Archivo

Entradas Etiquetadas ‘Vicente Enrique y Tarancón’

Cárcel Ortí: “La prensa del régimen (de Franco) pintó a Pablo VI como un enemigo de España”

Sábado, 13 de octubre de 2018

francopablo_560x280Y sin embargo, la Iglesia católica española no termina de reconocer que Franco no puede estar ni en el valle de los caídos ni el La Almudena. ¿se imagina alguien a Hitler o a Mussolini, que despreciaron y no escucharon a Pío XII, enterrados en una catedral?

El proceso de canonización de Montini incluyó un apartado sobre su relación con Franco

“Era un demócrata, contrario a cualquier tipo de totalitarismo. Quería una transición pacífica en España”

Pablo VI: “Un nuevo humanismo

Ginés García Beltrán: “Pablo VI, santo; sí, un santo de la Iglesia y para la Iglesia”

Cardenal Omella: “Tanto para el papa Francisco como para Pablo VI es prioritaria una Iglesia de diálogo”

Pablo VI, sobre Lefebvre: “Es la primera verdadera cruz de mi pontificado”

La tumba de Franco: el problema es de Osoro, la solución… del Gobierno

El PSOE recomienda a Osoro que “dé una vuelta” al posible entierro de Franco en La Almudena

Carmen Calvo: “La decisión de exhumar a Franco la ha tomado el Gobierno, no la Iglesia Católica”

Gil Tamayo, sobre Franco: “Los muertos no tienen carnet político”

Las CCP de Andalucía piden a Osoro que “no acceda a la inhumación” de los restos de Franco en la cripta

A pocos días de que Pablo VI sea proclamado santo, el historiador y sacerdote español Vicente Cárcel Ortí relata a EFE que durante el proceso de canonización se le pidió un informe especial para explicar la relación del papa con el dictador Francisco Franco.

Cárcel Ortí, uno de los máximos expertos sobre Pablo VI y la Historia de la Iglesia durante el franquismo, quien reside en Roma desde hace años, explica en una entrevista que el estudio “se hizo necesario para aclarar algunas cosas que aparecían confusas en las relaciones con España porque se mezclaba lo que había hecho como cardenal y lo que hizo después como papa”.

El relator (una especie de juez instructor) de la causa de Pablo VI, Guido Mazzotta, en un encuentro con periodistas a pocos días de la canonización del papa Giovanni Battista Montini, que será el próximo domingo, reveló que se tuvo que pedir este estudio para incluirlo en la documentación del proceso.

Montini, cuando era arzobispo de Milán, envió un telegrama a Franco pidiendo el indulto para el dirigente comunista Julian Grimau, que finalmente no se escuchó y acabó fusilado. Dos meses más tarde, el 21 de junio, fue elegido papa.

“Por ello, tras su elección, en la prensa española, afín al régimen, sacaron el telegrama famoso y se montó una campaña de desprestigio sobre Pablo VI y comenzó una época muy confusa que en la Congregación para la Causa de los Santos quisieron aclarar y me encargaron un estudio”, revela Cárcel Ortí.

El historiador español, de 78 años, explica que elaboró un amplio estudio para aclarar tres puntos principales para el proceso de canonización.

“Fue un estudio muy amplio donde se demostró que Pablo VI siempre condenó el terrorismo viniera de donde viniera, pero al mismo tiempo se manifestó contra la pena de muerte y siempre pidió clemencia, indultos y perdón para los condenados”, resume.

El sacerdote destaca que el papa Montini nunca tuvo problema de resaltar en sus discursos “que el Gobierno español no le hacía caso en estas peticiones, y el más clamoroso fue el de la solicitud de clemencia para las once condenas (de miembros de ETA y del FRAP) en 1975, dos meses antes de la muerte de Franco“.

 

Cárcel Ortí se encontraba en Roma con el cardenal Vicente Enrique y Tarancón cuando se le informó de que el papa llamaría por teléfono esa noche a Franco para pedir el indulto de todos, “pero esa llamada no se la pasaron nunca”.

Pablo VI en su audiencia general del día siguiente reveló que por tres veces habían pedido clemencia y también durante la noche, “para que se optase en vez de por el camino de la mortífera represión, el de la magnanimidad y el de la clemencia”, y añadió el famoso: “Por desgracia no hemos sido escuchados”.

Cuenta Cárcel Ortí que Tarancón en sus memorias siempre dijo que Franco no supo nada de esta llamada porque no se la pasaron y que sí hubiera hablado con el papa “les habría indultado“.

Para este historiador, a Pablo VI la prensa del régimen le pintó como “el enemigo de España”, pero el papa “en verdad quería mucho a España y lo demostró proclamando a Santa Teresa de Ávila doctora de la Iglesia”.

Fue muy crítico con el régimen“, añade, porque venía de una familia de antifascistas que había luchado con la resistencia, pero “demostró mucho cariño y afecto y tuvo muchas manifestaciones de amor” por España.

El historiador valenciano cuenta además la preocupación de Pablo VI para facilitar la transición en el país y que desde que lo eligieron “empezó a prepararla cambiando a los obispos lentamente por más jóvenes y de otra generación y dándoles instrucciones para que fueran preparando el ambiente de la sociedad y la Iglesia”.

pablo-vi-con-don-juan-carlos-y-dona-sofia

 

“Era un demócrata, llevaba la democracia en la sangre y era contrario a cualquier tipo de totalitarismo. Quería una transición pacífica en España y lo único que pudo hacer fue intervenir con los obispos”, explica.

El sacerdote cuenta también que Pablo VI pidió en varias ocasiones derogar la potestad que tenía España de participar en la elección de los obispos, pero Franco siempre se negó.

Ante la canonización del domingo, el historiador afirma que Pablo VI ha sido “el gran pontífice del Siglo XX y revela que durante un encuentro con Francisco le regaló su libro sobre Montini y que el argentino lo agarró con cariño y dijo: “Pablo VI es mi gran papa”.

FuenteEfe/Religión Digital

General, Iglesia Católica , , , , ,

Ha fallecido Alberto Iniesta, el ‘obispo rojo’ de Vallecas

Lunes, 4 de enero de 2016

Monseñor Alberto Iniesta46704451Es de justicia reconocer a un hombre libre, que dejó migajas de su vida por la Libertad y la Democracia, siempre desde la opción por los pobres porque se creyó, de verdad, el Evangelio… Y frente a aquellos gritos de “Curas rojos a Moscú”… “Curas rojos al Paredón” que resonaban desde la extrema derecha española que quería mantener el Nacional Catolicismo franquista:

Murió en la residencia sacerdotal de Albacete, un día antes de cumplir los 93

Será recordado como el obispo que luchó por la libertad y la democracia

El obispo auxiliar emérito de Madrid, monseñor Alberto Iniesta, ha fallecido la noche de este sábado a domingo en la Residencia Sacerdotal de Albacete, un día antes de su 93 cumpleaños, según ha comunicado la Oficina de Información de la Archidiócesis de Madrid.

El prelado desempeñó el cargo de obispo auxiliar en la capital entre 1972 y 1998, tras pasar por el Seminario Diocesano de la diócesis de Albacete. Tras su renuncia a la sede madrileña, se retiró a Albacete, donde ha fallecido.

El cuerpo del difunto será velado esta tarde en la residencia y será trasladado el lunes a la Colegiata de San Isidro de Madrid, donde se permitirán visitas desde las 12:30 horas para despedirle. El arzobispo de Madrid, Carlos Osoro, presidirá el funeral ‘corpore in sepulto’ a las 17:00 horas y el entierro.

Un obispo que luchó por la libertad y la democracia. Así será recordado Alberto Iniesta, fallecido el 3 de enero, la víspera de su 93 cumpleaños. Un obispo que vivió hechos tan reseñables como el Concilio Vaticano II, el fin de la dictadura franquista, la firma de España al tratado de adhesión a la Comunidad Europea, o la coronación de Juan Carlos I.

Fueron 26 los años que Alberto Iniesta pasó sirviendo a la diócesis de Madrid como obispo auxiliar, acompañando en el gobierno pastoral a los cardenales Tarancón, Suquía y Rouco Varela. Siendo testigo, incluso, de la subdivisión por decisión de Juan Pablo II en 1991 de Madrid en tres diócesis: Getafe, Madrid y Alcalá de Henares.

A lo largo de hoy, domingo 3 de enero, sus restos serán velados en la Casa Sacerdotal de Albacete, lugar donde residía.

Mañana por la mañana (4 de enero) tendrá lugar su traslado hasta la Colegiata de San Isidro de Madrid, donde quedará instalada la capilla ardiente desde el mediodía.

A las cinco de la tarde, el arzobispo de Madrid Carlos Osoro presidirá el funeral de corpore in sepulto en la misma Colegiata. A continuación de la misa funeral tendrá lugar el entierro en el mismo lugar.

Mons. D. Alberto Iniesta nace en Albacete el 4 de enero de 1923. Se licenció en Teología en 1958 en la Universidad Pontificia de Salamanca, y fue ordenado sacerdote el 13 de Julio de 1958.

Ocupó los cargos de Ecónomo de San Pedro en Albacete durante 1958 y superior del Seminario Mayor de Albacete durante los años 1958-1972.

El 22 de octubre de 1972 fue ordenado Obispo como Auxiliar de Madrid-Alcalá. El 5 de abril de 1998 pasó a emérito.

En la CEE ha sido miembro de las Comisión Episcopales de Liturgia (1975-1981) y Migraciones en 1984. Fue presidente de la Comisión Episcopal de Migraciones de 1987 a 1990.

Fuente Religión Digital

General, Iglesia Católica , , , , ,

Los obispos se meten en política para que gobierne Rajoy

Miércoles, 30 de diciembre de 2015

blazquez-con-rajoy_560x280“¿Es ésa la postura que debe tener la Iglesia?”

“Debe ser neutral en política partidaria”

“Parece que la Iglesia mueve sus fichas para seguir queriendo mantener unos privilegios que con otros partidos en el gobierno se les acabarían”

(Juan Cejudo).- El presidente de la Conferencia episcopal se mete en política (de derechas, claro). Aconseja al PSOE que se abstenga para facilitar la investidura de Rajoy. Es decir, quiere influir para que sea Rajoy el presidente.

Me parece muy poco elegante, muy poco propio de un pastor, que además es presidente de la Conferencia episcopal, meterse en el fango de la política de esa manera tan descarada.

¿Cómo lo van a tomar aquellos partidos que de ninguna manera quieren que Rajoy sea el presidente?

¿Es ésa la postura que debe tener la Iglesia? Se echan de menos los tiempos del cardenal Tarancón, que mantuvo en tiempos difíciles la neutralidad de la Iglesia en temas políticos y partidarios.

¿No hubiera sido mejor no pronunciarse y dejar que sean los mismos partidos los que busquen la mejor solución para España?

Parece que la Iglesia mueve sus fichas para seguir queriendo mantener unos privilegios que con otros partidos en el gobierno se les acabarían. Temas como el concordato, la financiación de la Iglesia, las clases de religión y otras muchas podrían peligrar si el PP no gobierna. Por éso quieren que siga gobernando el P.P.

Por éso no le importa enfangarse en los temas partidarios y proponer la solución que a ellos más les interesa.

No me gusta para nada esa postura. Me suena mucho mejor aquella frase de Jesús: “Dad al César lo que es del César y a Dios lo que es de Dios”.

La Iglesia debe preocuparse de otros asuntos mucho más importantes: denunciar la corrupción, denunciar a los grandes capitales y al poder financiero que provoca un sistema injusto y desigual, donde aumentan las diferencias entre ricos y pobres, donde la lacra del paro no desaparece, ni la infravivienda ni los desahucios. Donde persisten los recortes en temas educacionales, sanitarios y en atención social…

De todo ésto sí que debería preocuparse nuestro presidente de los obispos y no de facilitar la investidura de un determinado partido político, aunque haya ganado las elecciones. Son los mismos partidos los que deben trabajar por encontrar una solución.

Pero no es ésa la tarea de la Iglesia que debe ser neutral en política partidaria y sí acogedora y cercana con todos, sean del color político que sean.

General, Iglesia Católica , , , , , , , , , ,

Felipe VI, ¿Su Majestad Católica?

Sábado, 21 de junio de 2014

peq_coronaLos Reyes de España han estado muy vinculados a la Iglesia, sin embargo la única referencia que apareció en la proclamación del nuevo monarca fue una pequeña cruz

JUAN RUBIO | Pese a ostentar en el largo listado de títulos, y además en primer lugar, el de Su Majestad Católica, Felipe VI no tuvo en su coronación ni simbología ni ceremonia religiosas. Solo una cruz se coló en el acto.

La corona, que junto al cetro, lució en el estrado del Congreso de los Diputados, está rematada por una pequeña cruz, que aparece desde que en 1983 se adoptó oficialmente tanto el diseño de la corona como el del escudo,como símbolos del Estado.

No podía ser de otra manera. En la Constitución de 1978 se dice de forma explícita:

Ninguna confesión tendrá carácter estatal. Los poderes públicos tendrán en cuenta las creencias religiosas de la sociedad española y mantendrán las consiguientes relaciones de cooperación con la Iglesia católica y las demás confesiones. (Artículo 16, apartado 3)

En virtud de este artículo, la cruz fue desapareciendo de los lugares oficiales, aunque, de vez en cuando, se remuevan las cosas y salten las anécdotas. En el despacho de quien fuera presidente del Congreso, el socialista José Bono, destacaba un gran crucifijo que no parecía gustar a muchos diputados.

En otra ocasión, con motivo de un acto cultural en la catedral-mezquita de Córdoba, el Cabildo, por recomendación de la Casa Real, tuvo que retirar una cruz del lugar en el que se iban a celebrar los actos. Dos caras de una moneda.

En medio, la repetida frase de Tierno Galván al tomar posesión de su despacho en la Alcaldía de Madrid, cuando, invitado a quitar el crucifijo, dijo:

La contemplación de un hombre justo que murió por los demás no molesta a nadie. Déjenlo donde está.

El título de Majestad Católica queda como reliquia histórica. Fue concedido por Alejandro VI, el papa Borgia, en 1496 a los Reyes Católicos por su cruzada contra el islam.

reyes-catolicos-300x220Hoy, la Casa Real, en su protocolo, ofrece esta versión:

 

Hizo referencia en su momento a la concreta adscripción religiosa del monarca y a su defensa de la fe católica, aunque también denotaba, según ciertas interpretaciones, una proyección de carácter ecuménico y universalista en un momento en el que, por primera vez en la historia del mundo, un poder político –en este caso la Monarquía Hispánica– alcanzaba una dimensión global con soberanía y presencia efectiva en todos los continentes –América, Europa, Asia, África y Oceanía– y en los principales mares y océanos –Atlántico, Pacífico, Índico y Mediterráneo–.

José Luis Sampedro, experto en temas nobiliarios, refiriéndose a la jura o promesa, dice:

Ya no hay súbditos, sino ciudadanos, por lo que el rey solo tiene que hacer un juramento que consta de dos partes: respeto a la Constitución y a las leyes, y respeto a los derechos de las comunidades autónomas (…). El juramento se hace ante Dios, la promesa ante la conciencia y el honor. Cualquiera de las dos son válidas.

AF_Infantas2_SILUETA-300x200Lo que sí parece cierto, más allá de la sobria ceremonia y de la lógica ausencia de símbolos en un Estado aconfesional, es que haya algún guiño a ese título. Por lo pronto, entre las primeras visitas de los nuevos reyes, ya se ha incorporado la que realizarán al papa Francisco en los primeros días de julio. No faltarán otros gestos de cara a los católicos.

Quienes consideran una afrenta esta ausencia de ceremonia religiosa, evocando la coronación de Juan Carlos I en 1975, han de saber que, cuando el entonces príncipe, sucesor con título de rey, según las leyes vigentes entonces, juró la Ley de Principios del Movimiento de 1958, que decía:

La Nación española considera como timbre de honor el acatamiento a la Ley de Dios, según la doctrina de la Santa Iglesia Católica, Apostólica y Romana, única verdadera y fe inseparable de la conciencia nacional, que inspirará su legislación.

Luego en 1975 es lo que correspondía hacer.

Eran otros tiempos

La Casa Real sondeó al entonces cardenal arzobispo de Madrid y presidente de la Conferencia Episcopal Española (CEE), Vicente Enrique y Tarancón, sobre el formato de celebración religiosa que podría llevarse a cabo.

Ya habían hablado antes el príncipe y el cardenal con motivo del entierro de Franco, cuando un grupo de obispos intentó que al sepelio del caudillo acudiera el Episcopado en su totalidad. Se acordó que lo presidiera el cardenal primado de Toledo y unos pocos obispos, mientras que el presidente de la CEE se reservaría el acto de coronación del nuevo rey, también con pocos obispos.

El cardenal madrileño, administrador de sutilezas y equilibrios, no quiso ofrecer una imagen que pareciera la continuidad. Él mismo propuso un sencillo Te Deum, breve ceremonia de acción de gracias. Pero fue el príncipe quien, en una llamada telefónica, le pidió que se celebrara una misa solemne, y en la Iglesia de los Jerónimos.

El cardenal se puso esa misma noche manos a la obra y pidió ayuda al entonces director Vida Nueva, José Luis Martín Descalzo. Ambos sabían que se trataba de un texto histórico. Y lo fue [ver íntegro]

Hubo quienes creyeron advertir en el tono de la homilía del cardenal un aire de admonición que parecía propia de otros tiempos, diciendo que “el altar estaba dictando al trono lo que debía de hacer”. El cardenal tuvo que salir al frente de las acusaciones, no solo con la exquisitez y equilibrio del texto en sí, sino incluso contando cómo “se me olvidaron las gafas para leer de cerca y tuve que hacer un esfuerzo, retirando los folios y alzando la voz”.

Felipe VI, ¿Su Majestad Católica? [íntegro solo suscriptores]

En el nº 2899 de Vida Nueva

General, Iglesia Católica , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Recordatorio

Las imágenes y fotografías presentadas en este blog son propiedad de sus respectivos autores o titulares de derechos de autor y se reproducen solamente para efectos informativos, ilustrativos y sin fines de lucro. Yo, por supuesto, a petición de los autores, eliminaré el contenido en cuestión inmediatamente o añadiré un enlace. Este sitio es gratuito y no genera ingresos.

El propietario del blog no garantiza la solidez y la fiabilidad de su contenido. Este blog es un lugar de entretenimiento. La información puede contener errores e imprecisiones.

Este blog no tiene ningún control sobre el contenido de los sitios a los que se proporciona un vínculo. Su dueño no puede ser considerado responsable.