Archivo

Entradas Etiquetadas ‘Joaquín María López Cánovas del Castillo’

“El silencio es la matriz de la palabra, también para los obispos”, por Ramón Baltar

Domingo, 14 de agosto de 2016

tresbisbes-1024x576“Nota de los obispos mal hilada y harto faltona”

“El escrito del escándalo se quedó en un zurcido de frases que enunciadas en modo pontifical resultan más cluecas”

(Ramón Baltar).- Mejor pintarían las cosas no sólo para la ICAR si observaran esta máxima los vocados a anunciar la de Jesús. Por no hacerlo, los dos obispos de Getafe y el de Alcalá acaban de liarla parda atacando la Ley de Protección Integral de la LGTBIFOBIA aprobada por la Asamblea de la Comunidad de Madrid en una nota mal hilada y harto faltona.

Como sus autores no fueron entrenados en el saludable deporte de estirar un poco las neuronas antes de menear la pluma o pulsar el ratón, el escrito del escándalo se quedó en un zurcido de frases que enunciadas en modo pontifical resultan más cluecas. No es cosa ni caso de ponerse en plan exquisito y demandar obispos que sean unos dechados de letras humanas y divinas; pero sí cabe esperar que demuestren dominar el mínimo de las necesarias para evitar ser notados de ilustrisimas mediocridades.

Que andan horros de las humanas lo prueba por ejemplo su acusación de que dicha norma legal contradice la moral natural, ya que como saben hasta los que estudiaron en colegios de pago la moral es creación humana. La llamada ley moral natural por la que supuestamente debemos regir nuestros actos, no es otra cosa que el haz de convergencias éticas gracias a las cuales el género humano adelanta en su intento de convertirse en especie. Así lo declaró el papa emérito, pensador nada heterodoxo.

Y que también de las divinas lo corrobora la descalificación de la ley por entenderla inspirada en una antropología que niega “la unidad de la persona cuerpo-espíritu”. Lo cual significa desconocer que la ciencia actual entiende el hombre como unidad psicomática, mientras que la concepción cristiana convencional es dualista al poner el alma por encima del cuerpo. (De aquí toma origen el pensamiento reaccionario.)

Denunciar a la Justicia estos desahogos rinde poco: son malos de tipificar como delitos y permiten a los denunciados presentarse como víctimas del pensamiento único. A cierta tipo de iluminados les pone figurarse mártires.

Fuente Religión Digital

General , ,

Forcano: “Es legítimo pensar de manera distinta a la de los obispos de Getafe y Alcalá”

Sábado, 13 de agosto de 2016

EPC_12-03-15.indd

Se trata de “obispos anclados en Trento”, de condena y discriminación

“Es ilógico que en los obispos resulte todavía normal sentirse poseedores de la verdad” 

(Benjamin Forcano).-

“Con mucha frecuencia los obispos creemos que tenemos la razón, normalmente creemos que la tenemos siempre, lo que pasa es que no siempre tenemos la verdad, sobre todo la verdad teológica, de modo que os pido (a los teólogos) que no nos dejéis en una especie de dogmática ignorancia” (Pedro Casaldáliga, 1995, en el XVI Congreso de Teología).

Vienen a cuento estas palabras a propósito de las consideraciones que dos obispos de Madrid han hecho en contra de la Ley -aprobada en la Asamblea de Madrid – que desaprueba toda discriminación por razón de la orientación e identidad sexual.

Resulta ilógico más que preocupante que todavía en los obispos resulte normal este sentirse poseedores de la verdad. Ilógico si admitimos que estamos en el siglo XXI, transcurridos 50 años después de la celebración del concilio Vaticano II, que dio un giro de 90 grados en la interpretación del patrimonio doctrinal de La Iglesia, en el modo de situarse en la sociedad y relacionarse con ella y en el espíritu de tratar y resolver los problemas con otras instancias socioculturales y políticas.

“La Iglesia, clamaba Juan XXXIII, demostrará que percibe el ritmo del tiempo”. Y Pablo VI: “El concilio se presenta con el decidido propósito de rejuvenecer las normas que regulan sus estructuras canónicas y sus formas rituales” , “También nosotros -y más que nadie- somos promotores del hombre”. Y el mismo Concilio: “La experiencia del pasado, el proceso científico, los tesoros escondidos de las diversas culturas , permiten conocer más fondo la naturaleza humana, abren nuevos caminos para la verdad y aprovechan a la Iglesia” (GS, 44).

En ese camino hemos avanzado y lo está haciendo ahora con fuerza el Papa Francisco, aunque le toque -y nos toque a todos- calibrar y superar más que lamentar la magnitud involucionista del posconcilio.

Los temas humanos -todos y el de la orientación e identidad sexual es uno de ellos- requieren un tratamiento humano, como explica muy bien el teólogo E. Scchillebeeckx:

“Estoy en contra de ciertas posiciones éticas de la Iglesia oficial, que se hacen pasar por cristianas pero que, de hecho, no lo son. Piénsese en el exasperado fixismo respecto a la sexualidad y matrimonio… No hay revelación con respecto a la ética; esta es un proceso humano”, ” Y así en lo que respecta a la homosexualidad no existe una ética cristiana. Es un problema humano, que debe ser resuelto de forma humana. No hay normas específicamente cristianas para juzgar la homosexualidad. Hay homosexuales por naturaleza. ¿Qué se puede decir? No hay aún un “consenso” sobre la materia, pero decir que la discriminación en la vida social está éticamente permitida, esto no; esto va contra el cristianismo. Recurrir a la Biblia para condenar la homosexualidad no es justo. Comprendo que es necesario reflexionar mucho y ser cautos, pero ni la condena ni la discriminación son cristianos. Estas personas sufren” ( Soy un teólogo feliz, pp. 107-110).

La respuesta a lo dicho en este caso, por los obispos de Alcalá de Henares y Getafe, está más que alumbrada. No por ser obispos, dejan de ser humanos ni les asiste el derecho a presentar su visión antropológica como válida universalmente. Pensar racionalmente y actuar libre y responsablemente son rasgos que caracterizan a todo ser humano y lo hacen idóneo para interpretar lo que es la ley natural. Cuál sea el contenido de ésta compete estudiarlo también a los obispos pero no en exclusiva:

“La cultura, por tener su origen inmediato en la índole racional y social del hombre, requiere constantemente una justa libertad para dersarrollarse y una legítima facultad de obrar, según su derecho y sus propios principios. … Exige respeto y goza de un específica inviolabilidad” (GS, 59) .

La ley aprobada en la Asamblea de Madrid no niega la diferencia sexual existente entre varón y mujer, pero sí que niega que el totum de la sexualidad humana pueda reducirse al binomio varón-mujer, dejando fuera otros espacios y estados de relación intersexual humana.

En este sentido, la pauta de un católico, marcada por el concilio Vaticano II, es la de trabajar en colaboración con las ciencias humanas, en la seguridad de que, según anunciaban al final los padres conciliares en su mensaje a los hombres el pensamiento y la ciencia:

“Vuestro camino es el nuestro. No podíamos dejar de encontraros….Nunca quizá, gracias a Dios, se ha mostrado tan claramente como hoy la posibilidad de un acuerdo profundo entre la verdadera y la verdadera fe, servidoras ambas de la única verdad”.

Cualquier católico, medianamente informado, sabe que los textos bíblicos y el valor del magisterio eclesiástico requieren un estudio actualizado e histórico, no literal ni fundamentalista, si se los quiere entender a la luz de los avances conseguidos hasta nuestros días. No es de extrañar que quien parta de estos presupuestos rechace recurrir a Dios con la oración para que cambie la orientación homosexual que él mismo hizo (“Hay homosexuales por naturaleza“).

Resulta, pues, legítimo para un católico pensar de manera distinta a la de éstos obispos y no compartir sus sentencias de que esta ley supone un ataque a la libertad religiosa y de conciencia, a los derechos de los padres, etc. Se trata de ampliar el respeto a esos derechos y no reducirlos exclusivamente al ámbito de las relaciones heterosexuales.

El Evangelio es simple y claro en sus grandes principios. Los aplicó de manera maravillosa Jesús de Nazaret, sin disponer en el límite a que hoy hemos llegado, un sustrato cultural como el que nosotros contamos. El Evangelio da solución atendiendo a la primario desde el amor y la misericordia, pero deja a nuestra tarea histórica el buscar y determinar las soluciones humanas más acodes con la ética, la ciencia y la técnica.

Los cristianos nos regimos por el proyecto de Jesús (el reino de Dios), que debe regular nuestra vida individual y colectiva. Un proyecto que asegure una convivencia basada en la igualdad, la justicia, la fraternidad, la libertad y la paz. Convivencia humana, individual y colectiva, heterosexual y homosexual, que responda de verdad al modo natural del ser humano.

Modo que contradice radicalmente la ideología neoliberal, que intenta reducir el ser humano a un robot de sumisión y consumo, de egoísmo y avaricia, de idolatría del poder y del dinero. Son estas las actitudes y los objetivos que más degradan al hombre y le apartan de una convivencia justa y armónica, donde todos puedan ejercer sus derechos

Fuente Religión Digital:

General, Homofobia/ Transfobia., Iglesia Católica , , , , , , , ,

PP y PSOE rechazan la crítica de los obispos a ley madrileña contra LGTBIfobia

Sábado, 13 de agosto de 2016

img_39372218840Sara Hernández (PSOE) apuesta por leyes “que favorezcan la igualdad”

Cifuentes (PP) considera amparados por la libertad de expresión los comentarios episcopales

*

“La mayoría de los católicos no comparten la opinión de los dos obispos”

La alcaldesa de Getafe y secretaria del Partido Socialista en Madrid, Sara Hernández, ha sido la última dirigente en sumarse al rechazo a las declaraciones de los obispos de las localidades madrileñas de Alcalá de Henares y Getafe censurando la ley de la Comunidad de Madrid en contra de la LGTBIfobia.

La polémica se desencadenó tras hacerse pública una carta de los obispos Juan Antonio Reig (Alcalá de Henares) y Joaquín María López (Getafe) en contra de la Ley de protección integral contra la LGTBIfobia, que consideraron un “atentado” contra la libertad religiosa y de conciencia.

Según ambos prelados, la normativa, que obliga a educar sobre diversidad sexual en las aulas de los centros madrileños, públicos o concertados, es un un ataque y censura al derecho de los padres a educar a sus hijos según sus propias creencias y convicciones”.

Los obispos critican la legislación, porque, a su juicio, “niega la diferencia sexual varón-mujer”, defienden la “sanación” de la homosexualidad y transexualidad y llaman a una acción conjunta de las familias en contra de la norma.

Sara Hernández ha indicado que se debe apostar por leyes “que favorezcan la igualdad y la no discriminación”, sumándose así a la defensa de ley, aprobada el 14 de julio por unanimidad, que han esgrimido el Observatorio Español contra la LGTBfobia y la presidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes.

Cristina Cifuentes, presidenta de la Comunidad de Madrid y precursora de la ley que el Parlamento regional aprobó con el apoyo de todos los grupos (PP, PSOE, Podemos y Ciudadanos), también ha sido crítica con las opiniones de los obispos que, aunque “no ayudan”, considera que están amparadas por la libertad de expresión.

La presidenta autonómica aseguró ayer que no se puede extrapolar la opinión de los dos prelados a la posición de toda la Iglesia católica y ha añadido que cree que “la mayoría de los católicos no comparten la opinión de los dos obispos”.

Por su parte, tras conocer la carta de los prelados, bajo el título “Tiempo de sanación y no de lamentaciones”, el Observatorio Español contra la LGTBfobia puso en conocimiento de la Fiscalía los argumentos de los dos religiosos por considerar que incurrían en delitos de odio, incluidos en el artículo 150 del Código Penal. El Observatorio estudia además interponer una querella.

El presidente del Observatorio, Paco Ramírez, manifestó ayer su temor ante un discurso que “vuelve a destilar odio y humillación” contra la lesbianas, gais, bisexuales y transexuales y calificó el escrito de “infame”.

Fuente Religión Digital/EFE

General, Homofobia/ Transfobia., Iglesia Católica , , , , , , , ,

El Observatorio contra LGTBfobia lleva a los obispos de Getafe y Alcalá ante la Fiscalía

Martes, 9 de agosto de 2016

20130225193922-1360854049-798092-1360854153-noticia-normalEsperemos que esta vez no se vayan de rositas…

Por posible delito de odio y “humillados” por el ataque a la ley

Acusa a los obispos de hacer un llamamiento a la insumisión y al incumplimiento de la ley

Arcópoli rechaza que la homosexualidad se pueda “sanar” como dice el escrito de estos obispos, una visión que la asociación califica de “estigmatizadora” y “culpabilizadora”.

 El Observatorio Español contra la LGBTFOBIA ha denunciado que el escrito de los obispos de Alcalá de Henares y de Getafe incita al odio y a la discriminación contra las personas LGTB, por lo que han puesto la carta en conocimiento Fiscalía especializada en delitos de odio y estudian una querella penal.

Según sostiene el Observatorio en un comunicado difundido hoy, que la nota de Juan Antonio Reig (Alcalá) y de Joaquín María López, (Getafe) vulnera el artículo 510 del Código Penal.

El Observatorio Español contra la LGBTfobia ha llevado a los obispos de Getafe y Alcalá de Henares, Joaquín María López de Andújar y Juan Antonio Reig Plá, respectivamente, ante la Fiscalía Especializada en Delitos de Odio, al considerar que “incitan al odio y a la discriminación contra el colectivo LGBT”, a través de la carta que han difundido contra la nueva ley contra la LGTBIfobia.

Además, el observatorio ha indicado que están estudiando interponer una querella penal contra los obispos, a los que acusa de “incitación a la insumisión ante la ley”, lo que, recuerda, “es delito” y, por lo tanto, “también debería verificarse por parte de la Justicia”.

El presidente del Observatorio, Paco Ramírez, ha mostrado su temor ante un discurso que “vuelve a destilar odio y humillación” contra la lesbianas, gays, bisexuales y transexuales y califica el escrito de “infame”. Por otro lado, el colectivo ha anunciado que solicitarán a los plenos de los Ayuntamientos de Getafe y de Alcalá de Henares y a otros de la Comunidad de Madrid que reprueben la misiva de los obispos.

Como reacción ante los obispos, que consideran que la ley vulnera la libertad educativa, Ramírez sostiene que dicha libertad también tiene límites “sobre todo cuando fomentan actitudes y comportamientos discriminatorios o incitan hacia el odio”, según recoge el comunicado, que critica la llamada a la insumisión a la ley. Asimismo, ha hecho un llamamiento al ministro de Justicia, Rafael Catalá, y al Consejo General del Poder Judicial a que se pronuncien “sobre la incitación a la insumisión de leyes proclamada por los obispos”.

En el mismo sentido, ha instado “a la totalidad de la sociedad civil y a todos los partidos políticos a que condenen y denuncien sin paliativos este discurso de odio, que tanto daño sigue haciendo a la sociedad, incitando la discriminación, la injusticia y hasta incluso la violencia”.

Desde el Observatorio Español contra la LGBTfobia se han declaradoconsternados, insultados y humillados con esta nueva grave injerencia de una parte de la jerarquía católica en la Comunidad de Madrid“.

El colectivo reprocha a los obispos que califiquen la ley de “ataque a la libertad religiosa y de conciencia” y, en palabras del director del Observatorio, Paco Ramírez, “la libertad religiosa y la libertad de expresión son ampliamente respetadas en el país, cuando no son infinitas y tienen límites cuando afectan a las otras personas“.

Por otro lado, critica que los obispos alerten de que se quiere imponer la ‘ideología de género’ y un ‘pensamiento único’, “cuando la Iglesia Católica lleva dos milenios imponiendo la suya”. Además, el Observatorio rechaza que la ley, que busca contrarrestar la discriminación que sufre el colectivo LGTB, suponga la implantación de un “pensamiento único”, cuando, según Ramírez, es lo que hace los obispos “con su visión fundamentalista de la moral católica”.

En el mismo sentido se ha pronunciado Arcópoli, que rechaza que la homosexualidad se pueda “sanar” como dice el escrito, una visión que la asociación califica de “estigmatizadora” y “culpabilizadora“.

En un comunicado Arcópoli indica que los prelados ignoran con su escrito el “consenso médico mundial” que despatologizó la homosexualidad como enfermedad mental y alimentan el “tormento” de quienes sufren “acoso” por pertenecer al colectivo LGTB.

 Arcópoli denuncia el acoso escolar y la homofobia que sufren los jóvenes gays y lesbianas y acusa a los obispos de Getafe y Alcalá de esconderse el “mal entendido” derecho a la libertad educativa, para “imponer” su ideología en las aulas de la región.

Los obispos Juan Antonio Reig, de Alcalá de Henares y Joaquín María López, de Getafe, han hecho hoy un llamamiento a los católicos a actuar contra la Ley contra la LGTBIfobia de Madrid, considerada por ambos prelados un “atentado” contra la libertad religiosa y de conciencia.

A juicio de los obispos, la ley, que contempla la obligación de educar en la diversidad sexual en los colegios públicos y concertados, representa “un ataque y censura al derecho de los padres a educar a sus hijos según sus propias creencias y convicciones”

La Asamblea de Madrid aprobó el 14 de febrero por unanimidad la ley contra la LGTBIfobia, para combatir las agresiones físicas y las discriminaciones a personas del colectivo de lesbianas, gays, transexuales, bisexuales e intersexuales (LGTBI).

Fuente Cáscara Amarga

General, Homofobia/ Transfobia., Iglesia Católica , , , , , , , ,

Recordatorio

Las imágenes y fotografías presentadas en este blog son propiedad de sus respectivos autores o titulares de derechos de autor y se reproducen solamente para efectos informativos, ilustrativos y sin fines de lucro. Yo, por supuesto, a petición de los autores, eliminaré el contenido en cuestión inmediatamente o añadiré un enlace. Este sitio es gratuito y no genera ingresos.

El propietario del blog no garantiza la solidez y la fiabilidad de su contenido. Este blog es un lugar de entretenimiento. La información puede contener errores e imprecisiones.

Este blog no tiene ningún control sobre el contenido de los sitios a los que se proporciona un vínculo. Su dueño no puede ser considerado responsable.