojos pero que son menos frecuentes que los morenos hay niños transexuales que son diferentes pero que son iguales al resto”, ha explicado.

Se echa en falta una explicación de la transexualidad en los libros de texto. Este es uno de los mensajes que traslada en las charlas de orientación sexuales que da en los colegios, sobre todo al profesorado y los padres de los centros en los que hay un niño transexual. Hurtado ha apuntado que no ha notado diferencias entre los colegios públicos y los concertados o religiosos.

“No hay dificultades para que lo traten bien el problema se da con algunos padres que por ejemplo no entiende que un menor transexual use el vestuario con el que se sienta identificado y ha habido casos, aunque son la minoría, que han tenido que sacar al chaval del colegio”, ha comentado.

Por eso, ha considerado muy importante que este protocolo se aplique también en los colegios concertados y privados aunque no sea obligatorio. Además, ha echado en falta una explicación de la transexualidad en los libros de texto.

Con todo, ha destacado el cambio social que se ha producido. Así, si hace 20 años a su consulta acudían ya pasados los 20 años, cuando llevaban años autohormonándose y con fuertes depresiones e incluso con intentos de suicido porque no podían someterse a un tratamiento. De hecho, muchas veces ejercían la prostitución para obtener fondos con el que costearlo.

Sin embargo, desde que se aprobó la atención en 2008 el perfil ha cambiado. Desde entonces son jóvenes que ya no tienen “tanto sufrimiento” porque pueden someterse a un tratamiento y solucionar “su conflicto de identidad sexual” y además vienen apoyados por sus familias. Los mayores problemas se dan en casos de padres separados cuando uno de los dos no acepta el género que siente su hijo.

Asimismo, ha explicado que aunque históricamente había más demanda de cambio de hombre a mujer, en una proporción de cuatro a uno, en los últimos años se han igualado. Así, si en 2012 se atendió a 16 casos de hombre a mujer frente a dos de mujer a hombre en 2016 se atendieron 30 casos de hombre a mujer y 38 de mujer a hombre. Hurtado ha explicado que esta evolución es consecuencia de la gran mejora de los tratamientos.

Al respecto, el endocrino Marcelino Gómez ha destacado que el proyecto de ley aumenta la cartera de servicios en la sanidad pública valenciana. Así, se incluyen los tratamientos quirúrgicos de exéresis de mama y genitales y reconstructiva de genitales y otros tratamientos requeridos para la modificación corporal.

Así, a finales de enero se practicará la primera vaginoplastia en una mujer transexual. En estos momentos, hay una bolsa histórica de cerca de medio centenar de mujeres transexuales pendientes de someterse a esta cirugía, que se realizará en el Hospital La Fe. En el Peset seguirán prestando las terapias sexológicas, farmacológicas y hormonales, así como las masectomias y la implantación de prótesis mamarias. Gómez ha explicado que la cirugía genital para un hombre transexual sigue sin estar recomendada por ninguna unidad por las “complejas complicaciones” que genera.

Del mismo modo, ha resaltado que la ley prevé un cambio en la atención ya que “la edad administrativa y la naturaleza no siempre coinciden”. En ese sentido, ha constatado que era “una barbaridad” tener que esperarse a los bloqueos puberales hasta los 16 años cuando había chicas que llevaban años con la regla y “el cuerpo ya es definitivo”, y hasta los 18 para aplicar los tratamientos hormonales.

Por contra, ahora, siguiendo las indicaciones de las guías internacionales, se actuará conforme a la edad biológica. De este modo, si cuando comienza la pubertad, a los 12 o 13 años, tiene clara “su identidad de género y cuenta con el apoyo familiar” se comienza el tratamiento para bloquear con fármacos el desarrollo corporal y si a los 14 o 15 años “el menor es lo suficientemente maduro se comienza el tratamiento hormonal cruzado“. La cirugía no se aplica hasta los 18 años.

En los casos en los que hay una negativa de uno de los padres que pueda suponer “un claro perjuicio” al menor se lleva el caso a Fiscalía de menores. No obstante, estos casos son muy escasos.

Fuente Agencias, vía Cáscara Amarga

General, Historia LGTB , , , , , , , , ,

Mujeres transexuales aprenden a vivir su sexualidad tras someterse a cirugía

Sábado, 12 de noviembre de 2016

tinarecioTina Recio

Muchas de ellas ocultan que han sido operadas, incluso a su pareja, y “se hacen invisibles en sus relaciones sexuales porque son chicas alejadas del activismo transexual”.

Enseñan los cuidados que necesita la vagina transexual

Tina Recio es una mujer transexual y activista que lleva siete años movilizándose por los derechos de las personas transexuales y que acaba de crear el proyecto I-Vaginarium para ayudar a otras mujeres transexuales operadas en el aprendizaje de su nuevo sexo.

Tina Recio ha explicado que se trata de una iniciativa pionera en España para suplir la carencia de información y pedagogía, durante el proceso y después, que tienen las mujeres transexuales que se someten a una reconstrucción genital.

Según Recio, “son un 90 % las mujeres transexuales que, independientemente del momento en que se encuentren en la transición de género, desean terminar el recorrido con una vaginoplastia”.

El proyecto, que consiste en clases y sesiones presenciales, “enseña los cuidados que necesita la vagina transexual y que muchas veces se pasa por alto entre las personas que se operan, además de ser un espacio donde compartir las vivencias y preocupaciones de las chicas”, detalla Recio.

“El año pasado se puso en contacto conmigo una chica intersexual que había sido operada en España y que sufrió una mala praxis médica”, recuerda la impulsora de estos talleres, que explica que uno de los países donde es más común hacer más vaginoplastias es Tailandia, donde ella se operó hace cuatro años.

Aunque la experta muestra una preocupación sobre estas malas praxis, reconoce que “nunca será lo mismo un cirujano que opere a seis u ocho personas al año, como es el caso de España, que un cirujano que opere a cerca de 500 personas al año”.

La activista precursora de este proyecto pionero en España confiesa que “lo más complicado es llegar a las chicas que, tras operarse, por su apariencia física son irreconocibles como mujeres transexuales”.

Muchas de ellas, según Recio, ocultan que han sido operadas, incluso a su pareja, y “se hacen invisibles en sus relaciones sexuales porque son chicas alejadas del activismo transexual”.

Cuando estas chicas tienen problemas a nivel fisiológico, se enfrentan a muchas dificultades, ya que “la vagina transexual no está reconocida como un órgano de pleno derecho y, por lo tanto, muchos ginecólogos no la reconocen como normal y, en la mayoría de casos, no han tratado nunca con los genitales de las mujeres transexuales”, según Recio. “Sería impensable imaginar que los médicos no reconocieran un órgano trasplantado como un órgano real”, lamenta la transexual, que solo pide “derechos humanos muy básicos que se deben cumplir y no se están cumpliendo, como una asistencia digna a la Seguridad Social y a la Sanidad”.

Aunque la OMS todavía considera la transexualidad como una enfermedad mental, el sistema sanitario catalán reconoció hace apenas unas semanas que ya no será tratada como una patología, por lo que las personas que quieran iniciar un reajuste de sexo no tendrán que acreditar en Cataluña que padecen un trastorno psiquiátrico, denominado disforia de género.

Recio afirma que su objetivo principal en estos momentos es consolidar el proyecto I-Vaginarium y conseguir llegar a estas chicas, que, escondidas del mundo transexual, también padecen la poca información relativa al cambio de sexo.

I-Vaginarium se presenta en formato conferencia o en formato taller, con varias sesiones donde las chicas que asisten van experimentando con resultados casi inmediatos, además de ser un proyecto sin ánimo de lucro y todas las sesiones son gratuitas gracias al apoyo del Centro Cívico Barceloneta.

Ya ha impartido tres sesiones, a las que han asistido unas 30 chicas operadas y en las que también participan una ginecóloga y una sexóloga para aportar la visión más profesional.

La activista quiere llegar al mayor número de chicas posible, con la difusión del proyecto en las redes sociales y mediante asociaciones intramuros, como el sindicato CC. OO. que arropa su proyecto.

Fuente Agencias/Cáscara amarga

General , , , , , ,

“Demasiado” mayor para ser transexual

Martes, 5 de enero de 2016

Veronica-transexual-Generalitat-catalana-vaginoplastia_EDIIMA20151222_0450_18Esa es la respuesta que recibió Verónika, una mujer colombiana de 52 años, al intentar someterse a una vaginoplastia por el Departamento de Sanidad de la Generalitat de Catalunya tras más de 6 años en lista de espera. Desde el Defensor del Pueblo señalan que se está incumpliendo la ley contra la homofobia aprobada en el parlamento catalán, al ser vulnerados sus derechos sexuales y solicitan que se revise su caso.

La Unidad de Identidad de Género del Hospital Clínic de Barcelona le comunicó que debido a su edad, el resultado de la cirugía podría no ser el óptimo, si bien es cierto que el largo proceso de espera que Verónika ha sufrido ha jugado en su contra. No es la única razón que esgrimen los profesionales. Que Verónika no trabaje – por lo que tiene pocos recursos económicos para los tratamientos posteriores – y no cuente con el apoyo familiar constituyen además un inconveniente para la intervención porque supuestamente, carece de un entorno que la cuide durante el postoperatorio.

Ante la vulneración de la ley contra la homofobia, el Observatorio catalán contra la homofobia ha decidido acudir al Defensor del Pueblo para solicitar que se revise el caso, ya que aunque la vaginoplastia está excluida en los servicios proporcionados por la seguridad social, en Catalunya se realiza esta prestación complementaria. De momento, además de haber iniciado el procedimiento, se han iniciado recogida de firmas en Change.org y se prevén manifestaciones para apoyar a Verónika.

Fuente| Eldiario.es , vía AmbienteG

Carla Antonelli: ‘Las personas transexuales mayores también existimos’

carla-antonelliLa activista transexual y diputada del Grupo Parlamentario Socialista en la Asamblea de Madrid, Carla Antonelli, se ha hecho eco del caso de Verónika, una colombiana que lleva 15 años viviendo en Barcelona a la que no le permiten terminar el proceso de cambio de sexo porque “ya es demasiado mayor para ser transexual”. Llevaba seis años en una lista de espera para ser sometida a una vaginoplastia -cirugía para modificar los genitales- y asegura que en abril le confirmaron que había sido excluida. Le tenían que haber operado en 2013. Cuando preguntaba sobre el retraso de la intervención, le respondían que la culpa la tenía la crisis. Pero vio que una chica más joven, que llevaba menos tiempo esperando, sí que era operada. Al año en Cataluña se realizan ocho intervenciones de este tipo y hay una lista de espera de 187 pacientes. Por lo tanto, Verónika ha comenzado una recogida de firmas en Change.org y no descartan manifestarse en la calle contra el Departamento de Salud. Reproducimos , el texto íntegro de Carla Antonelli:

“Estupefacta te quedas cuando lees que el Departamento de Salud de la Generalitat Catalana, le aduce a una mujer transexual de 52 años y que lleva otros seis en lista de espera para ser intervenida quirúrgicamente de una cirugía genital que -es demasiado mayor para ser transexual- lo que va mas allá del despropósito, porque lo primero que te preguntas es que si existe alguna edad idónea para ser transexual.

Pero aquí no queda la cosa, los -expertos- de la Unidad de Genero entran en otras valoraciones que giran como torbellinos en el esperpento. Entre ellas que -no tiene medios económicos suficientes- como si eso tuviera algo que ver en una prestación sanitaria que se le va a dar de la mal llamada Sanidad Gratuita, ya que es un derecho de todas y todos, que pagamos de antemano con nuestras contribuciones a la Seguridad Social y todo tipo de impuestos al Estado y Gobiernos Autonómicos. Es como si le dijeran a alguien que no puede realizar una interrupción voluntaria del embarazo, trasplantarse del corazón o cualquier intervención quirúrgica porque es pobre; lo cual sería un salto cualitativo en los requisitos para los posibles receptores de los servicios públicos, tener determinada cantidad económica a plazo fijo, a ser posible -imagino- que en Bonos del Estado.

Aunque todo es susceptible de empeorar como veremos a continuación, ya que el siguiente impedimento, a juicio de los -expertos- es que no tiene apoyo familiar. Acabáramos, porque si todas las personas transexuales que hemos realizado un proceso de reasignación de sexo hubiésemos tenido que contar con el apoyo de las familias, ni tres cuartas partes de ellas lo hubiéramos hecho hace 20 años, y sin duda ni la mitad hoy en día, ¿pero en qué mundo viven estos expertos?. Es que no saben que buena parte de las personas transexuales hemos tenido que dar un salto al vacío dejando atrás a madres y padres o cualquier otro entorno familiar, del que nunca se tuvo apoyo y si lo hubo fue décadas mas tarde cuando la razón se impuso y el tiempo dejó claro lo absurdo que era plantear la transexualidad y el propio sexo sentido como un capricho pasajero.

Pues desde luego si se les ha pasado todo esto por alto, quienes tendrían que hacer un cursillo de preselección para acceder a dicha Unidad, van a tener que ser los -expertos- y darse una buena ducha de realidad de las vidas de las personas transexuales, ya que en estos momentos están ebrios de una supina ignorancia.

Retomando la pregunta del principio de que si hay alguna edad idónea para ser una persona transexual, es que no, no hay ninguna, cuada cual lo manifiesta en distintas etapas de su vida, ya puede ser desde la más tierna infancia, otras en la adolescencia y otras, que no pocas, a edad avanzada. Los casos conocidos -que solo son eso, conocidos- se pueden contar por decenas, tenemos la afamada y premiada serie de televisión “Transparent” basada en una historia real, la de la propia guionista, que cuenta la vida del que fue su padre, a la que ahora llama “Ma-Pa” o Caitlyn Jenner, ex campeona olímpica y portada del año en la Revista, Vanity Fair. Pero para que irnos fuera de España, cuando tenemos a una referente, activista transexual, Kim Pérez, que fue quien promovió en el año 1999 que Andalucía fuera la primera Comunidad Autónoma que incorporara a su cartera de servicios sanitarios, las cirugías de reasignación de genitales y todo el proceso de reasignación de sexo. Kim Pérez se realizo la cirugía genital a los 60 años, después de toda una vida de querer hacerlo pero por circunstancias personales no pudo; con lo que nunca es tarde para atrapar los sueños. Pero todos estos son los casos conocidos, luego están las Amandas, Angelas, Tamaras, Alex y decenas que no han salidos en los papeles.

De adolescentes nos dicen que solo puedes ser transexual alcanzada la mayoría de edad, a los cincuenta que ya somos demasiado mayores para serlo y entre medio nos han robado media vida.

Hoy sin duda, todas y todos con Verónica y le decimos a los gobiernos y las administraciones publicas que las y los #TransexualesMayoresTambienExistimos”.

Carla Antonelli, activista transexual

Diputada del Grupo Parlamentario Socialista en la Asamblea de Madrid.

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , , ,

Defensor del pueblo catalán insta a realizar la cirugía a una transexual que lleva 6 años en espera

Sábado, 7 de noviembre de 2015

nac_cat_web_94-2Además, el Síndic reprocha que en los seis años de visitas al Hospital Clínic nunca se le hubiese cuestionado su inclusión en la lista de espera y valora que si en 2009 la consideraron apta para operarse de vaginoplastia sólo ha cambiado en 2015 su edad.

El Síndic de Greuges, defensor del pueblo catalán, Rafael Ribó, ha pedido a la Generalitat que reconsidere su denegación de una vaginoplastia a V.G.G., una transexual a quien prescribieron esta intervención hace 6 años y sacaron de la lista de espera porque cumplió 50 años.

V.G.G estaba desde 2009 en lista de espera del Hospital Clínic para someterse a una vaginoplastia, que le prescribió la Unidad de Trastornos de Identidad de Género (UTIG) de este hospital, pero en marzo de este año recibió una llamada en la que le informaron de que la excluían de la lista, porque ya había cumplido 50 años de edad.

Ante esta situación, la Asociación Catalana para la Integración de Homosexuales, Bisexuales y Transexuales Inmigrantes (ACATHI) y el Observatorio contra la Homofobia presentaron una queja al Síndic.

El Departamento de Salud de la Generalitat arguyó que la reasignación de sexo no está incluida en el cartera de servicios del Servicio Nacional de Salud, aunque reconoció que Cataluña dispone de la UTIG del Hospital Clínic como centro de referencia para tratamiento psicológico, médico y un programa quirúrgico de reasignación de sexo.

Para poderse incorporar al programa quirúrgico, la persona tiene que haber sido atendida en la unidad un mínimo de dos años, ser mayor de edad y llevar doce meses de tratamiento hormonal.

A V.G.G. le diagnosticaron en esta unidad un trastorno de identidad de género de hombre a mujer “de baja intensidad”, la derivaron al servicio de endocrinología para iniciar tratamiento hormonal cruzado de feminizacion y la incluyeron en 2009 en la lista de espera para vaginoplastia.

Desde 2009 realizó 35 visitas a la UTIG y siguió todo el protocolo, incluidos informes para cambiar el DNI, tratamientos hormonales y una valoración en el servicio de otorrinolaringología para cambiar el tono demasiado masculino de su voz.

Sin embargo, este año le comunicaron que quedaba excluida de la lista de espera, porque, entre otras cosas, “no presenta un evidente grado de malestar y aversión por los propios genitales masculinos” y porque no tiene “las condiciones físicas (edad, estado físico…) que garanticen el resultado esperado después de la vaginoplastia”.

Tras estudiar el caso, el Síndic considera que, aunque esta cirugía no esté incluida en la cartera de servicios del Servicio Nacional de la Salud, sí que lo ofrece el Servicio Catalán de la Salud como “prestación complementaria” que puede ofrecer una CCAA.

“Se desconoce cual es la edad de corte y cual es el estado físico o la posible patología que presenta actualmente la interesada, que no la presentaba hace seis años”, ha razonado el Síndic.

Fuente Agencias

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , ,

Recordatorio

Las imágenes y fotografías presentadas en este blog son propiedad de sus respectivos autores o titulares de derechos de autor y se reproducen solamente para efectos informativos, ilustrativos y sin fines de lucro. Yo, por supuesto, a petición de los autores, eliminaré el contenido en cuestión inmediatamente o añadiré un enlace. Este sitio es gratuito y no genera ingresos.

El propietario del blog no garantiza la solidez y la fiabilidad de su contenido. Este blog es un lugar de entretenimiento. La información puede contener errores e imprecisiones.

Este blog no tiene ningún control sobre el contenido de los sitios a los que se proporciona un vínculo. Su dueño no puede ser considerado responsable.