Archivo

Entradas Etiquetadas ‘José Pérez Ocaña’

Un cura en un pueblo de Sevilla tilda de aberración la transexualidad y de depravados a los gays

Viernes, 28 de agosto de 2020

fray_xavier_conferencia_educatio_servanda_20_02_16El sacerdote dominico que ofició la novena de la Asunción, en Cantillana, ha recibido multitud de críticas por sus ataques transfóbicos y homofóbicos proferidos desde la cuna del pintor y activista LGTBI, José Perez Ocaña

El sacerdote Fray Francesc Xavier Catalá, invitado a oficiar la homilía durante la novena en honor a la Virgen de la Asunción, atentó desde el púlpito del templo parroquial de Cantillana (Sevilla) contra homosexuales y transexuales en una controvertida prédica el pasado 23 de agosto que fue agradecida por el hermano mayor de la Hermandad de la Asunción de Cantillana, Manuel Pérez, y que está siendo reprobada públicamente por su carácter homofóbico y transfóbico.

 Las palabras del sacerdote, actual responsable de Adoración Nocturna de la diócesis de Asidonia-Jerez, han tenido una especial repercusión, dado que los cultos estaban siendo retrasmitidos en directo a través de las redes sociales de esta corporación religiosa que atesora a uno de los iconos devocionales de Andalucía, la Virgen de la Asunción.

En la controvertida homilía del sacerdote invitado, Francesc Xavier Catalá, se tacha de “aberración” la transexualidad como un ejemplo del deseo de la humanidad de sustituir o desplazar a Dios. “El ser humano es Dios. ¿Por qué? Porque es capaz de hacerse a sí mismo. Es capaz de ser lo que quiera. Y ahí vienen todas las aberraciones: que uno nace hombre, pero puede ser mujer; uno nace mujer, pero puede ser hombre. Yo ahora soy hombre, pero mañana me levanto por la mañana y digo: ahora se me ha ocurrido otra cosa. Porque yo me construyo a mí mismo. Y esto es el colmo de lo absurdo, porque no está Dios como referencia”, cita el cura, que desde el pasado 30 de septiembre es director espiritual diocesano de la Adoración Nocturna (ANE Y ANFE) de la Diócesis de Asidonia-Jerez.

Antes, en la misma reflexión de la homilía tras la lectura del Evangelio, Catalá no estuvo acertado en los ejemplos que usó para visibilizar las “actitudes que no debemos tomar” y para defender que no se debe “categorizar” a las personas. En un tono distendido, el sacerdote se refirió a los homosexuales como “depravados y viciosos en su exposición: “Aquí los homosexuales son gente depravada, gente de mala vida, viciosos, y si aquí hay cuatro o cinco se siente ofendidos y ya no vienen más a la novena (…) si yo hablo así, mañana no viene a la novena más, dice “el cura este es un fantoche” y yo no digo nada para no perder clientela, no señor, primero que no es cierto, que no sabes, y luego que está mal hablar categorizando de esa manera a la gente, porque aquí estamos con las puertas abiertas porque Cristo su corral no lo tiene para unos cuantos, lo tiene para ir llamando y no eres tú quién para decir este entra y este no, tú eres quién aquí para mostrar la maravilla de tu fe, para ver y hacer ver a todo el mundo que esto es un gran regalo, que esto es la alegría de tu vida y que, cuantos más seamos, mejor nos lo pasaremos”. La homilía continuó luego incidiendo en la premisa de que Dios es amor, y defendiendo que los matrimonios “deben estar abiertos a la vida” porque “los hijos son para el cielo, para la vida eterna”.

El hermano mayor de esta corporación religiosa, Manuel Pérez, no ha marcado distancias o reprobado las palabras del prelado alusivas a las personas transexuales que han empañado la celebración de la solemne novena de rogativas en honor a la Virgen de la Asunción. Ante este atentado, tampoco ha salido en defensa de las personas de estos colectivos que son una parte fundamental de la vida de hermandad cantillanera y de su comunidad parroquial. Por contra, Pérez tuvo palabras de agradecimiento desde el altar mayor para el sacerdote por sus homilías: “Gracias al padre Xavier por deleitarnos con su magnífica clase de teología y de vida cristiana estos días atrás, algunos no lo habrán entendido o no lo habrán querido entender”, citó.

El presidente de la Red de Municipios Orgullosos de Andalucía, Manuel Rosado, se ha pronunciado valiéndose de unas imágenes del emblemático pintor y activista LGTBI de Cantillana, José Perez Ocaña (1947-1983). En su alusión, pone en valor el papel de Ocaña y su relación con la Asunción, entre las grandes devociones de este municipio sevillano: “Este es el verdadero estandarte de Cantillana. El mejor pregonero que tuvo la Virgen de la Asunción, quien llevó a gala su nombre y puso su imagen en las Ramblas de BCN hasta el día de hoy. Lo de ayer era un ignorante lleno de odio. Viva Cantillana! #SiempreOcaña #StopLGTBIfobia”, cita Manuel Rosado en la red social Twitter.

Precisamente un 23 de agosto de 1983 el traje de Sol que lucía el pintor Ocaña prendió en su Cantillana natal causándole quemaduras graves y tres semanas después, el 18 de septiembre, fallecía en el hospital, naciendo el mito en torno a su figura. 37 años después de su muerte, desde diferentes ámbitos se reclama la Medalla de Oro de Andalucía para Ocaña a título póstumo por su contribución artística a la cultura popular andaluza y su activismo en la defensa de los Derechos Humanos y la Libertad Sexual a nivel estatal. No en vano, Ocaña, que emigró en 1971 a Barcelona, participó en la primera manifestación defendiendo la igualdad del colectivo LGTBI el 26 de junio de 1977 en las Ramblas de Barcelona, en una marcha que encabezaron numerosas mujeres transexuales.

polemica-homilia-Cantillana_2262683735_14856753_660x371

La hermandad de Cantillana defiende al cura

Buscan “perjudicar a nuestra hermandad y por extensión a toda la Iglesia católica”

La hermandad de la Asunción de Cantillana (Sevilla), tras la publicación de la controvertida homilía ofrecida por el sacerdote Fray Francesc Xavier Catalá contra homosexuales y transexuales, emite un comunicado pasa salir al paso de las críticas recibidas, que buscan “perjudicar a nuestra hermandad y por extensión a toda la Iglesia católica”, según informa La Voz del Sur.

“Las manifestaciones realizadas por el sacerdote en la homilía deben de ser contextualizadas en todo su desarrollo y no extrayendo parte de ellas con el fin de confundir a la opinión pública”, expresa la hermandad. Durante la misma, Catalá tacha de “aberración” la transexualidad como un ejemplo del deseo de la humanidad de sustituir o desplazar a Dios. “El ser humano es Dios. ¿Por qué? Porque es capaz de hacerse a sí mismo. Es capaz de ser lo que quiera. Y ahí vienen todas las aberraciones: que uno nace hombre, pero puede ser mujer; uno nace mujer, pero puede ser hombre. Yo ahora soy hombre, pero mañana me levanto por la mañana y digo: ahora se me ha ocurrido otra cosa. Porque yo me construyo a mí mismo. Y esto es el colmo de lo absurdo, porque no está Dios como referencia”.

La hermandad señala que “la homilía como parte de la liturgia, es un sermón solemne destinado a los fieles para explicar los textos bíblicos y otras materias religiosas. Ésta corre a cargo del sacerdote que la ejerce con total libertad, sin que para ello intervenga persona alguna de dentro o fuera de la hermandad”. El comunicado critica que “se ha extraído un fragmento de apenas un minuto en el que aparecen unas palabras que están totalmente descontextualizadas de lo que es el mensaje del sermón completo”.

La hermandad reitera su posicionamiento, que “es el mismo que el ya manifestado por nuestra Iglesia; así el Santo Padre en recientes declaraciones, afirma que quien rechaza a los homosexuales, no tiene corazón humano, siendo el fin de la Iglesia abrir las puertas a todo el mundo sin excepción, muy al contrario de lo pretendido por algún vídeo breve extraído de la homilía en el que se intenta tergiversar malintencionadamente las palabras del sacerdote”.

La hermandad anuncia que “tomará enérgicamente y de inmediato todas las medidas oportunas ante cualquier ataque o uso ilegítimo del buen nombre o de la imagen pública de nuestra hermandad, tanto en redes sociales como por cualquier medio escrito u audiovisual, con el único propósito de atentar contra nuestros sentimientos religiosos o contra el honor de nuestra titular o contra cualquier miembro de la junta de gobierno de la hermandad o hermano de esta corporación”.

 Fuente La Voz del Sur/Religión Digital

General, Homofobia/ Transfobia., Iglesia Católica , , , , , , , , ,

“Bendita tú eres”, de Carlos Barea

Lunes, 27 de julio de 2020

Edm8OfTXsAEagnCUn libro recomendable. A mí me ha gustado…

Ángela es una monja que lleva más de treinta años enclaustrada en un convento. Una noche, tras terminar de rezar en su celda, tiene un accidente que provoca que el resto de hermanas descubran el secreto que llevaba guardando durante décadas.

Tras ser expulsada de la congregación, acabará resguardándose en un modesto piso del barrio de Lavapiés desde el que tendrá que aprender a vivir en un mundo al que pensaba que nunca más tendría que volver a enfrentarse.

Bendita tú eres es una historia con tintes de novela iniciática que gira en torno a la búsqueda —forzada— de la identidad y donde se mezcla el imaginario religioso con elementos de la cultura popular. Un relato que pone en cuestión la constante necesidad de categorizar las identidades, así como los mecanismos sociales que obligan a ello.

Ficha Técnica:

Bendita tú eres

Carlos Barea , 2020

Materias: Narrativa gay

Colección: Narrativa , Número 260

Formato papel:

ISBN: 978-84-17319-98-4
Editorial: Egales
Fecha de la edición: 2020
Edición pais: España
Colección: Narrativa, Número 260
Idiomas: Castellano
Encuadernación: Rústica
Dimensiones: 14 cm x 21 cm
Nº Pág.: 134
Peso: 250

Información adicional: dosmanzanas.com/ La pluma invertida

Carlos Barea (autor de ‘Bendita tú eres’): «Al activismo cultural hay que prestarle más atención»

Escritor y activista cultural, Carlos Barea es miembro fundador de la asociación LACAH, cuyo principal objetivo es ejercer el activismo a través de la cultura. Dosmanzanas ha charlado con el autor granadino, quien presenta su primera novela, Bendita tú eres, un relato editado por Egales que gira en torno a la búsqueda forzada de la identidad y en donde se mezcla el imaginario católico con elementos de la cultura popular. 

La protagonista de tu primera novela es una monja, Ángela, que ha sido expulsada del convento en el que ha estado viviendo durante más de tres décadas después de que su gran secreto quede al descubierto. ¿Siempre te atrajo el folclore religioso?

El folclore religioso forma parte de mí. Yo he sido un niño mariquita, pegado a las faldas de su madre, que se crió en un pueblo de Andalucía y es algo que forma parte de mi personalidad. Ahora no vivo ese folclore como lo hacía cuando era pequeño, pero creo que lo bueno de esto es poder reinterpretar el folclore, como por ejemplo lo hacía José Pérez Ocaña o como se ha hecho en tantas otras intervenciones artísticas de cualquier tipo. Esto es, coger lo religioso y apropiarse de ello, que creo que es donde está el verdadero valor de lo religioso cuando no eres creyente como tal.

Ocaña precisamente fue un icono de resistencia de la dictadura franquista durante los años de la transición. ¿Piensas que su figura está olvidada o infravalorada?

No creo que la de Ocaña sea una figura especialmente olvidada. De hecho, últimamente se está explotando bastante su imagen, sobre todo en los círculos académicos. En los estudios queer y feministas se reivindica mucho esa figura, porque su pensamiento era muy queer en los años setenta, cuando ni siquiera se imaginaban el concepto, la teoría o esta fragmentación de identidades que tenemos ahora mismo. En el documental Ocaña, retrato intermitente, de Ventura Pons, él dice «Yo no sabía lo que era ser homosexual. Yo me enteré de lo que era serlo cuando llegué a Barcelona». Pienso que Ocaña estaría ahora retorciéndose un poco en su tumba al ver cómo lo están utilizando como forma académica.

Volviendo a tu novela, al principio del libro se desvela que Ángela acaba refugiándose en un pequeño piso del barrio de Lavapiés, lugar desde el que tiene que volver a aprender a vivir sin la disciplina de una congregación. Eres fan del Madrid más castizo, ¿no?

Sí, me gusta mucho Madrid, me gusta lo castizo y me gusta también mucho lo popular, en toda su expresión. De Andalucía cojo el folclore religioso, porque hay mucho folclore, y de Madrid cojo lo que tiene de barrio. También me gusta cómo se mezcla todo eso. Me gusta que se mezcle lo moderno con lo popular. Ahora mismo estoy viendo Hostal Royal Manzanares, que es como la cuna de lo castizo y te llegas a dar cuenta de cómo en 1996 hablaban de La Latina y el metro como si eso fuera toda España. En esos años la ficción que se contaba giraba en torno a lo castizo y las costumbres de Madrid.

Comentabas hace poco que, antiguamente, se decía a bastantes homosexuales aquello de «Tú métete en el seminario, que allí se folla mucho». ¿Crees que ha cambiado mucho el asunto?

Sí, yo hablaba de los años sesenta y setenta, en los que estaba profundamente condenado y perseguido el mantener relaciones homosexuales. Creo que en esos años se había creado una especie de búnker, de lugar seguro, en el que tú podías tener relaciones sexuales. Paradójicamente, pienso que en algunos casos el seminario era un lugar seguro para tenerlas. Ahora, por suerte, estamos impregnados de lugares seguros. Hoy puedes salir por el ambiente y hacer cruising sin ningún tipo de riesgo físico. En esa época no era solo que te condenaban socialmente, sino que también te metían una paliza o te mataban.

¿Por qué crees que a la Iglesia (católica española) le falta tanto sentido del humor?

Básicamente por dos cosas. Una, porque la Iglesia es una institución de derechas. Y es bien sabido que en el ala de la derecha no hay mucho sentido del humor. No manejan la ironía y cuando intentan hacer humor queda un poquito como de pastiche. Por otro lado, como institución que es pienso que tiene que hacerse seria. Como institución opresora no puede tener sentido del humor.

EdmeBTIXoAE32Io

¿Cómo fue el ‘embarazo’ de tu criatura literaria y qué tal se está dando el parto?

Ha sido un embarazo de riesgo. Peor que un parto [risas]. La historia se fraguó hace cuatro años. Creo que un producto literario o cultural necesita sus tiempos. Necesita asentarse hasta que llega al sitio ideal. Pienso que ahora ha llegado al mejor sitio, que es la editorial Egales, y en un momento particular en el que todos, sobre todo los del mundo cultural, estamos viendo cómo tirar hacia adelante. Es un momento en el que estamos todas perdidas, pero tenemos también la posibilidad de construir una nueva forma de hacer cultura. Dentro de todo esto está una nueva manera de hacer promoción. Ahora mismo, he hecho una campaña de preventa de la novela, a través de la web de Berkana, y me he apoyado mucho en redes sociales. Si no hubiera habido pandemia, igual no lo habría hecho. Esta es mi primera novela y no iba a dejar que lo estropease una pandemia.

¿Qué opinas de las controvertidas declaraciones de J.K. Rowling?

No estoy para nada de acuerdo con sus declaraciones. Eso no quiere decir que se invalide su trabajo o su obra. Pero creo que deberíamos estar todos de parte de la diversidad. El negar la existencia de un sector de la población [las personas trans, en este caso] simplemente porque tú crees que a lo mejor con esto te están invisibilizando a ti es algo que yo no justifico de ninguna de las maneras. Las TERF están diciendo ahora mismo que el incluir a las mujeres transexuales como sujeto político del feminismo las va a disolver como sujeto mujer. Esto es lo mismo que se decía con el matrimonio igualitario, cuando decían que aprobarlo iba a destruir la familia. O ya mucho antes, cuando decían que el homosexual era un enfermo que ponía en riesgo la heterosexualidad. Pienso que nos cuesta mucho asumir los nuevos cambios porque, viviendo en una sociedad donde hay tanto sometimiento y tantas relaciones de poder, en cuanto se mueve un poquito el engranaje nos vemos amenazadas en nuestra pequeña parcela de poder.

Defiendes que la cultura es la herramienta más eficaz para ejercer el activismo. ¿Donde se ponga una buena película que se quite un buen mitin?

Más bien creo que todo tipo de activismo es bueno y necesario, pero con mesura (como decía Lola Flores). Al activismo cultural hay que prestarle más atención. La ficción tiene una cuestión que hace que te cale el mensaje sin hacerlo de forma directa. A la vista esta que siempre todas las dictaduras lo primero que han intentado controlar son los medios de comunicación y la cultura. Teniendo en cuenta que todos los activismos nos son necesarios, creo que la cultura es una buena forma de llegar a la gente, de hacer pedagogía, de enseñar cuestiones que igual en un mitin no vas a encontrar. Además, si Eduardo Rubiño da un mitin no irán a verle más personas que aquellas que ya sean cercanas a él o tengan curiosidad por cualquier cuestión. En cambio, una película como Call me by your name de pronto te la pasan por televisión y, aunque seas un señor de VOX o una señora de un pueblo de Albacete, la vas a ver y puedes tener la posibilidad de acercarte. La cultura es mucho más accesible para gente que está mucho más lejana a la ideología que lanza el propio mensaje ficcional.

Sin duda. Ahora mismo te encuentras inmerso en una investigación sobre el cine del director guipuzcoano Eloy de la Iglesia. ¿De dónde viene tu pasión por su trabajo, y qué puedes adelantarnos de ese estudio?

Ya no es solo que a mí me guste el cine de Eloy de la Iglesia como tal, sino que me gusta mucho el cine de esa época, los setenta y ochenta. También porque Eloy es el primer director de cine español que abordó, de una forma abierta, la cuestión homosexual. Una de mis películas preferidas suyas es La semana del asesino, porque en ella adelanta la cuestión de la interseccionalidad de la persona homosexual. Además, creo que a nivel cinematográfico, por primera vez, construye unos personajes homosexuales que no son planos sino que son personajes protagonistas complejos, con aristas y preocupaciones. Mi investigación se centra en la prostitución homosexual masculina en la época de la transición, y es un análisis a través de la película Los placeres ocultos. Quiero hacer ese análisis y, al mismo tiempo, asociarlo con el libro de Foucault de Historia de la sexualidad II. El uso de los placeres. Creo que hay un paralelismo entre la relación entre amante y amado de la Antigua Grecia que describe Foucault y la que mantienen los dos protagonistas de la película de Eloy de la Iglesia. Desde ahí, quiero tender puentes utilizando herramientas de teoría fílmica.

Fuente Editorial Egalés/Dosmanzanas

Biblioteca, General , , , , , , ,

“Lo que nos une”, por Ramón Martínez

Jueves, 11 de mayo de 2017

yumbo_pride_2017ramon_martinez_homofobiaGala inaugural de Maspalomas GayPride 2017  y Ramon Martinez (derecha) presentando su libro en Maspalomas con Pablo Almodóvar, presidente de la asociación Gamá.

Un interesante artículo que publica en Cáscara amarga:

¿Tengo yo algo en común con toda esta gente?

Iba a titular esta columna Lo que nos separa. Porque en mi peregrinaje por tierras españolas presentando La cultura de la homofobia he llegado este fin de semana al Pride de Maspalomas y aquí, que es donde escribo, tras una presentación que, como suele suceder, se convirtió en una entretenida charla sobre activismo LGTB, me sorprendió una de las mayores fiestas para público gay que he podido observar.

Yo, que soy un hombre que ya peina algunas canas y he estado siempre más cerca de los libros que del jolgorio, me encontré súbitamente rodeado de un tumulto de bacantes con camiseta de tirantes; y así, entre travestis, lederonas y jovencísimos extranjeros tuve la necesidad de preguntarme si era aquel mi sitio, si tengo yo algo en común con toda esta gente que practica de este modo su disidencia de las normas de la sexualidad y el género.

Recuerdo haber leído esta misma semana, y así me lo contó hace poco Jordi Petit -un referente al que no agradeceremos nunca lo suficiente su trabajo por nuestros derechos- una ocurrencia de Ocaña en una asamblea del Front d’Alliberament Gai de Catalunya.

En una discusión tensa, de esas que acaloran las palabras y levantan la voces por encima de la razón, el artista catalán gritó «¡chicas, el grito unitario!», y fue esa la señal para que un ensordecedor chillido atravesara la asamblea y relajara toda tensión enquistada con una explosión de pluma.

 Anoche eran muchos los gritos. Gritos de drag queens, gritos de bailarines, de un -casi- eurovisivo cantante, de camareros por encima de las barras, de un coro de hombres gais, Isós, que canta maravillosamente. Gritos míos y de mi nuevo amigo Víctor Ramírez, un referente activista de esta isla que atesora la historia de nuestro movimiento aquí, tratando de entendernos por encima de la música, hablando de nuestras cosas de activistas con Pablo Almodóvar, de Gamá, y otros compañeros. Todos gritamos, cada cual a su manera, y en nuestros tan diversos gritos hay una constante, que por sutil puede no parecer tan importante como es: gritamos para no volver a quedarnos callados.

Un militante de la Radical Gai escribía hace veinte años que «ser maricón tiene sentido para llenar el mundo entero». Ese sentido, sea el que sea, ese grito significado de nuestros deseos, es lo que nos une. Y hemos de llenar el mundo con él, para poder seguir gritando. ¡Iiiiiiiiiiiiiiiiiiiii!

observatorio_rosa_ramon_martinez_grande

General, Historia LGTBI, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , , ,

Travestis que sobrevivieron en una España en blanco y negro

Sábado, 6 de diciembre de 2014

Ocaña_retrato_intermitenteEl arte y la gracia en unos casos y la urgencia y la necesidad en otros, fueron los encargados de mantener a flote a un colectivo asfixiado por la represión franquista.

Raúl Jiménez. 30 Noviembre 2014

Después del triunfo de Conchita Wurst en el festival de Eurovisión de este año, podría decirse que el colectivo de travestis goza de buena salud en cuanto a respeto y tolerancia por parte de la sociedad. Wurst (que significa “salchicha” en la traducción al español), antes de convertirse en estrella mediática ya era firme defensora de los derechos de las minorías sexuales y lo sigue haciendo después de su fulgurante éxito. Sin embargo, este colectivo no siempre ha tenido el nivel de aceptación actual, y menos en España, donde la represión franquista causó estragos como bien podemos ver en películas y documentales estrenados en la transición y principios de los 80.

Por ejemplo, Ocaña, un retrato intermitente (1978), documental dirigido por Ventura Pons, que narra la vida del artista andaluz José Pérez Ocaña y de la situación del colectivo LGTB en la Barcelona de la transición. Un documento muy interesante para conocer la situación real en la calle y cómo Ocaña supo sobreponerse y enfrentarse a los poderes fácticos de la época desde su humilde buhardilla de la Plaza Real de Barcelona. Inolvidable la escena en la que se pasea por las Ramblas travestido, del brazo de un chulazo de sombrero y traje caro, levantándose el vestido y enseñando sin pudor su pene ante los cientos de personas que no le quitaban ojo con una mezcla de estupefacción y admiración.

Un_hombre_llamado_Flor_de_OtoñoOtras películas esclarecedoras sobre la realidad de los travestis en la recién estrenada democracia fueron Vestida de Azul (1983), de Antonio Giménez-Rico, que narra en una extraña mezcla de documental y ficción, la vida de siete travestis, su obra y milagros para sobrevivir en la dictadura sin ocultar su sexualidad y con el único objetivo de vivir su vida sin demasiadas ambiciones. Un hombre llamado Flor de Otoño (1978), de Pedro Olea y protagonizada por José Sacristán fue otra de las películas que hablaban sin tapujos del travestismo y que mayor repercusión tuvieron.

Pero una cosa está clara, cuando terminó el franquismo, el colectivo de travestis y transexuales no lo tuvo nada fácil. Cárceles como la de Carabanchel en Madrid, estaban atestadas de “desviados”, como solía llamarse a este colectivo. La Ley sobre Peligrosidad y Rehabilitación Social, de 1970, que derogaba la famosa Ley de Vagos y Maleantes, que en 1954 incluyó también a los homosexuales en la lista de “rufianes sin oficio conocido”, (llámese mendigos, proxenetas, nómadas y vagabundos), hizo mucho daño al colectivo LGTB, ya que incluía penas de hasta cinco años de cárcel, o internamiento en manicomio, a los homosexuales y demás individuos considerados peligrosos socialmente para que se “rehabilitaran”.

Con este panorama, no es de extrañar que antes de la transición, según cuenta Antonio D. Olano, autor del libro Pecar en Madrid, “salir con atuendos nada equívocos en el Madrid de aquellos tiempos, tenía mucho más valor que ponerse delante de un toro de cinco años, sin capote ni defensa alguna”. Pero a pesar de todo había gente con el coraje suficiente para jugarse su libertad y su físico por mostrar su verdadera identidad y expresar su esencia a los cuatro vientos.

A finales de los 70 y durante la famosa “movida”, proliferaron multitud de espectáculos en los que nunca faltaban travestis y transexuales. Uno de los más recordados fue el grancanario Paco España, fallecido recientemente, que se atrevía a subirse al escenario imitando a grandes tonadilleras de la época como Lola Flores, no sólo con sus ropas y ademanes, sino también cantando en directo. Participó en películas como la ya mencionada “Un hombre llamado flor de otoño” y “Gay Club”, dirigida por Ramón Fernández en 1980. Fue uno de los principales exponentes del transformismo de la época y un luchador por las libertades y derechos del colectivo LGTB a base de arte y desparpajo.

El fenómeno del travestismo en la transición española ha sido muy estudiado por el extraño acogimiento que tuvo en la sociedad de la época, aún muy tradicional y con marcada orientación homófoba, pero que aceptaba la presencia de homosexuales y travestis en los espectáculos de variedades y cabaret, más como objeto de mofa que como espectáculo respetado y admirado. Sin embargo, muchos afirman que este tipo de espectáculos, dado el prisma desde el que era observado, no hacía sino confirmar la hegemonía heterosexista que seguía instalada en aquellos momentos.

Artistas como Pérez Ocaña, Paco España y tantos otros personajes famosos y anónimos que tuvieron la “osadía” de mostrarse tal como eran en unos tiempos convulsos, llenos de resquemor e intolerancia, son los que sembraron las primeras semillas de la convivencia y el respeto que vivimos en la actualidad.

Fuente Cáscara Amarga

Cine/TV/Videos, General, Historia LGTBI , , , , , , , , , , , , , ,

Recordatorio

Las imágenes y fotografías presentadas en este blog son propiedad de sus respectivos autores o titulares de derechos de autor y se reproducen solamente para efectos informativos, ilustrativos y sin fines de lucro. Yo, por supuesto, a petición de los autores, eliminaré el contenido en cuestión inmediatamente o añadiré un enlace. Este sitio es gratuito y no genera ingresos.

El propietario del blog no garantiza la solidez y la fiabilidad de su contenido. Este blog es un lugar de entretenimiento. La información puede contener errores e imprecisiones.

Este blog no tiene ningún control sobre el contenido de los sitios a los que se proporciona un vínculo. Su dueño no puede ser considerado responsable.