Archivo

Entradas Etiquetadas ‘Cieza’

Piden 45 años de prisión para el ex sacristán de Cieza acusado de violar a tres monaguillos

Lunes, 11 de noviembre de 2019

FCBB27A3-C768-42FC-B7C6-3AAA8B3E8AFBLa Fiscalía reclama una indemnización de 170.000 euros

“En ocasiones llegaba incluso a agredir a los menores y a agarrarlos fuertemente para que no escapasen mientras realizaba con ellos las conductas sexuales”

08.11.2019 | RD/Efe

El fiscal ha pedido penas que suman 45 años de prisión para un hombre que ejerció como sacristán en una iglesia parroquial de Cieza (Murcia) y al que acusan de violar a tres monaguillos menores de edad a los que presuntamente llegó a agredir y atemorizar para que accedieran a sus deseos carnales.

Las conclusiones provisionales de la fiscalía, a las que ha tenido acceso Efe, reclaman así mismo que sea condenado a indemnizar a los perjudicados con cantidades que suman 170.000 euros.

Afirma el ministerio público que los hechos, que serán juzgados por la Audiencia Provincial de Murcia, se sucedieron entre 1999 y 2003, cuando el procesado ejerció como sacristán y supuestamente “mantuvo de manera reiterada relaciones sexuales de diverso tipo con los menores”.

Para ello, añade la fiscalía, se prevalió de su condición de sacristán y se ganó el favor de los niños dándoles regalos.

Además, “en ocasiones llegaba incluso a agredir a los menores y a agarrarlos fuertemente para que no escapasen mientras realizaba con ellos las conductas sexuales”.

Si los perjudicados no accedían a sus peticiones, los amenazaba supuestamente con no dejarles ejercer como monaguillos en la misa o impedirles salir en procesión, según la acusación estatal, para los hechos son constitutivos de un delito continuado de violación y tres continuados de agresión sexual.

Además de las penas de prisión y las indemnizaciones solicitadas, reclama la inhabilitación absoluta del acusado y que se le prohíba acercarse a menos de 500 metros de las víctimas durante 25 años en uno de los casos y 15 años en los otros dos.

Fuente Religión Digital

General , , ,

Un sacristán de Cieza, procesado por abusos sexuales a tres monaguillos

Martes, 25 de abril de 2017

stoppedofiliaEl juez solicita para él una fianza de 9.000 euros o el embargo de sus bienes

“Al obispo sólo les importa la imagen, no el dolor de las víctimas”, dice uno de los abusados

(José M. Vidal).- “Por todo ello se manda que D. F.J.R.P preste fianza en cantidad de 9.000 euros con la finalidad de asegurar el resarcimiento de las víctimas”. El auto del juez de la audiencia de Murcia, al que ha tenido acceso RD, no deja lugar a dudas y declara “procesado” al sacristán de la basílica de la Asunción de Cieza por “serios y continuados abusos y agresiones sexuales” sobre tres monaguillos de la parroquia.

Según detalla Ignacio, una de las víctimas, éstos son algunos de los abusos sexuales que sufrió: “Tocamientos, masturbaciones, eyaculaciones en el cuerpo, rozamientos desnudos, fotografías desnudas, etc, todo ello con el empleo de la fuerza por parte del sacristán”. A cambio, les daba “regalos y dinero” o les ofrecía “puestos de relevancia en el altar e invitaciones a su casa de la playa”.

En la parte dispositiva, el auto declara “procesado en la presente causa a D. F.J.R.P. y decreta “el embargo de bienes del citado procesado en cantidad suficiente para cubrir la citada suma si no prestara dicha fianza“. Por otra parte, el juez habla de los altos “índices de criminalidad”, que quedan patentes en la instrucción de la causa y cita al sacristán a una “declaración indagatoria para el día 17 de mayo de 2017 a las 10.00 horas”.

Ignacio (nombre supuesto), el monaguillo que inició el proceso contra el sacristán hace dos años y que todavía continúa con terapia psicológica, se muestra satisfecho de la evolución del caso. Él fue el primero en denunciar el caso canónicamente, pero “el obispado me trató fatal, el obispo me engañó y me fue dando largas, de tal forma que, cuando quise denunciar por lo civil, ya había prescrito”.

“Profundamente dolido” por la actitud de monseñor Lorca Planes, obispo de Cartagena-Murcia, Ignacio pensó que la institución a la que querñía y de la que formaba parte “sólo intentaba tapar el caso y alargarlo en el tiempo, para que prescribiese y para que no pudiese denunciarlo y, así, evitar el escándalo público. Al obispo sólo les importa la imagen, no el dolor de las víctimas”.

El caso sólo pudo seguir adelante, porque a la denuncia canónica inicial se sumaron otras dos civiles de otros dos monaguillos contra el mismo sacristán de Nuestra Señora de la Asuncion. E Ignacio pudo sumarse a dichas querellas como testigo principal.

auto-de-cieza“Por ahora, esto pinta bien. Estoy esperanzado y se nos abre el horizonte. Sólo espero que la Justicia lo condene, nos dé la razón y deje claro que no mentimos y que lo denunciamos para defender a muchos niños que estaban cerca del sacristán. Necesitamos ese reconocimiento público”, explica Ignacio.

Cuando RD destapó en exclusiva el caso, hace dos años, mantuvimos en secreto el nombre de la víctima, pero, como dice Ignacio, “en un pueblo como el nuestro todos nos conocemos y, de hecho, la gente cercana a la parroquia, al sacristán y al cura de entonces, se meten conmigo por la calle y me dicen de todo.

Y algo parecido les pasa a los otros dos “monaguillos” denunciantes, que “sufren represalias por parte del círculo eclesiástico del pueblo”. De hecho, Ignacio cuenta que uno de los denunciantes, que trabaja de camarero en un restaurante del pueblo, vio que entraban el sacristán y el entonces cura del pueblo. “Se puso a temblar, con ataques de ansiedad y le dijo al jefe que no podía servir aquella mesa, pero el jefe lo obligó a hacerlo. Y tuvo que servirles y aguantar, encima, sus saludos y recochineos. ‘¿Qué tal fulanito? ¿Cómo te va la vida?’, le preguntaban entre risas”.

A estas alturas, en el pueblo también se conoce la identidad tanto del acusado como del párroco de entonces. El sacristán, que responde a las iniciales F.J.R.P., entonces un empleado contratado por la basílica, y, según relata la denuncia, era el verdadero administrador de la parroquia, ya que él manejaba la economía de la misma, disponía de los cepillos y dirigía los grupos de laicos”. Mientras tanto, el párroco en aquella época, A.M.C., “sólo participaba en los actos litúrgicos, dejando todo el movimiento de la parroquia en manos del sacristán”. Protegido por el párroco y dueño de los dineros, el sacristán no sólo abusaba de Ignacio, sino de otros niños.

lorca-planesEl obispo Juan Manuel Lorca Planes

Dos de ellos e Ignacio son los que ahora lo sientan en el banquillo, tras dos años de sufrimiento. “El proceso fue muy largo y duro, tanto en la instrucción como a la hora de contárselo a nuestras familias”, dice. Ahora, las tres familias están “unidas como una piña en esta batalla. Los monaguillos denunciantes cuentan también con el apoyo de algunos sacerdotes y de muchos chavales de la parroquia de los mismos grupos juveniles a los que también ellos pertenecieron.

Tras apartarse de la Iglesia en un primer momento, Ignacio ha vuelto a participar en los sacramentos, pero en otra parroquia, y sigue teniendo padre espiritual.La fe es lo que me salva y lo que me mantiene. He aprendido por experiencia que la fe radica en Jesús, no en los obispos, curas o sacristanes y que, en cualquier institución, puede haber manzanas podridas”.

Los otros dos chavales no pudieron aguantar dentro de la Iglesia que no sólo los había herido, sino que, además, los había abandonado y acusado de “mentir y de denunciar por dinero“, y dejaron la práctica religiosa. Y eso que uno de los monaguillos denunciantes y su familia pertenecían al Camino Neocatecumenal.

“Entiendo que es muy difícil seguir en la Iglesia, después de todo lo que nos ha pasado. Yo, porque tuve la suerte de contar con mi familia y con la ayuda de mi terapeuta y de mi padre espiritual. Y quizás también porque, en mi lucha intraeclesial, me encontré con clérigos que me dieron la espalda, pero también con otros que me aconsejaron, me ayudaron y hasta dieron la cara por mí”.

Ignacio, que escribió cartas al dicasterio romano de Doctrina de la Fe, asi como a la Nunciatura española, agradece, sobre todo, el apoyo del obispo de San Sebastián, José Ignacio Munilla. “Monseñor Munilla es amigo de mi terapeuta e, informado del caso, llamó por teléfono a monseñor Lorca Planes y le pidió que diese la cara por mí y que me ayudase”.

A raíz de esa llamada, el obispo de Murcia citó a Ignacio, a su terapeuta y a otro sacerdote. “Se mostró absolutamente compungido por el caso, dijo que estaba sufriendo y que iba a tomar medidas inmediatamente, pero pasó el tiempo, se olvidó de mí y lo único que hizo fue remover al párroco con la escusa de su jubilación y con todos los honores”.

Fuente Religión Digital

General, Iglesia Católica , , , , , , ,

Un guardia civil ingresa en prisión por llamar “maricón” a un sargento primero

Lunes, 2 de febrero de 2015

P1020349--575x323Ingreso en prisión de Alcalá Meco, en la mañana de este jueves, del guardia civil. / LV

El guardia civil penado con cárcel por insultar a un mando se despidió ayer de su mujer y su hija pasará entre rejas los próximos cuatro meses

La familia recuerda que en la jurisdicción ordinaria habría sido condenado a una multa

Jorge García Badía | CIEZA. @jgbadia. 29 enero 2015

No pudo reprimir las lágrimas al ver el disfraz de su pequeña Celia, porque sabía que no se lo podrá ver puesto. Tampoco podrá soplar las velas con ella cuando cumpla dos añitos el próximo 11 de marzo. Sergio se va a perder cuatro meses de la vida de su hija porque el Juzgado Togado Militar de La Coruña le ha mandado a prisión por decirle «maricón» a un sargento primero del cuartel de la Guardia Civil en Irún (Guipúzcoa).

Sergio ingresó en la prisión militar de Alcalá Meco esta mañana. «Esto no tiene ni pies ni cabeza», se repetía ayer, una y otra vez, Sergio, guardia civil de 36 años, destinado en la actualidad en Archena. El encontronazo con el mando se produjo en 2006, después de que el agente cambiase las guardias en el Grupo Fiscal por una vacante en la cocina de la cantina de Irún. Le apetecía ese destino, pues antes de ingresar en la Benemérita había regentado una bocatería en Lorquí. «La gente se quejaba todos los días del menú, pero el sargento era un hombre chapado a la antigua: no quería cambiar nada».

guardia-civil11Sergio aprovechó la ausencia del mando por vacaciones para intentar satisfacer las peticiones de sus compañeros, imprimiendo al rancho militar sus buenas dotes culinarias. «Preparaba patatas con ajo, sardinas… Pasamos de treinta a cincuenta comensales y aumentamos los ingresos». Sin embargo, el sargento primero no tardó en relevar a Sergio, aprovechando un descanso de éste.

La noticia la conoció a su regreso y a través de un tercero. El roce entre ambos quedó sin resolver, hasta que el 31 de diciembre de 2006 se le ocurrió auxiliar al nuevo cocinero. «Se le estaba quemando la cena de Nochevieja y me pidió ayuda. Fue entonces cuando el sargento me vio en la cocina y mandó a un compañero para decirme que me marchase. Salí al bar y le dije que no tenía huevos a decirme las cosas a la cara. ‘¡Eres un cobarde!’». El asunto acabó en el Tribunal Militar de Burgos, que archivó la causa en la que el mando acusaba a Sergio de decirle «maricón», incluso de haberle amenazado supuestamente con un vaso de tubo que rompió en la barra. «Ha mentido desde el principio; si hago eso me habrían engrilletado. Solo le dije ‘cobarde’», insiste Sergio. Leer más…

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , ,

Recordatorio

Las imágenes y fotografías presentadas en este blog son propiedad de sus respectivos autores o titulares de derechos de autor y se reproducen solamente para efectos informativos, ilustrativos y sin fines de lucro. Yo, por supuesto, a petición de los autores, eliminaré el contenido en cuestión inmediatamente o añadiré un enlace. Este sitio es gratuito y no genera ingresos.

El propietario del blog no garantiza la solidez y la fiabilidad de su contenido. Este blog es un lugar de entretenimiento. La información puede contener errores e imprecisiones.

Este blog no tiene ningún control sobre el contenido de los sitios a los que se proporciona un vínculo. Su dueño no puede ser considerado responsable.