Inicio > General, Historia LGTB > Universidad femenina de Tokio aceptará estudiantes transexuales desde 2020

Universidad femenina de Tokio aceptará estudiantes transexuales desde 2020

Martes, 10 de julio de 2018

image_l-1La medida significa un ligero avance, en un país que registra un lento proceso en el reconocimiento de los derechos de las personas de sexo-género diversas.

Es una decisión sin precedentes en un país que no reconoce legalmente ningún derecho a la comunidad LGTBI.

El 53,2 % de los nipones no apoyaría a un amigo si descubrieran que es gay.

Una universidad tokiota aceptará por primera vez en Japón a estudiantes transexuales a partir del curso 2020-2021, ha confirmado hoy una portavoz del centro, una decisión pionera en un país que no reconoce legalmente ningún derecho a la comunidad LGBT.

La Universidad de Ochanomizu es la primera institución educativa japonesa que va a permitir la inscripción a personas con identidad sexual distinta a la de su nacimiento, según corroboró una portavoz del Ministerio de Educación del país. “Es conveniente que varias universidades tomen disposiciones hacia una mejor comprensión de las necesidades de las minorías sexuales, aunque una decisión así depende de cada universidad”, explicó un representante del Ministerio a la AFP. En este sentido el Ministerio de Educación de Japón ha indicado que esta decisión “no tiene probablemente precedentes”. Por su parte, el ministro de Educación Yoshimasa Hayashi, afirmó en una conferencia de prensa que este tipo de acciones contribuyen a que exista una sociedad más tolerante e inclusiva. “Es importante crear un entorno donde el conjunto de la sociedad acepte la diversidad y se muestre comprensiva hacia las personas transgénero”, recalcó el funcionario.

Fundada en 1875, la de Ochanomizu fue también la primera institución educativa de educación superior para mujeres de Japón.

Los centros educativos femeninos del país asiático sólo permiten actualmente solicitar plaza a aquellas personas inscritas como mujeres en el sistema de registro familiar, aunque algunos, como la Universidad de Tsuda y la Universidad para Mujeres de Japón, ambas en Tokio, están considerando modificar sus reglas, según medios locales.

Las universidades japonesas querrían así seguir los pasos de centros estadounidenses femeninos como el Mills College en Oakland (California), que en 2014 se convirtió en el primero en aceptar estudiantes transexuales en el país norteamericano.

Aunque la legislación nipona no concede ningún reconocimiento a la comunidad LGBTI (lesbianas, gais, bisexuales, transexual e intersexuales), iniciativas de instituciones educativas, otras instituciones o administraciones locales han empezado a cambiar esta tendencia. Varios colegios de secundaria han introducido uniformes unisex o códigos de vestimenta más flexibles para apoyar a estos estudiantes.

Una encuesta nacional realizada para medir por primera vez el grado de aceptación de estas relaciones reveló que el 53,2 % de los nipones no apoyarían a un amigo si descubrieran que es gay (un 50,4 % si fuese una mujer lesbiana), y que más del 70 % de los varones de 40 años no aprobaría que un compañero de trabajo fuera homosexual.

Según varios sondeos, se estima que la comunidad LGBTI de Japón supone entre el 5 % y el 8 % de la población.

Avances en Japón

El Gobierno japonés anunció recientemente que otorgará apoyo económico para que las personas trans y no binarias puedan realizarse la operación de reasignación sexual. Sin embargo, las personas solicitantes deben ser soltera y sin hijos menores de 20 años, someterse a una evaluación psiquiátrica para recibir un diagnóstico de “Desorden de identidad de género” (GID), de al menos, dos médicos. A esto hay que sumarle que la persona trans debe someterse a un proceso de esterilización obligatorio si aspira a su reconocimiento de género. Hecho que ha sido fuertemente criticado por las organizaciones pro derechos humanos.

La ciudad de Iga (que ronda los 95.000 habitantes, en la prefactura de Mie) se convertía en diciembre de 2015 en el cuarto municipio japonés en abrir a las parejas del mismo sexo la posibilidad de unirse civilmente. Aunque en Japón, como decíamos, tampoco se ha aprobado todavía el matrimonio igualitario, varias ciudades han tomado la delantera, aprobando la inclusión de parejas del mismo sexo en los registros de uniones de hecho.

La primera administración japonesa que anunció la apertura de uniones civiles entre parejas de gais y lesbianas fue la de Shibuya (un distrito especial de Tokio). Por su parte, Setagaya (como Shibuya, otro de los 23 distritos que conforman la municipalidad metropolitana de Tokio) secundaba poco después la iniciativa y se convertía en el segundo territorio japonés en ponerla en marcha.

Asimismo, en la ciudad de Takarazuka, en la prefectura de Hyogo, se iniciaba el pasado mes de junio la expedición de certificados de asociación a las parejas homosexuales. A diferencia de lo que ocurre en Shibuya, los registros de parejas de hecho en Takarazuka y Setagaya no exigen a las empresas privadas que reconozcan a las parejas homosexuales.

Las parejas del mismo sexo de Fukuoka (una ciudad de un millón y medio de habitantes al norte de la isla japonesa de Kyushu) ya pueden registrar sus uniones de hecho ante la administración. Fue el pasado mes de febrero cuando se aprobó la nueva legislación local, pero el inició de su aplicación se estableció para el presente mes de abril. En septiembre de 2017 el alcalde de Fukuaka, Soichiro Takashima, se mostraba partidario de seguir los pasos Sapporo (la primera gran ciudad de Japón en aprobar una ley de uniones de hecho). “Consideraré la introducción de un marco de apoyo para las minorías sexuales que incluya las uniones de hecho, con la intención de crear una sociedad más inclusiva que reconozca la diversidad”, declaraba Takashima.

En septiembre de 2017 el alcalde de Fukuaka, Soichiro Takashima, se mostraba partidario de seguir los pasos de Sapporo (la primera gran ciudad de Japón en aprobar una ley de uniones de hecho). “Consideraré la introducción de un marco de apoyo para las minorías sexuales que incluya las uniones de hecho, con la intención de crear una sociedad más inclusiva que reconozca la diversidad”, declaraba Takashima.

La última noticia que publicamos el pasado mes de abril informaba de que la ciudad de Fukuoka (una ciudad de un millón y medio de habitantes al norte de la isla japonesa de Kyushu) se convertía en la segunda gran ciudad de Japón con una ley de uniones de hecho para parejas del mismo sexo. , con lo que las parejas del mismo sexo ya pueden registrar sus uniones de hecho ante la administración. Fue el pasado mes de febrero cuando se aprobó la nueva legislación local, pero el inició de su aplicación se estableció para el pasado mes de abril.

Los resultados de una encuesta realizada en el país nipón a finales de 2015 constatan que un 51% de la ciudadanía sería partidaria de la aprobación del matrimonio igualitario. Una gran evolución, teniendo en cuenta que hasta épocas recientes la homosexualidad era un tema tabú en la sociedad japonesa. Otro importante reconocimiento llegaba en julio de 2016, cuando el Ministerio de Trabajo de Japón incluía la discriminación hacia empleados LGTB como una forma de acoso sexual.

Aunque ningún país asiático ha aprobado por el momento el matrimonio igualitario, la situación del colectivo es diametralmente opuesta en los distintos países del continente. Japón y Taiwán furon pioneros en experimentar avances locales en el reconocimiento de las parejas del mismo sexo (aunque Taiwán está tomando la delantera, a pesar del escoyo de los grupos religiosos). Sin embargo, en algunos como MalasiaBrunéi o la India, , entre otros, las personas LGTB son víctimas de la homofobia de estado y la intransigencia social. Por el contrario, además de Taiwán y Japón, otros países como Vietnam van posicionándose en líneas más aperturistas e igualitarias (si bien no al ritmo que cabría desear).

Fuente Universogay/Cáscara Amarga/Cristianos Gays

General, Historia LGTB , , , ,

  1. Sin comentarios aún.
  1. Sin trackbacks aún.
Debes estar registrado para dejar un comentario.

Recordatorio

Las imágenes y fotografías presentadas en este blog son propiedad de sus respectivos autores o titulares de derechos de autor y se reproducen solamente para efectos informativos, ilustrativos y sin fines de lucro. Yo, por supuesto, a petición de los autores, eliminaré el contenido en cuestión inmediatamente o añadiré un enlace. Este sitio es gratuito y no genera ingresos.

El propietario del blog no garantiza la solidez y la fiabilidad de su contenido. Este blog es un lugar de entretenimiento. La información puede contener errores e imprecisiones.

Este blog no tiene ningún control sobre el contenido de los sitios a los que se proporciona un vínculo. Su dueño no puede ser considerado responsable.