Inicio > General, Iglesia Católica > El Vaticano investiga a los Heraldos del Evangelio por presuntos abusos sexuales a menores

El Vaticano investiga a los Heraldos del Evangelio por presuntos abusos sexuales a menores

Sábado, 26 de octubre de 2019

218BC262-D58B-4DC5-A1C0-E021033EF834João Scognamiglio Clá Dias

Los Heraldos del Evangelio se niegan a reconocer al comisario enviado por la Santa Sede

Aducen defectos de forma, al no ser una Asociación Pública de Fieles, sino “Privada

Su presidente, Felipe Eugenio Lecaros, adujo la “absoluta invalidez y completa ilegalidad” del decreto, firmado por la Congregación para la Vida Religiosa, y no por Laicos, Familia y Vida

La investigación ha dejado al descubierto una serie de carencias en el estilo de gobierno, la pastoral vocacional, la formación de nuevas vocaciones, la administración, la gestión de las obras y la gestión de los recursos

Irregularidades en la gestión, exorcismos…

El Vaticano investiga a los Heraldos del Evangelio por presuntos abusos sexuales a menores. La Congregación para la Doctrina de la Fe ha abierto una investigación a esta realidad eclesial, que ya está intervenida por el Vaticano, debido a acusaciones al fundador.

E154263D-8302-4EBD-B61C-FA634CDCA5EALos Heraldos del Evangelio, una de las más pujantes de las nuevas realidades eclesiales desarrolladas en este principio de siglo, se han colocado al borde del precipicio por los presuntos delitos, pecados e irregularidades de gravedad que se habrían producido en su interior y que han provocado una doble reacción por parte de la Santa Sede. En primer lugar, está la visita apostólica iniciada hace dos años, continuada con el nombramiento, el 25 de septiembre, del cardenal Raymundo Damasceno, arzobispo emérito de Aparecida, como comisario pontificio. La institución no reconoce esta intervención alegando motivos jurídicos. Según ha podido saber Vida Nueva, la segunda respuesta vaticana viene con la apertura de una investigación en Doctrina de la Fe debido a presuntos casos de abusos sexuales a menores que salpicarían al propio fundador, João Scognamiglio Clá Dias, y a otros superiores de esta entidad.

El antiguo Tribunal del Santo Oficio, el organismo de la Santa Sede encargado de juzgar los ‘delicta graviora’ (delitos más graves, entre los que está la pederastia), va a examinar además otras denuncias contra este grupo nacido como una escisión del movimiento ultraconservador brasileño Tradición, Familia y Propiedad (TFP) tras la muerte en 1995 de su promotor, Plinio Corrêa de Oliveira. Esas otras acusaciones son relativas a la supuesta práctica de exorcismos irregulares y la alteración de los contenidos de la fe para conseguir manipular a las personas. También se estudiará algún episodio de presunto suicidio inducido.

Doctrina de la Fe ya abrió una investigación a esta organización en 2017 debido a los supuestos exorcismos practicados por Clá, algunos de los cuales fueron grabados en vídeos que se difundieron aquel año por Internet, además de otros posibles delitos. El caso no prosperó y acabó archivándose en 2018, pero la llegada de nuevas denuncias por eventuales ‘delicta graviora’ ha propiciado su reapertura. Los Heraldos del Evangelio niegan tajantemente estas acusaciones, aseguran que no existen pruebas que las corroboren y advierten de que se reservan el derecho a denunciar a los “calumniadores de la entidad”, como ya hicieron en el pasado.

756ED06D-24C6-4E55-87E6-06C21195126F

Sufrí acoso, humillación, abuso psicológico, físico y sexual. Me sentía sin libertad y esclavizada”, cuenta la colombiana María Paula Pinto Vargas, que tiene ahora 23 años y entró en los Heraldos cuando estaba a punto de cumplir 10. Su testimonio forma parte de la denuncia colectiva presentada ante la Justicia civil brasileña por 43 exintegrantes o sus familiares, un documento al que ha tenido acceso esta revista.

Así, cuando tenía 12 años, Pinto Vargas recibió uno de los llamados “besos sagrados” que Clá daba a algunas chiquillas que estudiaban en los colegios con que cuenta la institución. Otras tres jóvenes que formaron parte de esta realidad eclesial cuando eran niñas aseguraron igualmente haber sufrido actos deshonestos por parte del fundador, al que las muchachas llaman “papito”. Clá renunció al cargo de superior general poco antes de que se hiciera público el inicio de la visita apostólica en 2017, justificando su decisión por los 77 años con que contaba entonces. A la edad se sumaban las consecuencias del ictus sufrido unos años antes. Pese a que dejó las riendas de la institución, el fundador sigue siendo objeto de una devoción que rayaría el fanatismo –explican algunos testigos–, lo que genera una gran inquietud en los dicasterios vaticanos que estudian el caso.

Me regalaron las agujas que se usaban para las sesiones de acupuntura de monseñor, sus cabellos, sus pañuelos con manchas de sangre y sus camisas sucias. Me contaban que eran reliquias. Se nos decía que no podíamos contar lo de los besos y las reliquias, porque, quien no tuviera nuestra vocación, no lo entendería”, explica María Paula, que aún recuerda con disgusto cómo Clá, un día después de misa, la llamó a la sacristía y le dio un beso en la boca. “No fue algo inocente. Yo no sabía qué hacer. Me quedé roja y temblando. Luego fui a contárselo a una niña más grande y me dijo que tenía que guardármelo en secreto, porque había recibido la gracia de ‘papito’”. Esta joven colombiana consiguió salir de los Heraldos gracias a la intervención de su familia después de que empezara a sufrir graves crisis de ansiedad. Está convencida de que los abusos no fueron más allá debido a que Clá sufrió un ictus. Según relata, otras niñas no habrían tenido la misma suerte.

3962307D-EB83-496E-87E3-9F3190894242Una joven denunció ante la Justicia civil al fundador y a dos de sus más estrechos colaboradores por haberla supuestamente violado cuando tenía 13 años después de suministrarle medicación para dejarla medio inconsciente. Cuando informó a la encargada de lo ocurrido, esta se limitó a enviarla a la consulta de un psiquiatra. “Los abusos psicológicos y sexuales estuvieron muy presentes para mí. En el tiempo que estuve en Brasil, Clá tuvo tres o cuatro acercamientos personales conmigo. Me llevaba aparte a una capilla y luego supe que también le ocurría a otras niñas”, relata otra colombiana, llamada María Paula Martínez, que no duda en dar detalles de los tocamientos sufridos. Estos episodios sucedieron cuando ella tenía unos 12 años.

Otra supuesta víctima, que pide en cambio mantener el anonimato, asegura que durante su estancia en uno de los colegios de la institución en Brasil, lo que ocurrió cuando ella tenía entre 12 y 16 años, sufrió numerosas situaciones similares por parte de Clá. Cada vez que se producía un encuentro privado con él, había acoso sexual”, rememora.

Los testimonios coinciden en que estas situaciones eran conocidas por varios adultos, que no habrían hecho nada para evitar que siguieran produciéndose ni tampoco denunciaron lo sucedido. Había algunos superiores alrededor del fundador que le llevaban a las niñas y las separaban del grupo. Eran conscientes de lo que hacían”, asegura Martínez, que formó parte de la institución entre 2009 y 2011. La sacó a la fuerza su familia y sigue hoy precisando de apoyo psicológico para recuperarse del “lavado de cerebro” que dice haber sufrido. “Adoctrinan a los niños desde la más temprana edad para meterles en la cabeza día y noche con canciones y oraciones que Clá, Plinio y su madre, doña Lucilia, son santos. Hay una exaltación increíble de esos personajes. Hay además la obligación de obedecer siempre. Es un abuso para un niño el modo en que se manipula su mente y su forma de vivir”.

ABA23D00-9610-4F9F-B416-0B10E6F6DC1C

Los Heraldos del Evangelio no reconocen al cardenal Damasceno como visitador oficial enviado por el Vaticano, tras comprobarse ciertas sospechas de realizar exorcismos y maniobrar a espaldas del Papa Francisco. Y lo hacen aduciendo razones de forma”, pues afirman ser una “Asociación Privada de Fieles” y no “Asociación Pública”, como al parecer aparecía en el escrito de la Congregación para la Vida Religiosa.

Le cerraron la puerta, prácticamente en la cara. El cardenal Damasceno Assis, arzobispo emérito de aparecida, y su asistente, el obispo auxiliar de Brasilia (José Aparecido Gonçalves de Almeida) acudieron el pasado 17 de octubre, acudieron a notificar el inicio del Comisariado, pero su presidente, Felipe Eugenio Lecaros se negó a darles paso, aduciendo “la absoluta invalidez y completa ilegalidad del mencionado Decreto en lo referente a los Heraldos del Evangelio, debido a los errores de base que contiene y que han generado graves ilegalidades canónicas y provocado su invalidez”.

Nosotros los veneramos como obispos de la Iglesia de Nuestro Señor Jesucristo y, como tales, son objeto de nuestra consideración. Pero debemos declarar que no reconocemos a Vuestra Eminencia en cuanto ‘Comisario’ de la Asociación Privada de Fieles Heraldos del Evangelio, de la que yo soy Presidente elegido legítimamente”, adujo Lecaros, quien insistió en que los Heraldos son una “Asociación Privada de Fieles”, y no pública, como afirma el decreto de intervención

Al ser Asociación Privada, aduce, “no es pasiva de un comisariado”, y añade que “comisariar una Asociación Privada viola el derecho sagrado e inviolable que tienen los fieles de asociarse en la Iglesia, con sus propios estatutos y sus propias autoridades”.

La respuesta de los comisarios fue la de anunciar un escrito a la Santa Sede para recibir indicaciones. En el fondo de la polémica, las acusaciones contra los Heraldos, que ellos mismos afirman no conocer. “Los Heraldos del Evangelio no han incurrido en ningún delito”, afirma su máximo responsable, quien denunció el linchamiento moral, “repleto de prejuicios antirreligiosos”, del que ha sido víctima la asociación.

5EAC9B49-EB73-4244-A6F5-713E4BE03A06

Sin embargo, lo cierto es que la asociación, reconocida por Juan Pablo II en 2001, estaba siendo investigada desde 2007 por presuntas irregularidades en su gestión y en la vida de algunos de sus miembros. En junio de ese mismo año la Congregación para los Institutos de Vida Consagrada y las Sociedades de Vida Apostólica junto con el Dicasterio para los Laicos, la Familia y la Vida realizaron una visita apostólica a la asociación de la que forman parte también la sociedad de vida clerical apostólica ‘Virgo Flos Carmeli‘ y la sociedad de vida apostólica femenina ‘Regina Virginum‘, ambas también intervenidas por la Santa Sede.

General, Iglesia Católica , , , , ,

  1. Sin comentarios aún.
  1. Sin trackbacks aún.
Debes estar registrado para dejar un comentario.

Recordatorio

Las imágenes y fotografías presentadas en este blog son propiedad de sus respectivos autores o titulares de derechos de autor y se reproducen solamente para efectos informativos, ilustrativos y sin fines de lucro. Yo, por supuesto, a petición de los autores, eliminaré el contenido en cuestión inmediatamente o añadiré un enlace. Este sitio es gratuito y no genera ingresos.

El propietario del blog no garantiza la solidez y la fiabilidad de su contenido. Este blog es un lugar de entretenimiento. La información puede contener errores e imprecisiones.

Este blog no tiene ningún control sobre el contenido de los sitios a los que se proporciona un vínculo. Su dueño no puede ser considerado responsable.