Inicio > General, Iglesias Pentecostales > Un pastor cristiano da una lección de amor sobre lo que los padres deben prometer a sus hijos gays

Un pastor cristiano da una lección de amor sobre lo que los padres deben prometer a sus hijos gays

Martes, 30 de septiembre de 2014

noticias_file_foto_866644_1411992912Se llama John Pavlovitz, es un veterano pastor cristiano de Carolina del Norte y un entusiasta bloggero. Uno de sus artículos publicado con el título: Si tengo hijos gays: Cuatro Promesas de un pastor cristiano/padre se ha convertido en viral y ha provocado miles de comentarios y reacciones. John es hetero, está casado y tiene dos niños pequeños: Noah y Selah con su esposa, Jennifer. Su postura abierta y tolerante ha sido un jarro de agua fría para los sectores más conservadores y un soplo de aire fresco para aquellos que piensan que la Iglesia debería ser inclusiva con la homosexualidad.

Pavlovitz reflexiona sobre cuál sería su reacción si alguno de sus hijos le dice el día de mañana que es gay o lesbiana cuando crezcan. John defiende que el amor y apoyo a sus hijos sería el mismo independientemente de su opción sexual y les pide a sus feligreses que oren para que ellos no sean víctimas de la ignorancia o el odio.

repositorio_obj_5621_1411991878Un cariñosa imagen de John con su pequeñó Noah (Foto: Twitter John Pavlovitz)

En su blog, Pavlovitz quiere transmitir que cualquier tema controvertido como el de la homosexualidad es normal que venga acompañado tanto de apoyos como de puntos de vista hostiles pero lo que John no se esperaba era lo que sucedió: ‘Para lo que yo no estaba preparado era para recibir los literalmente cientos y cientos de personas que han llegado a mí personalmente para darme las gracias por traer un poco de curación y esperanza a sus familias para darles un mensaje que rara vez reciben de los líderes cristianos’, ha asegurado el pastor.

‘Muchos padres, hijos y hermanos han confiado en mí – algunos por primera vez en cualquier parte – su relato del dolor, la intimidación y el rechazo que están recibiendo de la iglesias, de sus pastores y miembros de iglesia. Ellos han compartido conmigo sus historias de exclusión, el aislamiento, de oraciones sin respuesta, de las terapias destructivas, de los intentos de suicidio, y de ser conducido de manera pasiva de la fe, por la gente de fe. Esto es por qué hago lo que hago; para que la gente que ha sido dañada o excluida, se sienten visibilizados, conocidos y amados“, cuenta Pavlovitz en un post.

repositorio_obj_5622_1411991913John Pavlovitz con su esposa Jennifer y sus hijos, Noah y Selah (Foto: Pranee Loffer para Ashes Photography)

Os traducimos el mensaje que nos deja en su blog este pastor norteamericano que podéis leer en su blog www.johnpavlovitz.com. Es un conmovedor mensaje cargado de ternura y amor que nos ha entusiasmado.

‘Si tengo hijos gays: Cuatro Promesas de un pastor cristiano / Padre’

A veces me pregunto si voy a tener hijos homosexuales.

No estoy seguro de si otros padres piensan sobre esto, pero lo hago; muy a menudo.

Tal vez es porque yo tengo mucho pueblo gay en mi familia y círculo de amigos. Está en mis genes y en mi congregación.

Tal vez sea porque, como pastor de los estudiantes, que he visto y oído las historias de horror de los niños cristianos homosexuales, tanto dentro como fuera del armario, tratando de ser parte de la Iglesia.

Tal vez sea porque, como cristiano, me relaciono con tantas personas que encuentran la homosexualidad la cosa más repugnante imaginable y que intento hablar claro en cada oportunidad concebible.

Por la razón que sea, es algo que me planteo frecuentemente. Como pastor y padre, yo quería hacer algunas promesas para vosotros y para mis dos hijos en este momento …

1) Si tengo hijos homosexuales, podrás saberlo todos.

Mis hijos no van a ser el secreto mejor guardado de nuestra familia.

No voy a hablar sobre ellos en conversaciones con otras personas. No voy a hablar en código o lenguaje vago. No voy a tratar de poner una venda sobre los ojos de nadie y no voy a tratar de salvar los sentimientos de aquellos que pueden ser mayores o fácilmente ofendido o incomodables.

La infancia ya es bastante difícil y la mayoría de los chicos gays pasan toda su existencia sintiéndose horriblemente, terriblemente incómodos. Yo no voy a causarles cualquier molestia innecesaria más, sólo para que en la cena de Acción de Gracias sea un poco más fácil para un primo tercero con problemas de ira y fuera de lugar.

Si mis hijos salen del armario vamos a seguir siendo una familia.

2) Si tengo hijos homosexuales voy a orar por ellos.

No voy a orar por ellos para hacerles “normales”. He vivido lo suficiente para saber que si mis hijos son gays, esa es su normalidad.

No voy a orar para que Dios sane o cambiar o arregle. Voy a orar para que Dios los proteja de la ignorancia, el odio y la violencia que el mundo va a lanzar contra ellos, simplemente por ser quienes son.

Rezaré para que Él les proteja de aquellos que los desprecian y les desean daño; quien los maldice con el infierno, sin saber en absoluto. Voy a orar para que disfruten de la vida; que se rían y tengan sueños, y sientan, y perdonen y que amen a Dios y la humanidad.

Por encima de todo, voy a orar a Dios para que no permita que mis hijos sufran el tratamiento impío de algunos de sus hijos descarriados, para evitar que se les persiga.

3) Si tengo hijos homosexuales voy a amarlos.

No me refiero a un poco de amor símbolico, distante, tolerante que se mantiene a la distancia de un brazo seguro. Será un corazón abierto, sin complejos, pródigo y que sea una clase de amor.

No los voy a amar a pesar de su sexualidad, y yo no los voy a amar a causa de ella. Los amaré; simplemente porque son dulces y divertidos, cariñosos e inteligentes, amables y obstinados, defectuosos, originales y hermosos … y son mis hijos.

Si mis hijos son homosexuales, pueden dudar de un millón de cosas sobre sí mismos y sobre el mundo, pero que nunca duden por un segundo de si su papá no les pondrá la luna a sus pies por ellos.

4) Sí tengo hijos homosexuales, lo más probable.

Si mis hijos van a ser gays, así que más o menos ya son.

Dios ya les ha creado y ha colocado la semilla de lo que son dentro de ellos. El salmo 139 dice que ‘Él les cose en el vientre de su madre las cosas increíblemente intrincadas que los hace únicamente ellos; una vez en la historia las almas que ya se ha cargado en sus mismas células’. Por lo tanto, no hay una fecha límite para imponer su sexualidad.

Son hoy, simplemente una versión más joven de lo que van a ser; y hoy en día son bastante increíbles y geniales.

Muchos de vosotros podréis estar ofendidos por todo esto, me doy cuenta plenamente. Sé que esto puede ser especialmente cierto si eres una persona religiosa y ves este tema repugnante.

Lo que has estado leyendo lo he escrito con tanta dulzura y comprensión como soy capaz.

Esto no es acerca de tí. Esto es mucho más grande.

Tú no eres que yo esperé con aliento durante nueve meses.

Tú no eres por el que yo lloré de alegría cuando nació.

Tú no eres el que yo bañé y dormí.

Tú no eres el que yo enseñé a andar en bicicleta y cuya rodilla raspada besé y cuya pequeña y temblorosa mano sostuve al ponerle puntos de sutura.

Tú no eres el que tiene la cabeza que me encanta oler y cuyo rostro se ilumina cuando llego a casa por la noche y cuya risa es como música para mi alma cansada.

Tú no eres el que da a mi día significado y propósito y que adoro más de lo que jamás pensé que podría adorar a nada, ni nadie.

Y tú no eres el que me espera para estar conmigo, cuando miro hacia atrás con gratitud en la vida por los tesoros compartidos y con el conocimiento de que los amo y soy amado también.

Si eres padre no sé cómo vas a responder si descubres que tus hijos son gays pero te ruego que lo considere.

Un día, a pesar de las percepciones de tus hijos o de cómo lo has criado, puede que tengas que responder en tiempo real a un niño asustado que no querrás lastimar; uno con sentido de la paz, la identidad y la aceptación; cuyo corazón puede ser colocado en tus manos de una manera que nunca imaginaste … y tendrás que responder.

Ese día nunca debe venir por mí; mis hijos deben siempre venir a mí. Éste es el padre que esperan y que estará siempre con ellos’.

Una reflexión muy emotiva que ojalá fuera el sentir de muchos padres que, con su comportamiento intolerante y con su confusión, le causan a su hijo o hija mucho más dolor al saberse no aceptados.

John es un veterano ministro de la iglesia local desde 18 años que, actualmente dirige una pequeña comunidad en Wake Forest, en Carolina del Norte y también es voluntario en North Raleigh Community Church. Es un apasionado de tener conversaciones sobre la nueva fe que permitan incluir a todo el mundo.

En su blog, John se ocupa de temas sobre la fe, la crianza de los hijos, la Iglesia y todo tipo de cuestiones sociales.

John está casado desde hace 17 años y considera que ser padre y esposo es su primer y más grande ministerio.

Fuente Ragap

General, Iglesias Pentecostales , , , , , ,

  1. Sin comentarios aún.
  1. Sin trackbacks aún.
Debes estar registrado para dejar un comentario.

Recordatorio

Las imágenes y fotografías presentadas en este blog son propiedad de sus respectivos autores o titulares de derechos de autor y se reproducen solamente para efectos informativos, ilustrativos y sin fines de lucro. Yo, por supuesto, a petición de los autores, eliminaré el contenido en cuestión inmediatamente o añadiré un enlace. Este sitio es gratuito y no genera ingresos.

El propietario del blog no garantiza la solidez y la fiabilidad de su contenido. Este blog es un lugar de entretenimiento. La información puede contener errores e imprecisiones.

Este blog no tiene ningún control sobre el contenido de los sitios a los que se proporciona un vínculo. Su dueño no puede ser considerado responsable.