Inicio > General, Historia LGTB > El saltador olímpico venezolano Robert Páez sale del armario como gay

El saltador olímpico venezolano Robert Páez sale del armario como gay

Jueves, 12 de abril de 2018

robert-paez-1Ha competido en los Juegos Olímpicos de 2012 y 2016, y ahora el saltador venezolano Robert Páez sale del armario con un emotivo artículo publicado en Outsports.

Robert Páez tiene 23 años y ha competido como clavadista olímpico, defendiendo los colores de Venezuela, en los Juegos de Londres 2012 y en los de Río de Janeiro de 2016, entre otras competiciones deportivas de élite. A través de una carta publicada en el medio anglosajón Outsports ha decidido hacer pública su orientación homosexual porque, según alega, «la vida es demasiado hermosa para esconderse en un armario». Asimismo, defiende la creación de referentes públicos LGTB para normalizar la orientación sexual o la identidad de género. En este sentido, ha dicho que «al compartir mi historia, espero ayudar a que la homosexualidad sea una palabra tan común como la heterosexualidad».

«Al crecer en Venezuela, desde muy pequeño supe que era diferente, a pesar de no saber exactamente qué significaba eso», confiesa el saltador de trampolín Robert Paéz, que acaba de salir del armario como gay. El deportista, nacido en 1994 en la ciudad venezolana de Cumaná (en el Estado Sucre), explica que «es un camino difícil, saber a una edad temprana que sentimos algo que nos hace creer que no estamos ‘bien’ a los ojos de la sociedad. Sin embargo, la verdad es que, si nací así, fue porque Dios me creó y lo quería de esa manera. Cuando finalmente llegué a creer eso, fue entonces cuando comprendí que debía aceptar con orgullo y valor lo que otros llamaron ‘mariconeria’». Por este motivo, concluye que «dependía de mí vivir feliz o hundirme y vivir en una mentira que nunca sería realidad».

maxresdefault “Yo creo que nací gay», dice Páez. “A medida que fui creciendo me fui haciendo más consciente de ello, y a medida que crecía, como para tantos otros, se convirtió en mi gran dilema. Era motivo de preocupación que me interesasen cosas como el baile y la moda, cosas que en mi cultura eran para mujeres y homosexuales. Rehusé a hacer muchas cosas. A veces me daba vergüenza salir a la sociedad, enfrentarme a lo que realmente era.A veces me daba vergüenza salir a la sociedad, enfrentarme a quién realmente era. Con 15 años, mientras otros niños jugaban a fútbol y comían helado con chicas, mi mente luchaba con interminables pensamientos y preguntas”, admite el deportista olímpico.

Aunque Robert reconoce que saber desde joven que sentía algo que la sociedad veía con malos ojos fue un “camino difícil“, la cosa cambió cuando acabó aceptando que había nacido así: “Y si había nacido así era porque Dios me creó así y quería que fuera así. Cuando finalmente llegué a creer eso fue cuando entendía que debía aceptar con orgullo y valor lo que otros llamaban ‘mariconería’“.

Páez ha revelado que «a los 15 años, mientras otros niños jugaban fútbol y comían helado con chicas, mi mente estaba luchando con pensamientos y preguntas sin fin. Poco a poco me di cuenta de que solo yo tenía mis respuestas. Sin embargo, incluso cuando encontré esas respuestas, me preocupaba cómo se sentiría mi familia. ¿Qué dirían mis hermanos? ¿Cómo reaccionarían mis amigos? ¿O la gente que está fuera mirándome desde las gradas?». La primera persona a la que se abrió sobre su condición homosexualidad fue a su madre, al cumplir los 18 años. «Las madres lo saben. Mi mamá lo sabía. Ella sabía cómo aceptarme. Y a pesar de que lloró y le dolió un poco, al final se lo tomó muy bien».

Con sus hermanos la salida del armario fue muy fácil. Ante el que más «miedo» sentía era su padre «porque es militar y pensé que me rechazaría. Él lo sabe desde hace aproximadamente un año y me aceptó como soy».

robert_paez_trampolinista_02-238x300Páez recuerda que en ocasiones los hombres gay se buscan una novia para crear una familia y así creer que son “un hombre de verdad“. Y añade: “Ojalá pudiera mostrar a otros hombres gais que no estamos engañando a nadie salvo a nosotros mismos al no ser fieles a lo que somos como personas.

Por otra parte, el clavadista defiende que «al compartir mi historia, espero ayudar a que la homosexualidad sea una palabra tan común como la heterosexualidad». En su opinión, «tenemos que leerlo, decirlo y aceptarlo con claridad y madurez. Se tiene que entender que todos somos iguales. Ser gay no nos hace menos como hombres, o a las chicas menos mujeres». Así pues, deja claro que «ser gay no es una enfermedad». Por ello, Páez considera que «aceptarnos y respetarnos a nosotros mismos son grandes primeros pasos. La vida es demasiado bella para esconderse en un armario» y asevera que «nunca me rendiré».

Fuente Outsports, vía Dosmanzanas/EstoyBailando

General, Historia LGTB , , , , , , ,

  1. Sin comentarios aún.
  1. Sin trackbacks aún.
Debes estar registrado para dejar un comentario.

Recordatorio

Las imágenes y fotografías presentadas en este blog son propiedad de sus respectivos autores o titulares de derechos de autor y se reproducen solamente para efectos informativos, ilustrativos y sin fines de lucro. Yo, por supuesto, a petición de los autores, eliminaré el contenido en cuestión inmediatamente o añadiré un enlace. Este sitio es gratuito y no genera ingresos.

El propietario del blog no garantiza la solidez y la fiabilidad de su contenido. Este blog es un lugar de entretenimiento. La información puede contener errores e imprecisiones.

Este blog no tiene ningún control sobre el contenido de los sitios a los que se proporciona un vínculo. Su dueño no puede ser considerado responsable.