Archivo

Entradas Etiquetadas ‘Osvaldo Andrade’

Discurso completo de la presidenta Bachelet: Unión civil es un paso para “terminar con diferencias entre parejas homosexuales y heterosexuales”

Miércoles, 15 de abril de 2015

michelle_bachelet_union_civilAunque ya habíamos adelantado la noticia, la ampliamos, por su importancia y añadimos entero el emotivo  discurso de la Presidenta, gracias a la web del MOVILH, además de otras noticias destacadas:

Bachelet: Unión civil es un paso para “terminar con diferencias entre parejas homosexuales y heterosexuales”

La presidenta Bachelet promulgó el Acuerdo de Unión Civil en una histórica ceremonia donde asistieron ministros, parlamentarios y la sociedad civil.

La Moneda y el Movilh crean enlace para hacer frente a los crímenes homofóbicos y transfóbicos

Presidente del Senado dispuesto a apoyar que cambio de nombre y sexo legal se realice en Registro Civil

Ministra de Cultura y Movilh dialogan sobre expresiones artísticas contra la homofobia

Corte Suprema podría pronunciarse por primera vez en su historia a favor de los derechos de la diversidad sexual

En un hecho histórico la presidenta Michelle Bachelet promulgó el Acuerdo de Unión Civil, el primer reconocimiento estatal a la diversidad familiar que regula las convivencias de parejas de igual y distinto sexo.

En la ceremonia que contó con la asistencia de ministros/as, parlamentario/as, y organizaciones sociales, entre otros, Bachelet destacó que “hoy (…) estamos dando un paso fundamental en este camino de derechos, de justicia y de respeto a la libertad individual. Hoy, estamos promulgando una ley que reconoce y formaliza el vínculo de la convivencia, tanto entre parejas del mismo sexo, como entre un hombre y una mujer”.

Añadió que la diversidad social hoy reconocida como lo que es “parejas y familias. Les decimos que éste es un avance concreto en el camino de terminar con la diferencia entre parejas homosexuales y heterosexuales. Les decimos a quienes no cristalizan su unión a través del matrimonio, que no queremos que eso vaya en desmedro de su bienestar, de su pareja o de sus hijos. Que no queremos espacio para la desprotección”.

En uno de los momentos más emotivos para los organizaciones de lesbianas, gays, bisexuales, transexuales e intersexuales, la presidenta pidió un aplauso para la diversidad sexual.

“Esta ley reconoce los derechos de las parejas que conviven, sean del sexo que sean, pero es también una reivindicación y un logro en la lucha por los derechos de la diversidad sexual. Son ellos y ellas quienes han liderado esta demanda de equidad, quienes han levantado la bandera del respeto al otro y a quienes hoy agradecemos, especialmente, este hito histórico en el avance de los derechos civiles”, dijo.

La primera mandataria fue acompañada  por los ministros del Interior y Seguridad Pública, Rodrigo Peñailillo; de Hacienda, Alberto Arenas, de Secretaría General de la Presidencia, Ximena Rincón; del Trabajo, Javiera Blanco; de Justicia, José Antonio Gómez; de Salud, Carmen Castillo; de Cultura, Claudia Barattini y de la Secretaría General de Gobierno, Álvaro Elizalde, éste último figura clave en el avance de la ley.

El avance “da cuenta de una legislación que constituye un hito, porque que se aplica a todos por igual, sin discriminar, y por eso éste es un paso importante que nos debe hacer sentir profundamente orgullosos de la sociedad que estamos construyendo entre todos”, indicó Elizalde.

Junto a los ministros estuvieron parlamentarios del oficialismo y de la oposición que jugaron roles importantes en la tramitación, entre ellos los presidente del Senado, Patricio Walker, y de la Cámara de Diputados, Marco Antonio Nuñez, y los congresistas Andrés Allamad, Ignacio Walker, Alberto Espina, Ricardo Rincón,  Karol Cariola, Alfondo De Urresti, Pedro Browne, Pablo Lorenzini, Pedro Araya, Fuad Chahín, Felipe Harboe, Jorge Insunza, Leonardo Soto, Sergio Aguiló, Osvaldo Andrade, Guillermo Ceroni y la ex diputada María Antonieta Saa, la primera  autoridad que en Chile apoyó las uniones civiles.

La promulgación del Acuerdo de Unión Civil será publicada en las próximas horas en el Diario Oficial, tras lo cual habrá que esperar seis meses para la celebración de los primeros vínculos en el Registro Civil.

La unión civil inició su debate en Chile el 2003, con la presentación del primer proyecto de ley sobre la materia, mientras que el 2011 el gobierno de Sebastián Piñera ingresó al Parlamento otra iniciativa que se transformó en la que finalmente tramitaría el Congreso Nacional.

Reacción del Movilh

bachelet-PUC-movilh-2015El Movilh asistió a La Moneda asistió con una numerosa delegación de personas, entre ellas parejas del mismo sexo con hijos, quienes observaron con lágrimas de emoción el momento cuando la presidenta puso la rubrica el texto.

Fue el caso de la vocera del Movilh en Valparaíso Roxanna Ortiz, quien asistió a la ceremonia junto a su esposa Virginia Gómez, y la hija de ambas, Catalina.

Ortiz y Gómez; casadas en España y primer matrimonio igualitario celebrado en el extranjero que fue reconocido en Chile para efectos de visa; aprovecharon la ocasión para comprometerse en La Moneda y frente a su hija a suscribir la unión civil en octubre próximol

Emocionante fue también la asistencia del periodista Italo Passalacqua y su pareja, Patricio Herrera, quienes tienen una historia de 33 años.

Finalizada la ceremonia el Movilh señaló que “hoy es un día histórico para la diversidad social. Por primera vez el Estado reconoce que no hay una sola forma de construir familia. Desde hoy el Estado protege a la diversidad familiar y se hace cargo de injusticias históricas basadas en prejuicios y tabús que nunca debieron existir”.

Añadió que “las parejas del mismo sexo y las parejas heterosexuales que no deseaban matrimonio sufrieron desde siempre las injusticias, las sanciones, y los estigmas de un sistema hecho a la medida de tradiciones que no representaban la variedad social y cultural de un país. Hoy esa tradición de exclusión llega a su fin. Dedicamos este día a las diversidad familiar. En especial a las familias más pobres que carecieron de toda protección”.

“Cuando nos creamos 1991 jamás pensamos en esto. Pensamos solamente en luchar para que el Estado nos dejara de considerar delincuentes, lo que conseguimos en 1999, y creíamos que no alcanzaríamos a estar vivos para ver lo que hoy ocurre. Es muy emocionante. Este momento es sólo comparable al día cuando las mujeres ganaron su derecho a voto y al término de las atroces categorías de hijos legítimos e ilegítimo”., dijo la organización.

Apuntó que “agradecemos a todas las personas y organizaciones que creyeron y se sumaron a esta lucha. Especial mención queremos hacer al presidente Sebastián Piñera, por enviar el proyecto de ley, y a la presidenta Bachelet, por dar la celeridad y urgencia necesaria a esta norma, al ministro Elizalde por su perseverancia en el Congreso Nacional para mejorar el proyecto y a la ex diputada María Antonieta Saa, la primera en sumarse a esta lucha cuando era un peligro hacerlo. Mismo agradecimientos para todos los parlamentarios que participaron activamente de este avance”.

 Discurso completo de presidenta Bachelet:

CCek8UPWIAAdnMkAmigas y amigos:

La verdad es que yo creo que hoy es un día en que avanzamos como sociedad. 

Cada cierto tiempo, nuestra República, a través de sus instituciones democráticas, destruye barreras, abre puertas y reconoce realidades innegables. Avanza así en igualdad, derechos e inclusión, haciendo retroceder prejuicios y marginaciones que no tienen sitio.

Lo hicimos el año 1998, con la Ley de Filiación, que estableció la plena igualdad entre todos los hijos e hijas, sin importar si nacían o no dentro del matrimonio.

Lo hicimos también el 2004, con la Ley de Matrimonio Civil, reconociendo que las relaciones de pareja pueden fallar y que el divorcio permite terminar con el vínculo matrimonial, protegiendo a los ex cónyuges y a los hijos. Terminamos así con figuras tan dolorosas hoy para una sociedad de iguales, como la de los hijos ilegítimos. O con resquicios legales, como la nulidad.

En su momento, cada una de estas normas fue arduamente debatida y las reivindicaciones se lograron, en buena parte, gracias a las luchas de la sociedad civil y sus organizaciones.

Ahora, estas realidades de antaño nos parecen inadmisibles, y eso es porque hemos sido capaces de abrir espacio a otros modos de comprender la vida en familia, protegiéndola en todas sus manifestaciones, en toda su diversidad.

Y hoy, junto a representantes de la ciudadanía y parlamentarios de todos los sectores políticos, estamos dando un paso fundamental en este camino de derechos, de justicia y de respeto a la libertad individual.

Hoy estamos promulgando una ley que reconoce y formaliza el vínculo de la convivencia, tanto entre parejas del mismo sexo, como entre un hombre y una mujer.

Se estima que en Chile más de 2 millones de personas se encuentran conviviendo.

Hoy entregamos la opción de que se reconozca legalmente esta unión y con ello avanzamos en dignidad, en bienestar y en protección de todas nuestras familias.

A través de este Acuerdo de Unión Civil, lo que hacemos es abrir los brazos de nuestras instituciones, que en algún momento se mostraron distantes, e incluso desdeñosas, para acoger y proteger a aquellos y aquellas que hemos dejado de lado.

¡Porque las instituciones de la sociedad deben estar al servicio de las realidades de las personas, y no al revés.

¿Qué le estamos diciendo a esas familias, a esas parejas, sean del sexo que sean, que conviven sin estar casadas?

Les decimos que el Estado las reconoce como lo que son: parejas y familias.

Les decimos que éste es un avance concreto en el camino de terminar con la diferencia entre parejas homosexuales y heterosexuales.

Les decimos a quienes no cristalizan su unión a través del matrimonio, que no queremos que eso vaya en desmedro de su bienestar, de su pareja o de sus hijos. Que no queremos espacio para la desprotección.

Y saldamos una deuda con aquellos que por el solo hecho de no querer o no poder casarse, han estado privados, hasta hoy, de prestaciones básicas en materia de salud, previsión, trabajo, patrimonio o herencias.

Con la entrada en vigencia de esta ley, dos personas que compartan un hogar podrán celebrar un Acuerdo de Unión Civil para formalizar su relación. A partir de ese instante, serán convivientes civiles. Y ojo que eso implica que todas las instituciones, públicas y privadas, adapten su funcionamiento, desde el formulario que deberá contemplar un casillero para este estado civil, hasta el trato y el reconocimiento social que esta ley da al conviviente.

Desde el momento en que celebran su Acuerdo de Unión Civil, las dos personas serán consideradas parientes, tanto con su pareja como con los familiares de ella, y podrán exigir que se cumplan todos los derechos que la ley contempla para los familiares próximos.

Así, esta ley resuelve varias situaciones que en muchos casos pueden ser tremendamente angustiantes para personas que están ligadas, ante todo, por vínculos de amor. 

Por ejemplo, esta ley termina con la discriminación que sufren las parejas, como no poder ver a su conviviente en caso de hospitalización, no poder decidir los procedimientos médicos de su pareja o no poder determinar qué ocurre con los restos de la otra persona, en caso de fallecimiento.

El Acuerdo de Unión Civil regula también qué pasa con los bienes de quienes conviven. En principio, tendrán separación de bienes, pero, si así lo desean, podrán constituir una comunidad de bienes al momento de celebrar su unión. Eso implica constituir, solidariamente, un patrimonio común.

Además, los convivientes civiles podrán ser carga uno del otro, tanto en el sistema público como en el sistema privado de salud.

También serán herederos unos del otro: quien sobreviva, podrá recibir el desahucio y el último sueldo de su conviviente fallecido.

¿Y qué pasa si la relación no prospera y fracasa?

Bueno, la Unión Civil podrá terminarse de común acuerdo ante el Registro Civil o unilateralmente, a través de escritura pública o acta ante el Registro Civil, siendo los Tribunales de Familia los encargados de notificar a la otra parte.

Además, en el caso de inhabilidad de los padres para cuidar un hijo o hija, el conviviente tendrá la misma preferencia que los abuelos o que otros parientes consanguíneos, para que se le otorgue el cuidado personal de ese niño o niña.

Y esto no es sólo para chilenos y chilenas, porque las parejas que hayan celebrado un Acuerdo de Unión Civil o su equivalente en el extranjero, podrán también inscribirla en Chile.

Esta ley entrará en vigencia en 6 meses más, y durante este plazo se regulara su funcionamiento y se implementará el Registro Especial de Acuerdos de Unión Civil.

Amigas y amigos:

Yo quisiera muy especialmente agradecer la labor de los parlamentarios, de quienes comenzaron con alguna indicación, de quienes trabajaron fuertemente en esto y aprobaron este Acuerdo de Unión Civil.

Pero también, muy especialmente, a la sociedad civil aquí presente, que hicieron posible un debate amplio, con altura de miras y que se aprobó con bastante rapidez en el Congreso.

Y quiero decir algo más: esta ley reconoce los derechos de las parejas que conviven, sean del sexo que sean, pero es también una reivindicación y un logro en la lucha por los derechos de la diversidad sexual.

Son ellos y ellas quienes han liderado esta demanda de equidad, quienes han levantado la bandera del respeto al otro y a quienes hoy agradecemos, especialmente, este hito histórico en el avance de los derechos civiles.

Para ellos y ellas, yo pido un aplauso.

Nuestra Gabriela Mistral escribió una vez a su querida Doris Dana: “Hay que cuidar esto, Doris. Es una cosa delicada el amor”.

Y lo recuerdo hoy porque, a través de esta ley, lo que hacemos es reconocer, desde el Estado, el cuidado de las parejas y las familias, y dar un soporte material y jurídico a esa vinculación nacida del amor.

Nos ponemos así, también, al día con la Convención Interamericana de Derechos Humanos, que reconoce el derecho de todas las personas a formar una familia.

Nos ponemos al día con un Chile inclusivo y diverso, en un Chile amoroso y justo, donde existen diversos tipos de hogares, pero cada uno de ellos cuenta con el respeto, protección, dignidad y reconocimiento que merece.

Hoy estamos promulgando esta ley que muchas personas llevan tanto tiempo esperando.

Así que aquí estamos todos, nosotros, los que sí estamos cumpliendo con la palabra empeñada.

Chile tiene, por fin, un Acuerdo de Unión Civil para todos y todas.

Muchas felicidades”

……………………………

General, Historia LGTB , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Tras años de discusiones, Chile aprueba definitivamente una avanzada ley de uniones civiles abierta a las parejas del mismo sexo

Viernes, 30 de enero de 2015

A_UNO_481583Cuatro años después de que diera comienzo la tramitación del actual proyecto, y once años después de que por primera vez se planteara la posibilidad, el Parlamento de Chile ha aprobado definitivamente el Acuerdo de Unión Civil, una ley de uniones civiles abierta a parejas del mismo y de distinto sexo. El texto definitivo -incluyendo el nombre definitivo con el que se conocerá la institución- no se ha conocido hasta estos últimos días, después de que una comisión mixta Cámara de Diputados-Senado resolviera las divergencias existentes entre los textos ya aprobados por amabas cámaras. Día histórico, sin duda, para los derechos LGTB en Chile.

Finalmente el Acuerdo de Unión Civil (tercer y definitivo nombre de la institución, tras “Acuerdo de Vida en Pareja” y “Pacto de Unión Civil”) ha sido aprobado por 25 votos a favor, 6 en contra y 3 abstenciones (en el Senado) y 78 votos a favor, 9 en contra y 4 abstenciones (en la Cámara de Diputados). El texto reconoce a las parejas unidas civilmente una parte importante de los derechos de los que disfrutan las parejas casadas (en materia patrimonial, de seguridad social, de herencia o de reconocimiento de estado civil específico) y contempla la posibilidad de mantener la custodia de los hijos de la pareja en caso de fallecimiento o inhabilitación de los padres biológicos. En este sentido, se igualan jurídicamente las posibilidades a la de los ascendientes (será el juez el que deberá decidir en función de los intereses del menor).

Otro dato interesante es que, a la espera de que Chile disponga en el futuro de matrimonio igualitario, los matrimonios entre personas del mismo sexo celebrados en el extranjero serán reconocidos como uniones civiles.

La redacción final, algo diferente por tanto a la previamente aprobada por el Senado en el mes de octubre y por la Cámara de Diputados la semana pasada, satisface a los activistas LGTB que llevaban años esperando este día. “Son once años de trabajo por una legislación que reconozca a las parejas de hecho. Los heterosexuales, que por el hecho de no querer casarse fueron estigmatizadas a lo largo de nuestra historia y las homoparentales, de gais y lesbianas, porque no tenían ningún reconocimiento ni validez para la sociedad chilena. Hoy día saldamos esa deuda histórica, esa deuda de humanidad y de democracia con las familias diversas”, declaraba Rolando Jiménez, presidente del Movimiento de Integración y Liberación Homosexual (MOVILH).

“Hoy pasamos a ser parte del ordenamiento jurídico, pasamos a ser no sólo sujetos de deberes, sino también de derechos”, expresaba por su parte Luis Larraín, presidente de la Fundación Iguales, que sin embargo lamenta el retraso en aprobar el proyecto. “Nos preocupa que estás discusiones se tomen tanto tiempo. Esta es una discusión de la dedada pasada, es una batalla cultural ya ganada y que sentimos que deberíamos estar discutiendo el matrimonio igualitario como en Argentina y Uruguay”, matizaba.

Se trata de un proyecto, recordemos, cuya tramitación se viene arrastrando desde la legislatura anterior (fue una promesa del expresidente Sebastián Piñera) y sobre el que después de las elecciones de noviembre de 2013, que renovaron tanto la Presidencia como el Congreso, existía el compromiso de finalizar con carácter de urgencia. Aún así el proceso ha vuelto a sufrir retrasos y el trámite parlamentario ha resultado especialmente laborioso (no han faltado bochornosas escenas de violencia protagonizadas por el homófobo pastor evangélico Javier Soto). Finalmente la razón se ha impuesto y el proyecto ha sido aprobado. Será ley en cuanto la presidenta, Michelle Bachelet, la promulgue, lo que se estima inminente.

La lucha por el matrimonio igualitario continuará

La aprobación del Acuerdo de Unión Civil no supone que los activistas LGTB chilenos abandonen la lucha por el matrimonio igualitario, que Michelle Bachelet prometió promover en campaña (“Matrimonio igualitario: convocaremos a un debate abierto, con participación amplia para la elaboración y posterior envío de un proyecto de ley en esta materia”, decía literalmente su programa).

Ya en diciembre daba sus primeros pasos una iniciativa parlamentaria coordinada por diputados de la Nueva Mayoría (la amplia coalición de fuerzas políticas que sustenta al gobierno de Michelle Bachelet) con los movimientos LGTB. Ello no asegura el éxito: no son pocos los integrantes del bloque que apoya a Bachelet que en el pasado han mostrado su oposición a una ley de matrimonio igualitario (es el caso del propio presidente del Partido Socialista, Osvaldo Andrade, pero su caso no es el único). El proceso será sin duda complicado.

Todo este movimiento se da además en paralelo a la demanda contra Chile presentada en 2012 por el MOVILH ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) por denegación del derecho al matrimonio entre personas del mismo sexo, de la que informamos en su momento, y que es una patata caliente en manos del actual gobierno.

General, Historia LGTB , , , , , , , , , , ,

La Cámara de Diputados de Chile aprueba el proyecto de ley de uniones civiles abierto a parejas del mismo sexo

Viernes, 23 de enero de 2015

02a-ChileGayLa Cámara de Diputados de Chile ha aprobado, por 86 votos a favor, 23 en contra y 2 abstenciones, el proyecto de ley de uniones civiles, abierto a parejas del mismo y de distinto sexo, que reconoce a estas una parte importante de los derechos de los que disfrutan las parejas casadas (en materia patrimonial, de seguridad social, de herencia o de reconocimiento del estado civil) y que contempla también la posibilidad de mantener la custodia de los hijos biológicos de la pareja en caso de fallecimiento. El Pacto de Unión Civil -nombre que definitivamente recibirá la institución, en sustitución del que hasta ahora se había manejado, Acuerdo de Vida en Pareja- queda ya solo pendiente de un último trámite en el Senado, cuya superación se da por segura, y quedará listo para ser promulgado.

De hecho, la comunidad LGTB chilena celebra ya la aprobación del proyecto: el visto bueno de la Cámara de Diputados era en realidad el último escollo que quedaba por superar. El pleno del Senado de Chile ya le dio su visto bueno en octubre. Se trata de un proyecto, recordemos, cuya tramitación se viene arrastrando desde la legislatura anterior (fue una promesa del expresidente Sebastián Piñera) y sobre el que después de las elecciones de noviembre de 2013, que renovaron tanto la Presidencia como el Congreso, existía el compromiso de finalizar con carácter de urgencia. Aún así el proceso ha sufrido considerables retrasos, pero finalmente Senado y Cámara de Diputados han acabado por aprobarlo tras un trámite parlamentario especialmente laborioso, en el que no han faltado bochornosas escenas de violencia protagonizadas por el homófobo pastor evangélico Javier Soto.

El texto ha recibido finalmente numerosas mejoras respecto al proyecto inicial. La unión deberá contraerse en el Registro Civil, no en una notaría privada, como se planteaba inicialmente. La pareja tendrá un nuevo estado civil (el de “conviviente civil”) y se establece un parentesco por afinidad con los parientes de la pareja que contraiga la unión. En caso de fallecimiento de una de las personas, el monto de la herencia será igual al que actualmente reciben los cónyuges de un matrimonio. Por lo que se refiere a la custodia de los hijos, se igualan las oportunidades de uno de los convivientes y de los parientes consanguíneos para conservarla en caso de fallecimiento de los progenitores biológicos (la decisión la deberá tomar un juez en función de criterios como el vínculo afectivo, la opinión de los hijos y la contribución a la crianza).

portada-puc-movilh“Chile ha dado un salto de crecimiento moral y ético, pues está afirmando que no puede haber familias de primera y segunda categoría. Nuestro estado está reconociendo la gran diversidad de familias y parejas existentes en el país que no quieren o no pueden contraer matrimonio, pero que si confían en el Pacto de Unión Civil”, ha expresado el Movimiento de Integración y Liberación Homosexual de Chile (MOVILH). “Este día, este momento, lo dedicamos a las familias homoparentales que han sufrido el peso histórico de la incomprensión y los prejuicios. Poco tiempo atrás fueran consideradas enfermas por las ciencias y delincuentes por nuestro Estado, mientras las religiones las sigue considerando antinaturales. Pese a esto, estas familias nunca dejaron de entregarse amor. Un amor que las fortaleció. Hoy será el turno del Estado de fortalecerlas y protegerlas en igualdad de condiciones”, ha añadido.

El portavoz del gobierno chileno, Álvaro Elizalde, se ha mostrado por su parte muy satisfecho por lo que considera expresión de “una mayoría categórica y transversal que ha aprobado esta iniciativa que da protección y reconocimiento jurídico a las familias que conviven sin estar casadas”. “Es una buena señal del Chile de todos, un país donde no se discrimina y se reconoce los distintos tipos de familia, a través de esta regulación que da reconocimiento y protección jurídica a las distintas formas de convivencia que existen, sean o no del mismo sexo”, añadía.

La lucha por el matrimonio igualitario continuará

matrimonio_gay_chileLa aprobación del Pacto de Unión Civil no supone que los activistas LGTB chilenos abandonen la lucha por el matrimonio igualitario, que la presidenta Michelle Bachelet prometió promover en campaña (“Matrimonio igualitario: convocaremos a un debate abierto, con participación amplia para la elaboración y posterior envío de un proyecto de ley en esta materia”, decía literalmente su programa).

Ya en diciembre daba sus primeros pasos una iniciativa parlamentaria coordinada por diputados de la Nueva Mayoría (la amplia coalición de fuerzas políticas que sustenta al gobierno de Michelle Bachelet) con los movimientos LGTB, y muy singularmente con el MOVILH. Ello no asegura el éxito: no son pocos los integrantes del bloque que apoya a Bachelet que en el pasado han mostrado su oposición a una ley de matrimonio igualitario (es el caso del propio presidente del Partido Socialista, Osvaldo Andrade, pero su caso no es el único). El proceso será sin duda complicado.

Todo este movimiento se da además en paralelo a la demanda contra Chile presentada en 2012 por el MOVILH ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) por denegación del derecho al matrimonio entre personas del mismo sexo, de la que informamos en su momento, y que es una patata caliente en manos del actual gobierno.

Fuente Dosmanzanas

General, Historia LGTB, Homofobia/ Transfobia., Iglesias Evangélicas , , , , , , , , , , , ,

Desechan la igualdad en la custodia de los hijos e hijas en el Pacto de Unión Civil chileno

Martes, 13 de enero de 2015

B6sDSAjIAAITih1El Movilh denuncia que “se perdieron dos cruciales artículos que habían sido previamente aprobados en el Senado: el de la custodia de los hijos y el del término unilateral del vínculo”.

La Comisión de Constitución, Legislación y Justicia de la Cámara de Diputados ha despachado el Pacto de Unión Civil (PUC), mejorando en varios aspectos la iniciativa, sin embargo en “dos cruciales hubo un retroceso que atenta contra los derechos del niño”, denunció el Movilh.

Una indicación impulsada por el diputado Osvaldo Andrade, en alianza con la UDI, y apoyada por el parlamentario Hugo Gutiérrez (ODC), “nos impidió, festejar la nueva etapa en la tramitación del Acuerdo de Vida en Pareja, pues limitó los derechos que estaban garantizados para las familias y sus hijos en un artículo aprobado previamente por el Senado”.

Se trataba de un artículo propuesto por el Movilh y aprobado el año anterior por el Senado donde se garantizaba a los convivientes la custodia de los hijos, sin hacer diferencias entre los madres y padres biológicos y sus respectivas parejas.

La propuesta de Andrade, que lamentablemente fue aprobada en la Comisión de Constitución, Legislación y Justicia con todos los votos, a excepción del diputado Soto, establece que para la custodia son prioritarios los consanguíneos y luego otras personas, “estableciendo así categorías de primer y segunda clase en lo referente a la maternidad y paternidad”, denunció el Movilh.

“Esta indicación es tremendamente restrictiva en derechos para las familias diversas, muy a diferencia de la iniciativa que despachó el Senado. Esto atenta contra los derechos del niño, por cuanto se prefiere a priori a los consanguíneos, sin importar si éstos han criado o no a los hijos, ni menos si frente a los ojos de los niños/as son identificados como padres o madres. Un artículo así, no lo toleramos”, indicó el Movilh.

El organismo enfatizó que un reciente fallo de la Corte de Apelaciones de Punta Arenas, que rechazó un recurso contra el cuento “Nicolás tiene dos papás”, reconoció a la diversidad familiar y el derecho de los niños a niños a vivir con quienes aman e identifican como padres o madres, sean o no los biológicos. “Por tanto aquí, vemos a una Comisión de Constitución que en este plano resultó ser más conservadora y más alejada de la realidad que el Poder Judicial”.

El movimiento precisó que el Gobierno, y “en especial el ministro Elizalde ya se han comprometido con nosotros reponer el artículo original y estamos seguros que será aprobado pues un sondeo realizado ayer mismo arroja que hay mayoría en la Sala para eso

El Movilh lamentó además que la Comisión aprobara exigir un año como mínimo de convivencia para poder disolver unilateralmente el vínculo, mientras que en el proyecto del Senado no había exigencias de ese tipo.

El Estado, no puede, ni debe regular la intimidad, ni el amor de las familias. Su deber es sólo protegerlas y establecer deberes que no involucren las libertades personales, individuales de decidir cuánto tiempo o con quién hacer vida en común. Confiamos también en reponer el artículo despachado por el Senado”, puntualizó el Movilh.

Fuente MOVILH

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , ,

Recordatorio

Las imágenes y fotografías presentadas en este blog son propiedad de sus respectivos autores o titulares de derechos de autor y se reproducen solamente para efectos informativos, ilustrativos y sin fines de lucro. Yo, por supuesto, a petición de los autores, eliminaré el contenido en cuestión inmediatamente o añadiré un enlace. Este sitio es gratuito y no genera ingresos.

El propietario del blog no garantiza la solidez y la fiabilidad de su contenido. Este blog es un lugar de entretenimiento. La información puede contener errores e imprecisiones.

Este blog no tiene ningún control sobre el contenido de los sitios a los que se proporciona un vínculo. Su dueño no puede ser considerado responsable.