Inicio > General, Homofobia/ Transfobia., Iglesias Evangélicas > Una “familia cristiana” no le deja propina a una camarera lesbiana “porque no ama a Jesús”…

Una “familia cristiana” no le deja propina a una camarera lesbiana “porque no ama a Jesús”…

Lunes, 14 de agosto de 2017

propina-homofobia-696x470Una camarera estadounidense encuentra una anotación LGTBfóbica en la cuenta por llevar un tatuaje con los colores del arcoíris

El pasado 5 de agosto Samantha Heaton estaba haciendo su turno habitual en Buffalo Wild Wings, el restaurante donde trabaja como camarera en Illinois, cuando llegó una familia compuesta por cinco miembros entre los que se encontraban dos niños que no tendrían más de diez años. Samantha tomó nota de su comida, sirvió y atendió la mesa sin ningún tipo de problema hasta que llegó la hora de pagar. Cuando se acercó para recoger su propina (en Estados Unidos es prácticamente obligatoria) se encontró con que la familia se había marchado y con una desagradable sorpresa. No solo no habían dejado un solo dólar en una cuenta de más de 60, sino que además le habían escrito un mensaje en el recibo de la tarjeta de crédito: “No le podemos dejar propina a alguien que no ama a Jesús. Mal tatuaje”.

Una pareja se negó a dejar propina a la camarera que la había atendido, aun recibiendo un buen servicio, únicamente por llevar un tatuaje en el brazo con los colores del arcoíris (emblema internacional de la comunidad LGTB). Esto es lo que le ha ocurrido a Samantha Heaton, una empleada de uno de los restaurantes de la cadena Buffalo Wild Wings en Illinois. A diferencia de España, donde la propina es una cortesía voluntaria, en los Estados Unidos suele suponer un recargo de entre el 15 y el 20% del total de la cuenta y es una parte del sueldo de los camareros.

El pasado 5 de agosto Samantha Heaton estaba haciendo su turno habitual en Buffalo Wild Wings, el restaurante donde trabaja como camarera en Illinois, cuando llegó una familia compuesta por cinco miembros entre los que se encontraban dos niños que no tendrían más de diez años. Samantha tomó nota de su comida, sirvió y atendió la mesa sin ningún tipo de problema hasta que llegó la hora de pagar. Cuando se acercó para recoger su propina se encontró con que la familia se había marchado y con una desagradable sorpresa. No solo no habían dejado un solo dólar en una cuenta de más de 60, y aunque habían recibido un buen servicio, sino que además le habían escrito un mensaje en el recibo de la tarjeta de crédito: “No le podemos dejar propina a alguien que no ama a Jesús. Mal tatuaje”. Sí, aunque durante el servicio la camarera no habló de temas sexuales ni religiosos, la pareja le negó la propina por “no amar a Jesús” y por su “mal tatuaje”, por lo que únicamente le negaron la propina por llevar un tatuaje con los colores del arcoíris. Simplemente, esa familia “cristiana” decidió que llevar un mensaje de apoyo a la comunidad LGTB era suficiente para discriminar a una trabajadora que había hecho correctamente su trabajo. Por cierto, como ha hecho notar la propia Heaton, la pareja escribió “tatoo” en lugar de “tattoo”, con una falta de ortografía en inglés.

Joelle Nichole Maish, una compañera de trabajo, ha sido quien ha denunciado los hechos en su facebook haciendo una foto al dichoso mensaje junto al tatuaje y compartió la foto del tique junto al tatuaje en Facebook, alegando que “ser gay no significa que no creas en Dios o en Jesús. Y las personas que son ‘religiosas’ no deben faltar al respeto a otras personas ni actuar de esa manera”.

Aunque la cadena Buffalo Wild Wings no ha realizado hasta el momento ningún comunicado público, el supervisor del restaurante de Illinois en el que trabaja Heaton sí se ha pronunciado: “¿cómo pueden decir eso con solo mirar un tatuaje?”, se preguntaba retóricamente. Por su parte, la propia camarera ha dejado claro que su mayor preocupación es que dos niños menores de 10 años hayan visto a sus padres “mostrar un comportamiento contrario a todo lo que Cristo enseñó”. En este sentido, Heaton ha añadido que “los chavales van a tener la impresión de que va a estar bien discriminar”.

Samantha Heaton ha sido preguntada sobre si volvería a hacerse el tatuaje después de lo sucedido y su respuesta ha sido que ahora “me lo haría más grande”. Por su parte, Joelle Nicole Maish (la amiga que subió una foto del polémico recibo junto al tatuaje de Heaton en su cuenta de Facebook e hizo saltar la noticia a los medios) ha pedido respeto y ha remarcado que la religión y la orientación sexual no deben de darse por supuesto como incompatibles.

Heaton no tuvo oportunidad de hablar de nuevo con los LGTBfóbicos clientes porque se marcharon antes de que pudiera responder a su odiosa anotación. Si hubiera podido, ha explicado que habría hablado tan abiertamente de su vida espiritual como de su sexualidad.

“Yo creo en Jesús y en Dios. Yo mismo soy cristiana”, confesaba. “Y como cristiana, no juzgarás. No importa el aspecto de los demás, debes amarlos por su corazón y por cómo te tratan, no por lo que está en el exterior”. Además, la camarera añadía que “¿qué pasa si un día sus hijos crecen y quieren estar con personas del mismo sexo, van a desautorizarlos? ¿Los echarán a la calle?”.

 Fuente | Rock River Times, vía Dosmanzanas/EstoyBailando

 

General, Homofobia/ Transfobia., Iglesias Evangélicas , , , , , , , , , ,

  1. Sin comentarios aún.
  1. Sin trackbacks aún.
Debes estar registrado para dejar un comentario.

Recordatorio

Las imágenes y fotografías presentadas en este blog son propiedad de sus respectivos autores o titulares de derechos de autor y se reproducen solamente para efectos informativos, ilustrativos y sin fines de lucro. Yo, por supuesto, a petición de los autores, eliminaré el contenido en cuestión inmediatamente o añadiré un enlace. Este sitio es gratuito y no genera ingresos.

El propietario del blog no garantiza la solidez y la fiabilidad de su contenido. Este blog es un lugar de entretenimiento. La información puede contener errores e imprecisiones.

Este blog no tiene ningún control sobre el contenido de los sitios a los que se proporciona un vínculo. Su dueño no puede ser considerado responsable.