Archivo

Entradas Etiquetadas ‘Robert Biedron’

El exalcalde abiertamente gay Robert Biedroń funda un nuevo partido que se presentará a las elecciones europeas y a las generales en Polonia

Miércoles, 13 de febrero de 2019

02018_0993_Robert_Biedroń_in_2018Paso adelante de Robert Biedroń, el político abiertamente gay más conocido de Polonia, frente al Gobierno ultraconservador de Ley y Justicia (PiS). El exdiputado y exalcalde de la ciudad de Słupsk ha presentado un nuevo partido político, Wiosna (Primavera), que concurrirá a las elecciones europeas de mayo y a las parlamentarias del próximo otoño. Cristaliza así el proyecto que lanzó en septiembre del año pasado en forma de plataforma «prodemocrática», tras abrir la posibilidad de presentarse a las elecciones presidenciales de 2020. La primera encuesta publicada tras la fundación de Wiosna lo coloca en tercera posición.

El activista LGTB Robert Biedroń lleva una trayectoria de varios años en la política polaca. En las elecciones al Parlamento de 2011, Anna Grodzka y Robert Biedroń se convertían, respectivamente, en la primera diputada trans y el primer diputado abiertamente gay de Polonia. Ambos se presentaron en las listas de Ruch Palikota, un movimiento de izquierdas liderado por el empresario Janusz Palikot, que obtuvo el 10% de los votos y se convirtió entonces en la tercera fuerza política del país. Biedroń, además de político, es un destacado activista LGTB, cofundador de la organización Campaña contra la Homofobia (KPH).

En diciembre de 2014 se presentó como candidato a alcalde de la ciudad báltica de Słupsk (la tercera más poblada de la provincia de Pomerania, con unos cien mil habitantes). El político superó a su adversario de la liberal-conservadora Plataforma Cívica (PO) y conquistó la alcaldía en la segunda vuelta con un 57% de los votos. Tan solo un año y medio antes había sido víctima de una agresión homófoba tras finalizar la marcha del Orgullo LGTB de Varsovia. Su candidatura a la alcaldía, por otra parte, animó al menos a otros veinte aspirantes locales en todo el país a visibilizarse públicamente como LGTB, lo que la prensa polaca calificó como «efecto Biedroń». Ningún otro salió elegido, pero el avance sin precedentes en visibilidad que supuso su valiente gesto está fuera de toda duda.

CxSktkqTURBXy84NDg0NmVjZDA3MTJiODBhN2VlZDVjYWYwZWM0OWU3Zi5qcGVnkpUDIm_NAsfNAY-TBc0DFM0BvA

Robert Biedroń, solo y con su pareja Krzysztof Śmiszek

Biedroń comenzó a estudiar la idea de presentarse a las elecciones presidenciales de 2020 en abril de 2017, cuando manifestó su intención de ser candidato «si [el ex primer ministro Jarosław] Kaczyński me toca las narices». Las encuestas alzaron su candidatura a la tercera posición, con un apoyo de entre el 10 y el 19%. Por delante se encuentran el actual presidente Andrzej Duda (PiS), con una trayectoria de LGTBfobia conocida, y el ex primer ministro Donald Tusk (de la liberal Plataforma Cívica, PO), que pasarían a la segunda vuelta.

Pero antes de la cita presidencial, Polonia celebrará (junto al resto de la Unión Europea) elecciones al Parlamento europeo en mayo de este año y legislativas en otoño. Con la vista puesta en esas convocatorias, Biedroń anunciaba en septiembre de 2018 pasado el lanzamiento de un movimiento político «prodemocrático» en el que tengan cabida las fuerzas contrarias al Gobierno ultraconservador de PiS. Tras dejar el cargo de alcalde de Słupsk en las elecciones locales, se embarcó en una gira por todo el país para sumar apoyos, que ha culminado con la presentación el domingo pasado en Varsovia del nuevo partido, Wiosna (Primavera).

Ante miles de seguidores, Biedroń anunció los tres pilares que la nueva formación defenderá en las próximas citas electorales: las personas, la sociedad, y un Estado en el que se pueda confiar. Defenderá medidas de carácter social y ecológico, como el matrimonio igualitario, el derecho de la mujer a la interrupción del embarazo, el cierre progresivo de las minas de carbón o la lucha contra la deforestación. El político es una figura en alza considerado ya como la esperanza de una izquierda que carece de representación parlamentaria desde 2015. La primera encuesta para las elecciones parlamentarias publicada tras la fundación de Wiosna le otorga la tercera posición con un 14% de los votos.

Fuente Dosmanzanas

General, Historia LGTB , , , , , , , , , , , , ,

El único alcalde fuera del armario en Polonia aspira a desbancar al Gobierno conservador polaco

Martes, 11 de septiembre de 2018

z17522957iekrzysztof-smiszek-robert-biedronRobert Biedroń, solo y con su pareja

Este popular político ha ido escalando posiciones en la última década, pasando de activista por los derechos de los homosexuales a ser diputado nacional.

Robert Biedroń, exdiputado y alcalde de Słupsk, ha anunciado el lanzamiento de una plataforma política «prodemocrática» con la que pretende hacer frente al Gobierno del partido ultraconservador Ley y Justicia (PiS en sus siglas polacas). Se trata de un movimiento que pretende agrupar al mayor número de votantes descontentos con la gestión de PiS y está inspirado en En Marche!, la marca con la que Emmanuel Macron consiguió la presidencia de Francia. Biedroń, que hizo historia al convertirse en el primer diputado abiertamente gay de Polonia, anunció el año pasado su intención de presentarse a las elecciones presidenciales de 2020. Las encuestas lo colocan en tercera posición.

Robert Biedroń, el único alcalde abiertamente homosexual en Polonia, ha anunciado esta semana su intención de crear un “movimiento sociopolítico” con el que aspira a cambiar Polonia y hacer frente al partido gobernante en este país centroeuropeo, la fuerza nacionalista y conservadora Ley y Justicia. Biedroń, alcalde de la ciudad de Slupsk (norte de Polonia), ha decidido renunciar a luchar por su reelección en las próximas elecciones locales (a pesar de que los sondeos le dan una clara victoria) para concentrarse en crear un nuevo movimiento político de carácter nacional.

“Quiero demostrar que la política puede ser amable y no buscar la confrontación, que los políticos pueden estar más cerca de los problemas de los habitantes de nuestras ciudades y pueblos, que hay esperanza en una política diferente que recupere el espíritu de 1989”, explicó en una rueda de prensa celebrada en Varsovia.

Robert Biedroń explicó que en los próximos meses recorrerá las principales poblaciones polacas para recabar la opinión de sus simpatizantes y elaborar así un programa político que cuente con todas las sensibilidades.

 Este político ha ido escalando posiciones en la última década, pasando de activista por los derechos de los homosexuales a ser diputado nacional durante la pasada legislatura en las filas del desaparecido Movimiento Palikot y convertirse en el primer alcalde abiertamente gay de la católica Polonia. El activista LGTB Robert Biedroń lleva una trayectoria de varios años en la política polaca. En las elecciones al Parlamento de 2011, Anna Grodzka y Robert Biedroń se convertían, respectivamente, en la primera diputada trans y el primer diputado abiertamente gay de Polonia. Ambos se presentaron en las listas de Ruch Palikota, un movimiento de izquierdas liderado por el empresario Janusz Palikot, que obtuvo el 10% de los votos y se convirtió entonces en la tercera fuerza política del país. Biedroń, además de político, es un destacado activista LGTB, cofundador de la organización Campaña contra la Homofobia (KPH).

En diciembre de 2014 se presentó como candidato a alcalde de la ciudad báltica de Słupsk (la tercera más poblada de la provincia de Pomerania, con unos cien mil habitantes). El político superó a su adversario de la liberal-conservadora Plataforma Cívica (PO) y conquistó la alcaldía en la segunda vuelta con un 57 % de los votos. Tan solo un año y medio antes había sido víctima de una agresión homófoba tras finalizar la marcha del Orgullo LGTB de Varsovia. Su candidatura a la alcaldía, por otra parte, animó al menos a otros veinte aspirantes locales en todo el país a visibilizarse públicamente como LGTB, lo que la prensa polaca calificó como «efecto Biedroń». Ningún otro salió elegido, pero el avance sin precedentes en visibilidad que supuso su valiente gesto está fuera de toda duda.

Con su decisión de saltar a la política nacional en solitario, Robert Biedroń aspira a convertirse en el referente de la oposición liberal en Polonia, representada actualmente por los partidos de centro-derecha Plataforma Ciudadana y Nowoczesna, incapaces a día de hoy de hacer frente a Ley y Justicia.

Biedroń comenzó a estudiar la idea de presentarse a las elecciones presidenciales de 2020 en abril del año pasado, cuando manifestó su intención de ser candidato «si [el ex primer ministro Jarosław] Kaczyński me toca las narices». En las encuestas más recientes, el activista recibe un apoyo de entre el 14 y el 17 %. En la segunda posición, que da acceso a la segunda vuelta, sigue el ex primer ministro Donald Tusk (PO) con el 21 %. El actual presidente Andrzej Duda (PiS) volvería a vencer en la primera vuelta, con un 32 – 34 % de los votos estimados.

Pero antes de la cita presidencial, Polonia celebrará (junto al resto de la UE) elecciones al Parlamento europeo en mayo de 2019 y legislativas en noviembre de ese mismo año. Con la vista puesta en esas convocatorias, Biedroń anunció el martes pasado el lanzamiento de un movimiento político «prodemocrático» en el que tengan cabida las fuerzas contrarias al Gobierno ultraconservador de PiS. «Nuestro principal objetivo es que las fuerzas prodemocráticas ganen en Polonia con nuestro grupo, nuestra fuerza política al frente», declaró el candidato. Para ello, se embarcará en una gira por todo el país que intentará sumar apoyos y culminará en febrero con la presentación del proyecto con el que concurrirán a los comicios europeos.

Biedroń ha calificado su movimiento de «progresista», pero no quiere convencer solo al electorado de izquierdas, sino que apela a «todos aquellos que votaron a Ley y Justicia y se han desilusionado». Afirma haberse inspirado en En Marche !, la plataforma socioliberal con la que Emmanuel Macron conquistó la presidencia de Francia, pero también en Lech Wałęsa y en la ciudadanía. Pero sobre todo citó a la Constitución polaca, mostrando un ejemplar de la misma, y se mostró dispuesto a hablar «con cualquiera que [la] respete». Una clara referencia al Gobierno de PiS, que se ha enfrentado a las instituciones europeas (si bien con escasas consecuencias reales por el momento) a cuenta de las reformas del sistema judicial que ha promovido. Seguiremos de cerca los primeros pasos de esta iniciativa.

Fuente Cáscara Amarga/Dosmanzanas

General, Historia LGTB , , , , , , , ,

Un activista abiertamente gay sube en las encuestas para las elecciones presidenciales polacas

Martes, 24 de abril de 2018

z17522957iekrzysztof-smiszek-robert-biedronRobert Biedroń, solo y con su pareja

La posibilidad de que Polonia elija a un presidente abiertamente gay dentro de dos años, aunque sigue siendo pequeña, aumenta según las encuestas. Robert Biedroń, alcalde desde 2014 de la ciudad de Słupsk, cosecha un apoyo del 19 % según el sondeo más reciente. Biedroń hizo historia en 2011 al convertirse en el primer diputado abiertamente gay en las elecciones al Parlamento. En las presidenciales de 2020, el activista LGTB se medirá al actual presidente Andrzej Duda y al ex primer ministro Donald Tusk.

El activista LGTB Robert Biedroń lleva una trayectoria de varios años en la política polaca. En las elecciones al Parlamento de 2011, Anna Grodzka y Robert Biedroń se convertían, respectivamente, en la primera diputada trans y el primer diputado abiertamente gay de Polonia. Ambos se presentaron en las listas de Ruch Palikota, un movimiento de izquierdas liderado por el empresario Janusz Palikot, que obtuvo el 10% de los votos y se convirtió entonces en la tercera fuerza política del país. Biedroń, además de político, es un destacado activista LGTB, cofundador de la organización Campaña contra la Homofobia (KPH).

En diciembre de 2014 se presentó como candidato a la alcaldía de la ciudad báltica de Słupsk (la tercera más poblada de la provincia de Pomerania, con unos cien mil habitantes). El político dio la sorpresa ya en la primera vuelta de las elecciones municipales al alzarse con la segunda posición, superando al aspirante de la ultraconservadora Ley y Justicia (PiS). Biedroń obtuvo el 20,34% de los votos, por detrás de Zbigniew Konwinski de la liberal-conservadora Plataforma Cívica (PO), con un 29,09%. Pero la verdadera campanada se produjo con los resultados de la segunda vuelta, en la cual el político abiertamente gay superó a su adversario y se alzó con la victoria con un espectacular 57,08% de los sufragios.

Tras ser elegido, Biedroń ha mostrado su satisfacción por la rapidez con la que, según él, “la sociedad polaca ha aprendido su lección de tolerancia”, y se mostró “optimista”, “feliz” y “orgulloso” de los cambios que va experimentando la ciudadanía de su país hacia la aceptación de la realidad LGTB. Tan solo un año y medio antes, el político y activista había sido víctima de una agresión homófoba tras finalizar la marcha del Orgullo LGTB de Varsovia. Su candidatura a la alcaldía, por otra parte, animó al menos a otros veinte aspirantes locales en todo el país a visibilizarse públicamente como LGTB, lo que la prensa polaca calificó como “efecto Biedroń”. Ningún otro salió elegido, pero el avance sin precedentes en visibilidad que supuso su valiente gesto está fuera de toda duda.

Biedroń especuló con la idea de presentarse a las elecciones presidenciales de 2020 en abril del año pasado, cuando manifestó su intención de ser candidatosi [el ex primer ministro Jarosław] Kaczyński me toca las narices”. En la encuesta más reciente, el activista recibe un apoyo del 19 %, un incremento de cuatro puntos con respecto a enero. Se acerca así a la segunda posición, que da acceso a la segunda vuelta y que por ahora mantiene el ex primer ministro Donald Tusk con el 26 %. El actual presidente Andrzej Duda volvería a vencer en el sondeo para la primera vuelta, con un 36 % de los votos estimados.

Por mucho que las posibilidades reales de Biedroń sean escasas, su ascenso en las encuestas puede ser un síntoma de que la sociedad de la tradicionalmente católica Polonia está evolucionando poco a poco. Ello a pesar del atraso legal y social que arrastra todavía en materia LGTB frente a la mayoría de los países de Europa occidental y de las fuertes resistencias de su clase política a cualquier avance en el reconocimiento de los derechos de la comunidad.

Fuente Dosmanzanas

General, Historia LGTB , , , , , , , , , , ,

El Parlamento de Lituania rehúsa votar una ley contra la “propaganda homosexual” después de que el Consejo de Europa le instase a respetar los derechos LGTB

Martes, 17 de noviembre de 2015

LitvanskiparlamentEl Parlamento de Lituania ha aprobado por mayoría eliminar del orden del día de la cámara la votación de una ley contra la llamada “propaganda homosexual”, similar a la vigente en Rusia. La aprobación de una norma semejante dentro de un país de la Unión Europea hubiera sentado un precedente muy preocupante, aunque Lituania ya dispone de alguna normativa en vigor que impide la libre información sobre la orientación sexual. Los activistas LGTB temen, sin embargo, que la iniciativa pueda ser votada en cualquier otro momento, y critican que los derechos humanos básicos estén permanentemente cuestionados.

La iniciativa que se presentaba a consideración del Parlamento partía de Petras Gražulis, diputado lituano de conocidas convicciones homófobas, que ha hecho de la persecución de los derechos LGTB el eje de su acción política. Se trataba de una enmienda al Código de Faltas Administrativas, que castigaría con fuertes multas cualquier acto público que atentase contra los valores familiares tradicionales, tal y como se recogen en la Constitución de Lituania. Las multas oscilarían entre los 300 y los 900 euros (entre 325 y 970 dólares), pero podrían llegar hasta los 1.800 euros (1.940 dólares) en caso de reincidencia (en un país con un salario medio que no llega ni a la mitad del español). En definitiva, cualquier evento en defensa de los derechos LGTB (como congresos, reuniones, discursos, manifestaciones, etc.) vería muy dificultada su celebración.

Pero el diputado liberal Eligijus Masiulis presentó el pasado día 12 una moción para eliminar la votación de la normativa LGTBfoba del orden del día del Parlamento. Para Masiulis, el proyecto de ley es una afrenta a la democracia y a la reputación internacional de Lituania. La moción recibió el apoyo de 64 parlamentarios, el voto contrario de 10 y 25 abstenciones. La votación sobre la ley discriminatoria se pospone una vez más, aunque sigue pendiendo sobre los derechos LGTB como una espada de Damocles permanente.

Una ley repetidamente pospuesta pero siempre amenazante

Ya en marzo de 2014 se había suspendido indefinidamente la votación sobre este mismo proyecto de ley, tras consultarse si debía ser sometido a consideración de la cámara. A favor votaron 39 diputados, 34 lo hicieron en contra y 20 se abstuvieron. Aunque dispusieron de mayoría simple, a los partidarios de que se votara la norma les faltaron 5 votos para que, según el reglamento parlamentario, esta pudiera ser votada. Un subterfugio procedimental que muy posiblemente escondía el delicado equilibrio entre los deseos de aprobar la norma y el temor a las consecuencias diplomáticas que la decisión acarrearía.

En agosto de 2013 había sido finalmente bloqueada una iniciativa de referéndum para aprobar otra norma contra la “propaganda homosexual”. De hecho, un proyecto similar al vetado ahora en el Parlamento ya fue propuesto en 2010. La respuesta de la presidenta Dalia Grybauskaite (antigua comisaria europea) y la protesta del Parlamento Europeo actuaron entonces como freno al proyecto.

Y es que la eliminación del calendario de sesiones del proyecto de ley no implica su rechazo, sino simplemente que por ahora no se pone a consideración del Parlamento, pero puede hacerlo en el siguiente período parlamentario. Tomas V. Raskevičius, coordinador de políticas de la Liga Gay Lituana (LGL), expresa su preocupación al respecto en los siguientes términos: “A pesar de que el proyecto de ley ha sido retirado del orden del día del Parlamento esta mañana, puede ser sometido a votación final en cualquier momento. Esta amenaza permanente sirve como recordatorio persistente de que los derechos humanos LGTB siguen siendo una herramienta para la manipulación política y el chantaje. Como defensores de los derechos humanos, a veces nos desalienta el que incluso los derechos básicos de las personas LGTB estén siendo cuestionados”.

Por ello, el lema oficial de la próxima Marcha del Orgullo Báltico, que tendrá lugar en el mes de junio, será “Somos personas, no propaganda”.

Lituania: un discurso de odio muy poco disimulado

Lo cierto es que Lituania lleva un tiempo avanzando de manera preocupante hacia posiciones cada vez más intransigentes con la realidad LGTB, y de ello hemos dado cuenta en dosmanzanas. En octubre de 2010 entró en vigor la reforma que prohíbe la “manifestación y promoción” de contenidos publicitarios referidos a orientación sexual. Una prohibición que afecta a servicios publicitarios dirigidos a toda la población, y no solo a menores. Poco antes, en marzo de 2010, había entrado en vigor la ley de “de protección de menores contra el efecto perjudicial de la información pública” con el objetivo de obstaculizar la información positiva sobre diversidad sexual. Y aunque su versión inicial fue corregida por las protestas, su redacción definitiva sigue estigmatizando la información sobre homosexualidad.

En septiembre del año pasado informábamos sobre la prohibición de un inocente spot contra la homofobia, en base a esta legislación. En enero de este año, un diputado lituano lanzaba veladas amenazas contra la asociación LGL, a la que acusaba de “jugar con fuego” con “provocaciones” que podrían costarles un ataque como el sufrido por la revista satírica Charlie Hebdo en París. Ese mismo mes, un tribunal lituano calificaba de “excéntrica” la foto en la que una pareja gay aparece besándose y descartaba actuar ante las amenazas homófobas que habían recibido sus protagonistas.

30839_asamblea-del-consejo-de-europaLituania se enfrentaba a una votación que puede resultar crucial para el futuro del colectivo LGTB. Ante esta delicada situación, Robert Biedron, portavoz en la Asamblea Parlamentaria del Consejo de Europa, ha recomendado al país que no tome la misma senda que sus vecinos rusos.

¿Acercarse a la LGTBfobia rusa o abrazar la empatía que se vive en Europa? Lituania se debatíA entre dos caminos que pueden marcar su futuro más cercano. El país gobernado por la independiente Dalia Grybauskaite vive una encrucijada que se tiene que resolver en estos días y lo hace bajo una seria incertidumbre.

El país báltico vive enmarcado en una realidad a dos velocidades. En el lado más brillante nos encontramos con los datos elaborados anualmente por Amnistía Internacional que sitúan a Lituania en el puesto número 28 a nivel mundial en igualdad de género (superando a países como España), en el puesto número 32 en libertad de prensa (superando así a países como EEUU), y el puesto número 43 a nivel mundial en el Índice de Percepción de la Corrupción elaborado por Amnistía Internacional, encontrándose así en mejor situación que países como Italia o Grecia.

Pero también nos encontramos con un lado mucho más turbio. La eterna influencia de Rusia en la zona y la deriva discriminatoria que ha tomado el país gobernado por Putin están calando entre la clase política lituana que el próximo viernes votarán si aceptan una ley similar a la que se aprobó en Rusia en 2013 y que en la práctica supone condenar al colectivo LGTB al vagón de cola de la sociedad: ciudadanos de tercera clase y con sus derechos pisoteados.

Contra la criminalización de la Diversidad

32542_lituania-besoAnte esta situación, el Consejo de Europa ha decidido actuar y ha pedido al Parlamento de Lituania que rechace un cambio en la ley, que podría imponer multas administrativas por mostrarse a favor de los derechos LGTB, una medida que han calificado como ‘”una violación inaceptable de los derechos humanos”.

Robert Biedron se ha pronunciado sobre el tema y ha indicado que el posible resultado de la votación de mañana sobre un proyecto de enmienda al Código de Violaciónes Administrativas que busca introducir la responsabilidad de “desafío público de los valores familiares constitucionalmente establecidos” de Lituania es un motivo de grave preocupación para el continente europeo.

Las declaraciones del político polaco han sido inflexibles en una cuestión que atañe a los DDHH:

Hago un llamamiento urgente a los miembros del Parlamento lituano, para defender los valores de los derechos humanos, la democracia y el Estado de derecho, y asegurarse de que Lituania respete sus obligaciones internacionales, en particular en el marco del Convenio Europeo de Derechos Humanos. La reforma propuesta representaría una violación inaceptable de los derechos humanos y llevaría a Lituania lejos del camino que el país ha compartido con el resto de Europa en las últimas décadas.”

Fuente Dosmanzanas y Chueca.com

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , , , , , , ,

Amnistía Internacional insta a Polonia a actuar contra los delitos de odio y a proteger a las personas LGTB

Lunes, 21 de septiembre de 2015

1430165.3Amnistía Internacional, organización que trabaja por los derechos humanos en todo el mundo, ha hecho público un informe en el que urge al Gobierno y al Parlamento de Polonia a que tomen medidas para combatir los delitos de odio motivados por la orientación sexual, la identidad de género, la edad, la discapacidad o el estatus socioeconómico. A lo largo de 64 páginas, Targeted by hate, forgotten by law (que en castellano significa ‘motivados por odio, olvidados por la ley’) denuncia “la falta de una respuesta coherente a los crímenes de odio en Polonia”. Solo en 2014, al menos 120 personas LGTB fueron víctimas de delitos de odio, según ha denunciado la asociación polaca Kampania Przeciw Homofobii (Campaña contra la Homofobia), un dato que también recoge y denuncia Amnistía.

El año pasado se cometieron en Polonia, por lo menos, 120 agresiones contra personas LGTB, motivadas por el odio. Decimos “por lo menos” porque esos son los crímenes registrados por el activismo polaco, pero hay que tener en cuenta los que no han sido denunciados por sus víctimas o los que, incluso en conocimiento de las fuerzas del orden público, no han sido considerados por estas como ‘delitos de odio’. La asociación LGTB Kampanii Przeciw Homofobii (KPH), en este sentido, precisa que solo el 10% de los casos de discriminación que atienden en un año acaban llevándose ante la justicia (por el desistimiento de las propias víctimas).

Uno de los más flagrantes delitos registrados en Polonia durante 2014 ocurrió en la ciudad de Szczecin (al noroeste del país), donde un joven gay de 20 años fue brutalmente asesinado tras salir de una discoteca de ambiente. Las autoridades todavía no han reconocido el agravante del odio homófobo y siguen calificándolo como ‘crimen común’. Patrick, la víctima, obtuvo la muerte como consecuencia de los múltiples golpes que recibió por parte de dos chicos de 18 años (que carecían de antecedentes policiales). Los jóvenes delincuentes abandonaron el cuerpo de Patrick en una obra, en las inmediaciones del local de ambiente del que este salía. Además de la descomunal agresión física, Patrick fue sometido a diversas vejaciones. Con todo, ni la policía ni el Gobierno de Polonia son capaces de ver ‘odio homófobo’ en estos actos repugnantes.

Marco Perolini, observador de Amnistía Internacional en Europa y Asia Central, ha recordado que “Polonia tiene obligaciones, según el derecho internacional, para asegurar que todos los grupos minoritarios estén igualmente protegidos contra la discriminación”. Perolini está convencido de que “el hecho de que las autoridades no logren hacerlo realidad es discriminatorio en sí mismo”. Las víctimas de los delitos de odio no son solo personas LGTB, también hay gente sin recursos, de otras etnias o color de piel, así como discapacitados. El colmo de la crueldad y de la deshumanización de los agresores de algunos de estos delitos de odio es que confesaron haberlo hecho por “aburrimiento” y porque para ellos las vidas de estas personas carecían de todo valor.

El informe Targeted by hate, forgotten by law, que ha publicado Amnistía Internacional, pone de manifiesto que “lesbianas, gais, bisexuales, transgénero e intersexuales (LGBTI) no están adecuadamente protegidos contra los delitos de odio y discriminación en Polonia”. A pesar de que el colectivo es víctima de una discriminación generalizada, “el ámbito de aplicación de la ley polaca contra la discriminación es muy limitado”. Por ello, en la página 41 del informe, Amnistía invita al Parlamento polaco a que apruebe una legislación específica que sirva para luchar contra estos delitos de odio y pide al Gobierno que se encargue de registrarlos, investigarlos y perseguirlos mediante las herramientas del estado que tiene a su disposición.

Polonia: entre la LGTBfobia y la desidia política

Las parejas del mismo sexo no cuentan con ningún reconocimiento y no gozan de protección legal alguna en Polonia. En enero de 2013, el Sejm (Congreso de los Diputados) rechazó tres proyectos de ley sobre uniones civiles, abiertas a gais y lesbianas. Las proclamas homófobas por parte de algunos diputados y el desagradable debate que tuvo lugar fueron entonces motivo de vergüenza y sonrojo para buena parte de la sociedad polaca. En mayo de 2015, el Parlamento rechazó un proyecto de ley sobre parejas de hecho, negándose incluso a iniciar un debate sobre la cuestión. Por otra parte, las personas trans deben someterse a un largo proceso con el fin de obtener el reconocimiento legal de su identidad de género, más difícil aún si tienen hijos menores.

Tampoco en parece que Polonia se haya cedido ante cuestiones simbólicas, de cara al colectivo LGTB, en los últimos años. La activista y diputada trans Anna Grodzka, que en febrero de 2013 se postulaba como posible vicepresidenta del Sejm de Polonia, tal y como recogía dosmanzanas. Sin embargo, la cámara votó ampliamente por la continuidad de Wanda Nowicka, a pesar de que se había visto envuelta en un escándalo y recibió una moción de censura por parte de su propio partido (el Ruch Palikota, el mismo que el de Grodzka). La diputada Anna Grodzka se hubiera convertido en la primera persona trans en obtener un cargo institucional en Polonia.

Desde dosmanzanas llevamos años haciéndonos eco de diversos episodios de discriminación y ataques contra el colectivo LGTB en Polonia. En marzo de 2013, por mencionar un ejemplo, publicábamos las homófobas declaraciones del expresidente Lech Wałęsa, en las que decía querer a los parlamentarios homosexuales lo más lejos posible: “en la última fila, e incluso más allá”. El católico y conservador Wałęsa, héroe de la resistencia al régimen comunista y Premio Nobel de la Paz, aseguró que “soy de la vieja escuela y no pienso cambiar. Entiendo que hay gente diferente, diferentes orientaciones y que tienen derecho a su identidad. Pero que no cambien el orden establecido desde hace siglos. No quiero ni oír hablar de eso. Que lo hagan entre ellos y que nos dejen en paz a mí y a mis nietos”. Y en junio de ese mismo año, el único diputado abiertamente gay de Polonia, Robert Biedroń, era agredido tras finalizar el Orgullo LGTB de Varsovia.

Fuente Dosmanzanas

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , , ,

Eligen en Polonia al primer alcalde abiertamente gay

Miércoles, 3 de diciembre de 2014

robert-biedron_19275635Los votantes en Polonia, con un 90% de población católica,  han elegido al primer alcalde abiertamente gay del país, una señal de la creciente tolerancia hacia las minorías sexuales en un país que durante mucho tiempo ha sido definido por un profundo conservadurismo católico romano.

Robert Biedron, que ya hizo historia en 2011 al convertirse en el primer legislador abiertamente homosexual en el Parlamento, fue elegido alcalde de la pequeña ciudad de Slupsk, en el norte de Polonia, el pasado domingo. Las elecciones para los parlamentos regionales y para los gobiernos municipales experimentaronn un número récord de candidatos abiertamente homosexuales, aunque ninguno de ellos, a excepción de Biedron, resultaron elegidos. La mayoría de ellos son jóvenes que se encuentran dando sus primeros pasos en política, y enmarcados en los partidos de izquierda.

Varsovia, 1 dic (EFE).- Robert Biedron, del partido ultraliberal y anticlerical “Tu Movimiento”, se ha convertido en el primer alcalde electo abiertamente homosexual en la católica Polonia, tras ganar las elecciones locales en Slupsk (norte del país), una localidad de 100.000 habitantes.

El futuro regidor, de 38 años, logró ayer más del 57 % de los votos y supera al candidato del partido gobernante Plataforma Ciudadana, el liberal de centro-derecha Zbigniew Konwinski, quien recibió el 42,92 %, según los resultados hechos públicos hoy.

En la primera vuelta de las elecciones celebrada el pasado 16 de noviembre, Biedron logró un 20,34 % de los apoyos, por detrás de Konwinski (29,09 %).

Ayer tuvo lugar la segunda vuelta de los comicios locales en los cerca de 900 municipios polacos en los que ningún candidato había logrado mayoría absoluta el 16 de noviembre.

Robert Biedron es licenciado en Ciencias Políticas y líder del movimiento polaco por los derechos homosexuales (Campaña contra la Homofobia).

En 2011 se convirtió en el primer diputado abiertamente gay en la historia polaca, en una legislatura en la que también accedió al Parlamento la primera diputada transexual de Polonia, Anna Grodzka, compañera de filas de Biedron.

Biedron prometió durante su campaña electoral mayor contención del gasto público, renunciar al uso de coches oficiales y una gestión sobria del presupuesto local.

Fuente El Confidencial

Y ampliamos la noticia con este post de Dosmanzanas

Importante hito para la visibilidad LGTB en Europa oriental. Robert Biedroń, el político que ya hiciera historia en 2011 al convertirse en el primer diputado gay y visible en Polonia, ha sido elegido regidor de la ciudad de Słupsk. Se trata, que se tenga noticia, del primer alcalde abiertamente homosexual del país.

El representante y activista LGTB lleva una trayectoria de varios años en la política polaca. En las elecciones al Parlamento de 2011, Anna Grodzka y Robert Biedroń se convertían, respectivamente, en la primera diputada transexual y el primer diputado abiertamente gay de Polonia. Ambos se presentaron en las listas de Ruch Palikota, un movimiento de izquierdas liderado por el empresario Janusz Palikot, que obtuvo el 10% de los votos y se convirtió entonces en la tercera fuerza política del país. Biedroń, además de político, es un destacado activista LGTB, cofundador de la organización Campaña contra la Homofobia (KPH).

Candidato esta vez a la alcaldía de la ciudad báltica de Słupsk (la tercera más poblada de la provincia de Pomerania, con unos cien mil habitantes), el político dio la sorpresa ya en la primera vuelta de las elecciones municipales al alzarse con la segunda posición, superando al aspirante de la ultraconservadora Ley y Justicia (PiS). Biedroń obtuvo el 20,34% de los votos, por detrás de Zbigniew Konwinski de la liberal-conservadora Plataforma Ciudadana (PO), con un 29,09%. Pero la verdadera campanada se produjo el domingo pasado con los resultados de la segunda vuelta, en la cual el político abiertamente gay superó a su adversario y se alzó con la victoria con un espectacular 57,08% de los sufragios.

Tras ser elegido, Biedroń ha mostrado su satisfacción por la rapidez con la que, según él, “la sociedad polaca ha aprendido su lección de tolerancia”, y se mostró “optimista”, “feliz” y “orgulloso” de los cambios que va experimentando la ciudadanía de su país hacia la aceptación de la realidad LGTB. Recordamos que el político y activista fue víctima de una agresión homófoba tras finalizar la marcha del Orgullo LGTB de Varsovia hace tan solo un año y medio.

Su candidatura a la alcaldía, por otra parte, ha animado al menos a otros veinte aspirantes locales en todo el país a visibilizarse públicamente como LGTB, lo que la prensa polaca ha calificado como “efecto Biedroń”. Ningún otro ha sido elegido, pero el avance sin precedentes en visibilidad que supone su valiente gesto está fuera de toda duda.

Polonia, una realidad en evolución

Y es que la tradicionalmente católica Polonia, pese al atraso legal y social que arrastra todavía en materia LGTB frente a la mayoría de los países de Europa occidental, está cambiando a marchas forzadas en este tema, con frecuencia a pesar de las fuertes resistencias de su clase política.

Buen ejemplo de ello es los sucedido en enero de 2013, cuando el Parlamento polaco rechazó tras un acalorado debate tres proyectos de unión civil abierta a las parejas del mismo sexo, uno de ellos promovido desde la gobernante PO (Plataforma Cívica) con el apoyo del primer ministro, Donald Tusk. Una derrota que provocó una auténtica fractura en el seno la PO entre su sector más liberal y su sector más conservador, liderado por el entonces ministro de Justicia Jarosław Gowin, vinculado al Opus Dei y con conocidos antecedentes homófobos.

El resultado de la votación, que se acompañó además de furibundas proclamas homófobas lanzadas por algunos diputados, generó de hecho una importante frustración en los sectores más avanzados de la sociedad polaca. Gowin, por cierto, fue destituido pocas semanas después por insinuar la existencia de un comercio de embriones entre Polonia y Alemania, en lo que supuso la gota que colmó el vaso de la paciencia del primer ministro Tusk (quien por cierto se ha convertido, desde el 1 de diciembre, en el nuevo presidente del Consejo Europeo).

General, Historia LGTB , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Recordatorio

Las imágenes y fotografías presentadas en este blog son propiedad de sus respectivos autores o titulares de derechos de autor y se reproducen solamente para efectos informativos, ilustrativos y sin fines de lucro. Yo, por supuesto, a petición de los autores, eliminaré el contenido en cuestión inmediatamente o añadiré un enlace. Este sitio es gratuito y no genera ingresos.

El propietario del blog no garantiza la solidez y la fiabilidad de su contenido. Este blog es un lugar de entretenimiento. La información puede contener errores e imprecisiones.

Este blog no tiene ningún control sobre el contenido de los sitios a los que se proporciona un vínculo. Su dueño no puede ser considerado responsable.