Archivo

Entradas Etiquetadas ‘Rabi’a al-Adawiyya’

Las beguinas, feministas cristianas del siglo XII, actualizadas en el XXI

Miércoles, 6 de mayo de 2020

Portada-1024x921Adelanto de la presentación del disco “Trovadoras del amor”

En el número 281 de Iglesia Viva, a punto de aparecer, se publica una Reseña musical sobre el disco CD Trovadoras del Amor de Aura Música

Entre los siglos XII al XV, en el centro de Europa, un grupo de mujeres deciden adoptar un estilo de vida basado en la mística y el compromiso social con los más pobres

Desafiaron todo poder religioso, político, civil, social y familiar. No se casaron porque no querían renunciar a su libertad, tampoco fundaron ninguna orden religiosa

Llegaron a ser mas de 200.000. Muchas de ellas fueron perseguidas y vistas con recelo por las autoridades. Algunas incluso llegaron a morir en la hoguera

(iviva.org).- En el número 281 de Iglesia Viva, a punto de aparecer, se publica una Reseña musical sobre el disco CD Trovadoras del Amor de Aura Música. Aquí se adelanta la presentación del disco que hizo Rafael Díaz Salazar en torno al 8 de marzo. Y la audición completa del CD está disponible en Spotify. A la espera de tener todo el número de Iglesia Viva, ¡que la música y el Amor os acompañen!

Prado Pérez de Madrid escribe en la portada del disco: Buscar y encontrar. Este disco es el resultado de una búsqueda y de un encuentro. El encuentro con el tesoro de la vida, escondida en un grupo de mujeres valientes, libres, independientes, olvidadas y silenciadas durante mucho tiempo.

Entre los siglos XII al XV, en el centro de Europa, un grupo de mujeres deciden adoptar un estilo de vida basado en la mística y el compromiso social con los más pobres. Son las Beguinas. Mujeres libres, de un estrato social amplio, que fomentan la cultura y que rompen con todo formalismo establecido para relacionarse con la transcendencia desde lo más profundo de su ser.

Desafiaron todo poder religioso, político, civil, social y familiar. No se casaron porque no querían renunciar a su libertad, tampoco fundaron ninguna orden religiosa, aunque vivían en comunidad. Simplemente soñaron una manera distinta de vivir la vida, desde la fuente de donde mana todo y se pusieron manos a la obra. Llegaron a ser mas de 200.000. Muchas de ellas fueron perseguidas y vistas con recelo por las autoridades. Algunas incluso llegaron a morir en la hoguera, por la locura de atreverse a ser ellas mismas y vivir en el Amor.

Dedicaban el día a la contemplación, al estudio, a la creación artística, al crecimiento intelectual y espiritual, a la atención y cuidado de enfermos, moribundos, ancianos, pobres… Se ocupaban de lo que nadie quería, de los que no cuentan en la sociedad. Compartían su arte y sabiduría. Desarrollaron la ciencia, escribieron libros científicos, de poemas, literatura, tratados musicales, compusieron canciones. Y lo más importante: hicieron de su vida un canto de amor.

También incluimos aquí a otras mujeres que no llegaron a pertenecer al movimiento de las beguinas, pero que compartieron con ellas la misma forma de pensar, actuar y de vivir. Mujeres de distintas religiones (islam, cristianismo), de distintos lugares (oriente y occidente) y de distintos tiempos (siglo VIII -siglo XVII), pero unidas por la misma corriente subterránea de la vida que nos traspasa.

Hemos convertido en música sus poemas, sus vivencias, sus pensamientos, sus obras y las hemos adaptado al lenguaje del siglo XXI, para darlo a conocer, porque un tesoro tan grande no puede seguir permaneciendo oculto.

“Desarrollaron la ciencia, escribieron libros científicos, de poemas, literatura, tratados musicales, compusieron canciones”

Queremos que este disco sea un homenaje a todas ellas, injustamente olvidadas por la historia, que se hace eco de las grandes hazañas guerreras de los hombres y no de las calladas revoluciones de amor de las mujeres, grandes y auténticas desde lo pequeño.

Que este homenaje se haga extensivo también a todas las “beguinas” de nuestros días, mujeres que desde una vida sencilla y cotidiana son capaces de mantener viva la esencia de la vida, la esperanza, la sociedad, de empujar la historia hacia adelante. Que su ejemplo avive en nosotros esa llama interior, desapercibida tantas veces en medio de los trajines y avatares diarios y nos impulse a ser como ellas Trovadoras Del Amor.

Presentación del disco que hizo Rafael Díaz Salazar en la Librería Paulinas de Madrid.

Audición libre del disco en Spotify.

Prado Pérez de Madrid, vocalista de Aura Música, que comparte la dirección del grupo con el compositor Luis Pérez Duque, señala que este disco surgió como un proyecto para rescatar «la poesía medieval hecha por mujeres».

Afirma que se vio especialmente atraída por la figura de las beguinas, mujeres que formaron colectivos de vida en común, sin casarse, «para no perder su independencia». Su experiencia se remonta al siglo XIII, sobre todo en ciudades de Europa central (Alemania, Bélgica, Países Bajos, Francia), aunque también hubo algún caso en Cataluña y comunidades similares en la Andalucía musulmana, que desarrollaron «una forma de vida distinta, no entraban a formar parte de ninguna orden religiosa porque eso significaba renunciar a su libertad».

La cantante refiere que estas mujeres «se apoyaban unas a otras y tenían un compromiso social muy importante, se dedicaban a la mística, la arte, al estudio, pero también establecían sus domicilios cerca de hospitales para atender a los moribundos». En España se les llamaba beatas, puesto que la palabra tenía una acepción distinta a la que se utiliza hoy en día, más vinculada a la religión.

Pérez de Madrid observa que la tarea de estas beguinas, «ha estado olvidada durante siglos», por lo que el momento en el que tuvo conocimiento de estas comunidades, «me pareció importantísimo darlas a conocer para hacer justicia, para que la voz de la mujer se escuche y que no perdamos esta referencia de tantos años, porque antes que nosotros también lucharon por la igualdad». Así, recuerda que algunas de ellas fueron perseguidas, como Margarita Porete «que fue quemada en París».

El disco se completa con otros poemas de mujeres medievales, algunas religiosas que profesaron en diversos países de Europa, como Hildegarda von Bingen o María Jesús de Ágreda o místicas sufíes como Rabia Al Adawiyya o Bibí Hayatí, entre otras.

Fuente Religión Digital

Cristianismo (Iglesias), Música , , , , , , , ,

Frei Betto: “Si ya no alberga sueños de un futuro mejor ni se inyecta utopía en vena, le robaron la esperanza”

Lunes, 18 de septiembre de 2017

camino-de-las-estrellas“Sé que no participaré de la cosecha, pero me empeño en morir semilla”

“Sé que el futuro será lo que hagamos en el presente. No espero milagros”

(Frei Betto op, teólogo).- Si ya no avista perspectivas de futuro, desprecia a los políticos y la política, se retira a su esfera privada, es señal de que le robaron la esperanza. Si ya no soporta el noticiero, cree que la especie humana fue un proyecto fallido y que todas las liberaciones terminan en opresiones, sepa que le robaron la esperanza.

Si destila odio en las redes digitales, desconfía de todos los que pronuncian discursos sobre la ética y la preservación del medio ambiente y solo confía en su cuenta bancaria, no le quepa duda, le robaron la esperanza.

Si ya no alberga sueños de un futuro mejor, no se inyecta utopía en vena y no asume su protagonismo como ciudadano, sino que prefiere aislarse en su redoma de cristal, es señal de que le robaron la esperanza.

Los amigos de Job utilizaron todos los argumentos para que abandonara la esperanza. ¿Cómo se obstinaba en mantenerla si había perdido tierras, riquezas y familia? Job no introyectó la culpa, no arrojó sobre hombros ajenos los males que lo afligían, no abominó de los reveses que le ocurrían.

Reza el poema de Franz Wright, inspirado en la plegaria de la poeta persa Rabi’a al-Adawiyya:

“Dios, si proclamo mi amor por ti por miedo al infierno, incinérame en él;
si proclamo mi amor porque ansío el paraíso, ciérramelo ante la cara.
Pero si hablo contigo porque existes, deja
de ocultar de mí tu
infinita belleza.”

Fue en esa gratuidad de la fe, la esperanza y el amor que Job se sintió recompensado al contemplar la infinita belleza: “De oídas te había oído; mas ahora mis ojos te ven(42, 5).

Como escribió Spinoza en su Tratado teológico-político, “un pueblo libre se guía por la esperanza más que por el miedo; el que está oprimido se guía más por el miedo que por la esperanza. El uno ansía cultivar su vida. El otro, soportar al opresor. Al primero le llamo libre. Al segundo le llamo siervo.

Usted, como yo, es víctima de promesas que se trasformaron en espejismos y desembocaron en frustraciones. Ni aun así admito que me roben la esperanza.

¿El secreto? Sencillo. No me aferro al aquí y ahora. Miro las contradicciones del pasado, marcado por retrocesos y avances. ¿Cuántas batallas perdidas no terminaron en guerras victoriosas? ¿Y cuántos emperadores, señores de la vida y de la muerte, desde los césares hasta Atila el huno, desde Napoleón hasta Hitler, no acabaron deshonrados por la historia?

Encaro el futuro a largo plazo. Sé que no participaré de la cosecha, pero me empeño en morir semilla.

No creo en discursos ni ato mi esperanza al paracaídas de algún ser superior que promete salvación a corto plazo. Exijo programas y proyectos, y juzgo a sus portadores según criterios rígidos. Trato de conocer su vida pasada, su compromiso con los movimientos sociales, su ética y sus valores.

Sé que el futuro será lo que hagamos en el presente. No espero milagros. Me arremango la camisa, convencido de que “quien sabe hace ahora, no espera lo que acontezca“.

La esperanza es una virtud teologal. La fe cree; el amor acoge; la esperanza construye. Así como se hace camino al andar, la esperanza se teje como el alba en el poema de João Cabral de Melo Neto:

“Un solo gallo no teje la mañana;
siempre necesitará de otros gallos.
De uno que tome su canto
y lo lance a otro; de otro gallo
que tome el canto que antes lanzó otro gallo
y lo lancé a otro; y de otros gallos
que con muchos otros gallos se cruzan
los rayos de sol de sus cantos de gallo
para que la mañana, desde una tela tenue,
se vaya tejiendo entre todos los gallos.”

Me gusta el verbo esperanzar: desenrollar el hilo de Ariadna que nos conduce a todos hacia afuera del laberinto. Es un esfuerzo colectivo, una acción comunitaria, un trabajo común que nos hermana en la certeza de que de dentro de la piedra mana el hilo de agua que forma el arroyo, hace el riachuelo, se convierte en río y rasga la tierra, riega los campos, alimenta a los pobladores de las riberas, hasta sumarse al lecho del océano.

Como dice Mário Quintana en “Das utopias”:

“Si las cosas son inalcanzables… ¡caramba!
No es motivo para no quererlas…
¡Qué tristes los caminos, si no fuera
Por la mágica presencia de las estrellas!”

Fuente Religión Digital

Espiritualidad , , , , , ,

Recordatorio

Las imágenes y fotografías presentadas en este blog son propiedad de sus respectivos autores o titulares de derechos de autor y se reproducen solamente para efectos informativos, ilustrativos y sin fines de lucro. Yo, por supuesto, a petición de los autores, eliminaré el contenido en cuestión inmediatamente o añadiré un enlace. Este sitio es gratuito y no genera ingresos.

El propietario del blog no garantiza la solidez y la fiabilidad de su contenido. Este blog es un lugar de entretenimiento. La información puede contener errores e imprecisiones.

Este blog no tiene ningún control sobre el contenido de los sitios a los que se proporciona un vínculo. Su dueño no puede ser considerado responsable.