Archivo

Entradas Etiquetadas ‘Curia’

Y van… Un sacerdote de Écija niega a un homosexual ser padrino por ‘vivir en pecado’… ¿Efecto Francisco?

Viernes, 26 de febrero de 2016

Homofobia religiosaLa Federación andaluza de Lesbianas, Gays, Bisexuales y Transexuales, Andalucía Diversidad, manifestan su reprobación ante la actitud “caduca” del sacerdote de la iglesia de la Santa Cruz en Écija (Sevilla), al no permitir ejercer como padrino de su sobrino a un hombre homosexual que vive con su pareja, al considerar que “vive en pecado”. En este mismo sentido se expresa el Observatorio Español contra la LGBTfobia (STOPLGBTFOBIA): “Nos mostramos dispuestos a reunirnos con ellos a dialogar en este sentido, y que triunfe la apertura y la inclusión en el verdadero Mensaje del Evangelio en vez de una prohibición discriminatoria y caduca”, declara Paco Ramírez, director del Observatorio.

Salvador Álvarez Carmona, de 40 años, sevillano de nacimiento, trabaja en Madrid dónde vive con su actual pareja Iván, y se considera “católico” aunque no vaya a misa todos los domingos e incluso realizó la “Confirmación”.

ANDALUCIA DIVERSIDAD y el Observatorio Español contra la LGBTfobia consideran que se trata de una discriminación total por orientación sexual, y que incluso entra en clara contradicción con las propias declaraciones del Papa Francisco sobre el acogimiento de las personas homosexuales en el seno de la Iglesia Católica. Para Antonio Ferre, presidente de la Federación, “esto demuestra que la Iglesia católica en gran parte sigue siendo una institución caduca y no acorde con los nuevos aires de renovación que pretende implantar el actual pontífice”

Por todo esto, ambas entidades hacen un llamamiento al arzobispo de Sevilla a fin de que haga de mediador en esta situación claramente discriminatoria. “Se trata de un lamentable error que debe corregirse, por lo que nos ofrecemos a mantener un encuentro con el sacerdote y con el arzobispo para establecer una comunicación que revierta esta situación que debe ser reprobada por los propios fieles y por el total de la sociedad”, explican Ferre y Ramírez.

Finalmente, Ferre, declara que “desde ANDALUCIA DIVERSIDAD LGBT se condena sin paliativos esta discriminación por motivos de orientación sexual, y quiere mostrar todo su apoyo a Salvador, ofreciéndole nuestros recursos legales para ayudarle. Toda la sociedad andaluza condena esta discriminación lamentable, que sólo provoca sufrimiento y humillaciones a los creyentes LGBT y a todas las personas íntegras que ven una injusticia y que conculca los derechos fundamentales”.

El caso es muy similar al vivido en San Fernando (Cádiz) por otro joven, que finalmente decidió promover la apostasía ante la negativa de la Iglesia a ser padrino de su sobrino y al de Alejandro Rodríguez Portillo, discriminado también por el párroco de la iglesia de San Eutropio, enclavada en Paradas (Sevilla), quien le negó ejercer como padrino en el bautizo de su sobrina, al tratarse de un joven que mantiene “abiertamente” una relación homosexual…

UGT Madrid también se ha hecho eco del caso ya que Álvarez es delegado sindical de la organización y trabajador en el sector de la restauración. Según informa Europa Press, éste ha recibido un trato “discriminatorio” y “vejatorio” por parte del párroco por su condición sexual. Según la secretaria de Igualdad de UGT Madrid, Ana Sánchez de la Coba, se da la “paradoja” de que, si bien no ha tenido ningún problema por parte del párroco madrileño para realizar los trámites y, en su día, el curso de confirmación, el párroco de esta localidad sevillana “se ha negado en redondo a autorizar que Salvador sea el padrino del hijo de su hermano”.

Salvador, que se declara católico, ha relatado que se siente “triste y apesadumbrado” por la postura del párroco de Écija que, con su negativa, “está destrozando lo que es y quiere ser una celebración familiar en torno al bautizo del niño“. Tanto el afectado como el sindicato esperan que el párroco rectifique y, en su caso, el Obispo de Sevilla intervenga para que pueda finalmente realizarse el bautizo y que, como quiere la familia, pueda ser el padrino de su sobrino.

De la Coba ha indicado que este caso supone una “vulneración absoluta” de la intimidad de las personas y rechaza que se “estigmatice” a una persona por su condición sexual. “La Iglesia parece una empresa privada con derecho de admisión“, ha remachado.

Fuente Agencias

General, Homofobia/ Transfobia., Iglesia Católica , , , , , , , , , , ,

Carta de un ex miembro de la Curia contra el Papa y la réplica irónica de un laico irlandés

Domingo, 31 de enero de 2016

cristo-no-ha-prometido-a-pedro-la-popularidad-en-la-prensa_560x280“Cristo no ha prometido a Pedro la popularidad en la prensa”

Anónimo: “Autoritarismo, populismo, pastoralismo…

E. Sweeney: “Seríamos leales servidores, siempre y cuando ocupásemos cargos que nos permitiesen actuar con poder”

El pasado 27 de noviembre, un ex miembro de la Curia de Roma sacó a la luz una carta abierta pero anónima dirigida al Papa Francisco, acusándole de “falsedad” y “falta de profesionalidad” entre otros juicios. Eamon Sweeney responde construyendo una carta sarcástica que pone en evidencia el fariseísmo de la primera. El lector encontrará en primer lugar la carta del curial anónimo y, a continuación, la respuesta del laico irlandés.

Carta anónima al Papa Francisco, de un ex miembro de la Curia romana (27/11/15)

Santo Padre: En su discurso de Navidad en 2014, Ud. llamó a sus colaboradores de la Curia a hacer, ante todo, un examen de conciencia. En efecto, el Adviento es una ocasión para reflexionar sobre aquello que Dios nos promete y espera de nosotros. Usted afirmó que, sus colaboradores en el Vaticano, deben ser un ejemplo para toda la Iglesia, y después enumeró una serie de “enfermedades” de las cuales la Curia sufriría. En aquel momento, encontré este juicio bastante duro y también injusto, contra muchos en el Vaticano que yo conozco personalmente, mientras Ud. parecía hablar como uno que conoce al Vaticano sólo de afuera o sólo de lo alto. Sin embargo, es precisamente aquel discurso suyo, que ha inspirado la carta que le escribo. Siguiendo su mismo ejemplo, omitiré todas las cosas buenas que Ud. hace y dice, y enumeraré tan sólo aquellos aspectos de su ejercicio del ministerio papal que me parecen problemáticos.

1.- Un comportamiento emotivo y anti-intelectual

La alternativa a una Iglesia de la doctrina es una Iglesia del arbitrio, no una Iglesia del amor. Entre muchos de sus colaboradores y consejeros, hay una falta real de competencia en términos de doctrina y teología; son hombres que, a menudo, tienen a sus espaldas una carrera en el gobierno eclesial o en la administración de una universidad y, con demasiada frecuencia, prefieren razonar en términos pragmáticos y políticos. Ud., como sumo maestro de la Iglesia, debería mostrar con mayor claridad el primado de la fe, para sí mismo y para todos los católicos. La fe sin la doctrina no es nada.

2.- Autoritarismo

Ud. está tomando distancia de la sabiduría -que está custodiada en la disciplina eclesiástica, en el derecho canónico y también en la praxis histórica de la Curia-. Junto a su aversión a una enseñanza presuntamente teórica, esta inclinación lleva a un autoritarismo que ni San Ignacio, el fundador de su Orden de los jesuitas, hubiera aprobado. ¿Ud. escucha verdaderamente las advertencias de quien le hace notar aquello que Ud por sí solo, no ha visto o comprendido inmediatamente? ¿Qué sucedería si Ud. se enterara de mi nombre? Actuar de modo menos autoritario ayudaría a cambiar el actual clima de miedo.

3.- Populismo del cambio

Invocar el cambio está hoy de moda. Pero, especialmente, el sucesor de Pedro, tiene el deber de recordarse a sí mismo y a los demás, las cosas que cambian sólo lentamente; y aún más: las cosas que no cambian para nada. ¿Ud. cree, realmente, que el apoyo que obtiene de los gurúes de la política y de los medios es un buen signo? Cristo no ha prometido a Pedro la popularidad en la prensa y el culto que lleva a una celebridad (Jn. 21, 18).Muchas de sus afirmaciones, levantan falsas expectativas y dan la impresión dañina de que la doctrina y la disciplina de la Iglesia podrían, y deberían, ser adaptadas a las opiniones mutables de la mayoría. El apóstol Pablo piensa diferente sobre esto (Rm 12, 2; Ef 4, 14).

4.- Ninguna “humildad” ante la herencia de sus predecesores

Su comportamiento es percibido como una crítica del modo en que sus predecesores (a menudo canonizados) han vivido, hablado y obrado. No alcanzo a ver cómo esto se concilia con la humildad que Ud. ha invocado y reclamado tantas veces. Esta humildad es, seguramente, necesaria, sobre todo cuando se trata de continuar la tradición que se remonta a Pedro. Su comportamiento sugiere, implícitamente, la idea de que Ud. quiere, de algún modo, reinventar el ministerio petrino. En vez de preservar fielmente la herencia de sus predecesores, Ud. quiere apropiarse de ella de un modo muy creativo. Pero, ¿no ha dicho san Juan: “Él, el Cristo, debe crecer y yo, en cambio, disminuirme” (Jn. 3, 30)?

5.- Pastoralismo

Recientemente, Ud. ha dicho que lo que más le gusta de ser papa es cuando puede actuar como un pastor. Naturalmente, ni un papa ni cualquier otro pastor, debe poner en duda, ni siquiera mínimamente, que la Iglesia sigue la doctrina de Cristo en todo aquello que hace (pastoral, sacramentos, liturgia, catecismo, teología, caridad); porque, en definitiva, todo depende de la fe revelada así como nos llega de las Sagradas Escrituras y de la Sagrada Tradición y es, por lo tanto, vinculante para la conciencia de los fieles. Tampoco podemos vivir la fe, y transmitirla a los demás, si no la conocemos. Sin una buena teoría, no podemos actuar bien a largo plazo. En el campo del cuidado pastoral, sin una enseñanza doctrinal, solamente toparemos con algún acontecimiento emocional y, además, efímero.

6.- Exhibición exagerada de la simplicidad de su estilo de vida

Cierto, Ud. quiere dar el ejemplo; pero, ¿le conviene ocuparse Ud. mismo de cada mínima actividad cotidiana? En el campo ascético, la mano izquierda no debe saber qué hace la mano derecha (Mt 6, 3); de otro modo el conjunto parece de algún modo falso. Si Ud., realmente, quiere conducir vehículos ecológicos, necesita pagar muchode más o hacer que pague otro el precio de las tecnologías más costosas: la ecología tiene su precio.

7.- Particularismo

Hay un particularismo que, a menudo, subordina los objetivos de la Iglesia universal a los puntos de vista de solamente una parte de la Iglesia. Este comportamiento en un papa es casi cómico, si se piensa cuan interconectado está nuestro mundo, más móvil y más cercano que nunca. Especialmente hoy, es un tesoro que la Iglesia católica sea siempre la misma en todo el mundo. Que los católicos en todos los países vivan, recen y piensen de un modo similar y uno junto al otro, corresponde a la realidad global de la vida.

8.- Un deseo continuo de espontaneidad

Una falta de profesionalidad no es un signo de la obra del Espíritu Santo. Expresiones como “proliferar como conejos” o “¿quién soy yo para juzgar?” pueden hacer impacto sobre mucha gente, pero llevar a graves malentendidos. Cada vez, otros deben correr a explicar que cosa Ud. quería decir realmente. Actuar fuera de programa, y fuera del protocolo, tiene sus tiempos y sus lugares; pero no puede transformarse en la norma. Se trata, también, del necesario respeto por sus colaboradores en Roma y en todo el mundo. Para un papa la medida de la espontaneidad debe ser sin lugar a dudas, inferior a la de los pastores.

9.- Falta de claridad sobre los vínculos entre libertad religiosa, política y económica

Muchas de sus declaraciones indican que el Estado debería gobernar siempre más, controlar más y hacerse responsable de más, en particular en el campo económico y social. En Europa estamos habituados a Estados muy fuertes. Pero que el Estado pueda ocuparse de todo está refutado por la historia. La Iglesia debe defender organismos no-gubernamentales que puedan proveer los bienes que el Estado no puede proveer del mismo modo. Contra la tendencia a esperarse todo de parte del Estado, la Iglesia debe ayudar a la gente a tomar cuidado de la vida propia. También el Estado social puede volverse demasiado poderoso, y así, paternalista, autoritario y reaccionario.

10.- Meta-clericalismo

Ud., por un lado, muestra poco interés hacia el clero; pero, por el otro, critica un clericalismo que es más imaginario que real. Esta falta de interés no puede ser compensada por buenas intenciones o declaraciones antes pequeños grupos. Los obispos y los sacerdotes tiene derecho de saber que el papa les respalda cuando defienden el Evangelio “en el tiempo y fuera del tiempo”, aunque ellos lo hagan de un modo que, personalmente, no le gusta al Papa. No está bien que algunas personas piensen que el Papa ve muchas cosas de un modo diferente al del Catecismo, y que otros lo imiten a fin de hacer carrera bajo este pontificado. Como papa, Ud. cumple un servicio necesario para la continuidad y la tradición de la Iglesia; e, incluso, los cristianos no católicos son de la misma opinión. Sería mejor que Ud. redujese sus innovaciones y provocaciones; tenemos ya muchas personas que lo hacen. Su magisterio, en cuanto tal, es ya de por sí palabra definitiva de provocación e innovación; y después de todo Ud. es el representante de Cristo y el maestro supremo de nuestra fe sobrenatural.

«Gracia, misericordia y paz (…) de Dios Padre y de Jesucristo, el Hijo del Padre» (2Jn. 1, 3) [1]; y vienen en bloque. Mientras, en este año de misericordia, también Ud. se prepara para la Navidad, por favor acoja esta ocasión como una invitación a descubrir qué cosas ha descuidado en los últimos tiempos. Hágase ayudar por sus colaboradores, que aprenderán de Ud. solamente si Ud. está dispuesto a aprender algo de ellos. Como yo, tantos otros se encuentran en dificultades por el modo en que Ud., a veces, habla y actúa. Pero esto se puede arreglar, si se hace evidente que Ud. escucha aquello que los demás tienen para decirle.

Desgraciadamente, yo sé que Ud. no tolera bien este tipo de críticas y por este motivo no escribo mi nombre al final de esta carta. Quiero proteger a mis superiores de su ira; sobre todo, a los sacerdotes y obispos con los cuales he trabajado durante muchos años en Roma y de los cuales tanto he aprendido. Pero Ud. puede actuar de modo nos quite a mí y a otros nuestros temores; o, mejor aún, puede volver superfluas cartas como ésta, simplemente aprendiendo algo de los demás.

¡En este espíritu, le auguro un bendito y meditativo tiempo de Adviento!

***

(Eamon Sweeney).- Carta anónima a Jesús, el Sumo Sacerdote, de un sacerdote del Templo de Jerusalén

Estimado Sumo Sacerdote, Jesús de Nazaret: Más allá de cualquier pronóstico sobre nosotros de quienes han pasado toda una vida al servicio de la Ley de Dios en el templo de Jerusalén, Usted se ha convertido en el Sumo Sacerdote. Siento que es mi deber dirigirme a usted con la esperanza de que esta carta le pare en seco, o al menos mitigue el daño que está haciendo a un sistema que nosotros y las generaciones de servidores sólidos de la Ley y el templo han construido y cuya inminente colapso constantemente y en secreto tememos. El año pasado usted nos pidió a todos los sacerdotes y los fariseos del templo hacer un examen de conciencia en cuanto a la forma en que servimos al Señor en nuestro servicio al templo. Usted enumeró varias “enfermedades ” que sufrimos.

Pienso que fue exageradamente duro en sus comentarios y muchos de nosotros nos sentimos heridos tras tantos años en servicio al templo. Realmente pienso que usted no conoce la Ley desde el interior como nosotros la conocimos. Usted da la impresión de conocer la Ley desde el exterior o desde arriba. Sin embargo lo que ha dicho me ha inspirado a escribirle. En la medida que usted ha hecho con nosotros, así voy a hacer con usted. No voy a llamar la atención sobre lo que es bueno o único o lleno de gracia o de inspiración, sino que voy a centrarme en lo que parece a mí y a otros como un problema para el sistema.

1. Su hablar tanto de los pobres y de la misericordia sobra, y muestra poco de la argucia dura de seguir los detalles de la ley, que es la característica y el orgullo de nuestra tradición

Si la Ley no se proclama y no se aplica en toda su hermosa y coherente literalidad, ¿qué se nos queda sino la anarquía? Todos sabemos que maldita es la multitud que no conoce la ley. En vez de romper con todo lo precedente y curar a gente en el día de reposo, diciendo además que el sábado fue hecho para el hombre, Usted como el Sumo Sacerdote debe aprovechar cada ocasión para exaltar la santidad y la inmutabilidad de la Ley y recordar a la multitud lo indigna que es de una Ley tal divinamente dada.

2. Usted actúa con demasiada autoridad

Fíjese en sus predecesores, los sumos sacerdotes, el Santo Caifás y el Venerable Anás, este último felizmente todavía entre nosotros, aunque en retiro. Estos fueron unos sabios que se dejaban guiar por manos más experimentadas y por mentes más profundas. Por lo tanto rara vez dieron un paso en falso porque rara vez dieron ningún paso adelante sin previo asesoramiento y consejo por nuestra parte. Usted es ahora el Sumo Sacerdote, la Autoridad Suprema. Nosotros seríamos leales servidores, siempre y cuando ocupásemos cargos que nos permitiesen actuar con poder proveniente de su autoridad. Ahora tenemos miedo de que este poder que una vez ejercitábamos sobre los demás sea ejercido sobre nosotros mismos. Hubo un tiempo en que la muchedumbre nos respetaba e incluso nos temía. Lo que ahora más tememos es que la muchedumbre no nos tema. Sentimos la inquietud de que esté disminuido nuestro poder para castigar a cualquiera que se atreva a disentir. Queremos que usted actúe menos y que nos deje a nosotros actuar más en su nombre, con su autoridad.

3. Usted apela demasiado a la muchedumbre y le promete novedades.

A la muchedumbre no le gusta el cambio. El gran éxito de la Ley ha sido aparecer como inalterable e inmutable como Dios mismo, quien dio la Ley a Moisés. ¿Realmente, puede usted estar en serio cuando utiliza sin cuidado frases como “Oísteis qué fue dicho a los antiguos:… lo que sea”, y luego agrega “Pero yo os digo que … algo más profundo”? ¿De verdad cree que porque la gente dice, “Nunca ha hablado nadie así como este hombre”, y por el hecho de que la gente se cuelgue de sus palabras porque usted no habla en la manera tradicional, esto es algo bueno? Todo esto crea impresiones muy perjudiciales.

Usted debe saber que cualquier cambio que tiene que darse debe darse sin que la multitud se de cuenta de que el cambio está en marcha. Para la gestión del cambio estamos nosotros los experimentados, y usted debe dejarse en nuestras manos.

4. Su estilo es una crítica de cómo sus predecesores benditos han vivido, hablado y actuado

Dejando a un lado alguna comparación con Santo Caifás y el Venerable Anás, basta ver cómo su estilo de vida contrasta con el de Juan el Bautista. Ayunaba o tomaba miel silvestre; vivía en el desierto. Usted, por otra parte, ya come y bebe y además lo hace en compañía de pecadores. Ese no es el estilo de vida que hemos llegado a esperar de un Sumo Sacerdote. Queremos un Sumo Sacerdote que reprima a los pecadores, y no un Sumo Sacerdote que les haga sentir que se compadece con ellos en sus flaquezas. Además ¿qué pasa con la humildad? ¿Qué tiene de humilde este hablar del ‘Hijo del Hombre ‘y de ‘ ser enviado por el Padre ‘?

Si sigue usted en esta línea mostrará claros signos de querer inventar un nuevo tipo de sacerdocio, un “culto en el espíritu y en la verdad”, ha dicho. ¿Quién jamás ha oído de tal extrafalaridad? ¡Denos, por favor, un respiro! Usted debe dejar de hacer las cosas de manera diferente a la de sus predecesores en el sumo sacerdocio. De lo contrario, diremos adiós a la Ley y al templo. Queremos que usted sea humilde, que se refrene y que deje que nosotros actuemos con firmeza y tal vez no tan humildemente, en su nombre.

5. La exageración del Buen Pastor

Pensar que está conduciendo a la gente a buenos pastos es engañarles a ellos y engañarse usted mismo. Importa poco si las ovejas sufren hambre o llegan hasta el agotamiento entre espinas y zarzas o se pierden en las laderas, siempre que la Ley permanezca como el testimonio supremo del amor de Dios hacia ellos. Ellos nunca entenderán cuánto Dios los ama dándoles la Ley y el Templo. Su ignorancia es tanto su tragedia, cuanto es nuestra bendición conocer y proclamar la Ley. Sumo Sacerdote, lo que cuenta es el conocimiento de la Ley y no la simpatía por las ovejas. La Ley nos ha dado la llave del conocimiento y esa clave la usamos para mantener todo bien cerrado.

6. Simplicidad exagerada en su forma de vida

Es escandaloso el hecho de que usted no se aloja en las habitaciones del sumo sacerdote dentro del templo, porque ha dicho que se aislaría del contacto con personas auténticas y se haría dependiente de nosotros. ¿Por qué tiene que ser tan independiente? Nuestro poder como sacerdotes del templo se apoya sobre su dependencia de nosotros. Para decir la verdad, lo que más molesta acerca de su estilo de vida sencilla es que pone al descubierto a los demás y esto llega ya a ser algo insoportable. Imagínese montarse sobre un asno cuando la tradición del Sumo Sacerdote siempre ha sido la de montarse sobre un caballo grande y fino.

Cuando vaya por doquier sentado sobre su pequeño burro, ¿dónde nos deja a nosotros los que ambicionamos montar caballos portentosos? ¡Así no es como las cosas deben ser! Además, ¿ha pensado usted en el efecto devastador que ha tenido sobre los trabajadores del templo y la baja que ha causado en su ilusión? Antes solía ser un orgullo palear el estiércol de caballo del establo del sumo sacerdote. Ahora estos hombres, muchos conocidos míos, están casi echando lágrimas al tener que palear estiércol de burro.

7. Su punto de vista particular es rústico

Francamente, queremos que la ley sea exaltada como divina, inmutable y universal, y bajo nuestro control queda dicho. Por otra parte, usted está llevando a su hacer y actuar demasiado de su experiencia personal (como carpintero) y de su fondo regional. Admítalo, usted viene de Nazaret, y todos sabemos acerca de Nazaret… ¿Cómo puede uno que nunca ha vivido y trabajado en la Ciudad aportar algo que no sea un punto de vista rústico y estrecho?

8. La enfermedad de la espontaneidad

Cualquiera podría inferir que cree usted que el Espíritu Santo es una fuerza viva y activa, que podría estar trabajando y hablando a través de usted. ¿En serio imagina que cuando el Sumo Sacerdote habla desde el corazón diciendo que el Espíritu le guía es cierto? Todos sabemos lo arriesgado que es este enfoque.

Nosotros, por otro lado, sabemos que la profundidad del Espíritu reside en los enunciados que se ajustan a la ley. Esta conformidad requiere siempre la investigación de fondo que hemos hecho siempre en el templo, cuadrar cada propuesta que declara el Sumo Sacerdote con la Ley y sus múltiples interpretaciones. Usted haría bien en confinarse a seguir los consejos de aquellos que tienen experiencia en influir a la muchedumbre, y limitarse a unos actos reducidos de ‘espontaneidad’: bien planificados y preparados de antemano. Usted está causando un estrés grave para otras figuras notables en el templo que ahora se sienten presionados para emitir sus propios actos de ‘espontaneidad’.

9. Desconfía de la relación entre los poderes civiles y religiosos

“Dad al César lo que es del César”. Esa fue una de sus expresiones espontáneas menos afortunadas, una que ha causado furor y gran malestar en muchos de nosotros. Todos sabemos que la ley es la base de nuestra sociedad. Queremos gobernar la multitud a través de la Ley sin referencia a ninguna autoridad fuera de la Ley. Pretendemos una sociedad teocrática, aunque de hecho los Romanos llevan el control de la vida diaria más del que nos gustaría admitir. Toleramos a los romanos y ponemos la mejor cara que podemos, pero no queremos que los romanos administren más de lo imprescindible. Ya controlan demasiado el movimiento del dinero y están haciendo a la muchedumbre dependiente de ellos. Queremos nosotros que la multitud dependa principalmente de nosotros.

Promovemos esa línea de fondo cuando decimos que las personas deben cuidar de sus propias vidas. Nos gustaría que el papel de César llegue a ser tan nominal como sea posible, o al menos que se limite a proveer las cosas que tienen poco interés para nosotros come las carreteras, el agua y las alcantarillas. Es deber vuestro tratar de potenciar el gobierno de Dios, sobre el cual tenemos el control oficial y oficioso.

10. Los sacerdotes del templo se sienten sin apoyo

Sumo Sacerdote, no sabemos si nosotros, los sacerdotes del templo, y otros guardianes estrictos de la Ley tenemos su apoyo. Tal vez usted demuestra demasiado interés por sus ‘Apóstoles’, los hombres con quienes comparte su, si me perdona la expresión, visión sospechosa. Nos irrita pensar que podemos no tener posibilidades de ascenso en el nuevo régimen a menos que nos encajemos con su visión. Aunque por el momento algunos de ‘los nuestros’, aparentemente han pasado a su lado, no tengo ninguna duda de que su formación y ambiente les ayudará a transcurrir estos tiempos difíciles hasta que las aguas vuelvan a su cauce. Sumo Sacerdote, su oficio es el de preservar la continuidad de la Ley y de nuestras tradiciones. Si tan sólo deja que le enseñemos cómo gobernar el templo, podrá aprender mucho de nosotros, como, sin duda, nosotros como clase hemos aprendido mucho de sus predecesores.

Francamente no nos gusta su forma de hablar y de actuar. Pero que le hable así, sin rodeos, no debe tomárselo como una deslealtad hacia usted. Nosotros creemos que somos leales a algo más alto, que trasciende cualquier Sumo Sacerdote individual.

Ya sé que usted puede ser un hombre enojado, Sumo Sacerdote. Usted ha condenado firmemente y ha herido a muchos fariseos merecedores y sacerdotes que sirven el templo y la ley. Incluso ha asumido un látigo y ha echado fuera a los cambistas del templo. Mucho me temo que su ira me tocaría a mí también, cuando lo único que quiero es seguir haciendo lo que siempre he hecho.

En resumen, por favor, deje de ser lo que es y comience a ser más como uno de nosotros. No me atrevo a escribir mi nombre o dónde trabajo en el esquema de las cosas, por si acaso su ira caiga sobre uno de mis superiores. Sólo me registro a mí mismo como Escrutopo.

Fuente Religión Digital

General, Iglesia Católica , , , , , ,

“Lo que nos ha enseñado el Sínodo”, por José María Castillo, teólogo

Domingo, 2 de noviembre de 2014

papa-francisco1Leído en su blog Teología sin Censura:

1. El papado es necesario en la Iglesia. Ahora vemos, más claro que nunca, que la Iglesia necesita una autoridad suprema, que esté por encima de grupos, tendencias, divisiones y enfrentamientos. De no existir el papado, es posible (incluso probable) que en la Iglesia, después de lo ocurrido, se hubiera producido un cisma. Se sabe que cinco cardenales fueron a pedirle al dimitido Benedicto XVI que apoyara a los defensores de una Iglesia conservadora y tradicional, con una teología y una moral igualmente integrista. Pero el ex-papa Ratzinger les contestó a los cinco cardenales que en la Iglesia no hay más que un papa, que es Francisco. Es más, inmediatamente informó a Francisco de lo que estaba ocurriendo. El papado ha salvado la unidad de la Iglesia. Si un solo arzobispo, Lefebvre, pudo crear un cisma, ¿no habrían podido cinco cardenales ser origen de una fractura mayor?

2. Francisco está cambiando el papado. Lo está transformando más de lo que muchos se imaginan. Y con el papado, está transformado también a la Iglesia. Lo sagrado y lo ritual pierden fuerza. Y crece en importancia lo humano, la cercanía a la gente, la sencillez, la normalidad de la vida. Nace así un estilo nuevo de ejercer la autoridad en la Iglesia. Pierde importancia en ella la religión. Y gana presencia el Evangelio. Además, estamos viendo que este hombre es más fuerte y tiene más personalidad de lo que muchos decían. Una personalidad original, que no le ha llevado a subir, sino a bajar. No para alejarse de los últimos, sino para acercarse a ellos. El nuevo camino de la Iglesia está trazado.

3. El conservadurismo de la Curia pierde fuerza. En este Sínodo no ha ocurrido lo que pasó en el Concilio Vaticano II. Allí también los curiales integristas eran minoría. Pero eran una minoría más fuerte y determinante que la que ha participado en el Sínodo. De hecho, la minoría curial, en el Concilio, supo llevar las cosas a su terreno. Y fue determinante en las cuestiones determinantes para el futuro inmediato. Por eso el capítulo 3º de la Constitución sobre la Iglesia quedó redactado de forma que el papado y la curia han tenido incluso más poder después del Concilio que antes del Concilio. Por otra parte, los escándalos en asuntos de dinero y en abusos de menores han hundido la credibilidad del sistema curial de gobierno en la Iglesia.

4. Ya no son intocables determinados problemas morales que lo eran. ¿Se apela ahora, con la misma seguridad que antes del Sínodo, a la llamada “Ley Natural”? ¿Sigue siendo un tabú lo de la homosexualidad? ¿Alguien se atreve a decir que la Iglesia nunca podrá permitir que los sacerdotes se casen? ¿Es tan impensable, como antes, la posibilidad de que las mujeres lleguen a recibir el sacramento del Orden? ¿No es verdad que la familia tiene hoy problemas mucho más graves y apremiantes que los que se plantean en los confesionarios y en las sacristías? Si ahora nos hacemos estas preguntas – y otras similares -, esto nos viene a decir que en la Iglesia, sin que nos hayamos dado cuenta, el Sínodo nos ha cambiado (algo, por lo menos, o quizás mucho) en temas mucho más serios de lo que imaginamos.

5. La forma de ejercer el poder se está desplazando. El integrismo conservador pierde fuerza porque se empeña en seguir ejerciendo el poder de una forma que cada día tiene menos poder. Cada día tiene menos fuerza el poder que prohíbe, impone, amenaza y castiga. El “poder represivo” es cada día menos poder. Mientras que el “poder seductor” no se enfrenta al sujeto, le da facilidades, es amable y responde a lo que necesita la gente. Es verdad que este poder, cuando “se universaliza”, como ocurre con la informática y su incesante oferta universal de satisfacción inmediata, entonces se convierte en un poder que somete a los sujetos de forma que cada sujeto sometido no es ni siquiera consciente de su sometimiento. Pero cuando el “poder seductor” no “se universaliza, sino que “se humaniza”, entonces lo que hace es que responde a los anhelos más profundos de las personas. Y esto justamente es lo que el mundo está percibiendo en el papa Francisco. Lo que las multitudes de Galilea percibían en Jesús de Nazaret, cuando Jesús anda por el mundo.

 

Espiritualidad, General, Iglesia Católica , , , ,

Recordatorio

Las imágenes y fotografías presentadas en este blog son propiedad de sus respectivos autores o titulares de derechos de autor y se reproducen solamente para efectos informativos, ilustrativos y sin fines de lucro. Yo, por supuesto, a petición de los autores, eliminaré el contenido en cuestión inmediatamente o añadiré un enlace. Este sitio es gratuito y no genera ingresos.

El propietario del blog no garantiza la solidez y la fiabilidad de su contenido. Este blog es un lugar de entretenimiento. La información puede contener errores e imprecisiones.

Este blog no tiene ningún control sobre el contenido de los sitios a los que se proporciona un vínculo. Su dueño no puede ser considerado responsable.