Archivo

Entradas Etiquetadas ‘Travestis’

Informe: Travestis y trans en cárceles argentinas: más migrantes, jóvenes y sin condena

Lunes, 25 de noviembre de 2019

otrans-presa-1-1-900x450

Por Rosario Marina

Fotos: gentileza Otrans Argentina

¿Cuál es la situación de las personas travestis y trans en las cárceles argentinas? ¿Cuántxs son, quiénes son y cómo viven? Un estudio exhaustivo de la organización OTRANS Argentina se adentró en los penales federales y bonaerenses para generar datos reales y construir un documento que pruebe “la violencia sistémica a la que son sometidos los cuerpos travestis y trans” en situación de encierro.

PAMELA_MACEDO_PANDUROPamela Macedo Panduro.

Pamela Macedo Panduro, militante de Otrans y migrante, falleció el 1 de enero de 2017 mientras estaba detenida en la Unidad Penal Nro. 32 de Florencia Varela, provincia de Buenos Aires.

Angie Velázquez Ramírez y Damaris Becerra Jurado también murieron en cárceles bonaerenses. Brandi Bardales Sangama en el hospital platense San Martín, después de que la policía bonaerense allanara su casa. Este informe se inició a partir de sus muertes.

23905551_1887373901289941_7268346391142718601_nDamaris Becerra Jurado

Un informe pionero

“Nuestra investigación surge de hechos puntuales, relacionados con el aumento de las detenciones arbitrarias y armados de causas y, el desencadenante que produjo las muertes de cuatro compañeras en el 2017, detenidas en la ciudad de La Plata”, explica en el informe Claudia Vázquez Haro, presidenta de OTRANS y directora del proyecto.

El informe es el primero y único en su tipo. No existe ninguna organización trans que haya relevado antes las condiciones de detención del colectivo travesti-trans en el país.

En total, se hicieron 87 visitas a cárceles en la provincia de Buenos Aires y en el ámbito federal, entre enero y julio de 2019. La investigación fue financiada por el Fondo Internacional Trans.

Cuántas son y dónde están

El informe contabilizó la situación de encierro de 94 mujeres trans en las unidades N° 44 de Batán, N° 2 de Sierra Chica y N° 32 de Florencio Varela (todas ellas en provincia de Buenos Aires). En estas últimas, dos se encuentran alojadas personas trans con varones cis. En el Servicio Penitenciario Federal, la investigación regisró a 44 mujeres travestis y trans en la Unidad Carcelaria de Ezeiza. Dos tercios de las trans en situación de encierro tienen entre 25 y 40 años.

Hasta el 2015, el Ministerio de Justicia de la Nación no contabilizó a las personas trans travestis en sus estadísticas. Recién a partir de ese año, tres después de la sanción de la Ley de Identidad de Género, el Estado empieza a saber cuántas son las trans encarceladas.

Según el informe, aunque en Argentina han habido avances, “el sistema penitenciario ha quedado en un desfase teórico que se traduce en el ejercicio de prácticas institucionales que no logran dar una respuesta adecuada”.

Sin antecedentes y sin condena

En 2019, en las cárceles bonaerenses el 82% de las personas travestis y trans entrevistadas en el marco de este informe no tenía antecedentes: ésta es la primera vez que pisaron una unidad de detención penal. Entre quienes sí habían estado presas, menos de la mitad había recibido una condena.

En el ámbito federal la situación se parece: más del 50% de las entrevistadas nunca antes habían sido encarceladas ni habían cometido ningún delito.

El informe identificó el aumento en la cantidad de migrantes privadas encarceladas. “La mayoría de mujeres travestis y trans privadas de la libertad son migrantes. Un gran porcentaje de ellas se encuentra procesada, esperando una condena firme o la libertad”, explica el informe.

Migrantes: cada vez más

Según los datos del Ministerio de Justicia de la Nación, en 2015 el 52% de las travestis y trans encarceladas en unidades penales del país eran argentinas. Al año siguiente representaban el 59%. El segundo grupo más importante era el de las peruanas, representando el 39% de las presas trans y travestis.

Sin embargo, según los datos relevados por la investigación, tres años después la proporción no se ha sostenido: en provincia, el grupo de nacionalidad argentina es de un porcentaje menor al migrante, en una proporción de 30% y 70% respectivamente.

Hoy, en la provincia de Buenos Aires, el 70% de la entrevistadas privadas de su libertad son extranjeras: la mayoría de Perú, otras de Ecuador. En el ámbito federal, el 55% son extranjeras. Las nacionalidades coinciden y se suma República Dominicana.

Las detenciones arbitrarias a trans y travestis migrantes, que llegan a la Argentina huyendo de las violencias y el transodio en sus países de origen, son solamente una cara de la discriminación que sufren por parte de la Justicia. Este año, un juez de La Plata, Juan José Ruiz, fue suspendido por haberle agravado la pena a una trans por ser migrante, vulnerando el derecho a la igualdad de trato y al principio de no discriminación. La medida la tomó el Jurado de enjuiciamiento de magistrados y funcionarios de la provincia.

Argentinas o migrantes, las impulsoras de este informe pusieron el foco en las pocas visitas que reciben casi todas ellas de sus familiares. En Sierra Chica hay una chica trans que no recibe visitas hace tres años.

“De las migrantes, ni sus consulados se ocupan de ellas. La cantidad de migrantes detenidas me generó muchas interrogantes al igual que la edad de las compañeras”, explicó Claudia Vázquez Haro a Presentes. “Se observa unas condiciones que contribuyen al deterioro de la salud: la situación habitacional agrava los problemas y los paliativos a las falencias respecto de una alimentación adecuada y de la provisión de medicamentos”, explica el informe.

«Las cárceles son depósitos humanos»

A Claudia, directora del proyecto, le llamó la atención las condiciones inhumanas de detención. ¿Cómo eso agrava la salud de las que viven con enfermedades crónicas?

Los datos indican que el 73% de las travestis y trans en cárceles bonaerenses padece algún tipo de enfermedad. Una de las infecciones más comunes es el VIH-sida. En el ámbito federal, el 55% tiene alguna enfermedad, siendo el VIH-sida la más común.

“El informe es un importante capital simbólico y político en términos de poder sistematizar la situación en que se encuentran travestis y trans”, dijo Vázquez Haro a Presentes. El objetivo final, explicó, es que los datos sirvan no sólo exigirle al Estado el cumplimiento de políticas públicas para el colectivo trans y travesti, sino también para poder denunciar ante organismos internacionales cómo se violan los derechos humanos del colectivo trans y travesti en el encierro en Argentina. “Las cárceles son depósitos humanos donde se termina desechando la vida de las compañeras trans y travestis”, concluyó.

Los ejemplos abundan. Uno de ellos: Mónica Mego, una trans peruana de 36 años, entró caminando a una cárcel de la provincia de Buenos Aires y quedó postrada, parapléjica, en la cama de un hospital de La Plata. Había estado casi un año detenida sin condena, acusada de narcomenudeo.

unidad-penal-1122x561Ordenan pabellones travestis y trans en unidad penal Florencio Varela

A contramano de lo que suele ocurrir la mayoría de las veces en la Justicia, este año el fiscal Franco Picardi -titular de la Fiscalía Federal N° 5- emitió dictámenes para pedir que trans acusadas (en dos causas distintas) del delito de venta de drogas a baja escala fueran sobrevenidas y evitaran ir a la cárcel . En ambos escritos, el fiscal consideró que se trataba de sobrevivientes «en estado de necesidad disculpante y falta de acceso a derechos básicos».

En consonancia, el juzgado Nacional en lo Criminal y Correccional Federal nro. 7, a cargo de  Sebastián Casanello, decidió sobreseer a cinco de ellas. Se trató de una decisión histórica de la Justicia argentina, que admitió el estado de «necesidad disculpante» en que actuaron las acusadas y reconoció la falta de derechos que afronta el colectivo travesti-trans, fuera y dentro de las cárceles argentinas.

Fuente Agencia Presentes

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , , , , , , , ,

Pastores con olor a oveja, Carmelitas con olor a Cristo

Miércoles, 30 de septiembre de 2015

21805558685-5e3ac127a9-zSor Mónica Astorga y su trabajo con travestis en la Patagonia

“Contemplando la pasión del mundo, bajando de la cruz a las víctimas, a los no aceptados, a los preferidos del Padre”

“El padre Jorge me pidió: ‘No dejes este trabajo de frontera que se puso el Señor'”

(Raúl Juárez, corresponsal en Argentina).- Sor Mónica Astorga ocd, es monja de clausura de la Orden de las Carmelitas Descalzas. Pertenece al Monasterio de la Santa Cruz y de San José -en la diócesis de Neuquén, que es el primero de vida contemplativa en la Patagonia-, Ella está comprometida primeramente con su vida conventual, y como parte de esa vida contemplativa, surge una particular forma de vivir su entrega a Jesús en la vida de clausura. Ella acompaña un grupo de travestis, dando ánimo y contención, fortaleciendo vínculos y abriendo posibilidades para el abandono de la vida de prostitución de las que quieren salir.

-Gracias hermana Mónica por concedernos esta entrevista. Sabemos de tu entrega en el acompañamiento a personas homosexuales, travestis. Por favor, contamos cómo se inició todo esto.
Esto se inició hace 9 años, cuando una de las chicas, Romina, se acercó a una parroquia de Neuquén para dejar su diezmo, ella buscó la parroquia de Nuestra Señora de Lourdes porque ella siempre se sintió muy acompañada por María en esa advocación. Allí se encontró con la Hna. Mariucha y el P. Ítalo, y como Romina necesitaba un apoyo más espiritual la Hna. Mariucha le dijo que venga a verme.

sor-monica-astorga-y-los-travestis-en-patagoniaFue todo un desafío poder acompañarla, ella me contó que quería dejar la prostitución pero por su condición no la aceptaba nadie, también me dijo que tenía más compañeras que querían dejar de prostituirse, “traélas” le dije. Pero ella decía que se iban a reír si las invitaba a un monasterio.

Romina fue como la samaritana en el evangelio, encontró un lugar para reencontrarse con Dios y fue a buscar a otras, a la semana ya eran cuatro que vinieron con bastante desconfianza. Comenzamos con un tiempo de oración en nuestra capilla y luego trabajar con sus sueños, con lo que querían para sus vidas y poco a poco fue creciendo la amistad y el número del grupo.

– Hemos notados que hablás con mucha dulzura de las personas del grupo, y que con gran respeto te dirigís a ellas como “chicas”, “ellas”. Esto denota un modo de entender las opciones sexuales de la otra persona muy poco común dentro de la iglesia ¿Cómo explicarías vos esto?
Difícil de explicar algo que para mí es tan común, en realidad a mí me cuesta que las traten de los o él. Creo que el respeto y el cuidado por lo que ellas vivieron para cambiarse el nombre es importantísimo. La historia que hay de dolor en cada una de ellas te lleva a no seguirlas hiriendo con algo así.

-Hay historias de mucho dolor, de mucha perdida, destrucción de la persona humana ¿Cuáles son para vos las cosas que más hacen sufrir a una persona transexual? ¿Cuál es su mayor herida?
Creo que heridas que se repiten mucho son con la falta de aceptación, no solo cuando ya son travestis si no desde la infancia son rechazadas por los compañeros (de escuela), por la familia intentando que “hagan” y “jueguen” cosas de hombres, cuando no sienten que quieren hacer eso. Y siendo más grandes son usadas, maltratadas e incluso echadas por su familia.
Otra cosa que veo es que personas que notaron que eran diferentes al resto de los niños defraudaron su confianza, el quebrar la confianza en los mayores las hizo quebrar su confianza en ellas mismas.

-Estamos en una etapa en que algunas religiosas van marcando fuerte presencia en el mundo con diversas actividades. Tanto por las artes, la vida intelectual, hasta el compromiso político inclusive. Algunas hasta muy mediáticas tal vez. En tu caso, pensamos que tu actividad también llama la atención ¿Te parece tan alejado de tu vida de clausura, en la contemplación y vida de comunidad, este compromiso con personas tan sufridas como transexuales dedicadas a la prostitución? ¿Por qué nos llama tanto la atención?

No veo que sea tan alejado de mi vida contemplativa, nuestra comunidad tal vez por razones geográficas o al venir gente a trabajar en Neuquén de otros lados, siempre se caracterizó por la escucha y ayuda a todo los que llegan, por eso nunca lo vi como algo fuera de lo que hacemos, tal vez la mayor diferencia está en que ellas son personas muy sufridas y rechazadas por la sociedad.
Me parece que llama tanto la atención porque hay muchos prejuicios encontrados, por ejemplo el que estas personas son enfermas, en que las Carmelitas están fuera de la realidad que se vive, que la iglesia es Juez de todos. Y en este caso encontramos que son personas como cualquiera, heridas, necesitadas de Jesús para sanar sus heridas y disfrutar de lo sencillo de la vida, que las carmelitas no podemos estar fuera de la realidad porque rezamos por ella y que la Iglesia tiene un rostro materno que renovar.

– ¿Cómo surgieron tus inquietudes sociales y cómo las fuiste canalizando?
Desde muy pequeña fui criada a mirar al que sufre, mi madre siempre me dijo que quien golpee la puerta de nuestra casa para pedir algo se vaya sin nada. al entrar al Carmelo le dije a Jesús que me ponga rostros concretos y así poder tener presente en mi oración. En un momento fue fuerte pensar que mientras me levantaba a rezar muchos jóvenes estaban saliendo de los boliches, drogados, borrachos, etc. y entonces pedía que mi oración fuera para el que más lo necesitara de ellos. Con los presos acompañarlos por medio de cartas, los chicos de la calle (un operador me trajo los nombres y yo les juntaba caramelos para que él se los llevara) y hace 9 años me presentó lo más marginado, qué son las chicas trans.

– Las personas a veces creemos que una carmelita descalza, optando por la clausura se aleja del mundo, de la realidad, de la vida. Me parece que Uds. no lo viven tan así ¿Cómo es esto?
Nuestra vocación, para mí, surge de superar las inquietudes sociales, nacemos por el deseo de Santa Teresa de hacer más que conocer los problemas de su sociedad y de la Iglesia, fue entregar la vida por lo que se estaba viviendo o Edith Stein no era una carmelita fuera del sufrimiento del pueblo y se ofreció por su pueblo.
La vida y la historia te van ayudando a canalizar ese dolor concreto de tus hermanos/as en la oración.

– El papa Francisco está muy al tanto de tus actividades ¿No es así? ¿Cómo supo él de todo este lío?
Hace muchos años que conocemos al padre Jorge antes de ser ordenado Cardenal u Obispo, el llamaba siempre al Monasterio para pedir oraciones.
Cuando vino a Neuquén en el 2009, estuvo en nuestro monasterio y ahí le comenté que estaba acompañando un grupo de travestis, o sea que antes de ser Papa ya sabía de lo que yo estaba haciendo. Y me pidió “no dejes este trabajo de frontera que se puso el Señor”.

– Hay gente que está contrariada con la forma de ser y de pastorear de Francisco, inclusive personas encumbradas dentro de la curia vaticana ¿Qué le dirías a estas personas?
Lo que pueden leer todos en el Evangelio, que Jesús vino por las personas y cuando uno empieza a seguirlo también nuestra entrega es por el pueblo, para que lo conozcan a Él. Que es bueno renovar esa entrega cada día. Y ver qué actitudes nos muestran ese Amor de Dios. Si uno se acerca a las personas puede ver todo el bien que está haciendo el Papa y eso es un signo claro del amor de Dios. ¿Si uno no está para ayudar a que Jesús resucite en cada persona, para que está?

la-comunidad-de-sor-monica– Evidentemente el concilio Vaticano II renovó también la vida monacal de clausura. Y las Carmelitas, sin dejar su estilo de vida monacal, también son “una Iglesia en salida”, o “una iglesia samaritana”. ¿Cómo fueron respondiendo a los desafíos del mundo de hoy desde el Carmelo?
En nuestra Comunidad tratamos de acoger y acompañar a todos los que llaman a nuestra puerta, gente muy humilde pidiendo ayuda material y gente pudiente con otro tipo de necesidad.
Tenemos hospederías donde pueden hacer retiro y también atendemos cuando alguien se encuentra mal y necesita una palabra de aliento.
Con esto no significa que salimos y lo quiero aclarar por todos los comentarios que escucho en este tiempo.
Nosotras tenemos nuestros momentos de oración, trabajo, vida fraterna y las personas que llegan se las atiende en los horarios de atención.
Muchos llaman por teléfono y dejan sus intenciones.

-Algunas personas tal vez no te comprendan con tu modo de vivir el espíritu de Teresa de Jesús y Juan de la Cruz ¿Qué les dirías a ellos?
Que el carisma no es algo estático, el Espíritu sopla de acuerdo a las necesidades de cada pueblo. Si Jesús golpea a nuestras puertas con nuevas necesidades hay que acogerlas. Teresa y Juan supieron descubrir lo esencial del ser humano, sin discriminación ¿Por qué no hacer lo mismo?

-Como mujer, como carmelita ¿para vos qué es lo que más está precisando la iglesia en esta hora?
Precisamente el año que comienza “Misericordia”, tener una mirada amorosa sobre el que está a tu lado, yo lo intento con las chicas, pero en la vida de cada ser humano hay alguien que espera tu amor y que no lo juzgués, un pobre, un rico, un hippie, un…… ponele vos el nombre que te toca.

– Uds. necesitan ayuda de la comunidad para sobrevivir ¿Sienten ese apoyo y comprensión de parte de la comunidad? ¿Es suficiente?
Nosotras en la comunidad pasamos por muchas cosas (situaciones difíciles)… y sí, la providencia de Dios se hace presente, no solo hablando de lo material sino también desde lo humano y espiritual.

Hna. Mónica Astorga Cremona, ingresó al Carmelo el 2 de Febrero de 1985, hizo su primera profesión el 31 de mayo de 1987. Ingresó habiendo acabado su escuela secundaria. Es de Buenos Aires Capital, pero siendo niña se trasladaron a Rauch (Provincia de Buenos Aires) donde descubrió su llamado vocacional. Su vida pasa entre la oración, la contemplación, el servicio a su comunidad de hermanas. Le gusta todo tipo de manualidades. Hace trabajos en cuero, lociones, costura fina. Mucho tiempo dedicó sus habilidades a bordar ornamentos (las hermanas hacen buenos ornamentos en telar tipo mapuche), dulces, los tradicionales alfajores, encuadernación y siempre está por ahí aprendiendo. Pertenece a una comunidad de clausura muy viva.

Fuente Religión Digital

General, Historia LGTBI, Iglesia Católica , , , , , , , , ,

Travestis que sobrevivieron en una España en blanco y negro

Sábado, 6 de diciembre de 2014

Ocaña_retrato_intermitenteEl arte y la gracia en unos casos y la urgencia y la necesidad en otros, fueron los encargados de mantener a flote a un colectivo asfixiado por la represión franquista.

Raúl Jiménez. 30 Noviembre 2014

Después del triunfo de Conchita Wurst en el festival de Eurovisión de este año, podría decirse que el colectivo de travestis goza de buena salud en cuanto a respeto y tolerancia por parte de la sociedad. Wurst (que significa “salchicha” en la traducción al español), antes de convertirse en estrella mediática ya era firme defensora de los derechos de las minorías sexuales y lo sigue haciendo después de su fulgurante éxito. Sin embargo, este colectivo no siempre ha tenido el nivel de aceptación actual, y menos en España, donde la represión franquista causó estragos como bien podemos ver en películas y documentales estrenados en la transición y principios de los 80.

Por ejemplo, Ocaña, un retrato intermitente (1978), documental dirigido por Ventura Pons, que narra la vida del artista andaluz José Pérez Ocaña y de la situación del colectivo LGTB en la Barcelona de la transición. Un documento muy interesante para conocer la situación real en la calle y cómo Ocaña supo sobreponerse y enfrentarse a los poderes fácticos de la época desde su humilde buhardilla de la Plaza Real de Barcelona. Inolvidable la escena en la que se pasea por las Ramblas travestido, del brazo de un chulazo de sombrero y traje caro, levantándose el vestido y enseñando sin pudor su pene ante los cientos de personas que no le quitaban ojo con una mezcla de estupefacción y admiración.

Un_hombre_llamado_Flor_de_OtoñoOtras películas esclarecedoras sobre la realidad de los travestis en la recién estrenada democracia fueron Vestida de Azul (1983), de Antonio Giménez-Rico, que narra en una extraña mezcla de documental y ficción, la vida de siete travestis, su obra y milagros para sobrevivir en la dictadura sin ocultar su sexualidad y con el único objetivo de vivir su vida sin demasiadas ambiciones. Un hombre llamado Flor de Otoño (1978), de Pedro Olea y protagonizada por José Sacristán fue otra de las películas que hablaban sin tapujos del travestismo y que mayor repercusión tuvieron.

Pero una cosa está clara, cuando terminó el franquismo, el colectivo de travestis y transexuales no lo tuvo nada fácil. Cárceles como la de Carabanchel en Madrid, estaban atestadas de “desviados”, como solía llamarse a este colectivo. La Ley sobre Peligrosidad y Rehabilitación Social, de 1970, que derogaba la famosa Ley de Vagos y Maleantes, que en 1954 incluyó también a los homosexuales en la lista de “rufianes sin oficio conocido”, (llámese mendigos, proxenetas, nómadas y vagabundos), hizo mucho daño al colectivo LGTB, ya que incluía penas de hasta cinco años de cárcel, o internamiento en manicomio, a los homosexuales y demás individuos considerados peligrosos socialmente para que se “rehabilitaran”.

Con este panorama, no es de extrañar que antes de la transición, según cuenta Antonio D. Olano, autor del libro Pecar en Madrid, “salir con atuendos nada equívocos en el Madrid de aquellos tiempos, tenía mucho más valor que ponerse delante de un toro de cinco años, sin capote ni defensa alguna”. Pero a pesar de todo había gente con el coraje suficiente para jugarse su libertad y su físico por mostrar su verdadera identidad y expresar su esencia a los cuatro vientos.

A finales de los 70 y durante la famosa “movida”, proliferaron multitud de espectáculos en los que nunca faltaban travestis y transexuales. Uno de los más recordados fue el grancanario Paco España, fallecido recientemente, que se atrevía a subirse al escenario imitando a grandes tonadilleras de la época como Lola Flores, no sólo con sus ropas y ademanes, sino también cantando en directo. Participó en películas como la ya mencionada “Un hombre llamado flor de otoño” y “Gay Club”, dirigida por Ramón Fernández en 1980. Fue uno de los principales exponentes del transformismo de la época y un luchador por las libertades y derechos del colectivo LGTB a base de arte y desparpajo.

El fenómeno del travestismo en la transición española ha sido muy estudiado por el extraño acogimiento que tuvo en la sociedad de la época, aún muy tradicional y con marcada orientación homófoba, pero que aceptaba la presencia de homosexuales y travestis en los espectáculos de variedades y cabaret, más como objeto de mofa que como espectáculo respetado y admirado. Sin embargo, muchos afirman que este tipo de espectáculos, dado el prisma desde el que era observado, no hacía sino confirmar la hegemonía heterosexista que seguía instalada en aquellos momentos.

Artistas como Pérez Ocaña, Paco España y tantos otros personajes famosos y anónimos que tuvieron la “osadía” de mostrarse tal como eran en unos tiempos convulsos, llenos de resquemor e intolerancia, son los que sembraron las primeras semillas de la convivencia y el respeto que vivimos en la actualidad.

Fuente Cáscara Amarga

Cine/TV/Videos, General, Historia LGTBI , , , , , , , , , , , , , ,

Detenidos 32 travestis en Kuwait por celebrar una fiesta privada en su casa.

Sábado, 17 de mayo de 2014

480x380-noticias-19861-2014-5-16-18719Ya dimos la noticia de un legislador que pretendía “rehabilitar” a los homosexuales

Nos enteramos ahora de que en Kuwait se han detenido a 32 personas en la semana pasada por hacer una fiesta privada en una finca con hombres vestidos de mujeres y mujeres vestidas de hombres.

La homofobia, discriminación y la intolerancia siguen siendo las cartas de presentación de muchos países en el mundo y, mientras vemos como en otros países se formalizan leyes que respetan y están a favor de la igualdad de derechos, nos encontramos con otros tantos que hacen todo lo posible porque su población sufra.

En esta ocasión, el suceso ha sido en el país árabe de Kuwait donde 32 personas han sido detenido por hacer una fiesta en la que todos los hombres iban vestidos de mujeres y las mujeres vestidas de hombre.

Según el informe, el cuerpo de seguridad asaltó la casa en la que se encontraba este grupo y vio como estaban vestidos y además, bastante borrachos de inmediato, se fueron para ellos y desalojaron toda la casa. En la fiesta había lugareños pero también extranjeros que, tras el asalto policial fueron deportados a su país y en cuanto a las personas de allí, se tomarán medidas hacia ellos que pueden llegar hasta los 10 años de cárcel.

Fuente Universogay

Homofobia/ Transfobia., Islam , , ,

Recordatorio

Las imágenes y fotografías presentadas en este blog son propiedad de sus respectivos autores o titulares de derechos de autor y se reproducen solamente para efectos informativos, ilustrativos y sin fines de lucro. Yo, por supuesto, a petición de los autores, eliminaré el contenido en cuestión inmediatamente o añadiré un enlace. Este sitio es gratuito y no genera ingresos.

El propietario del blog no garantiza la solidez y la fiabilidad de su contenido. Este blog es un lugar de entretenimiento. La información puede contener errores e imprecisiones.

Este blog no tiene ningún control sobre el contenido de los sitios a los que se proporciona un vínculo. Su dueño no puede ser considerado responsable.